La Opinión Popular
                  17:25  |  Viernes 16 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Me acusaron de envenenador serial y ahora me piden que consiga veneno para todos los argentinos". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 02-04-2021 / 20:04
INTENTA RECOBRAR PROTAGONISMO FRENTE A LA HOSTILIDAD DEL ALA MODERADA DEL PRO

Regreso de Macri: plan de supervivencia para no ir preso

Regreso de Macri: plan de supervivencia para no ir preso
Mauricio Macri activó el plan de supervivencia y pelea por mantenerse a flote. Debe asimilar que ya no es el protagonista exclusivo de la coalición opositora. Aunque parezca evidente desde afuera -sin ir más lejos es el primer presidente de la historia democrática argentina en perder la reelección-, para el fundador del PRO fue una tarea titánica aceptar que el partido que él mismo había parido ahora lo expulsaba. Casi una traición.
Mauricio Macri activó el plan de supervivencia y pelea por mantenerse a flote. Debe asimilar que ya no es el protagonista exclusivo de la coalición opositora. Aunque parezca evidente desde afuera -sin ir más lejos es el primer presidente de la historia democrática argentina en perder la reelección-, para el fundador del PRO fue una tarea titánica aceptar que el partido que él mismo había parido ahora lo expulsaba. Casi una traición.
 
Luego de largos meses de titubeos, Macri formalizó que no piensa ser candidato. Es una verdad a medias, ya que solo afirmó que no se va a presentar este año, cuidándose de no cerrar la puerta para el 2023. "No podría decir eso porque el libro y sobre todo la presentación fueron claramente un acto de campaña", dice uno de los referentes del PRO, que sigue sus avances con desconfianza.
 
Es que por esos pagos nadie piensa distinto. "Mauricio saca el libro para subirse el precio, incidir algo en estas elecciones y dejar la puerta abierta para el 2023, y también por si, llegado el caso de que la Justicia lo complique más, tener acceso fácil a una banca y a sus fueros", interpreta uno de los que comparte reuniones con Macri.
 
El frente judicial es, según admiten en el entorno del ex presidente, uno de sus grandes temores, en especial en lo que refiere a sus hijos, dos de los cuales volvieron al país para grabar una serie. Es un miedo con lógica: las causas por los parques eólicos y por el Correo avanzan a paso firme, mientras que el macrismo insiste con la idea de que detrás del progreso de esos juicios está la mano negra de Cristina.
 
Esa gigantesca interna que se abre dentro de Juntos por el Cambio podría convertirse en un festín para el Gobierno.
 

 
Hay un solo integrante de la "Mesa Nacional" que jamás se perdió ninguno de los encuentros quincenales que mantiene Juntos por el Cambio desde que estalló la pandemia en Argentina. Es el Sarmiento de los Zoom: mientras que la mayoría suele saltearse los mitines cuando la realidad apura, Mauricio Macri se sumó incluso hasta cuando se fue a recorrer Europa junto a su esposa y su hija en plena crisis sanitaria.
 
Y aunque en la mañana del lunes 23 al ex presidente le estaba costando vencer al molesto ruido de la alarma del despertador y en rigor el encuentro ya había comenzado, no estaba en sus planes manchar su asistencia perfecta. Por eso activó el celular directamente desde la cama.
 
La foto, que filtró Patricia Bullrich -dando inicio formal a la ruptura del cordón umbilical con su otrora padrino político, separación que había adelantado NOTICIAS en una tapa sobre la ex ministra en febrero-, se convirtió en segundos en meme y sticker, y agitó una interna que ya de por sí está al rojo vivo.
 
Pero, más allá de los detalles como el camisón de entrecasa de Juliana Awada, es el metamensaje oculto detrás de la cara de dormido del fundador del PRO, el mismo que dejó al decir presente en absolutamente todas las videoconferencias y el mismo que envió en las 604 páginas de "Primer Tiempo", el que más importa: Macri activó el plan de supervivencia y pelea por mantenerse a flote.
 
 
"Sin marcha atrás"
  
Es verdad que los que lo visitan con frecuencia en su histórica quinta pintan un cuadro distinto, o al menos usan otros colores. Dicen que Macri está, por lejos, en "su mejor momento" de los últimos 15 meses, desde que dejó el poder. Que está "más empático", que "volvió a conectar" con sus amigos y con "la gente", y que, también apoyado por una racha ganadora en el paddle, volvió a recuperar la confianza en sí mismo.
 
Según los que más conocen al ex presidente, el libro que sacó es, antes que un manotazo de ahogado político, la materialización de ese camino -"aprendizaje" es la palabra que más usa- de reconstrucción personal.
 
De cualquier manera es un trabajo que estaría rindiendo sus frutos: al cierre de esta nota, "Primer Tiempo" estaba llegando a su cuarta edición en apenas diez días, superando los 100 mil ejemplares de tirada -tanto desde Editorial Planeta como desde el círculo macrista calculan que serán varias decenas de miles más-, mientras que algunos que hablan con el ex presidente ya lo empiezan a tantear con la idea de escribir un segundo libro.
 
También hay otro elemento nuevo que aflora en la cabeza de Macri, en el cual, acá sí, coinciden -aunque con matices- tanto sus defensores como sus detractores dentro de la oposición. Es, quizás, el punto que más trabajo le costó entender al ex presidente, que seguramente lo habrá charlado en sus sesiones bisemanales con su psicólogo Jorge Ahumada, el terapeuta que lo atiende desde 1991 y a quien le dedica el libro (su rostro y nombre fue dado a conocer en una tapa de NOTICIAS del 2019): asimilar que ya no es el protagonista exclusivo de la coalición opositora.
 
Aunque parezca evidente desde afuera -sin ir más lejos es el primer presidente de la historia democrática argentina en perder la reelección-, para el fundador del PRO fue una tarea titánica aceptar que el partido que él mismo había parido ahora lo expulsaba. Casi una traición.
 
Pero en las intenciones de Macri es donde se bifurcan las interpretaciones.
 
Mientras que en el círculo inmediato del ex presidente aseguran que la idea de escribir el libro era algo que él tenía en la cabeza desde el momento mismo de dejar el poder, y que, en especial, quería intentar explicarle a su público y a sus votantes las complejidades que había atravesado su gobierno -"quería que todos entiendan que es muy difícil, que no es un boludo, para que algunos lo dejen de subvalorar como pasó siempre", cuentan sus amigos con el grabador apagado-, desde la otra orilla se ve distinto.
 
Si bien alguien como Horacio Rodríguez Larreta, el jefe de Gobierno porteño al que le está costando mucho más de lo que pensaba consolidar su monopolio político dentro de Juntos por el Cambio, festeja en la intimidad que Macri "ya no se le meta en el día a día" o que tampoco lo "condicione" con tuits inoportunos, como ocurrió en varios tramos del 2020, la llamada ala moderada mira con desconfianza sus últimas apariciones. Temen que su plan de supervivencia se convierta en un regreso que podría ser más que incómodo.
 
De hecho fue con ese miedo que fueron en la tarde del jueves 18 a la presentación de "Primer Tiempo". Los popes de la oposición entraron al Centro de Convenciones con los dientes apretados, como un boxeador que ve venir la trompada al mentón y la acepta resignado: estaban convencidos de que, más temprano que tarde, algún colaborador de Macri se iba a arrimar para llevarlos a hacer una foto en conjunto donde el recién estrenado escritor posara frente a todos como el gran ganador de la jornada y, sobre todo, como si aún fuera el líder del espacio.
 
"Ahí te das cuenta de que el tipo de política nunca entendió nada: ni siquiera se avivó de esa imagen, era de manual", dice uno de los líderes de la oposición, satisfecho de haber evitado el incordio.
 
Es que por esos pagos nadie piensa distinto. "Mauricio saca el libro para subirse el precio, incidir algo en estas elecciones y dejar la puerta abierta para el 2023, y también por si, llegado el caso de que la Justicia lo complique más, tener acceso fácil a una banca y a sus fueros", interpreta uno de los que comparte las reuniones quincenales con Macri.
 
El frente judicial es, según admiten en el entorno del ex presidente, uno de sus grandes temores, en especial en lo que refiere a sus hijos, dos de los cuales volvieron al país para grabar una serie. Es un miedo con lógica: las causas por los parques eólicos y por el Correo avanzan a paso firme, mientras que el macrismo insiste con la idea de que detrás del progreso de esos juicios está la mano negra de Cristina Kirchner y los suyos.
 
 
"Las dificultades del cambio"
  
El subtítulo que usó Macri en el libro para ofrecer una explicación sobre el rotundo fracaso económico de su gobierno -con apenas un atisbo de autocrítica- podría servir para explicar su presente político.
 
Comparar al equipo que rodeaba a Macri cuando comenzó su primera gestión en la Ciudad puede ayudar a entender algunas de sus decisiones: mientras que allá por el 2007 tenía a Jaime Durán Barba y Marcos Peña para el marketing político, a Rodríguez Larreta, Diego Santilli y Cristian Ritondo para el armado, por solo citar a algunos casos, ahora su círculo es mucho más estrecho.
 
Con Durán Barba, a quien ningunea en su libro ya ni habla, distancia similar -aunque lavada por el protocolo que impide hacer públicas sus diferencias- a la que mantiene con María Eugenia Vidal y el ala dialoguista.
 
El "cambio" en el estilo y composición de su actual círculo explican parte de su presente. Aunque Pablo Avelluto y Hernán Iglesias Illia, los ghostwriters del texto que trabajaron 100 horas netas junto al ex presidente para el armado del libro -de hecho Macri no interrumpió las entrevistas ni siquiera en sus viajes a Qatar o a Europa, donde se conectó por Zoom-, son periodistas y escritores consumados, y aunque Fernando de Andreis, ex secretario general de Presidencia, es un soldado fiel que le soluciona varios frentes, la falta de volumen político en el día a día de Macri es, comparada a una década atrás, profunda.
 
De hecho, quienes se suponían que iban a ocupar ese lugar con el esposo de Awada en el llano, como Miguel Ángel Pichetto o Bullrich, están cada vez más en una búsqueda personal que o no lo incluye o directamente lo expulsa, que es el camino, entienden tanto cerca de Macri como desde el ala moderada, que empieza a encarar la ex ministra de Seguridad.
 
"A Patricia no la puedo controlar más", le dijo el ex presidente a Larreta luego del polémico zoom de la foto filtrada, en donde además hubo un duro cruce entre el Gobierno porteño y Bullrich, pelea en la cual Macri tomó partido por su ex jefe de Gabinete. En la cabeza del fundador del PRO debe anidar la misma duda que tenía Julio César cuando sintió el puñal en la espalda: ¿y tú también, Patricia?
 
 
"Esto recién empieza"
  
Macri, luego de largos meses de titubeos, formalizó que no piensa ser candidato. Es una verdad a medias, ya que solo afirmó que no se va a presentar este año, cuidándose de no cerrar la puerta para el 2023. "No podría decir eso porque el libro y sobre todo la presentación fueron claramente un acto de campaña", dice uno de los referentes del PRO, que sigue los avances del ex mandatario con desconfianza.
 
Como está claro -admisión que hizo el propio Macri- que la Cámara de Diputados no es para él, la mitad más uno del espacio piensa que fantasea con suceder a Larreta en la Ciudad. Eso sí, no pretende competir por la presidencial, algo que para la mayoría está descartado, aunque nadie puede asegurar qué va a suceder en una Argentina agrietada y pandémica.
 
Además, el Gobierno nacional "le hace un favor", en palabras de uno de sus ayudantes más leales. No solo el oficialismo colaboró para vender el libro, al dedicarle varios títulos y críticas incluso antes de ser publicado, sino que hay una idea en la Casa Rosada de situar a Macri como uno de los ejes de la campaña, táctica calcada de la que hizo Cambiemos con CFK en el 2017.
 
La historia viene con aprendizaje: Cristina terminó volviendo al poder luego de esa maniobra frustada del entonces oficialismo. Al gobierno de Alberto Fernández le puede salir mal la jugada, y en el mientras tanto, y al menos en este breve intervalo, Macri recuperó la centralidad política de la oposición por primera vez desde que terminó su mandato.
 
Lo cierto es que el ex presidente, que ya tiene planeadas unas cortas vacaciones luego de terminar la gira de presentación de su libro, hará campaña -sus colaboradores lo imaginan participando en actos en provincias amables para él como Mendoza o Córdoba-, y también intentará incidir en el cierre de las listas.
 
Ahí es donde se verán los pingos: Larreta, que le prende cada día una vela a Vidal esperando que acepte presentarse, como le pidió en persona, necesita imperiosamente plantar a la primera candidata en la Ciudad. Si la ex gobernadora no decide presentarse, o si finalmente vuelve a competir en la provincia de Buenos Aires, la candidata con mejor imagen detrás de ella es la indomable Bullrich.
 
Es un problema mayúsculo para las aspiraciones presidenciales del jefe de gobierno. Aunque la otrora montonera ya inició la independencia de Macri y busca suceder a Larreta dentro de dos años, si ella ocupara el primer lugar es indefectible que eso se verá como un avance de Macri y del ala dura sobre el jefe de Gobierno y el ala moderada. Jaque.
 
Como Larreta depende del "Plan V", similar a lo que le sucedió a Macri durante una parte del 2019, en Uspallata ya se empezó a armar una estrategia de contención si Vidal decide tomar otros caminos: abrir una PASO y jugar con Santilli, hasta el momento de este cierre un número puesto para Buenos Aires, provincia a la que "El Colo" aspira a gobernar en un par de años.
 
Hacer una interna es un camino peligroso para todos, sobre todo teniendo en cuenta lo que podría suceder en la Provincia: ahí piden pista Jorge Macri, Santilli, ¿Vidal?, los peronistas de Pichetto y Joaquín de la Torre, la Coalición Cívica de Lilita Carrió y los radicales.
 
Esa gigantesca elección dentro de Juntos por el Cambio podría convertirse en un festín para el Gobierno, aunque, se esperanzan cerca de Larreta, la moneda también podría caer de su lado: si Bullrich va a unas PASO y pierde, el camino  del jefe de Gobierno porteño queda allanado.
 
De cualquiera manera, todo esto será algo que el ex presidente verá desde un segundo plano, entre firmas de libros y giras federales, en las que tendrá extremo cuidado de no pisar la manguera de Larreta o de los suyos. Es que, por más que Macri se motive con el éxito editorial y el plan de supervivencia que trae escondido abajo de la tapa, la duda todavía persiste: ¿tendrá segundo tiempo?
 
 
Quién filtró la foto de Macri dormido
  
Fue Patricia Bullrich la que filtró la foto de Mauricio Macri dormido y desde la cama. Ella sacó la captura de pantalla del Zoom que mantienen cada 15 días las autoridades de la "Mesa Nacional" de Juntos por el Cambio, y en la mañana del lunes 23, minutos después de terminar el encuentro, la envío a dos grupos de Whatsapp del espacio: "Prensa Cambiemos" y otro donde están los miembros de la cúpula partidaria del PRO, el partido que ella preside.
 
Para cuando la imagen se filtró ya era tarde para detener la viralización. Que el blooper es de su autoría está más allá de toda duda, aunque la ex ministra, en varias entrevistas que dio, se hizo la distraída y le echó la culpa a un supuesto miembro del equipo de comunicación. Pero lo que no termina de cicatrizar aún son las heridas: ¿lo hizo a propósito?
 
Las voces que venían advirtiendo a Macri sobre Bullrich se volvieron a alzar en estos días. Ella llegó a la cima del PRO exclusivamente por su apoyo, y desde entonces inició un tibio proceso de despegue que ahora se empieza a acelerar. "Y mirá que se lo dijimos a Mauricio. Ella arrancó con Montoneros, pasó por el menemismo, por la Alianza, y después cayó en Cambiemos. ¿Había duda de que en algún momento lo iba a enterrar?", asegura un resignado colaborador del ex presidente.
 
No es el único. Uno de los que participó en el Zoom de la polémica dice que "siempre se avisa" cuando se viene la captura que luego se envía a los medios, pero esta vez ella lo hizo en silencio.
 
"Algunos hasta dicen 'whisky' para que el resto sonría", cuenta. No fue el único problema: Bullrich, durante la videollamada, se puso muy insistente con Larreta de que la Ciudad debía comprar vacunas sin esperar a Nación, a pesar de que ningún municipio en el mundo lo hace. La situación escaló al punto tal de que la tuvo que frenar el propio Macri: "Patricia, ya te lo explicó Horacio, ya está".
 
La ex ministra de Seguridad es una de las grandes incógnitas de la oposición. Mientras que sigue en gira con su libro, presentaciones en las cuales las críticas hacia el gobierno del que fue parte van en aumento, presiona para ser la primera candidata en la Ciudad y complica las aspiraciones de Larreta. En los oídos del jefe de Gobierno porteño todavía resuenan las palabras que le dijo Bullrich a fines del año pasado: "Mirá que yo en el 2023 voy por la Ciudad". Si avisa...
 
 
Los mentores de Macri
  
La imagen que proyecta la realidad era impensada tan solo dos años atrás. Es que Jaime Durán Barba y Marcos Peña fueron los grandes mentores del ex presidente, los dos que lograron que Mauricio sea más que el hijo descarriado de Franco y se convierta en un político hecho y derecho.
 
Ahora ambos brillan por su ausencia en el espacio, y al ecuatoriano el fundador del PRO directamente lo ningunea en "Primer Tiempo": "Se lo criticó mucho en estos años por su supuesta influencia en la política económica, pero lo cierto es que participó poco en los debates sobre la economía, muchos le atribuyeron un poder que nunca tuvo", dice en su recién estrenado libro.
 
Desde que comenzó la pandemia el gurú se encuentra guardado en su país natal, aunque sigue escribiendo todos los domingos para el diario Perfil.
 
Peña reapareció en público, por primera vez después de dejar el poder, en la presentación del libro de Macri. El ex jefe de Gabinete era consciente de que más de la mitad de los asistentes aquel día lo sigue culpando por la derrota electoral. Por ahora sigue lejos del espacio, aunque cada tanto mantiene charlas informales con Rodríguez Larreta. Peña está trabajando para la campaña de una candidata menor en Brasil, para las elecciones que se avecinan en el país vecino.
 
Por Juan Luis González
Periodista de política
 
Fuente: Revista Noticias
 

Agreganos como amigo a Facebook
16-04-2021 / 10:04
El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, afirmó ayer que la provincia de Buenos Aires "adhiere a las medidas que dictó el presidente" Alberto Fernández para restringir la circulación y otras actividades para combatir el coronavirus y acusó a la oposición de Juntos por el Cambio de "hacer política y campaña electoral con la pandemia y tirarle nafta a la grieta".
 
Por otra parte, lamentó no poder coordinar acciones con la Ciudad de Buenos Aires porque, dijo, "el virus no reconoce un lado u otro de la General Paz", aunque sostuvo que "no me vengan con el verso del consenso porque parece que el único consenso es hacer lo que ellos quieren".
 
"Cuando buscábamos ese consenso con los jefes de Gabinete de Nación y de la Ciudad, el Jefe de Gobierno (Horacio Rodríguez Larreta) firmó un comunicado donde Juntos por el Cambio estaba en contra de las restricciones. Están en campaña electoral y buscan hacerle daño al Gobierno" nacional, aseveró.
 
Kicillof respondió a los cuestionamientos que formuló Rodríguez Larreta al Presidente y consignó que "vimos una oposición furibunda y hoy decidieron entrar en campaña electoral, les pido que la corten".
 
Asimismo, destacó: "A veces pienso sino sería mejor que venga (el expresidente Mauricio) Macri a discutir con nosotros. Pensamos que Larreta era diferente porque tenía responsabilidad de gobernar, pero es lo mismo". Y recordó que ayer, tras el anuncio de las medidas, la referente de Juntos por el Cambio, Patricia Bullrich, "estaba en la Quinta de Olivos insultando al Presidente a viva voz".
 

16-04-2021 / 09:04
A las diez de la mañana, hoy mismo, se verán las caras hurañas el presidente Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta, el Jefe de Gobierno de la CABA, epicentro de la segunda ola de coronavirus. Presionado por el ala más gurka del PRO, Larreta arribará con un recurso ante la justicia contra la suspensión de la presencialidad de las clases, medida que los trabajadores de la educación venían reclamando por el aumento de contagios y la falta de vacunación. Nada indica que la vía judicial zanje el conflicto.
 
A Fernández le preocupan los contagios crecientes, el riesgo cierto de saturación del sistema sanitario. Necesita ganar tiempo, una exigencia que signa su mandato. En marzo-mayo del año pasado ganaba tiempo para fortalecer el sistema de salud, mejorar la infraestructura hospitalaria, conseguir insumos críticos, capacitar a profesionales de provincias, conducir la política sanitaria nacional. Sus adversarios se alineaban, lo alababan.
 
Hoy en día, Alberto quiere mitigar los efectos de la segunda ola que azota al mundo, a la región, a los países limítrofes, a Brasil. Para acotar los contagios y de nuevo para evitar la sobreocupación de camas críticas (o en salas comunes). Y para seguir vacunando, por último en la enunciación pero primero en las prioridades.
 
La peor falacia de Larreta y de Juntos por el Cambio es el sinuoso discurso sobre las vacunas. Fueron veneno, motivaron acciones penales... judicializan todo. El Gobierno nacional ganó la polémica respecto de las vacunas, acertó al concertar compras de la Sputnik V. La oposición vociferaba consignas anacrónicas, macartistas. Se equivocaron, sin autocrítica. Luego Larreta las distribuyó con criterio elitista, privilegiando a las prepagas o a profesionales privados que atienden de forma remota.
 
La mayoría abrumadora de la gente común ansía vacunarse. Lo revelan datos tangibles: la cantidad de inscriptos. Y costumbristas, la alegría ante cada dosis. Esa victoria genera obligación de atender a una demanda popular creciente. Los opositores subestiman lo conseguido, reclaman un calendario preciso. Mienten porque saben, por experiencia propia, que el mercado es escaso y concentrado.
 
Larreta es hábil comunicador. Vuelca conceptos sencillos, repite como mantra, hace ademanes serios. Soslaya su trayectoria y la de su partido el PRO en materia de salud y educación. Presupuestos avaros, favoritismo hacia los sectores privados, desdén y odio a los gremios, avaricia para las escalas salariales. Halaga con la palabra a los profesionales de la salud pero les niega licencias o vacaciones.
 
Todo esto acontece en el peor momento de la peste, con la gente cansada, con las vacunas abriendo una luz en el horizonte. La mirada al interés colectivo, la conducción, recaen sobre el Presidente quien --alelado por como escalan hechos que meten miedo-- decidió extremar las medidas de cuidado. También socorrer económicamente a los damnificados por las restricciones. Otra práctica ajena a Larreta, pródigo en alabanzas verbales y amarrete a la hora de abrir la billetera.
 
La Opinión Popular
 

15-04-2021 / 12:04
La causa conocida como "dólar futuro" se cerró y quedó demostrado, ya sin sombra de duda, que se trató de una persecución política, mediática y judicial contra Cristina, Axel Kicillof y otros funcionarios K. La denuncia original había sido presentada por Federico Pinedo y Mario Negri el 30 de octubre de 2015, cinco días después de la primera vuelta de la elección presidencial -cuando Daniel Scioli se impuso por tres puntos a Mauricio Macri- y tres semanas antes del ballotage del 22 de noviembre, que ganó Macri por dos puntos.
 
La intención perversa de la denuncia fue visible de entrada, no solo por la oportunidad temporal de su presentación sino porque recayó en el juzgado de Claudio Bonadío, el hombre que decidió no actuar como juez sino como verdugo con el beneplácito de toda la estructura judicial que estaba por encima de él y lo apañó en su tarea de hostigamiento a la entonces oposición política. No se puede olvidar que once de los trece procesamientos contra Cristina los dictó este infame magistrado; los otros dos corrieron por cuenta de otro pescado del cardumen macrista: Julián Ercolini.
 
La profunda corrupción que carcome al Poder Judicial se puso de manifiesto en esta causa absolutamente descabellada que acaba de cerrar, en fallo unánime, la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal con el sobreseimiento de todos los imputados por inexistencia de delito. El grado garrafal de perversión que encierra este procedimiento está en el hecho de que el expediente inició su curso, y continuó su desarrollo, sin el peritaje imprescindible que determinara si hubo o no perjuicio contra el Estado, es decir, si hubo o no accionar delictivo.
 
Esa evaluación crucial se concluyó nada menos que cinco años después de iniciadas las actuaciones, lapso en el cual los imputados estuvieron embargados y sometidos a un ataque mediático impiadoso por parte de la gran prensa porteña.
 

15-04-2021 / 11:04
En un mensaje al país, el presidente Alberto Fernández explicó que "en el AMBA estamos viviendo la mayor velocidad de aumento de casos desde el inicio de la pandemia. Por lo tanto, es nuestra obligación tomar medidas adicionales y convocar a la población a un cambio, para lograr que avance el plan de vacunación y evitar la saturación del sistema de salud".
 
Aclaró que "el mayor riesgo de transmisión se produce en las actividades sociales y recreativas nocturnas, donde no hay dos metros de distancia, se producen aglomeraciones, se usa escasamente el barbijo y también en espacios cerrados sin ventilación adecuada". Por todo ello, el Gobierno decidió una serie de nuevas medidas que regirán para el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), desde las 0 horas del día 16 de abril, como la de circulación nocturna o la suspensión de la presencialidad en las escuelas, por dos semanas.
 
Además, el gobierno dará una ayuda de 15 mil pesos para los sectores más vulnerables. Será para beneficiarios de la AUH, Asignación Universal por Embarazo y monotributistas de las categorías más bajas de los lugares con las nuevas restricciones. El Presidente también anticipó que evaluará alternativas para el caso de alquileres y dio precisiones sobre las nuevas medidas, entre ellas que los shoppings deben cerrar.
 
Acompañando al brasileño Jair Bolsonaro que, con más de 360.000 muertos sobre sus espaldas, apeló a un mensaje irónico para referirse a las nuevas restricciones impuestas en Argentina, hubo algunas inentendible protestas con cacerolas por parte de la oposición contra las medidas para cuidar a la gente en algunos barrios de la Capital y en las zonas más ricas del conurbano.
 
Mientras las terapias intensivas están al borde de la saturación y a diario se rompen récords de contagios y muertes, referentes de la oposición macrista, como Patricia Bullrich y Miguel Ángel Pichetto, se manifestaron contra las medidas anunciadas por el presidente para intentar frenar la segunda ola. A través de las redes sociales y los grandes medios de comunicación porteños, aprovecharon para hacer demagogia en defensa de "la gente que trabaja" frente a las medidas.
 
Sin embargo, ocultan que su verdadera preocupación es la de garantizar que las ganancias de los grandes empresarios no se vean perjudicadas por ningún motivo. Los dichos de los referentes de Juntos por el Cambio no son más que demagogia en un año electoral con el fin de ocultar sus verdaderos intereses: la defensa irrestricta de la ganancia de una minoría empresaria sin importar el nivel de crisis que pueda alcanzar la situación sanitaria y social.
 
Más allá de sus dichos mediáticos, la propuesta de la alianza opositora es que toda la actividad, ya sea esencial o no, siga funcionando a pesar de la situación sanitaria, sin protocolos que se apliquen realmente, sin que los empresarios tengan que hacerse cargo del transporte de sus empleados a sus establecimientos y sin ninguna garantía económica y sanitaria para las grandes mayorías. En pocas palabras, quieren que las ganancias empresarias sigan a pleno mientras los trabajadores se contagian y fallecen. Sigue el consejo de Mauricio Macri: "Que se mueran los que tengan que morirse".
 
La Opinión Popular
 

14-04-2021 / 11:04
La ministra de Salud, Carla Vizzotti, explicó que el sistema sanitario está "en tensión" por la aceleración de los contagios y llamó a la población a cuidarse. Dijo que para tomar nuevas medidas si hacen falta no se van a regir sólo por el aumento de los contagios y subrayó que aún no se llegó a  verificar si las restricciones que puso Alberto Fernández hicieron bajar la curva. Llamó a que los gobernadores a que se "empoderen" y a la gente a postergar "todo lo postergable".
 
También convocó a todo el arco político opositor a estar "a la altura de la circunstancia". La oposición parece cada vez más extraviada. Las manifestaciones públicas de sus principales referentes asombran por la vacuidad de sus ideas y propuestas. Tal carencia es lo que, quizás, la haya conducido a extremar su rol opositor a manifestaciones inauditas. Apenas el oficialismo se pronuncia sobre un tema, como un acto reflejo carente de racionalidad, la oposición de inmediato apuesta por el contrario.
 
Cuando el Presidente de la Nación anunció los lineamientos generales para los cuidados sanitarios ante la llegada de la segunda ola de la pandemia, la figura más vociferante y de mayor presencia en los medios porteños, Patricia Bullrich, expresó su oposición... antes de que las medidas fueran divulgadas y por lo tanto conocidas.
 
Los prejuicios políticos de Juntos por el Cambio los habían llevado a desacreditar la Sputnik V, la vacuna elaborada por el Instituto Gamaleya de Rusia. El desempeño notable de ese producto y los elogios que cosechó en todo el mundo puso en ridículo la advertencia opositora; y volvió más sospechoso todavía su insistente prédica en favor de la vacuna de Pfizer, aun cuando se sabe que las condiciones que pretendió imponer el laboratorio yanqui frustraron un acuerdo con el Estado argentino. Chile está padeciendo a Pfizer pues ha enviado al país trasandino apenas unas miles de dosis de su vacuna. 
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar