La Opinión Popular
                  12:03  |  Viernes 10 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Opinar libremente por redes sociales sin rigor científico es muy fácil, gobernar con sensatez y responsabilidad es otra cosa, no es para cualquiera". Jorge Busti
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 25-06-2020 / 18:06

Juana Manso, ejemplo de valentía de la mujer

Juana Manso, ejemplo de valentía de la mujer
Juana Paula Manso, una mujer fuera de lo común. Enfrentada a los prejuicios y cánones de su época, promovió un modelo educativo integral asociado a la libertad y a la igualdad como motores de desarrollo social.
 
El 26 de junio de 1819, en Buenos Aires, nace Juana Paula Manso. Fue una escritora, traductora, periodista, maestra y precursora del feminismo en Argentina, Uruguay y Brasil. Hacia 1840, la familia Manso es exiliadas del periodo rosista y afincados en Montevideo. Allí Juana abrió en su casa el "Ateneo de Señoritas", una escuela privada para niñas. Entre 1852 y 1854 dirigió, en Brasil, O Journal das Senhoras, el primer periódico de Latinoamérica destinado al público femenino.
 

En 1854 funda, en Buenos Aires, Álbum de Señoritas, muy similar a a su contrapartida brasileña. En ambos, la temática se centraba en la moda, la literatura y el teatro. A lo largo de su vida se comprometió con el proyecto ilustrado de la educación popular y está considerada una iniciadora del movimiento de coeducación.
 
Feminista incansable, convencida de que la educación era clave en la emancipación, se ocupó de promover la escolarización en general y de manera particular la escolarización de la mujer. De carácter fuerte, que no se detenía frente a las adversidades, abogó por la educación popular, gratuita, metódica, mixta, científica y abierta a todas las clases sociales y se la considera iniciadora de un movimiento de coeducación como modalidad que parte del reconocimiento de igualdades entre varones y mujeres.
 
La Opinión Popular


HACIENDO HISTORIA
 
Juana Manso, más que una calle en Puerto Madero
 
Juana Paula Manso nació en Buenos Aires el 26 de julio de 1819. A los siete años fue inscripta en la escuela porteña de Monserrat, uno de los establecimientos para niñas regenteados por la Sociedad de Beneficencia.
 
En 1840, la familia se instaló en Montevideo. Juana comenzó a dar clases de francés y castellano. También en la otra orilla comenzó a publicar sus primeros poemas, con el seudónimo de Mujer Poeta, en periódicos antirrosistas. Pero al iniciarse el "Sitio Largo" de la ciudad, la familia se mudó a Río de Janeiro.
 
Allí Juana conoció al violinista portugués Francisco de Saá Noronha, quien en 1844 se convirtió en su marido y en padre de sus dos hijas, Eulalia y Herminia. De regreso a Río, en 1851 Juana publicó por entregas en el Jornal das Senhoras, su novela Los misterios del Plata. Justo cuando el éxito le hacía los primeros guiños, murió su padre. Su marido la abandonó por una amante. Juana decidió volver a Buenos Aires.
 
Aquí publicó en La Ilustración Argentina un artículo pionero titulado La emancipación moral de la mujer. Se ganó la vida dando clases particulares de inglés, francés e italiano, hasta que el 1º de enero de 1854 apareció el Álbum de Señoritas.
 
En 1859, a su regreso de una nueva estadía en el Brasil, José Mármol le presentó a Sarmiento, que estaba al frente de las escuelas bonaerenses. Se hizo cargo de los Anales de la Educación Común, órgano creado por Sarmiento para difundir su política educativa.
 
Desde sus páginas, Manso dio a conocer las ideas del pedagogo suizo Pestalozzi, que basaban la enseñanza en la observación y la reflexión, tomaban en cuenta los grados de maduración de los chicos y rechazaban la "pedagogía" que recurría a los castigos y el aprendizaje de memoria.
 
En 1864 escribió junto a Eduarda Mansilla, la sobrina de Rosas, en el semanario La Flor del Aire. Allí, bajo el seudónimo de Dolores, rescata el lado femenino de la historia en su columna Mujeres Ilustres de la América del Sud, dando a conocer las vidas de Juana Azurduy y Manuela Pedraza entre otras.
 
Por aquellos años publica La escuela de Flores, un durísimo alegato contra el desinterés de los gobiernos latinoamericanos por la educación popular.
 
La llegada de Sarmiento a la presidencia la devolvió a la actividad pública. En 1869 se convirtió en la primera mujer en integrar, como vocal, el Departamento de Escuelas, y dos años después, la Comisión Nacional de Escuelas. Fue la introductora de la enseñanza del inglés en las escuelas públicas y promovió los concursos por méritos y antecedentes en todos los niveles.
 
Desde todas partes arreciaban las presiones sobre Sarmiento para que la "renunciara". La respuesta fue: "La señora Manso no renunciará, porque ella no pertenece al gremio de los cobardes que se suicidan".
 
No paró de pelear un solo día de sus 55 años para que "los pueblos se encaminen a la emancipación moral, libres de la oprobiosa cadena de la ignorancia, la más vergonzosa de todas las esclavitudes, pues mancilla la criatura y contraria el destino de la humanidad".
 
Algunos amantes de las cadenas y de la ignorancia no pudieron disimular su alegría el 24 de abril de 1875, cuando Juana se fue de este mundo. No quiso que le dieran la extremaunción y por eso no la aceptaron ni en la Recoleta ni en la Chacarita. Tuvo que ser enterrada dos días después en el cementerio británico.
 
Sus restos fueron despedidos por Juana Manuela Gorriti, quien dijo: "Juana Manso, gloria de la educación, sin ella nosotros seríamos sumisas, analfabetas, postergadas, desairadas. Ella es el ejemplo, la virtud y el honor que ensalza la valentía de la mujer; ella es, sin duda, una mujer".
 
Por Felipe Pigna
 
Fuente: Clarín

Agreganos como amigo a Facebook
Juana Manso, ejemplo de valentía de la mujer
Juana Manso fue una pionera que defendió la inteligencia de la mujer en una época en la que sólo se valoraba su modestia y su sumisión a la autoridad masculina.
Juana Manso, ejemplo de valentía de la mujer
En 1854, Juana Manso empezó a redactar y publicar una revista cultural titulada Álbum de Señoritas, dirigida al público femenino de Buenos Aires.
09-07-2020 / 20:07
 
El 10 de julio de 1821, en Chañar Viejo, cerca de Villa de María del Río Seco, Córdoba, muere Francisco "Pancho" Ramírez, líder indiscutido en Entre Ríos, donde lo llamaban El Supremo Entrerriano. Fue un caudillo, uno de los principales líderes del federalismo durante los años de formación de la República Argentina.
 
Se incorporó tempranamente, en 1810, a las luchas por la Independencia y luego formó parte del partido federal, fundado por José Gervasio Artigas, con quien más tarde se enemistó, hasta combatirlo y derrotarlo, obligándolo a exiliarse. Venció a los porteños en Cañada de Cepeda, en 1820, y entró, junto a Estanislao López a la ciudad puerto, capital de la oligarquía, donde atan sus caballos a las rejas de la Pirámide de Mayo.
 
Enfrentado a quien anteriormente había sido su aliado, López, fue derrotado en Chañar Viejo. Logró escapar, pero al descubrir que su legendaria mujer, su amor, La Delfina, que había luchado a su lado valientemente durante toda la campaña, había sido capturada, regresó a rescatarla. En ese momento fue muerto de un balazo. Fue decapitado y su cabeza clavada en una pica y luego enviada a López, quien la hizo embalsamar y la exhibió en una jaula, en la puerta del Cabildo santafesino.
 
Su deslumbrante carrera política tuvo sólo tres años de protagonismo superlativo. Fueron solamente tres fugaces años en que se difundió el nombre de Pancho Ramírez por las Provincias Unidas, dejando su huella en la historia argentina y de nuestra provincia: su capacidad militar, su hombría de bien en la guerra y el profundo amor por la causa federal y su tierra entrerriana.
 
La Opinión Popular



08-07-2020 / 19:07
En Buenos Aires, el 09 de julio de 2019, falleció Fernando De la Rúa. Fue un abogado y político de la Unión Cívica Radical, el primer jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, además de haber sido tres veces senador nacional, una vez diputado nacional y candidato a vicepresidente de la Nación en las elecciones presidenciales de septiembre de 1973.
 
Fue presidente de Argentina, asumiendo por la Alianza el 10 de diciembre de 1999, sucediendo al segundo gobierno de Carlos Menem. La incapacidad fue su característica fundamental y la crisis de la convertibilidad corroía los cimentos de su Gobierno, De la Rúa la negaba y aseguraba "estoy en la plenitud de mi liderazgo". Solo le creían sus familiares.
 
Las elecciones de medio término, celebradas en octubre de 2001, redondearon una catástrofe para el radicalismo que perdió literalmente millones de votos en un bienio. De la Rúa negó que el resultaron lo afectara, aduciendo que él no se había comprometido en la disputa. Sin embargo, se plebiscitaba su gestión.
 
En dos meses posteriores, el Presidente confiscó los depósitos mediante el "corralito" pergeñado por el ministro de Economía Domingo Cavallo y decretó el estado de sitio como respuesta a las movilizaciones populares en todo el país.
 
Si bien su mandato se extendía hasta el año 2003, renunció al cargo el 20 de diciembre de 2001 cumpliendo 2 años y 10 días de gobierno, en medio de numerosas protestas sociales durante la crisis de diciembre de 2001 en Argentina. Dejó un país devastado. El neoliberalismo, una vez más, había mostrado su fracaso.
 
La consecuente acefalia presidencial obligó a la reunión de una Asamblea Legislativa que determinaría quién debía continuar ejerciendo el cargo, siendo reemplazado por Ramón Puerta, Adolfo Rodríguez Saá, Eduardo Camaño y finalmente Eduardo Duhalde en el curso de trece días.
 
La Opinión Popular

08-07-2020 / 19:07
08-07-2020 / 19:07
 
Como cada 9 de Julio reivindicamos la lucha de las masas populares contra la permanente agresión política, económica y cultural neocolonial e imperialista, que busca disolver la identidad nacional y condenar a nuestra Patria a la condición dependiente como factoría de las metrópolis imperiales, mera proveedora de materias primas y alimentos baratos.

El 09 de julio de 1816, el histórico Congreso de Tucumán proclamó la existencia de una nueva nación, libre e independiente: las Provincias Unidas de Sud América. Lo hacía cuando la Santa Alianza, de Austria, Rusia y Prusia, promovía en Europa la restauración monárquica y combatía los movimientos liberales y democráticos.

Se realizó en Tucumán por el creciente malestar de los pueblos del interior contra Buenos Aires. Desde la supresión de la Junta Grande por el Primer Triunvirato en 1811 y hasta el Directorio de Carlos María de Alvear, la elite porteña había impuesto sus criterios centralistas, desconociendo el sentimiento federal de la mayoría del interior.

Las masas populares, con sus lanzas y su fuerte sentimiento libertario, construyeron la Patria independiente con José de San Martín, las montoneras bravías del interior que nos legaron el federalismo, los ciudadanos revolucionarios de don Hipólito Irigoyen que cimentaron la democracia del Pueblo y las multitudes obreras movilizadas por Juan Perón que combatieron por la Justicia Social.

Invariablemente, la alternativa histórica fue siempre: independencia económica o subdesarrollo y miseria, e implica optar entre aceptar resignadamente la dependencia del país al FMI o luchar por la Liberación, por una Nación Justa, Libre y Soberana.

Tomamos el valiente ejemplo de San Martín que, para la Declaración de la Independencia, se impuso militarmente a los españoles y políticamente a aquellos sectores vinculados a la elite porteña que ya estaban negociando, tanto con el Imperio español como con el Reino Unido de Gran Bretaña, una nueva dependencia.

La nuestra es una historia de caudillos y masas populares. Los líderes pesaron mucho en los procesos. En 1816, San Martín, Belgrano, Güemes, Pueyrredón, Artigas, Juana Azurduy... Y la participación de las masas populares es una herencia del período independentista revolucionario, por la importancia que tempranamente tuvo la movilización popular, política y militar, en nuestra historia, desde la formación de las milicias urbanas para derrotar a los invasores británicos, y la voluntad del Pueblo que jugó un papel sin precedentes en la destitución de un virrey y el nombramiento de su sucesor.

Como decía don Arturo Jauretche"La historia es la política del pasado y la política es la historia del presente". Hoy, como siempre, peleamos por nuestra única, verdadera e irrenunciable independencia, denunciando el aparato de colonización mental montada por los países centrales y sus operadores internos, como el macrismo, para perpetuar la dependencia.


Gustavo Rearte, fundador y líder de la JP, héroe de la Resistencia Peronista
Escribe: Blas García


07-07-2020 / 19:07
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar