La Opinión Popular
                  10:42  |  Sábado 01 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Un país atravesado sólo por estrategias de poder
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
“Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Albert Einstein
Nacionales - 01-03-2011 / 10:03
EFEMÉRIDES POPULARES: EL 1° DE MARZO DE 1948 EL ESTADO NACIONAL TOMA POSESIÓN DE LOS FF.CC. NACIONALIZADOS POR PERÓN

Juan Perón nacionaliza los ferrocarriles británicos y franceses

Juan Perón nacionaliza los ferrocarriles británicos y franceses
Afiche de la época.
En un día como hoy, pero de 1948, bajo la dirección  del General Perón, el gobierno rompe uno a uno los eslabones que sometían nuestra economía al  Imperio Británico: se nacionaliza los ferrocarriles, lo que significó una etapa fundamental en la obra de recuperación nacional de los servicios públicos para el pueblo argentino.
 
El Gobierno procedió a la estatización de la red ferroviaria que se cerraba en abanico hacia Buenos Aires, propiedad del capital británico, como así también de la red ferroviaria de la zona cerealera, con vértice en Rosario, perteneciente a empresas francesas. Scalabrini Ortiz sintetiza el meollo de la cuestión en esta frase contundente: "Adquirir los ferrocarriles equivale a adquirir soberanía".
 
De la redacción de La Opinión Popular
En 1947 Perón nacionaliza los ferrocarriles que era una de las reivindicaciones nacionalistas más importantes del peronismo,y el gobierno toma a su cargo una ancha franja de la economía argentina que comprende desde los servicios públicos hasta empresas productivas.
 
 
Los Ferrocarriles argentinos
 
Sostiene el ensayista e historiador Norberto Galasso, en su monumental obra de dos volúmenes "Perón", que después de difíciles tratativas, el Gobierno procedió a la estatización de la red ferroviaria que se cerraba en abanico hacia Buenos Aires, propiedad del capital británico, como así también de la red ferroviaria de la zona cerealera, con vértice en Rosario, perteneciente a empresas francesas.
 
Estas medidas resultan insoslayables para un proyecto de crecimiento económico y planificación nacional, por lo cual deben aquilatarse desde esa perspectiva y no meramente desde los pormenores de la negociación, ya sea montos, plazos de pago, etc.
 
Los opositores al peronismo, desde el conservadorismo hasta la izquierda tradicional, enfocan la crítica haciendo eje en el monto abonado por la nacionalización, el mayor o menor deterioro del material rodante o la supuesta debilidad negociadora de los representantes argentinos, a tal punto que algunos pretenden mostrarla como impuesta por el capital extranjero.
 
Como se comprende, analizar una cuestión macroeconómica con el criterio de tenedor de libros de un quiosco de cigarrillos no puede llevar a ninguna conclusión correcta.
 
Raúl Scalabrini Ortiz sintetiza el meollo de la cuestión en esta frase contunden­te: "Adquirir los ferrocarriles equivale a adquirir soberanía".
 
 
Empresas británicas
 
A través de libros, artículos y conferencias, Scalabrini demostró que el negocio ferroviario los ingleses en la Argentina fue un gran despojo por muchas razones, entre otras, la cesión a las empresas de amplias fajas de terreno al costado de las vías, la rentabilidad garantizada del
7% sobre capitales que eran abultados en los balances y otras ventajas de tipo impositivo o financiero que derivaban de las concesiones.
 
Scalabrini enseña que la red ferroviaria británica, trazada en abanico hacia el puerto de Buenos Aires, fue "la tela de araña metálica que atrapó a la mosca de la República" y la condenó "al primitivismo agrario", es decir, a la condición semicolonial con respecto al imperialismo británico, según la teoría colonialista de la división internacional del trabajo.
 
Esa red fue el sistema neurálgico que sustentó una economía de exportación de carnes y cereales baratos, e importación de artículos manufacturados extranjeros caros, en gran medida ingleses. No solo por su trazado -típicamente colonial- sino también porque la tarifa parabólica aplicada a los fletes impidió sistemáticamente que en el interior argentino se desarrollasen industrias competidoras del producto importado.
 
En razón de ese rol colonialista, no existe posibilidad de planificar ningún desarrollo manteniendo el transporte ferroviario en manos extranjeras.
 
Por este motivo, así como el Gobierno entendió que la nacionalización de los ferrocarriles constituía un hito ineludible en un proceso de liberación nacional, así también los intelectuales y dirigentes políticos de los partidos tradicionales que -consciente o inconsciente bregaban a favor del viejo país agroexportador- se obsesionaron atacando esta medida.
 
Para ello, divulgaron, en primer término, una fábula que aun opera sobre algunos sectores medios: la compra fue un disparate porque estaba por vencer la ley Mitre, cual caducaban las concesiones ferroviarias y las empresas pasaban gratuitamente al Estado argentino.
 
Basta leer los contratos para advertir la inconsistencia del planteo: las concesiones -aunque sorprenda a muchos- eran "a perpetuidad", por lo cual Scalabrini ironizaba que el sol dejaría de calentar pero que todavía habría un inglés en la Argentina, titular de estas concesiones. Lo que caducaba, al vencer la ley Mitre, era la exención impositiva para importar todo tipo de repuestos ferroviarios.
 
 
Con respecto a otras empresas que quedaron en manos del Estado argentino con la nacionalización de los ferrocarriles Rodolfo Puiggrós revela su importancia.
 
Identifica a Expreso Villalonga, Expreso Furlong, Empresa de Transportes S.A., Compañía de Transportes Cordilleranos, Compañía Internacional de Transportes Automóviles, Compañía El Cóndor, Compañía El Valle; Puertos: Dock Sur en el Puerto de Buenos Compañía de Muelles y Depósitos del Puerto de La Plata, Puerto Ing. White, Puerto Grande, Puerto Galván, Puerto Ibicuy, Puerto Villa Constitución.
 
Además, a Empresa Eléctrica de Bahía Blanca, Depósitos Frigoríficos de San Juan, Compañías de Tierras y Hoteles de Alta Gracia, Frigorífico de Productores de Uva, Fomento del Norte Argentino, Argentina Agrícola, Ganadera e Inmobiliaria, Sociedad de Aguas Corrientes de Bahía Blanca, Sociedad de Consumo Ramos Generales, Ferrocarrilera de Petróleo, Distribuidora Nacional de Frutas, Frigorífico Mercado del Once, Hoteles Sudamericanos, Líneas Económicas ­Decauville.
 
Entran también en la operación: edificios y terrenos en todo el país (en Capital y Gran Buenos Aires solamente 3 millones de metros cuadrados, valuados en 900 millones de pesos), así como acciones de grandes tiendas, diarios (Editorial Haynes, dueña del diario El Mundo y revistas afines, Mundo agrario, etc., así como la revista El Hogar).
 
 
Se adquirió soberanía
 
Analizar la cuestión desde el costo de la compra o los resultados de los balances significa omitir la gran cuestión: la necesidad de que esa red que atraviesa el cuerpo del país sirva, a través de sus recorridos y sus tarifas, al crecimiento económico, el desarrollo de las economías regionales, etc., del mismo modo como la abaratamiento del boleto subsidia a los trabajadores en relación con el boleto del ómnibus, aspecto que descuidan los que viajan solamente en automóvil.
 
 
Empresas francesas
 
al hacer referencia a la "Argentina, granero del mundo", se omite la importancia que tuvieron tres empresas ferroviarias de capitales franceses, con centro en el puerto de Rosario: el Ferrocarril Francés de la Provincia de Santa Fe, una red que conecta el interior de la provincia con el puerto y por donde, en su inicio, se exportaba lana, y luego, especialmente cereales; la Compañía general de Ferrocarriles en la Provincia de Buenos Aires, cuyo trazado cubre el norte de la provincia de Buenos Aires y Sur de Santa conectando Rosario-La Plata; y el Ferrocarril Rosario-Puerto Belgrano, que comete la audacia de cruzar el abanico tendido por las empresas británicos en la provincia de Buenos Aires.
 
Importantes bancos franceses participaron en estas empresas y grupos dedicados a la exportación, como Dreyfus y Bemberg, este último ligado a la concesión del Puerto de Rosario. Esta red resulta un calco, en pequeño, del ferrocarril inglés, en tanto su trazado es también típicamente colonial, orientado en este caso al Puerto de Rosario. El control de la economía de la llamada "pampa gringa", por parte del gobierno nacional, exigió la recuperación de estas líneas de transporte.
 
De la redacción de La Opinión Popular

Agreganos como amigo a Facebook
01-11-2014 / 10:11
 
Algunos K todavía sostienen prejuicios jurásicos, más gorilas que King Kong, de creer que el pueblo es una legión de tontos a los que Marcelo Tinelli les lava el cerebro. Esa teoría paternalista viejísima dejó de funcionar cuando se descubrió que los más pobres en general votan por su experiencia social cotidiana y la de su familia y no por lo que le dicen los medios de comunicación.
 
Un millón y medio de proletarios industriales calificados que habían votado a Cristina en 2011, le retiraron su confianza en 2013 porque consideraron que la Presidenta les robaba su dinero con la excusa del impuesto a las ganancias. Otro millón y medio abandonaron las listas del Frente para la Victoria porque están hartos de la inseguridad que el Gobierno ignora. Y otra franja de votantes de la misma magnitud no apoyó a Cristina porque les produce repugnancia la matriz corrupta que tiene en Lázaro Báez yAmado Boudou los socios del matrimonio Kirchner.
 
Hay una degradación del pensamiento producto del fanatismo que ciega. Pero algo se está quebrando en un oficialismo que, desesperado por mantener la iniciativa, pega volantazos sin importarle el costo ni dejar colgado del pincel a sus aliados.
 
Es que ahora aparecen algunos sapos difíciles de digerir. Patria o Buitres se escucha cada vez menos. Patria o Clarín se escucha cada vez más, pero el discurso presuntamente antimonopólico se cayó a pedazos con la entrega a las empresas telefónicas.
 
Para decirlo en palabras de Elisa Carrió: con tal de quebrar a Clarín, la Presidenta no tuvo empacho en generar un oligopolio propio medio opa y ahora, en borrar con el codo lo que escribió en la Ley de Medios sobre cerrarle la puerta al monopolio de las Telco.
 
En esa batalla que no se priva de hacer aprobar a libro cerrado y a tambor batiente, todo tipo de leyes para castigar al periodismo hay ciertos delitos que deben ponerse bajo una lupa. El cada vez menos robo y más intimidación que sufrió Marcelo Longobardi, por ejemplo.
 
En plena parábola descendente del Gobierno, se consolida el teorema que terminará triturando la buena imagen deCristina: mientras más se cae la economía, más poder y más lugares ocupa su culpable, Axel Kicillof.
 
Eso empuja al ridículo a Jorge Capitanich que tiene que explicar cuestiones cada vez más inexplicables: que la caída de la matrícula en las escuelas públicas en un dato del crecimiento económico de los padres, o que la Corte Suprema cometió una afrenta a las instituciones republicanas y deberían presentarse a elecciones y que los medios que informan sobre la "sedición" policial cometen "apología del delito".
31-10-2014 / 11:10
31-10-2014 / 10:10
Se encienden las alarmas por la tensión que se vive en el sur por un reclamo salarial. En Santa Cruz, hay nerviosismo porque los policías de Caleta Olivia, principalmente, decidieron acuartelarse en reclamo de mejoras salariales del 25%. La medida repercute también en Río Gallegos, según informan.

Desde la Asociación de Trabajadores Policiales de Santa Cruz, surgida después del acuartelamiento de 2012, aseguraron que no acompañan la medida de fuerza. Al parecer, trascendió que quienes encabezan la protesta fueron integrantes de la lista que hace un mes perdió las elecciones al frente de la asociación civil y no se encuentran comprendidos por esta inédita asociación, que si bien no tiene características gremiales son voceros de la fuerza y tienen diálogo fluido con el gobierno de Peralta.


Se reavivó así el fantasma de las protestas policiales de diciembre del año pasado, aunque sólo 70 policías de 2.500 se sumaron al "motín" en la capital provincial. Ante esta situación, el gobernador Daniel Peralta pidió la asistencia de fuerzas de seguridad nacionales para controlar posibles disturbios o saqueos. Y se espera el arribo de 200 gendarmes en las próximas horas.


La respuesta provincial, además, será denunciar a los efectivos de paro por "presunto delito de sedición" a través de la Fiscalía de Estado. El gobernador Peralta dijo que no negociará con los uniformados por fuera de los acuerdos establecidos con el sector.


Por otro lado, no se descarta que exista un "efecto contagio" porque se empiezan a oír con fuerza los reclamos en Santa Fe, Tucumán, Río Negro, Entre Ríos y Chaco.


La Opinión Popular

31-10-2014 / 09:10
Anoche reapareció Cristina Fernández, tras varios días de ausencia, y volvió a mostrar que su gobierno parece estar en una nube de gas, en una dimensión paralela. En ese sentido, intentó negar que exista crisis en el país y nuevamente buscó meterle miedo a la población en caso de que asuma un gobierno distinto al cristinismo en diciembre de 2015.

Cristina se refirió por primera vez, en forma indirecta, a la polémica generada por el constitucionalista Sabsay, que le había pedido a la Presidenta que mostrase su título. "Abogados y contadores tenemos muchos. Y se los dice una abogada", afirmó Cristina, sin exponer el título y al hablar sobre "desarrollo científico y tecnológico", y de la necesidad de "que haya más ingenieros".


Agitando el fantasma del ajuste, la mandataria manifestó, durante el Congreso convocado por los jóvenes de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (Adimra) en Parque Norte: "Mi gran temor es que se instale que hay una gran crisis para que los que vengan lo hagan con políticas de ajuste".


Cristina aseguró que "contra todo lo que se diga, la paridad del poder adquisitivo permite exhibir índices de desarrollo social de los más importantes del continente" y no se puso colorada al afirmar que "Argentina es el país de América Latina en el que mejor salario tienen sus trabajadores registrados".


Cristina justificó así la decisión de no otorgar un bono salarial de fin de año, reclamado por todas las centrales obreras, incluidas las oficialistas. La mandataria insinuó que los empresarios que paguen el adicional, no tienen autoridad para quejarse de pérdida de competitividad. "Si pueden dar un bono" de fin de año "debe ser que no están tan mal", dijo. "Excepto que quieran suicidarse", concluyó.


Le faltó decir "a vos no te va tan mal, gordito", la célebre respuesta de Alfonsín cuando fue cuestionado a viva voz por un productor agropecuario en un acto. Pero, a pesar que Cristina defendió su gestión resaltando los índices "truchos" del Indec, y con duras advertencias a sus posibles sucesores en 2015, la realidad es la que se encarga de desmentir el "relato" de la Presidenta.


El poder adquisitivo del peso, la moneda que cobran los trabajadores argentinos, está absolutamente desvalorizado, es un mero cartón pintado, al punto que cada peso equivale a 0,45 pesos bolivianos. Es decir, hasta los trabajadores de Bolivia, que hace algunos años era el país más pobre y atrasado del continente, cobran en una moneda que duplica el poder de compra del peso argentino.


La batalla contra la inflación es un tema agobiante que el cristinismo le deja al próximo presidente. Después de manipular los índices oficiales, el Gobierno ha adoptado algunas iniciativas de maquillaje pero esquivando la decisión central: la de consensuar un esquema de precios y salarios con los empresarios y los gremios que plantee metas paulatinas de baja en la alta inflación que perjudica a los asalariados.


La Opinión Popular

30-10-2014 / 15:10
NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar