La Opinión Popular
                  00:37  |  Viernes 25 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
La apuesta del consenso y la reconstrucción
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
Porque cuando tengo que cantar verdades las canto derecho nomás, a lo macho, aunque esas verdades amuestren bicheras donde naides creiba que hubiera gusanos. El orejano
Nacionales - 01-03-2011 / 10:03
EFEMÉRIDES POPULARES: EL 1° DE MARZO DE 1948 EL ESTADO NACIONAL TOMA POSESIÓN DE LOS FF.CC. NACIONALIZADOS POR PERÓN

Juan Perón nacionaliza los ferrocarriles británicos y franceses

Juan Perón nacionaliza los ferrocarriles británicos y franceses
Afiche de la época.
En un día como hoy, pero de 1948, bajo la dirección  del General Perón, el gobierno rompe uno a uno los eslabones que sometían nuestra economía al  Imperio Británico: se nacionaliza los ferrocarriles, lo que significó una etapa fundamental en la obra de recuperación nacional de los servicios públicos para el pueblo argentino.
 
El Gobierno procedió a la estatización de la red ferroviaria que se cerraba en abanico hacia Buenos Aires, propiedad del capital británico, como así también de la red ferroviaria de la zona cerealera, con vértice en Rosario, perteneciente a empresas francesas. Scalabrini Ortiz sintetiza el meollo de la cuestión en esta frase contundente: "Adquirir los ferrocarriles equivale a adquirir soberanía".
 
De la redacción de La Opinión Popular
En 1947 Perón nacionaliza los ferrocarriles que era una de las reivindicaciones nacionalistas más importantes del peronismo,y el gobierno toma a su cargo una ancha franja de la economía argentina que comprende desde los servicios públicos hasta empresas productivas.
 
 
Los Ferrocarriles argentinos
 
Sostiene el ensayista e historiador Norberto Galasso, en su monumental obra de dos volúmenes "Perón", que después de difíciles tratativas, el Gobierno procedió a la estatización de la red ferroviaria que se cerraba en abanico hacia Buenos Aires, propiedad del capital británico, como así también de la red ferroviaria de la zona cerealera, con vértice en Rosario, perteneciente a empresas francesas.
 
Estas medidas resultan insoslayables para un proyecto de crecimiento económico y planificación nacional, por lo cual deben aquilatarse desde esa perspectiva y no meramente desde los pormenores de la negociación, ya sea montos, plazos de pago, etc.
 
Los opositores al peronismo, desde el conservadorismo hasta la izquierda tradicional, enfocan la crítica haciendo eje en el monto abonado por la nacionalización, el mayor o menor deterioro del material rodante o la supuesta debilidad negociadora de los representantes argentinos, a tal punto que algunos pretenden mostrarla como impuesta por el capital extranjero.
 
Como se comprende, analizar una cuestión macroeconómica con el criterio de tenedor de libros de un quiosco de cigarrillos no puede llevar a ninguna conclusión correcta.
 
Raúl Scalabrini Ortiz sintetiza el meollo de la cuestión en esta frase contunden­te: "Adquirir los ferrocarriles equivale a adquirir soberanía".
 
 
Empresas británicas
 
A través de libros, artículos y conferencias, Scalabrini demostró que el negocio ferroviario los ingleses en la Argentina fue un gran despojo por muchas razones, entre otras, la cesión a las empresas de amplias fajas de terreno al costado de las vías, la rentabilidad garantizada del
7% sobre capitales que eran abultados en los balances y otras ventajas de tipo impositivo o financiero que derivaban de las concesiones.
 
Scalabrini enseña que la red ferroviaria británica, trazada en abanico hacia el puerto de Buenos Aires, fue "la tela de araña metálica que atrapó a la mosca de la República" y la condenó "al primitivismo agrario", es decir, a la condición semicolonial con respecto al imperialismo británico, según la teoría colonialista de la división internacional del trabajo.
 
Esa red fue el sistema neurálgico que sustentó una economía de exportación de carnes y cereales baratos, e importación de artículos manufacturados extranjeros caros, en gran medida ingleses. No solo por su trazado -típicamente colonial- sino también porque la tarifa parabólica aplicada a los fletes impidió sistemáticamente que en el interior argentino se desarrollasen industrias competidoras del producto importado.
 
En razón de ese rol colonialista, no existe posibilidad de planificar ningún desarrollo manteniendo el transporte ferroviario en manos extranjeras.
 
Por este motivo, así como el Gobierno entendió que la nacionalización de los ferrocarriles constituía un hito ineludible en un proceso de liberación nacional, así también los intelectuales y dirigentes políticos de los partidos tradicionales que -consciente o inconsciente bregaban a favor del viejo país agroexportador- se obsesionaron atacando esta medida.
 
Para ello, divulgaron, en primer término, una fábula que aun opera sobre algunos sectores medios: la compra fue un disparate porque estaba por vencer la ley Mitre, cual caducaban las concesiones ferroviarias y las empresas pasaban gratuitamente al Estado argentino.
 
Basta leer los contratos para advertir la inconsistencia del planteo: las concesiones -aunque sorprenda a muchos- eran "a perpetuidad", por lo cual Scalabrini ironizaba que el sol dejaría de calentar pero que todavía habría un inglés en la Argentina, titular de estas concesiones. Lo que caducaba, al vencer la ley Mitre, era la exención impositiva para importar todo tipo de repuestos ferroviarios.
 
 
Con respecto a otras empresas que quedaron en manos del Estado argentino con la nacionalización de los ferrocarriles Rodolfo Puiggrós revela su importancia.
 
Identifica a Expreso Villalonga, Expreso Furlong, Empresa de Transportes S.A., Compañía de Transportes Cordilleranos, Compañía Internacional de Transportes Automóviles, Compañía El Cóndor, Compañía El Valle; Puertos: Dock Sur en el Puerto de Buenos Compañía de Muelles y Depósitos del Puerto de La Plata, Puerto Ing. White, Puerto Grande, Puerto Galván, Puerto Ibicuy, Puerto Villa Constitución.
 
Además, a Empresa Eléctrica de Bahía Blanca, Depósitos Frigoríficos de San Juan, Compañías de Tierras y Hoteles de Alta Gracia, Frigorífico de Productores de Uva, Fomento del Norte Argentino, Argentina Agrícola, Ganadera e Inmobiliaria, Sociedad de Aguas Corrientes de Bahía Blanca, Sociedad de Consumo Ramos Generales, Ferrocarrilera de Petróleo, Distribuidora Nacional de Frutas, Frigorífico Mercado del Once, Hoteles Sudamericanos, Líneas Económicas ­Decauville.
 
Entran también en la operación: edificios y terrenos en todo el país (en Capital y Gran Buenos Aires solamente 3 millones de metros cuadrados, valuados en 900 millones de pesos), así como acciones de grandes tiendas, diarios (Editorial Haynes, dueña del diario El Mundo y revistas afines, Mundo agrario, etc., así como la revista El Hogar).
 
 
Se adquirió soberanía
 
Analizar la cuestión desde el costo de la compra o los resultados de los balances significa omitir la gran cuestión: la necesidad de que esa red que atraviesa el cuerpo del país sirva, a través de sus recorridos y sus tarifas, al crecimiento económico, el desarrollo de las economías regionales, etc., del mismo modo como la abaratamiento del boleto subsidia a los trabajadores en relación con el boleto del ómnibus, aspecto que descuidan los que viajan solamente en automóvil.
 
 
Empresas francesas
 
al hacer referencia a la "Argentina, granero del mundo", se omite la importancia que tuvieron tres empresas ferroviarias de capitales franceses, con centro en el puerto de Rosario: el Ferrocarril Francés de la Provincia de Santa Fe, una red que conecta el interior de la provincia con el puerto y por donde, en su inicio, se exportaba lana, y luego, especialmente cereales; la Compañía general de Ferrocarriles en la Provincia de Buenos Aires, cuyo trazado cubre el norte de la provincia de Buenos Aires y Sur de Santa conectando Rosario-La Plata; y el Ferrocarril Rosario-Puerto Belgrano, que comete la audacia de cruzar el abanico tendido por las empresas británicos en la provincia de Buenos Aires.
 
Importantes bancos franceses participaron en estas empresas y grupos dedicados a la exportación, como Dreyfus y Bemberg, este último ligado a la concesión del Puerto de Rosario. Esta red resulta un calco, en pequeño, del ferrocarril inglés, en tanto su trazado es también típicamente colonial, orientado en este caso al Puerto de Rosario. El control de la economía de la llamada "pampa gringa", por parte del gobierno nacional, exigió la recuperación de estas líneas de transporte.
 
De la redacción de La Opinión Popular

Agreganos como amigo a Facebook
24-07-2014 / 08:07
24-07-2014 / 07:07
 El vicepresidente Amado Boudou, visitante frecuente de Tribunales, sigue extremando sus esfuerzos para intentar tapar en la justicia las evidencias que lo implican en media docena de causas que la prensa destituyente se empeña en investigar y difundir. Ayer buscó victimizarse en la causa por falsificación de los documentos de un auto suyo.
 
Además de estar procesado por coimas y negociaciones incompatibles con su función en el caso Ciccone y afrontar una causa por enriquecimiento ilícito, el rockstar del cristinismo ayer tuvo que declarar en otra causa por un auto "flojo de papeles".
 
En 1993 compró una cupé Honda Del Sol, descapotable y fachera pero cómoda sólo para dos. El problema es que la registró recién diez años después. Sí, diez años. Se tomó su tiempo.
 
Los papeles del auto son una calamidad: dicen que Boudou lo compró no cuando él dice que lo compró sino un año antes, cuando esa cupé ni siquiera había llegado al país. ¿Por qué adelantó la fecha? Porque en el 93 estaba casado y el auto era, por lo tanto, un bien ganancial. Boudou, que estaba casado, en los papeles se declaró soltero.
 
Otra: inscribió una dirección falsa. ¿Por qué? Sólo él lo sabe. Y su firma no es su firma: alguien la puso por él. ¿Y qué se le ocurrió decir a Boudou, delante del juez?: todo fue culpa de los gestores.
 
Ahora Boudou se proclamó "víctima" de lo que denominó "una verdadera red de gestores falsificadores" y los culpó de haber adulterado su firma y su DNI en el trámite de transferencia del auto Honda que adquirió en 1993.
 
Sin embargo, toda la documentación es aportada por el titular y también es certificada por un escribano público o por el encargado del Registro en el que se realiza la inscripción.
 
En el caso de la firma, son dos los modos de "estampar" una firma en un documento. Una, que el mismo titular se acerque al Registro de Propiedad del Automotor y firme de puño y letra ante el Encargado del Registro; la otra, es que vaya a una escribanía, firme el formulario en cuestión ante escribano público (en este caso, también se debe rubricar en un libro de registro de firmas).
 
En todos los casos, quien firma siempre es el titular, y los procedimientos tienen un riguroso control.
 
Pero, Boudou es así y no hay vuelta que darle.
 
La Opinión Popular

24-07-2014 / 07:07
 
Mientras crece la disputa verbal entre el Gobierno de CFK y los sindicatos por el peso del Impuesto a las Ganancias, florecen por lo bajo las negociaciones por los fondos de las obras sociales.
 
Ayer el Ejecutivo convalidó un alivio financiero de más de 1.000 millones de pesos para las organizaciones de salud de los gremios. Lo hizo mediante un aumento de hasta un 60% en los aportes de los monotributistas que están afiliados a esas entidades prestadoras de salud.
 
El ajuste fue producto de una gestión de la CGT de Antonio Caló con el jefe de la AFIP, Ricardo Echegaray, y apunta a equiparar los pagos que realizan cada mes los afiliados de los gremios con los monotributistas.
 
En la actualidad hay 1,1 millón de contribuyentes de ese régimen que eligieron atenderse en las obras sociales, y según los sindicalistas pagaban hasta ahora mucho menos que sus afiliados de origen.
 
El mes pasado el Ejecutivo había habilitado otros 2.000 millones de pesos en reembolsos por tratamientos médicos costosos. Las mejoras serán para gremios de todo el espectro político y apuntarán a reducir la tensión por la posible falta de actualización este año de Ganancias.
 
Ayer la CTA de Yasky se llevó de una reunión con Capitanich la misma respuesta que la CGT de Caló: el tema será analizado.
 
Si en algo es equitativo el cristinismo es en el ajuste. Tras el tarifazo en las prestaciones energéticas y el transporte urbano entre otros, el gobierno de CFK, al incrementar los valores del monotributo, devaluará el poder adquisitivo de más de dos millones de contribuyentes, principalmente profesionales y pequeños comerciantes.
 
Un nuevo golpe al bolsillo del pueblo.
 
La Opinión Popular

24-07-2014 / 06:07
Cristina Fernández sugirió que tiene decidido mandar el país al default. Durante un acto en General Rodríguez en donde inauguró una nueva planta de Yamaha, la Presidenta aseguró que "van a tener que inventar una nueva palabra porque Argentina no va a caer en default, porque Argentina ya pagó".
 
"Van a tener que inventar un nombre nuevo, no sé cuál será. Las calificadoras, los bancos de inversión, siempre encuentran algún término con el cual disfrazar lo que realmente pasa: que un deudor pagó y alguien bloqueó y no deja llegar el dinero a terceros", desafió. Si no lo llamamos 'default' ¿lo llamamos 'paga Dios'?.
 
En referencia al pago de U$S 539 millones que se le hizo a los tenedores del bono Discount, que el juez Thomas Griesa frenó, "La Argentina no va a entrar en default, por una razón muy sencilla, esencial, elemental, tan obvia que no tendría que decirla, porque en default entran los que no pagan y Argentina pagó", insistió, con un argumento endeble.
 
En ese sentido, Cristina bravuconeó en que "no me van a hacer firmar cualquier cosa, amenazándome con que el mundo se viene abajo". "Esta Presidenta no va a firmar nada que comprometa el futuro de los argentinos como hicieron otros que firmaron cualquier cosa", reforzó.
 
No obstante, adelantó que "vamos a seguir hablando" con los holdouts y a "ir cuantas veces sea necesario, pero con nuestras razones", al tiempo que desafió que le den "un seguro contra la cláusula RUFO" para avanzar en la solución, tal como le pidieron ayer los abogados de la Argentina a los representantes de los buitres.
 
La cláusula RUFO es una condición que establecieron los Kirchner para conseguir más adherentes al canje del año 2005. Entre violar la RUFO y no cumplir con los vencimientos del pasado 30 de junio, CFK elegiría esta última opción. En ese marco, Cristina desafió a los bonistas que "si no aplica (la cláusula RUFO) que nos den un seguro, que hagan un seguro contra la cláusula RUFO y nosotros quedamos cubiertos", aunque señaló que no obtuvo "ni una sola respuesta".
 
"Si uno viola esa cláusula, se caen las quitas que Néstor (Kirchner) logró, se caen todos los plazos y te exigen todo junto: los punitorios, las quitas y los plazos, que recién vencen en 2033, para que los pagues todo junto", advirtió, algo confundida, ya que en realidad eso es lo que sucede cuando se entra en default, no cuando se viola la RUFO.  
 
"Estaríamos tirando abajo lo que tan trabajosamente les costó a los argentinos, estaríamos tirando abajo los 190 mil millones que ya llevamos pagados", agregó. Y concluyó: "Estamos dispuestos a honrar las deudas con el 100% de los acreedores en forma equitativa, justa, legal y sustentable".
 
El 100% de los acreedores ¿incluye o no a los buitres que ganaron el juicio al Estado argentino? Si quiere pagar al 100% de sus acreedores, ¿por qué no ha presentado una propuesta en los 23 días que han corrido? ¿No estará Cristina montando un show, para luego victimizarse ante el incumplimiento?
 
La firmeza de CFK tal vez genere capital político, pero difícilmente salga ilesa a un default que caería sobre una economía en recesión, con inflación del 40% anual y severos desequilibrios fiscales y externos. Al default, el nombre se le puede cambiar, pero las consecuencias no.
 
La Opinión Popular

23-07-2014 / 18:07
 
Una joven de 19 años denunció que fue víctima de una violación en un boliche de la Capital Federal, ubicado a pocos metros del Congreso de la Nación. Aparentemente, en ese local es habitual que sus asistentes mantengan relaciones sexuales a la vista de otras personas y que en algunas fechas determinadas se organicen fiestas caracterizadas porque "vale todo".
 
El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires informó que el local cumplía con la condiciones de seguridad y estaba habilitado para funcionar como un boliche bailable. El titular de la Agencia de Control Gubernamental, Juan José Gómez Centurión, explicó que los controladores revisan semanalmente que los propietarios de este tipo de lugares cumplan con condiciones básicas de seguridad.
 
"Nos fijamos las condiciones, que el personal de seguridad esté presente a razón de una persona cada 120 asistentes, que el local tenga salidas de emergencia sin bloqueos, que no ingresen menores de edad a bailar pero no la conducta de las personas de adentro, eso ya es responsabilidad del dueño del local y de su seguridad", informó Gómez Centurión en diálogo con Luis Novaresio en radio La Red.
 
La AGC sólo puede intervenir con sanciones en caso donde constaten una "desvirtuación de rubro". Esto sucede cuando se desarrollan actividades distintas a los fines para los cuales fue habilitado un determinado local. El titular de la Agencia informó, por ejemplo, que tuvieron que intervenir en dos boliches de la Ciudad donde se habían instalado espacios exclusivos para que las personas tengan sexo.

NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar