La Opinión Popular
                  10:30  |  Sábado 28 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Hay que recuperar los 20 puntos que perdieron los jubilados durante el gobierno de Macri". Fernanda Raverta
Recomendar Imprimir
Nacionales - 07-11-2020 / 08:11
PANORAMA POLÍTICO NACIONAL

Cruces de Trump con la democracia, de Guzmán con los grandes empresarios y de la oposición con las vacunas

Cruces de Trump con la democracia, de Guzmán con los grandes empresarios y de la oposición con las vacunas
Frases históricas de la semana. La de Donald Trump cuando afirmó “No podemos permitir esto en nuestro país”, que mostró las miserias de una falsa gran democracia. Otra: “Pero Héctor, lo que usted me pide, la devaluación, es el único que lo hace, ni el Fondo me lo pide”, del ministro Martín Guzmán a Héctor Magnetto. La última: “No se sabe si van a ser seguras o si van a ser efectivas”, criticó a la vacuna rusa, el ex ministro de Salud de Macri, Adolfo Rubinstein, el mismo que fue denunciado por dejar vencer cuatro millones de dosis de vacunas.
Frases históricas de la semana. La de Donald Trump cuando afirmó "No podemos permitir esto en nuestro país", que mostró las miserias de una falsa gran democracia. Otra: "Pero Héctor, lo que usted me pide, la devaluación, es el único que lo hace, ni el Fondo me lo pide", del ministro Martín Guzmán a Héctor Magnetto.
 
Hay otra, también muy descriptiva: "Trump no es el hombre más importante del mundo" que mostró a Jair Bolsonaro huyendo como rata por tirante. La última: "No se sabe si van a ser seguras o si van a ser efectivas", criticó a la vacuna rusa, el ex ministro de Salud de Macri, Adolfo Rubinstein, el mismo que fue denunciado por dejar vencer cuatro millones de dosis de vacunas.
 
El mundo se ha vuelto intelectualmente pandémico con el brote del pensamiento mágico a niveles previos a Louis Pasteur, que salvó a millones de seres humanos inoculando un virus debilitado de la enfermedad que logró erradicar.
 
El debate absurdo que generó la vacuna anticovid en general y la rusa en particular atrasó cien años. Es un logro extraordinario del gobierno haber asegurado rápidamente la provisión de vacunas para el país con mucha anticipación.
 
La vacuna es el artículo más preciado en este momento en los mercados internacionales, donde Estados Unidos y los países europeos arrasados por el virus pujan a brazo partido para estar entre los primeros de la fila, donde se colocó Argentina.
 
Si esperaba a que finalicen todas las fases de prueba para recién empezar las gestiones, la vacuna no hubiera llegado hasta abril o mayo. En cambio con la vacuna rusa, que proviene del laboratorio Gamaleya, de Moscú, uno de los centros de microbiología de mayor prestigio en el mundo, podría llegar a mediados de diciembre o antes de fin de año.
 

 
Gamaleya gestiona una de las mayores colecciones de virus del planeta y tiene sus propias instalaciones para la elaboración de vacunas. Desde los años '80 desarrolló una plataforma tecnológica basada en adenovirus que se encuentran en los adenoides humanos. Por esa razón fue uno de los primeros en desarrollar esta vacuna basada en esa tecnología.
 
No es magia ni propaganda rusa. Y se encuentra en fase 3 como todas las demás, pero la terminará primero, porque la empezó antes al aprovechar esa ventaja tecnológica. Ya había elaborado tres vacunas con esa base, dos de ellas contra el ébola.
 
La mayoría de los equipos de Salud del Gobierno están conformados por médicos sanitaristas, pero la especialidad de la viceministra Carla Vizzotti son justamente las vacunas, es un terreno donde se maneja con mucho conocimiento. Vizzotti no es gerenta de nada como eran los ministros macristas, pero es de las que más sabe de vacunas.
 
Ha sido un gran éxito del gobierno que, desde el punto de vista sanitario, favorece a trabajadores y empresarios, a oficialistas y opositores. Pero es obvio que en política, el que se lleva los porotos por la buena gestión es el gobierno.
 
Todo es política. Así que la oposición critica, aunque sus dirigentes y sus familias salgan favorecidos. Pero resulta deplorable la campaña de los medios macristas contra la vacuna porque se trata de un tema humanitario. Y es grotesco que consulten sobre vacunas al funcionario que dejó que los medicamentos se vencieran almacenados por no distribuirlos.
 
La frase de Martín Guzmán fue durante la reunión que mantuvo con los dueños de las grandes corporaciones del país agrupados en AEA. Guzmán habla bajito y con calidez y pone esa cara de ¿a mí por qué me miran? Son dos maneras que envidiaría cualquier jugador de truco o de póker.
 
Cuando parece que está en la lona, saca el as de bastos con el quiero vale cuatro adentro. Tampoco es gerente de nada, pero además de su historial académico de excelencia, se reveló como un gran negociador.
 
Durante dos semanas, un sector del poder económico especuló contra el peso y llevó al dólar paralelo a casi doscientos pesos, la mayor brecha histórica entre el dólar el oficial y el especulativo. La mayoría de las veces que se aplicaron esas maniobras provocaron la devaluación que buscaban.
 
Día tras día publicaron titulares tipo catástrofe con la cotización ascendente del dólar. Día tras día dijeron que la economía se había descontrolado. Y día tras día inventaron rumores sobre el reemplazo de Guzmán por Roberto Lavagna o Martín Redrado.
 
La presión fue colosal. Y cada vez que le preguntaron respondió que no iba a devaluar porque no había causa real. Que era una burbuja. Que el peso iba a acompañar a la inflación. Y resistió hasta que el dólar paralelo empezó a derrumbarse.
 
Ahora subieron 17 por ciento las acciones de las empresas argentinas y bajó el riesgo país. Pero sobre todo no hubo la devaluación que hubiera hundido los salarios y frenado la salida de la crisis macripandémica. "Nosotros dialogamos con todos los empresarios, pero los que gobernamos somos nosotros" dijo Guzmán.
 
La llegada de la vacuna y el rechazo a la devaluación fueron dos buenas noticias que duraron poco en los titulares de las corporaciones mediáticas. Este fenómeno no es nuevo pero, más que otras veces, mostró la diferencia entre lo que le conviene a estas corporaciones y lo que favorece a los ciudadanos. En un caso, criticaron a las vacunas e hicieron terrorismo sanitario y en el otro presionaron para la devaluación.
 
Las elecciones en Estados Unidos tendrán su resonancia en la región, como todo lo que sucede en la potencia. Sudamérica sigue todavía conmocionada por el golpe de Estado en Bolivia contra Evo Morales, fogoneado por Washington a través de la OEA. El triunfo arrasador del MAS en las últimas elecciones refutó la hipótesis de que Evo fue depuesto por una movilización popular.
 
Washington se arrogó el papel de juez y fiscal de las democracias en el planeta. Ha impulsado golpes de Estado, invasiones y bloqueos contra gobiernos populares en todo el mundo con la excusa de defender la democracia. La principal potencia del planeta se impuso como juez, fiscal y ejemplo para todo el mundo.
 
El pataleo autoritario de Donald Trump al denunciar fraude porque no está dispuesto a aceptar la derrota puso a esa democracia supuestamente ejemplar a nivel del zócalo. Sufragio voluntario en día de semana, indirecto, con un colegio electoral cuya integración puede no respetar a la mayoría de los votos y sus integrantes son desconocidos para la mayoría, a lo cual se agrega que el voto secreto de esos delegados puede torcer la voluntad electoral son demasiados filtros a la soberanía popular.
 
El escándalo promovido por Trump siguió el mismo guión que usó Estados Unidos para desmerecer el triunfo de los movimientos populares en la región. El efecto principal de los comicios norteamericanos ha sido desprestigiar públicamente a la democracia norteamericana, una democracia bipartidista que después, en el Congreso, se reduce a una pulseada entre lobbistas de las corporaciones.
 
No lo ocultan, por el contrario, han naturalizado ese mecanismo en películas y series que se ven en todo el planeta. La famosa frase de Fidel de que a Estados Unidos no lo gobierna una persona sino un sistema, es acertada, pero también es cierto que Fidel conocía cada detalle de la interna norteamericana y lo usaba en su pulseada permanente con la potencia hostil.
 
Desde Argentina, donde Trump apareció ligado a Macri por el préstamo multimillonario del FMI que le consiguió para financiar su campaña contra el Frente de Todos, muchos tomaron partido o miraron con simpatía al casi seguro ganador, el demócrata Joe Biden.
 
El candidato no dio señales claras sobre su política hacia América Latina. No fue tema de campaña. Tanto demócratas como republicanos han planteado una relación desigual y hegemónica hacia la región. Pero las reglas de juego son diferentes.
 
La frase de Bolsonaro despegándose de Trump es graciosa. Después de ser su perro faldero, lo niega con total descaro. La señal irrefutable de que un barco se hunde es cuando las ratas empiezan a escapar. Y ya huelen la derrota de Trump.
 
Por Luis Bruschtein
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
28-11-2020 / 08:11
Con todos los puentes rotos con la oposición, como se advirtió ayer en las facturas cruzadas con Horacio Rodríguez Larreta por la represión en el velatorio de Maradona, el principal desafío del Gobierno es mantener en pie aquellos que coligan a sus islas entre sí y también los que conectan a todo el archipiélago con el continente.
 
¿Por qué nadie baraja romper? Porque todos saben que sería el pasaporte de vuelta al llano para todos y todas. Y al banquillo de los acusados para muchos y muchas. Pero lo curioso es que los únicos que abren cauces de diálogo con el establishment integran la pata que el propio empresariado considera indigerible: la K.
 
Se lo dijo Máximo Kirchner al banquero Brito: "Hablemos. No podemos llevar adelante un país solamente peleando por los medios". Es parecido pero no lo mismo que les dijo Martín Guzmán, a los popes de AEA que recibió virtualmente el viernes pasado, justo después del accidente del banquero.
 
Ante los enviados del FMI, los empresarios se animaron a protestar por el impuesto a las fortunas y a plantear su miedo a que se haga permanente, como acaba de proponer en Bolivia el nuevo gobierno del MAS. El ministro de Economía les juró: "Es por única vez. Si el año que viene vuelve, yo me voy". El tipo de sobreactuación que Caserio define en privado como "déficit de política".
 
Quizás ese ardoroso cortejo market friendly tendría más adherentes dentro de la coalición si obtuviera algún resultado. La realidad es que las zanahorias no están funcionando y los palos sí. 
 

28-11-2020 / 07:11
El presidente Alberto Fernández consideró "desmedido" el accionar de la Policía de la Ciudad durante el funeral de Diego Armando Maradona. La ministra de Seguridad nacional, Sabina Frederic, contó que le pidió a su par porteño, Diego Santilli, que cesara la represión.
 
Desde el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires salieron al contragolpe: primero culparon al gobierno nacional y a "los violentos" por todo lo ocurrido, pero luego optaron por defender el accionar de la policía y sostuvieron que no se podía dejar avanzar a los violentos.
 
Eso argumentaron tanto el jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, como su vicejefe, Santilli, que oficia también como ministro de Seguridad local. En ese contexto, la Secretaría de Derechos Humanos nacional presentó una denuncia contra las autoridades de CABA por la brutalidad policial.
 
Durante toda la tarde del funeral, fueron y vinieron las acusaciones entre los dos gobiernos. Primero, el ministro del Interior, Eduardo "Wado" De Pedro, lanzó un pedido urgente: pidió dejar de reprimir. "Les exigimos a Larreta y Santilli que frenen ya esta locura que lleva adelante la Policía de la Ciudad. Este homenaje popular no puede terminar en represión y corridas a quienes vienen a despedir a Maradona".
 
El Ministerio de Seguridad nacional también sacó un comunicado en el que destacó: "Queremos que quede claro: este Ministerio ni ninguna de las fuerzas a su cargo ha dado ni recibido orden alguna de ejercer la violencia sobre las personas que se encuentran en las inmediaciones ni adentro de la Casa Rosada". 
 

27-11-2020 / 11:11
27-11-2020 / 10:11
El fallecimiento de Diego Maradona conmovió a la Argentina y al mundo. Ayer la noticia estuvo presente en los diarios y en las cadenas televisivas de los cinco continentes. Quizás ese hecho nos ayude a comprender la verdadera dimensión que alcanzó este compatriota nacido en una villa del conurbano bonaerense.
 
No fueron solo los extraordinarios logros deportivos los que convirtieron al hombre en mito. Se equivoca y mucho quien piense que Maradona se ganó el corazón de tanta gente por la habilidad fuera de serie de su zurda, por los goles inolvidables a los ingleses, por la copa del mundo, por sus derroches de magia en los estadios.
 
Las lágrimas de millones de personas, las velas encendidas en miles de improvisados altares, la multitud y la cola interminable en la Casa Rosada para despedirlo tienen origen en otro tipo de agradecimiento. Uno que nace, es cierto, en el fervor futbolístico, pero que lo trasciende infinitamente para convertirse en una suerte devoción pagana por su figura de semidiós caído.
 
Fue, a diferencia de tantos otros tocados por el dedo de la fama, uno que nunca se olvidó ni renegó de su origen en la pobreza de Fiorito; uno que siempre se paró del lado de los humildes y nunca de los poderosos; uno que siempre abrazó como propias las mejores causas; uno que nunca se calló a pesar de que su silencio le hubiera reportado enormes beneficios personales y económicos. Siempre tuvo muy claro de qué lado de la raya ubicarse, y para qué lado había que poner el pecho.
 
Su amistad con Fidel Castro, su admiración por el Che Guevara, su cercanía con las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, su presencia altiva en el "No al ALCA" junto a Chávez, Lula y Kirchner en Mar del Plata, su defensa de los futbolistas ante la prepotencia de la FIFA en el Mundial de México, sus solitarias denuncias contra la corrupción de la elite corporativa del fútbol global, su acompañamiento de los movimientos populares de todo el mundo y tantas otras cosas imposibles de mencionar aquí lo convirtieron en el mito que es hoy, cuando acaba de partir.

26-11-2020 / 10:11
Los funcionarios que rodean a Martín Guzmán no lo dirán en público, al menos por ahora. Pero el último dato del Indec, dando cuenta de la lenta aunque persistente recuperación de la actividad económica, llevó entusiasmo al equipo. Creen que, de cara al verano, la recuperación podría ser más visible. La clave para entender la posible dinámica positiva radica en lo que ya han tomado nota los principales mercados internacionales: la seguridad de contar con una vacuna para los próximos meses.
 
"El mundo financiero ya opera bajo el supuesto del final de la pandemia para el corto plazo. Que podamos evitar la segunda ola del Covid será lo más relevante que nos vaya a pasar frente a lo que viene", argumenta, auspiciosa, una fuente inobjetable del equipo económico. La confirmación de la llegada de la vacuna puede convertirse en la noticia que quiebre la tendencia negativa de la actividad económica, creen en Economía.
 
El hecho de que la actividad económica se encuentre "apenas" 7% por debajo de la prepandemia potenció las expectativas. Según el Indec, todavía hay varios sectores que se encuentran prácticamente frenados: "Hoteles y Restaurantes" está nada menos que 59,5% atrás del año pasado. Otro ejemplo: La "Construcción" se ubica 28% debajo de septiembre de 2019; y "Transporte" se encuentra 19% por debajo.
 
En la mirada de los funcionarios, esto significa que con la reapertura (aunque sea parcial) de esas actividades, la economía debería acelerar su recuperación. En el equipo económico esperan que tanto octubre, pero sobre todo noviembre, ya muestre números más cercanos a la recuperación total. Básicamente porque esos rubros que estaban totalmente clausurados hasta hace poco, ya se fueron reabriendo. Y lo harán seguramente con más decisión ya para el año que viene si -como se aguarda- llega la vacuna y se relajan las restricciones impuestas por la pandemia.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar