La Opinión Popular
                  17:42  |  Miércoles 26 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Octubre será fundamental porque Macri quiere legitimar su mandato para seguir endeudando el país, privatizar la Anses y aplicar una flexibilización laboral brutal, que va a generar aún mayor desigualdad”. Jorge Taiana
Recomendar Imprimir
Nacionales - 17-02-2012 / 09:02
BARLETTA, JEFE DEL PARTIDO, CONFIRMÓ SU DESPLAZO PERO EL AUDITOR DICE QUE NO SE VA

La sucesión de Despouy en la Auditoría hizo arder la interna de los radicales

La sucesión de Despouy en la Auditoría hizo arder la interna de los radicales
Leandro Despouy dejará en marzo de ser el presidente de la Auditoría General de la Nación. Será una consecuencia directa de la fuerte presión a la que lo sometió el flamante presidente de la Unión Cívica Radical, Mario Barletta, quien había intentado lo mismo en diciembre, a poco de asumir, pero se había topado con la resistencia del alfonsinismo . Despouy fue durante las administraciones del kirchnerismo un tenaz opositor que aún hoy suele irritar a la Casa Rosada por el tenor de sus denuncias.
La continuidad de Leandro Despouy al frente de la Auditoría General de la Nación ya es historia. Mientras un sector de la UCR busca al sucesor, el alfonsinismo pretendía anoche condicionar la salida del presidente de la AGN ­cargo que le corresponde a esa fuerza­ a la negociación del nombre de su reemplazante.
 
Despouy ya era intolerable para la Casa Rosada y su posible remplazante, Mariano Candioti, ex titular del Consejo de la Magistratura y de buena llegada al kirchnerismo, tendría el visto bueno de un sector del Gobierno K.
 
Todo el radicalismo está muy preocupado por la repercusión negativa que tuvo su remoción, y mientras intentan que Despouy acepte irse, también discuten el candidato que lo reemplace. El tema fue centro de la reunión de urgencia que Barletta convocó ayer en el comité nacional, donde estuvieron los presidentes de los bloques de Diputados, Ricardo Gil Lavedra, y del Senado, Luis Naidenoff, el senador Gerardo Morales y el propio Alfonsín.
 
El resto de la oposición objetó la decisión de la cúpula radical.
 
La Opinión Popular

BARLETTA, JEFE DEL PARTIDO, CONFIRMÓ SU DESPLAZO PERO EL AUDITOR DICE QUE NO SE VA
 
La sucesión de Despouy en la Auditoría hizo arder la interna de los radicales
 
El alfonsinismo reaccionó por la decisión unilateral de Barletta. Ratificó apoyo a Despouy. Pero ayer ya discutía su reemplazo. Terragno y González Fraga, en la lista
 
Como si se tratara de combustible vital para su subsistencia, la UCR volvió ayer a enfrentarse en otra feroz interna partidaria por los espacios de poder. Esta vez fue por el desplazo de Leandro Despouy al frente de la Auditoría General de la Nación, realizado el miércoles a través de un comunicado de prensa por el titular del partido, Mario Barletta.
 
La decisión reveló al alfonsinismo y otros sectores por considerar que se trató de una medida "unilateral y desprolija" del flamante presidente del Comité Nacional. La piel se les erizó, además, por su intención de colocar allí a un hombre de su confianza, Mariano Candioti, ex titular del Consejo de la Magistratura y de buena llegada al kirchnerismo.
 
Tras una jornada de intensas reuniones, varios dirigentes coincidían al cierre de esta edición que por la magnitud y repercusión que había generado la pelea, ni Despouy tenía chances de continuar, ni Candioti sería su reemplazante. Y ya se discutía la sucesión: en una reunión convocada de urgencia en el Comité Nacional se mencionó entre los posibles candidatos a Rodolfo Terragno y Javier González Fraga.
 
Pese a la polémica, Barletta mantuvo ayer su postura. Aseguró a El Cronista que Despuy le había comunicado su intención de renunciar a ese organismo de control externo del sector público nacional, por considerar que se había cumplido un ciclo, en una reunión realizada el miércoles, en la que participó el vicepresidente del partido, Juan Manuel Casella. "
 
En los próximos días vamos a enviar a la Presidencia de Diputados y el Senado el nombre de quien va a proponer el radicalismo a partir del 22 de marzo para la AGN, cargo que le corresponde por ser la fuerza opositora con mayor representación en el Congreso, le dijo a este diario.
 
Lo mismo comunicó a los dirigentes reunidos en el Comité Nacional al mediodía, entre ellos, Ricardo Alfonsín, Gerardo Morales, y las autoridades de los bloques legislativos encabezados por el diputado Ricardo Gil Lavedra y el senador Luis Naidenoff.
 
Pero Despouy negó depués su renuncia. En su entorno, insistían en que el encuentro con Barletta y Casella se había gestado para coordinar la presentación de un informe sobre sus diez años al frente del organismo.
 
Desde el alfonsinismo sector que ya había frenado en diciembre la presión de Barletta para desplazarloco nfiaron a este diario que Alfonsín se encontraba ante un dilema: el de cuidar a Despouy y garantizar la tarea de control al frente de la Auditoria, por un lado, y también evitar que se dañe la imagen del partido. El ex candidato presidencial prefirió no hacer declaraciones.
 
Sus voceros habituales juraron durante toda la jornada que apoyaba al aún titular de la AGN para seguir en el cargo. Insistían en que su desplazamiento no era atribución del titular de la fuerza –como asegura Barletta– ni de los bloques legislativos. Y qué sólo puden correrlo por mal desempeño de sus funciones o haciendo lugar a su propia renuncia.
 
Pero en voz baja reconocían que su continuidad era difícil. Ante las repercusiones que había tomado la interna, podría implicar un debilitamiento de la figura de Barletta. Algo también dejaron en claro: "
Candioti no pasa, dijeron. Es que el candidato del jefe radical, santafesino como él, tiene buenos vínculos con el operador judicial del kirchnerismo Javier Fernández y el senador santacruceño K, Nicolás Fernández, hoy principal asesor de la Auditoría, que debe controlar al gobierno kirchnerista. Además, claro, el alfonsinismo buscará terciar a favor de un postulante de su riñón.
"
No le tengo miedo a esos fantasmas que hablan de pactos con el Gobierno. Garantizo que la persona designada al frente de la AGN hará su trabajo con absoluta transparencia, afirmó Barletta a El Cronista para despejar las polémicas versiones que circularon ayer, y que daban cuenta de las molestias del oficialismo por las duras denuncias realizadas por Despouy a lo largo de su administración. Eso el valió el respeto de todo el arco opositor. El Frente Amplio Progresista (FAP), la Coalición Cívica-ARI y el PRO lamentaron ayer su desplazamiento.
 
Fuente: El Cronista

Agreganos como amigo a Facebook
26-07-2017 / 10:07
26-07-2017 / 10:07
26-07-2017 / 09:07
Es un cambio sutil, pero sintomático. Poco a poco, los despidos y cierres de plantas que tomaron notoriedad tras el caso Pepsi forzaron al Gobierno de Mauricio Macri a modificar su estrategia comunicacional. Es un desafío clave, considerando que faltan apenas tres semanas para las elecciones primarias.
 
Dicho cambio, ya está en marcha. Así, tras haber justificado el desalojo con incidentes violentos de la fábrica de snacks de Vicente López, ahora el Gobierno de Macri busca generar un desenlace menos traumático, mediante la negociación con delegados y gremios. Esa es la orden que se bajó para las negociaciones en Cresta Roja y Carboclor, los nuevos casos calientes de la agenda laboral.
 
El papel más "persuasivo" del Ministerio de Trabajo, encabezado por Jorge Triaca, refleja la preocupación que empezó a extenderse entre algunos especialistas de Cambiemos, frente a la aparición de un "bache" discursivo que podría poner en riesgo la campaña. "No hay una ninguna estrategia de comunicación interna después del quilombo de Pepsico, debe haber más de una línea de trabajo y la verdad que no se habla mucho del empleo", reconoció un asesor de una de las principales figuras del PRO.
 
Una de esas directrices es el pedido de "firmeza" que bajó desde Presidencia y se aplicó finalmente con represión en la planta de Vicente López. Como contrapartida, hay funcionarios que prefieren resolver el conflicto en la empresa para no pagar un costo político.
 
Para unificar la comunicación, el Jefe de Gabinete, Marcos Peña Braun, emitió un documento interno que resumía la "línea" a seguir en Pepsico frente a los medios: los heridos fueron policías, los detenidos no eran empleados, la mayoría aceptó indemnización y un grupo de izquierda se opuso a negociar.
 
Más allá del caso, en Presidencia lo que prima es un abordaje puntual para cada caso, a partir del "relato" de que no hay un fenómeno generalizado de cierre de empresas. Los críticos de esta postura consideran que es un planteo entendible, pero sólo para la Capital Federal.
 
En la provincia de Buenos Aires, en cambio, la percepción es diferente. En el equipo de la gobernadora María Eugenia Vidal admiten que el tema se metió de lleno en la campaña y que los obligó a improvisar cambios sobre la marcha. No es casual: en ese distrito clave hubo cesantías masivas en los últimos diez días.
 
Además de peligrar más de 1.000 empleos en el sur, donde Cresta Roja tiene dos plantas, en lo que va del año se registraron más de 5.000 despidos en zona norte, en particular Campana, Zárate y Baradero. Atucha, Atanor, Ingredion y Lanxess son solo algunos de los casos más resonantes.

25-07-2017 / 17:07
25-07-2017 / 17:07
El consultor político de Mauricio Macri, el ultra teñido Jaime Durán Barba, volvió a levantar polvareda con sus declaraciones. Afirmó que el voto duro de Cristina Fernández está vinculado al que "vende mercaderías con marcas falsificadas, vive de subsidios, o es parte del millón de personas vinculadas al narcomenudeo". Se quedó corto o se olvidó: le faltaron los piratas del asfalto, trapitos, barrabravas, motochorros y quinieleros.
 
No es la primera vez que Durán Barba se introduce en una polémica y arrastra consigo a todo el macrismo. Ya lo había conseguido cuando dijo que "Hitler era un tipo espectacular" o cuando sostuvo que "las escuchas ilegales (por las que estuvo procesado Macri) le importan un carajo a la gente", entre otras frases célebres. Esta vez, Barba dejó la frase que generó polémica en su habitual columna en Perfil. Fue un texto en el que el ecuatoriano más que bordea la estigmatización y la discriminación.
 
Durán Barba no es un librepensador. Tampoco un opinador suelto e independiente. Es uno de los principales asesores de Macri y con Peña, Larreta, Vidal y Frigerio, comparte la mesa de campaña que analiza cada lunes en la Casa Rosada las movidas políticas y electorales del Gobierno de los Ricos.
 
Durán Barba admite que los votos de Cristina están blindados. Y le "entrega" los votos de los sectores populares a Cristina. Rechaza esos votos, piensa qué el macrismo no tiene ninguna chance en esos votantes. Pero pasó por alto que "los vinculados a la economía informal" son más de cuatro millones.
 
Durán Barba se abroqueló en el votante gorila y antiperonista y de ahí no se moverá. Si alguien de Cambiemos puede apuntar al peronismo, para sacarle votos, es Vidal. Pero el discurso de Durán espanta al peronismo.
 
La Opinión Popular
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar