La Opinión Popular
                  05:30  |  Martes 26 de Enero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“¿Que hizo la iglesia cuando estábamos buscando a nuestros hijos, si no ser cómplice de la dictadura? Confiábamos en un obispo y después era el que nos entregaba". Estela de Carlotto
Recomendar Imprimir
Nacionales - 02-01-2021 / 06:01
TRES RESULTADOS IMPORTANTES EN EL FINAL DEL AÑO

Comienzo de vacunación, aprobación del aborto y actualización de jubilaciones

Comienzo de vacunación, aprobación del aborto y actualización de jubilaciones
Tres logros en el cambio de año. Estos procesos de la política se dieron en el marco de una pandemia que hizo replegar a la sociedad, limitó la socialización, esparció el temor o la irresponsabilidad y frenó los motores de la economía. Aún así, la política pudo funcionar. Una forma buena de terminar un año malo.
Este comienzo de un nuevo año viene con yapa: el deseo universal de que sea mejor que el año pasado. No debe existir una sola persona que no comparta este sentimiento. La pandemia de coronavirus ha sido un verdadero "azote de Dios" y el 2020 va a ser recordado por siempre por esta peste global que afectó a la salud pública y a la economía con igual saña.
 
La confianza en la vacuna -al menos por parte de las personas que no se han olvidado de usar las capacidades racionales del cerebro-, que en tiempo récord se pudo elaborar en varios países, es lo que permite tener una mirada más optimista y de ahí los pronósticos favorables sobre la evolución de la economía.
 
En nuestro país, el inicio de la campaña de vacunación el 29 de diciembre constituyó un claro triunfo del gobierno de Alberto Fernández sobre la derecha política y mediática que puso en duda esa posibilidad y se encargó de sembrar desconfianza en la vacuna.
 
Apelando al uso y abuso de noticias falsas, los grandes medios porteños y la dirigencia de Juntos por el Cambio intentaron boicotear la planificación sanitaria de las autoridades nacionales con el único propósito de perjudicar al gobierno. El involucramiento de los gobernadores provinciales, incluso de algunos de JxC, en el plan de vacunación desbarató la maniobra y puso en evidencia su perversidad.
 
Otra victoria política del gobierno del Frente de Todos fue la aprobación en el Senado de la legalización del aborto voluntario. El proyecto había sido impulsado por Alberto, en cumplimiento de una promesa de campaña electoral, y logró el decidido apoyo de los movimientos de mujeres y de la diversidad de género.
 
Este nuevo avance en materia de ampliación de derechos contó con la férrea oposición de los sectores más retrógrados de la sociedad, sin embargo la votación en ambas cámaras del Congreso fue más holgada de lo que se había pronosticado lo cual habla en favor de las campañas de concientización que desde hace tiempo viene encabezando el feminismo argentino.
 
El tercer festejo al hilo del gobierno nacional llegó también del Congreso aunque esta vez desde la Cámara de Diputados, en donde se convirtió en ley la nueva actualización de los haberes de jubilados y pensionados. La discusión sobre la nueva fórmula enfrentó a oficialismo y oposición, pero quedó saldada en el terreno de los hechos. Con el sistema macrista, los jubilados perdieron el 20% de sus haberes en solo dos años; con la nueva metodología, muy similar a la que usó el kirchnerismo, los jubilados habían mejorado un 26% sus ingresos con relación a la inflación durante una década.
 
Estos tres acontecimientos políticos significan un soplo de aire fresco para el gobierno nacional luego de atravesar un año extremadamente difícil por causa de la pandemia y por el hostigamiento feroz de la oposición mediática y partidaria. Y el inicio de 2021 encuentra mejor parado al gobierno con la llegada inminente de millones de dosis de vacunas contra el Covid y los pronósticos económicos de crecimiento.
 
La Opinión Popular

PANORAMA POLÍTICO NACIONAL

Boudou y el supermartes: ampliación de derechos y acto disciplinador
 
Cuando parecía que el año terminaba con la pirotecnia colorida de un supermartes de vacunas y ampliación de derechos, el Poder Judicial metió el buscapié con el rechazo de la domiciliaria al ex vicepresidente Amado Boudou. Quedó claro que no se trata solamente del juego de la democracia, sino también de las rémoras de autoritarismo que fue acumulando el país en el transcurso de su historia.
 
El sofocante 2020 termina con esa imagen contrapuesta que ilustra el país de los argentinos: Ampliación de derechos y salud pública por un lado. Y por el otro, la inusitada decisión de un juez que tanto por el momento en que la decide como por el contexto de la causa que involucra, aparece como la ejecución pública de un acto disciplinador y de advertencia para los que festejan.
 
Las dos situaciones, tan opuestas en sus significados también se alinean en el plano político entre oficialismo y oposición. Durante el gobierno anterior, cuando el macrismo era gobierno y esa polarización era al revés, esas dos situaciones también los identificaban.
 
La IVE pudo aprobarse ahora y fue rechazada durante el macrismo; el gobierno macrista dejó que vencieran miles de dosis de vacunas y el de Alberto Fernández hizo que la Argentina fuera uno de los primeros países del planeta en comenzar la vacunación contra la epidemia.
 
Cuando perdió la votación por la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) un sector del macrismo advirtió que judicializará el tema. Fue una forma de decir: "somos minoría en el Congreso y la sociedad, pero controlamos el Poder Judicial".
 
Al día siguiente, horas antes del comienzo de la feria judicial, salió la revocatoria a la domiciliaria de Boudou. El juez Daniel Obligado había pedido informes antes de tomar una decisión, pero por la fuerte campaña mediática lo hizo antes de que le llegaran los informes que había pedido.
 
 
 
El vicepresidente Boudou es una figura emblemática por todos los factores que rodean su detención. Fue el funcionario kirchnerista que terminó con el negociado multimillonario de las AFJP, en el que estaban involucrados también los grandes medios hegemónicos. Con esa medida evitó que fueran estafados millones de jubilados y, al rescatar las jubilaciones desde el Estado, permitió la creación de la Asignación Universal por Hijo.
 
Influenciada por los intereses que afectó Boudou, la oposición puso precio a su cabeza y comenzó una persecución judicial demoledora. Llegó a acumular 20 denuncias por temas insólitos, como la tenencia de autos de alta gama que en realidad nunca tuvo, por enriquecimiento ilícito que nunca se demostró, por una declaración de viáticos en el Senado cuando era vicepresidente y otra igual de absurda por la transferencia de un auto usado de los años '90 cuyo valor era el de una motoneta.
 
Lo que importaba era armar ruido judicial para crear el clima de una condena mediática que luego se verificara en los tribunales, como sucedió.
 
Fue condenado en la causa Ciccone por la declaración de un solo testigo, Alejandro Vandenbroele, cuya declaración le fue retribuida con el equivalente de más de cinco millones de pesos actuales por el Programa de Testigos Protegidos. Gracias a su declaración, Vandenbroele es ahora feliz propietario de un hotel posada en el centro turístico de Potrerillo, en Mendoza.
 
Boudou apeló su condena ante la Corte. Es un ex vicepresidente que muestra esa colección de denuncias como prueba de la persecución de la que fue víctima. Su juicio implica un conflicto institucional complejo, pero la Corte confirmó la sentencia en tiempo récord sin molestarse siquiera en fundamentar su decisión.
 
Cuando el gobierno está negociando duramente con el FMI por la deuda, con los grandes laboratorios por las vacunas, con las grandes fortunas por su aporte extraordinario, con las corporaciones mediáticas por el plan básico universal obligatorio para telefonía, internet y TV paga, el ensañamiento judicial con Boudou constituye una amenaza para los funcionarios que intervienen en esas negociaciones.
 
Mientras en el Poder Judicial se producen estas situaciones que se anotan en la columna del Debe, en la política se producían otras que se inscriben en el Haber. El martes confluyó la resolución de tres temas centrales: El comienzo de la vacunación contra la covid-19 y la aprobación del IVE y del nuevo índice para actualizar las jubilaciones.
 
Un sector de la oposición y los medios hegemónicos trataron de ocultar la importancia de que la Argentina estuviera entre los primeros países que comenzaron a vacunar. Como se ha dicho, la Sputnik V tiene aprobación de emergencia de organismos internacionales y locales.
 
Ninguna vacuna terminó el tiempo estipulado para la fase tres, pero las que aprobaron de emergencia fue porque ya tenían resultados que prueban su efectividad y la inexistencia de consecuencias negativas.
 
La fase 3 de la Sputnik termina en mayo y la de Pfizer en julio. La llegada de la vacuna aparece como un salvavidas frente al retroceso en la responsabilidad social para mantener las precauciones sanitarias. La responsabilidad política busca subsanar en este caso la baja responsabilidad social.
 
Que Argentina haya empezado a vacunar y ya tenga asegurada la provisión de vacunas de diferentes fuentes constituye una muestra de la inserción internacional estratégica del país con el gobierno de Alberto Fernández.
 
Es un hecho concreto, más allá de los discursos macristas, que en dos años de gobierno se habían quedado aislados, sin fuentes de crédito y tuvieron que rogarle a Donald Trump para que afloje el bolsillo del FMI.
 
En contraste con un mundo desesperado por conseguir las vacunas, el programa de vacunación en el país tiene un horizonte completo hasta mediados del año que empieza.
 
La legalización del aborto que decidió este martes el Senado implica también la resolución de un problema grave de salud pública, como lo encaró el gobierno. Con esta decisión bajará la cantidad de mujeres que mueren por año en abortos clandestinos.
 
También tiene una inmensa carga simbólica porque significa un paso en la deconstrucción de un soporte del sistema de jerarquías y desigualdades patriarcales que constituyen un lastre del pasado.
 
El gobierno cumplió de esa manera con una promesa de la campaña electoral y al mismo tiempo se esforzó para no convertir esta problemática en un factor de división. Eligió instalar el tema en el campo de la salud pública y evitó el religioso.
 
Y al mismo tiempo dejó en libertad a sus legisladores, algunos de los cuales votaron en contra. El 64 por ciento de los senadores del Frente para la Victoria votó a favor. Y el 40 por ciento de los de Juntos por el Cambio, también.
 
En este caso la voluntad política no se hubiera concretado si no se hubiera apoyado en una inmensa movilización de mujeres. Hubo un reclamo en la calle que fue tomado y elaborado desde la representación política.
 
El tercer elemento fue la aprobación, también el martes, de la fórmula para actualizar a las jubilaciones. La nueva ecuación reemplazará a la que impuso el gobierno de Mauricio Macri, atada a la inflación.
 
La fórmula está compuesta por un índice de aumentos salariales y por el aumento de la recaudación de la Anses, que son valores que incluyen a la inflación pero que además permiten que la jubilación crezca progresivamente más allá de la pauta inflacionaria.
 
Estos procesos de la política se dieron en el marco de una pandemia que hizo replegar a la sociedad, limitó la socialización, esparció el temor o la irresponsabilidad y frenó los motores de la economía. Aún así, la política pudo funcionar. Fue una forma buena de terminar un año malo.
 
Por Luis Bruschtein
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
25-01-2021 / 12:01
Una vez más, el multimedio macrista Clarín vuelve a mentir en su tapa. Esta vez, en un recuadro afirmó que Argentina se encuentra sexto en la lista de países que más muertes tiene por cien mil habitantes. La fake news fue replicada por dirigentes del macrismo.
 
"Argentina, reprobada por la pandemia en un informe de Davos", se titula el recuadro que apareció este lunes en la tapa del diario. Debajo del título, decía: "Un documento que circuló ayer analiza el impacto del Covid en distintos países. Argentina aparece entre los que sufren peores consecuencias. Está sexto en cantidad de muertos cada 100 mil habitantes. Y es el país donde más se contrajo la economía".
 
Ese dato es erróneo, ya que, la página www.worldometers.info, que muestra la situación de la pandemia en el mundo y rankea a los países según cantidad de contagios, muertes y muertes por millón de habitante, la Argentina se encuentra en el puesto 24 en el listado de países de muertos por millón de habitantes. A pesar de que ese informe toma las muertes cada 100 mil habitantes, no varía en el ranking ni posiciona a Argentina en el puesto 6, como falsamente afirma Clarín.
 
Argentina, hasta este domingo, tenía 1.031 muertos por millón de habitantes, el equivalente a 103,1 muertos cada 100 mil. Muy encima del ranking se encuentran países como Estados Unidos (129,3 muertos cada 100 mil), Reino Unido (143,8), Italia (141,5) y Francia (111,8) entre otros.
 
Además, la economía a nivel mundial cayó estrepitosamente y las economías de los países se cerraron por la fuerte recesión que generó la pandemia de coronavirus. No solo la de Argentina, sino la de la mayoría de los países. 
 

25-01-2021 / 11:01
El viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, advirtió que la segunda ola de contagios de coronavirus prevista para el próximo invierno "seguramente va a ser de una enorme magnitud" y subrayó que el mejor modo de enfrentarla será aplicándole la vacuna a la personas con factores de riesgo vacunadas.
 
El principal motivo por el que esto podría ocurrir es el fuerte rebrote registrado a partir de los últimos días de diciembre producto -según los especialistas- de las fiestas de fin de año que motivaron a una circulación mayor de la habitual en tiempos de pandemia.
 
"El rebrote que vimos el año pasado nos mostró que cuando no hay cuidado podemos subir (los contagios) en pleno calor" y esto "nos habla de una segunda ola en el invierno próximo que seguramente va a ser de una enorme magnitud", puntualizó Kreplak.
 
Según el viceministro, este es el motivo por el cual se espera un fuerte número de contagios a partir de abril también es porque el período invernal prevé una dinámica social "con clases, lugares cerrados y menos ventilación", y esto favorece la transmisión del virus. Si esto ocurre, "es esperable que haya una segunda ola muy grande", pero si se llega "con una base de vacunados", se puede "tener una segunda ola de muchos casos, pero de menor letalidad", indicó.
 
En plena campaña de vacunación, en paralelo, la oposición de Juntos por el Cambio refuerza su campaña contra la vacuna Sputnik V sin ningún argumento sólido. Ahora, una encuesta demostró que un gran porcentaje de votantes de Mauricio Macri no se aplicarían la vacuna contra el coronavirus.
 
La campaña de la oposición en contra de la Sputnik V, que esta semana recibiría la aprobación de la unión Europea de Medicamentos, es una estrategia que se acaba en el corto plazo con los resultados de los que ya se han vacunado y tienen anticuerpos sin efectos adversos.
 
Sobre la importancia de difundir la vacunación de los líderes políticos y sociales como parte de la campaña ya que llevan confianza a la vacunación, volvieron a destacar la vacunación del presidente, la vicepresidenta, el gobernador bonaerense y el ministro de Salud, mientras que no pudo verse a ningún líder de Juntos por el Cambio que ya anunciaron que, de hacerlo, no sería de manera pública, demostrando una vez más que ponen la política por encima de la salud de la población.
 
La Opinión Popular
 

24-01-2021 / 12:01
El macrismo no representa a la derecha comprometida con la democracia sino a las ultraderechas que consideran que esto de la democracia, en donde todos pueden votar, no es más que un juego demagógico que le quita el control del país a sus verdaderos dueños: los ricos. El llamado a desestabilizar el actual gobierno, es el llamado a desconocer el resultado de la votación de 2019. Un llamado a recuperar el país de la mano de los pocos por sobre los no aptos. Visto así, la campaña de la derecha es la búsqueda de reponer en el sistema político a las minorías y abandonar la idea de una verdadera democracia plural. Mauricio Macri dejó el gobierno, pero no abandonó la idea del retorno de las minorías neoliberales al gobierno.
 
Todavía lejos de esos extremos, en la Argentina asistimos a la radicalización de la coalición opositora macrista, que comenzó en 2018 y se profundizó después de la derrota electoral, representada cabalmente en este caso por la presidenta del partido más importante de ese espacio, la polémica Patricia Bullrich, que no duda en echar mano de las fuerzas de seguridad como instrumento en su plan presidencial, abrevando nuevamente en servicios de inteligencia y adoptando una retórica bélica e intransigente. Hace poco presentó un libro se llama "Guerra sin Cuartel". Lo que no dice es contra quiénes.
 
Varios videos dejaron constancia de una escena, que no tiene dobleces. En el transcurso de la presentación de su libro, el moderador anuncia el ingreso de "gente que la quiere saludar" mientras hacen entrada policías, que se forman ante ella mientras los asistentes al evento aplauden y toman registro para sus redes sociales. Bullrich los saluda a cada uno. La pantomima empieza y concluye con una venia de los uniformados, celebrada con aún más entusiasmo por el público. Las imágenes no coinciden con las versiones de la exministra, que fingió espontaneidad, ni de los agentes que dicen haber sido engañados.
 
Fue una jugada bolsonarista de pizarrón. Apostar a la identificación con las fuerzas de seguridad es una carta que la exministra supo usar bien durante los cuatro años de gestión: Santiago Maldonado, Rafael Nahuel, el asesinato de Pablo Kukoc en manos del policía Luis Chocobar, cada caso de violencia institucional la encontraba en el mismo lugar de defensa granítica de los uniformados. Le ha dado resultado entonces y volverá a utilizarla para proyectarse en una interna opositora en la que ve varios carriles abiertos para avanzar.
 
La Opinión Popular
 

24-01-2021 / 10:01
Cada declaración de Cristina Fernández cambia el escenario. "Hace agenda", suscita réplicas aprobatorias o defensivas. Los pastorcitos mentirosos de la oposición macrista transforman expresiones de deseos en operaciones y en vaticinios. Los deseos se disfrazan de hechos.
 
Las opiniones sobre una necesaria reforma del sistema de Salud hizo alzar la guardia a buena parte de la dirigencia cegetista y a los privados. Las sobre interpretaciones escalan. Así se polemiza en estas pampas: mezcla de bullying, noticias falsas y vaticinios audaces.
 
Sería necio negar que existen divergencias dentro del Frente de Todos entre Ginés y la viceministra Carla Vizzotti. También diferencias, de larga data, con el ministro de Salud bonaerense Daniel Gollán. De ahí a colegir que "van por la cabeza de Ginés" hay un trecho, no imposible pero mucho menos seguro.
 
El método opositor se repite. Preanunció, meses atrás, que la Comisión de Juristas se creó para ampliar el número de miembros de la Corte. Pasaba por alto que sería preciso votar una ley y lograr acuerdos imposibles en el Senado. Olvidó que la Comisión ni se interesa en el tópico. Los pastorcitos mentirosos reincidían: "ahí vienen cuatro lobos cortesanos nuevos". O cinco. O seis. Batieron el parche durante meses.
 
Cuando el mito se desbarata, dan alguna explicación fútil o pasan sin escalas a anunciar la nacionalización de YPF. O la estatización fulminante del sistema de Salud. En las condiciones actuales, proponer una ley, tratarla, congregar mayoría en Diputados suena a proeza o a milagro. Tal vez la cuestión sea agenda en los primeros meses del año. Pispeamos el corto plazo, el único que existe. En el camino sería bueno fortalecer al sistema de salud, mejorar retribuciones y derechos de sus profesionales, aprender de la crisis, privilegiar al sector público, pensar en las necesidades de la gente de a pie.
 

23-01-2021 / 12:01
Los datos de la inflación son elocuentes en casi todos los rubros. Por tomar solo algunos ejemplos para no abrumar al lector, se puede citar que el Indec dio cuenta de que la Canasta Básica Alimentaria aumentó solo en diciembre 5,1% y acumuló en todo el año pasado 45,5%, superando holgadamente la inflación anual que llegó al 36,1%. Un solo producto, la carne, se disparó el 76% a lo largo de 2020 lo cual determinó una caída del consumo al piso histórico más bajo de los últimos cien años, según informó la Cámara de la Industria y Comercio de las Carnes (Ciccra).
 
Otro dato preocupante aportado por el Indec es el aumento de la ropa y el calzado: nada menos que el 60% en los últimos doce meses, en tanto los medicamentos más utilizados subieron un 46,1% según datos del Centro de Profesionales Farmacéuticos.
 
En tanto, los sueldos en las empresas privadas, en el sector público, el salario mínimo, vital y móvil, todos para atrás. Todos en baja. Hace cinco años que no paran de caer. La destrucción de poder adquisitivo de los ingresos de los trabajadores ha sido una constante el último lustro. En 2017-2018, el salario mínimo perdió 11,1 puntos contra la inflación. En 2018-2019 fueron 12,5 puntos. Y en 2019-2020, el declive resultó de 9,0 puntos. La pandemia macrista, como se ve, fue peor que la de la covid-19.
 
Ningún argentino desconoce que el gobierno de Mauricio Macri se despidió en 2019 con un nivel inflacionario récord en las últimas tres décadas: 53,8%. Tampoco se ignora el efecto demoledor que tuvo la pandemia de Covid-19 en la economía nacional y mundial. Ambas circunstancias constituyen un pesado lastre para el actual gobierno.
 
Lo que no se alcanza a comprender del todo es por qué aumentan en forma tan desmesurada nada menos que los alimentos y los insumos de la construcción. Son segmentos vitales de la economía que, en su mayor parte, se elaboran en nuestro país, sin necesidad, salvo excepciones, de acudir a importaciones.
 
Tampoco se entiende qué función cumple, en los hechos, el programa de Precios Cuidados que implementó la Secretaría de Comercio Interior. Durante el año pasado se informó oficialmente que los municipios de todo el país participarían en las tareas de seguimiento y control. Hoy se desconoce que ha sucedido al respecto, aunque lo cierto es que los resultados hablan por sí solos.
 
La recuperación económica no alcanza para recomponer los ingresos de los trabajadores. Si el Gobierno no interviene con políticas activas, los sueldos quedarán a la cola cuando llegue el momento de remontar la crisis, como se espera que empiece a suceder en 2021. La regresividad en la distribución del ingreso producida los últimos cinco años no se modificará con el rebote de la economía.
 
El Gobierno debería convocar al Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil para marzo. No esperar a junio como se hace habitualmente. Establecer aumentos por arriba de la inflación proyectada sería un buen punto de partida para fortalecer la posición de los sindicatos en sus respectivas paritarias. Además, hay otras remuneraciones atadas al salario mínimo, como el ingreso social complementario de las cooperativas de trabajo, la jubilación de quienes no se retiraron con moratoria y en el salario mínimo de los docentes, que es un 20 por ciento superior al general. 
 
Si los mecanismos del Estado no se activan con mayor determinación, las grandes empresas formadoras de precios seguirán poniendo palos en la rueda con sus manipulaciones oligopólicas que benefician a unos pocos y perjudican a las mayorías populares.
 
La Opinión Popular


NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar