La Opinión Popular
                  11:36  |  Domingo 27 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El día que la pandemia termine va a haber un banderazo de los argentinos de bien". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 14-09-2020 / 10:09
NUEVO FESTIVAL DEL CONTAGIO CON VIEJAS CONSIGNAS

Marchas contra la infectadura: más cámaras que asistentes

Marchas contra la infectadura: más cámaras que asistentes
Las convocatorias de los sectores más reaccionarios de la sociedad, que se vienen desarrollando los últimos meses, hace que en este tipo de marchas se conjugan mensajes muy peligrosos. Mucho odio, mucho rencor y mucha nostalgia a la dictadura, como un hombre, que llevaba una remera reivindicando el 24 de marzo del 76 y que fue entrevistado por los canales del periodismo militante opositor sin ningún tipo de repregunta. Si esta situación se diera en Alemania, esa persona iría preso por reivindicar el Holocausto.
Convocada a través de las redes y con fuerte ayuda de medios hegemónicos porteños: Clarín, La Nación e Infobae, se realizó una marcha en contra del Gobierno nacional en el Obelisco. Bajo la consigna #13STodosALasCalles, se organizaron concentraciones en distintos puntos del país, en un nuevo banderazo anticuarentena. A pesar de la convocatoria del propio Mauricio Macri, tuvo escasa concurrencia, pero gran amplificación mediática.
 
Tal como ocurrió en el resto de las marchas que se vienen realizando desde el comienzo de la pandemia, los manifestantes marcharon levantando reclamos de todo tipo, pero con un punto en común: la oposición hacia las medidas adoptadas por el gobierno de Alberto Fernández, y en particular las del aislamiento preventivo, social y obligatorio.
 
La convocatoria sin embargo, logró una adhesión notablemente más escasa que en ocasiones anteriores. En el Obelisco, por ejemplo, la marcha también fue corta en el tiempo de duración, y sobre las 19 apenas permanecía un puñado de manifestantes. Eso sí: bien apiñados entre ellos, sin respetar la distancia social obligatoria, aunque las posibilidades de infectarse en medio de una turba de cientos de personas que gritan son bastante altas.
 
Las marchas anticuarentena se siguen realizando, cada vez más raleada, solamente importan a los intereses del periodismo opositor, que le ponen el título de "movilizaciones masivas", tanto Clarín y la Nación, porque las auspician y las muestran amplificándolas. Hay que dejarlos con estas protestas raleadas que van a hacer de aquí hasta el final del mandato del Frente de Todos. Es un show que han montado como elemento de oposición.
 
Hubo violencia contra la libertad de prensa. En el Obelisco, otra vez un periodista del canal de noticias C5N fue agredido por los manifestantes. Los policías debieron hacer un cordón para evitar incidentes. También agredieron a periodistas en la marcha en Salta. El periodista Alexis Miranda recibió una trompada en la cara y al reportero gráfico Javier Corbalán lo escupieron en el rostro, lo que se considera un atentando contra su salud en pleno pico de covid19.
 

 
En las redes, la gran mayoría de los mensajes de la convocatoria festejaban la columna golpista que publicó Mauricio Macri en La Nación. En la previa, varios medios de comunicación habían deslizado que podría ser una de las marchas más numerosas de la oposición: con el correr de los minutos se comprobó que el pronóstico era totalmente erróneo.
 
"Creo que estamos en mano de una psicópata, una autócrata. Ella, su hijo y su pandilla, nos tienen en una novela, sumergidos, que nos atrasa y nos divide. Creo que hay que dejarla libre, se tiene que ir al Sur con los hoteles, ahí tranquila porque pena de muerte nunca va a haber acá en este país", afirmó un manifestante. Tan violento era mensaje que en TN lo cortaron, porque "hay límites".
 
También hubo un puñado de manifestantes frente a la Quinta de Olivos, que alcanzaron para interrumpir un carril de la avenida del Libertador. Y marcharon en Bariloche, en la ciudad de Córdoba, en Mar del Plata, Rosario y La Plata. En Mendoza, el repudio unánime se lo llevó el ciudadano que marchó con la remera "24/03/76 día de gloria". Un "toque de color" que, sin embargo, no desentonó con cierto espíritu implícito o explícito entre algunos manifestantes.  

¿Tendremos la dictadura más boluda del mundo donde la gente protesta en la calle sin problemas, los periodistas "independientes" dicen cualquier verdura y hasta amenazan de muerte públicamente a la vice presidenta?

La Opinión Popular

 
 
Se realizó un banderazo en contra del gobierno nacional en distintos puntos del país
 
La convocatoria fue a través de las redes sociales. Hubo protestas en el Obelisco, frente a la Quinta de Olivos, Rosario, Córdoba, Bariloche y La Plata
 
Miles de personas se autoconvocaron este domingo en distintos puntos del país para protestar en contra del gobierno nacional, a pesar de las restricciones para circular debido a la pandemia de coronavirus.
 
La marcha de "#13S" fue convocada a través de las redes sociales bajo las consignas "Todos por la República" y "Todos a las calles".
 
En el Obelisco porteño los manifestantes portaron en su mayoría banderas argentinas, cacerolas y carteles con diversas consignas como el rechazo a la quita de coparticipación a la ciudad de Buenos Aires, a la cuarentena obligatoria, a la prisión domiciliaria de Lázaro Baéz y a la reforma judicial, entre otras.
 
También hubo protestas frente a la Quinta de Olivos, en el centro de Bariloche, de la ciudad de Córdoba, en Mar del Plata, Rosario y La Plata. Muchos de los manifestantes optaron por movilizarse con sus automóviles para respetar la distancia social. El "bocinazo" se hizo sentir con fuerza en las calles de la capital cordobesa.
 
Pasadas las 16, en las redes sociales comenzaron a viralizarse fotos y videos de la protesta y el hashtag "#13STodosALasCalles" se ubicó entre las principales tendencias de Twitter.
 
El pasado 17 de agosto miles de personas también se habían movilizado tras una autoconvocatoria en las redes sociales. Anteriormente ya habían marchado el 20 de junio y el 9 de julio.
 
Esta mañana, el ex presidente Mauricio Macri publicó una carta en la que acusó a las "autoridades al frente del Poder Ejecutivo Nacional" de estar "desplegando una serie de medidas que consisten en el ataque sistemático y permanente a nuestra Constitución".
 
"Para poder gobernar sin límites, violentan la Ley Fundamental de la Nación", dijo Macri, para quien "el rumbo que ha tomado el país deja al descubierto la intención del Gobierno de establecer un Nuevo Contrato Social en la Argentina con principios dominantes inéditos".
 
 "La democracia es el derecho a no tener miedo. Las ansias de libertad en toda la sublime belleza de su expresión", tuiteó el ex ministro de Educación Alejandro Finocchiaro, en tanto que el diputado del PRO Fernando Iglesias publicó una imagen suya dirigíéndose en auto a la concentración en el Obelisco.
 
 "Vine porque no quiero que mis hijos vivan en Venezuela, que no atropellen la Justicia, que nos dejen caminar con libertad. Soy de la provincia y me gusta la Ciudad de Buenos Aires. Quiero que la provincia sea como la Ciudad y no la Ciudad de la Provincia", expresó una mujer, vertiendo alguna de las variadas consignas.
 
El grueso de los manifestantes comenzaron a desconcentrarse al caer la noche, aunque algunos manifestantes persistían en los bocinazos, cuando las luces callejeras ya dominaban la escena.
 
Fuente: Infobae
 

Agreganos como amigo a Facebook
Marchas contra la infectadura: más cámaras que asistentes
El periodista de FM Noticias y corresponsal de A24, Alexis Miranda, y el fotógrafo de El Tribuno, Javier Corbalán, fueron escupidos y golpeados por participantes de la concentración que se llevó adelante en el Monumento a Güemes en Salta. Alexis Miranda - muestra la marca del golpe que recibió en el cuello.
27-09-2020 / 11:09
Si en la Argentina hubiera un golpe de Estado exitoso contra el gobierno peronista, los diarios del día siguiente hablarían de transición, de unidad y de preservar las instituciones. La mayoría de los canales de noticias y de las radios consagradas le darían voz solamente a los conspiradores y callarían las denuncias sobre la violencia y la ilegalidad de los acontecimientos.
 
La oposición política no quebraría lanzas para defender la democracia. Los gobiernos de la región, como Brasil y Bolivia, no tardarían en reconocer la legitimidad de las autoridades de facto. Estados Unidos tampoco. Si todo llega a consumarse, revertirlo será una tarea imposible.
 
De ahí la urgencia, más actual que en ningún otro momento desde la década del '80, de que todos aquellos que estén comprometidos con el estado de Derecho, políticos, sindicalistas, empresarios y referentes de la sociedad civil, medios y comunicadores, de todos los colores políticos, dejen de lado cualquier diferencia para trazar una línea y renovar el compromiso del Nunca Más.
 
Es un escenario todavía lejano, a solo nueve meses de las elecciones que Alberto Fernández ganó con holgada mayoría, con una gestión que a pesar de la doble crisis de la economía y el coronavirus consigue sostener una tensa calma social, con algunos números que invitan a pensar en una incipiente recuperación y con el apoyo de las dos cámaras del Congreso, las centrales obreras y una enorme mayoría de los gobernadores.
 
También es cierto que la sociedad argentina ha tramitado su vínculo con la dictadura de forma más madura que sus vecinos, con un compromiso por los derechos humanos que es ejemplar en todo el mundo y la resistencia a un intento golpista, al parecer, aún es muy fuerte en la sociedad, incluso entre sectores netamente opositores. 
 

27-09-2020 / 10:09
La protesta de la Policía Bonaerense que llegó hasta Olivos y la columna de Macri en La Nación que apuntó a romper todo diálogo entre Gobierno y oposición convencieron al Presidente y a su entorno de que era necesario salir a dar pelea y retomar la iniciativa de la agenda política.
 
De hecho, ya aquella respuesta que tuvo el reclamo policial, más allá de que el Presidente la anunció en su tono habitual calmo, mostró una nueva actitud: la decisión de transferir a la provincia de Buenos Aires buena parte de los recursos que hasta entonces se enviaban a la Ciudad tomó a la oposición por sorpresa.
 
Aunque a partir de entonces hubo algunos cortocircuitos con el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, la mira de la Casa Rosada está puesta en el sector ultra que encabezan Macri y Patricia Bullrich, con declaraciones ya abiertamente desestabilizadoras como cuando hablan de "sustitución" del Gobierno o del "fraude" con el que supuestamente ganó Fernández al que hizo referencia el senador Esteban Bullrich.
 
"Culpar de la crisis a la pandemia es algo abstracto, está claro que el Gobierno tiene que personalizar las críticas en alguien y Macri es el indicado. Dejó el país hace unos meses incendiado, se fue de vacaciones al exterior mientras la gente padecía y en las encuestas es el dirigente de peor imagen", detallaba un funcionario que trabaja en el mensaje oficial. Eso explica que en las últimas apariciones desde Fernández para abajo se acentuaran las referencias al ex presidente. 
 

26-09-2020 / 10:09
El presidente Alberto Fernández mostró su fastidio por las actitudes del presidente del Tribunal, Carlos Rosenkrantz, y lo criticó en dos ocasiones. Por su actitud frente a la política de género y, fundamentalmente, por su activa participación en defensa de los jueces trasladados a dedo por el macrismo.
 
"¿Cuál es la disyuntiva que tiene el presidente de la Corte de con tanto ahínco impulsar esto? ¿Qué es lo que está buscando?", se preguntó Alberto respecto a la decisión de Rosenkrantz de convocar a un acuerdo extraordinario en el máximo tribunal para tratar los recursos presentados por los jueces macristas Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Germán Castelli, quienes buscan impedir sus traslados.
 
Para entender mejor las palabras de Fernández hay que saber que había trascendido la información de un encuentro reservado entre Rosenkrantz y Mauricio Macri para decidir una estrategia para tratar de mantener en sus puestos a estos jueces movidos a dedo por el ex presidente.
 
"Me llama mucho la atención por los comentarios que me llegan, por cosas que se ven dentro de la Corte, porque, la verdad, lo único que estamos haciendo es establecer un orden perdido por el gobierno anterior", expresó el Presidente complementando otras críticas al Tribunal por las demoras en la aplicación de la ley Micaela en el Poder Judicial. La Corte emitió luego un comunicado respondiendo sólo a este último punto.
 
En las dos intervenciones del Presidente, los cuestionamientos estuvieron dirigidos principalmente a Rosenkrantz, ex abogado del Grupo Clarín, a quien en Gobierno ya ven actuando en sintonía con la estrategia del macrismo y de los grandes medios porteños afines. 
 

26-09-2020 / 08:09
La repetición de marchas de Juntos por el Cambio, como la del miércoles en Tribunales, con el cardumen estrafalario y agresivo que convocan, se ha vuelto cada vez menos influyente. La sociedad se acostumbró a esos discursos exaltados y fuera de caja y los colocó en el estante de la rutina.
 
Cuando el abuso ya produjo acostumbramiento, el peligro es creer que esas performances del grotesco equivalen a ganar la calle en un sentido político. En particular, el riesgo para la oposición es fabricar una burbuja con la avalancha de columnistas indignados y creer que es un clima extendido. Por otro lado, la sobredosis de marchas y periodistas inflamados muestra el lanzamiento de la oposición al año electoral.
 
"La estrepitosa caída de la imagen presidencial", fue el título de una columna en La Nación esta semana. Dice que el fenómeno se relaciona con la confirmación del poder de Cristina en el gobierno (que no demuestra) y despliegan una encuesta de Synopsis que marca 41 por ciento de imagen positiva para Alberto Fernández. La semana pasada distribuyeron otra de Management & Fit que daba la misma cifra.
 
La frase de Patricia Bullrich donde les dice a sus correligionarios que la sociedad ya los visualiza como el reemplazo del actual gobierno forma parte de esta estrategia que busca disipar el derrotismo que se extendió en las filas de Juntos por el Cambio, donde muchos decían que se iban del país. La idea de irse después de la derrota fue una expresión de despecho y derrotismo como la del novio abandonado en plena boda.
 
La derecha intenta capitalizar un clima raro en la sociedad que está más relacionado con la pandemia que con las marchas piruchas de los anticuarentena. 
 

25-09-2020 / 10:09
El diputado Carlos Heller viene de enfrentar el lobby más poderoso y simultáneo que se haya ejercido este año sobre los tres poderes del estado. El resultado de esas gestiones corporativas terminará de conocerse hoy, cuando la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja finalmente emita su dictamen sobre el proyecto con su firma y la de Máximo Kirchner para establecer un impuesto por única vez sobre las grandes fortunas de más de $200 millones.
 
Pero la trama secreta del cabildeo está a punto de cumplir seis meses e incluye a banqueros, industriales, supermercadistas, contratistas, barones de la energía, jueces, fiscales, diputados y senadores. Y por supuesto, también al binomio presidencial.
 
El episodio más tenso se vivió en un almuerzo en la City dos semanas atrás, cuando Heller recibió en su oficina del Credicoop al dueño del Macro, Jorge Brito, con quien compitió durante casi 40 años y con quien discutió en ese lapso decenas de leyes, decretos y resoluciones de distintos gobiernos.
 
Brito expuso su plan A: quería que el oficialismo retirara el proyecto y lo cambiara por una sobrealícuota de Ganancias por única vez para hacer frente a los gastos derivados de la pandemia. Aseguró que con ese instrumento el Estado podría cosechar la misma recaudación y no ahuyentar inversiones ni darle a la oposición elementos para agitar fantasmas de expropiaciones masivas.
 
Ante la negativa de Heller, Brito acudió a Máximo Kirchner con otra impugnación al proyecto teñida de un súbito orgullo nacionalista: que pretende gravar a los dueños de grandes fortunas argentinos pero no a los dueños extranjeros de empresas radicadas en el país. Puso como ejemplo a Alfredo Coto, quien debería oblar la alícuota máxima del 3,5% en caso de aprobarse el tributo, pero cuyos competidores extranjeros -los dueños de Carrefour o Walmart, por caso- no estarían alcanzados.
 
La misma "injusticia" que podría interpretarse que hay entre él y a Ana Botín, la heredera del imperio Santander, si se analizara solamente el DNI de cada uno y no un proyecto de emergencia para cubrir una cuarta parte del costo que tuvo para el fisco el paquete de medidas para sostener a la economía durante el peor cimbronazo desde el crac de 2001-2002.
 
Quien planteó la misma objeción pero por interpósita persona fue Marcos Marcelo Mindlin, factótum del grupo Pampa Energía y discreto comprador de IECSA, la constructora insignia del grupo Macri que comandó hasta 2017 el primo hermano de Mauricio, Ángelo Calcaterra.
 
"Marcelo", como lo llamó afectuosamente Alberto Fernández cuando inauguraron juntos su última usina eléctrica a fines de junio, hizo llegar su inquietud directamente a Olivos. Tampoco obtuvo respuesta inmediata.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar