La Opinión Popular
                  20:52  |  Domingo 29 de Marzo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“En los momentos de crisis solo la imaginación es más importante que el conocimiento”. Albert Einstein
Internacionales - 24-04-2012 / 09:04
97 ANIVERSARIO DEL GENOCIDIO ARMENIO

La herida abierta de un exterminio silenciado

La herida abierta de un exterminio silenciado
Hace 97 años se iniciaba una de las más crueles matanzas que registra la historia de la humanidad y la primera ocurrida en el siglo XX: el exterminio, entre 1915 y 1916, de 1.500.000 armenios, incluyendo ancianos y niños desprotegidos.
Este 24 de abril se conmemora el 97º aniversario del genocidio armenio, la deportación forzosa y masacre de un número indeterminado de civiles armenios, calculado aproximadamente en la muerte de entre un millón y medio y dos millones de personas, durante el gobierno de los Jóvenes Turcos, en el Imperio otomano, desde 1915 hasta 1923, durante la Primera Guerra Mundial.
 
Se caracterizó por su brutalidad en las masacres y la utilización de marchas forzadas con las deportaciones en condiciones extremas, que generalmente llevaba a la muerte a muchos de los deportados. Otros grupos étnicos también fueron masacrados por el Imperio otomano durante este período, entre ellos los asirios y los griegos de Ponto. Algunos autores consideran que estos actos son parte de la misma política de exterminio.
 
El genocidio armenio ofende la conciencia humana y es contrario a la moral. El negacionismo del Gobierno turco no invalida el millón y medio de armenios asesinados y los setecientos mil expulsados de su territorio. Pasaran los años y no habrá olvido, sigue abierta la herida de un exterminio silenciado, pedimos justicia.
 
La Opinión Popular
 
La fecha del comienzo del genocidio se conmemora el 24 de abril de 1915, el mismo día en que las autoridades otomanas detuvieron a unos 800 intelectuales armenios que eran líderes de la comunidad de armenios en Estambul.
 
Posteriormente los militares otomanos expulsaron a los armenios de sus hogares y les obligaron a marchar cientos de kilómetros -por el desierto de lo que hoy es Siria- privados de alimentos y agua. Las masacres no respetaron la edad o el sexo de las víctimas, y las violaciones y otros tipos de abusos sexuales eran frecuentes.
 
Aunque la República de Turquía, sucesora del Imperio otomano, no niega que las masacres de civiles armenios ocurrieran realmente,[6] no admite que se tratase de un genocidio, arguyendo que las muertes no fueron el resultado de un plan de exterminio masivo dispuesto por el Estado otomano, sino que se debieron a las luchas interétnicas, las enfermedades y el hambre durante el confuso periodo de la Primera Guerra Mundial. A pesar de esta tesis, casi todos los estudiosos -incluso algunos turcos- opinan que los hechos encajan en la definición actual de genocidio.
 
Es generalmente considerado el primer genocidio sistemático moderno; de hecho, es el segundo caso más estudiado de genocidio, después del Holocausto. Hasta la fecha 22 Estados han reconocido oficialmente el genocidio.
 
De Wikipedia, la enciclopedia libre
Agreganos como amigo a Facebook
29-03-2015 / 09:03
28-03-2015 / 09:03
Habiendo llegado Adolf Hitler al poder mediante elecciones, el 28 de marzo de 1933, con el proceso conocido como Gleichschaltung (coordinación), donde el Estado y la sociedad empezaron a ser asimiladas por el Partido Nazi y sus organizaciones, Alemania entró en una brutal dictadura totalitaria.

En su deseo de unificar a Alemania bajo un totalitario gobierno central, Hitler primero enfiló la ley habilitante contra el federalismo alemán. Los gobiernos de los estados más grandes, Prusia y Baviera, ya habían sido usurpados, y los gobiernos de otros estados más pequeños pronto corrieron la misma suerte.

El 31 de marzo, Hitler promulgó una ley que disolvía todas las dietas (asambleas) regionales, y ordenaba su reconstitución bajo los resultados de las últimas elecciones nacionales. Una semana después, Hitler apuntó gobernadores para cada estado, y les concedió la facultad de disolver las dietas y destituir a los jueces. De esta manera, todos los gobiernos regionales empezaron a seguir las directivas de Berlín, y Hitler lograba acabar con la celosa autonomía que los históricos estados alemanes habían defendido desde la Guerra de los Treinta Años.

El siguiente objetivo de Hitler fueron los sindicatos, otrora poderosas organizaciones obreras que habían contrarrestado exitosamente un golpe de derecha en 1920. El 2 de mayo, todos los sindicatos fueron disueltos y "coordinados" forzosamente en un sindicato único, el Frente Alemán del Trabajo, y sus líderes fueron colocados bajo "custodia protectora", un eufemismo que implicaba la internación en un campo de concentración; ni siquiera aquellos que habían estado colaborando con el régimen nazi se salvaron. Solamente a los sindicatos católicos se les concedió un respiro de dos meses, luego recibieron el mismo trato.

Desde entonces, los representantes sindicales fueron electos directamente por Hitler, y como los contratos firmados por estos eran legalmente vinculantes, las huelgas quedaron prohibidas de facto.

En este punto, los partidos políticos de oposición se encontraban tan indefensos e impotentes que se empezaron a doblegar ante la mínima presión del gobierno nacional; el 10 de mayo, se confiscaron todas las propiedades del Partido Socialdemócrata, y se cerraron sus periódicos; los socialdemócratas respondieron eligiendo una nueva directiva más tolerante al nazismo, pero tres días después, se disolvió el movimiento por considerarlo "subversivo".

Los líderes socialdemócratas terminaron acompañando a sus homólogos comunistas en los campos de concentración. El Partido Popular Alemán y el Partido Democrático Alemán, baluartes de la democracia alemana, se disolvieron voluntariamente a inicios de julio; de inmediato siguieron los partidos católicos.

Hitler luego ordenó a las SS que mataran a los oponentes de su propio partido y a colaboradores de dudosa fidelidad durante la llamada «Noche de los cuchillos largos», y siguió el proceso de supresión de diversos grupos raciales, políticos, sociales y religiosos que consideraba «enemigos de Alemania» y «razas impuras», lo que le llevó a reasignar las directrices a los campos de concentración para la liquidación sistemática de comunistas, judíos, testigos de Jehová, gitanos, enfermos mentales y homosexuales.

 
La Opinión Popular
26-03-2015 / 08:03
26-03-2015 / 08:03
El Movimiento 26 de Marzo (26M) es un partido político uruguayo de orientación marxista-leninista. Desde su fundación el 26 de marzo de 1971 hasta el 30 de marzo de 2008 formó parte de la coalición política Frente Amplio. Fue el instrumento de expresión de la línea política del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T) en el frente legal, a nivel sindical, social y parlamentario.

El nombre hacía referencia al primer acto de masas convocado por la izquierda en las elecciones de 1971. La fecha también hace referencia histórica al izado de la bandera artiguista a cargo tropas de José Gervasio Artigas a Montevideo en 1815 después del Segundo Sitio a Montevideo.

Oficialmente negó ser un partido político y sí un "movimiento que agrupa a militantes comprometidos para realizar una tarea con ciertos postulados mínimos y un plan de acción común enmarcado dentro del que trace el Frente Amplio, desarrollando, paralelamente, una estrecha coordinación con todos los sectores, sin excepción. Este quehacer no implica una ideología rectora ni una disciplina estricta, como la que exige la existencia de un partido"

La creación del 26 de marzo es consecuencia del "apoyo crítico" acordado por el MLN-T al Frente Amplio, el cual pretendía agrupar en un solo sector a todas las fuerzas de la izquierda uruguaya, para, de esta manera, tener un amplio apoyo de cara a las elecciones del 29 de noviembre de 1971. Por eso, su coordinación e integración con el Frente Amplio, en cuyos comités de base trabajaba, fue la línea fundamental impuesta por el MLN-T a este movimiento.
 
La Opinión Popular

23-03-2015 / 16:03
NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar