La Opinión Popular
                  11:17  |  Domingo 23 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Un país atravesado sólo por estrategias de poder
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
“Si llego a la Casa Rosada irá preso cualquier persona que comete un delito sin importar si es extranjero, argentino o vicepresidente de la Nación”. Julio Cobos
Nacionales - 01-02-2011 / 09:02
ELECCIONES 2011

¿Qué le pasa a Cristina Fernández?

¿Qué le pasa a Cristina Fernández?
Cristina Fernández de Kirchner.
Raúl Kollman sigue difundiendo por el paraestatal Página/12 las encuestas del clientelar Roberto Bacman que exhiben un presente glorioso y un futuro de lujo para Cristina Fernández, pero ¿qué está pasando con la Presidente, viuda de Néstor Kirchner?
 
En el Frente para la Victoria afirman que todo avanza sin dificultades hacia una segura reelección de Cristina Fernández. Pero ¿es cierto? No hay indicios de que la placidez reine en el Frente para la Victoria.
 
No ocurría eso en días de Néstor Kirchner (es más, las crisis arrasaron con el sistema cardiovascular del líder del FpV) y no tendría porqué ocurrir sin Néstor Kirchner. Resultaría un contrasentido que el FpV, que impulsa la veneración de Kirchner, considere que ahora que él se marchó, ha llegado la hora del triunfo.
 
En verdad, el FpV ha montado una gran acción de prensa, con muchas encuestas, cuestionamiento de los opositores y difusión de estadísticas económicas cuestionables. Pero adentro hay, por lo menos, complicaciones.
Durante el fin de semana, Eugenio Paillet le dedicó su columna en el bahiense La Nueva Provincia, a las disputas internas en el Ejecutivo Nacional y a las profundas dudas que persisten acerca de la candidatura de Cristina a un 2do. mandato consecutivo.
 
Básicamente, a los graves problemas estratégicos que hoy día tiene el Frente para la Victoria.
 
Aquí algunos conceptos muy interesantes para destacar:
 
1. "(...) Pocos pueden poner en duda que, a tres meses de su desaparición física, el gobierno no llora a Néstor Kirchner, lo sufre. Lo extraña horrores. Sólo hace falta mirar el cuadro completo de lo que ocurre para reafirmar esa impresión en torno de ese mal de ausencia que ha atacado al gobierno, desde la presidenta para abajo (...)". 
 
2. "(...) Una mera observación permite sostener que ella no gobierna, que sigue metida en su mundo de maravillas, mientras, por debajo, las peleas y las zancadillas entre ministros y secretarios, entre funcionarios nacionales y provinciales, se suceden con una furia impensada hace tres meses (...)".
 
3. "(...)Aníbal Fernández ha acusado a algunos de sus colegas de gabinete, o a operadores todoterreno de estos, antes que a ningún multimedios o a los enemigos que siempre guarda en el arco opositor, de ser los autores de dar manija diaria a los rumores sobre su pérdida de poder, sobre su siempre inminente y nunca concretada renuncia, y hasta de filtrar algunos gruesos calificativos que le habría dedicado la propia presidenta en una reunión en Olivos, una mañana de la semana anterior. (...)"
 
4. "(...) El ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Ricardo Casal, sabe, por confidentes y por simple ejercicio de larga militancia en la arena política, que hay en marcha una fuerte campaña para desprestigiarlo y voltearlo del cargo, que dirigen, con personal encono, su colega nacional de Seguridad, Nilda Garré, y el jefe de gabinete en las sombras de la funcionaria, el periodista Horacio Verbitsky. Los "pecados" de Casal serían sus críticas reservadas al operativo de saturación con gendarmes del territorio provincial para combatir la inseguridad, que, dicho sea de paso, hasta ahora se mostró como un completo fracaso. O, más grave todavía, ser uno de los impulsores bajo cuerda del operativo destinado a instalar la candidatura presidencial del gobernador para octubre de 2011. (...)".
 
5. "(...) Amado Boudou es otro de los ministros que tienen para entretenerse con las peleas de pasillo con sus pares y con los que no lo son, también. En campamentos del ministro de Trabajo, Carlos Tomada, o en los del senador Daniel Filmus, precandidatos a la jefatura de gobierno porteño junto con el mediático titular del Palacio de Hacienda, saben de esas trapisondas. Peronista de vieja data, Tomada no deja de sospechar sobre la rara coincidencia entre la fortísima instalación de su precandidatura que ha hecho Boudou en los últimos días, y persistentes versiones que llegan a las redacciones sobre una supuesta decisión del ministro de Trabajo de tener ahora mismo decidido abandonar la carrera y bajarse de su candidatura. Un paso que, por caso, desmiente la fuerte pegatina callejera de carteles que aparecieron este fin de semana, en los que Tomada posa junto a Cristina, bajo el eslogan de que un gobierno porteño con inclusión social (bajo su mando, se entiende) es posible" (...).
 
6. "(...) Filmus sabe (o, en todo caso, lo intuye) que las fuerzas de choque del ministro de Economía están demasiado interesadas en presentarlo ante los porteños como "lo viejo", o "el padre de la derrota" del kirchnerismo en 2007 a manos de Mauricio Macri. En un despacho del Palacio de Hacienda, se esmeraron, horas atrás, en ningunear las encuestas, cuando no en dudar directamente de su transparencia, que hoy otorgan a Filmus una intención de voto quince puntos por encima de lo que miden Boudou y Tomada, en ese orden. (...)".
 
7. "(...) El colmo de las peleas internas se observó alrededor del duro documento que difundió la Unión Industrial Argentina, quejosa por el perjudicial nivel que está tomando el aliento a las importaciones, en desmedro de la mano de obra local. La ministra de Industria, Débora Giorgi, que tiene más detractores dentro que fuera del gobierno, cruzó con dureza ese texto, con declaraciones que formuló desde Santiago de Chile. Horas después, Aníbal Fernández y Boudou salieron a decir que estaban encantados con ese pronunciamiento de la central fabril y que coincidían en un todo con el contenido del comunicado. "A lo mejor, Débora se intoxicó leyendo "Clarín", la terminó de cruzar el jefe de gabinete. (...)".
 
8. "(...) En algunos despachos, se cita como ejemplo (tardío, pero ejemplo al fin) lo que ocurrió con el sonado viaje de Cristina por Medio Oriente, durante el cual, además, habría pronunciado aquella frase-despedida que tanto alarmó al kirchnerismo puro, acerca de que, por suerte, era la última vez que hacía lo que estaba haciendo. (...)".
 
9. "(...) Antes, Kirchner se subía a cualquier palquito y bajaba línea tanto hacia afuera como hacia adentro, y nadie chistaba", se vuelve a lamentar el hombre. Ahora, resulta evidente que los ministros no conocen otro libreto, y que Cristina no les baja ninguno que no sea el rebuscado recurso de echarle la culpa al multimedios de todo lo malo que les pasa. (...)".
 
10. "(...) Cristina Fernández ha dado una muestra más de su enorme dependencia del cacique cegetista Hugo Moyano, quien le reclamó y obtuvo un decreto para que el gobierno reparta entre las obras sociales afines al camionero unos $ 1.000 millones, como parte de un anticipo de una presunta deuda mayor, cercana a los $ 5.000 millones. Esa plata irá a los bolsillos de los dirigentes sindicales en pleno arranque de la campaña electoral, y en medio de las nuevas amenazas del camionero de patear el tablero si lo marginan de la elección del candidato a vicegobernador bonaerense, o no le dan todos los cargos que pide en las listas de candidatos legislativos nacionales y provinciales en las elecciones de octubre. (...)".
 
Fuente: Urgente 24
Agreganos como amigo a Facebook
23-11-2014 / 10:11
23-11-2014 / 10:11
 
En la reunión celebrada el lunes en San Fernando, los radicales resolvieron lo que le corresponde hacer a un partido democrático ubicado en el campo opositor.  Una de las decisiones que más molestó a los críticos fue la de respaldar una fórmula presidencial encabezada por la UCR.
 
¿Qué esperaban? ¿Tan alienados estamos en materia republicana que nos parece mal que un partido se reúna para proponer sus propios candidatos? ¿Lo correcto hubiera sido proponer un candidato de otro partido?
 
Si la pretensión no fuera patética, resultaría graciosa. ¿Un partido se moviliza, moviliza a sus dirigentes y a sus militantes para después resolver que van a apoyar a un candidato de otro partido? Los propios radicales admiten que a la vuelta del camino puede ser probable que apoyen a otros candidatos. Esto ocurrirá si pierden las Paso, por ejemplo. O si a las Paso se suma Macri.
 
Pero lo que no se le puede negar a un partido es el derecho básico de proponer sus propios candidatos. Es lo que hizo la UCR. Lo decidido no niega hacia el futuro acuerdos, entendimientos o la presencia de otros candidatos en las Paso. Pero un principio básico para toda institución política que merezca ese nombre, es defender propuestas y candidatos propios.
 
En política sólo una cosa es más grave que el sectarismo: la estupidez. Y estúpidos habrían sido los radicales si en la reunión hubieran decidido lo que pretendía Elisa Carrió, es decir, apoyar a Macri. Eso y declarar la inutilidad del partido es más o menos lo mismo.
 
Como reza un refranero popular: "Un partido no tiene derecho a regalarse". Y lo que los radicales hicieron fue protegerse de esa perniciosa tentación que incluye admitir por anticipado la inutilidad de los partidos políticos y, en este caso, del radicalismo.
 
Puede que Elisa Carrió tenga razón y la oposición deba unirse para impedir que se consagre el continuismo. Puede que el candidato con capacidades reales de ganarle al peronismo sea Macri. Todo esto y mucho más puede ser posible. Pero de allí no se infiere que la UCR decida un año antes poner toda su estructura al servicio de una candidatura externa.
 
Un partido puede admitir coaliciones y alianzas, pero no puede negarse, si efectivamente es un partido, a defender su identidad y sus propios candidatos. La declaración de la UCR no cierra puertas ni ventanas hacia el futuro. Pero no las abre más allá de lo que aconseja la prudencia. En primer lugar, ratifica la constitución de Unen; luego propone candidatos propios. ¿Qué otro aporte a la democracia se le puede exigir a un partido político?
 
Carrió está en su derecho de creer que el acuerdo con Macri debe hacerse ya. Pues bien, que lo haga. Lo que no puede pretender es que los otros partidos de Unen salgan corriendo detrás de su flamante propuesta. Y mucho menos proceder a acusar de las peores cosas a quienes no deciden someterse a su voluntad.
 
Lo que Carrió debería aprender es que la condición republicana exige tolerancia, respeto por el adversario, prudencia en el empleo de las palabras. Para intolerante, arbitraria y caprichosa ya está Cristina.

23-11-2014 / 09:11
 
Nunca en democracia una estrategia de penetración política en el Poder Judicial ha sido tan descarada como ahora. Ni siquiera con Menem, cuando funcionaba la "mayoría automática" de la Corte Suprema y actuaban los jueces amigos cuyos nombres integraban la famosa servilleta del ex ministro Corach.
 
El oficialismo contraataca diciendo que tampoco es común el avance de tantas causas contra funcionarios del Gobierno. Tienen razón, pero esas causas se alimentan no sólo de testimonios, sino también de documentación contundente sobre irregularidades cometidas al calor de la impunidad. Y la Justicia está para eso.
 
El allanamiento dispuesto por el juez Bonadío a la empresa Hotesur, de la cual Cristina Fernández es como dueña del Hotel Alto Calafate, reactivó de modo espectacular la guerra entre Gobierno y Justicia. La Presidenta volvió a protagonizar escenas de furia en Olivos, que la sacaron de la calma aconsejada por sus médicos.
 
El foco central del enojo eran las novedades que surgen en las investigaciones sobre Lázaro Báez, que la vinculan a ella y a su hijo Máximo con negocios muy sospechados. La orden terminante fue acelerar la escalada K en Tribunales.   
 
Gabriela Vázquez, de fuertes lazos con los K, fue elegida presidenta del Consejo de la Magistratura -para lograrlo se votó a sí misma- y la operación oficialista no terminaría allí. El Administrador General del Poder Judicial, o sea, el hombre que maneja los dineros que hacen funcionar a toda la estructura, fue remplazado por Claudio Cholakian, directivo de la agrupación Justicia Legítima.
 
En la Casa Rosada están convencidos de que las malas noticias que llegan a la Presidenta desde Tribunales, son operaciones de la oposición política, en connivencia con jueces y fiscales que se toman revancha por la decisión de Cristina de "democratizar" la Justicia.
 
En cambio, no le asignan importancia a los agravios y acusaciones con los que el kirchnerismo viene bombardeando a la familia judicial, desconociendo que eso y el final de ciclo, envalentona a los magistrados.
 
La guerra está en pleno desarrollo, como lo están las investigaciones que cada día estrechan más el círculo sobre la Presidenta y su familia. Los vínculos con Lázaro Báez generan un nerviosismo inédito en la cúpula del poder y apuntan a un final desconocido. 

23-11-2014 / 09:11
  Casi sin respiro, en el gobierno de CFK se mezclaron esta semana días de ilusión por la desgracia ajena, con la furia huracanada por la sospecha de que hay en marcha un golpe para derrocar a la Presidenta, con eje en algunos jueces, más el apoyode la oposición y los medios independientes.
 
Sin escalas, pasaron de frotarse las manos tras el enésimo desplante de Lilita Carrió a sus aliados de turno -a los que, por si faltase algo, en otro arranque patológico vinculó con el tráfico de drogas- al furibundo ataque ordenado por ella misma para denunciar aquella intentona destituyente.
 
El portazo de Carrió a sus socios del Frente Amplio UNEN, que puso en terapia intensiva a esa coalición, generó estados de ánimos tan exultantes en el poder, que Capitanich no dudó en exponerlo ante periodistas: "La verdad, Lilita se ha convertido en nuestra mejor jefa de campaña".
 
Tras ese nuevo y frenético arranque de la diputada, en el gobierno se afanaban por instalar un discurso interesado, pero inconsistente y falto de cualquier atisbo de realidad: que la división en tercios de los principales grupos opositores (el Frente Renovador, el Pro y UNEN), robustecía la posibilidad de un triunfo en primera vuelta del oficialismo con Daniel Scioli.
 
Linda novela para agradar los oídos de Cristina, pero sin ninguna consistencia. Pero, en un puñado de días hubo una decena de incondicionales que se abalanzaron sobre los medios para proclamar el triunfo en primera vuelta. Y dos encuestadores K, Artemio López y CEOP, les entregaron números que muestran a Scioli con el 40% de intención de voto, mientras Sergio Massa y Mauricio Macri se reparten cerca del 25% cada uno.
 
En eso estaban cuando el juez Bonadío decidió investigar a Cristina por supuestas irregularidades en el manejo de sus hoteles. En esa causa se investiga de modo central presuntas maniobras de lavado de dinero. Se entiende la furia que atacó a CFK y de la cual se hizo eco el jefe de Gabinete.
 
Por primera vez desde que los jueces, que no se han doblegado ante el poder K, movieron los papeles, las esquirlas de esas averiguaciones empezaron a caer cerca de los talones de la Presidenta. Capitanich recibió la orden de denunciar un "golpismo activo" de parte del magistrado y de otros jueces.
 
En la Casa Rosada están convencidos de que hay un intento para embretar judicialmente a Cristina ahora mismo, sin esperar como ha ocurrido con otros procesos por corrupción a presidentes anteriores, a que abandonen las oficinas del poder.
 
Así han decidido curarse en salud. "Cristina va a necesitar fueros", advirtieron. Máximo Kirchner ordenó trabajar en dos vías: la candidatura a diputada por la provincia de Buenos Aires, o a legisladora del Parlamento de UNASUR.

22-11-2014 / 18:11
 
Ya son varios los referentes del cristinismo duro que salieron a atacar a Claudio Bonadio, el juez federal que investiga irregularidades en una de las empresas de la presidente Cristina Fernández. Los insultos y críticas comenzaron el jueves, luego que el magistrado ordenara una serie de allanamientos, para avanzar en la causa de corrupción.
 
Ayer fue el propio jefe de Gabinete Jorge Capitanich quien descargó toda su ira contra Bonadio durante su habitual conferencia de prensa matutina. Lo acusó de ser la cara visible de un "golpismo activo" del Poder Judicial contra el Poder Ejecutivo.
 
El alcahuete gobernador de Entre Ríos y precandidato sin chances a la Presidencia, Sergio Urribarri, también fustigó a Bonadio. Dijo que la causa debe leerse "como un apriete liso y llano" a la jefa de Estado. Defendió a la Presidenta y realizó los deberes de un buen K.
 
Pero sin dudas, y fiel a su estilo "delicado" que lo caracteriza, el que fue más allá con las críticas fue el piquetero Luis D´Elía, quien pidió "simbólicamente" la cabeza de Bonadio "en una pica" en "vereda de Comodoro Py". Bajo el pedido de "destitución ya", el militante ultrakirchnerista realizó su embestida a través de las redes sociales.
 
El diputado macrista Juan Pablo Arenaza anunció que el martes presentará una denuncia penal por "amenazas de muerte" contra Luis D'Elía por pedir simbólicamente la cabeza del juez Bonadio para clavarla en una pica. "Aquí no hay simbolismos, aquí hay una amenaza de muerte, por eso lo voy a denunciar penalmente el próximo martes", indicó el legislador.
 
Y sí, hay que hacer algo porque a este piquetero ultra K, tarde o temprano, le sale la bestia nazi que tiene adentro y de la amenaza pasa a la acción.
 
La Opinión Popular

NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar