La Opinión Popular
                  08:18  |  Martes 31 de Marzo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“En los momentos de crisis solo la imaginación es más importante que el conocimiento”. Albert Einstein
Nacionales - 01-03-2011 / 10:03
EFEMÉRIDES POPULARES: EL 1° DE MARZO DE 1948 EL ESTADO NACIONAL TOMA POSESIÓN DE LOS FF.CC. NACIONALIZADOS POR PERÓN

Juan Perón nacionaliza los ferrocarriles británicos y franceses

Juan Perón nacionaliza los ferrocarriles británicos y franceses
Afiche de la época.
En un día como hoy, pero de 1948, bajo la dirección  del General Perón, el gobierno rompe uno a uno los eslabones que sometían nuestra economía al  Imperio Británico: se nacionaliza los ferrocarriles, lo que significó una etapa fundamental en la obra de recuperación nacional de los servicios públicos para el pueblo argentino.
 
El Gobierno procedió a la estatización de la red ferroviaria que se cerraba en abanico hacia Buenos Aires, propiedad del capital británico, como así también de la red ferroviaria de la zona cerealera, con vértice en Rosario, perteneciente a empresas francesas. Scalabrini Ortiz sintetiza el meollo de la cuestión en esta frase contundente: "Adquirir los ferrocarriles equivale a adquirir soberanía".
 
De la redacción de La Opinión Popular
En 1947 Perón nacionaliza los ferrocarriles que era una de las reivindicaciones nacionalistas más importantes del peronismo,y el gobierno toma a su cargo una ancha franja de la economía argentina que comprende desde los servicios públicos hasta empresas productivas.
 
 
Los Ferrocarriles argentinos
 
Sostiene el ensayista e historiador Norberto Galasso, en su monumental obra de dos volúmenes "Perón", que después de difíciles tratativas, el Gobierno procedió a la estatización de la red ferroviaria que se cerraba en abanico hacia Buenos Aires, propiedad del capital británico, como así también de la red ferroviaria de la zona cerealera, con vértice en Rosario, perteneciente a empresas francesas.
 
Estas medidas resultan insoslayables para un proyecto de crecimiento económico y planificación nacional, por lo cual deben aquilatarse desde esa perspectiva y no meramente desde los pormenores de la negociación, ya sea montos, plazos de pago, etc.
 
Los opositores al peronismo, desde el conservadorismo hasta la izquierda tradicional, enfocan la crítica haciendo eje en el monto abonado por la nacionalización, el mayor o menor deterioro del material rodante o la supuesta debilidad negociadora de los representantes argentinos, a tal punto que algunos pretenden mostrarla como impuesta por el capital extranjero.
 
Como se comprende, analizar una cuestión macroeconómica con el criterio de tenedor de libros de un quiosco de cigarrillos no puede llevar a ninguna conclusión correcta.
 
Raúl Scalabrini Ortiz sintetiza el meollo de la cuestión en esta frase contunden­te: "Adquirir los ferrocarriles equivale a adquirir soberanía".
 
 
Empresas británicas
 
A través de libros, artículos y conferencias, Scalabrini demostró que el negocio ferroviario los ingleses en la Argentina fue un gran despojo por muchas razones, entre otras, la cesión a las empresas de amplias fajas de terreno al costado de las vías, la rentabilidad garantizada del
7% sobre capitales que eran abultados en los balances y otras ventajas de tipo impositivo o financiero que derivaban de las concesiones.
 
Scalabrini enseña que la red ferroviaria británica, trazada en abanico hacia el puerto de Buenos Aires, fue "la tela de araña metálica que atrapó a la mosca de la República" y la condenó "al primitivismo agrario", es decir, a la condición semicolonial con respecto al imperialismo británico, según la teoría colonialista de la división internacional del trabajo.
 
Esa red fue el sistema neurálgico que sustentó una economía de exportación de carnes y cereales baratos, e importación de artículos manufacturados extranjeros caros, en gran medida ingleses. No solo por su trazado -típicamente colonial- sino también porque la tarifa parabólica aplicada a los fletes impidió sistemáticamente que en el interior argentino se desarrollasen industrias competidoras del producto importado.
 
En razón de ese rol colonialista, no existe posibilidad de planificar ningún desarrollo manteniendo el transporte ferroviario en manos extranjeras.
 
Por este motivo, así como el Gobierno entendió que la nacionalización de los ferrocarriles constituía un hito ineludible en un proceso de liberación nacional, así también los intelectuales y dirigentes políticos de los partidos tradicionales que -consciente o inconsciente bregaban a favor del viejo país agroexportador- se obsesionaron atacando esta medida.
 
Para ello, divulgaron, en primer término, una fábula que aun opera sobre algunos sectores medios: la compra fue un disparate porque estaba por vencer la ley Mitre, cual caducaban las concesiones ferroviarias y las empresas pasaban gratuitamente al Estado argentino.
 
Basta leer los contratos para advertir la inconsistencia del planteo: las concesiones -aunque sorprenda a muchos- eran "a perpetuidad", por lo cual Scalabrini ironizaba que el sol dejaría de calentar pero que todavía habría un inglés en la Argentina, titular de estas concesiones. Lo que caducaba, al vencer la ley Mitre, era la exención impositiva para importar todo tipo de repuestos ferroviarios.
 
 
Con respecto a otras empresas que quedaron en manos del Estado argentino con la nacionalización de los ferrocarriles Rodolfo Puiggrós revela su importancia.
 
Identifica a Expreso Villalonga, Expreso Furlong, Empresa de Transportes S.A., Compañía de Transportes Cordilleranos, Compañía Internacional de Transportes Automóviles, Compañía El Cóndor, Compañía El Valle; Puertos: Dock Sur en el Puerto de Buenos Compañía de Muelles y Depósitos del Puerto de La Plata, Puerto Ing. White, Puerto Grande, Puerto Galván, Puerto Ibicuy, Puerto Villa Constitución.
 
Además, a Empresa Eléctrica de Bahía Blanca, Depósitos Frigoríficos de San Juan, Compañías de Tierras y Hoteles de Alta Gracia, Frigorífico de Productores de Uva, Fomento del Norte Argentino, Argentina Agrícola, Ganadera e Inmobiliaria, Sociedad de Aguas Corrientes de Bahía Blanca, Sociedad de Consumo Ramos Generales, Ferrocarrilera de Petróleo, Distribuidora Nacional de Frutas, Frigorífico Mercado del Once, Hoteles Sudamericanos, Líneas Económicas ­Decauville.
 
Entran también en la operación: edificios y terrenos en todo el país (en Capital y Gran Buenos Aires solamente 3 millones de metros cuadrados, valuados en 900 millones de pesos), así como acciones de grandes tiendas, diarios (Editorial Haynes, dueña del diario El Mundo y revistas afines, Mundo agrario, etc., así como la revista El Hogar).
 
 
Se adquirió soberanía
 
Analizar la cuestión desde el costo de la compra o los resultados de los balances significa omitir la gran cuestión: la necesidad de que esa red que atraviesa el cuerpo del país sirva, a través de sus recorridos y sus tarifas, al crecimiento económico, el desarrollo de las economías regionales, etc., del mismo modo como la abaratamiento del boleto subsidia a los trabajadores en relación con el boleto del ómnibus, aspecto que descuidan los que viajan solamente en automóvil.
 
 
Empresas francesas
 
al hacer referencia a la "Argentina, granero del mundo", se omite la importancia que tuvieron tres empresas ferroviarias de capitales franceses, con centro en el puerto de Rosario: el Ferrocarril Francés de la Provincia de Santa Fe, una red que conecta el interior de la provincia con el puerto y por donde, en su inicio, se exportaba lana, y luego, especialmente cereales; la Compañía general de Ferrocarriles en la Provincia de Buenos Aires, cuyo trazado cubre el norte de la provincia de Buenos Aires y Sur de Santa conectando Rosario-La Plata; y el Ferrocarril Rosario-Puerto Belgrano, que comete la audacia de cruzar el abanico tendido por las empresas británicos en la provincia de Buenos Aires.
 
Importantes bancos franceses participaron en estas empresas y grupos dedicados a la exportación, como Dreyfus y Bemberg, este último ligado a la concesión del Puerto de Rosario. Esta red resulta un calco, en pequeño, del ferrocarril inglés, en tanto su trazado es también típicamente colonial, orientado en este caso al Puerto de Rosario. El control de la economía de la llamada "pampa gringa", por parte del gobierno nacional, exigió la recuperación de estas líneas de transporte.
 
De la redacción de La Opinión Popular

Agreganos como amigo a Facebook
30-03-2015 / 20:03
30-03-2015 / 10:03
 
La presidenta Cristina Fernández está preocupada por el alcance del primer paro nacional del año electoral. Y resolvió enfrentar a las CGT de Hugo Moyano y Luis Barrionuevo con otro acto de campaña, esta vez en La Matanza, para inaugurar redes de agua potable el mismo día de la huelga que se advierte masiva.
 
Cristina no cederá a una negociación por una rebaja en el abusivo impuesto a las Ganancias como reclaman los sindicatos rebeldes. Por eso improvisó el corte de cintas en obras de la empresa AySA. La inquietud oficial se centra en que la masividad del paro desgaste a Cristina y golpee de lleno en su relato de "ampliación de derechos" y de aliento a su "modelo de inclusión social".
 
Se hará a las 18 hs, en el momento en que los jefes sindicales hagan la evaluación pública del paro. Busca así quitarles protagonismo y pulsear políticamente con ellos. "El acto es sorpresivo. No estaba previsto en agenda. Son caños de agua potable del plan de expansión de AySA. Pero no tenían fecha de inauguración. Podía hacerse hace tiempo o nunca", confió una fuente oficial.
 
El plan de la Presidenta para ser la figura central del Frente para la Victoria (FPV) en la campaña electoral -posiblemente sea candidata a diputada nacional por Buenos Aires o a parlamentaria del Mercosur- consiste en encabezar un acto por semana, emitido por cadena nacional, en el que se incluirán diversos anuncios de distribución de recursos.
 
Cristina Fernández intenta ocultar los problemas reales con actos de militantes rentados y discursos pseudo ideologizados.
 
La Opinión Popular

30-03-2015 / 10:03
 
La ex embajadora en Venezuela, ex ministra de Defensa y de Seguridad y actual embajadora ante la OEA, Nilda Garré, habría participado de una triangulación financiera entre Argentina, Venezuela e Irán. La supuesta operación habría terminado con dos cuentas bancarias en Irán que llegaron a tener casi 48 millones de dólares.
 
Las relaciones financieras entre los Kirchner y Hugo Chávez arrancaron en el 2004 con la creación de un fideicomiso para el intercambio de fuel oil por productos industriales en el banco suizo UBS de Caracas. La primera pista aparece en octubre del 2005 con la supuesta apertura de una cuenta en el banco Felton de Delaware, EE.UU., a nombre de la empresa fantasma Business and Services IBC, creada a su vez en el paraíso fiscal de Belice. Entre ese año y el 2010 llegó a tener 61.549.700 dólares.
 
En abril del 2010 el antecesor de Garré en Caracas, el embajador de carrera Eduardo Sadous, denunció ante la Justicia que "faltaban 90 millones de dólares" del fideicomiso y estalló un escándalo. Por la denuncia de Sadous ante el juez federal Julián Ercolini y el cierre de la cuenta del fideicomiso en el UBS, esta supuesta nueva ruta del dinero K parece que sufrió modificaciones abruptas.
 
Paralelamente, tras la muerte de Néstor Kirchner en octubre del 2010, en la investigación irrumpe Lázaro Báez. Se observaron también cambios en el destino de la plata negra y la entrada en la historia del ex valijero Leonardo Fariña. La pista de la ruta venezolana salta de EE.UU. a Irán.
 
La primera cuenta que habría manejado Garré fue abierta en la sucursal Taleghani del banco Tejarat y tuvo 35.547.000 dólares. La segunda, abierta en la sucursal Gharani recibió un depósito de 12.450.000 dólares. Los datos son congruentes también con una serie de hechos vinculados a la historia reciente de la relación entre el gobierno de Cristina Fernández y el de Venezuela.
 
Estos datos bancarios, si los confirma la Justicia, encajan con la denuncia por encubrimiento contra Cristina Fernández, que Alberto Nisman había presentado antes de ser asesinado. Además, con las dudas de la oposición sobre si el fiscal fallecido esperaba, antes de morir, recibir otras pruebas para ampliar su denuncia.
 
La Opinión Popular

30-03-2015 / 10:03
 
Según los datos oficiales del Indec, el cuestionado organismo estadístico ocultó un déficit en la balanza comercial del país de US$ 713 millones en el primer bimestre del año, cuando en el informe de intercambio comercial argentino (ICA), que difunde públicamente, había advertido que la diferencia entre importaciones y exportaciones en los dos primeros meses del año había arrojado un superávit de US$ 126 millones.
 
Ambos datos son elaborados dentro del mismo Indec. El informe del ICA es distribuido a la prensa. Pero a los números que muestran un déficit comercial sólo se accede a través de la llamada base usuaria, que es consultada por economistas y operadores mediante el pago de un arancel.
 
Según los especialistas que investigan esta temática, el mecanismo para evitar los números en rojo fue sencillo y contundente: el Gobierno infló en US$ 838 millones los resultados bimestrales de las exportaciones. En enero, había informado un total de 4294 millones, cuando según la base de usuarios sumaron 3702 millones. El mes pasado, en tanto, la diferencia fue entre 4064 millones y 3818 millones de dólares.
 
El Indec, en cambio, no tocó las cifras de importaciones. "Accedimos a la base usuaria de febrero de 2015. El dato de importaciones nos da igual que el del ICA, US$ 4011 millones. Pero las exportaciones volvieron a dar por debajo, como en enero", comentó  Lorenzo Sigaut Gravina, economista jefe de Ecolatina.
 
El especialista agregó que en febrero las ventas al exterior reflejaron, según la base usuaria del Indec, US$ 3818 millones. El ICA, en tanto, informó días atrás que las exportaciones habían alcanzado US$ 4064 millones. La diferencia es de US$ 246 millones.
 
"Esto significa que, según la base usuaria, en febrero de 2015 hubo un déficit comercial de US$ 193 millones, cuando el ICA había mostrado un superávit de US$ 53 millones", dijo Sigaut Gravina, y cerró: "Lo único positivo que arroja la información de la base usuaria es que la caída de las exportaciones respecto de febrero de 2014 es algo más acotada, de 16,3%, en comparación con la que dio el ICA (25%)".
 
Y ahora, ¿qué hacemos? se preguntan los K. Tranquilo, ya lo tienen todo previsto y estudiado. A la Base Usuaria no la publican más, porque es "estigmatizante". ¡Y a otra cosa, mariposa!
 
La Opinión Popular

30-03-2015 / 09:03
  Mañana se desarrollará el cuarto paro de carácter general durante la gestión de la presidenta Cristina Fernández. La convocatoria la arrancaron los gremios del transporte y se sumaron las CGT de Hugo Moyano y Luis Barrionuevo, y la CTA de Pablo Micheli. Se espera una adhesión de alto impacto.
 
El reclamo de los gremios es por el abusivo impuesto a las Ganancias. La falta de cambios en el impuesto licuará los próximos aumentos salariales. De cada $ 100 del nuevo aumento salarial, los trabajadores perderán $ 22 por Ganancias. Según un informe de la CTA, para lograr un aumento real de 35%, las paritarias deben fijar suba de 45%.
 
La medida afectará el transporte (colectivos, trenes y subtes), los hospitales, los bancos públicos y privados y cajeros automáticos, las escuelas, la recolección de residuos, el expendio de combustibles, la administración pública y a la Justicia, entre otros servicios.
 
Los ministros Axel Kicillof y Carlos Tomada enardecieron aún más a los gremialistas con declaraciones en contra del paro. "Creo que el mínimo no imponible está muy bien en el nivel en el que está, porque se ajustó muy fuerte hace dos años", dijo Kicillof. Y Tomada realizó gestiones para forzar a los empresarios a sacar a los colectivos a la calle y así quitarle apoyo a la huelga.
 
El paro retrata con fidelidad el desgaste sufrido por la administración de Cristina: todas las medidas de fuerza se llevaron adelante durante su segundo turno presidencial. Una importantísima suba de precios, la consecuente pérdida del poder adquisitivo de los salarios y la devaluación de la moneda, explican el deterioro.
 
Ofuscado por la falta de respuestas desde el Gobierno de CFK, el secretario general de la CTA autónoma, Pablo Micheli, advirtió que los gremios podrían organizar un nuevo paro de 36 horas para dentro de dos semanas contra el impuesto a las Ganancias que afecta a los salarios más altos de los trabajadores.
 
Micheli consideró que el Gobierno debería poner "un poco de sentido común" y convocar a una mesa de diálogo en el marco de un Consejo Económico y Social, como se da en otros países, para discutir "el problema del mínimo no imponible".
 
Desde la CGT, pronosticaron que el paro nacional de mañana marcará "una jornada histórica" con un reclamo "contra la precarización laboral, contra el impuesto al trabajo y por aumento de emergencia a jubilados". En tanto, el Partido Obrero (PO) afirmó que la medida de fuerza "crece" en adhesiones y vaticinó que representará un quiebre en la CGT oficialista.
 
Para Micheli "van a parar casi todos los gremios, hasta los gremios oficialistas, como la UOM (Unión Obrera Metalúrgica), que dieron libertad de acción y eso significa que van a parar", por lo que consideró que "va a ser un paro de una contundencia tremenda".
 
La Opinión Popular

NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar