La Opinión Popular
                  04:21  |  Sábado 02 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Hay que recuperar el progresismo
Por Luis Alberto Romero - Historiador.
“La detención de José López, resulta un bochorno y una obscenidad para la clase dirigente. Después de esto, creo que no le quedan dudas a nadie de que el kirchnerismo está herido de muerte”. Juan Schiaretti
Internacionales - 03-06-2011 / 09:06
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 3 DE JUNIO DE 1976 ES HALLADO EN PROVINCIA DE BUENOS AIRES EL CADÁVER DEL EX PRESIDENTE DE BOLIVIA, SECUESTRADO Y POSTERIORMENTE ASESINADO

El ex presidente nacionalista de Bolivia, Juan José Torres, es asesinado por la Triple A

El ex presidente nacionalista de Bolivia, Juan José Torres, es asesinado por la Triple A
JJ Torres: “He comprendido que no era imposible ignorar el dolor, rechazar y despreciar la miseria, huir de la ignorancia, permanecer indiferente a la frustración y al abandono”.
Asumió el poder por medio de un levantamiento popular, con participación de trabajadores, organizaciones campesinas, el movimiento universitario y un sector de los militares leales a Torres (el presidente Torres bautizó a esta alianza como los 4 pilares de la revolución) el 7 de octubre de 1970 con la finalidad de evitar un golpe de estado, contra el gobierno del general Alfredo Ovando Candía, estableciendo una gobierno militar de izquierda.
 
El breve gobierno revolucionario del general Torres realizó la nacionalización de la Mina Matilde y las Colas y Desmontes, la expulsión de los Cuerpos de Paz de los Estados Unidos, dispuso un aumento presupuestario significativo a las universidades bolivianas, la creación de la Corporación de Desarrollo (incubadoras de las empresas estatales bolivianas) y el Banco del Estado (banco de desarrollo), además de un alto rediseño salarial a los mineros.
 
Fue secuestrado y asesinado en Buenos Aires el 3 de junio de 1976, en el marco del Plan Cóndor. En su muerte participaron miembros de grupos paramilitares como la Triple A, además de la complicidad y colaboración de las dictaduras de Hugo Banzer y Jorge Rafael Videla.
 
De la redacción de La Opinión Popular

Juan José Torres González (nacido en la ciudad de Cochabamba, 5 de marzo de 1920 - San Andrés de Giles, Buenos Aires, 2 de junio de 1976) conocido popularmente como JJ (Jota Jota), fue un militar y político boliviano, que se desempeñó como presidente de la República de Bolivia entre el 7 de octubre de 1970 y el 21 de agosto de 1971.
 
 
Orígenes humildes
 
Su infancia se caracterizó por una vida de austeridad, causada principalmente por la prematura muerte de su padre la Guerra del Chaco, ya que tuvo que hacerse cargo de la manutención de la familia compuesta por seis hermanos.
 
Ingresó a la academia del Ejército, egresando del colegio militar "Gualberto Villarroel", el 20 de diciembre de 1941, con el grado de Subteniente del arma de artillería. En 1964 se desempeñó como Agregado Militar en la embajada de Bolivia en Brasil y en 1965 fue nombrado embajador en Uruguay.
 
 
Carrera militar
 
En 1966 es nombrado Ministro de Trabajo por la Junta Militar de Gobierno, presidida por el general Alfredo Ovando Candía. Al año siguiente es nombrado Jefe de Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas bolivianas. Entre 1968 y 1969 se desempeña como Secretario Permanente del Consejo Supremo de Defensa Nacional.
 
Durante el desempeño de estas funciones, Torres y un núcleo de civiles y militares diseñaron los lineamientos políticos e ideológicos, y las bases programáticas que asumiría como mandato el gobierno de Ovando.
 
Torres fue autor del "Mandato Revolucionario de las Fuerzas Armadas", plataforma programática de los gobiernos militares, también presidió junto a José Ortiz Mercado la elaboración de la "Estrategia Socio-Económica del Desarrollo Nacional" documento que debería guiar la gestión gubernamental de Ovando pero que en la práctica se inició su implantación durante el gobierno de Torres.
 
Durante el gobierno de Ovando y por instrucciones del "2do Mandato Revolucionario de las FF.AA" (elaborado también por Torres) se nacionalizó la empresa Bolivian Gulf Oil Company. En 1970 fue nombrado Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, desempeñándose en el gabinete de ministros como representante directo de las FF.AA bolivianas, con la finalidad central de hacer que el Gobierno de Ovando cumpla con los Mandatos de ls FF.AA.
 
 
Presidente popular
 
Asumió el poder por medio de un levantamiento popular, con participación de trabajadores, organizaciones campesinas, el movimiento universitario y un sector de los militares leales a Torres (el presidente Torres bautizó a esta alianza como los 4 pilares de la revolución) el 7 de octubre de 1970 con la finalidad de evitar un golpe de estado, contra el gobierno del general Alfredo Ovando Candía, estableciendo una gobierno militar de izquierda.
 
El breve gobierno revolucionario del general Torres realizó la nacionalización de la Mina Matilde y las Colas y Desmontes, la expulsión de los Cuerpos de Paz de los Estados Unidos, dispuso un aumento presupuestario significativo a las universidades bolivianas, la creación de la Corporación de Desarrollo (incubadoras de las empresas estatales bolivianas) y el Banco del Estado (banco de desarrollo), además de un alto rediseño salarial a los mineros.
 
 
Exilio y asesinato en Argentina
 
Fue derrocado por un golpe de estado de derecha, el 21 de agosto de 1971, dirigido por Hugo Banzer con el apoyo de sectores conservadores brasileños y parte de la colonia alemana en Bolivia. Partió al exilio, primero en Perú, después a Chile y finalmente a la Argentina.
 
Fue secuestrado y asesinado en Buenos Aires el 3 de junio de 1976, en el marco del Plan Cóndor. En su muerte participaron miembros de grupos paramilitares como la Triple A, además de la complicidad y colaboración de las dictaduras de Hugo Banzer y Jorge Rafael Videla.
 
En 1983 los restos de Torres fueron repatriados a Bolivia desde México, por iniciativa de la Central Obrera Boliviana y varias organizaciones populares, y la disposición del gobierno de Hernán Siles Suazo.
 

De la redacción de La Opinión Popular
Agreganos como amigo a Facebook
01-07-2016 / 17:07
29-06-2016 / 12:06
25-06-2016 / 09:06
La decisión del Reino Unido de escindirse de la Unión Europea, proceso que se conoció como Brexit, abre un signo de interrogación ante el abanico de posibles caminos que pueda encarar esa economía y cuyos efectos directos e indirectos trascenderán las fronteras británicas. El referéndum británico sacudió las bolsas europeas, fortaleció a la extrema derecha, dejó en estado de nocaut a la clase política del Viejo Continente y despertó las ambiciones separatistas de los derechistas que, desde hace varios años, han hecho de su hostilidad a la construcción Europea uno de sus caballitos de batalla preferidos.
 
La jefa del Frente Nacional, Marine Le Pen, reclamó una consulta similar a la británica "en Francia y en los demás países de la Unión Europea". Igual exigencia fue planteada en Holanda por Geert Wilders. La canciller alemana Ángela Merkel advirtió sobre las consecuencias del "golpe" contra la construcción europea y el consiguiente "proceso de unificación de Europa".
 
Los países más comprometidos serán aquellos que pertenecen al bloque y tienen una alta exposición en activos financieros británicos o dependen de las inversiones del Reino Unido en sus economías, como el caso español e italiano. En América latina el impacto llegará por la vía de la apreciación del dólar frente al debilitado euro, pese a que el Reino Unido no utiliza la moneda comunitaria.
 
En la Argentina se especula con un impacto acotado, el cual vendrá tanto del frente financiero como comercial. Este último podría verse resentido ante una economía británica aún más proteccionista de lo que ya es la Eurozona. Por el lado financiero, la huida de capitales hacia mercados desarrollados haría escasear la liquidez global. El efecto podrá ser acotado pero llega en un momento delicado para el país, donde el gobierno de Mauricio Macri parece haber apostado todas sus fichas al ingreso de inversiones extranjeras.
 
El Brexit ya provocó la primera sacudida en el sistema financiero, con caída en los principales índices bursátiles como no se veía desde la crisis financiera internacional de 2007. El principal canal de la crisis es la salida de capitales en búsqueda de activos de calidad como refugio (que ofrecen poca volatilidad pero bajo rendimiento), lo que se conoce como "flight to quality". En las primeras horas desde la noticia se exhibe una revalorización global del dólar y del oro. La libra esterlina cayó 7,5 por ciento ante el dólar y el euro bajó 2 por ciento.
 
En líneas generales, el Brexit puede tener consecuencias negativas comerciales y financieras, que deriven en menores inversiones. Estos efectos bastan para reducir la disposición a invertir o a consumir. Estos dos efectos son los que más preocupan por su potencial impacto a la Argentina. Lo que tendrá serias implicancias para nuestro país, en particular en la decisión de apostar al crecimiento a través de la inversión privada. El gobierno de Macri hizo un viraje de 180 grados en que el eje del crecimiento pasa por la inversión privada. Y a la inversión privada, el resultado del Brexit le pega muy negativamente.
 
Pero, el resultado del referéndum serviría más de excusa, al gobierno de Macri, para justificar que la recuperación económica y la ola de inversiones se demoran, que para provocar la demora en sí misma.
 
La Opinión Popular

24-06-2016 / 20:06
21-06-2016 / 18:06
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar