La Opinión Popular
                  10:48  |  Sábado 28 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Hay que recuperar los 20 puntos que perdieron los jubilados durante el gobierno de Macri". Fernanda Raverta
Recomendar Imprimir
Nacionales - 11-11-2020 / 10:11
EL GOBIERNO NO SEGUIRÁ VIEJAS RECETAS DEL ORGANISMO

Negociar un acuerdo con el FMI sin condicionamientos neoliberales

Negociar un acuerdo con el FMI sin condicionamientos neoliberales
El Ministro de Economía, Martin Guzmán, acompañado por el representante argentino ante el FMI, Sergio Chodos, recibieron a la delegación del FMI encabezada por la directora adjunta del departamento del Hemisferio Occidental, Julie Kozack; el jefe de la misión del FMI para Argentina, Luis Cubeddu y el representante residente del FMI en Argentina, Trevor Alleyne.
Con la misión del Fondo Monetario (FMI) ya alojada en un hotel y dispuesta a pasar 15 días de agenda intensa en el país, se iniciarán las negociaciones con el Gobierno Nacional para cerrar el capítulo de los 44 mil millones de dólares de la brutal  e irresponsable deuda que contrajo Macri con el organismo. El encuentro se da en el contexto de las negociaciones sobre un nuevo programa de apoyo de la institución. Ambas partes consideraron la reunión como productiva.
 
El ministro de Economía, Martín Guzmán, manifestó ante prensa internacional la decisión de pedir un plan de Facilidades Extendidas, que llevaría -de aprobarse- el plazo de pago hasta el año 2024. En este contexto, el Gobierno se encargó de aclarar que esto no supondrá más ajuste ni injerencia interna del organismo.
 
Ese esquema, diferente en plazos y condiciones a un Stand By, le permite en los papeles al FMI monitorear bien de cerca los planes económicos de países deudores. Además de exigirles reformas de fondo, como la previsional, laboral e impositiva. Pero en el Gobierno ven la situación de otra forma y garantizan que se aclaró que en la negociación no se harán "reformas de fondo".
 
Lo puso en criollo Guzmán: "El programa no va a tener exigencias de ese tipo, hubo fracasos anteriores con esas recetas. Son premisas del Consenso de Washington que no corren más", detalló. Naturalmente, en el Gobierno saben que, aún con el cambio de perfil ante la llegada de Kristalina Georgieva, el FMI "no es una sociedad de beneficencia". Por lo habrá una negociación dura pero sin ir a los extremos.
 
Visto en perspectiva, el Gobierno tiene antecedentes favorables que muestran exigencias laxas o errores serios. El primero, el stand by que se le otorgó al gobierno de Mauricio Macri y el préstamo récord de 57 mil millones en 2018, para que ganara las elecciones. En ese préstamo, si bien la crisis que generó Cambiemos hizo reformas de hecho, no se exigieron cambios de fondo. 
 

 
De todos modos, en el Gobierno también leen señales y detallan que el plan fiscal que se viene aplicando responde a necesidades de ponerle bases al crecimiento y, en paralelo, en guiños al Fondo en la previa a la mesa de debate. En la cabeza de Guzmán ya estaban el cuidado de la emisión y evitar el deterioro fiscal, como partes de un plan de crecimiento sustentable.
 
El lunes hubo cuatro hitos que fueron en la línea antes mencionada. Por la mañana, la conferencia de Guzmán con europeos, en la que anunció el envío al Congreso de una ley para legitimar vía el Parlamento la toma de deuda de los gobiernos. Más tarde, un seguimiento de la subasta de 750 millones en bonos.
 
Un rato después, se adelantó lo de las Facilidades Extendidas. Y el cuarto hito, cerca de las 22, la foto con el titular de Diputados, Sergio Massa; el jefe del Bloque de Todos, Máximo Kirchner, y los legisladores del oficialismo para comunicar el cambio de fórmula para el cálculo de las jubilaciones, que también irá al Congreso.
 
Ese paquete, para el Ejecutivo, refleja un alineamiento político interno atrás de una estrategia común. Y respalda el mensaje de un plan económico consensuado.
 
La Opinión Popular
 
 
ECONOMÍA
 
Guzmán y Chodos recibieron a la delegación del FMI
  
El ministro de Economía, Martin Guzmán, y el representante argentino ante el FMI, Sergio Chodos, mantuvieron esta tarde un encuentro con la recién llegada delegación del Fondo Monetario Internacional (FMI), en el marco de las negociaciones que el Gobierno argentino lleva a cabo con el organismo para avanzar en un acuerdo de facilidades extendidas.
 
La reunión tuvo lugar en el ministerio de Economía. De la misma participaron la directora adjunta del departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Julie Kozack, el jefe de la misión del organismo para Argentina, Luis Cubeddu, y el representante residente del FMI en Argentina, Trevor Alleyne.
 
Según señalaron ambas partes, se trató de un encuentro "productivo" y se espera que la misión del organismo continúe su trabajo en el país con una agenda que incluirá nuevas reuniones con autoridades económicas del país en los próximos días.
 
Según había adelantado Guzmán previo a la reunión, el Gobierno buscará llevar adelante un acuerdo de facilidades extendidas y subrayó que eso "es un resultado que va en la línea de generar más estabilidad en el frente cambiarlo y también de fortalecer el mercado de deuda pública y de instrumentos de financiamiento en general en pesos".
 
Acerca de la revisión del artículo 4°, con el que el Fondo monitorea la economía de cada uno de los países que lo integran, el ministro sostuvo que "se va a utilizar esta ocasión para avanzar" sobre el tema.
 
 
Llegada
  
La misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) arribó esta mañana a la ciudad de Buenos Aires para comenzar a negociar un nuevo programa de financiamiento con el Gobierno argentino, confirmaron a Télam fuentes del organismo multilateral.
 
La comitiva del Fondo, encabezada por los funcionarios Julie Kozack y Luis Cubeddu, mantuvo una serie de encuentros con autoridades del área económica y política, en el marco de una visita que se extenderá al menos por espacio de dos semanas.
 
La Argentina buscará renegociar un programa con el Fondo por al menos 43.900 millones de dólares, a través de un programa de Facilidades Extendidas (EFF, según sus siglas en inglés), que tendrá al menos 4 años y medio de gracia para comenzar a girar los pagos, según precisó ayer el ministro de Economía, Martín Guzmán, ante medios internacionales.
 
En cuanto a la duración de la estadía de los funcionarios del Fondo, "no hay fechas establecidas para finalizar las negociaciones", indicaron fuentes del organismo, aunque voceros consultados por Télam indicaron que podrían permanecer dos semanas en el país.
 
Por último, desde el FMI no descartaron que la delegación mantenga "reuniones con otros sectores a lo largo de los días que se queden en Buenos Aires".
 
 
Acuerdo
  
Alberto Fernández comenzará a jugarse esta semana una de las grandes metas que se autoimpuso desde que asumió, ahora sí en serio, para intentar lograr un acuerdo de largo plazo para que el país devuelva los u$s44.800 millones que debe, desde el fallido stand by que firmó la gestión de Mauricio Macri en septiembre de 2018.
 
El Presidente buscará replicar el acuerdo que en 2003 cerró Néstor Kirchner con el organismo financiero, con términos diferentes a todos los contratos clásicos del listado habitual del Fondo. Esto es, sin la obligación de aplicar ajustes fiscales, monetarios, previsionales o laborales, sino extendiendo los pagos y logrando una flexibilización de los intereses. La relación entre Kirchner y el FMI terminó el 3 de enero de 2006, cuando se pagaron u$s9.800 millones.
 
Ahora, en 2020, Alberto Fernández quiere volver a vivir esa experiencia política, y cerrar un acuerdo con el FMI basado en la extensión de los plazos, una mejora sustancial en las tasas de interés y un tiempo de gracia hasta 2025. Se aceptará que la plataforma de trabajo sean las clásicas "Facilidades Extendidas", pero sin las exigencias de reformas duras que impliquen ajustes que el Gobierno no está dispuesto a aplicar.
 
Especialmente en los terrenos laborales y previsionales, donde además de la falta de voluntad política se considera que no existen (ni existirán por mucho tiempo) condiciones sociales y económicas para que el país avance en medidas de ese tipo.
 
A cambio, el Gobierno no reclamará más dinero del acuerdo firmado en 2018, aunque queden unos u$s11.000 millones sin entregar, y suspendidos desde septiembre de 2019 por el levantamiento unilateral de los compromisos firmados con el organismo, por parte del entonces electoralmente perdidoso Mauricio Macri. Lo que sí podría tramitar la Argentina son unos u$s3.500 millones, que el FMI tiene disponibles para los socios con las cuotas al día, destinado a paliar las consecuencias del covid-19.
 
 
Definitoria
  
La misión que volverán a encabezar el jefe de la misión argentina, el venezolano Luis Cubeddu y la norteamericana Julie Kozac, será, ahora sí, definitoria. A diferencia de la visita de octubre pasado, formalizada dentro de las características de una "Staff Visit" (y como tal una mera recolección de datos para luego desarrollar un paper destinado a la conducción del organismo), los dos economistas tendrán el poder de negociar condiciones para un acuerdo. Y de intercambiar opiniones, online, con el jefe máximo del caso argentino, el director gerente para el Hemisferio Occidental, Alejandro Werner.
 
Si bien no habrá fumata general durante la presencia de ambos técnicos (que estarán acompañados por un ejército de asesores designados en Washington), lo que se discuta en los encuentros con las autoridades argentinas será de alcance profundo para luego determinar las posibilidades ciertas de un acuerdo final.
 
A diferencia del clima político y económicamente enrarecido con que terminó, durante la primera semana de octubre, la "Staff Visit" de Cubeddu y Kozac, el gabinete de Alberto Fernández espera ahora que los encuentros se desarrollen en un marco más proactivo para un acuerdo. O al menos para que la imagen local sea mucho más atractiva que la que se llevaron los dos economistas el mes pasado.
 
Eran tiempos en los que el Ministerio de Economía y el Banco Central batallaban, sin señales de éxito, contra la última tormenta cambiaria; y donde las internas entre ambos despachos eran la moneda corriente. Para peor, el fin de la visita coincidió con la disputa dentro del propio Gobierno por la posición oficial ante la condena al régimen venezolano de Nicolás Maduro. Se insiste en el Gobierno en que la situación actual es diferente.
 
Se menciona que Economía puede mostrar el dominio del mercado cambiario, un segundo mes de recaudación real positiva y, fundamentalmente, la alternativa de un déficit fiscal para este año menor al 8% estipulado. Incluso, quizá, una diferencia negativa entre ingresos y gastos menor al 4,5% presupuestado para el año próximo. Todo esto, se sabe, a los ojos de la directora del organismo, Kristalina Georgieva, es lo que Argentina debe ofrecer.
 
Se debe apuntar, según el deseo del propio Presidente, a la posibilidad de repetir la experiencia de 2003. Alberto Fernández ya se lo deslizó, cara a cara, al organismo el 27 de junio de 2019, cuando el aún candidato recibió Alejandro Werner en Buenos Aires. El mexicano- argentino había sido enviado por Christine Lagarde para sondear qué era lo que pensaba Fernández sobre el futuro del acuerdo con el FMI firmado por Macri.
 
Ese día, el ahora jefe de Estado fue directo: "Nosotros negociamos muy duro con Horst Köhler en septiembre de 2003. Finalmente, llegamos a un acuerdo y lo cumplimos. Y en diciembre de 2005 ya no le debíamos nada al FMI. Lo que hicimos fue poner en marcha el aparato productivo del país. Ahora proponemos lo mismo".
 
Antes había sido muy crítico en un capítulo central: la habilitación para que se puedan utilizar los dólares del stand by para contener reservas. Fernández dejó claro que "deberá aplicarse una política de crecimiento que le permita al país generar los dólares para pagar la deuda. Todo lo contrario del acuerdo actual".
 
Fuente: ámbito.com
 

Agreganos como amigo a Facebook
28-11-2020 / 08:11
Con todos los puentes rotos con la oposición, como se advirtió ayer en las facturas cruzadas con Horacio Rodríguez Larreta por la represión en el velatorio de Maradona, el principal desafío del Gobierno es mantener en pie aquellos que coligan a sus islas entre sí y también los que conectan a todo el archipiélago con el continente.
 
¿Por qué nadie baraja romper? Porque todos saben que sería el pasaporte de vuelta al llano para todos y todas. Y al banquillo de los acusados para muchos y muchas. Pero lo curioso es que los únicos que abren cauces de diálogo con el establishment integran la pata que el propio empresariado considera indigerible: la K.
 
Se lo dijo Máximo Kirchner al banquero Brito: "Hablemos. No podemos llevar adelante un país solamente peleando por los medios". Es parecido pero no lo mismo que les dijo Martín Guzmán, a los popes de AEA que recibió virtualmente el viernes pasado, justo después del accidente del banquero.
 
Ante los enviados del FMI, los empresarios se animaron a protestar por el impuesto a las fortunas y a plantear su miedo a que se haga permanente, como acaba de proponer en Bolivia el nuevo gobierno del MAS. El ministro de Economía les juró: "Es por única vez. Si el año que viene vuelve, yo me voy". El tipo de sobreactuación que Caserio define en privado como "déficit de política".
 
Quizás ese ardoroso cortejo market friendly tendría más adherentes dentro de la coalición si obtuviera algún resultado. La realidad es que las zanahorias no están funcionando y los palos sí. 
 

28-11-2020 / 07:11
El presidente Alberto Fernández consideró "desmedido" el accionar de la Policía de la Ciudad durante el funeral de Diego Armando Maradona. La ministra de Seguridad nacional, Sabina Frederic, contó que le pidió a su par porteño, Diego Santilli, que cesara la represión.
 
Desde el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires salieron al contragolpe: primero culparon al gobierno nacional y a "los violentos" por todo lo ocurrido, pero luego optaron por defender el accionar de la policía y sostuvieron que no se podía dejar avanzar a los violentos.
 
Eso argumentaron tanto el jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, como su vicejefe, Santilli, que oficia también como ministro de Seguridad local. En ese contexto, la Secretaría de Derechos Humanos nacional presentó una denuncia contra las autoridades de CABA por la brutalidad policial.
 
Durante toda la tarde del funeral, fueron y vinieron las acusaciones entre los dos gobiernos. Primero, el ministro del Interior, Eduardo "Wado" De Pedro, lanzó un pedido urgente: pidió dejar de reprimir. "Les exigimos a Larreta y Santilli que frenen ya esta locura que lleva adelante la Policía de la Ciudad. Este homenaje popular no puede terminar en represión y corridas a quienes vienen a despedir a Maradona".
 
El Ministerio de Seguridad nacional también sacó un comunicado en el que destacó: "Queremos que quede claro: este Ministerio ni ninguna de las fuerzas a su cargo ha dado ni recibido orden alguna de ejercer la violencia sobre las personas que se encuentran en las inmediaciones ni adentro de la Casa Rosada". 
 

27-11-2020 / 11:11
27-11-2020 / 10:11
El fallecimiento de Diego Maradona conmovió a la Argentina y al mundo. Ayer la noticia estuvo presente en los diarios y en las cadenas televisivas de los cinco continentes. Quizás ese hecho nos ayude a comprender la verdadera dimensión que alcanzó este compatriota nacido en una villa del conurbano bonaerense.
 
No fueron solo los extraordinarios logros deportivos los que convirtieron al hombre en mito. Se equivoca y mucho quien piense que Maradona se ganó el corazón de tanta gente por la habilidad fuera de serie de su zurda, por los goles inolvidables a los ingleses, por la copa del mundo, por sus derroches de magia en los estadios.
 
Las lágrimas de millones de personas, las velas encendidas en miles de improvisados altares, la multitud y la cola interminable en la Casa Rosada para despedirlo tienen origen en otro tipo de agradecimiento. Uno que nace, es cierto, en el fervor futbolístico, pero que lo trasciende infinitamente para convertirse en una suerte devoción pagana por su figura de semidiós caído.
 
Fue, a diferencia de tantos otros tocados por el dedo de la fama, uno que nunca se olvidó ni renegó de su origen en la pobreza de Fiorito; uno que siempre se paró del lado de los humildes y nunca de los poderosos; uno que siempre abrazó como propias las mejores causas; uno que nunca se calló a pesar de que su silencio le hubiera reportado enormes beneficios personales y económicos. Siempre tuvo muy claro de qué lado de la raya ubicarse, y para qué lado había que poner el pecho.
 
Su amistad con Fidel Castro, su admiración por el Che Guevara, su cercanía con las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, su presencia altiva en el "No al ALCA" junto a Chávez, Lula y Kirchner en Mar del Plata, su defensa de los futbolistas ante la prepotencia de la FIFA en el Mundial de México, sus solitarias denuncias contra la corrupción de la elite corporativa del fútbol global, su acompañamiento de los movimientos populares de todo el mundo y tantas otras cosas imposibles de mencionar aquí lo convirtieron en el mito que es hoy, cuando acaba de partir.

26-11-2020 / 10:11
Los funcionarios que rodean a Martín Guzmán no lo dirán en público, al menos por ahora. Pero el último dato del Indec, dando cuenta de la lenta aunque persistente recuperación de la actividad económica, llevó entusiasmo al equipo. Creen que, de cara al verano, la recuperación podría ser más visible. La clave para entender la posible dinámica positiva radica en lo que ya han tomado nota los principales mercados internacionales: la seguridad de contar con una vacuna para los próximos meses.
 
"El mundo financiero ya opera bajo el supuesto del final de la pandemia para el corto plazo. Que podamos evitar la segunda ola del Covid será lo más relevante que nos vaya a pasar frente a lo que viene", argumenta, auspiciosa, una fuente inobjetable del equipo económico. La confirmación de la llegada de la vacuna puede convertirse en la noticia que quiebre la tendencia negativa de la actividad económica, creen en Economía.
 
El hecho de que la actividad económica se encuentre "apenas" 7% por debajo de la prepandemia potenció las expectativas. Según el Indec, todavía hay varios sectores que se encuentran prácticamente frenados: "Hoteles y Restaurantes" está nada menos que 59,5% atrás del año pasado. Otro ejemplo: La "Construcción" se ubica 28% debajo de septiembre de 2019; y "Transporte" se encuentra 19% por debajo.
 
En la mirada de los funcionarios, esto significa que con la reapertura (aunque sea parcial) de esas actividades, la economía debería acelerar su recuperación. En el equipo económico esperan que tanto octubre, pero sobre todo noviembre, ya muestre números más cercanos a la recuperación total. Básicamente porque esos rubros que estaban totalmente clausurados hasta hace poco, ya se fueron reabriendo. Y lo harán seguramente con más decisión ya para el año que viene si -como se aguarda- llega la vacuna y se relajan las restricciones impuestas por la pandemia.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar