La Opinión Popular
                  12:20  |  Jueves 18 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Un país atravesado sólo por estrategias de poder
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
“Si llego a la Casa Rosada irá preso cualquier persona que comete un delito sin importar si es extranjero, argentino o vicepresidente de la Nación”. Julio Cobos
Nacionales - 31-07-2011 / 10:07
PESE A LA PROMESA DEL KIRCHNERISMO DE NO CRIMINALIZAR LOS RECLAMOS

En poco más de un año, 14 muertos por Represión K a la Protesta Social

En poco más de un año, 14 muertos por Represión K a la Protesta Social
Los muertos en protestas sociales son, entre otros, Juan José Velázquez, Ariel Farfán y Félix Reyes, de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), quienes murieron en Jujuy. Nicolás Carrasco y Sergio Cárdenas fallecieron en Bariloche. Juan Castañares Quispe, Rosemari Chuña Puré y Bernardino Salgueiro murieron durante la toma del Parque Indoamericano.
La represión en un desalojo de tierras jujeñas de la familia Blaquier, una acción comandada por la policía de la provincia, gobernada por el kirchnerista Walter Barrionuevo, suma por ahora cuatro muertos. En ningún otro caso de la era K habían fallecido tantas personas durante una manifestación social. Pero habían muerto otras, sí.
 
A pesar de que el oficialismo asegura que no criminaliza ni judicializa las manifestaciones, la realidad se impone. En los cuatro años de gobierno de Cristina Kirchner murieron doce civiles y dos policías en situaciones de reclamo político. Catorce muertos. La presidenta Cristina Kirchner sólo habló públicamente de uno de ellos: del militante del PO Mariano Ferreyra, asesinado el año pasado por una patota de sindicalistas ferroviarios.
 
La estrategia de no confrontar abiertamente contra las marchas que se realizan en el conurbano bonaerense o en la Capital Federal, encubre el alto nivel represivo contra las protestas que se realizan en el resto del país.
 
La versión del Gobierno es que no impulsa la criminalización de la protesta, una política que, por supuesto, podría tener fallas y consecuencias. Pero un repaso por los 14 muertos en manifestaciones muestran que el oficialismo reaccionó en forma dispar ante los hechos: no siempre los repudió ni pidió investigaciones judiciales para dilucidar responsabilidades políticas . Los dirigentes sociales opositores, además, aseguran que son denunciados por protestar.
 
Un día después de que se sucedieran las muertes en las tierras de los Blaquier protegidas por la policía, el Gobierno, a través del Ministerio del Interior, sacó un comunicado en el que repudió lo ocurrido, pidió que la Justicia investigue, y le reclamó al gobernador Barrionuevo que "separe de sus funciones a quienes hayan tenido responsabilidad". La Presidenta, de viaje, no hizo declaraciones sobre la mayor matanza policial durante una protesta ocurrida en su gestión. Ayer, en cambio, sí usó su Twitter para reproducir los discursos de sus propagandas de campaña.
 
Un ejemplo contrario a la reacción gubernamental por el caso Jujuy, es del asesinato del aborigen QOM Roberto López, muerto por la policía durante un desalojo en Formosa, gobernada por el oficialista Gildo Insfrán. La Casa Rosada no impulsó la búsqueda de responsabilidades políticas. Y algo similar ocurre con las muertes de Franco Almirón y Mauricio Ramos, fallecidos en un disturbio en José León Suárez reprimido por la policía bonaerense, al mando del gobernador K Daniel Scioli.
 
Según contabilizó Clarín , los muertos civiles en protestas sociales son doce. A los ya mencionados deben sumarse estos nombres: Juan José Velázquez, Ariel Farfán y Félix Reyes, de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), fueron quienes murieron en Jujuy.
 
Nicolás Carrasco y Sergio Cárdenas fallecieron en Bariloche en una protesta en la que reclamaban por el asesinato de otro joven, acusado de un delito por la policía.
 
Juan Castañares Quispe, Rosemari Chuña Puré y Bernardino Salgueiro murieron durante la toma del Parque Indoamericano.
 
El candidato presidencial del PO, Jorge Altamira, jefe político de Mariano Ferreyra, dice que el Gobierno criminaliza la protesta social aunque diga lo contrario: "Como lo muestra el caso de Jujuy, hay complicidad del Gobierno con el grupo económico que pidió reprimir, el ingenio Ledesma.
 
El gobernador es responsable de lo que pasó y lo protegen ".
 
Por su parte, el líder de la CCC, Juan Carlos Alderete, la fuerza reprimida en Jujuy, dice que " el gobierno tiene doble discurso : mientras se dice nacional y popular, reprime y judicializa las protestas.
 
Se vio en Jujuy, o en la represión a los docentes de Santa Cruz".
 
El propio Alderete dice que en sí mismo es un ejemplo que grafica la situación. Durante la era K, asegura, fue denunciado 7 veces por manifestarse: tres causas siguen abiertas. Una es por caminar en contramano por avenida Rivadavia.
 
Fuente: Clarín
Agreganos como amigo a Facebook
18-12-2014 / 10:12
18-12-2014 / 09:12
17-12-2014 / 16:12
 
Dentro del plan del gobierno de CFK que busca lograr impunidad de sus funcionarios una vez que dejen el poder, y principalmente para proteger a la presidenta Cristina Fernández, la Cámara de Diputados aprobó ayer el proyecto que establece la elección de integrantes del Parlasur en simultáneo con los comicios nacionales del próximo año, norma que el Senado comenzará a discutir hoy mismo.
 
El texto aprobado fija las elecciones de los 43 representantes de Argentina en el Parlasur en simultáneo con los comicios nacionales de agosto y octubre de 2015. El período de transición durante el cual no es obligatorio que se elijan los parlamentarios por voto  directo se ha extendido hasta el 2020. El apuro al trámite impuesto por el oficialismo no tiene explicación alguna.
 
El oficialismo esperó a la última sesión del año y dentro de una batería de proyectos, el de la elección de legisladores del Parlasur, con el que se tendrá fueros, obtuvo 140 votos afirmativos, 72 negativos y 18 abstenciones. El proyecto pasó al Senado, que tiene previsto comenzar a discutirlo hoy a las 11 en la comisión de Asuntos Constitucionales, por lo que el debate se realizará en simultáneo a la cumbre de presidentes del Mercosur en la ciudad de Paraná.
 
Según señalaron fuentes del bloque oficialista de la Cámara, seguramente hoy  sacará dictamen y se intentará llevar el texto al recinto. Para ello, el cristinismo necesitará el voto de los dos tercios de los legisladores, para poder habilitar el tratamiento sobre tablas del proyecto.
 
De no conseguir el respaldo de la UCR y el Peronismo Federal, el FpV intentaría sesionar el próximo 30 de diciembre, para aprobar la iniciativa antes del próximo año electoral.
 
La idea del cristinismo es proponer a Cristina como representante de Argentina en el Parlasur y así blindarla para que pueda zafar de ir a la cárcel por todas las causas judiciales que le lloverán por presuntos hechos de corrupción.
 
La Opinión Popular

17-12-2014 / 09:12
  En una sorpresiva jugada, Cristina Fernández descabezó ayer la Secretaría de Inteligencia (SI, ex SIDE), echó a Héctor Icazuriaga y a su poderoso segundo, Francisco Larcher, por las investigaciones judiciales que afectan al Gobierno. Sus lugares serán ocupados por Parrilli y por Mena, un hombre de La Cámpora; el inefable Aníbal Fernández regresa al Gabinete y volverá a cumplir la función que desempeñó con Duhalde.
 
En las Fuerzas Armadas interpretaban los cambios en la ex SIDE como un fortalecimiento de la influencia del jefe del Ejército, expresando la confianza que Cristina le tiene al general "nac & pop" César Milani, acusado de delitos de lesa humanidad y sospechado de enriquecimiento ilícito, que construyó su poder a partir de la consolidación de su propio aparato de inteligencia.
 
Desde el retorno a la democracia, el cristinismo fue el gobierno que llevó el espionaje interno a su máxima expresión. El denominado Proyecto X, para infiltrarse en organizaciones sociales opositoras; las famosas carpetas que se le mostraban a intendentes del Conurbano para evitar que sacaran los pies del plato; y el financiamiento de campañas de desprestigio contra opositores, fueron prácticas habituales que implementó el gobierno de CFK.
 
El cristinismo violó una de las reglas básicas de la democracia al haber utilizado las Fuerzas Armadas, que deberían estar al servicio de la soberanía nacional, a hacer tareas de espionaje interno. Y para eso se valió del represor Milani, asiduo visitante de Carlos Zannini, un hombre que tiene contacto directo y permanente con Cristina.
 
Dentro del oficialismo aseguran que Milani estaría detrás de toda esta movida para que, siguiendo las órdenes de la Casa Rosada, enrollar a las fuerzas armadas con los trapos sucios del cristinismo. Y para lograr sus fines cuenta con una millonaria caja a su disposición: el Congreso le asignó al área de inteligencia del ejército  $ 568,5 millones para 2015, un 31,8% más que este año.
 
Estos cambios introducidos en el gabinete de CFK muestran, a las claras, la descomposición del poder político del cristinismo, en momentos en que están avanzando, como nunca antes, las investigaciones judiciales contra funcionarios K de primera línea y contra la propia familia presidencial.
 
Haber metido mano en la conducción de la Secretaría de Inteligencia, una reconocida cueva de espías, da cuenta de que en el último tramo de su gestión el cristinismo está dispuesto a recurrir a las peores armas para intentar obtener impunidad.
 
Desde la última dictadura militar, las carpetas elaboradas por los servicios han servido como mecanismo de presión de los gobiernos contra empresarios, gremialistas y dirigentes políticos opositores, como así también como instrumento de disciplinamiento interno.
 
Con la ayuda de los espías que le reportan políticamente, existen indicios que se viene una campaña política muy sucia en 2015. La hora de la infamia ha llegado.
 
La Opinión Popular

16-12-2014 / 16:12
NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar