La Opinión Popular
                  02:10  |  Jueves 23 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Un país atravesado sólo por estrategias de poder
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
“Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Albert Einstein
Internacionales - 03-06-2011 / 09:06
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 3 DE JUNIO DE 1976 ES HALLADO EN PROVINCIA DE BUENOS AIRES EL CADÁVER DEL EX PRESIDENTE DE BOLIVIA, SECUESTRADO Y POSTERIORMENTE ASESINADO

El ex presidente nacionalista de Bolivia, Juan José Torres, es asesinado por la Triple A

El ex presidente nacionalista de Bolivia, Juan José Torres, es asesinado por la Triple A
JJ Torres: “He comprendido que no era imposible ignorar el dolor, rechazar y despreciar la miseria, huir de la ignorancia, permanecer indiferente a la frustración y al abandono”.
Asumió el poder por medio de un levantamiento popular, con participación de trabajadores, organizaciones campesinas, el movimiento universitario y un sector de los militares leales a Torres (el presidente Torres bautizó a esta alianza como los 4 pilares de la revolución) el 7 de octubre de 1970 con la finalidad de evitar un golpe de estado, contra el gobierno del general Alfredo Ovando Candía, estableciendo una gobierno militar de izquierda.
 
El breve gobierno revolucionario del general Torres realizó la nacionalización de la Mina Matilde y las Colas y Desmontes, la expulsión de los Cuerpos de Paz de los Estados Unidos, dispuso un aumento presupuestario significativo a las universidades bolivianas, la creación de la Corporación de Desarrollo (incubadoras de las empresas estatales bolivianas) y el Banco del Estado (banco de desarrollo), además de un alto rediseño salarial a los mineros.
 
Fue secuestrado y asesinado en Buenos Aires el 3 de junio de 1976, en el marco del Plan Cóndor. En su muerte participaron miembros de grupos paramilitares como la Triple A, además de la complicidad y colaboración de las dictaduras de Hugo Banzer y Jorge Rafael Videla.
 
De la redacción de La Opinión Popular

Juan José Torres González (nacido en la ciudad de Cochabamba, 5 de marzo de 1920 - San Andrés de Giles, Buenos Aires, 2 de junio de 1976) conocido popularmente como JJ (Jota Jota), fue un militar y político boliviano, que se desempeñó como presidente de la República de Bolivia entre el 7 de octubre de 1970 y el 21 de agosto de 1971.
 
 
Orígenes humildes
 
Su infancia se caracterizó por una vida de austeridad, causada principalmente por la prematura muerte de su padre la Guerra del Chaco, ya que tuvo que hacerse cargo de la manutención de la familia compuesta por seis hermanos.
 
Ingresó a la academia del Ejército, egresando del colegio militar "Gualberto Villarroel", el 20 de diciembre de 1941, con el grado de Subteniente del arma de artillería. En 1964 se desempeñó como Agregado Militar en la embajada de Bolivia en Brasil y en 1965 fue nombrado embajador en Uruguay.
 
 
Carrera militar
 
En 1966 es nombrado Ministro de Trabajo por la Junta Militar de Gobierno, presidida por el general Alfredo Ovando Candía. Al año siguiente es nombrado Jefe de Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas bolivianas. Entre 1968 y 1969 se desempeña como Secretario Permanente del Consejo Supremo de Defensa Nacional.
 
Durante el desempeño de estas funciones, Torres y un núcleo de civiles y militares diseñaron los lineamientos políticos e ideológicos, y las bases programáticas que asumiría como mandato el gobierno de Ovando.
 
Torres fue autor del "Mandato Revolucionario de las Fuerzas Armadas", plataforma programática de los gobiernos militares, también presidió junto a José Ortiz Mercado la elaboración de la "Estrategia Socio-Económica del Desarrollo Nacional" documento que debería guiar la gestión gubernamental de Ovando pero que en la práctica se inició su implantación durante el gobierno de Torres.
 
Durante el gobierno de Ovando y por instrucciones del "2do Mandato Revolucionario de las FF.AA" (elaborado también por Torres) se nacionalizó la empresa Bolivian Gulf Oil Company. En 1970 fue nombrado Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, desempeñándose en el gabinete de ministros como representante directo de las FF.AA bolivianas, con la finalidad central de hacer que el Gobierno de Ovando cumpla con los Mandatos de ls FF.AA.
 
 
Presidente popular
 
Asumió el poder por medio de un levantamiento popular, con participación de trabajadores, organizaciones campesinas, el movimiento universitario y un sector de los militares leales a Torres (el presidente Torres bautizó a esta alianza como los 4 pilares de la revolución) el 7 de octubre de 1970 con la finalidad de evitar un golpe de estado, contra el gobierno del general Alfredo Ovando Candía, estableciendo una gobierno militar de izquierda.
 
El breve gobierno revolucionario del general Torres realizó la nacionalización de la Mina Matilde y las Colas y Desmontes, la expulsión de los Cuerpos de Paz de los Estados Unidos, dispuso un aumento presupuestario significativo a las universidades bolivianas, la creación de la Corporación de Desarrollo (incubadoras de las empresas estatales bolivianas) y el Banco del Estado (banco de desarrollo), además de un alto rediseño salarial a los mineros.
 
 
Exilio y asesinato en Argentina
 
Fue derrocado por un golpe de estado de derecha, el 21 de agosto de 1971, dirigido por Hugo Banzer con el apoyo de sectores conservadores brasileños y parte de la colonia alemana en Bolivia. Partió al exilio, primero en Perú, después a Chile y finalmente a la Argentina.
 
Fue secuestrado y asesinado en Buenos Aires el 3 de junio de 1976, en el marco del Plan Cóndor. En su muerte participaron miembros de grupos paramilitares como la Triple A, además de la complicidad y colaboración de las dictaduras de Hugo Banzer y Jorge Rafael Videla.
 
En 1983 los restos de Torres fueron repatriados a Bolivia desde México, por iniciativa de la Central Obrera Boliviana y varias organizaciones populares, y la disposición del gobierno de Hernán Siles Suazo.
 

De la redacción de La Opinión Popular
Agreganos como amigo a Facebook
20-10-2014 / 17:10
 
La Larga Marcha fue el éxodo a través del interior de China que siguieron las tropas del Ejército Rojo chino, las fuerzas armadas del Partido Comunista de China (PCCh), entre los años 1934 y 1935, huyendo del ejército de la República de China.
 
Años antes, los comunistas habían logrado establecer una zona bajo su control en un área montañosa de la provincia de Jiangxi, en el sur del país, donde establecieron la República Soviética de China.
 
Acosados por las fuerzas de la República, dirigidas por el Generalísimo Chiang Kai-shek, el 16 de octubre de 1934 los dirigentes comunistas decidieron emprender la huida hacia el interior, que los llevaría un año después a la provincia norteña de Shaanxi, en una región aún más remota que se encontraba también bajo control comunista.
 
Durante la Larga Marcha, los comunistas, eventualmente liderados por Mao Zedong y Zhou Enlai, escaparon en círculos hacia el oeste y el norte, recorriendo alrededor de 12.500 kilómetros en 370 días, llegando a la localidad de Wuqi, distrito de Bao'an (actualmente Yan'an), el 20 de octubre de 1935, donde se reúnen con sus camaradas de Shaanxi; poniendo punto final a la Larga Marcha.
 
La dureza del viaje a través de la China interior, que sólo completarían 8000 de los 86.000 hombres que habían comenzado la marcha un año antes en Jiangxi, haría de este uno de los episodios más significativos y determinantes en la historia del Partido Comunista de China, que sellaría el prestigio personal de los nuevos dirigentes del Partido, con Mao a la cabeza, en las décadas siguientes.
 
Como Mao y Zhou, prácticamente todos los grandes líderes del Partido Comunista en las siguientes décadas serían veteranos de la Larga Marcha, tales como Zhu De, Lin Biao, Peng Dehuai, Liu Shaoqi o Deng Xiaoping, entre otros.
 
La Opinión Popular

20-10-2014 / 17:10
 
Muamar Muhamad Abu-minyar el Gadafi o Muammar Kadhafi, fue un militar y político libio que gobernó su país desde 1969 hasta el día de su muerte. Durante su estancia de varias décadas en el poder, promovió la «yamahiriya» como la ideología y el Estado socialista para el tercer mundo.
 
Tras titularse como licenciado en Derecho, lideró la Revolución del 1 de septiembre en 1969 que derrocó al rey Idris I de Libia, sustituyendo el Reino por la República Árabe Libia. Como parte de su programa socialista de gobierno, Gadafi nacionalizó en la década de 1970 toda la empresa privada, incluyendo la tierra, la industria petrolera y los bancos, y permitiendo solo los pequeños negocios familiares.
 
Por la edad con la que tomó el poder, su imagen de militar rebelde y sus políticas izquierdistas anticolonialistas y de distribución de la riqueza fue calificado como el «Che Guevara árabe». Quiso ser el sucesor del líder egipcio Gamal Abdel Nasser, como cabeza visible del panarabismo y del socialismo árabe e intentó en más de una ocasión, sin éxito, unificar a Libia con otros países árabes.
 
Asimismo buscó posicionarse como sucesor del entonces presidente yugoslavo Josip Broz Tito y del político indio Sri Pandit Jawaharlal Nehru dentro del Movimiento de Países No Alineados, para convertirse en el líder de esta organización de Estados tercermundistas no alineados ni con el capitalismo estadounidense ni con el socialismo soviético.
 
En la década de los 80, fue objeto de varios intentos de derrocamiento por parte del gobierno de los Estados Unidos. Durante un bombardeo yanqui a Trípoli, ejecutado en 1986, bajo la administración de Ronald Reagan, Hana, la hija de Gadafi, resultó muerta.
 
En febrero de 2011, las protestas de los opositores a Gadafi fueron duramente reprimidas, agudizando el conflicto que desembocó en una rebelión de gran escala y un grave conflicto armado alentado y apoyado por la OTAN y otros países afines.
 
Las tropas opositoras lograron dominar gran parte del territorio libio en unos meses y capturaron la capital el 22 de agosto de 2011. Después de varias semanas sitiado, Gadafi fue herido y tras su captura por los rebeldes, ejecutado por éstos en plena calle el 20 de octubre de 2011.
 
La muerte de Gadafi no fue linda ni prolija. Murió con dignidad, peleando hasta el final en su ciudad natal contra fuerzas muy superiores. Pero los de la OTAN lo cazaron como un pajarito y se lo sirvieron en bandeja a la turba enardecida para que lo asesinen, para que lo apaleen hasta desfigurarlo.
 
Tras la caída de Gadafi con ayuda de la OTAN, Libia derivó en una suerte de reino de taifas en el que multitud de grupos armados se resisten a deponer el poder conseguido mediante las armas. En agosto de 2014 los enfrentamientos entre los grupos rivales adquieren carácter de guerra civil.
 
La Opinión Popular

15-10-2014 / 10:10
13-10-2014 / 09:10
09-10-2014 / 17:10
NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar