La Opinión Popular
                  23:11  |  Jueves 18 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Un país atravesado sólo por estrategias de poder
Por Natalio Botana, Politólogo e Historiador
“Si llego a la Casa Rosada irá preso cualquier persona que comete un delito sin importar si es extranjero, argentino o vicepresidente de la Nación”. Julio Cobos
Nacionales - 21-12-2010 / 13:12
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 21 DE DICIEMBRE DE 1947, JUAN PERÓN PRESENTA AL CONGRESO EL PRIMER PLAN QUINQUENAL.

Primer Plan Quinquenal en Argentina

Primer Plan Quinquenal en Argentina
Propaganda del Primer Plan Quinquenal.
El primer Plan Quinquenal fue un procedimiento de planificación estatal argentino, del primer gobierno del general Juan Domingo Perón.
 
A principios del segundo semestre de 1946, la Secretaría Técnica de la Presidencia comenzó a preparar un Plan de Gobierno para el período quinquenal comprendido por los años 1947 y 1951. El Plan Quinquenal se anunció en el mensaje presidencial del 19 de octubre de 1946 como "Proyecto de Ley" que se iba a enviar a la Legislatura (El Art. 1º daba el "Plan de Realizaciones e Inversiones" y desarrollaba diversos proyectos de leyes)

El plan planteaba la necesidad de prever y codificar en un solo cuerpo el conjunto de medidas que afectaban la exportación y la importación, reglamentando la tipificación, el envase y la certificación de la calidad de los productos exportables y estableciendo un régimen aduanero ajustado a las realidades de ese momento.
 
Descentralizaba y diversificaba la industria formando nuevas zonas productivas; emplazándolas adecuadamente en función de las fuentes de energía naturales, las vías de comunicaciones, los medios de transporte y los mercados de consumidores.
 
Se estableció un programa mínimo de cinco años de obras y de inversiones necesarias para asegurar un suministro adecuados de materias primas, combustibles y equipos mecánicos y desarrollar racionalmente la industria y la agricultura del país.
 
Por otra parte, con el objeto de agilizar los servicios aduaneros y portuarios, se proponía unificar en cada aduana o receptoría esas funciones, bajo la dirección, coordinación y fiscalización de un organismo central que se denominaría Administración General de Aduanas y Puertos de la Nación, el cual substituiría -aunque con mayores atribuciones- a la hasta entonces Dirección General de Aduana.
 
En su Art. 2º se autorizaba al Poder Ejecutivo, a financiar el plan con emisión de "Títulos de la Deuda pública" en la cuantía necesaria y/o cualquier otro medio adecuado, rindiendo cuenta anualmente al Congreso.
 
La Planificación Estatal tuvo una extensa fundamentación con el siguiente temario:
 
Gobernación del Estado.
 
I Política
II Salud Pública
III Educación
IV Cultura
V Justicia
VI Exterior
Defensa Nacional
 
 
I Ejército
II Marina
III Aeronáutica
Economía
 
I Población
II Obra Social
III Energía
IV Trabajos Públicos y Transporte
V Producción
VI Comercio Exterior
VII Finanzas
 
La toma de conocimiento fue novedosa: se convocó a ambas cámaras legislativas del Congreso Nacional, no formalmente como Asamblea, sino a título de invitación a senadores y diputados nacionales para acompañar la exposición del Presidente.
 
El acto se desarrolló en el recinto de la Cámara baja, el 21 de octubre de 1946, con asistencia perfecta de la bancada oficialista, en cambio la opositora se abstuvo de concurrir.
 
Abrió el acto el Presidente del Senado y vicepresidente de la Nación, doctor Juan Hortensio Quijano, luego Perón y el secretario técnico, el barcelonés Dr. José Figuerola.
 
El Gobierno abrió una campaña de difusión, comenzando por charlas del Pte. Juan Perón, en el Teatro Colón, a trabajadores y luego a empresarios de la Unión Industrial Argentina (unión de empresarios industriales) y de la recién creada Asociación Argentina de la Producción, Industria y Comercio.
 
De Wikipedia, la enciclopedia libre

Agreganos como amigo a Facebook
18-12-2014 / 18:12
18-12-2014 / 10:12
18-12-2014 / 09:12
17-12-2014 / 16:12
 
Dentro del plan del gobierno de CFK que busca lograr impunidad de sus funcionarios una vez que dejen el poder, y principalmente para proteger a la presidenta Cristina Fernández, la Cámara de Diputados aprobó ayer el proyecto que establece la elección de integrantes del Parlasur en simultáneo con los comicios nacionales del próximo año, norma que el Senado comenzará a discutir hoy mismo.
 
El texto aprobado fija las elecciones de los 43 representantes de Argentina en el Parlasur en simultáneo con los comicios nacionales de agosto y octubre de 2015. El período de transición durante el cual no es obligatorio que se elijan los parlamentarios por voto  directo se ha extendido hasta el 2020. El apuro al trámite impuesto por el oficialismo no tiene explicación alguna.
 
El oficialismo esperó a la última sesión del año y dentro de una batería de proyectos, el de la elección de legisladores del Parlasur, con el que se tendrá fueros, obtuvo 140 votos afirmativos, 72 negativos y 18 abstenciones. El proyecto pasó al Senado, que tiene previsto comenzar a discutirlo hoy a las 11 en la comisión de Asuntos Constitucionales, por lo que el debate se realizará en simultáneo a la cumbre de presidentes del Mercosur en la ciudad de Paraná.
 
Según señalaron fuentes del bloque oficialista de la Cámara, seguramente hoy  sacará dictamen y se intentará llevar el texto al recinto. Para ello, el cristinismo necesitará el voto de los dos tercios de los legisladores, para poder habilitar el tratamiento sobre tablas del proyecto.
 
De no conseguir el respaldo de la UCR y el Peronismo Federal, el FpV intentaría sesionar el próximo 30 de diciembre, para aprobar la iniciativa antes del próximo año electoral.
 
La idea del cristinismo es proponer a Cristina como representante de Argentina en el Parlasur y así blindarla para que pueda zafar de ir a la cárcel por todas las causas judiciales que le lloverán por presuntos hechos de corrupción.
 
La Opinión Popular

17-12-2014 / 09:12
  En una sorpresiva jugada, Cristina Fernández descabezó ayer la Secretaría de Inteligencia (SI, ex SIDE), echó a Héctor Icazuriaga y a su poderoso segundo, Francisco Larcher, por las investigaciones judiciales que afectan al Gobierno. Sus lugares serán ocupados por Parrilli y por Mena, un hombre de La Cámpora; el inefable Aníbal Fernández regresa al Gabinete y volverá a cumplir la función que desempeñó con Duhalde.
 
En las Fuerzas Armadas interpretaban los cambios en la ex SIDE como un fortalecimiento de la influencia del jefe del Ejército, expresando la confianza que Cristina le tiene al general "nac & pop" César Milani, acusado de delitos de lesa humanidad y sospechado de enriquecimiento ilícito, que construyó su poder a partir de la consolidación de su propio aparato de inteligencia.
 
Desde el retorno a la democracia, el cristinismo fue el gobierno que llevó el espionaje interno a su máxima expresión. El denominado Proyecto X, para infiltrarse en organizaciones sociales opositoras; las famosas carpetas que se le mostraban a intendentes del Conurbano para evitar que sacaran los pies del plato; y el financiamiento de campañas de desprestigio contra opositores, fueron prácticas habituales que implementó el gobierno de CFK.
 
El cristinismo violó una de las reglas básicas de la democracia al haber utilizado las Fuerzas Armadas, que deberían estar al servicio de la soberanía nacional, a hacer tareas de espionaje interno. Y para eso se valió del represor Milani, asiduo visitante de Carlos Zannini, un hombre que tiene contacto directo y permanente con Cristina.
 
Dentro del oficialismo aseguran que Milani estaría detrás de toda esta movida para que, siguiendo las órdenes de la Casa Rosada, enrollar a las fuerzas armadas con los trapos sucios del cristinismo. Y para lograr sus fines cuenta con una millonaria caja a su disposición: el Congreso le asignó al área de inteligencia del ejército  $ 568,5 millones para 2015, un 31,8% más que este año.
 
Estos cambios introducidos en el gabinete de CFK muestran, a las claras, la descomposición del poder político del cristinismo, en momentos en que están avanzando, como nunca antes, las investigaciones judiciales contra funcionarios K de primera línea y contra la propia familia presidencial.
 
Haber metido mano en la conducción de la Secretaría de Inteligencia, una reconocida cueva de espías, da cuenta de que en el último tramo de su gestión el cristinismo está dispuesto a recurrir a las peores armas para intentar obtener impunidad.
 
Desde la última dictadura militar, las carpetas elaboradas por los servicios han servido como mecanismo de presión de los gobiernos contra empresarios, gremialistas y dirigentes políticos opositores, como así también como instrumento de disciplinamiento interno.
 
Con la ayuda de los espías que le reportan políticamente, existen indicios que se viene una campaña política muy sucia en 2015. La hora de la infamia ha llegado.
 
La Opinión Popular

NicoSal Web Design

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar