La Opinión Popular
                  08:21  |  Martes 24 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El peronismo es un encuadramiento de las fuerzas populares vertebrado en torno a la clase trabajadora" John William Cooke
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 11-04-2022 / 08:04
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

¿Debería haber una hora más de clases en escuelas de Entre Ríos?

¿Debería haber una hora más de clases en escuelas de Entre Ríos?
En medio de la normalización del sistema educativo a la presencialidad, tras los duros dos años de la peste, el Gobierno nacional anunció que se prevé añadir una hora más por día a las clases en la escuela primaria en todo el país. Nadie puede discutir la necesidad de que se estimule la presencia de los niños en la escuela y mucho menos los argumentos de mejorar la comprensión de textos, lengua y matemáticas.


PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL
 
¿Debería haber una hora más de clases en escuelas de Entre Ríos?


¿Debería haber una hora más de clases en escuelas de Entre Ríos?  

En medio de la normalización del sistema educativo a la presencialidad, tras los duros dos años de la peste, el Gobierno nacional anunció que se prevé añadir una hora más por día a las clases en la escuela primaria en todo el país. Nadie puede discutir la necesidad de que se estimule la presencia de los niños en la escuela y mucho menos los argumentos de mejorar la comprensión de textos, lengua y matemáticas. Los datos son contundentes: apenas el 16% de los alumnos termina el colegio con conocimientos suficientes de lengua y matemáticas.
 
¿Nadie puede discutir esta necesidad? Y si, hay quienes se oponen. Son los sectores de la derecha que viene arremetiendo con su discurso "educador", como algo que tendría la capacidad de transformar la realidad y que, pandemia mediante, le permitió realizar una cruzada contra el aislamiento, ataques diversos a la docencia, con frases más que polémicas como que los "docentes son todos vagos" o que los estudiantes que se desvincularon de la escuela están "perdidos en los pasillos de una villa o con el Narco". Ahora dicen que con una hora más de clases no se soluciona nada. "Palos porque bogas y si no bogas palos".
 
¿A clase los sábados? ¿A levantarse una hora antes? ¿A reorganizar la familia, los trabajos, la rutina de los hogares? Están totalmente en contra. En esta cruzada, la derecha pretende imponer su visión educadora que está muy lejos de las necesidades de los chicos. Un ejército de trolls toma la agenda derechista y arremeten contra las maestras en las escuelas primarias. Acusan a la escuela y a sus docentes como responsables. Vociferan una y otra vez que la respuesta es: "cambiar la educación". Así, en abstracto.
 
El titular del Consejo General de Educación de Entre Ríos, Martín Müller, afirmó que: "No creo que haya ninguna provincia del país en desacuerdo con implementar una hora más de clases para los chicos de escuelas primarias". Y seguidamente aclaró: "Es más tiempo en la escuela, más aprendizaje, obviamente que esto implica una readecuación en muchos aspectos, sobre todo en las escuelas más grandes que comparten su edificio con otro turno, con otro nivel".
 
La Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (AGMER), ante el anuncio de extender una hora la jornada de clases en escuelas primarias, plantearon objeciones. Los sindicalistas docentes entrerrianos rechazaron "toda modificación" que "vulnere los derechos laborales e implique una sobrecarga en el trabajo docente" y exigen una "urgente convocatoria a la Paritaria Nacional Docente" para tratar la iniciativa.
 
Es evidente que existe la necesidad de coordinación de horarios, de llegada y salida de docentes y padres de sus puestos de trabajo, de viajes en transporte público, así como el traslado desde y hacia las casas. Por lo que este tipo de medidas debe surgir de un debate profundo y con la antelación suficiente como para que todo el sistema -autoridades, docentes, niños y padres, así como las actividades que se generan alrededor, como transportes escolares, comedores, etcétera- puedan acomodarse con tiempo.
 
El tema no es sencillo y son muchos los aspectos a tener en cuenta. Hay problemas de infraestructura en escuelas que no están resueltos. Establecimientos que todavía están con aulas sobrepobladas, con falta de docentes y auxiliares. Pero es un buen indicio político que, en este momento, la educación se esté considerando como prioridad. Es una medida interesante y a su vez polémica, por todo lo que implica. Para lograrlo se necesita un acuerdo de las partes: sindicatos docentes, familias, y hay que considerar a los chicos.
 

¿Debería haber una hora más de clases en escuelas de Entre Ríos?  

Desafíos del Gobierno nacional
 
Empezó en el Senado el debate sobre el proyecto para pagar la deuda al FMI con los dólares fugados al exterior durante el macrismo. Antes de abrir la discusión, Juntos por el Cambio adelantó su rechazo, pero el Frente de Todos confía en aprobarlo con el voto de bloques minoritarios. Todas las centrales sindicales mandaron representantes al Congreso para respaldar la ley y prometieron que la defenderán "en la calle".
 
La Diputada Nacional por Entre Ríos, Marcela Antola, del bloque Evolución Radical, rechazó al proyecto afirmando que: "Siempre con esas recetas que no conducen a nada". "En contra, votaría totalmente en contra", adelantó. "Los principales que tienen la plata en negro son los del gobierno que la tienen afuera", añadió a modo de excusa. Suena un poco ridículo que los que tienen la plata afuera presenten un proyecto para perseguí a los que la tienen afuera.
 
En tanto, baja la cotización del dólar blue; aumenta la recaudación impositiva en particular por retenciones; hay más empleos y se eleva el consumo. Esto ocurre ahora, en Argentina. La recuperación es visible, hay más trabajo, concuerdan dirigentes y gente común. Datos que se empalidecen cuando se corrobora la corrida inflacionaria. Argentina es un país tan acostumbrado a los barquinazos que aquello que hace poco tiempo hubiera resultado descabellado se normaliza con asombrosa rapidez.
 
En el lado K de la grieta interna del Frente de Todos (FdT) piensan muy distinto. Agregan a otros cuestionamientos (inflación, poder adquisitivo de los ingresos fijos) que el pacto entre el Gobierno, la Confederación General del Trabajo (CGT) y la Unión Industrial Argentina (UIA) tiene sabor a poco o a nada. Adelantar las paritarias puede ser útil o hasta imprescindible. Pero su devenir queda supeditado a la capacidad negociadora de los sindicatos (muy dispar, ya se sabe) y a la voluntad patronal.
 

¿Debería haber una hora más de clases en escuelas de Entre Ríos?  
 
Renovar equipo para afrontar lo que resta del mandato
 
Si hay una cosa en la que están de acuerdo todos en el Frente de Idem, es que, antes o después Alberto Fernández deberá renovar su equipo para afrontar lo que resta de su mandato y que el nuevo plantel debe reflejar un nuevo equilibrio que no es el mismo que en diciembre de 2019 ni que en septiembre de 2021.
 
Los focos están puestos en lo que suceda con el gabinete económico (que este fin de semana volvió a quedar en el epicentro de rumores y operaciones) pero no se limitan a esa área. La interna no carece de razón pero corre el riesgo de arrojar a Fernández a un loop en el que no hace nada porque lo critican y lo critican porque no hace nada.
 
La línea oficial demarcada por Alberto es consagrarse a la gestión, no discutir la interna. "No salir a responder todo el tiempo". A menudo, él desacata su propia directiva, tira la bronca ante oídos mediáticos que lo divulga con saña. De todas maneras la consigna es seguir adelante, gobernando y poner entre paréntesis la interna.
 
Pero, también desde las filas del albertismo -todavía embrionario- relativizan el valor de la unidad. Como en esos equipos de fútbol en los que las internas son inocultables, el discurso que se intenta imponer es que "para ganar no hace falta que todos los integrantes del plantel sean amigos".
 
El único que parece interesado en volver a pegar los pedazos de la alianza rota es el socio minoritario Sergio Massa, pero ya dejó entrever a sus allegados que la tarea le está resultando demasiado cansadora y solitaria. Algo es seguro: no hay porvenir para ningún sector del FdT o para sus virtuales presidenciables si el Gobierno fracasa o no repunta fuertemente antes de las elecciones.
 

¿Debería haber una hora más de clases en escuelas de Entre Ríos?  
 
Oposición macrista disgregada
 
La unidad tampoco es un atributo que pueda ostentar la oposición. La falta de un liderazgo claro hizo que dentro de Juntos por el Cambio haya muchos que se juzgan con posibilidades de competir por la presidencia el año próximo.
 
Mauricio Macri volvió a declararse listo para salir a jugar su "segundo tiempo" y después de participar del mundial de Bridge viajó a Estados Unidos para tomar cerveza y fotografiarse con su amigo y también expresidente, Donald Trump.
 
Macri y Trump, los dos responsables de la dramática condena financiera que sufre la Argentina, posaron sonrientes cuando tomaban birra en una isla de multimillonarios en La Florida. Ninguno de los dos pudo reelegir y debieron abandonar sus puestos rodeados de escándalos y un fuerte descrédito. Ambos tienen denuncias en la Justicia y están acusados de aprovechar la función pública para realizar negociados.
 
El caso de Macri es todavía más grave porque su gestión dejó al país en la ruina económica y con una deuda externa enorme que sólo sirvió para alimentar la fuga de capitales. Pero Macri no tiene motivos para temer porque sigue manejando los resortes del poder judicial y las corporaciones que lo componen.
 
Despojado ya del traje de desarrollista moderado que le había confeccionado a medida el gurú del marketing político, Jaime Durán Barba, el responsable por haber endeudado al país con el mayor préstamo de la historia del FMI volvió a su "estado puro" (como lo definió el presidente de la UCR, Gerardo Morales): un liberal ortodoxo bastante más cercano al menemismo que a los radicales que eligió como trampolín para llegar a la presidencia en 2015.
 
El reposicionamiento de Macri responde en buena medida al importante crecimiento del partido  libertario que divide aguas en la centroderecha del espectro ideológico local, pero también plantea serios interrogantes a la izquierda del dial político.
 
Para Juntos por el Cambio, pero más puntualmente para el PRO, el despegue en las encuestas de figuras como José Luis Espert y Javier Milei resulta preocupante, porque introduce una novedad que desde el desvanecimiento de la UCeDé no estaba en el panorama político nacional: una opción electoral a la derecha del lugar que vino a ocupar el frente que tiene entre sus fundadores a Macri.
 
Esto afecta a Juntos por el Cambio en dos sentidos: por un lado les resta potenciales votantes, de hecho las encuestas muestran que la mayoría de los que hoy se inclinarían por votar a Milei o a Espert, habían votado a JxC en alguna elección anterior. Por otro lado, aumenta las tensiones siempre presentes en la alianza de amplio espectro que une a la UCR, el PRO y la Coalición Cívica.
 
Los gurkas, con Macri y Patricia Bullrich a la cabeza, extreman sus posiciones con ganas de subirse al crecimiento libertario; los radicales salen a marcar diferencias buscando ganar el voto más moderado, mientras el líder de la palomera del PRO, el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, trata de hacer equilibrio y ruega para que la interna no se lo termine llevando puesto.
 

¿Debería haber una hora más de clases en escuelas de Entre Ríos?  
 
Mal, pero no tanto
 
Sostiene el columnista Rafael Cortes, en Misiones Online, que decir que la economía está en crisis en Argentina es decir poco porque a esta altura la crisis, de mayor o menor gravedad, es el estado natural de la economía nacional. Sin embargo el contexto muestra algunos aspectos positivos a partir los cuales podría cimentarse un proceso de crecimiento que, aún en el mejor de los casos, no estaría exento de complicaciones y sufrimiento.
 
La inflación en Argentina, que algunos consultores estiman que habría sido de hasta 6% en marzo, es una calamidad y nada indica que eso pueda revertirse pronto. De hecho, la última edición del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) ubicó a las proyecciones de inflación anual de 2022 por encima de los 59 puntos, 4 puntos más que lo que habían pronosticado las mismas fuentes el mes pasado.
 
Pero no se trata de un fenómeno exclusivamente local. Después del gasto público extraordinario que prácticamente todos los países hicieron para enfrentar la pandemia, la inflación volvió a ser un problema de escala planetaria. En 2021 los precios en Estados Unidos aumentaron 7% -la más alta en casi 40 años- y a febrero de este año la inflación interanual fue de 7,9%.
 
La guerra en Ucrania disparó los precios de alimentos y energía, lo que elevó todavía más las proyecciones de inflación en todo el mundo. Eso afecta directamente a Argentina porque junto con la enorme cantidad de elementos que compra de otros países -insumos, materias primas, combustibles- también importa inflación.
 
El caso de Argentina es particularmente delicado porque esa inflación importada se monta sobre la local. Si el país ya tenía serias dificultades para bajar de los 50 puntos de inflación anual en un mundo no inflacionario, difícilmente pueda hacerle en el contexto actual. Pero, el Gobierno debe "militar la gestión", gobernar y defender lo que hace.
 
Nada suma a este panorama de por sí complicado el ruido político de la interna en el frente gobernante. Poco podrán hacer el presidente y su ministro de Economía por reducir la incertidumbre si el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, pronostica que "esto se va a poner feo" y luego sigue en su cargo como si nada hubiera pasado. En circunstancias excepcionales hacen falta respuestas audaces.
 
Por otra parte, los rumores sobre la renuncia o remoción de Guzmán se renuevan con asiduidad, recrudecieron en esta semana. El run-run resiente la gestión, distrae, enfada... los disensos internos restan mística.
 

¿Debería haber una hora más de clases en escuelas de Entre Ríos?  
 
Hay datos que abren una luz de esperanza
 
Pese al clima de derrota que intentan instalar los K desde dentro del Gobierno, algunos datos estadísticos abren una luz de esperanza.
 
El crecimiento constante en términos reales de la recaudación le permitirá al Estado aumentar las partidas destinadas a atender la crisis social que enfrentan los sectores más vulnerables sin comprometer las metas de gasto público acordadas con el FMI. Algunas medidas en ese sentido ya se anunciaron como el bono para los jubilados que ganan la mínima o mejoras en los planes sociales y la tarjeta Alimentar.
 
En el plano del comercio exterior, la suba en los precios internacionales de los granos, el ingreso de los dólares de la cosecha y la revalorización de las monedas de los países limítrofes, particularmente la brasileña, abre buenas expectativas.
 
Además, los datos del INDEC muestran que la industria tuvo en febrero un avance interanual de 8,7% y la construcción 8,6%. La primera revisión en el marco del acuerdo firmado con el FMI, prevista para marzo, está bien encaminada, lo que habilitará el desembolso de los primeros 4.100 millones de dólares.
 
En lo referente al déficit fiscal primario, la meta para el primer trimestre fue establecida en 222.300 millones de pesos, equivalentes a 0,3% del PIB. A febrero pasado el desequilibrio primario acumulaba 92.982 millones de pesos (0,1% del PIB), lo que deja al Gobierno un margen de déficit de 129.000 millones solo para marzo, según el análisis que hizo la consultora PxQ, de Emanuel Álvarez Agis.
 
Otro aspecto central del acuerdo, el financiamiento monetario al Tesoro, también muestra una situación controlada: con datos al 23 de marzo, el Banco Central acumula adelantos transitorios al Tesoro por 122.000 millones de pesos con lo cual se mantiene por debajo de la meta de 236.800 millones de pesos.
 
El acuerdo de compra de gas a Bolivia alivia el escenario energético. La perspectiva de complementarlo con Brasil mejora la ecuación. Es prematuro afirmar que lo conseguido bastará para cubrir todo "lo que falta".
 
El aumento de la Tarjeta Alimentar, un cincuenta por ciento, mejora los ingresos de millones de familias. Es transferencia directa de fondos, sencilla de implementar. Se aplica a un padrón preexistente construido con requisitos objetivos: no media discrecionalidad ni capricho de las autoridades. Incumbe a un sector que lo necesita.
 

¿Debería haber una hora más de clases en escuelas de Entre Ríos?  
 
El PJ de Entre Ríos, indiferente a la condena de Urribarri
 
No ha sorprendido la condena al embajador de Israel y ex gobernador, Sergio Urribarri. La Justicia de Entre Ríos rompió la quietud, se envalentonó y enfrentó a la política de la provincia castigando a un ex gobernador seis años después de que dejó el cargo. Urribarri recibió una pena de ocho años de prisión efectiva por delitos contra la administración pública cometidos durante su gestión. Un ejemplo de la republicana independencia de poderes.
 
El fallo lo firmaron los jueces José María Chemez, Carolina Castagno y Elvio Garzón, quienes además le aplicaron una inhabilitación absoluta perpetua para ejercer cargos públicos, y una multa de 180.000 pesos. Los magistrados consideraron que se "echó mano a fondos" provinciales para un "interés netamente particular", en referencia a una "campaña para posicionar la imagen de Urribarri como candidato a presidente" en las elecciones de 2015. El embajador en Israel aseguró que va a apelar el fallo y puso su renuncia a disposición del Gobierno.
 
En apenas una hora, Urribarri recibió una dura condena a prisión y se quedó sin trabajo. El hecho, histórico e inédito, mereció las portadas de los principales medios del país pero no movió las fibras íntimas de la dirigencia peronista provincial, indiferente ante la caída del dos veces mandatario entrerriano, sostiene el periodista Federico Malvasio en Letra P.
 
Estaba prevista una pena de prisión efectiva en el seno del Círculo Rojo. Lo que no estaba en los cálculos de su entorno ni del oficialismo era que Urribarri pusiera de inmediato a consideración su renuncia al cargo de embajador argentino en Israel y Chipre. Mucho menos, que se la aceptaran inmediatamente, antes de que finalizara la jornada.
 
Sin embargo, en las horas posteriores a la sentencia se escucharon, apenas, escasísimas declaraciones y a pedido del periodismo. Nadie del gobierno provincial, ninguna autoridad del PJ. Solo la diputada nacional Carolina Gaillard, familiar directa de Urribarri, lo bancó en un tuit al cuestionar la "judicialización de la política".
 
Urribarri dejó su opinión sobre lo dictaminado en sus redes sociales, pero ninguno de los comentarios que le dejaron en su post lleva la firma de alguna personalidad institucional o política de peso. Entre Ríos transita estas horas con total normalidad, como indiferente al curioso hecho de que un exgobernador peronista haya sido condenado con la Nación y la provincia bajo gobiernos de su mismo palo. Para colmo, siendo funcionario.
 
Es la misma indiferencia con la que transcurrieron los largos seis años desde que Urribarri fue denunciado, el 21 de diciembre de 2015, apenas 11 días después de haber dejado la gobernación y de haber asumido la presidencia de la Cámara de Diputados local. Todos esos años, hasta sentarse en el banquillo, los transcurrió en soledad. Toda vez que el gobernador Gustavo Bordet fue consultado por la situación judicial de su antecesor, pateó la pelota afuera y dijo que no era él sino la Justicia la que debía analizar la causa y dar su veredicto.
 
Mientras Bordet estaba en Londres, buscando reducir los aranceles a los productos entrerrianos en el mercado inglés, el Consejo Provincial del Partido Justicialista de Entre Ríos se pronunció para que se respeten las garantías constitucionales de los acusados en procesos judiciales. Además, señalaron, mediante un comunicado, que aún restan instancias hasta llegar a un fallo firme y subrayaron que no deben judicializarse la política. Capitulo 1 de "Introducción al Derecho".

 
El senador provincial Amílcar Genre Bert (Frente Creer-La Paz) consideró que es "un fallo ejemplar". "Creo que es ejemplar por el hecho de no medir quién era la persona que estaba siendo juzgada, qué poder tenía, qué lugar había ocupado, creo que eso habla muy bien de la Justicia, y ha generado, al menos en mí, algo de sorpresa y a la vez refuerza la posibilidad de que la Justicia pueda ir demostrando que no tiene miramientos con las personas que está siendo enjuiciadas", dijo el legislador.
 
Por su parte, el ex diputado provincial Alejandro Bahler, afirmó que la condena a Urribarri "le va a hacer extremadamente bien al peronismo". "Hoy la sociedad tendría que estar aplaudiendo de pie y esto le va a hacer extremadamente bien al peronismo. El fallo es contundente, la (inhabilitación a) perpetuidad para ejercer cargos públicos es contundente, dejémonos de joder, no reclamemos después cuando falte trabajo. Ese gobierno ha sido nefasto", definió el ex legislador.
 
La oposición tampoco se planteó una estrategia de capitalización política ante la condena, que daba por hecha. Hubo, apenas, algunas expresiones en redes sociales. El diputado nacional Pedro Galimberti (UCR) sostuvo que "el proceso que culminó con la condena a ocho años de prisión a Sergio Urribarri abre una ventana de esperanza para que Entre Ríos no sea el reino de la impunidad".  El porteño Rogelio Frigerio, precandidato a gobernador del macrismo para 2023 con la bandera de Juntos por el Cambio, prefirió llamarse a silencio, pese a que durante el proceso oral y público Urribarri lo había mencionado como uno de los manipuladores de su causa en los tribunales.
 
La Opinión Popular

Agreganos como amigo a Facebook
22-05-2022 / 21:05
Tras meses de relativa tranquilidad, la pandemia comenzada a desplazarse lentamente del centro de la escena en una combinación de dudas y certezas pero, de repente, entramos oficialmente a la cuarta ola de coronavirus. Así lo definió la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, en una reunión con sus pares provinciales. En la última semana, los casos positivos de covid crecieron 93% y si se calcula el último mes, el incremento supera el 300%. Y eso que se modificó el criterio de testeo, y a los casos leves y menores de 50 años ya no se los testea.
 
Esto era esperable porque es imposible que, con todas las actividades habilitadas y con las fronteras abiertas, el virus deje de circular. Además, las bajas temperaturas hacen que la gente pase más tiempo en ambientes cerrados y poco ventilados. Al mismo tiempo, la sensación es que la sociedad se ha relajado pese a que los contagios se han duplicado con la subvariante de Ómicron que evade la inmunidad de las vacunas, dado que no son 100% eficaces, y también los contagios previos. Ahora bien, ¿Esta ola tendrá las mismas características que las pasadas? ¿Se espera otra vez picos abrumadores? ¿O será más parecida a una epidemia de gripe?
 
El relajamiento social se percibe en la calle. ¿Cuántos aún usan barbijo en los espacios cerrados? ¿Dónde se exige su utilización? ¿Se respeta el distanciamiento social? ¿Mantenemos los cuidados de higiene? La respuesta a todas estas preguntas es negativa. El peligro es que la curva ascendente de contagios ha regresado y a la inmunidad menguante de la población se suma a una baja percepción del riesgo y el relajamiento de los cuidados.
 

22-05-2022 / 12:05
21-05-2022 / 18:05
21-05-2022 / 12:05
20-05-2022 / 18:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar