La Opinión Popular
                  13:31  |  Martes 03 de Marzo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Somos mensajeros de la lucha y la verdad, somos peregrinos de la amada libertad”. Raly Barrionuevo
Internacionales - 03-06-2011 / 09:06
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 3 DE JUNIO DE 1976 ES HALLADO EN PROVINCIA DE BUENOS AIRES EL CADÁVER DEL EX PRESIDENTE DE BOLIVIA, SECUESTRADO Y POSTERIORMENTE ASESINADO

El ex presidente nacionalista de Bolivia, Juan José Torres, es asesinado por la Triple A

El ex presidente nacionalista de Bolivia, Juan José Torres, es asesinado por la Triple A
JJ Torres: “He comprendido que no era imposible ignorar el dolor, rechazar y despreciar la miseria, huir de la ignorancia, permanecer indiferente a la frustración y al abandono”.
Asumió el poder por medio de un levantamiento popular, con participación de trabajadores, organizaciones campesinas, el movimiento universitario y un sector de los militares leales a Torres (el presidente Torres bautizó a esta alianza como los 4 pilares de la revolución) el 7 de octubre de 1970 con la finalidad de evitar un golpe de estado, contra el gobierno del general Alfredo Ovando Candía, estableciendo una gobierno militar de izquierda.
 
El breve gobierno revolucionario del general Torres realizó la nacionalización de la Mina Matilde y las Colas y Desmontes, la expulsión de los Cuerpos de Paz de los Estados Unidos, dispuso un aumento presupuestario significativo a las universidades bolivianas, la creación de la Corporación de Desarrollo (incubadoras de las empresas estatales bolivianas) y el Banco del Estado (banco de desarrollo), además de un alto rediseño salarial a los mineros.
 
Fue secuestrado y asesinado en Buenos Aires el 3 de junio de 1976, en el marco del Plan Cóndor. En su muerte participaron miembros de grupos paramilitares como la Triple A, además de la complicidad y colaboración de las dictaduras de Hugo Banzer y Jorge Rafael Videla.
 
De la redacción de La Opinión Popular

Juan José Torres González (nacido en la ciudad de Cochabamba, 5 de marzo de 1920 - San Andrés de Giles, Buenos Aires, 2 de junio de 1976) conocido popularmente como JJ (Jota Jota), fue un militar y político boliviano, que se desempeñó como presidente de la República de Bolivia entre el 7 de octubre de 1970 y el 21 de agosto de 1971.
 
 
Orígenes humildes
 
Su infancia se caracterizó por una vida de austeridad, causada principalmente por la prematura muerte de su padre la Guerra del Chaco, ya que tuvo que hacerse cargo de la manutención de la familia compuesta por seis hermanos.
 
Ingresó a la academia del Ejército, egresando del colegio militar "Gualberto Villarroel", el 20 de diciembre de 1941, con el grado de Subteniente del arma de artillería. En 1964 se desempeñó como Agregado Militar en la embajada de Bolivia en Brasil y en 1965 fue nombrado embajador en Uruguay.
 
 
Carrera militar
 
En 1966 es nombrado Ministro de Trabajo por la Junta Militar de Gobierno, presidida por el general Alfredo Ovando Candía. Al año siguiente es nombrado Jefe de Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas bolivianas. Entre 1968 y 1969 se desempeña como Secretario Permanente del Consejo Supremo de Defensa Nacional.
 
Durante el desempeño de estas funciones, Torres y un núcleo de civiles y militares diseñaron los lineamientos políticos e ideológicos, y las bases programáticas que asumiría como mandato el gobierno de Ovando.
 
Torres fue autor del "Mandato Revolucionario de las Fuerzas Armadas", plataforma programática de los gobiernos militares, también presidió junto a José Ortiz Mercado la elaboración de la "Estrategia Socio-Económica del Desarrollo Nacional" documento que debería guiar la gestión gubernamental de Ovando pero que en la práctica se inició su implantación durante el gobierno de Torres.
 
Durante el gobierno de Ovando y por instrucciones del "2do Mandato Revolucionario de las FF.AA" (elaborado también por Torres) se nacionalizó la empresa Bolivian Gulf Oil Company. En 1970 fue nombrado Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, desempeñándose en el gabinete de ministros como representante directo de las FF.AA bolivianas, con la finalidad central de hacer que el Gobierno de Ovando cumpla con los Mandatos de ls FF.AA.
 
 
Presidente popular
 
Asumió el poder por medio de un levantamiento popular, con participación de trabajadores, organizaciones campesinas, el movimiento universitario y un sector de los militares leales a Torres (el presidente Torres bautizó a esta alianza como los 4 pilares de la revolución) el 7 de octubre de 1970 con la finalidad de evitar un golpe de estado, contra el gobierno del general Alfredo Ovando Candía, estableciendo una gobierno militar de izquierda.
 
El breve gobierno revolucionario del general Torres realizó la nacionalización de la Mina Matilde y las Colas y Desmontes, la expulsión de los Cuerpos de Paz de los Estados Unidos, dispuso un aumento presupuestario significativo a las universidades bolivianas, la creación de la Corporación de Desarrollo (incubadoras de las empresas estatales bolivianas) y el Banco del Estado (banco de desarrollo), además de un alto rediseño salarial a los mineros.
 
 
Exilio y asesinato en Argentina
 
Fue derrocado por un golpe de estado de derecha, el 21 de agosto de 1971, dirigido por Hugo Banzer con el apoyo de sectores conservadores brasileños y parte de la colonia alemana en Bolivia. Partió al exilio, primero en Perú, después a Chile y finalmente a la Argentina.
 
Fue secuestrado y asesinado en Buenos Aires el 3 de junio de 1976, en el marco del Plan Cóndor. En su muerte participaron miembros de grupos paramilitares como la Triple A, además de la complicidad y colaboración de las dictaduras de Hugo Banzer y Jorge Rafael Videla.
 
En 1983 los restos de Torres fueron repatriados a Bolivia desde México, por iniciativa de la Central Obrera Boliviana y varias organizaciones populares, y la disposición del gobierno de Hernán Siles Suazo.
 

De la redacción de La Opinión Popular
Agreganos como amigo a Facebook
02-03-2015 / 12:03
24-02-2015 / 06:02
22-02-2015 / 18:02
21-02-2015 / 12:02
20-02-2015 / 17:02
 
Cerca de un centenar de efectivos de la policía política venezolana allanó violentamente ayer las oficinas del alcalde mayor metropolitano, el opositor Antonio Ledezma, y se lo llevó detenido después de pegarle y disparar al aire. Por la noche, el presidente Nicolás Maduro afirmó que el alcalde mayor fue arrestado por golpismo.
 
Ledezma había sido acusado por el gobierno de tomar parte de una supuesta conspiración organizada en Estados Unidos para derrocar el régimen chavista. Días atrás también fueron arrestados una decena de militares en actividad y retirados a los que se involucró en esa intentona que, según el relato de Maduro, incluía el bombardeo de la sede presidencial, del ministerio de Defensa y las oficinas de la cadena estatal TeleSur. La oposición rechazó en conjunto la información y la calificó de ridícula.
 
Las fuerzas armadas en Venezuela ocupan, cada vez más, un rol central en todos los aspectos de la sociedad. Reprime protestas, realiza obras de ingeniera, se encarga del comercio exterior e interior, cumple funciones de seguridad, coordina la logística de bienes en el país, conduce acciones de inteligencia interna y es un elemento de militancia política y proselitismo esencial para el gobierno venezolano.
 
Nuestro "aliado" en el Caribe se ha convertido en lo que Argentina ha luchado por no ser desde el fin de la dictadura. Y como ejemplo más reciente tenemos el Decreto N° 1.605 del 10 de febrero del 2015, aprobado por el Presidente Nicolás Maduro, mediante el cual se dicta el Reglamento Orgánico de la Dirección General de Contrainteligencia Militar.
 
El nuevo reglamento establece una estructura orgánico-funcional del aparato de inteligencia militar que se asemeja al de la dictadura que vivió Argentina. Este aparato de inteligencia se caracteriza por depender directamente del Presidente de la República para realizar operaciones de inteligencia y contrainteligencia con competencias virtualmente ilimitadas y sin control.
 
Los años recientes repletos de represión estatal, violaciones a los derechos humanos, presos políticos en cárceles militares, cierre y censura de medios opositores, destrucción de la independencia de poderes y aumento exponencial de los poderes del ejecutivo venezolano, es un escenario más que preocupante.
 
Lo que está viviendo Venezuela hoy, Argentina ya lo vivió hace décadas con la dictadura militar. Y, lamentablemente, el presidente Maduro es el ejemplo de gobernante que Cristina Fernández toma para nuestra Patria.
 
La Opinión Popular

NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar