La Opinión Popular
                  00:16  |  Jueves 29 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Hay que recuperar el progresismo
Por Luis Alberto Romero - Historiador.
"La realidad es la del tarifazo. La realidad es la de la cantidad de gente que se está quedando sin trabajo.” Adán Bahl, Vicegobernador de Entre Ríos
Internacionales - 24-04-2012 / 09:04
97 ANIVERSARIO DEL GENOCIDIO ARMENIO

La herida abierta de un exterminio silenciado

La herida abierta de un exterminio silenciado
Hace 97 años se iniciaba una de las más crueles matanzas que registra la historia de la humanidad y la primera ocurrida en el siglo XX: el exterminio, entre 1915 y 1916, de 1.500.000 armenios, incluyendo ancianos y niños desprotegidos.
Este 24 de abril se conmemora el 97º aniversario del genocidio armenio, la deportación forzosa y masacre de un número indeterminado de civiles armenios, calculado aproximadamente en la muerte de entre un millón y medio y dos millones de personas, durante el gobierno de los Jóvenes Turcos, en el Imperio otomano, desde 1915 hasta 1923, durante la Primera Guerra Mundial.
 
Se caracterizó por su brutalidad en las masacres y la utilización de marchas forzadas con las deportaciones en condiciones extremas, que generalmente llevaba a la muerte a muchos de los deportados. Otros grupos étnicos también fueron masacrados por el Imperio otomano durante este período, entre ellos los asirios y los griegos de Ponto. Algunos autores consideran que estos actos son parte de la misma política de exterminio.
 
El genocidio armenio ofende la conciencia humana y es contrario a la moral. El negacionismo del Gobierno turco no invalida el millón y medio de armenios asesinados y los setecientos mil expulsados de su territorio. Pasaran los años y no habrá olvido, sigue abierta la herida de un exterminio silenciado, pedimos justicia.
 
La Opinión Popular
 
La fecha del comienzo del genocidio se conmemora el 24 de abril de 1915, el mismo día en que las autoridades otomanas detuvieron a unos 800 intelectuales armenios que eran líderes de la comunidad de armenios en Estambul.
 
Posteriormente los militares otomanos expulsaron a los armenios de sus hogares y les obligaron a marchar cientos de kilómetros -por el desierto de lo que hoy es Siria- privados de alimentos y agua. Las masacres no respetaron la edad o el sexo de las víctimas, y las violaciones y otros tipos de abusos sexuales eran frecuentes.
 
Aunque la República de Turquía, sucesora del Imperio otomano, no niega que las masacres de civiles armenios ocurrieran realmente,[6] no admite que se tratase de un genocidio, arguyendo que las muertes no fueron el resultado de un plan de exterminio masivo dispuesto por el Estado otomano, sino que se debieron a las luchas interétnicas, las enfermedades y el hambre durante el confuso periodo de la Primera Guerra Mundial. A pesar de esta tesis, casi todos los estudiosos -incluso algunos turcos- opinan que los hechos encajan en la definición actual de genocidio.
 
Es generalmente considerado el primer genocidio sistemático moderno; de hecho, es el segundo caso más estudiado de genocidio, después del Holocausto. Hasta la fecha 22 Estados han reconocido oficialmente el genocidio.
 
De Wikipedia, la enciclopedia libre
Agreganos como amigo a Facebook
28-09-2016 / 17:09
27-09-2016 / 19:09
27-09-2016 / 11:09
27-09-2016 / 08:09
El acuerdo de paz firmado ayer en la hermosa ciudad colonial de Cartagena de Indias entre el presidente Juan Manuel Santos y el líder de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño, alias Timochenko, constituye un hito crucial no solo para Colombia sino para América Latina.
 
"Hay una guerra menos en el mundo, y es la de Colombia", afirmó el presidente de ese país tras estrechar la mano de Timochenko, al que le dio la bienvenida a la democracia. "Hoy estamos en una nueva era de reconciliación", había expresado en su discurso previo el comandante de los rebeldes que dejarán las armas.
 
Así, fue posible neutralizar niveles distintos de conflicto que están ahí, aletargados pero no extinguidos, a veces superpuestos unos con otros. La violencia de los paramilitares. La violencia del Ejército. La violencia de las FARC. El crecimiento, apogeo y descenso de los narcos. El mayor gasto militar de los Estados Unidos en el mundo detrás del que destina Washington a Israel y Egipto.
 
Es un acuerdo trascendental porque pone punto final al conflicto armado más antiguo del hemisferio occidental que se concretó después de una guerra de 52 años, que dejó 220.000 muertos y millones de colombianos desplazados. Ahora hay dos posturas se enfrentarán este domingo 2 de octubre en el plebiscito en el que los colombianos votarán por dos opciones básicas.
 
Por un lado, los que se oponen al acuerdo de paz pensando que no se puede otorgar impunidad a un grupo guerrillero, dudando, además, de que lo firmado sea para siempre. Por el otro lado, los que, a partir del reconocimiento de la imposibilidad de derrotar militarmente de manera definitiva a las FARC, creen que ha llegado el momento de actuar con realismo para abrir un nuevo futuro de paz en Colombia.
 
Salir de los procesos históricos marcados por la guerrilla y el terrorismo de Estado nunca ha sido sencillo pues dejan fracturas sociales muy grandes que son difíciles de cerrar y que perduran por mucho tiempo. Pero es lo que se debe hacer cuando la definición militar no sea posible, es negociar la construcción de acuerdos que conduzcan a un escenario superior que el que se está viviendo en el momento actual.
 
Esa ha sido la apuesta acertada del Gobierno y de la dirigencia de la guerrilla de las FARC con el fin de llegar a este acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, que ojalá se selle definitivamente en el plebiscito de este domingo.
 
La Opinión Popular

26-09-2016 / 21:09
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar