La Opinión Popular
                  09:45  |  Domingo 21 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Un país atravesado sólo por estrategias de poder
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
“Si llego a la Casa Rosada irá preso cualquier persona que comete un delito sin importar si es extranjero, argentino o vicepresidente de la Nación”. Julio Cobos
Nacionales - 01-02-2011 / 09:02
ELECCIONES 2011

¿Qué le pasa a Cristina Fernández?

¿Qué le pasa a Cristina Fernández?
Cristina Fernández de Kirchner.
Raúl Kollman sigue difundiendo por el paraestatal Página/12 las encuestas del clientelar Roberto Bacman que exhiben un presente glorioso y un futuro de lujo para Cristina Fernández, pero ¿qué está pasando con la Presidente, viuda de Néstor Kirchner?
 
En el Frente para la Victoria afirman que todo avanza sin dificultades hacia una segura reelección de Cristina Fernández. Pero ¿es cierto? No hay indicios de que la placidez reine en el Frente para la Victoria.
 
No ocurría eso en días de Néstor Kirchner (es más, las crisis arrasaron con el sistema cardiovascular del líder del FpV) y no tendría porqué ocurrir sin Néstor Kirchner. Resultaría un contrasentido que el FpV, que impulsa la veneración de Kirchner, considere que ahora que él se marchó, ha llegado la hora del triunfo.
 
En verdad, el FpV ha montado una gran acción de prensa, con muchas encuestas, cuestionamiento de los opositores y difusión de estadísticas económicas cuestionables. Pero adentro hay, por lo menos, complicaciones.
Durante el fin de semana, Eugenio Paillet le dedicó su columna en el bahiense La Nueva Provincia, a las disputas internas en el Ejecutivo Nacional y a las profundas dudas que persisten acerca de la candidatura de Cristina a un 2do. mandato consecutivo.
 
Básicamente, a los graves problemas estratégicos que hoy día tiene el Frente para la Victoria.
 
Aquí algunos conceptos muy interesantes para destacar:
 
1. "(...) Pocos pueden poner en duda que, a tres meses de su desaparición física, el gobierno no llora a Néstor Kirchner, lo sufre. Lo extraña horrores. Sólo hace falta mirar el cuadro completo de lo que ocurre para reafirmar esa impresión en torno de ese mal de ausencia que ha atacado al gobierno, desde la presidenta para abajo (...)". 
 
2. "(...) Una mera observación permite sostener que ella no gobierna, que sigue metida en su mundo de maravillas, mientras, por debajo, las peleas y las zancadillas entre ministros y secretarios, entre funcionarios nacionales y provinciales, se suceden con una furia impensada hace tres meses (...)".
 
3. "(...)Aníbal Fernández ha acusado a algunos de sus colegas de gabinete, o a operadores todoterreno de estos, antes que a ningún multimedios o a los enemigos que siempre guarda en el arco opositor, de ser los autores de dar manija diaria a los rumores sobre su pérdida de poder, sobre su siempre inminente y nunca concretada renuncia, y hasta de filtrar algunos gruesos calificativos que le habría dedicado la propia presidenta en una reunión en Olivos, una mañana de la semana anterior. (...)"
 
4. "(...) El ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Ricardo Casal, sabe, por confidentes y por simple ejercicio de larga militancia en la arena política, que hay en marcha una fuerte campaña para desprestigiarlo y voltearlo del cargo, que dirigen, con personal encono, su colega nacional de Seguridad, Nilda Garré, y el jefe de gabinete en las sombras de la funcionaria, el periodista Horacio Verbitsky. Los "pecados" de Casal serían sus críticas reservadas al operativo de saturación con gendarmes del territorio provincial para combatir la inseguridad, que, dicho sea de paso, hasta ahora se mostró como un completo fracaso. O, más grave todavía, ser uno de los impulsores bajo cuerda del operativo destinado a instalar la candidatura presidencial del gobernador para octubre de 2011. (...)".
 
5. "(...) Amado Boudou es otro de los ministros que tienen para entretenerse con las peleas de pasillo con sus pares y con los que no lo son, también. En campamentos del ministro de Trabajo, Carlos Tomada, o en los del senador Daniel Filmus, precandidatos a la jefatura de gobierno porteño junto con el mediático titular del Palacio de Hacienda, saben de esas trapisondas. Peronista de vieja data, Tomada no deja de sospechar sobre la rara coincidencia entre la fortísima instalación de su precandidatura que ha hecho Boudou en los últimos días, y persistentes versiones que llegan a las redacciones sobre una supuesta decisión del ministro de Trabajo de tener ahora mismo decidido abandonar la carrera y bajarse de su candidatura. Un paso que, por caso, desmiente la fuerte pegatina callejera de carteles que aparecieron este fin de semana, en los que Tomada posa junto a Cristina, bajo el eslogan de que un gobierno porteño con inclusión social (bajo su mando, se entiende) es posible" (...).
 
6. "(...) Filmus sabe (o, en todo caso, lo intuye) que las fuerzas de choque del ministro de Economía están demasiado interesadas en presentarlo ante los porteños como "lo viejo", o "el padre de la derrota" del kirchnerismo en 2007 a manos de Mauricio Macri. En un despacho del Palacio de Hacienda, se esmeraron, horas atrás, en ningunear las encuestas, cuando no en dudar directamente de su transparencia, que hoy otorgan a Filmus una intención de voto quince puntos por encima de lo que miden Boudou y Tomada, en ese orden. (...)".
 
7. "(...) El colmo de las peleas internas se observó alrededor del duro documento que difundió la Unión Industrial Argentina, quejosa por el perjudicial nivel que está tomando el aliento a las importaciones, en desmedro de la mano de obra local. La ministra de Industria, Débora Giorgi, que tiene más detractores dentro que fuera del gobierno, cruzó con dureza ese texto, con declaraciones que formuló desde Santiago de Chile. Horas después, Aníbal Fernández y Boudou salieron a decir que estaban encantados con ese pronunciamiento de la central fabril y que coincidían en un todo con el contenido del comunicado. "A lo mejor, Débora se intoxicó leyendo "Clarín", la terminó de cruzar el jefe de gabinete. (...)".
 
8. "(...) En algunos despachos, se cita como ejemplo (tardío, pero ejemplo al fin) lo que ocurrió con el sonado viaje de Cristina por Medio Oriente, durante el cual, además, habría pronunciado aquella frase-despedida que tanto alarmó al kirchnerismo puro, acerca de que, por suerte, era la última vez que hacía lo que estaba haciendo. (...)".
 
9. "(...) Antes, Kirchner se subía a cualquier palquito y bajaba línea tanto hacia afuera como hacia adentro, y nadie chistaba", se vuelve a lamentar el hombre. Ahora, resulta evidente que los ministros no conocen otro libreto, y que Cristina no les baja ninguno que no sea el rebuscado recurso de echarle la culpa al multimedios de todo lo malo que les pasa. (...)".
 
10. "(...) Cristina Fernández ha dado una muestra más de su enorme dependencia del cacique cegetista Hugo Moyano, quien le reclamó y obtuvo un decreto para que el gobierno reparta entre las obras sociales afines al camionero unos $ 1.000 millones, como parte de un anticipo de una presunta deuda mayor, cercana a los $ 5.000 millones. Esa plata irá a los bolsillos de los dirigentes sindicales en pleno arranque de la campaña electoral, y en medio de las nuevas amenazas del camionero de patear el tablero si lo marginan de la elección del candidato a vicegobernador bonaerense, o no le dan todos los cargos que pide en las listas de candidatos legislativos nacionales y provinciales en las elecciones de octubre. (...)".
 
Fuente: Urgente 24
Agreganos como amigo a Facebook
21-12-2014 / 09:12
 
Esa Cristina Fernández que se muestra altiva y soberbia, llena de chicanas y mohines tendenciosos desde el atril, que baila frenética sobre un escenario de la Plaza de Mayo, se transforma en huracanes de ira, al borde del colapso por la acumulación de sospechas sobre la existencia de desestabilizadores o golpistas hasta en su propia cocina, cuando se apagan las luces de la televisión.
 
La Presidenta, según revelan quienes todavía la frecuentan, ha profundizado un sesgo que se venía perfilando desde que empezaron sus problemas con la Justicia. Ha entrado en un estado de paranoia y de sospecha extrema que conspira contra los intentos de sus colaboradores y estrategas de procurarse un tránsito medianamente normal en el último año al frente de la Casa Rosada.
 
Cristina se envuelve en aquellos huracanes de ira además por otras razones que comprueba ahora que no puede modificar. Ella no será la Michelle Bachelet argentina que abandone el gobierno con una aceptación de cerca del 70%.
 
Pese al escudo judicial que se procura a través del diligente Congreso, se irá de poder con la espada de la Justicia rozando sus espaldas por sospechas de hechos de corrupción y hasta del gravísimo delito de lavado de dinero.
 
Y se agiganta uno de sus peores fantasmas, si no el peor: no le va quedando más remedio que bendecir a Daniel Scioli, lo cual justifica su obsesiva recurrencia por ningunearlo y ofenderlo.
 
Todo se desbarranco desde que el juez Bonadio se convirtió en su calvario y en su sombra. La Presidenta ya viene sospechando de ese y otros jueces, de la oposición, de periodistas, empresarios y sindicalistas.
 
Y ahora cada vez confía menos en funcionarios de su entorno. Echar de la Secretaría de Inteligencia a Héctor Icazuriaga y Francisco Larcher porque no lograron pararle a los jueces y en especial a Bonadio es de lo peorcito que sirve como ejemplo.
 
La ira le obnubila el análisis: ciertamente los peronistas están haciendo lo que hacen siempre. "Saludo uno, saludo dos", y a recostarse en las playas del nuevo líder. 
20-12-2014 / 10:12
20-12-2014 / 10:12
 
El ex jefe de gabinete Juan Manuel Abal Medina se vio envuelto en un impensado problema judicial. La Cámara Federal revocó el sobreseimiento que lo beneficiaba en una causa donde se investiga un aviso emitido por Futbol para Todos -que estaba bajo su responsabilidad- para calumniar a Clarín por la ley de medios.
 
Los jueces de la Sala II del tribunal Horacio Cattani y Martín Irurzun coincidieron en que era prematuro el sobreseimiento del funcionario dispuesto por el juez federal Sebastián Casanello e indicaron que se lo siga investigando.
 
Abal Medina, tras dejar su cargo, fue nombrado embajador ante el Mercosur y asumirá el próximo 29 de diciembre como senador, en reemplazo de Aníbal Fernández, que fue designado secretario general de la Presidencia. ¡Qué oportuna la banca en el Senado!
 
Su nuevo cargo le da fueros e inmunidad de arresto, pero no lo exime de ser indagado, e inclusive procesado. El funcionario ya fue investigado por una acusación similar con un aviso contra Mauricio Macri y fue sobreseído en un fallo firme.
 
La nueva causa se refiere a un spot difundido en Futbol para Todos en septiembre de 2012, donde el Gobierno acusaba a Clarín de ser "una cadena nacional ilegal", y de "ignorar a los tres poderes de la democracia" por sus reclamos judiciales ante la ley de medios.
 
Los camaristas ya adelantaron que "hay una diferencia clara entre el objetivo inicial" de la campaña, que era recordar la entrada en vigencia de la ley de medios y "los términos que terminó exhibiendo el aviso".
 
La Opinión Popular

20-12-2014 / 09:12
 
Quejas, broncas, angustias y dolores de cabeza, han formado parte del cuadro de situación que imperó en la minera Barrick a lo largo del 2014. A días de cerrar el año, la compañía sigue sin poder poner en funcionamiento su proyecto Pascua Lama, en la frontera argentino-chilena.
 
Este parate no es gratis, obliga a la firma a buscar financiamiento para un desarrollo que, aun si es aprobado, demorará mucho más de lo inicialmente previsto. La situación, incluso más compleja del lado trasandino, obligó a la compañía a cambiar a su director ejecutivo en Pascua Lama.
 
Desde hace ya unas semanas, las principales decisiones de la empresa vinculadas con este yacimiento corren por cuenta y orden de Sergio Fuentes, un ejecutivo con pasado reciente en la estatal del cobre Codelco. Fuentes trabaja codo a codo con Eduardo Flores, mandamás de Barrick en Chile, y con su par argentino Guillermo Caló.
 
Este último viene de haber sido protagonista de diversos cuestionamientos dentro de la industria minera, tras haber reconocido que Barrick -a diferencia de otras compañías- cuenta con aval del Gobierno para girar sus dividendos al exterior.
 
Claro que esta luz verde se presenta, al menos, como poco clara para otras firmas, que abren un manto de sospecha sobre la operatoria de esta minera canadiense.
 
Lo dicho por Caló tampoco pasó desapercibido para algunos de los sectores más duros del kirchnerismo, que pusieron el grito en el cielo al conocerse la muy escasa predisposición de la empresa a reinvertir sus ganancias en el país.
 
"El yacimiento aún está en veremos y a Barrick le preocupa más el desarrollo en Chile que acá", comentó un diputado crítico de San Juan, provincia en la que se emplaza el emprendimiento binacional del lado argentino. Según el legislador "la búsqueda de capitales externos apunta a que alguien asuma un riesgo que la minera no parece querer correr con fondos propios".
 
En la provincia cordillerana los movimientos de la minera canadiense levantaron polvareda durante el año, principalmente en el último semestre. Es que el freno impuesto a Pascua Lama no hizo más que profundizar la crisis en el empleo que viene afectando a la minería en los últimos meses.
 
La paralización del proyecto afectó a más de 11.000 personas ligadas a la construcción del emprendimiento, según indicaron desde CAEM (Cámara de Empresarios Mineros).
 
Esta cifra ha sido incluso reconocida dentro de la misma Barrick, aunque la firma, en pos de bajar los decibeles, argumenta que los afectados "no eran de la planta permanente de las mineras sino contratistas".

20-12-2014 / 08:12
  Vamos a decirlo con crudeza: solamente hay tres argentinos que tienen posibilidades de ser presidente de la Nación. Y solamente un acontecimiento absolutamente inesperado (un cisne negro) podría incorporar un nuevo actor.
 
Daniel Scioli es la continuidad con cambios de Cristina y ella duda entre tragarse semejante sapo o conformarse con designarle el vice y hasta el último diputado y concejal. Scioli ya no tiene retorno. Lanzó su candidatura y es el representante K que, largamente, tiene mayor intención de voto. Es el que más chances tiene y el que menos quiere Cristina.
 
El resto de los candidatos K son desconocidos y recién ahora se están preocupando por ir a debatir ideas a programas de TV, para que el ciudadano sepa quién es y qué piensa. Los cadenazos nacionales de Cristina sólo la ayudan a ella. Pero nadie se destaca ni se puede diferenciar. A Julián Domínguez no lo votan masivamente porque no lo conocen. A Agustín Rossi y a Aníbal Fernández no los votan porque "sí" los conocen.
 
En el caso de Mauricio Macri, el sólido crecimiento que tuvo en los últimos meses tiene que ver con su gestión en la Ciudad en temas que no son ni neoliberales ni para los ricos, como lo acusaron. El Metrobus, la educación pública y las obras contra la inundación son sólo algunos ejemplos.
 
Macri está recibiendo un afluente del radicalismo. Votantes de clase media de ese partido advierten que Macri puede ser el mejor instrumento para que no siga el peronismo en el poder. Deberá demostrar uñas de guitarrero para sumar a dirigentes como Ernesto Sanz u Oscar Aguad, sin que éstos dejen de ser radicales, y revestir a Carrió con un buzo antiflama para que su fuego no queme también al PRO.
 
El camino de Sergio Massa es el más difícil de entender. Muchos sospechan que no es una verdadera ruptura con el kirchnerismo (que para eso ya está Scioli) y, sin embargo, él fue el responsable casi absoluto de la jugada que abortó la posibilidad de reelección de Cristina. Si Massa seguía los consejos de Scioli o el tibio apoyo de Macri en la Provincia, no hubiera sacado 4 millones de votos en el distrito mayor y no hubiese podido ponerles un límite a las ambiciones eternas y monárquicas de Cristina.
 
Para Cristina, su principal enemigo es Sergio Massa, pero muchos votantes independientes todavía le exigen más pergaminos de opositor. Su juventud lo ayuda para presentarse como innovador y distinto, pero también le juega en contra: puede esperar, dicen algunos. Puede ser gobernador de Buenos Aires por paliza de votos y después en 2019 ir a buscar la presidencia.
 
Hay una ínfima posibilidad de que el radicalismo, para no fracturarse en tres pedazos, siga la propuesta de Gerardo Morales. Quiere que en las provincias y a nivel nacional cada partido, el PRO, el FR y la UCR, lleve sus propios candidatos pero que compitan entre sí en las PASO. Pero, las dos franjas mayoritarias de los radicales se inclinan por acercarse a Macri o a Massa.
 
Falta mucho. Pero falta poco.

NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar