La Opinión Popular
                  00:24  |  Sábado 19 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“No es de la benevolencia del carnicero, del cervecero, o del panadero, de quienes debemos esperar nuestra cena, sino de la preocupación de estos por sus propios intereses”, Adam Smith
Recomendar Imprimir
Nacionales - 11-11-2020 / 10:11
EL GOBIERNO NO SEGUIRÁ VIEJAS RECETAS DEL ORGANISMO

Negociar un acuerdo con el FMI sin condicionamientos neoliberales

Negociar un acuerdo con el FMI sin condicionamientos neoliberales
El Ministro de Economía, Martin Guzmán, acompañado por el representante argentino ante el FMI, Sergio Chodos, recibieron a la delegación del FMI encabezada por la directora adjunta del departamento del Hemisferio Occidental, Julie Kozack; el jefe de la misión del FMI para Argentina, Luis Cubeddu y el representante residente del FMI en Argentina, Trevor Alleyne.
Con la misión del Fondo Monetario (FMI) ya alojada en un hotel y dispuesta a pasar 15 días de agenda intensa en el país, se iniciarán las negociaciones con el Gobierno Nacional para cerrar el capítulo de los 44 mil millones de dólares de la brutal  e irresponsable deuda que contrajo Macri con el organismo. El encuentro se da en el contexto de las negociaciones sobre un nuevo programa de apoyo de la institución. Ambas partes consideraron la reunión como productiva.
 
El ministro de Economía, Martín Guzmán, manifestó ante prensa internacional la decisión de pedir un plan de Facilidades Extendidas, que llevaría -de aprobarse- el plazo de pago hasta el año 2024. En este contexto, el Gobierno se encargó de aclarar que esto no supondrá más ajuste ni injerencia interna del organismo.
 
Ese esquema, diferente en plazos y condiciones a un Stand By, le permite en los papeles al FMI monitorear bien de cerca los planes económicos de países deudores. Además de exigirles reformas de fondo, como la previsional, laboral e impositiva. Pero en el Gobierno ven la situación de otra forma y garantizan que se aclaró que en la negociación no se harán "reformas de fondo".
 
Lo puso en criollo Guzmán: "El programa no va a tener exigencias de ese tipo, hubo fracasos anteriores con esas recetas. Son premisas del Consenso de Washington que no corren más", detalló. Naturalmente, en el Gobierno saben que, aún con el cambio de perfil ante la llegada de Kristalina Georgieva, el FMI "no es una sociedad de beneficencia". Por lo habrá una negociación dura pero sin ir a los extremos.
 
Visto en perspectiva, el Gobierno tiene antecedentes favorables que muestran exigencias laxas o errores serios. El primero, el stand by que se le otorgó al gobierno de Mauricio Macri y el préstamo récord de 57 mil millones en 2018, para que ganara las elecciones. En ese préstamo, si bien la crisis que generó Cambiemos hizo reformas de hecho, no se exigieron cambios de fondo. 
 

 
De todos modos, en el Gobierno también leen señales y detallan que el plan fiscal que se viene aplicando responde a necesidades de ponerle bases al crecimiento y, en paralelo, en guiños al Fondo en la previa a la mesa de debate. En la cabeza de Guzmán ya estaban el cuidado de la emisión y evitar el deterioro fiscal, como partes de un plan de crecimiento sustentable.
 
El lunes hubo cuatro hitos que fueron en la línea antes mencionada. Por la mañana, la conferencia de Guzmán con europeos, en la que anunció el envío al Congreso de una ley para legitimar vía el Parlamento la toma de deuda de los gobiernos. Más tarde, un seguimiento de la subasta de 750 millones en bonos.
 
Un rato después, se adelantó lo de las Facilidades Extendidas. Y el cuarto hito, cerca de las 22, la foto con el titular de Diputados, Sergio Massa; el jefe del Bloque de Todos, Máximo Kirchner, y los legisladores del oficialismo para comunicar el cambio de fórmula para el cálculo de las jubilaciones, que también irá al Congreso.
 
Ese paquete, para el Ejecutivo, refleja un alineamiento político interno atrás de una estrategia común. Y respalda el mensaje de un plan económico consensuado.
 
La Opinión Popular
 
 
ECONOMÍA
 
Guzmán y Chodos recibieron a la delegación del FMI
  
El ministro de Economía, Martin Guzmán, y el representante argentino ante el FMI, Sergio Chodos, mantuvieron esta tarde un encuentro con la recién llegada delegación del Fondo Monetario Internacional (FMI), en el marco de las negociaciones que el Gobierno argentino lleva a cabo con el organismo para avanzar en un acuerdo de facilidades extendidas.
 
La reunión tuvo lugar en el ministerio de Economía. De la misma participaron la directora adjunta del departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Julie Kozack, el jefe de la misión del organismo para Argentina, Luis Cubeddu, y el representante residente del FMI en Argentina, Trevor Alleyne.
 
Según señalaron ambas partes, se trató de un encuentro "productivo" y se espera que la misión del organismo continúe su trabajo en el país con una agenda que incluirá nuevas reuniones con autoridades económicas del país en los próximos días.
 
Según había adelantado Guzmán previo a la reunión, el Gobierno buscará llevar adelante un acuerdo de facilidades extendidas y subrayó que eso "es un resultado que va en la línea de generar más estabilidad en el frente cambiarlo y también de fortalecer el mercado de deuda pública y de instrumentos de financiamiento en general en pesos".
 
Acerca de la revisión del artículo 4°, con el que el Fondo monitorea la economía de cada uno de los países que lo integran, el ministro sostuvo que "se va a utilizar esta ocasión para avanzar" sobre el tema.
 
 
Llegada
  
La misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) arribó esta mañana a la ciudad de Buenos Aires para comenzar a negociar un nuevo programa de financiamiento con el Gobierno argentino, confirmaron a Télam fuentes del organismo multilateral.
 
La comitiva del Fondo, encabezada por los funcionarios Julie Kozack y Luis Cubeddu, mantuvo una serie de encuentros con autoridades del área económica y política, en el marco de una visita que se extenderá al menos por espacio de dos semanas.
 
La Argentina buscará renegociar un programa con el Fondo por al menos 43.900 millones de dólares, a través de un programa de Facilidades Extendidas (EFF, según sus siglas en inglés), que tendrá al menos 4 años y medio de gracia para comenzar a girar los pagos, según precisó ayer el ministro de Economía, Martín Guzmán, ante medios internacionales.
 
En cuanto a la duración de la estadía de los funcionarios del Fondo, "no hay fechas establecidas para finalizar las negociaciones", indicaron fuentes del organismo, aunque voceros consultados por Télam indicaron que podrían permanecer dos semanas en el país.
 
Por último, desde el FMI no descartaron que la delegación mantenga "reuniones con otros sectores a lo largo de los días que se queden en Buenos Aires".
 
 
Acuerdo
  
Alberto Fernández comenzará a jugarse esta semana una de las grandes metas que se autoimpuso desde que asumió, ahora sí en serio, para intentar lograr un acuerdo de largo plazo para que el país devuelva los u$s44.800 millones que debe, desde el fallido stand by que firmó la gestión de Mauricio Macri en septiembre de 2018.
 
El Presidente buscará replicar el acuerdo que en 2003 cerró Néstor Kirchner con el organismo financiero, con términos diferentes a todos los contratos clásicos del listado habitual del Fondo. Esto es, sin la obligación de aplicar ajustes fiscales, monetarios, previsionales o laborales, sino extendiendo los pagos y logrando una flexibilización de los intereses. La relación entre Kirchner y el FMI terminó el 3 de enero de 2006, cuando se pagaron u$s9.800 millones.
 
Ahora, en 2020, Alberto Fernández quiere volver a vivir esa experiencia política, y cerrar un acuerdo con el FMI basado en la extensión de los plazos, una mejora sustancial en las tasas de interés y un tiempo de gracia hasta 2025. Se aceptará que la plataforma de trabajo sean las clásicas "Facilidades Extendidas", pero sin las exigencias de reformas duras que impliquen ajustes que el Gobierno no está dispuesto a aplicar.
 
Especialmente en los terrenos laborales y previsionales, donde además de la falta de voluntad política se considera que no existen (ni existirán por mucho tiempo) condiciones sociales y económicas para que el país avance en medidas de ese tipo.
 
A cambio, el Gobierno no reclamará más dinero del acuerdo firmado en 2018, aunque queden unos u$s11.000 millones sin entregar, y suspendidos desde septiembre de 2019 por el levantamiento unilateral de los compromisos firmados con el organismo, por parte del entonces electoralmente perdidoso Mauricio Macri. Lo que sí podría tramitar la Argentina son unos u$s3.500 millones, que el FMI tiene disponibles para los socios con las cuotas al día, destinado a paliar las consecuencias del covid-19.
 
 
Definitoria
  
La misión que volverán a encabezar el jefe de la misión argentina, el venezolano Luis Cubeddu y la norteamericana Julie Kozac, será, ahora sí, definitoria. A diferencia de la visita de octubre pasado, formalizada dentro de las características de una "Staff Visit" (y como tal una mera recolección de datos para luego desarrollar un paper destinado a la conducción del organismo), los dos economistas tendrán el poder de negociar condiciones para un acuerdo. Y de intercambiar opiniones, online, con el jefe máximo del caso argentino, el director gerente para el Hemisferio Occidental, Alejandro Werner.
 
Si bien no habrá fumata general durante la presencia de ambos técnicos (que estarán acompañados por un ejército de asesores designados en Washington), lo que se discuta en los encuentros con las autoridades argentinas será de alcance profundo para luego determinar las posibilidades ciertas de un acuerdo final.
 
A diferencia del clima político y económicamente enrarecido con que terminó, durante la primera semana de octubre, la "Staff Visit" de Cubeddu y Kozac, el gabinete de Alberto Fernández espera ahora que los encuentros se desarrollen en un marco más proactivo para un acuerdo. O al menos para que la imagen local sea mucho más atractiva que la que se llevaron los dos economistas el mes pasado.
 
Eran tiempos en los que el Ministerio de Economía y el Banco Central batallaban, sin señales de éxito, contra la última tormenta cambiaria; y donde las internas entre ambos despachos eran la moneda corriente. Para peor, el fin de la visita coincidió con la disputa dentro del propio Gobierno por la posición oficial ante la condena al régimen venezolano de Nicolás Maduro. Se insiste en el Gobierno en que la situación actual es diferente.
 
Se menciona que Economía puede mostrar el dominio del mercado cambiario, un segundo mes de recaudación real positiva y, fundamentalmente, la alternativa de un déficit fiscal para este año menor al 8% estipulado. Incluso, quizá, una diferencia negativa entre ingresos y gastos menor al 4,5% presupuestado para el año próximo. Todo esto, se sabe, a los ojos de la directora del organismo, Kristalina Georgieva, es lo que Argentina debe ofrecer.
 
Se debe apuntar, según el deseo del propio Presidente, a la posibilidad de repetir la experiencia de 2003. Alberto Fernández ya se lo deslizó, cara a cara, al organismo el 27 de junio de 2019, cuando el aún candidato recibió Alejandro Werner en Buenos Aires. El mexicano- argentino había sido enviado por Christine Lagarde para sondear qué era lo que pensaba Fernández sobre el futuro del acuerdo con el FMI firmado por Macri.
 
Ese día, el ahora jefe de Estado fue directo: "Nosotros negociamos muy duro con Horst Köhler en septiembre de 2003. Finalmente, llegamos a un acuerdo y lo cumplimos. Y en diciembre de 2005 ya no le debíamos nada al FMI. Lo que hicimos fue poner en marcha el aparato productivo del país. Ahora proponemos lo mismo".
 
Antes había sido muy crítico en un capítulo central: la habilitación para que se puedan utilizar los dólares del stand by para contener reservas. Fernández dejó claro que "deberá aplicarse una política de crecimiento que le permita al país generar los dólares para pagar la deuda. Todo lo contrario del acuerdo actual".
 
Fuente: ámbito.com
 

Agreganos como amigo a Facebook
18-06-2021 / 11:06
A diez días de las elecciones en Jujuy, el macrista autoritario Gerardo Morales se anotó el triunfo que más buscaba: una nueva condena contra Milagro Sala. El Tribunal Oral Federal de Jujuy retomó una causa trucha de 2009 por una protesta contra Morales, en la que Sala no había participado, la condenó por amenaza y agravó su pena a tres años y medio de prisión.
 
Milagro es una presa política del gobierno de Jujuy, está detenida desde enero de 2016, apenas días después de que Morales asumiera como gobernador. Ahora una de las juezas, que es familiar del gobernador Morales, la condenó por un "escrache" del que no participó. Otro ataque antidemocrático de la justicia controlada por el régimen político jujeño, con presos políticos, proscripción e intentos de fraude, a la orden del día. Desde el gobierno nacional y los organismos de derechos humanos repudiaron el fallo.
 
En menos de una semana Milagro Sala tuvo que comparecer ante el TOF de Jujuy sin haber tenido tiempo de ver a sus abogados, fue sacada esposada y a punta de Ithaca para conocer una nueva acusación en su contra e insólitamente recibió una agravación de la pena en una causa de 2009 que está prescripta. Es la continuación de la persecución política del régimen del radical macrista Morales y de la casta judicial jujeña, que comenzó en el gobierno de Mauricio Macri contra la dirigente de la agrupación Tupac Amaru.
 
Se la imputó por el delito de amenazas coactivas contra el entonces senador radical Morales, en octubre de 2009. Quien ahora gobierna la provincia, había asistido a dar una charla al Consejo de Ciencias Económicas de Jujuy y ahí fue recibido a los huevazos; pero Milagro ni siquiera participó del escrache. También fueron condenados los dirigentes María López y Ramón Salvatierra.
 
Entre los jueces que emitieron el fallo, se encuentra Marta Liliana Snopek, quien tiene relación estrecha con Morales, por ser la prima de su esposa. Con la impunidad feudal con la que se maneja el régimen de esta provincia, gobernada por el cabecilla autoritario de Juntos por el Cambio, todo queda en familia.
 
Escándalo similar ocurrió con la designación de un excandidato a vicegobernador de Morales, como juez encargado de controlar los comicios y que viene siendo cuestionado por distintas maniobras e irregularidades que ponen en duda la transparencia del proceso electoral próximo. Así gobierna el macrismo.
 
La Opinión Popular
 

18-06-2021 / 10:06
Mauricio Macri considera que el adelantamiento de la pelea con Horacio Rodríguez Larreta es un "parricidio" para correrlo del PRO y que eso pone en riesgo el futuro de Cambiemos. Mientras, a los radicales les brota un nuevo candidato a presidente por semana, lo que es perjudicial para la alianza y puede llevar a la oposición a la derrota en 2023. "Si perdemos me tengo que ir del país", asegura Macri, mientras él y sus ex colaboradores acumulan procesamientos.

Macri ya tiene 214 causas penales en la Justicia y ahora afronta una nueva, esta vez por presunta a "omisión maliciosa" de su patrimonio, un delito que en el Código Penal está asociado al de "enriquecimiento ilícito".  La Oficina Anticorrupción (OA), a instancias de un informe de la Inspección General de Justicia (IGJ), detectó movimientos accionarios, simulación de sociedades cuyo único dueño era el líder de la oposición de derecha y operaciones ruinosas para socios presuntamente inexistentes.

Todo eso, según la denuncia, ocurrió mientras al patrimonio de Macri estaba supuestamente a resguardo en un fideicomiso ciego, durante su gestión como jefe del Estado. La denuncia alude a "irregularidades en relación al Contrato de Fideicomiso Ciego de Administración, suscripto el 12 de abril de 2016, con la sociedad Seguridad Fiduciaria SA, por el ex presidente Macri".

Las maniobras descriptas en la denuncia podrían llegar, incluso, al lavado de activos, ya que le imputan al ex presidente "la transferencia de al menos $ 5.064.938 provenientes de un ilícito penal, con los que adquirió la titularidad de acciones preferidas de la firma Agro G S.A., con la doble finalidad de otorgarle apariencia de licitud al dinero espurio". Esa descripción se ajusta al delito de lavado y es coincidente con la que aplicó un tribunal oral federal para condenar a prisión al empresario Lázaro Báez.


17-06-2021 / 11:06
17-06-2021 / 10:06
El gobierno de Alberto Fernández ha recuperado la iniciativa con una serie de medidas que lo muestran con mayor determinación. Si bien la derecha política y mediática no ceja en su propósito de confrontar a fondo con cualquier tema de la agenda, aún los más insignificantes, en los últimos días algunas decisiones de la Rosada ayudaron a abandonar la postura defensiva que venía teniendo.
 
En un encuentro organizado por la UIA, la Rural, la Bolsa y los bancos, el ministro de Economía, Martín Guzmán, descartó bajas de impuestos porque "achicar el Estado nunca genera crecimiento" y recordó que "con nuestro gobierno la industria crece, con el anterior se achicó". En el día que se conoció la inflación de mayo, del 3,3% que se desaceleró pero aún es alta, les señaló su responsabilidad en la suba de precios. Si remarcan precios en función de expectativas que no son ciertas, la inflación se ubicará en un sendero muy alto que no le hace bien a la evolución de la economía en general.
 
La evolución favorable de la campaña de vacunación contra la pandemia, alentada por el significativo aumento de los aterrizajes que llegan con su carga valiosa, y la puesta en marcha de un laboratorio que ya empezó a fabricar la Sputnik V hayan obrado como estímulo para los funcionarios. Una seguidilla de decisiones del gobierno lo deja ver mejor plantado ante la oposición y sus patrones mediáticos.
 
Entre ellas se destacan la firme respuesta que el ministro de la Producción le dio a la nueva y belicosa cúpula de la Unión Industrial Argentina; la instalación en el debate público de la reforma del sistema de salud; la anulación del decreto de Mauricio Macri que privatizaba buena parte de la infraestructura energética -grandes centrales de generación incluidas- y el involucramiento más decidido de organismos públicos en las investigaciones que están revelando fuertes distorsiones y abundantes maniobras fraudulentas en el mercado de la carne.
 

16-06-2021 / 09:06
La vicepresidenta Cristina Fernández arremetió contra el Grupo Clarín y su concentración de medios al advertir sobre la desinformación que fomentan respecto a la pandemia de coronavirus, a las medidas de cuidado y a la campaña de vacunación. En ese punto, le hizo un "llamado a los medios de comunicación" para que contribuyan a garantizar información veraz a la población y que no se ponga "en duda la palabra de los médicos y de la ciencia".
 
En estos tiempos de pandemia, la estrategia de Clarín apuesta fuerte a la multiplicación de noticias escandalosas, de debates estériles y altisonantes, para disimular entre tanto griterío la información que puede beneficiar al gobierno de Alberto Fernández (aumento de las vacunas que llegan y la consecuente aceleración de la campaña de inmunización; fabricación de vacunas en el país; recuperación del Fondo de Garantía de la Anses; etc.), o perjudicar a su sector político mimado: el macrismo (causas por corrupción contra Mauricio Macri y sus ex funcionarios; investigaciones sobre el espionaje ilegal y la persecución a opositores; visitas furtivas de jueces y fiscales al ex presidente o a la ex ministra de Seguridad Patricia Bullrich, etc.).

El poder de fuego mediático acumulado ha convertido al Grupo Clarín en un arma temible del neoliberalismo. Ha sabido sumar a otras grandes empresas de las comunicaciones para multiplicar su voz de mando. También tiene activa militancia en la Asociación Empresaria Argentina (AEA), que nuclea a los hombres de negocios más poderosos del país. Y no son muchas las figuras públicas de la política, la economía o la justicia que se atreven a desafiarlo. El ejército de "periodistas" -por llamarlos de alguna manera- que tiene a su disposición se ha especializado en campañas de hostigamiento y no duda en usar sistemáticamente noticias falsas para cumplir con su objetivo.


Inicialmente, Clarín fue un periódico, al que la última dictadura militar genocida le permitió apropiarse de la principal fábrica de papel de diarios del país; un caso único en el mundo. Más tarde terminó convirtiéndose en un gigante corporativo. Amplió  considerablemente sus actividades y diversificó sus intereses. De tal modo, el "negocio" de informar dejó de ser su principal desvelo y fue reemplazado por el de acumular poder económico, que es poder político.

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar