La Opinión Popular
                  03:22  |  Martes 20 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“No logramos lograr ese logro”. Mauricio Macri
Recomendar Imprimir
Internacionales - 12-10-2020 / 19:10

Milagro de los Andes: el triunfo de la voluntad humana

Milagro de los Andes: el triunfo de la voluntad humana
El viernes 13 de octubre de 1972, el avión militar con 40 pasajeros y 5 tripulantes que conducía al equipo de rugby Old Christians -formado por alumnos del colegio uruguayo Stella Maris- se estrelló en un risco de la cordillera de los Andes.
 
El accidente del vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya, conocido popularmente como el «milagro de los Andes», ocurrió el viernes 13 de octubre de 1972, cuando el avión militar con 40 pasajeros y 5 tripulantes que conducía al equipo de rugby Old Christians -formado por alumnos del colegio uruguayo Stella Maris- se estrelló en un risco de la cordillera de los Andes en Mendoza (Argentina), a 3500 msnm, en ruta hacia Santiago de Chile. En los siguientes meses tendrán que comer los restos de los fallecidos en el accidente para poder sobrevivir.
 
La Opinión Popular




Milagro de los Andes: el triunfo de la voluntad humana

 
Todo comenzó a aclararse el 13 de octubre de 1972. Ese día, un avión con 5 tripulantes y cerca de 40 jugadores del equipo de rugby Old Christians había despegado de Uruguay para jugar un partido amistoso en Santiago de Chile.
 
Sin embargo, el partido nunca llegó a jugarse porque el aparato jamás aterrizó en tierra chilena. Debido a una extrema nubosidad, los pilotos del avión extraviaron la ruta y bajaron el aparato a una zona llena de cañones y riscos de la Cordillera de los Andes. Al volar a tan baja altura terminaron estrellando el avión en las proximidades del glaciar de las lágrimas, a 1.200 metros de la frontera chileno argentina, en las cercanías del Monte Hilario.
 
De los 45 ocupantes del avión, 13 murieron en el choque y cinco fallecieron tiempo después. Los sobrevivientes del accidente pensaron que serían rescatados de inmediato, pero los pilotos del avión, antes de caer, habían informado erróneamente por radio donde se encontraban. Por ello los rescatistas jamás aparecieron. Ocho días después del accidente, los consternados uruguayos escucharon en una pequeña radio a pilas que la búsqueda del avión perdido había sido definitivamente suspendida.
 
Eso fue el preludio de las penalidades. Perdidos en medio de la inmensidad granítica y helada del macizo cordillerano, los uruguayos debieron enfrentar además el 29 de octubre la caída de un gigantesco alud de nieve, que sepultó parcialmente los restos del avión. 8 personas más, incluyendo al capitán del equipo de rugby, fallecieron asfixiadas bajo la nieve.
 
Pero lo más dramático estaba por ocurrir. Para enfrentar la inanición y ante la ausencia total de alimentos, animales y vegetales en las cercanías, los sobrevivientes decidieron alimentarse con los cuerpos de sus compañeros ya muertos, que se encontraban enterrados cerca del fuselaje. Fue una decisión muy difícil de tomar, pero ante los escrúpulos religiosos de algunos se impuso finalmente el instinto por conservar la vida. Eso sí, decidieron que no se alimentarían de ningún familiar ni personas de sexo femenino (algunos jugadores habían viajado con sus hermanas, madres y novias).
 
 
El esperado rescate  
 
Después de dos meses de penalidades, Nando Parrado y Roberto Canessa, dos de los jugadores del equipo, tomaron una decisión casi suicida. Aprovechando el deshielo de la cordillera decidieron aventurarse a pie en medio del laberinto de montañas para buscar ayuda. Caminaron más de 55 kilómetros hacia el poniente y en 10 días lograron llegar a la zona precordillerana de Curicó, en el sector de Los Maitenes. Allí, al otro lado de un río, divisaron a Sergio Catalán, un arriero chileno, a quien le lanzaron un papel escrito pidiéndole ayuda.
 
Catalán leyó el mensaje y viajó 10 horas a lomo de su caballo hasta el retén Puente Negro, de Carabineros de Chile, para informar del hallazgo de los dos uruguayos. La Fach (Fuerza Área de Chile), que había completado 66 misiones de rescate sin resultados, usó a Parrado de guía y envió dos helicópteros para rescatar a los otros 14 sobrevivientes que se encontraban todavía en el lugar del accidente.
 
Fuente: taringa.net

Agreganos como amigo a Facebook
19-10-2020 / 19:10
19-10-2020 / 19:10
 
La Larga Marcha fue el éxodo a través del interior de China que siguieron las tropas del Ejército Rojo chino, las fuerzas armadas del Partido Comunista de China (PCCh), entre los años 1934 y 1935, huyendo del ejército de la República de China.
 
Años antes, los comunistas habían logrado establecer una zona bajo su control en un área montañosa de la provincia de Jiangxi, en el sur del país, donde establecieron la República Soviética de China.
 
Acosados por las fuerzas de la República, dirigidas por el Generalísimo Chiang Kai-shek, el 16 de octubre de 1934 los dirigentes comunistas decidieron emprender la huida hacia el interior, que los llevaría un año después a la provincia norteña de Shaanxi, en una región aún más remota que se encontraba también bajo control comunista.
 
Durante la Larga Marcha, los comunistas, eventualmente liderados por Mao Zedong Zhou Enlai, escaparon en círculos hacia el oeste y el norte, recorriendo alrededor de 12.500 kilómetros en 370 días, llegando a la localidad de Wuqi, distrito de Bao'an (actualmente Yan'an), el 20 de octubre de 1935, donde se reúnen con sus camaradas de Shaanxi; poniendo punto final a la Larga Marcha.
 
La dureza del viaje a través de la China interior, que sólo completarían 8000 de los 86.000 hombres que habían comenzado la marcha un año antes en Jiangxi, haría de este uno de los episodios más significativos y determinantes en la historia del Partido Comunista de China, que sellaría el prestigio personal de los nuevos dirigentes del Partido, con Mao a la cabeza, en las décadas siguientes.
 
Como Mao y Zhou, prácticamente todos los grandes líderes del Partido Comunista en las siguientes décadas serían veteranos de la Larga Marcha, tales como Zhu De, Lin Biao, Peng Dehuai, Liu Shaoqi o Deng Xiaoping, entre otros.
 
La Opinión Popular



19-10-2020 / 19:10
19-10-2020 / 18:10
19-10-2020 / 09:10
Con la aplastante victoria del MAS en Bolivia y el principio de restitución democrática en el país vecino, se termina un periodo de oscuro que comenzó con el nombramiento de facto de Jeanine Áñez Chávez y el exilio del ex presidente Evo Morales, en medio de una brutal represión militar y policial sobre la población. Esto último no impidió que dirigentes macristas de Argentina apoyaran a la presidenta golpista ilegal de Bolivia, que ahora se irá derrotada.
 
A punto de cumplirse el primer aniversario del golpe de Estado que derrocó a Evo Morales, su partido, el MAS, le dio un mazazo democrático a la derecha en Bolivia y ganó con contundencia las elecciones presidenciales y volverá al gobierno. Pese a la persecución, la represión y las maniobras para que no se conozcan los resultados, los primeros datos de conteo rápido (similar a las mesas testigo) le dan a Luis Arce más del 50% de los votos y 20 de diferencia sobre su perseguidor, Carlos Mesa.
 
El triunfo de Arce significa una gran noticia para la Argentina. Alberto Fernández asumió en una región asediada por gobiernos de derecha, con su principal socio, Brasil, gobernado por un militar. Para colmo, al poco tiempo Uruguay cambió al Frente Amplio por Luis Lacalle Pou. Arce será seguramente, un socio para el gobierno argentino en una región convulsionada.
 
El silencio, criticado hasta por los canales de TV opositores a Evo, se rompió a la madrugada con el sistema de conteo rápido realizado por Ceismori que arrojó un resultado que no deja dudas: Arce obtuvo más del 50 por ciento de los votos, contra un 31 de Mesa y un 14% del ultraderechista Camacho, artífice del golpe que derrocó a Evo en 2019 y que casi le cuesta su vida. 
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar