La Opinión Popular
                  21:47  |  Miércoles 16 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Si la fuerza material está monopolizada por el régimen, las fuerzas morales, los valores que no se afincan en lo material están de nuestro lado, del lado del pueblo, y la militancia los transformará en fuerza avasalladora”. John W. Cooke
Recomendar Imprimir
Nacionales - 03-01-2012 / 13:01
EFEMÉRIDES POPULARES. A 179 AÑOS DE OCUPACIÓN BRITÁNICA EN NUESTRAS ISLAS MALVINAS

Usurpación pirata de las Islas Malvinas

Usurpación pirata de las Islas Malvinas
El pueblo no olvida: Las Malvinas son argentinas y deben ser devueltas.
El 3 de enero de 1833 fuerzas piratas británicas ocuparon las Malvinas, desalojando por la fuerza a sus pobladores y a las autoridades argentinas establecidas legítimamente.  Ese acto de fuerza se protestó inmediatamente y nunca fue consentido por la República Argentina.
 
Ante la persistencia de la ocupación ilegítima, el gobierno reafirmó los imprescriptibles derechos de soberanía de la República Argentina sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, que son parte integrante de su territorio nacional.
 
Reafirmamos los derechos de soberanía argentina sobre las Islas Malvinas, al cumplirse 179 años de la ocupación ilegítima de ese territorio por parte del Reino Unido. La ocupación es una anacrónica situación colonial incompatible con la evolución del mundo moderno.
 
El pueblo no olvida: Las Malvinas son argentinas y deben ser devueltas.
 
La Opinión Popular

 
El 3 de enero de 1833, son usurpadas las Islas Malvinas. El comandante Onslow, de la Corbeta Clío, tomó posesión de Puerto Soledad. El día 5, el pequeño buque argentino Sarandí, se retira hacia Buenos Aires. Mientras tanto, luego de haber arriado la bandera argentina de las islas, Onslow, iza la bandera inglesa. Carente de otras órdenes, el capitán inglés abandona Puerto Soledad, y deja en custodia de la bandera, al escocés Dickson.
 
La Cancillería argentina resaltó siempre su permanente y sincera disposición a reanudar el proceso negociador bilateral con el Reino Unido para hallar una solución definitiva a la disputa de soberanía y poner fin a una anacrónica situación colonial incompatible con la evolución del mundo moderno.
 
La Cláusula Transitoria Primera de la Constitución Nacional consagra el objetivo "permanente e irrenunciable de recuperar el ejercicio pleno de la soberanía sobre dichos territorios y espacios marítimos".
 
Este objetivo es una política de Estado y responde a un anhelo de todo pueblo argentino.
 
Si bien la Argentina y el Reino Unido concluyeron entendimientos bilaterales de carácter provisorio sobre cuestiones prácticas relacionadas con el Atlántico Sur, persiste la renuencia del Reino Unido a abordar la cuestión de la soberanía.
 
Persiste la reiterada realización de actos unilaterales británicos en relación con el área disputada que, violan el espíritu y la letra de los entendimientos y contrarían los llamamientos de las Naciones Unidas.
 
La Argentina considera incomprensible la negativa británica a abordar la cuestión de fondo para encontrar una solución pacífica y definitiva a la controversia de soberanía, conforme el mandato de la comunidad internacional.
 
La Opinión Popular

Agreganos como amigo a Facebook
16-01-2019 / 09:01
16-01-2019 / 08:01
Primero, Mauricio Macri la canchereó, después la subestimó y luego se les fue de las manos. Y así la alianza Cambiemos se enfrenta ahora a cerrar el último año del mandato incumpliendo la promesa central de su discurso económico: no habrán podido tener ningún año de inflación bien por debajo de la que promedió Cristina Fernández.
 
"Que era lo más fácil de hacer porque dependía del gobierno", decía el presidente Macri o que abrir el cepo era gratis porque "los precios ya estaban a 15" como decía el primer ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, quedaron como ejemplos históricos del que sobra un problema nada menos que el costo de vida en Argentina.
 
Que "hay que mirar la inflación núcleo" porque ahí no hay impacto de tarifas, que "las metas no se cambian porque están para cumplirlas" y que "todos los países del mundo controlan la inflación con tasa de interés" son los regalos para los libros de la ilusión y el desencanto que dejaron los días de Federico Sturzenegger en el Banco Central.
 
Que "recalibramos las metas" del 12 al 15% para 2018 y "atrasamos un año" llegar al objetivo del 5% son los epígrafes que acompañarán por siempre la conferencia del jefe de Gabinete, Marcos Peña, del 28 de diciembre de 2017 que fue el punto de partida de la peor crisis desde 2002.
 
La inflación de 2018 fue la más alta en 27 años. Este martes el Indec dio a conocer la inflación del año pasado que llegó al 47,6%, y fue el nivel más elevado desde 1991 cuando la variación de precios fue del 84%. En diciembre la variación del índice de precios (IPC) fue del 2,6%.
 
Este "logro" del gobierno de Cambiemos no fue un acto de magia, sino que fue tejido en años previos en base a un deterioro cada vez más marcado de la situación externa que estalló en abril pasado, fue acompañado por tarifazos y falta de control de parte del Estado de precios sensibles para el bolsillo popular.
 
El estudio Eco Go calcula que si la luz, el gas y el transporte sólo se hubieran movido igual que la inflación (y no con subas del 1000% como tuvieron) el costo de vida acumulado de los tres años igual llega al 131,2%. Con los aumentos en pleno, da 158% hasta ahora. ¿Puede haber un número que resuma más el fracaso económico de Macri?
 
La contracara de la inflación es el brutal deterioro del poder adquisitivo de los salarios. Los trabajadores registrados del sector privado perdieron en noviembre de 2018 un 16 % de su poder de compra con respecto a noviembre de 2015. Los empleados públicos tuvieron una perdida mayor en los últimos tres años que alcanzó al 20 % en el mismo período. Mientras que los jubilados y todos los beneficiarios de asignaciones familiares, AUH, pensiones y otras prestaciones atadas a la movilidad, perdieron 23,7 % entre noviembre de 2015 y mismo mes de 2018.
 
La inflación produjo el hundimiento de la economía nacional, un deterioro generalizado de las condiciones de vida y es determinante en el giro del clima político en contra del incapaz Gobierno de los Ricos.
 
La Opinión Popular

15-01-2019 / 09:01
Mauricio Macri ha realizado todos los deberes para el FMI, impulsó una batería de reformas estructurales neoliberales de la economía y buscó alianzas de dependencia estratégica con EE.UU., pero la "lluvia de inversiones" no llega.
 
Según Fundación Capital (FC), en el cuarto trimestre del 2018 la inversión tuvo una estrepitosa caída de 22,7% interanual. Así, para la consultora dirigida por el ex presidente del BCRA, Martín Redrado, ese componente clave de la demanda agregada marcaría un deterioro de 4,9% durante la totalidad del año pasado.
 
Si a ese derrotero se le suma la contracción del 10,5% que proyecta el Gobierno para el 2019, se acumulará un negativo de 15% durante el último bienio de la gestión y la inversión cerrará con niveles de formación de capital fijo tan bajos como no se veían desde la crisis global generada por las subprime.
 
Desde FC son un poco más optimistas que el Gobierno acerca de lo que ocurrirá en 2019 y esperan una caída 8%. En ese caso el bienio acumularía una contracción de "apenas" 12,6%. Pero para otros analistas incluso la proyección oficial de 10,5%, publicada en el Programa Financiero 2019 que salió a la luz la semana pasada, peca de optimista.
 
La inversión es un componente clave de la demanda agregada. Un PBI traccionado por ella garantiza a priori un crecimiento más sostenible y en base a una mayor productividad.
 
Las altas tasas de interés y a la vez la posibilidad de una devaluación holgada atentan hoy contra su despegue. A eso se le suma el parate en la obra pública, que es la base del acuerdo de ajuste con el FMI, y la fuerte caída del consumo, por la caída récord del salario real.
 
La Opinión Popular

14-01-2019 / 10:01
El gobierno de Mauricio Macri tiene una teoría para explicar la inflación. Es la teoría monetarista, que sostiene que el aumento de la cantidad de dinero en circulación por encima de la producción genera un aumento de la demanda de bienes y servicios, ya que el dinero se demanda fundamentalmente para transacciones. En un momento dado, esa demanda no se podrá satisfacer y subirán los precios.
 
Cuando la inflación se debe al exceso de demanda, las autoridades suelen intentar reducir dicha demanda aumentando impuestos y servicios, para conseguir que las familias, al disponer de menos dinero para gastar, reduzcan su consumo. Otra medida es subir los tipos de interés para encarecer el acceso a la financiación.
 
No obstante, no se puede obviar que desincentivar el consumo se traducirá en una baja de la producción y en un aumento del desempleo.
 
Cuando la inflación está generada por el exceso de dinero en circulación, las autoridades económicas neoliberales tratan de reducir la oferta monetaria, lo que reduciría la cantidad de dinero que hay en la economía y ello generaría presumiblemente una caída de los precios.
 
Durante el 2018 el Gobierno frenó en seco, a niveles cero, la emisión monetaria para financiar al Tesoro. Sin embargo, mañana el Indec publicará una inflación en torno al 47,5% para el 2018 y los analistas ya esperan, en base a tarifazos y devaluación relativamente moderada, una dinámica de precios en torno a 33% para el 2019.
 
Así, entre ambos años, incluso con la maquinita apagada, se acumulará un crecimiento generalizado de precios de casi 100%, más precisamente de 96,1%.
 
El propio presidente Mauricio Macri había afirmado en campaña que la solución a los aumentos de precios era "parar con la maquinita". Pero en 2018-2019 no parece haber correlación entre las variables emisión e inflación.
 
El Gobierno cerró el año con una emisión para financiar déficit fiscal de 0% del PBI, tal como mostró el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) en un informe publicado ayer, y cortó con una racha de nueve años de impresión sostenida de billetes.
 
Tomando por válidas las proyecciones de los analistas privados, cuando termine la gestión Cambiemos la inflación habrá acumulado 245%. Con los niveles pico de emisión monetaria, entre 2016 y 2017, acumuló 75%. Y con emisión cero, en 2018 y 2019, acumularía 96,1%.
 
La Opinión Popular

13-01-2019 / 17:01
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar