La Opinión Popular
                  17:54  |  Miércoles 13 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
¿Hacia dónde vamos?
Por Natalio R. Botana. Historiador y politólogo
“Con la reforma previsional impulsada por el Gobierno de Macri, los jubilados van a perder plata, pero no poder adquisitivo”. Pablo Tonelli, diputado nacional por el PRO.
Por Gabriel Rossini - 09-04-2017 / 15:04

Sergio Palazzo: "Macri empezó a gobernar el 1° de abril con la concepción ideológica que tiene"

Sergio Palazzo:
Sergio Palazzo, secretario general de la Asociación Bancaria.
Para el secretario general de la Asociación Bancaria (AB), Sergio Palazzo, el paro nacional del 6 de abril fue "muy importante" en todo el país porque "la mayoría de los sectores paralizaron la actividad" y espera que después de esa medida, el gobierno "entienda que ha sido un reclamo de los trabajadores a los que hay que darles respuestas con la misma premura con que le da a los sectores empresarios cuando les reclaman algo".
 
 
"El paro tenía causas importantes como la pérdida del poder adquisitivo del salario y el intento del gobierno de ponerle un techo a la paritaria; los despidos que en esta zona golpean mucho por la apertura de importaciones; la situación de los jubilados; la falta de respuestas ante la retracción del mercado interno".
 
"Los índices macroeconómicos indican con claridad que hay caída del empleo, del poder adquisitivo del salario, de la actividad económica y cuando el gobierno anuncia que hay supuestos brotes verdes de reactivación los números lo contradicen. Por ejemplo la última semana se informó una retracción de más del 6 por ciento de la industria y del 3 por ciento de la construcción", enumera.
 
El secretario general de la Asociación Bancaria cree que el aparato comunicacional del presidente Macri impulsó la marcha del 1-A para consolidar el tercio de votos de derecha que tiene la alianza Cambiemos que le permita profundizar sus reformas, que tienen que ver con la concentración económica y la pérdida de derechos de los trabajadores. Pidió al gobierno nacional que escuche el reclamo de los trabajadores porque de lo contrario las protestas irán creciendo.
 
 
-Usted pide que el gobierno reaccione con celeridad ante los reclamos pero Macri dijo que "no paró el país" y pidió "dirimir las diferencias en las elecciones".
 
-Creo que el gobierno, en la medida que los conflictos empiecen a generarle un costo y los reclamos excedan lo que ellos tienen presupuestado como potencialidad de conflicto, va a rebobinar. Este no es un gobierno que trabaja a prueba y error como nos quieren hacer creer sino que hace todo fríamente calculado, que establece con claridad sus objetivos y como avanzar. y retrocede si hay una reacción social fuerte o problemas concretos que le ocasionen un costo político alto. Es "si pasa, pasa".
 
De todas maneras me parece que las declaraciones del presidente forman parte de una estrategia comunicacional que arranca con "chori si o chori no" el 1 de abril para no discutir la caída de la actividad económica, del empleo, del poder adquisitivo del salario. Después fue lo de las mafias, que si las conoce, las denuncie en la justicia.
 
Él puede darnos una cátedra magistral porque el primer hecho de corrupción desde 1983 fue en el municipio de Morón con unas cloacas que nunca se hicieron y la empresa constructora de esa obra pública era de la familia Macri. Después siguió con que el paro el costaba 15 mil millones de pesos a los argentinos. Pero no dice que una decisión política suya despojó al erario público de 70 mil millones de pesos por dejar de cobrarle a las mineras, petroleras, a los grandes concentradores de granos en particular la soja; que no generaron empleo, ni hicieron inversiones, ni bajaron los precios.
 
 
-Si esta nota la hacíamos hace 10 días hubiéramos hablado de un presidente "jaqueado" por marchas, paros docentes...
 
-No acuerdo con ese concepto porque este presidente tiene un blindaje de los medios hegemónicos de características fenomenales que le está custodiando la gestión, por lo cual no entiendo la consigna de defender la democracia, que no está ni riesgo, ni hay una crisis financiera como la hubo en el 2001 que implique la posibilidad de que haya una reacción contra el gobierno.
 
 
-Pero la situación era complicada hasta el sábado 1 de abril. La marcha los sorprendió porque si sabían que iban a tener 30 mil personas en la Plaza de Mayo...
 
-Salía al balcón... Respecto a la marcha, creo que nada de lo que hace este gobierno no tiene un tamiz previo de su aparato comunicacional que tiene características fenomenales. y la concurrencia, que por ahí lo sorprendió, buscaba formar un núcleo de gente que apoyara este gobierno para desde ahí consolidar el tercio de votos de derecha que él tiene.
 
Al otro día del 1A empieza con un nivel de agresión fenomenal con el objetivo de consolidar este electorado, ayudado por la diáspora de la oposición y la falta de un candidato que genere esperanzas.
 
Las consignas de la marcha del sábado eran muy heterogéneas pero con una misma matriz ideológica: los desaparecidos no son los desaparecidos, los maestros tienen que estar en las aulas y dejarse de parar, hablaban con un desprecio fenomenal de los "choriplaneros" como una caracterización del vago cuando en realidad son argentinos que la están pasando muy mal y nadie quisiera recibir un plan sino tener un trabajo bien remunerado. Lo grave sería que ese voto, cuando termine de desencantarse, si incline por el que se vayan todo y no en la solución por la vía de la política.
 
 
-¿Cómo pararse frente a lo que tiene todas las características de una ofensiva del gobierno contra los derechos de los trabajadores?
 
-Macri empezó a gobernar el 1° de abril con la concepción ideológica que él tiene, que es "voy por los derechos de los trabajadores, consolido el voto de derecha y si no me resulta y protestan, los reprimo" como lo hizo el día del paro.
 
¿Cómo se combate esto? Si no le interesa o es poco el costo, hay que generarle más costo hasta que entienda que tiene que darle respuesta a los reclamos de los trabajadores porque la situación social le va a genera muchas críticas. Hasta ahora son las estructuras sindicales, políticas. La sociedad todavía se conforma con que se haya ido el gobierno anterior.
 
 
-¿Le parece que el movimiento obrero es consciente de esta ofensiva, que no es la primera en la historia argentina, y está preparado para enfrentarla?
 
-Este plan de gobierno, que conlleva un alto costo social, tiene muchas similitudes con los que se han impulsado cada vez que hubo una ruptura institucional. Creo que de la CGT hay que rescatar la decisión política de confrontar en este momento.
 
Nosotros hemos tenido diferencias con el triunvirato que la conduce pero entendemos que es momento de soslayarlas y profundizar en la contradicción fundamental que es si vamos a permitir que sigan agraviando los derechos de los trabajadores. La decisión de confrontar de la CGT es importante porque hoy el movimiento obrero es el único que puede articular la protesta social ante la diáspora del sector político opositor.
 
 
-Usted considera que Macri empezó a gobernar bajo su ideología el 1 de abril. pero no parece que tenga muchas más herramientas de las que mostró y ya se consumió 16 meses de gestión.
 
-Cuando él dice que no tiene un plan B para la economía considero que no tiene ni un plan A ni un plan C. en principio porque confluyen en el espacio económico quienes tienen una visión desarrollista como Frigerio, financistas como Caputo y Sturzenegger, fiscalistas como Dujovne.
 
La economía necesita una conducción, no podes tener tabicado en distintos espacios el pensamiento económico porque vas a terminar chocando. Creo que en economía tienen actitudes espasmódicas y en política no tuvieron al principio la fortaleza suficiente porque se venía de un proceso político donde hubo muchos sectores que se empoderaron como los movimientos sociales, los sindicatos y las entidades intermedias.
 
Ese empoderamiento poco a poco empezaron a perderlo y el presidente avanza. Creo que ahora tiene algún grado de chance de profundizar sus políticas precisamente porque ha ido minando la resistencia de esos sectores. Dependerá del resultado electoral y de la propuesta que lleve la oposición si avanza o no en materia política de acuerdo a su ideología.
 
 
-Pero todo dependerá de la economía. Si la gente no percibe alguna mejora va a complicar la estrategia del gobierno.
 
-No hay ningún economista serio del perfil ideológico que busques que no diga que hasta el año que viene no hay chances de reactivación económica. Y las inversiones tienen la incertidumbre de un gobierno que no solo va cambiando cosas sino también que depende del resultado electoral.
 
 
-Además quien va invertir si hay un 40 por ciento de la capacidad instalada sin usar...
 
-El presidente planteó una apertura de importaciones que, según le dijo a un dirigente de un poderoso gremio industrial, vino para quedarse. Por lo tanto es imposible que la industria nacional compita, particularmente con países asiáticos que tienen mano de obra esclava condenada por la OIT: con esto te están diciendo dos cosas: que va a haber una caída de las pymes nacionales y que van a ir por los derechos de los trabajadores para ponerlos en ese estado de competitividad.
 
 
"Será un año de muchas agresiones"
 
Palazzo enfatizó que las medidas económicas que implementó el presidente Macri solo han beneficiado a los sectores más concentrados de la economía. "las transferencias de recursos hacia los sectores ricos del país han sido de 18 mil millones de dólares, o el 4 por ciento del PBI, por vía de la devaluación, eliminación de las retenciones y negocios financieros como el de las Lebac.
 
Y su inversión en el gasto social fue de 5 mil millones de dólares o el 1 por ciento del PBI; que fue lo que le costó la ampliación del gasto social el crecimiento de la asignación universal, la ampliación a los monotributistas, la rebaja del IVA con topes en los jubilados y lo que representó el bono de fin de año para los jubilados. Acá está claro para donde fueron migrando los recursos. y no fueron para que generen empleo, sino para mejorar la tasa de rentabilidad de las empresas.
 
 
-¿Cómo ve lo que resta del año?
 
-Con mucha agresión. El presidente marcó el inicio de un cambio de discurso el día de la apertura de las sesiones legislativas. Se terminaron las épocas del Ravi Shankar y embistió contra la oposición, ahora contra los trabajadores...
 
Creo que va a ser un año de muchísima agresión y también de consolidar el electorado en tres tercios que le permita profundizar sus reformas, que tienen que ver con la concentración económica y la pérdida de derechos de los trabajadores, porque en dos años tiene que llegar a concretar el país que vino a hacer, que no es el que yo quisiera vivir.
 
Fuente: El Litoral
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar