La Opinión Popular
                  06:25  |  Domingo 05 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Hasta aquí el kirchnerismo tiene poco menos de un tercio, que es lo que tuvo siempre. No sé de dónde aparecen estas cosas de que se va a comer a los chicos crudos”. Ernesto Sanz
Internacionales - 03-06-2011 / 09:06
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 3 DE JUNIO DE 1976 ES HALLADO EN PROVINCIA DE BUENOS AIRES EL CADÁVER DEL EX PRESIDENTE DE BOLIVIA, SECUESTRADO Y POSTERIORMENTE ASESINADO

El ex presidente nacionalista de Bolivia, Juan José Torres, es asesinado por la Triple A

El ex presidente nacionalista de Bolivia, Juan José Torres, es asesinado por la Triple A
JJ Torres: “He comprendido que no era imposible ignorar el dolor, rechazar y despreciar la miseria, huir de la ignorancia, permanecer indiferente a la frustración y al abandono”.
Asumió el poder por medio de un levantamiento popular, con participación de trabajadores, organizaciones campesinas, el movimiento universitario y un sector de los militares leales a Torres (el presidente Torres bautizó a esta alianza como los 4 pilares de la revolución) el 7 de octubre de 1970 con la finalidad de evitar un golpe de estado, contra el gobierno del general Alfredo Ovando Candía, estableciendo una gobierno militar de izquierda.
 
El breve gobierno revolucionario del general Torres realizó la nacionalización de la Mina Matilde y las Colas y Desmontes, la expulsión de los Cuerpos de Paz de los Estados Unidos, dispuso un aumento presupuestario significativo a las universidades bolivianas, la creación de la Corporación de Desarrollo (incubadoras de las empresas estatales bolivianas) y el Banco del Estado (banco de desarrollo), además de un alto rediseño salarial a los mineros.
 
Fue secuestrado y asesinado en Buenos Aires el 3 de junio de 1976, en el marco del Plan Cóndor. En su muerte participaron miembros de grupos paramilitares como la Triple A, además de la complicidad y colaboración de las dictaduras de Hugo Banzer y Jorge Rafael Videla.
 
De la redacción de La Opinión Popular

Juan José Torres González (nacido en la ciudad de Cochabamba, 5 de marzo de 1920 - San Andrés de Giles, Buenos Aires, 2 de junio de 1976) conocido popularmente como JJ (Jota Jota), fue un militar y político boliviano, que se desempeñó como presidente de la República de Bolivia entre el 7 de octubre de 1970 y el 21 de agosto de 1971.
 
 
Orígenes humildes
 
Su infancia se caracterizó por una vida de austeridad, causada principalmente por la prematura muerte de su padre la Guerra del Chaco, ya que tuvo que hacerse cargo de la manutención de la familia compuesta por seis hermanos.
 
Ingresó a la academia del Ejército, egresando del colegio militar "Gualberto Villarroel", el 20 de diciembre de 1941, con el grado de Subteniente del arma de artillería. En 1964 se desempeñó como Agregado Militar en la embajada de Bolivia en Brasil y en 1965 fue nombrado embajador en Uruguay.
 
 
Carrera militar
 
En 1966 es nombrado Ministro de Trabajo por la Junta Militar de Gobierno, presidida por el general Alfredo Ovando Candía. Al año siguiente es nombrado Jefe de Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas bolivianas. Entre 1968 y 1969 se desempeña como Secretario Permanente del Consejo Supremo de Defensa Nacional.
 
Durante el desempeño de estas funciones, Torres y un núcleo de civiles y militares diseñaron los lineamientos políticos e ideológicos, y las bases programáticas que asumiría como mandato el gobierno de Ovando.
 
Torres fue autor del "Mandato Revolucionario de las Fuerzas Armadas", plataforma programática de los gobiernos militares, también presidió junto a José Ortiz Mercado la elaboración de la "Estrategia Socio-Económica del Desarrollo Nacional" documento que debería guiar la gestión gubernamental de Ovando pero que en la práctica se inició su implantación durante el gobierno de Torres.
 
Durante el gobierno de Ovando y por instrucciones del "2do Mandato Revolucionario de las FF.AA" (elaborado también por Torres) se nacionalizó la empresa Bolivian Gulf Oil Company. En 1970 fue nombrado Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, desempeñándose en el gabinete de ministros como representante directo de las FF.AA bolivianas, con la finalidad central de hacer que el Gobierno de Ovando cumpla con los Mandatos de ls FF.AA.
 
 
Presidente popular
 
Asumió el poder por medio de un levantamiento popular, con participación de trabajadores, organizaciones campesinas, el movimiento universitario y un sector de los militares leales a Torres (el presidente Torres bautizó a esta alianza como los 4 pilares de la revolución) el 7 de octubre de 1970 con la finalidad de evitar un golpe de estado, contra el gobierno del general Alfredo Ovando Candía, estableciendo una gobierno militar de izquierda.
 
El breve gobierno revolucionario del general Torres realizó la nacionalización de la Mina Matilde y las Colas y Desmontes, la expulsión de los Cuerpos de Paz de los Estados Unidos, dispuso un aumento presupuestario significativo a las universidades bolivianas, la creación de la Corporación de Desarrollo (incubadoras de las empresas estatales bolivianas) y el Banco del Estado (banco de desarrollo), además de un alto rediseño salarial a los mineros.
 
 
Exilio y asesinato en Argentina
 
Fue derrocado por un golpe de estado de derecha, el 21 de agosto de 1971, dirigido por Hugo Banzer con el apoyo de sectores conservadores brasileños y parte de la colonia alemana en Bolivia. Partió al exilio, primero en Perú, después a Chile y finalmente a la Argentina.
 
Fue secuestrado y asesinado en Buenos Aires el 3 de junio de 1976, en el marco del Plan Cóndor. En su muerte participaron miembros de grupos paramilitares como la Triple A, además de la complicidad y colaboración de las dictaduras de Hugo Banzer y Jorge Rafael Videla.
 
En 1983 los restos de Torres fueron repatriados a Bolivia desde México, por iniciativa de la Central Obrera Boliviana y varias organizaciones populares, y la disposición del gobierno de Hernán Siles Suazo.
 

De la redacción de La Opinión Popular
Agreganos como amigo a Facebook
04-07-2015 / 20:07
02-07-2015 / 09:07
26-06-2015 / 17:06
 
En el transcurso de cuatro horas, tres atentados terroristas sacuden a Francia, Túnez y Kuwait con más de 60 víctimas. Cerca del mediodía argentino se conoció otro ataque, esta vez en Somalia, con más de 50 muertos.
 
En Francia, un hombre fue hallado decapitado a la entrada de una fábrica en la localidad de Saint-Quentin-Fallavier, en el departamento de Isere (sureste de Francia), en un atentado en el que varias personas resultaron heridas.
 
Según la web del diario local 'Le Dauphiné Liberé', un vehículo entró dentro de la empresa Air Products, en una zona industrial, y colisionó contra varias bombonas de gas dentro de la fábrica, lo que originó una explosión en la que un número indeterminado de personas resultaron heridas. Junto al hombre decapitado, los presuntos autores depositaron una bandera del Estado Islámico (EI), según las fuentes.
 
En Túnez, al menos 27 personas murieron en un ataque a un hotel turístico en la popular localidad balnearia de Sousse, dijo hoy un funcionario del Ministerio del Interior. Una fuente de seguridad local dijo que el ataque fue en el hotel Imperial Marhaba.
 
El cuerpo de un hombre armado con un rifle de asalto Kalashnikov yacía en el área tras ser abatido en un tiroteo con la policía, dijo la fuente. Sousse es una de las playas más populares de Túnez y atrae a turistas de Europa y de naciones vecinas del norte de Africa.
 
Túnez ha estado en alerta desde marzo, cuando islamistas armados atacaron el museo Bardo causando la muerte de un grupo de turistas extranjeros, en uno de los episodios más violentos en una década en el país del norte africano.
 
En Somalía, decenas de soldados murieron en un ataque reivindicado por la milicia islamista Al Shabab contra una base de la Unión Africana (UA) en la localidad somalí de Lego, 130 kilómetros al noroeste de Mogadiscio.
 
Un comunicado publicado por el grupo terrorista eleva a 50 el número de soldados muertos. El ataque a la base fue con granadas y metralletas, confirmaron testigos.
 
Según Al Shabab, sus milicianos consiguieron entrar en la base y se enfrentaron durante horas a las tropas de la Misión de la Unión Africana en Somalia (Amisom), que apoyan al gobierno somalí en su lucha contra grupos armados.
 
La Opinión Popular

25-06-2015 / 11:06
La Guerra de Corea fue un conflicto bélico, derivado de la Guerra fría, librado desde el 25 de junio de 1950 hasta julio de 1953. Se inició como una guerra entre Corea del Sur (República de Corea) y Corea del Norte (República Democrática Popular de Corea). El conflicto rápidamente se convirtió en una guerra internacional limitada que involucró a Estados Unidos y a otras 19 naciones.
 
Fue un enfrentamiento entre los dos regímenes opuestos: el socialismo y el capitalismo. El comunista Kim Il-Sung condujo a los norcoreanos, con ayuda de la República Popular de China y la Unión Soviética. Por otra parte, el proyanqui Syngman Rhee lideró a los surcoreanos, con la asistencia de los países de las Naciones Unidas y, en particular, de Estados Unidos.
 
La Guerra tuvo su origen en el avance del socialismo y del comunismo en los países dependientes y colonizados, favorecido con el triunfo de la Revolución China. El gobierno de Estados Unidos tuvo una reacción inmediata, por la amenaza que ésta representaba para sus intereses económicos, y el presidente Truman ordenó al general MacArthur que proporcionara a Corea del Sur la ayuda necesaria y la debida intervención militar.
 
La ONU se metió de inmediato a través del Consejo de Seguridad, y, aprovechando que el delegado soviético no asistió a la convocatoria, dio su respaldo a los yanquis, quienes, actuando bajo la bandera de la ONU dirigieron y costearon económicamente las operaciones en Corea del Sur, en tanto que el gobierno de China Popular intervenía a favor del ejército norcoreano, apoyado a su vez por la Unión Soviética.
 
La Guerra de Corea habría de durar tres años, durante los cuales el conflicto parecía no tener solución. El fin de la Guerra de Corea no trajo mejoría en las relaciones entre los dos bloques.
 
En Estados Unidos, la opinión pública desaprobaba que su país se hubiera enfrentado a una guerra inútil como la de Corea, que no había resultado en una victoria militar y, en cambio, había ocasionado una gran pérdida de vidas humanas y provocado una nueva recesión económica.
 
Además, la tensa situación propia de la Guerra Fría había instalado entre los yanquis un sentimiento anticomunista que tomó tintes represivos en contra de quienes simpatizaran con la ideología socialista o fueran sospechosos.
 
La Opinión Popular

22-06-2015 / 18:06
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar