La Opinión Popular
                  11:21  |  Martes 03 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Hay que recuperar el progresismo
Por Luis Alberto Romero - Historiador.
“El kirchnerismo no tiene futuro. Lo único que comparto es que yo no tengo nada que ver con ellos y ellos, nada que ver conmigo”. Juan Manuel Urtubey
Nacionales - 24-08-2011 / 09:08
EL GOBIERNO K RECHAZA LAS CRÍTICAS PERO HIZO “DESAPARECER” DE INTERNET LOS TELEGRAMAS

Escándalo de los telegramas: La oposición lleva a la Justicia las irregularidades del escrutinio

Escándalo de los telegramas: La oposición lleva a la Justicia las irregularidades del escrutinio
Pruebas en mano, la oposición denunciará en la Justicia que hubo serias irregularidades en el escrutinio provisional de las elecciones primarias del domingo 14 de agosto.
La oposición denunciará mañana en la Justicia que hubo serias irregularidades en el escrutinio provisional de las elecciones primarias del domingo 14, sobre todo en la provincia de Buenos Aires. Advierte que si no hay correcciones se repetirán los problemas el 23 de octubre.
 
Para Amadeo (Frente Popular) "hubo un operativo sistemático" de manipulación que sintetizó en tres tipos de maniobras. "Están las urnas escandalosas, donde el oficialismo ganó 240 a cero; y los problemas en los telegramas, donde hay enmiendas y tachaduras; y los problemas de consistencia, donde el número de votantes no es igual al número de votos".
 
"Sólo en Esteban Echeverría rescatamos unos mil votos para Alfonsín, y otros 1500 en San Miguel", indicó Miguel Bazze, candidato a diputado de la UCR. Una situación similar detectaron los apoderados del Frente Popular, de Eduardo Duhalde.

 
Pruebas en mano, una delegación de diputados nacionales de la oposición denunciará mañana en la Justicia que hubo serias irregularidades en el escrutinio provisional de las elecciones primarias del domingo 14, sobre todo en la provincia de Buenos Aires.
 
Si bien estas maniobras no alteran la contundente victoria de la presidenta Cristina Kirchner, aclaran los opositores, temen que se repitan en las elecciones generales del 23 de octubre, por lo que reclamarán mayores garantías de control.
 
Urgidos por esta preocupación, los diputados opositores -en su mayoría integrantes de la Comisión de Asuntos Constitucionales- se entrevistarán mañana con el juez federal de La Plata Manuel Blanco.
 
Le llevarán copias de las actas de algunas mesas y las contrastarán con los respectivos telegramas que fueron remitidos al Correo Argentino para el escrutinio provisional. Probarán que hubo diferencias sustanciales en las cifras consignadas entre uno y otro documento, con menos votos para la oposición, aunque, aclaran, no pueden cuantificar todavía la magnitud de la diferencia, ya que no finalizó el escrutinio definitivo.
 
El Gobierno negó ayer la existencia de irregularidades en el proceso de recuento de votos y ratificó las cifras oficiales. La oposición mantiene sus dudas y advierte que estudia entablar acciones penales contra los presidentes de mesa que modificaron los datos de las urnas.
 
En su reunión con el juez Blanco, los diputados opositores reclamarán mayores garantías en la selección de las autoridades de mesa que trabajarán en las elecciones presidenciales del 23 de octubre, como también el control de veedores judiciales.
 
La delegación legislativa que irá mañana a La Plata estará integrada por Graciela Camaño (Bloque Peronista), presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales; Ricardo Gil Lavedra, jefe del bloque de la UCR; Gustavo Ferrari (Peronismo Federal); Patricia Bullrich (Coalición Cívica), y Federico Pinedo, jefe del bloque de Pro.
 
Los cinco legisladores se reunieron ayer por la mañana y, al cruzar los datos, confirmaron que las irregularidades detectadas afectaban a todos los partidos y que en su mayoría surgieron en el principal distrito, Buenos Aires.
 
"Hemos constatado que en miles de telegramas las cifras no se condicen con las actas de las mesas. Creemos que hubo un abuso en el ejercicio de su función por parte de varios presidentes de mesa que no cumplieron con su trabajo de manera transparente. Por eso exigimos una nueva selección de autoridades", enfatizó la diputada Camaño.
 
El diputado Gil Lavedra coincidió y confirmó que se estudian denuncias penales contra los presidentes de mesas en las que se constaten irregularidades.
 
"Nosotros pediremos que en las elecciones del 23 de octubre haya control judicial sobre el escrutinio provisorio. Este proceso está completamente a cargo del Ministerio del Interior, que es juez y parte. Si el Gobierno no tiene nada que esconder y tiene voluntad de garantizar un escrutinio transparente, entonces no debería negarse a la presencia de veedores judiciales", sostuvo, por su lado, el diputado Ferrari.
 
  
Cifras sugestivas
 
¿Cuál sería, a priori, la cifra global de votos supuestamente mal contabilizados? La oposición no se atreve a arriesgar números definitivos por ahora, ya que el escrutinio definitivo no terminó. No obstante, en la UCR estiman unas 3000 actas en todo el país mal confeccionadas en perjuicio de la candidatura de Ricardo Alfonsín, de las cuales unas 1000 corresponderían a Buenos Aires.
 
"Sólo en Esteban Echeverría rescatamos unos mil votos para Alfonsín, y otros 1500 en San Miguel", indicó ayer a LA NACION Miguel Bazze, primer candidato a diputado de la UCR. Una situación similar detectaron los apoderados del Frente Popular, de Eduardo Duhalde.
 
Un dato sugestivo, acotan desde el búnker del candidato a gobernador Francisco de Narváez es que en Buenos Aires se registraron nada menos que 809.000 votos en blanco en la categoría gobernador, ocupando así el tercer lugar detrás del Frente para la Victoria y Udeso.
 
"Es impensable que haya habido tanta movilización de gente para votar finalmente en blanco. Lo que sucedió allí es que algunos pícaros aprovecharon la falta de fiscales opositores para abrir el sobre y tirar las boletas no oficialistas a la basura", acusan en la oposición.
 
"Está claro que Cristina Kirchner ganó, al igual que Daniel Scioli, pero no por los porcentajes que afirma el escrutinio provisorio, sino por menos. Estoy convencido, además, que De Narváez superó los 20 puntos", aseveró el candidato a senador por Buenos Aires José Scioli (Udeso).
 
Por su parte, el diputado y candidato a gobernador Eduardo Amadeo (Frente Popular) insistió en que "hubo un operativo sistemático" de manipulación de los telegramas que sintetizó en tres tipos de maniobras. "Están las urnas escandalosas, donde el oficialismo ganó 240 a cero; y los problemas en los telegramas, donde hay enmiendas y tachaduras; y los problemas de consistencia, donde el número de votantes no es igual al número de votos", precisó Amadeo.
 
Si bien el socialismo no integra la delegación que se entrevistará con el juez Blanco, el candidato presidencial Hermes Binner coincidió en que hubo desprolijidades en el escrutinio.
 
"Creo que nadie pone en duda el triunfo del Gobierno en las elecciones [primarias], pero evidentemente hay una serie de situaciones que habría que evitarlas en el futuro y creo que lo único que lo soluciona es la boleta única", afirmó Binner, quien recordó que en su provincia, Santa Fe, este sistema se instrumentó con éxito.
 
 
LA DENUNCIA
 
"Aquí hubo miles de telegramas que no coinciden con las actas. No descartamos iniciar acciones penales contra los presidentes de mesa"
RICARDO GIL LAVEDRA (UCR)
 
Por Laura Serra 
 
Fuente: LA NACION

Agreganos como amigo a Facebook
03-05-2016 / 08:05
Cuando faltan menos de dos meses para la última mitad del año, el camino de desaceleración de los precios, prometido por Mauricio Macri, parece muy lejano. Máxime tras el incremento del 10% en los combustibles, llevando hasta los $17,85 el litro de nafta repercutirá en los precios de la canasta básica, con un alza inflacionaria que entre abril y mayo podría llegar a picos de "entre el 6% y el 8%"; y, anualizada, por encima del 40%.
 
Peor aún, ayer, el ministro de Energía, el impolítico Juan José Aranguren, no descartó nuevas subas para este año: "El precio de los combustibles depende mucho del precio del crudo. [...] No puedo pronosticar qué es lo que va a ocurrir con algo que tiene variaciones de precios más allá de lo que ocurre en Argentina", justificó, y defendió como "gradual" este aumento -el cuarto del año- que, desde enero, acumuló un 31%.
 
El propio Aranguren reconoció que el precio de la nafta en el país está "entre los más altos del mundo", en plena crisis mundial del petróleo, cuando el barril ronda los US$ 40, mientras en la Argentina, el Estado lo subsidia alrededor de los US$70.
 
En otros países del mundo, la nafta está asociada a la evolución del precio del petróleo y en general baja. Aquí no pasa eso, porque el petróleo es subsidiado por el Estado a un precio altísimo. Mientras el gobierno quitó subsidios a la gente en la electricidad, el gas o el transporte, los mantuvo a las grandes petroleras.
 
Por esto, y pese al discurso oficial, el incremento resulta injustificado. Son privilegios a las petroleras, a costa del poder adquisitivo de la población. Al mismo tiempo, acelera la espiral inflacionaria, por el impacto que el incremento del combustible tiene en el costo del flete, transporte de pasajeros y producción en general, trasladándose inevitablemente a las góndolas.
 
En este esquema de alta inflación, con un abril para el olvido, meterle un 10% al combustible, un 20% a las prepagas, 40% a los cigarrillos es echarle más nafta al fuego y así, el panorama para mayo no es muy prometedor. De este modo, el gobierno aumenta la burbuja inflacionaria, cada vez más lejos de desinflarse y sin un plan económico integral a la vista.
 
"Bajar la inflación". Esa fue, quizá, la promesa de campaña insignia de Macri y su equipo económico, que aún desea y promete comenzar a reducirla en el segundo semestre de este año. ¿Cómo?: a costa de una mayor recesión, profundizando el enfriamiento de la economía.
 
La tendencia es preocupante: tenemos una proyección anual de entre el 35% y 40% de inflación. Y, como están dadas las cosas, la desaceleración prometida por Macri hoy parece una ocurrencia lejana. En definitiva, uno advierte que está todo atado con alambres, que no hay un esquema económico integral y que el gobierno está perdiendo la pelea contra la inflación.
 
La Opinión Popular

02-05-2016 / 11:05
02-05-2016 / 08:05
02-05-2016 / 07:05
La avanzada gremial en contra del Gobierno de Mauricio Macri, por su abierta oposición al proyecto de ley que propone un "cepo" a los despidos, alcanzó su punto más álgido el viernes pasado, cuando las centrales sindicales se unieron en un acto masivo.
 
El pedido unánime de los referentes se vinculó con la necesidad de declarar la "emergencia ocupacional". Y si bien la inflación fue uno de los ejes de los reclamos, otro factor se acaba de colar en la agenda gremial: el crecimiento de las importaciones y el impacto en la industria nacional. 
 
La queja de las entidades sindicales es que, en un contexto de fuerte caída de la demanda de bienes de consumo masivo -con tasas negativas de entre el 10% y el 25% para el primer trimestre- la competencia del exterior está profundizando aun más la destrucción de puestos de trabajo.
 
Las estadísticas marcan que ya se perdieron casi 60.000 puestos en el sector privado, mientras que la UIA advierte que hay otros 200.000 en riesgo si el Gobierno no toma medidas urgentes.
 
Es en este contexto en el que los sindicatos y diversas cámaras industriales están volviendo a levantar una bandera "anti importación", algo que no sucedía desde  la crisis de 2008, cuando súbitamente surgió la amenaza de una avalancha de productos asiáticos a precios de saldo.
 
Luego, la escasez de dólares y la irrupción del cepo obligaron a la administración de Cristina Kirchner a cerrar el "grifo". Así, con una competencia del exterior casi anulada, los sectores sensibles pudieron "surfear" sin mayores dificultades los problemas de competitividad por el atraso cambiario.
 
Ahora, las entidades gremiales están adoptando una postura mucho más dura y combativa contra lo que algunos señalan como un potencial regreso a las políticas liberales de los años´90.
 
Primero, generó expectativa el desarme del entramado de restricciones a las importaciones con el fin de las DJAI y la eliminación de la "cuotificación" en la entrega de dólares por parte del BCRA.
 
Luego, la amenaza para las centrales obreras quedó plasmada en la fuerte avanzada del macrismo en pos de normalizar las relaciones de la Argentina con el mundo, tanto desde el punto de vista comercial como financiero.
 
La insistencia oficial por la firma de acuerdos de libre comercio con Estados Unidos y la Unión Europea, que es presentada por el macrismo como una oportunidad para expandir las exportaciones de agroalimentos, es vista por los gremios como una futura sangría de puestos de trabajo. 

01-05-2016 / 10:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar