La Opinión Popular
                  09:09  |  Martes 24 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El peronismo es un encuadramiento de las fuerzas populares vertebrado en torno a la clase trabajadora" John William Cooke
Recomendar Imprimir
Nacionales - 23-04-2022 / 08:04
PARA ELLOS, GANAR UN POCO MENOS ES PERDER

El sector macrista más duro de las patronales del campo realiza hoy un tractorazo político

El sector macrista más duro de las patronales del campo realiza hoy un tractorazo político
La doble vara del macrismo con las manifestaciones que cortan calles. El Gobierno porteño levanta las tranqueras para la acción directa de los agrogarcas, que son los más beneficiados por la suba de los alimentos pero las baja para los sectores que más la sufren. Varios de los dirigentes políticos de la oposición de derecha que condenaban los piquetes y hasta pedían que les sacaran los planes apoyan el tractorazo de los que tuvieron ganancias extraordinarias.
Vuelven los piquetes de la abundancia: las patronales del campo se movilizarán al puerto de Buenos Aires, capital de la oligarquía rapaz y parasitaria. Aunque alegan consignas no muy definidas ("por la propiedad privada y la libertad"), los unifica la decisión de impedir cualquier medida hacia la redistribución del ingreso cuando los precios de los granos, aceites y carnes están en máximos históricos. En la misma semana que la Corte tomó por asalto a la Magistratura, impulsados por Mauricio Macri y Patricia Bullrich, invadirán la CABA con un tractorazo, avalado por el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, quien advirtió que reprimirá enérgicamente a los movimientos sociales que hagan lo mismo. Está claro que para Larreta no es lo mismo el embotellamiento de tránsito que realizan productores que se han favorecido con el aumento desmedido de los precios de los alimentos, que las molestias generadas por los que no pueden pagar esos alimentos. La doble vara de la oposición con las manifestaciones que cortan calles.

 
La puja madre: qué hay detrás del tractorazo, los piquetes y la ofensiva corporativa
 
Larreta habilitó esta marcha de las patronales rurales que protestan por aumentos a las retenciones que el Gobierno ya aclaró que no aumentarán. Es una movilización "preventiva" o sea puramente política. Si bien en el Frente de Todos, las retenciones fueron parte de un intenso debate como posible herramienta para desdoblar los precios locales de los que se verifican a nivel internacional, finalmente fueron descartadas.
 
El tractorazo y el magistraturazo tienen el mismo trasfondo relacionado con los corrimientos de poder y la puja distributiva, en un escenario donde todos los vectores aparecen disparados por la suma de una crisis tras otra, desde la que dejó el gobierno de Mauricio Macri, más la que se generó con la pandemia y la que se suma con la guerra en Ucrania. Y en el flanco de la política las elecciones de medio término y las internas en las dos fuerzas mayores terminaron de crear un cuadro de transición y reacomodos.
 
El camino que eligió el Gobierno para atenuar el efecto de la disparada inflacionaria fueron medidas que tengan efecto inmediato en socorro de los sectores más vulnerables. Y al mismo tiempo lanzó dos iniciativas para equilibrar la balanza de la desigualdad: una que multa a los capitales fugados sin declarar, y otra que plantea un impuesto a la renta inesperada.
 
 
Perseguir la fuga para pagar la deuda
 
Se calcula que los capitales fugados constituyen más del 70 por ciento del PBI, aunque la dificultad será ubicarlos, por lo cual se promoverá otra ley que suprima el secreto bancario en estos casos. Lo que se recaude por esta vía irá a un Fondo para pagar la deuda externa. El proyecto está listo para ser tratado en el Senado. El macrismo se opone en la Cámara alta y ya adelantó que se opondrá en Diputados.
 
El concepto de renta inesperada fue aceptado genéricamente por el Fondo Monetario Internacional en el contexto de los saltos inflacionarios que se produjeron en todo el mundo por la guerra entre dos de los más grandes productores de granos y de petróleo y gas en el caso de Rusia.
 
En la Argentina el nuevo impuesto abarcaría a las empresas que hayan tenido un aumento --comparado con años anteriores-- de más de mil millones de pesos, favorecidos por la disparada de precios que provocó el conflicto bélico en Ucrania. Esta cifra corresponde al 3,2 por ciento de las empresas. El macrismo ya adelantó también que se opondrá.
 
El Gobierno había aumentado el 50 por ciento la tarjeta alimentar y esta semana anunció bonos de 12 mil pesos para jubilados y pensionados --que se suman a los seis mil previos--, así como de 18 mil para personas que desempeñan un trabajo informal, para monotributistas y empleadas de casas particulares. 
 
Según el ministerio de Economía, los bonos saldrán de fondos "genuinos". El crecimiento del PBI de más del diez por ciento, más la alta inflación, permitieron una alta recaudación para solventarlos.
 
 
Frente de Todos: diferencias sin rupturas
 
Para algunos estas medidas aliviaron el debate interno en el Frente de Todos. Otros aseguran que el sector más crítico mantiene sus posiciones a la espera del contenido del proyecto de ley sobre la renta inesperada que entrará al Congreso.
 
Como los escenarios político, económico y el social mantienen una inestabilidad permanente por factores externos e internos, es difícil que este debate tenga punto final. Aunque en algún momento la tensión parecía que sólo podría derivar hacia una división, ni Alberto Fernández ni Cristina Kirchner dieron señales en ese sentido. Ambos se preocuparon por aclarar que las diferencias se resuelven sin rupturas.
 
La arremetida de la Corte sobre la Magistratura y la contraofensiva del Frente de Todos en el Senado para defender un representante, cerraron filas en el oficialismo. El debate interno quedó relegado frente a este avance opositor que hoy tendrá otra expresión con la caravana de tractores.
 
La estrategia del Gobierno de contener desde la secretaría de Comercio los efectos más fuertes, esperar a que bajen las expectativas inflacionarias y que se aquieten los rebotes de la guerra hizo que, entre febrero y marzo, los tiempos de la crisis fueran mucho más de prisa que los tiempos del Gobierno. 
 
En un mes y medio la Casa Rosada apareció con pocos reflejos frente a un tsunami del exterior más potente de lo esperado. Con alta inflación semanal, fueron seis semanas, algunas más, con el malhumor social en aumento, junto con los precios.
 
 
La ofensiva de las corporaciones
 
Las medidas que se anunciaron esta semana están en el rumbo que reclamaban los sectores más críticos del oficialismo. Pero ese tiempo de quietismo, el aumento de la protesta social y el fuerte tono del debate interno crearon el espacio para que se produzca la ofensiva de los intereses corporativos.
 
El síntoma más demostrativo fue la decisión intempestiva del titular de la Corte, Horacio Rosatti, que se autodesignó titular de la Magistratura acentuando los rasgos corporativos que fue tomando el Poder Judicial.
 
El Partido Judicial ha jugado, como antes el Partido Militar, junto a los poderosos, y en el plano de la política ha sido un aliado de Juntos por el Cambio. En la puja distributiva ha funcionado como nunca el dicho: "hacete amigo del juez". El acto de hoy de los empresarios rurales, asociado a la complacencia del jefe de Gobierno de CABA, uno de los candidateables del macrismo, es la otra expresión de esa puja.
 
Y por esa misma razón las semanas que siguen serán agitadas. Ya se producen movilizaciones de los gremios que han empezado las paritarias. Los estatales y comercio han logrado aumentos del 60 por ciento y más aún. Los gremios que estaban discutiendo alrededor del 40 o el 45, ya se están planteando nuevos índices. La discusión salarial tendrá su reflejo en la calle y en medidas de fuerza.
 
 
Para la cúpula empresarial, ganar menos es perder
 
Para el primero de mayo ya se convocaron movilizaciones de diferentes signos. Los movimientos sociales organizados alrededor del Polo Obrero anunciaron que se concentrarán en Plaza de Mayo en contra del gobierno. Las organizaciones agrupadas en la CTEP, en cambio, movilizarán en respaldo del impuesto a la renta inesperada. Hay gremios, como la Bancaria que ya están en la calle por su paritaria.
 
El gobierno espera que la inflación empiece a decaer tras el pico de marzo y que las paritarias, más las medidas que anunció para jubilados y el trabajo informal, equilibren los desarreglos que se produjeron estos meses. Pero los porcentajes altos que se discuten en las paritarias seguramente serán trasladados en alguna medida y sumarán otro efecto a la inflación de arrastre.
 
Si la economía estuviera en descenso, la puja distributiva tendría otras características. Pero en el contexto del crecimiento fuerte de la economía y con altos índices de desigualdad, la puja distributiva se torna necesaria y reclama medidas drásticas para salvar esa distancia. Aún así el sector del capital mantendría un alto nivel de ganancias. Pero nunca querrán que la copa derrame porque, para ellos, ganar menos es perder.
 
Por Luis Bruschtein
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
23-05-2022 / 11:05
El Censo era una oportunidad de bajar un cambio y aceptar que está bueno. Que solamente a un trastornado se le ocurriría cuestionarlo de base. Saber qué cantidad somos, de qué manera estamos repartidos según distritos representados de cuál modo; precisar bajo qué condiciones se vive; indagar sobre acceso a servicios básicos, etc.
 
Hay comprobaciones censales desde antes de Cristo (primera dinastía egipcia), se efectúan en todo el mundo y, con diferentes modalidades, países como Francia redujeron de diez a cinco años el período entre un relevamiento y otro. Naturalmente, habría lugar para señalamientos negativos en torno de cantidad y calidad de preguntas que pudieron faltar. Pero, sólo a desencajados y alborotadores de baja fusta se les prendería la lamparita de impugnar la herramienta en sí.
 
Hasta el Censo cayó bajo la grieta promovida por los odiadores seriales. Las cosas que se vieron y escucharon en la agenda publicada son de un nivel a prueba de todo estómago e (in)sensatez. Una minoría insignificante de gente que no fue censada se transformó, mediáticamente, en la demostración de que se acabó en desastre.
 
Referentes comunicacionales se preguntaron "cuánta plata nos salió esto". Y otros, que al cabo son los mismos, llamaron a comprender que el Censo fue para sumar otro día sin laburar. ¿Qué clase de ignorantes pueden formular asertos de este tipo? ¿Cómo es posible que haya lugar para decir barbaridades como ésas con total arbitrariedad, sin temor a la sanción social?
 
¿Hasta dónde puede llegar el extravío de quienes necesitan retroalimentar el odio como motor de sus intereses políticos? ¿O acaso el odio es un elemento constitutivo de la política frente al que, ya, cuando se desata con impunidad no parece haber barreras efectivas?
 

23-05-2022 / 10:05
22-05-2022 / 10:05
El 28 de octubre de 2009 la entonces presidenta Cristina Fernández presentó su proyecto de "Ley de democratización de la representación política, la transparencia y la equidad electoral". Su característica más destacada era la implementación de primarias abiertas, simultáneas y obligatorias para que cada partido o frente político dirimiera sus candidaturas. El objetivo era "ordenar" (eufemismo para acotar, disminuir) la oferta electoral. El Senado sancionó la iniciativa, que había pasado con cambios por la cámara de Diputados, el 2 de diciembre, 35 días más tarde.
 
La oposición protestó: el trámite había sido demasiado rápido para una reforma electoral (un tratamiento express) y, por la gravedad del asunto, no era deseable que se hiciera sin acuerdo opositor. Tenían razón las dos veces. Seis elecciones más tarde los efectos y defectos colaterales del sistema son evidentes. El sector político que impulsó las PASO intentó evitarlas a toda costa y cuando tuvo que usarla, provincia de Buenos Aires en 2015, salió mal. Por otra parte, quienes se resistieron en un primer momento, supieron aprovecharlas mucho mejor y construir sobre ellas buenos resultados.
 
Pero los problemas van mucho más allá de eso. En principio: el objetivo con el que fueron diseñadas las primarias no se cumplió. Al contrario, desde que se implementaron por primera vez, en 2011, hasta 2019, la cantidad de partidos que participó de las elecciones en todo el país aumentó de 443 a 642, según advirtió el politólogo especializado en la materia Facundo Cruz en la última entrega de su excelente newsletter La gente vota. La distancia entre que la PASO anticipa el resultado y este se concreta, más de dos meses después, ha sido sustrato para escenarios de alta volatilidad política y económica.
 
Por desgracia, en lugar de adoptar ahora una actitud constructiva que permita discutir la mejor solución a los problemas de origen y de implementación de la normativa vigente para perfeccionar el sistema electoral, la oposición de derecha comete ahora el mismo error y, apoyada en una mayoría contingente, avanza con una reforma a los empujones. En este caso es todavía más grave, porque ni siquiera existe aún un proyecto. Hay cerca de una docena dando vueltas, que difieren en aspectos clave.
 

22-05-2022 / 09:05
La Argentina es un país muy extenso con baja densidad media de población distribuida de modo dispar, con gran concentración en centros urbanos. Cuenta con un desarrollo industrial considerable, mano de obra y profesionales calificados pero todo eso no alcanza para el crecimiento sustentable y prolongado.
 
Es exportador de productos agropecuarios que le reditúan ingresos en divisas pero "el campo" no emplea tanta mano de obra como la industria. Está alejada de los grandes centros de poder, hace décadas que no tiene conflictos bélicos con países limítrofes. Padece las crisis del capitalismo mundial que usualmente se tradujeron en dificultades económicas y zozobras institucionales. Así pasó en 1890, 1930 y 2008, por aludir a algunos casos.
 
Durante el mandato del presidente Alberto Fernández viene sufriendo dos crisis globales, que castigan a todo el planeta: pandemia y guerra en Ucrania. Las catástrofes duelen más por acá porque se asientan en el legado macrista: industricidio, economía tembleque, deuda externa record. Las desigualdades entre clases y regiones se acentuaron. Creció la concentración de la riqueza. Los padecimientos en pandemia se repartieron potenciando asimetrías preexistentes.
 
La derecha argentina es extrema como sus parientes en otras latitudes. Sus líderes reniegan de la identidad propia, la esconden: se definen como "republicanos o liberales". Los refutan sus desempeños cuando gobernaron. Partidarios de un capitalismo sin frenos, promueven bajas de impuestos y reducción de derechos laborales. Elisa Carrió, esta semana, propuso disminuir algunas indemnizaciones por despido causado y reducir la cantidad de empresas en las que debe haber delegados de personal. No es la economía, giles, es la puja de poder entre clases.
 
La clase trabajadora argentina es demandante, se moviliza con agilidad, reivindica derechos. La praxis marida mal con el capitalismo soñado por la derecha que cuestiona a los "populistas". "Populistas" definió toscamente el economista Javier González Fraga son los que "se creen con derecho" a consumir, a disponer de bienes típicos (no lujosos) de la etapa.
 
Según las visiones ultraliberales la democracia es el factor que agrega irracionalidad a la gestión del sistema (capitalista). La tentación populista resulta de un electorado que no es capaz de darse por satisfecho con lo que le proporcionan los mecanismos del mercado. La consideran una patología inherente al sistema democrático en el cual la mayoría utiliza su poder numérico en favor de medidas que parecen beneficiarla en el corto plazo pero que terminarían comprometiendo el mecanismo de la economía capitalista, presentado a su vez como la supuesta base de todo el progreso social.
 
Para los defensores de esta corriente, el nudo a desatar radica en cómo limitar la democracia para proteger el mercado sin poner en riesgo la legitimidad del orden social. Las catástrofes acontecidas desde 2020 repartieron mal poder, riquezas, esperanzas, perspectivas futuras. La puja política en la Argentina refleja esa disparidad en un trance difícil y desafiante para las fuerzas nacional-populares. 
 

21-05-2022 / 11:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar