La convocatoria de la marcha surgió de las redes sociales que manejan figuras del ala dura de Juntos Por el Cambio, como su presidenta Patricia Bullrich. Y si bien desde la oposición macrista se buscó capitalizar la movilización, la concentración se caracterizó por distribuirse y dividirse a lo largo de la 9 de Julio. Se los podía identificar en tres: los "republicanos", los antivacunas y los liberales libertarios. Cada uno con su propio escenario.
 
Como siempre, volvieron a sonar los gritos destemplados y los reclamos por la llamada "independencia de poderes". Como es de esperarse en las movilizaciones de este tipo, personajes pintorescos de toda laya desfilaron con banderas argentinas y consignas contra el gobierno de Alberto Fernández.
 
La Opinión Popular


'/> Banderazo devaluado: Una marcha escuálida y dividida en tres grupos / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  11:03  |  Sábado 28 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Hay que recuperar los 20 puntos que perdieron los jubilados durante el gobierno de Macri". Fernanda Raverta
Recomendar Imprimir
Nacionales - 09-11-2020 / 09:11
OTRA VEZ AGRESIÓN A PERIODISTAS Y PAPELONES DE BULLRICH Y ETCHEVEHERE

Banderazo devaluado: Una marcha escuálida y dividida en tres grupos

Banderazo devaluado: Una marcha escuálida y dividida en tres grupos
Después de convocar al obelisco, Patricia Bullrich viajó a Córdoba, una de las provincias más hostiles con el Gobierno, para participar desde allí. A bordo de su auto se hizo presente en una plaza céntrica de la capital cordobesa, donde fue recibida al canto de “Se siente, se siente Pato Presidente”. Megáfono en mano, se preocupó por sacarse fotos rodeada de gente, pero apenas el fotógrafo se alejaba unos metros aparecía lo escaso de la convocatoria.
Este domingo la derecha política salió nuevamente a las calles. La convocatoria opositora del "8N" fue escasa y había sido convocada para protestar contra el fallo de la Corte Suprema sobre los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli. Sin embargo los reclamos de los manifestantes excedieron el caso y, a diferencia de otras marchas, esta vez se dividieron en tres donde se pudo a ver los antigobierno, los antivacunas y los antiestatistas.

El denominador común de los pocos concurrentes, a la pobre marcha fogoneada por TN contra el Gobierno, que se acercaron al Obelisco fue el odio intolerante de los que no soportan que el pueblo se haya pronunciado en contra de Macri y su "equipazo". Los que participan de estas marchas opositoras son un puñado de fanáticos antiperonistas que tiene el rencor a Cristina como única bandera.

El periodista Ezequiel Guazzora es identificado como un 'enemigo' y cada vez que va a cubrir una de esas marchas se la agarran con él. Esta vez tuvo protección policial que impidió que le peguen como en otras oportunidades, pero de todos modos lo insultaron y le tiraron piedras.
 
La convocatoria de la marcha surgió de las redes sociales que manejan figuras del ala dura de Juntos Por el Cambio, como su presidenta Patricia Bullrich. Y si bien desde la oposición macrista se buscó capitalizar la movilización, la concentración se caracterizó por distribuirse y dividirse a lo largo de la 9 de Julio. Se los podía identificar en tres: los "republicanos", los antivacunas y los liberales libertarios. Cada uno con su propio escenario.
 
Como siempre, volvieron a sonar los gritos destemplados y los reclamos por la llamada "independencia de poderes". Como es de esperarse en las movilizaciones de este tipo, personajes pintorescos de toda laya desfilaron con banderas argentinas y consignas contra el gobierno de Alberto Fernández.
 
La Opinión Popular


 
La mano del PRO
  
La convocatoria de la marcha surgió de las redes sociales que manejan figuras del ala dura de Juntos Por el Cambio, como su presidenta Patricia Bullrich. "El 8N marchemos para pedirle a los jueces Bruglia, Bertuzzi y Castelli que no renuncien a sus causas. ¡No nos resignemos!", tuiteó Bullrich, quien en esta ocasión estuvo en Córdoba.
 
"Estamos cansados de ser presos de la injusticia. Mientras los corruptos andan libres, nosotros estamos presos. Acá la que gobierna es Cristina, y ella volvió por su impunidad", sostiene un tanto desaforada una mujer disfrazada con un traje a rayas que lleva la inscripción "CFK 678" y que está encaramada a una jaula de plástico ubicada en el centro del Obelisco. "Nosotros no somos anticuarentena o antivacuna, somos anticorrupción", insiste la mujer de la jaula, llamada Rachel, mientras que, a unos metros, circula una pareja sin barbijo que lleva un cartel que dice "Vacuna genocida".
 
Si bien desde la oposición se buscó capitalizar la movilización, la concentración se caracterizó por distribuirse y dividirse a lo largo de la 9 de Julio. Se los podía identificar en tres: los republicanos, los antivacunas y los liberal libertarios. Cada uno con su propio escenario.
 
"Hemos perdido la República. Los jueces eran nuestra última esperanza, eran el único poder que podía marcarle la cancha al resto. El peronismo destruyó el país", se lamenta Marta que, a pesar de sus 80 años, logra hacer equilibrio sosteniendo una bandera argentina  y dos cacerolas con las cuales no para de hacer ruido.
 
"Mi abuelo era contemporáneo de Roca y fue expedicionario del desierto y no era ningún asesino. Acá los únicos que mataban indios eran los araucanos, que ahora los llaman mapuches. Ellos no son de acá", afirma.
 
A unos metros de Marta, que se encuentra ubicada frente a un escenario que lleva una bandera que dice "Cuidadores de la República", hay una mujer que arrastra una marioneta gigante que pretende representar la República.
 
"Esta muñeca nació el 8 de noviembre del 2012, cuando salimos a las calles. Nosotros estuvimos en cada marcha que hubo en defensa de la Justicia y las instituciones", explica Susana.
 
 
Los antivacuna
  
A 20 metros del Obelisco, hay otro escenario sobre el cual un hombre diserta como si estuviera orando: "Es hora de mirarnos a los ojos sin barbijo. Todos los científicos del mundo nos están diciendo que este es un falso virus". A su alrededor hay banderas que dicen "Ensayos clínicos con dióxido de cloro ya" o "Peligro vacuna transgénica, dictadura genocida".
 
Escuchando muy atentamente está Eduardo, un hombre de más de 70 años que lleva un cartel que dice "Medios de comunicación cómplices".
 
"Nos están vendiendo una vacuna milagrosa que va a evitar todos los males cuando en realidad sabemos muy bien que la intencionalidad de esa vacuna es bajar la fertilidad, aumentar las enfermedades y, en lo posible, controlarnos a través de elementos de nanotecnología. Es un procedimiento de ingeniería genética que nos va a volver transhumanos, mitad robot y mitad humano", explica, con seriedad. Al lado está su hijo que asiente y agrega con tono devoto: "Es médico".
 
 
Los "libertarios"
 
Del otro lado del Obelisco aparecen por primera vez las banderas amarillas con la viborita de los "libertarios". La mayoría son jóvenes y se identifican con las posturas anti estatistas y ultraliberales de Javier Milei o José Luis Espert.
 
"Nosotros peleamos contra las políticas de impuestos altos. El gobierno está castigando a quienes generan trabajo para utilizar esa plata en subsidios", asegura Federico, un ingeniero de 29 años. Va a agregar algo más pero se detiene: llegó al escenario uno de los ídolos de la jornada, el "Presto", un youtuber cordobés anticuarentena y negacionista que este año fue imputado por "amenazas" contra la vicepresidenta Cristina Fernández.
 
Informe: María Cafferata
 

Fuente: Página12
Agreganos como amigo a Facebook
28-11-2020 / 08:11
Con todos los puentes rotos con la oposición, como se advirtió ayer en las facturas cruzadas con Horacio Rodríguez Larreta por la represión en el velatorio de Maradona, el principal desafío del Gobierno es mantener en pie aquellos que coligan a sus islas entre sí y también los que conectan a todo el archipiélago con el continente.
 
¿Por qué nadie baraja romper? Porque todos saben que sería el pasaporte de vuelta al llano para todos y todas. Y al banquillo de los acusados para muchos y muchas. Pero lo curioso es que los únicos que abren cauces de diálogo con el establishment integran la pata que el propio empresariado considera indigerible: la K.
 
Se lo dijo Máximo Kirchner al banquero Brito: "Hablemos. No podemos llevar adelante un país solamente peleando por los medios". Es parecido pero no lo mismo que les dijo Martín Guzmán, a los popes de AEA que recibió virtualmente el viernes pasado, justo después del accidente del banquero.
 
Ante los enviados del FMI, los empresarios se animaron a protestar por el impuesto a las fortunas y a plantear su miedo a que se haga permanente, como acaba de proponer en Bolivia el nuevo gobierno del MAS. El ministro de Economía les juró: "Es por única vez. Si el año que viene vuelve, yo me voy". El tipo de sobreactuación que Caserio define en privado como "déficit de política".
 
Quizás ese ardoroso cortejo market friendly tendría más adherentes dentro de la coalición si obtuviera algún resultado. La realidad es que las zanahorias no están funcionando y los palos sí. 
 

28-11-2020 / 07:11
El presidente Alberto Fernández consideró "desmedido" el accionar de la Policía de la Ciudad durante el funeral de Diego Armando Maradona. La ministra de Seguridad nacional, Sabina Frederic, contó que le pidió a su par porteño, Diego Santilli, que cesara la represión.
 
Desde el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires salieron al contragolpe: primero culparon al gobierno nacional y a "los violentos" por todo lo ocurrido, pero luego optaron por defender el accionar de la policía y sostuvieron que no se podía dejar avanzar a los violentos.
 
Eso argumentaron tanto el jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, como su vicejefe, Santilli, que oficia también como ministro de Seguridad local. En ese contexto, la Secretaría de Derechos Humanos nacional presentó una denuncia contra las autoridades de CABA por la brutalidad policial.
 
Durante toda la tarde del funeral, fueron y vinieron las acusaciones entre los dos gobiernos. Primero, el ministro del Interior, Eduardo "Wado" De Pedro, lanzó un pedido urgente: pidió dejar de reprimir. "Les exigimos a Larreta y Santilli que frenen ya esta locura que lleva adelante la Policía de la Ciudad. Este homenaje popular no puede terminar en represión y corridas a quienes vienen a despedir a Maradona".
 
El Ministerio de Seguridad nacional también sacó un comunicado en el que destacó: "Queremos que quede claro: este Ministerio ni ninguna de las fuerzas a su cargo ha dado ni recibido orden alguna de ejercer la violencia sobre las personas que se encuentran en las inmediaciones ni adentro de la Casa Rosada". 
 

27-11-2020 / 11:11
27-11-2020 / 10:11
El fallecimiento de Diego Maradona conmovió a la Argentina y al mundo. Ayer la noticia estuvo presente en los diarios y en las cadenas televisivas de los cinco continentes. Quizás ese hecho nos ayude a comprender la verdadera dimensión que alcanzó este compatriota nacido en una villa del conurbano bonaerense.
 
No fueron solo los extraordinarios logros deportivos los que convirtieron al hombre en mito. Se equivoca y mucho quien piense que Maradona se ganó el corazón de tanta gente por la habilidad fuera de serie de su zurda, por los goles inolvidables a los ingleses, por la copa del mundo, por sus derroches de magia en los estadios.
 
Las lágrimas de millones de personas, las velas encendidas en miles de improvisados altares, la multitud y la cola interminable en la Casa Rosada para despedirlo tienen origen en otro tipo de agradecimiento. Uno que nace, es cierto, en el fervor futbolístico, pero que lo trasciende infinitamente para convertirse en una suerte devoción pagana por su figura de semidiós caído.
 
Fue, a diferencia de tantos otros tocados por el dedo de la fama, uno que nunca se olvidó ni renegó de su origen en la pobreza de Fiorito; uno que siempre se paró del lado de los humildes y nunca de los poderosos; uno que siempre abrazó como propias las mejores causas; uno que nunca se calló a pesar de que su silencio le hubiera reportado enormes beneficios personales y económicos. Siempre tuvo muy claro de qué lado de la raya ubicarse, y para qué lado había que poner el pecho.
 
Su amistad con Fidel Castro, su admiración por el Che Guevara, su cercanía con las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, su presencia altiva en el "No al ALCA" junto a Chávez, Lula y Kirchner en Mar del Plata, su defensa de los futbolistas ante la prepotencia de la FIFA en el Mundial de México, sus solitarias denuncias contra la corrupción de la elite corporativa del fútbol global, su acompañamiento de los movimientos populares de todo el mundo y tantas otras cosas imposibles de mencionar aquí lo convirtieron en el mito que es hoy, cuando acaba de partir.

26-11-2020 / 10:11
Los funcionarios que rodean a Martín Guzmán no lo dirán en público, al menos por ahora. Pero el último dato del Indec, dando cuenta de la lenta aunque persistente recuperación de la actividad económica, llevó entusiasmo al equipo. Creen que, de cara al verano, la recuperación podría ser más visible. La clave para entender la posible dinámica positiva radica en lo que ya han tomado nota los principales mercados internacionales: la seguridad de contar con una vacuna para los próximos meses.
 
"El mundo financiero ya opera bajo el supuesto del final de la pandemia para el corto plazo. Que podamos evitar la segunda ola del Covid será lo más relevante que nos vaya a pasar frente a lo que viene", argumenta, auspiciosa, una fuente inobjetable del equipo económico. La confirmación de la llegada de la vacuna puede convertirse en la noticia que quiebre la tendencia negativa de la actividad económica, creen en Economía.
 
El hecho de que la actividad económica se encuentre "apenas" 7% por debajo de la prepandemia potenció las expectativas. Según el Indec, todavía hay varios sectores que se encuentran prácticamente frenados: "Hoteles y Restaurantes" está nada menos que 59,5% atrás del año pasado. Otro ejemplo: La "Construcción" se ubica 28% debajo de septiembre de 2019; y "Transporte" se encuentra 19% por debajo.
 
En la mirada de los funcionarios, esto significa que con la reapertura (aunque sea parcial) de esas actividades, la economía debería acelerar su recuperación. En el equipo económico esperan que tanto octubre, pero sobre todo noviembre, ya muestre números más cercanos a la recuperación total. Básicamente porque esos rubros que estaban totalmente clausurados hasta hace poco, ya se fueron reabriendo. Y lo harán seguramente con más decisión ya para el año que viene si -como se aguarda- llega la vacuna y se relajan las restricciones impuestas por la pandemia.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar