La Opinión Popular
                  12:46  |  Jueves 17 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
La apuesta del consenso y la reconstrucción
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
“La incidencia del mínimo no imponible sobre el salario de los trabajadores es cada vez mayor, reduciendo el salario real, e incluyendo a mayor cantidad de empleados y autónomos entre los alcanzados por el impuesto". Juan Schiaretti
Nacionales - 31-08-2011 / 09:08
SÓLO SE PRESENTARON EN SAN LUIS Y EN MISIONES

Los gobiernos provinciales demoran proyectos de sus presupuestos

Los gobiernos provinciales demoran proyectos de sus presupuestos
La ingeniería presupuestaria estará atada a los tiempos que marca el calendario electoral, especialmente teniendo en cuenta que en octubre, además de presidente, en nueve provincias se definirán gobernador y la nueva conformación de la Legislatura.
Vencido en muchos casos el plazo fijado por las leyes locales, sólo dos provincias presentaron sus respectivos proyectos de presupuestos para el próximo año. A principios de mes, tomó estado parlamentario la iniciativa que preparó para 2012 el gobernador de Misiones -reelecto en junio-, Maurice Closs, y el lunes, firmó su propuesta para San Luis, el mandatario y candidato a presidente, Alberto Rodríguez Saá.
 
Como habitualmente ocurre año tras año, las administraciones del interior prefieren saltear las fechas límite para las presentaciones y optan por postergar unos meses la proyección del gasto provincial, hasta tener algo en claro los lineamientos sobre el plan de gastos nacional, o al menos alguna promesa nueva en cuanto a los repartos de parte de la Casa Rosada.

 
Elecciones
 
Este año más que nunca, esa ingeniería además estará atada a los tiempos que marca el calendario electoral, especialmente teniendo en cuenta que en octubre, además de presidente, en nueve provincias se definirán gobernador y la nueva conformación de la Legislatura.
 
El Gobierno de Buenos Aires, por caso, decidió postergar el diseño del plan de gastos para 2012, cuyo plazo de presentación ante la Legislatura vence hoy.
 
La serenidad del mandatario Daniel Scioli, quien retomó el lunes, después de sus minivacaciones en España, el trabajo con su ministro de Economía, Alejandro Arlía, y con el resto de las áreas para repasar aspectos generales del proyecto, no sorprende.
 
A la espera de las definiciones nacionales, profundizadas por la expectativa por los comicios de octubre, la serenidad que exhiben en el entorno del mandatario se inscribe en la buena marcha de las finanzas locales, empujada en gran medida por la recuperación del escenario nacional, pero fundamentalmente consolidada por los buenos índices de recaudación propia.
 
Sin grandes cambios, las dos provincias que ya anticiparon hacia dónde pretenden apuntar los gastos coinciden en sostener la continuidad de sus políticas económicas.
 
Del mismo modo, tal como se corroboró en las urnas de las elecciones desdobladas de la nacional, mantener las direcciones tomadas hasta el momento parece ser la decisión clave para los próximos años: de hecho, salvo en Catamarca, en las restantes contiendas electorales fueron ratificados los oficialismos.
 
Mientras que Closs adelantó la continuidad de la apuesta al desarrollo social y económico de Misiones, Rodríguez Saá planteó también el sostenimiento de varios programas como el de las estampillas «Ahorro para mi futuro». 
 
Fuente: ambito.com

Agreganos como amigo a Facebook
17-04-2014 / 11:04
17-04-2014 / 10:04
17-04-2014 / 08:04
Luego de que la presidenta Cristina Fernández lo pidiera en su discurso de apertura de sesiones en el Congreso, y con el impulso de Jorge Capitanich, un grupo de diputados del Frente para la Victoria presentó un proyecto para limitar "toda manifestación pública" y habilitar el "uso de la fuerza" para desalojar las protestas sociales.
 
El proyecto, que por el lenguaje castrense parece redactado por el general Milani, lleva las firmas de los diputados ultra K Carlos Kunkel, Diana Conti, Sandra Mendoza, José María Díaz Bancalari, María Teresa García, Juan Manuel Pedrini y Gustavo Martínez Campos, tiene 34 artículos y supuestamente propone "saldar una deuda legítima, garantizando el derecho de los ciudadanos en el contexto de las manifestaciones públicas".
 
El texto, entre otras cosas, establece que "toda manifestación pública debe ser notificada ante representación policial con una antelación no menor a las 48 horas". También estipula que "una manifestación ilegítima y que afecta derechos de terceros puede ser dispersada por las fuerzas de seguridad (...) sometiéndose la actuación de éstas a los procedimientos y límites" previstos en la normativa.
 
¿Cuándo una manifestación es legítima? Según el proyecto son legítimas las protestas que no impiden "el normal funcionamiento de servicios públicos, especialmente a la educación, la seguridad y la salud pública"; no bloquean "totalmente" la circulación; permiten el paso de grupos especialmente vulnerables y los manifestantes no cometen delitos previstos en el Código Penal. Además, deben ser notificadas con antelación. De ese modo cualquier corte sería considerado ilegítimo.
 
Por la redacción del texto, los cacerolazos entrarían en este proyecto de ley y serían considerados "ilegítimos" si se replicaran como en sus últimas ediciones, entre otros motivos porque las calles quedaron cortadas en su totalidad. Hay expresiones populares, cuando el pueblo sale a la calle para dar visibilidad a un reclamo, que quedan fuera de cualquier control. Si vecinos manifiestan porque les cortan la luz, no pueden avisar 48 horas antes, y sería considerado ilegítimo. Y la norma determina que "puede ser dispersada por las fuerzas de seguridad con el objeto de garantizar" los derechos de terceros.
 
El mismo Gobierno que institucionalizó los piquetes, destinando millones de pesos a solventar agrupaciones piqueteras, como las de Milagro Sala y Luis D'Elía, dedicadas a cortar rutas para desarrollar los más infames métodos del clientelismo político, ahora quiere borrar con el codo lo que escribió con la mano. En el ocaso de poder, cuando está ingresado en la recta final de su gestión, el cristinismo busca bañarse en agua bendita en plena Semana Santa. Y por eso pretende salir a regular las protestas en las calles.
 
Ahora bien, constituye un verdadero atentado a la razón que el mismo Gobierno que utilizó a distintas agrupaciones piqueteras como fuerza de choque y ha hecho que proliferen protestas como las que suelen realizar agrupaciones como Quebracho, recién ahora salga a plantear una regulación. Es una contradicción en sí misma, que no resiste el menor análisis, y que demuestra la poca seriedad del proyecto en cuestión.
 
La protesta en las calles es una herramienta de los sectores populares para manifestar y reclamar por sus derechos no resueltos, situación que se agravó producto de la crisis económica y social, causada por el fracaso del gobierno de CFK, que ha llevado a que las protestas callejeras se multiplicaran exponencialmente. Pero, se terminaron los piquetes "amigos", el Gobierno perdió el control de la calle que se transformó en un ámbito hostil para los K; por eso, ahora buscan regular y prohibir para poder reprimir.
 
La Opinión Popular

16-04-2014 / 18:04
16-04-2014 / 10:04
El 7 de enero de 2013, Gabriela Michetti decía en un reportaje que en la Argentina debería darse la unión de toda la oposición en 2015. No sería un frente electoral sino una coalición que defina un programa de gobierno y se comprometa a cumplirlo.

"Tendríamos que acordar que a partir de 2015 habrá un gobierno de transición y que gane quien gane, se lo va a apoyar. Y luego hacemos la interna abierta y obligatoria con los candidatos de toda la oposición, en la que podrían participar Mauricio (Macri), (Hermes) Binner, (Julio) Cobos", decía.


La ex vicejefa de Gobierno porteño no hacía otra cosa que poner sobre blanco el pensamiento del PRO, que por esos días fogoneaba en voz baja la propuesta de armar una gran alianza anti K similar a la que se había dado en Venezuela, ante las versiones sobre los intentos re-reeleccionistas de la presidenta Cristina Kirchner y la falta, claro, de una fuerte estructura partidaria propia.


Esa idea que nunca se abandonó volvió este año a tomar fuerza en el macrismo, pese a que el discurso público se concentre en afirmar que el PRO busca crecer con lo propio, lejos de los partidos tradicionales, para convertirse en la tercera vía.


Y es acompañada por algunos dirigentes radicales, entre ellos, el jefe de la UCR, Ernesto Sanz, y la líder de la Coalición Cívica (CC), Elisa Carrió. Ya no es la perpetuidad del kirchnerismo lo que espanta a la oposición sino la posibilidad de quedar otra vez como espectadores frente a un eventual ballotage entre Daniel Scioli y Sergio Massa.

NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar