La Opinión Popular
                  04:04  |  Jueves 17 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
La apuesta del consenso y la reconstrucción
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
“La incidencia del mínimo no imponible sobre el salario de los trabajadores es cada vez mayor, reduciendo el salario real, e incluyendo a mayor cantidad de empleados y autónomos entre los alcanzados por el impuesto". Juan Schiaretti
Nacionales - 01-02-2011 / 09:02
ELECCIONES 2011

¿Qué le pasa a Cristina Fernández?

¿Qué le pasa a Cristina Fernández?
Cristina Fernández de Kirchner.
Raúl Kollman sigue difundiendo por el paraestatal Página/12 las encuestas del clientelar Roberto Bacman que exhiben un presente glorioso y un futuro de lujo para Cristina Fernández, pero ¿qué está pasando con la Presidente, viuda de Néstor Kirchner?
 
En el Frente para la Victoria afirman que todo avanza sin dificultades hacia una segura reelección de Cristina Fernández. Pero ¿es cierto? No hay indicios de que la placidez reine en el Frente para la Victoria.
 
No ocurría eso en días de Néstor Kirchner (es más, las crisis arrasaron con el sistema cardiovascular del líder del FpV) y no tendría porqué ocurrir sin Néstor Kirchner. Resultaría un contrasentido que el FpV, que impulsa la veneración de Kirchner, considere que ahora que él se marchó, ha llegado la hora del triunfo.
 
En verdad, el FpV ha montado una gran acción de prensa, con muchas encuestas, cuestionamiento de los opositores y difusión de estadísticas económicas cuestionables. Pero adentro hay, por lo menos, complicaciones.
Durante el fin de semana, Eugenio Paillet le dedicó su columna en el bahiense La Nueva Provincia, a las disputas internas en el Ejecutivo Nacional y a las profundas dudas que persisten acerca de la candidatura de Cristina a un 2do. mandato consecutivo.
 
Básicamente, a los graves problemas estratégicos que hoy día tiene el Frente para la Victoria.
 
Aquí algunos conceptos muy interesantes para destacar:
 
1. "(...) Pocos pueden poner en duda que, a tres meses de su desaparición física, el gobierno no llora a Néstor Kirchner, lo sufre. Lo extraña horrores. Sólo hace falta mirar el cuadro completo de lo que ocurre para reafirmar esa impresión en torno de ese mal de ausencia que ha atacado al gobierno, desde la presidenta para abajo (...)". 
 
2. "(...) Una mera observación permite sostener que ella no gobierna, que sigue metida en su mundo de maravillas, mientras, por debajo, las peleas y las zancadillas entre ministros y secretarios, entre funcionarios nacionales y provinciales, se suceden con una furia impensada hace tres meses (...)".
 
3. "(...)Aníbal Fernández ha acusado a algunos de sus colegas de gabinete, o a operadores todoterreno de estos, antes que a ningún multimedios o a los enemigos que siempre guarda en el arco opositor, de ser los autores de dar manija diaria a los rumores sobre su pérdida de poder, sobre su siempre inminente y nunca concretada renuncia, y hasta de filtrar algunos gruesos calificativos que le habría dedicado la propia presidenta en una reunión en Olivos, una mañana de la semana anterior. (...)"
 
4. "(...) El ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Ricardo Casal, sabe, por confidentes y por simple ejercicio de larga militancia en la arena política, que hay en marcha una fuerte campaña para desprestigiarlo y voltearlo del cargo, que dirigen, con personal encono, su colega nacional de Seguridad, Nilda Garré, y el jefe de gabinete en las sombras de la funcionaria, el periodista Horacio Verbitsky. Los "pecados" de Casal serían sus críticas reservadas al operativo de saturación con gendarmes del territorio provincial para combatir la inseguridad, que, dicho sea de paso, hasta ahora se mostró como un completo fracaso. O, más grave todavía, ser uno de los impulsores bajo cuerda del operativo destinado a instalar la candidatura presidencial del gobernador para octubre de 2011. (...)".
 
5. "(...) Amado Boudou es otro de los ministros que tienen para entretenerse con las peleas de pasillo con sus pares y con los que no lo son, también. En campamentos del ministro de Trabajo, Carlos Tomada, o en los del senador Daniel Filmus, precandidatos a la jefatura de gobierno porteño junto con el mediático titular del Palacio de Hacienda, saben de esas trapisondas. Peronista de vieja data, Tomada no deja de sospechar sobre la rara coincidencia entre la fortísima instalación de su precandidatura que ha hecho Boudou en los últimos días, y persistentes versiones que llegan a las redacciones sobre una supuesta decisión del ministro de Trabajo de tener ahora mismo decidido abandonar la carrera y bajarse de su candidatura. Un paso que, por caso, desmiente la fuerte pegatina callejera de carteles que aparecieron este fin de semana, en los que Tomada posa junto a Cristina, bajo el eslogan de que un gobierno porteño con inclusión social (bajo su mando, se entiende) es posible" (...).
 
6. "(...) Filmus sabe (o, en todo caso, lo intuye) que las fuerzas de choque del ministro de Economía están demasiado interesadas en presentarlo ante los porteños como "lo viejo", o "el padre de la derrota" del kirchnerismo en 2007 a manos de Mauricio Macri. En un despacho del Palacio de Hacienda, se esmeraron, horas atrás, en ningunear las encuestas, cuando no en dudar directamente de su transparencia, que hoy otorgan a Filmus una intención de voto quince puntos por encima de lo que miden Boudou y Tomada, en ese orden. (...)".
 
7. "(...) El colmo de las peleas internas se observó alrededor del duro documento que difundió la Unión Industrial Argentina, quejosa por el perjudicial nivel que está tomando el aliento a las importaciones, en desmedro de la mano de obra local. La ministra de Industria, Débora Giorgi, que tiene más detractores dentro que fuera del gobierno, cruzó con dureza ese texto, con declaraciones que formuló desde Santiago de Chile. Horas después, Aníbal Fernández y Boudou salieron a decir que estaban encantados con ese pronunciamiento de la central fabril y que coincidían en un todo con el contenido del comunicado. "A lo mejor, Débora se intoxicó leyendo "Clarín", la terminó de cruzar el jefe de gabinete. (...)".
 
8. "(...) En algunos despachos, se cita como ejemplo (tardío, pero ejemplo al fin) lo que ocurrió con el sonado viaje de Cristina por Medio Oriente, durante el cual, además, habría pronunciado aquella frase-despedida que tanto alarmó al kirchnerismo puro, acerca de que, por suerte, era la última vez que hacía lo que estaba haciendo. (...)".
 
9. "(...) Antes, Kirchner se subía a cualquier palquito y bajaba línea tanto hacia afuera como hacia adentro, y nadie chistaba", se vuelve a lamentar el hombre. Ahora, resulta evidente que los ministros no conocen otro libreto, y que Cristina no les baja ninguno que no sea el rebuscado recurso de echarle la culpa al multimedios de todo lo malo que les pasa. (...)".
 
10. "(...) Cristina Fernández ha dado una muestra más de su enorme dependencia del cacique cegetista Hugo Moyano, quien le reclamó y obtuvo un decreto para que el gobierno reparta entre las obras sociales afines al camionero unos $ 1.000 millones, como parte de un anticipo de una presunta deuda mayor, cercana a los $ 5.000 millones. Esa plata irá a los bolsillos de los dirigentes sindicales en pleno arranque de la campaña electoral, y en medio de las nuevas amenazas del camionero de patear el tablero si lo marginan de la elección del candidato a vicegobernador bonaerense, o no le dan todos los cargos que pide en las listas de candidatos legislativos nacionales y provinciales en las elecciones de octubre. (...)".
 
Fuente: Urgente 24
Agreganos como amigo a Facebook
16-04-2014 / 18:04
16-04-2014 / 10:04
El 7 de enero de 2013, Gabriela Michetti decía en un reportaje que en la Argentina debería darse la unión de toda la oposición en 2015. No sería un frente electoral sino una coalición que defina un programa de gobierno y se comprometa a cumplirlo.

"Tendríamos que acordar que a partir de 2015 habrá un gobierno de transición y que gane quien gane, se lo va a apoyar. Y luego hacemos la interna abierta y obligatoria con los candidatos de toda la oposición, en la que podrían participar Mauricio (Macri), (Hermes) Binner, (Julio) Cobos", decía.


La ex vicejefa de Gobierno porteño no hacía otra cosa que poner sobre blanco el pensamiento del PRO, que por esos días fogoneaba en voz baja la propuesta de armar una gran alianza anti K similar a la que se había dado en Venezuela, ante las versiones sobre los intentos re-reeleccionistas de la presidenta Cristina Kirchner y la falta, claro, de una fuerte estructura partidaria propia.


Esa idea que nunca se abandonó volvió este año a tomar fuerza en el macrismo, pese a que el discurso público se concentre en afirmar que el PRO busca crecer con lo propio, lejos de los partidos tradicionales, para convertirse en la tercera vía.


Y es acompañada por algunos dirigentes radicales, entre ellos, el jefe de la UCR, Ernesto Sanz, y la líder de la Coalición Cívica (CC), Elisa Carrió. Ya no es la perpetuidad del kirchnerismo lo que espanta a la oposición sino la posibilidad de quedar otra vez como espectadores frente a un eventual ballotage entre Daniel Scioli y Sergio Massa.

16-04-2014 / 10:04
16-04-2014 / 09:04
Ayer, el ministro de Economía, Axel Kicillof, anunció que la inflación de marzo fue del 2,6%, según el nuevo Índice de Precios. Lo hizo en medio de las dudas sobre las maniobras del gobierno de CFK para lograr una cifra por debajo del maldito 3%, que se comió el poder adquisitivo de los argentinos en sólo dos meses (3,7% en enero y 3,4% en febrero).

La proyección es aún peor si se considera la Inflación Congreso, que dan en marzo una suba de 3,3%. Ese número, representa un alza del 37,26% respecto de marzo de 2013. Además, Elypsis, que realiza un relevamiento de precios online, registró en marzo la inflación mensual del 3,2%. Y el Relevamiento de Precios Minoristas del Estudio Bein marcó 3%, lo que cierra un trimestre de 11% de suba.

La medición que marcó una aceleración respecto de febrero fue la de la ex directora de Precios del Indec, Graciela Bevacqua. Según sus datos, el IPC marcó 3,3%, acumula 12,8% en el trimestre y 35,8% en doce meses. Por su parte, FIEL y M&S calcularon que la inflación escaló un 3,6% el mes pasado.

Con manipulación o sin manipulación, los datos oficiales siguen siendo alarmantes. En el año, para el Gobierno la inflación fue del 10%, según el "Índice Pinocho", superior al número que había dibujado en el último presupuesto para todo 2014. Cifra por encima del aumento que Cristina anunció, semanas atrás, a los jubilados. En aquel acto, Kicillof aplaudía que nuestros abuelos pasarían a cobrar $9,50 más por día, 290 pesos más por mes. Toda una infamia.

En pose similar, anunciando que la "tendencia" es a la baja, Kicillof dijo que "en marzo se observó una desaceleración respecto a los meses precedentes", gracias al programa Precios Cuidados, negando que tuviera que ver con una caída en el nivel de consumo. Sin embargo, desde el Centro de Educación al Consumidor, Carolina Suárez recordó que "este programa no ha funcionado" y se registran problemas constantes, como "faltantes de productos en góndola, o falta de identificación de los mismos".

Sin embargo, Kicillof siguió con su optimismo, y adelantó que "la desaceleración (en la suba de precios) se ha extendido a las dos primeras semanas de abril". La realidad, una vez más, amenaza con desmentir al ministro, pues abril comenzó ya con una "estacionalidad alcista" propia del turismo de Semana Santa. Además, abril llegó con el efecto del tarifazo del gas, producto de la quita de subsidios residenciales, y con un fuerte incremento en las naftas para los autos.

La difusión del nuevo índice de inflación es menor a lo esperado y enfría el entusiasmo inicial por el aparente sinceramiento de las estadísticas oficiales manipuladas durante los últimos siete años. El Gobierno intenta hacer equilibrio entre contentar al FMI (que ahora lo fiscaliza), y mostrar un número anual maquillado por debajo del 30%.

De todos modos, la medición del nuevo Indec augura una proyección cercana a ese 30% anual que el cristinismo querría evitar. Y muestra la realidad de un proceso inflacionario cuya magnitud es el triple de la mentira sostenida desde 2007 en base a la destrucción de los equipos técnicos estatales cuya credibilidad nunca se había puesto en duda.

Décima más, décima menos, el gobierno de Cristina Fernández asume la inflación y le queda por delante el camino más difícil. El de poner en marcha un Plan que contenga la suba de precios mucho más serio que el placebo con el que pretende sobrevivir hasta 2015.

La Opinión Popular

15-04-2014 / 09:04
En su discurso de ayer, la presidenta Cristina Fernández luego de recordar al politólogo Ernesto Laclau, que falleció el domingo pasado, condenó los "comentarios acerca de la supuesta división que Ernesto generó entre los argentinos".

Tras hacer un recorrido por la historia argentina y las divisiones políticas imperantes a través de ella, Cristina resaltó que "nunca hemos podido discutir un proyecto de país desde nuestras diferencias", y reclamó "honestidad intelectual sin especulaciones: si discutiéramos mas sinceramente, podríamos saldar nuestras diferencias", concluyó.

Lo que parece no querer reconocer la Presidenta es que fue su gobierno, como nunca antes desde el retorno a la democracia en nuestro país, el que más ha atacado a todos aquellos sectores que cuestionan o tienen puntos de vista distintos respecto al relato oficial.

Por ejemplo, hemos visto como, públicamente, la Presidenta rompió con el secreto fiscal, revelando datos de un jubilado que había presentado un recurso de amparo para comprarle un dólar a su nieto. A su vez, en varias ocasiones, envió a la AFIP para apretar a periodistas, artistas y profesionales que se atrevieron a cuestionar, públicamente, a su gobierno.

Asimismo, desde la administración K se premia y castiga con recursos de la publicidad oficial, que salen de los impuestos que paga la ciudadanía, a los medios según su línea editorial. Es decir, la Presidenta administra los recursos del Estado como si fuese un patrón de estancia o un señor feudal de la Edad Media.

Los medios independientes son víctimas de este accionar, al ser discriminados de forma atroz, mientras que medios que publican notas dictadas desde los despachos oficiales, reciben mucha plata por mes, sin ningún tipo de control y sin importar que su tirada sea extremadamente reducida.

La Opinión Popular

NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar