La Opinión Popular
                  23:48  |  Sábado 06 de Marzo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Me acusaron de envenenador serial y ahora me piden que consiga veneno para todos los argentinos". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 17-02-2021 / 19:02

Desde Tucumán, el gobernador militar Bussi expulsa desempleados de su provincia hacia Mendoza

Desde Tucumán, el gobernador militar Bussi expulsa desempleados de su provincia hacia Mendoza
Dictadores genocidas Jorge Rafael Videla y Antonio Domingo Bussi.
 
Antonio Domingo Bussi fue un polémico político y dictador militar, destituido por sus crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar en la cual se desempeñó como interventor de facto de Provincia de Tucumán durante 1976 y 1978. También resultó electo gobernador de la misma provincia para el período democrático 1995-1999.
 
El 18 de febrero 1996, el entonces gobernador Bussi envió a desempleados de su provincia a Mendoza. En un hecho catalogado de insólito, dos aviones de la Fuerza Aérea con 150 empleados rurales fueron enviados a San Martín de Tunuyán y a Tupungato, para luego arribar tres colectivos con más trabajadores.
 
Tras la sorpresa, a los desempleados se les hicieron controles sanitarios, a la vez que se pedía a los empresarios que prioricen la contratación de mendocinos y no de tucumanos. Sin trabajo, comida ni dinero, sobrevivieron con la ayuda del Estado, hasta que a los pocos días el gobierno mendocino los envió de vuelta.
 
Esta fue la reiteración de una de sus medidas más controvertidas y recordadas de su primera gestión como gobernador genocida de Tucumán como fue la expulsión a los cerros catamarqueños de todos los mendigos y locos que se encontraban en las calles de San Miguel de Tucumán en junio de 1977 para "adecentar" la ciudad con motivo de la visita del dictador genocida Jorge Rafael Videla para inaugurar una autopista.
 
La Opinión Popular



Agreganos como amigo a Facebook
06-03-2021 / 20:03
06-03-2021 / 20:03
06-03-2021 / 20:03
04-03-2021 / 18:03
04-03-2021 / 18:03
 
Si se habla de mayorías proscriptas se habla de la historia del peronismo, de cómo la proscripción dejó por muchos años una mayoría enorme sin representación, excluida. La proscripción obligó a la frustración, a un destino no elegido, a una autoridad ilegítima.
 
Un 05 de marzo, como hoy, pero del año 1956, la "Revolución Libertadora", la dictadura militar oligárquica que gobernaba de facto la Argentina, sanciona el Decreto Ley 4161, que prohibía cualquier tipo de afirmación ideológica o propaganda peronista.
 
Se castigaba con la reclusión de treinta días a seis años, una multa económica, la inhabilitación para desempeñar cargos públicos y la clausura temporal o permanente del local, si se tratase de un comercio o empresa: la utilización de la fotografía de los funcionarios peronistas o de sus parientes, el escudo y la bandera peronista, las expresiones "peronismo", "peronista", "justicialismo", "justicialista", "tercera posición", la marcha de "Los muchachos peronistas", el libro "La razón de mi vida" y los discursos del presidente depuesto (a quien llamaban el tirano prófugo) y su esposa.
 
Después de 1955 no se podía, ni siquiera, escribir o pronunciar la palabra Perón. Con el decreto 4161 se abrió formalmente un largo período de violencia en la Argentina, que continúa otros episodios sangrientos como el bombardeo de la Plaza de Mayo, el 16 de junio de 1955, donde hubo 200 muertos y 2000 heridos anónimos y olvidados.
 
En nombre de la "democracia", un dictador militar prohibía por decreto-ley nuestra identidad social y política peronista. ¿Libertadores?: ¡las pelotas!

 
Gustavo Rearte, fundador y líder de la JP, héroe de la Resistencia Peronista
Escribe Blas García para La Opinión Popular

 
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar