La Opinión Popular
                  11:26  |  Domingo 14 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“No existe más el control remoto que nos dice qué tenemos que hacer. Seremos oposición en las cosas que tenemos que oponernos y trataremos de acompañar aquellas cosas que le sirven a la gente”. Diego Bossio
Nacionales - 21-12-2010 / 13:12
EFEMÉRIDES POPULARES. EL 21 DE DICIEMBRE DE 1947, JUAN PERÓN PRESENTA AL CONGRESO EL PRIMER PLAN QUINQUENAL.

Primer Plan Quinquenal en Argentina

Primer Plan Quinquenal en Argentina
Propaganda del Primer Plan Quinquenal.
El primer Plan Quinquenal fue un procedimiento de planificación estatal argentino, del primer gobierno del general Juan Domingo Perón.
 
A principios del segundo semestre de 1946, la Secretaría Técnica de la Presidencia comenzó a preparar un Plan de Gobierno para el período quinquenal comprendido por los años 1947 y 1951. El Plan Quinquenal se anunció en el mensaje presidencial del 19 de octubre de 1946 como "Proyecto de Ley" que se iba a enviar a la Legislatura (El Art. 1º daba el "Plan de Realizaciones e Inversiones" y desarrollaba diversos proyectos de leyes)

El plan planteaba la necesidad de prever y codificar en un solo cuerpo el conjunto de medidas que afectaban la exportación y la importación, reglamentando la tipificación, el envase y la certificación de la calidad de los productos exportables y estableciendo un régimen aduanero ajustado a las realidades de ese momento.
 
Descentralizaba y diversificaba la industria formando nuevas zonas productivas; emplazándolas adecuadamente en función de las fuentes de energía naturales, las vías de comunicaciones, los medios de transporte y los mercados de consumidores.
 
Se estableció un programa mínimo de cinco años de obras y de inversiones necesarias para asegurar un suministro adecuados de materias primas, combustibles y equipos mecánicos y desarrollar racionalmente la industria y la agricultura del país.
 
Por otra parte, con el objeto de agilizar los servicios aduaneros y portuarios, se proponía unificar en cada aduana o receptoría esas funciones, bajo la dirección, coordinación y fiscalización de un organismo central que se denominaría Administración General de Aduanas y Puertos de la Nación, el cual substituiría -aunque con mayores atribuciones- a la hasta entonces Dirección General de Aduana.
 
En su Art. 2º se autorizaba al Poder Ejecutivo, a financiar el plan con emisión de "Títulos de la Deuda pública" en la cuantía necesaria y/o cualquier otro medio adecuado, rindiendo cuenta anualmente al Congreso.
 
La Planificación Estatal tuvo una extensa fundamentación con el siguiente temario:
 
Gobernación del Estado.
 
I Política
II Salud Pública
III Educación
IV Cultura
V Justicia
VI Exterior
Defensa Nacional
 
 
I Ejército
II Marina
III Aeronáutica
Economía
 
I Población
II Obra Social
III Energía
IV Trabajos Públicos y Transporte
V Producción
VI Comercio Exterior
VII Finanzas
 
La toma de conocimiento fue novedosa: se convocó a ambas cámaras legislativas del Congreso Nacional, no formalmente como Asamblea, sino a título de invitación a senadores y diputados nacionales para acompañar la exposición del Presidente.
 
El acto se desarrolló en el recinto de la Cámara baja, el 21 de octubre de 1946, con asistencia perfecta de la bancada oficialista, en cambio la opositora se abstuvo de concurrir.
 
Abrió el acto el Presidente del Senado y vicepresidente de la Nación, doctor Juan Hortensio Quijano, luego Perón y el secretario técnico, el barcelonés Dr. José Figuerola.
 
El Gobierno abrió una campaña de difusión, comenzando por charlas del Pte. Juan Perón, en el Teatro Colón, a trabajadores y luego a empresarios de la Unión Industrial Argentina (unión de empresarios industriales) y de la recién creada Asociación Argentina de la Producción, Industria y Comercio.
 
De Wikipedia, la enciclopedia libre

Agreganos como amigo a Facebook
14-02-2016 / 10:02
Consolidada la ruptura en el kirchnerismo, entre cristinistas y peronistas, comenzó una suerte de preludio parlamentario para recibir los pliegos de Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz e intentar instalar otros proyectos ligados especialmente al caso de los holdouts. También se inició el contacto directo de acuerdo con las tres CGT y el inicio de la Agencia de Inversiones.
 
Cada movida tiene causas y efectos, que no precisamente son inmediatos. Caso por caso. La secuencia de jugadas de carácter político tuvo un antecedente clave, el cierre de un acuerdo con el titular del bloque de senadores del Frente para la Victoria-PJ, Miguel Pichetto.
 
A cambio del respaldo de Pichetto, el Gobierno se comprometió a garantizar fondos para las provincias. Pero además no faltaron, en los contactos con los senadores peronistas, señales de acompañamiento "amistoso". Una verdadera vuelta de tuerca respecto de los tiempos del kirchnerismo. Así quedó sellado el quórum, una victoria de Cambiemos y su estrategia de gestión.
 
Luego el presidente se reunión con los jefes sindicales. Hugo Moyano, Luis Barrionuevo, Juan Carlos Schmid, Gerardo Martínez, Gerónimo Venegas, Antonio Caló y Armando Cavallieri compartieron mesa con Macri, Peña y Jorge Triaca.
 
Hubo cuatro puntos clave que se abordaron. En marzo habrá rebajas en Ganancias, se va a discriminar el IVA, se modificarán las asignaciones familiares y, fundamentalmente, un acuerdo para que los casi $ 27.000 millones del Fondo Solidaridad Social los distribuya el sindicalismo organizado. Macri entregó esa caja a cambio de paz social y moderación en las paritarias.
 
Una tercera movida fue la puesta en marcha de todo el sistema de captación de negocios y capitales a través de una Agencia Nacional de Promoción de Inversiones y Comercio Internacional. Según los ministros Susana Malcorra y Francisco Cabrera, una forma de insertar de una buena vez a la Argentina en los mercados del mundo.
 
En las conversaciones de lo que se llama la "Mesa Chica" de Macri, a la que se sientan parte del equipo económico y otros ministros, las perspectivas de contar en los últimos meses de 2016 con un cúmulo de inversiones y con la tarea de "limpieza y puesta en caja" de subsidios, tarifas y excesos (incluido el pago del costo político de esas correcciones) despertaron en la Rosada un optimismo a futuro.

13-02-2016 / 18:02
13-02-2016 / 10:02
13-02-2016 / 10:02
13-02-2016 / 09:02
Ayer, la divisa yanqui saltó 18 centavos respecto del jueves y se acercó a los $15: se vendió a $ 14,96, mientras que el blue avanzó 17 centavos y cotizó a $ 14,83, en un contexto en el que el Banco Central (BCRA), presidido por Federico Sturzenegger, sigue firme en su política de no intervención en el mercado.
 
No obstante, un dólar a $15 es más lógico que a $9, como antes de la devaluación, cuando el blue rozaba los $16 y todos los precios se regían según esa cotización. Era evidente que el atraso cambiario, que el cristinismo utilizó como ancla antiinflacionaria, era insostenible.
 
Que la disparada del dólar no replique directamente en un mayor incremento de precios, será una de las metas a tener en cuenta por el gobierno de Mauricio Macri. ¿Cómo evitar esto? El BCRA debería aplicar la "flotación sucia", es decir, intervenir en el mercado, comprando y vendiendo dólares. Esto es difícil por las escasas reservas que dejó el cristinismo. Por eso, Macri busca financiamiento internacional, para paliar estas situaciones, controlar el dólar y evitar que se escapen las variables económicas. Pero también depende del compromiso de empresarios y sindicalistas.
 
La suba de la divisa ocurre porque el gobierno no ha intervenido y estamos en una época en la que la oferta de dólares es menor, ya que no empezó la liquidación fuerte de la cosecha. Sin embargo, algunos no creen que el tipo de cambio actual pueda presionar a la inflación: "Los precios ya estaban establecidos con un dólar de entre $14 y $15. Como todavía no ha habido intervención del Central, es muy difícil que la cotización se traslade a precios", dicen. En tanto, otros entienden que, mientras no se ataque la inflación, será difícil que la divisa se estabilice y no suba. La madre de todas las batallas, dicen, es la inflación y recuperar la confianza en el peso que el cristinismo destruyó.
 
En este contexto, mientras los precios suben, las tasas en pesos no son atractivas (pero si suben, se corre el riesgo de que la actividad económica se estanque aún más) y el todo el mundo se dolariza. Así, el dólar es demandado y, en consecuencia, sube. La razón número uno es el tema inflacionario. Mientras no se ataque esto, mientras no se reduzcan el déficit fiscal ni la emisión monetaria, vamos a seguir asistiendo a las modificaciones en el tipo de cambio.
 
El ministro Alfonso Prat-Gay, afirmó que "no están dadas las condiciones" para bajar rápidamente la inflación porque afectaría el empleo y la actividad económica. Dijo que tienen por objetivo "eliminar el impuesto inflacionario", que pesa sobre "12 millones de pobres", "de a poco, porque la alternativa de bajarlo rápido implicaría despidos, ajuste fiscal y ajuste social". Es el gradualismo macrista.
 
La alta inflación es uno de los grandes problemas heredados del gobierno de Cristina Fernández, que mintió y ocultó durante mucho tiempo lo que ocurría. Ahora hay que subsanar esto, pero con cuidado, atendiendo los salarios de la gente; trabajar sobre los aumentos de precios y controlar al empresariado para que, a la hora de aumentar los precios, no se perjudique a los sectores de menores ingresos.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar