La Opinión Popular
                  23:15  |  Domingo 17 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
Lo dijo el doctor René Favaloro hace 20 años: “Con el aborto legal no habrá más ni menos abortos, habrá menos madres muertas. El resto es educar, no legislar”.
Recomendar Imprimir
Nacionales - 28-07-2010 / 18:07
LA OPOSICIÓN FELICITA A LA PRESIDENTA PERO... INSISTIRÁ CON EL 82 % MÓVIL PARA LOS JUBILADOS

Cristina anunció el aumento que prevé la ley actual para los jubilados

Cristina anunció el aumento que prevé la ley actual para los jubilados
Cristina Fernández anunció nuevos aumentos para jubilados y pensionados a partir del 1º de septiembre.
Presionada por el avance opositor en el Congreso, la presidenta, Cristina Fernández, anunció hoy un aumento del 16,9 por ciento para los jubilados en medio de una batalla con la oposición, que busca la aprobación parlamentaria de una mejora sustancialmente mayor.
 
También anunció un aumento del 22 por ciento en los subsidios de ayuda a la crianza de los niños, medida que junto con la otra beneficiará a unos diez millones de habitantes.
 
En el Congreso celebraron los anuncios, pero advirtieron que insistirán con los proyectos del 82% móvil que ya están en condiciones de ser tratados en la segunda semana de agosto. "Este aumento debe entenderse como la primera cuota del 82% móvil que aprobaremos en el Congreso en agosto", dijo Elisa Carrió. 

En un ambiente colmado de especulaciones, Cristina Kirchner anunció este mediodía un aumento del 16,9% en todas las jubilaciones, ante la presión opositora para que los haberes mínimos se equiparen con el 82% móvil, que todavía no alcanzan.
 
También se dispuso una suba del 22,22% en las asignaciones familiares, para lo cual también se usarán los fondos previsionales, algo cuestionado por los sectores no oficialistas que pretenden cubrir esos gastos con fondos del Tesoro.
 
Con el aumento, "el haber jubilatorio mínimo pasará de los actuales 895,20 pesos a 1046,50", dijo la Presidenta, y añadió que "si se suma el aporte del PAMI, esa suma termina siendo 1091,50". La suba, del 16,9%, se aplicará desde el 1° de septiembre para todos los haberes, y será la segunda en el año, acorde con la Ley de Movilidad jubilatoria que el Gobierno defiende ante los embates de la oposición.
 
Sumado al 8.21% que se dio en marzo, el incremento para este año será de 26.49%.
 
En un acto en Casa de Gobierno, en el que estuvo presente todo el Gabinete, empresarios, legisladores, sindicalistas e intendentes, y representantes de agrupaciones de derechos humanos, la jefa de Estado precisó que "el impacto anual (de esta medida) es de 14.258 millones de pesos", y subrayó que "no es un gasto sino una inversión social".
 
La mandataria defendió la gestión y la estatización de los fondos previsionales, al precisar que "casi 87 por ciento de las personas en edad de jubilación están dentro del sistema". Además, indicó que las subas a jubilados acumulan 51,65 por ciento desde que rige la Ley de Movilidad de Jubilatoria, en marzo de 2009.
 
También subrayó que "desde 2003, la jubilación mínima mejoró 597,8 por ciento, unas siete veces". "Esto tiene su anclaje en el crecimiento de la economía, si vemos la evolución de este aumento que comenzó a aplicarse desde marzo en dos veces al año", dijo la Presidenta.
 
Los anuncios se efectuaron en medio de una creciente presión opositora en el Congreso para sancionar una ley que establezca que la jubilación mínima debe ser equivalente al 82% del salario mínimo, que hoy es de 1500 pesos.
 
 
Subas en la asignación por hijo
 
Cristina Kirchner también anunció un aumento de 22,22% en las asignaciones familiares, que pasarán de 180 a 220 pesos.
 
"Esto beneficiará a 3.778.822 niños, y alcanzará a las personas con hijos discapacitados cuyo aumento se imcrementará de 720 pesos a 880 pesos que tambien será pagado por Anses", dijo.
 
Cristina subrayó que "la suma de todas estas inversiones de carácter social significan un 11,88% del PBI y un 57% del presupuesto total de gastos que aprobó el Parlamento".
 
Según sostuvo la jefa de Estado, desde 1997 hasta 2003, las asignaciones pasaron por lo que llamó irónicamente "la era de hielo". Desde entonces, hasta 2003 la fecha, defendió, "aumentaron 550 por ciento".
 
El ministro de Economía, Amado Boudou, afirmó "que es una de las medidas sociales más importantes que se han tomado en materia social porque apuntan a dos sectores: los adultos mayores y los menores de 18 años".
 
De acuerdo con Boudou, ambas medidas implican que más dinero se vuelca al consumo: "El gobierno asegura el ritmo de la actividad económica con el sostenimiento de la demanda agregada". Y agregó, como minutos antes había dicho la Presidenta: "No hay mayor presión impositiva, y vamos a controlar muy de cerca los precios".
 
"Obsceno". Boudou apuntó contra los que impulsan el 82% móvil. "Me parece hasta obsceno que quienes mantuvieron congeladas las jubilaciones propongan esto".
 
Agustín Rossi, legislador del FPV, y Florencio Radazzo, ministro del Interior, también enviaron un mensaje a la oposición.
 
Convocatoria. La Presidenta anunció la convocatoria al Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil, y reclamó "responsabilidad de todos los actores empresarios, comerciantes y trabajadores para lograr acuerdos".
 
 
"Hipocresía".
 
Silvana Giudici, secretaria legislativa del bloque de la UCR, calificó de "hipocresía" el anuncio. "Hasta ayer Boudou sostenía que el sistema podría entrar en default si se aumentaban las jubilaciones, hoy aumentan un 16%, es decir, la mitad de lo que reclamamos", señaló.
 
Y amplió: "Es evidente que no quieren pagar el costo político de oponerse al aumento que proponemos desde la oposición y anuncian esta medida como un logro oficialista cuando todos sabemos que es simplemente una maniobra para eludir la obligación de pagar el 82%", dijo Giudici. "La plata está, como lo sostuvimos siempre, pero para aumentar a los jubilados y a los niños se utiliza a cuentagotas", concluyó.
 
En tanto, la diputada Elisa Carrió celebró el aumento a los jubilados que la Presidenta, aunque aclaró que es una "injusticia intolerable" que no se implemente el 82% móvil.
 
"Lo importante es que los jubilados estén bien. Por lo menos esto es un paliativo hasta que salga la ley del Congreso", indicó la líder de la Coalición Cívica. Y volvió a cuestionar al oficialismo: "Ayer decía que no había dinero y que se fundía el país, y hoy aumentan", dijo.
 
"Un país que no puede pagar cerca de un salario mínimo a una persona que aportó toda su vida, es de una injusticia social profunda. ¿Cómo van a decir que no hay dinero para los jubilados?", cuestionó. "Dinero hay. El tema es cuál es la prioridad", sentenció la líder opositora y aclaró que las fuerzas no kirchneristas avanzarán con la implementación del 82% móvil en el Congreso más allá del nuevo aumento.
 
 
La oposición insistirá en el Congreso con el 82% móvil.
 
Luego que la presidente Cristina Kirchner anunciara este martes 27/07  un aumento para las jubilaciones de los actuales 895,20 pesos a 1046,50 a partir del 1º septiembre, la oposición insistirá en el Congreso con la ley para que los haberes se equiparen con el 82% móvil.
 
Desde la Coalición diputada Elisa Carrió celebró el aumento a los jubilados que la Presidente, Cristina de Kirchner. "Estoy feliz, la oposición va avanzando con sus dos propuestas centrales, que son el 82% Mobil y la asignación universal, Cristina va cediendo, la gente va mejorando y esto le hace bien al país".
 
"Este aumento debe entenderse como la primera cuota del 82% móvil, que junto con la actualización según el Fallo Badaro aprobaremos en el Congreso en Agosto", dijo Carrió.
 
Para el Vicepresidente de la Nación, Julio Cobos, "El 82% móvil es un proyecto que puede ser sustentable y creo que no es el sentido de la discusión, lo que sí tenemos que encontrar, no sólo el gobierno sino todos los partidos políticos, soluciones de manera estructural al sistema previsional, ver  cómo hacemos para que sea sustentable en el tiempo, cómo hacemos para que vayamos camino a recuperar una jubilación digna acorde a lo que uno trabajó y luego vivir el día de mañana. Entonces no se puede estar molesto si el tema se discute, hay que dar un debate serio y me parece un paso importante el que va a dar el Senado porque apunta a aumentar los mínimos y hoy la jubilación está por debajo de los mil pesos", según el portal NCN.
 
En el Congreso, existen 2 dictámenes sobre el tema. El de la Cámara de Senadores, que sólo contempla llevar la jubilación más baja al 82% del salario mínimo, y el de Diputados, que habla también de una actualización del resto de los haberes según el caso Badaro.
 
El pasado 29/06, la mayoría opositora de la Comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado, con el apoyo de la oficialista Adriana Bortolozzi, firmó el un dictamen de mayoría en relación con la iniciativa de ley que fija los haberes provisionales en el 82 por ciento del salario mínimo, vital y móvil.
 
Luego el 13/07 mientras el ministro de Economía, Amado Boudou, defendía la posición del Gobierno en la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, la oposición obtuvo dictamen con el voto favorable de los radicales Ernesto Sanz, Gerardo Morales, Laura Montero y Roy Nikisch, los justicialistas disidentes Carlos Reutemann, Juan Carlos Romero y Carlos Verna, y la senadora de la Coalición Cívica María Eugenia Estensoro.
 
El senador Rubén Giustiniani -autor de la iniciativa junto a Gerardo Morales- le reclamó al Gobierno "una decisión política para que el dinero del Anses primero sea para los jubilados. Esta no es una cuestión de puja entre oficialismo y oposición, hay que sacar a los jubilados de la pobreza. Los jubilados siguen a la cola de los aumentos de los salarios", afirmó.
 
"Tenemos una Anses rica y jubilados pobres", insistió el senador socialista, quien es autor de dos proyectos: uno que eleva la jubilación mínima al 82 por ciento móvil del salario mínimo, vital y móvil, y otro que recompone la escala salarial.
 
Para el senador santafecino, el costo de la suba al 82% implicaría unos $ 22.406 millones, cifra que pueden ser cubierta por los niveles de superávit de la Anses, que el propio titular del organismo, Diego Bossio estimó en su paso por el Congreso,  en $ 54.000 millones.
 
Desde la UCR, la diputada Silvana Giudici, sostuvo que "la prioridad es el 82% para los jubilados" más allá de los anuncios presidenciales.
 
Giudici presentó en el 2006, en el 2008 y representó este año, bajo expediente 3461-D-10, un proyecto de Ley para elevar el haber jubilatorio al 82% móvil, con una cláusula de movilidad única y trimestral. El proyecto formó parte del dictamen por la recomposición de los haberes jubilatorios que emitió la Comisión de Previsión y Seguridad Social el martes 29 de Junio pasado.
 
"Pretendemos priorizar el 82% para el haber mínimo y a su vez acatar lo que determinó la Corte Suprema en el fallo Badaro, porque eso significa priorizar a los jubilados", dijo.
 
Claudio Lozano, diputado nacional de Proyecto Sur, sostiene que la financiación debe obtenerse, del superávit financiero de la Anses en el presente año, según La Nación.
 
Además, plantea la suba de las contribuciones patronales, de donde se obtendrían $ 17.000 millones, pero  también sugiere, contemplar la suma de recaudación excedente según las previsiones del Presupuesto. Con todo, el 82% móvil y la recomposición serían un hecho.
 
Gerardo Morales (UCR-Jujuy) destacó que "gracias al trabajo insistente de la oposición, Cristina Fernández de Kirchner se ve obligada a anticipar el aumento previsto por la ley para setiembre, para todos los jubilados".
 
El senador jujeño recordó que el proyecto con dictamen mayoritario de la Cámara Alta para que las jubilaciones mínimas alcancen el 82% del Salario Mínimo Vital y Móvil: "Está claro, el Estado tiene los recursos y el aumento era sustentable", apuntó dando a entender que la oposición insistirá con su plan original.
 
"Ante la negativa de 6 años de los Kirchner, la oposición impulsó la asignación universal por hijo, la movilidad jubilatoria y el aumento a los jubilados, y ahora la Presidenta llora cuando lo nombra al marido para que nos compremos que ellos angelicalmente hicieron todo", comentó el presidente del Bloque PRO de la Cámara de Diputados, Federico Pinedo.
 
"Lo que me alegra es que hayan parado de degradar la asignación por hijo con la inflación que desataron este año", agregó.
 
"Vamos a seguir trabajando por jubilaciones del 82% del salario mínimo como básico y en esto sí me encantaría que la Presidenta cumpla su palabra de empujar todos para el mismo lado", concluyó Pinedo.
 
"La prioridad son los jubilados, a partir de esa premisa, hay que ajustar el resto", dijo Pinedo quién planteó "disminuir los subsidios a los sectores ricos, especialmente con las tarifas de los servicios públicos", y con "gastos innecesarios y muy cuantiosos, como el déficit de Aerolíneas [unos $ 103,3 millones en el primer trimestre] y los más de $ 800 millones del "Fútbol para Todos".
 
Los proyectos del parlamento plantean reajustar los haberes de acuerdo al caso Badaro por el que la Corte Suprema estableció un incremento del 88,6% entre enero de 2002 y diciembre de 2006, período en el que la ANSeS ajustó las jubilaciones entre el 10 y 22%.
 
Se estima que en igual situación que Badaro habría un poco más de 1 millón de jubilados, de los cuales el grueso inició ya demandas judiciales. Una parte de estos jubilados podrían beneficiarse con la suba del haber mínimo, en cuyo caso cobrarían ese aumento más la diferencia por el ajuste Badaro.
 
El pago de la retroactividad sería considerado más adelante, aunque aquellos jubilados que ya tienen sentencia favorable firme cobrarían la retroactividad de acuerdo a lo dispuesto por los jueces.
 
También se  modifica la actual ley de movilidad que establece el ajuste de los haberes dos veces por año (marzo y septiembre) según una fórmula compleja que combina dos índices, que incluyen la evolución de los salarios, de los impuestos que van a la Seguridad Social, los ingresos totales de la ANSeS y el padrón del sistema.
 
El proyecto plantea que la movilidad se ajuste también 2 veces por año pero tome en cuenta exclusivamente la evolución de los salarios, de acuerdo al índice del INdEC o el RIPTE, de la Secretaria de Seguridad Social, de ambos el que arroje el porcentaje más alto.
 
Los últimos datos de la ANSeS marcan que hay 5.897.000 jubilados y pensionados, de los cuales 4.213.000 cobran el haber mínimo que hoy es de $ 895. Además hay otros 803.000 que cobran menos de $ 1.230. Así, de aumentar la mínima al 82% del sueldo mínimo, un poco más de 5 millones de jubilados y pensionados cobrarían hasta $ 335 por mes de aumento.
 
Luego cada vez que suba el salario mínimo, automáticamente se ajustaría el haber mínimo. También hay casi 900.000 pensiones no contributivas fuera del sistema previsional que abonan al 70% del haber mínimo.
 
Fuentes: La Nación y Urgente 24

Agreganos como amigo a Facebook
17-06-2018 / 16:06
Por una mínima diferencia -mínima pero decisiva- la despenalización del aborto fue aprobada en la Cámara de Diputados. Hay indicios para pensar que también podría ser aprobaba en Senadores. Si el señor Pichetto declaró que esto puede ser posible, es porque sabe de lo que está hablando.
 
De todos modos, la batalla por la despenalización del aborto está ganada. La ganó la sociedad, la ganaron las mujeres, la ganó la historia. En todos los países civilizados del mundo se comparte este criterio. Se discuten matices, detalles, pero en lo fundamental el acuerdo acerca del derecho de la mujer a interrumpir su embarazo es fuerte.
 
Agrego algo más: el derecho a interrumpir su embarazo sin que por ello vaya presa. Porque ése es el "detalle" decisivo, lo que a modo de síntesis diría que se debatió hasta la mañana del jueves en Diputados. Esa fue la pregunta que debía responder cada diputado a la hora de intervenir: ¿Va o no va presa? Lo demás se conversa.
 
En realidad, lo que se decidió fue legalizar aquello que de manera sórdida, oscura, culposa, se realizaba en la sociedad con sus consecuencias: muertes, mutilaciones, heridas irreparables. Les guste o no a los objetores, las mujeres abortan y seguirán abortando cuando lo consideren necesario, pero con un detalle: hasta la semana pasada la prohibición transformaba a esta decisión en un delito y habilitaba por bajo cuerda la industria millonaria de los médicos aborteros. Ahora empezará de dejar de ser así.
 
Por supuesto, acá también se establecían diferencias. Las mujeres con recursos podían disponer de algunas garantías; las pobres mujeres padecían las consecuencias de su pobreza. 

17-06-2018 / 11:06
"Hemos acordado un stand by de acceso privado por 50 mil millones de dólares. Esto es un reflejo del apoyo de la comunidad internacional al país", publicaron los diarios el 7 de junio. Antes de eso, el Gobierno no había dado pistas sobre tal acuerdo.
 
Ni los partidos aliados en Cambiemos conocían lo mínimo como para responder sin trastabillar las preguntas del periodismo. El acontecimiento que definirá los próximos años no fue discutido.
 
Un buen político sabe que es peligroso liberar fuerzas que no se está en condiciones de dirigir. En general, Macri no lo hace, por eso hasta hoy no ha puesto en debate público lo que ha firmado con el FMI. Hubo que esperar a la mañana del último viernes para una deslucida exposición y conferencia de prensa del ministro Dujovne, que agregó algunas precisiones.
 
Primero se firmó el acuerdo con el FMI. Luego, a las cansadas, el Gobierno se refirió a sus imposiciones, sus límites y sus consecuencias. Hay palabras que los argentinos preferimos no volver a usar. Pero el pacto fue un blindaje y significa un severo ajuste, esa dupla semántica y económica que nos marcó en los comienzos de este siglo.
 
Como si se tratara de una obra jugada en otro teatro, el pacto con el FMI fue todo lo contrario a los apasionados debates por el aborto de las últimas semanas. Precisamente, el acuerdo firmado con el FMI es un ejemplo de opacidad extrema, no porque el periodismo no acerque los datos de las obligaciones contraídas, sino porque esas mismas obligaciones son complicadas y solo el discurso político democrático puede restaurar un nivel aceptable de inteligibilidad.
 
Macri firmó primero y todavía no abrió la boca ni siquiera frente a sus aliados políticos, mucho menos frente a sus opositores. Reclama un acuerdo en un páramo discursivo. En este caso, la falla política no afecta solo a los excluidos sino a vastos sectores sociales más organizados y, probablemente, mejor preparados para comprender de qué se trata y, en consecuencia, para apoyar u oponerse razonadamente.
 
Todo el mundo está preocupado por alcanzar acuerdos. Pero preocupa otra cosa: cómo se llega a ellos y cómo se los garantiza. Por eso, los acuerdos antes de firmarse deben ser públicos y debatidos. Lo que Macri y su ministro Dujovne hicieron respecto del FMI fue ciertamente lo contrario. Una falla en lo político que no asegura un buen futuro. 

17-06-2018 / 10:06
A pesar de que Mauricio Macri se vanagloriaba de contar con "el mejor equipo económico de los últimos 50 años", ya cambió de ministro de Hacienda y presidente del Banco Central y completó los relevos sacando a los ministros de Producción y de Energía, la cara visible del tarifazo.
 
En medio de la disparada del dólar y la salida del presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, Macri decidió reemplazar a los ministros de Energía, Juan José Aranguren y de Producción, Francisco Cabrera. Mediante un comunicado, la Casa Rosada anunció que sus reemplazantes serán el petrolero Javier Iguacel y el analista Dante Sica, respectivamente.
 
Estos cambios de gabinete no hacen más que confirmar el fracaso total de la política económica de Macri. Este tipo de cambios de nombre por nombre o a modo de manotazo de ahogado, pero que hacia afuera lo quieren mostrar como cambios profundos, no van a servir si la economía no es mirada de otra manera y con distintos ojos.
 
Macri está haciendo un cambio de nombres para sacarse de encima a los ministros más desgastados y seguir reforzando el plan de ajuste del FMI. Pero el problema no es el cambio de nombres, sino el cambio del proyecto económico neoliberal.
 
Sica no va a empezar una política de aliento a las exportaciones, de freno a las importaciones o de aliento a la industria y a la producción nacional. Tampoco se van a retrotraer las tarifas que tanto descontento social han generado. No habrá ningún cambio en el rumbo económico de este gobierno.
 
Como se vienen llevando las políticas de este Gobierno de los Ricos, será imposible y no va ser viable esta economía que lleva a la ruptura más profunda de las clases sociales, con miles de argentinos que día a día caen en la línea de la pobreza y con la clase media tambaleando.
 
Con un país que no tiene un mercado interno robusto, sin pymes protegidas por el gobierno de los CEOs, pretendiendo bajar los salarios y jubilaciones, cosas que ya ocurrió con la abrupta devaluación y la suba del dólar que en breve podría llegar a los 30 pesos y sin control de precios; cuando la cadena de pagos se rompe o cuando termina siendo más productivo dejar de invertir y poner el dinero en la timba financiera como lo son las Lebac, estamos por muy mal camino.
 
Mientras esta crisis parece no tener fin, será preciso enfrentar sus consecuencias. Si con el mejor equipo de los últimos 50 años nos fue tan mal, y terminamos en la B: el FMI, no queremos imaginar cómo nos va a ir ahora que entran los suplentes.
 
La Opinión Popular

16-06-2018 / 16:06
La única discusión es sobre los tiempos y la profundidad, el sentido está descontado: Mauricio Macri aceptó que tiene que hacer una drástica reducción de su gabinete para recuperar la confianza de un mercado que ni pestañeó ante la designación del súper trader Luis "Toto" Caputo en el Banco Central.
 
Las versiones hablan de una reducción de los actuales 20 ministerios a una cifra que va de siete a trece. Medio Ambiente, Modernización y Cultura pasarían a secretarías dependientes de la Presidencia, como fueron tradicionalmente. Y Energía y Producción serían degradadas a ese mismo nivel, sólo que para ubicarse debajo de Nicolás Dujovne, en la construcción por cuotas y a regañadientes que ensaya Macri, de un ministro de Economía tradicional.
 
Mucho más sensible, pero acaso igual de impactante, sería eliminar los ministerios de Salud y Educación y reemplazarlos por algún tipo de organismo de enlace con las provincias, que en rigor asumen toda la carga de la gestión en esas áreas. Son todas versiones que corren por estas horas, al igual que el eventual regreso de una cartera de Obras Públicas tradicional.
 
Lo que nadie discute es que el mercado pidió y pide un ajuste severo de un gabinete diseñado con criterios escandinavos, para un país inmenso e indomable como la Argentina. Llama también la atención el notable perfil bajo que transita Marcos Peña. "Está bastante corrido", afirmó una fuente que conoce muy de adentro el funcionamiento del macrismo.
 
Un deslizamiento que coincide con el protagonismo cada vez mayor de Nicolás "Nicky" Caputo, uno de los que más empuja el cambio profundo del gabinete.

16-06-2018 / 09:06
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar