La Opinión Popular
                  14:03  |  Viernes 10 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Opinar libremente por redes sociales sin rigor científico es muy fácil, gobernar con sensatez y responsabilidad es otra cosa, no es para cualquiera". Jorge Busti
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 22-06-2020 / 18:06
ASCIENDE LUEGO DE JUGAR 363 DÍAS EN LA B

River Plate regresa a la primera división del torneo de fútbol

River Plate regresa a la primera división del torneo de fútbol
David Trezeguet, el ídolo, el más aplaudido. El delantero que huele a mundo devolvió a River a su lugar en el mundo. Así lo entendieron los hinchas, incapaces de gritar dale campeón.
 
El 23 de junio de 2012, el Club Atlético River Plate regresa a primera división del Torneo Argentino de fútbol. Asciende siendo campeón de la segunda división luego de jugar 363 días en la B.
 
Hubo alivio de luto. Volvió River. El karma de la B quedó enterrado bajo la alfombra del desahogo. No del festejo. La evidencia es que los hinchas se impusieron no gritar "dale campeón". Sí, River, el más campeón del fútbol argentino, se volvió a consagrar tras ganar un torneo pesado, larguísimo, taquicárdico.
 
River, al cabo, asomó la cabeza entre el póquer de candidatos que llegaron con chances de vuelta olímpica hasta la última fecha. La presión era de River. Era el único que tenía prohibido el pecado de no ganar. Si River no ascendía, la espada de Damocles con la que jugó 38 fechas sobre su cabeza le hubiese caído encima.
 
La Opinión Popular



Había nervios. Un equipo de músculos apretados, con los pies atados con hilos invisibles. Las tribunas eran espejos de jugadores supervisados bajo lupa. El silencio por momentos fue sintomático. La patología de River en la B se explica con el paciente ya fuera de terapia intensiva. Los jugadores están en el vestuario. La gente, en el campo. Hay invasión pero no tantos festejos como apuntados: "Passarella botón, vos sos hincha de Boca...", se señala al presidente del club de Núñez. Están los otros; los que se permiten disfrutar a pesar de que River se siente en una dimensión desconocida: "Pelado, Pelado", reconocen al entrenador Matías Almeyda. Un rato antes, el DT era la cara de River; Almeyda era River: lloraba de la emoción. Era la calma tras un terremoto de 363 días. Almeyda sabía que había llegado el alivio. Se terminaba el luto.
 
Es un sufrimiento. Once policías. Raro. La imagen es tan fría que contrasta con la fachada de una tarde de consagración. No están los hinchas en la Sívori alta. La tribuna pelada es un baile sin música; la popular, así, es la nada. Los hinchas están apiñados en el resto del Monumental. Pero les cuesta encender las gargantas, tomadas por asalto por el miedo escénico. Se entiende. River pone en juego la historia a cambio de sacudirse el barro de los pies. Lo saben hasta los rivales que ayer fueron a vomitarles morbo: quince minutos antes del comienzo, los de Almirante Brown cantan "vos sos de la B". Es el puñal. La puta manera de los hinchas de regodearse del dolor de los otros.
River está en un lugar incómodo. Es su casa, es su fiesta y ni así se relaja. El público local no se ríe hasta el final.
 
Tras el pitazo, los invasores corren por el campo, insultan a su presidente, a quien le endilgan todos los males, y lloran. Lloran porque saben que la B es del pasado. Los hinchas respiran porque River otra vez es River.
 
Los que arrancan los banderines de los córners y hacen flamear las banderitas son conscientes que el retorno a Primera fue por un camino de piedras, cuesta arriba. Descargan bronca acumulada y, también, festejan. Ensucian la cancha con su ingreso; conocen, seguramente, que no habrá vuelta olímpica. Pero quieren estar, dar testimonio. Pisar el pasto, oler el desahogo de los demás hinchas. Atrás quedaron los nervios del primer partido ante Chacarita, las críticas ante la sucesión de empates entre la cuarta y sexta fechas, las bromas por perder ante Boca, el de Corrientes, el resbalón grosero contra Atlanta en Liniers, la derrota ante Patronato, justo antes del partido de ayer. Están los hinchas grandes que lagrimean y los chicos que se ríen, porque River es campeón, no importa que sea en la B Nacional. Había que verlos. La gente arrancaba pasto, como si quisiera llevarse a River a sus casas. Tener con ellos al club que durante un año les quitó el sueño.
 
De la A. La bandera es genuina por estética y contenido: en improvisada tela y aerosol reza: "Gracias por volver, no se vayan nunca". El mensaje subliminal es que los hinchas no quieren volver a dejar de ser. A padecer un luto que ayer se cortó con un doblete de David Trezeguet.
 
Los hinchas no demoraron tanto en abandonar las tribunas como el campo de juego. Querían estar donde se cocinó la vuelta de River a Primera. Recién a las 17.51 la Policía logró que la cancha quedara vacía. De a poco los gritos fueron murmullos. Entre las sombras del Monumental se podían adivinar los recuerdos recientes de una vuelta olímpica a medias. O partida. Por un lado Chori Domínguez hizo su propio recorrido; le había llegado la hora del alivio. El otro futbolista que recorrió la pista de atletismo fue Trezeguet. El ídolo, el más aplaudido, ya está tranquilo. El delantero que huele a mundo devolvió a River a su lugar en el mundo. Así lo entendieron los hinchas. Incapaces de gritar dale campeón.
 
Por Marcelo Rodríguez
 
Fuente: Perfil

Agreganos como amigo a Facebook
River Plate regresa a la primera división del torneo de fútbol
La vuelta a Primera, el final de la pesadilla. No hubo festejo.
River Plate regresa a la primera división del torneo de fútbol
Hubo alivio de luto. Volvió River. El karma de la B quedó enterrado bajo la alfombra del desahogo.
09-07-2020 / 20:07
 
El 10 de julio de 1821, en Chañar Viejo, cerca de Villa de María del Río Seco, Córdoba, muere Francisco "Pancho" Ramírez, líder indiscutido en Entre Ríos, donde lo llamaban El Supremo Entrerriano. Fue un caudillo, uno de los principales líderes del federalismo durante los años de formación de la República Argentina.
 
Se incorporó tempranamente, en 1810, a las luchas por la Independencia y luego formó parte del partido federal, fundado por José Gervasio Artigas, con quien más tarde se enemistó, hasta combatirlo y derrotarlo, obligándolo a exiliarse. Venció a los porteños en Cañada de Cepeda, en 1820, y entró, junto a Estanislao López a la ciudad puerto, capital de la oligarquía, donde atan sus caballos a las rejas de la Pirámide de Mayo.
 
Enfrentado a quien anteriormente había sido su aliado, López, fue derrotado en Chañar Viejo. Logró escapar, pero al descubrir que su legendaria mujer, su amor, La Delfina, que había luchado a su lado valientemente durante toda la campaña, había sido capturada, regresó a rescatarla. En ese momento fue muerto de un balazo. Fue decapitado y su cabeza clavada en una pica y luego enviada a López, quien la hizo embalsamar y la exhibió en una jaula, en la puerta del Cabildo santafesino.
 
Su deslumbrante carrera política tuvo sólo tres años de protagonismo superlativo. Fueron solamente tres fugaces años en que se difundió el nombre de Pancho Ramírez por las Provincias Unidas, dejando su huella en la historia argentina y de nuestra provincia: su capacidad militar, su hombría de bien en la guerra y el profundo amor por la causa federal y su tierra entrerriana.
 
La Opinión Popular



08-07-2020 / 19:07
En Buenos Aires, el 09 de julio de 2019, falleció Fernando De la Rúa. Fue un abogado y político de la Unión Cívica Radical, el primer jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, además de haber sido tres veces senador nacional, una vez diputado nacional y candidato a vicepresidente de la Nación en las elecciones presidenciales de septiembre de 1973.
 
Fue presidente de Argentina, asumiendo por la Alianza el 10 de diciembre de 1999, sucediendo al segundo gobierno de Carlos Menem. La incapacidad fue su característica fundamental y la crisis de la convertibilidad corroía los cimentos de su Gobierno, De la Rúa la negaba y aseguraba "estoy en la plenitud de mi liderazgo". Solo le creían sus familiares.
 
Las elecciones de medio término, celebradas en octubre de 2001, redondearon una catástrofe para el radicalismo que perdió literalmente millones de votos en un bienio. De la Rúa negó que el resultaron lo afectara, aduciendo que él no se había comprometido en la disputa. Sin embargo, se plebiscitaba su gestión.
 
En dos meses posteriores, el Presidente confiscó los depósitos mediante el "corralito" pergeñado por el ministro de Economía Domingo Cavallo y decretó el estado de sitio como respuesta a las movilizaciones populares en todo el país.
 
Si bien su mandato se extendía hasta el año 2003, renunció al cargo el 20 de diciembre de 2001 cumpliendo 2 años y 10 días de gobierno, en medio de numerosas protestas sociales durante la crisis de diciembre de 2001 en Argentina. Dejó un país devastado. El neoliberalismo, una vez más, había mostrado su fracaso.
 
La consecuente acefalia presidencial obligó a la reunión de una Asamblea Legislativa que determinaría quién debía continuar ejerciendo el cargo, siendo reemplazado por Ramón Puerta, Adolfo Rodríguez Saá, Eduardo Camaño y finalmente Eduardo Duhalde en el curso de trece días.
 
La Opinión Popular

08-07-2020 / 19:07
08-07-2020 / 19:07
 
Como cada 9 de Julio reivindicamos la lucha de las masas populares contra la permanente agresión política, económica y cultural neocolonial e imperialista, que busca disolver la identidad nacional y condenar a nuestra Patria a la condición dependiente como factoría de las metrópolis imperiales, mera proveedora de materias primas y alimentos baratos.

El 09 de julio de 1816, el histórico Congreso de Tucumán proclamó la existencia de una nueva nación, libre e independiente: las Provincias Unidas de Sud América. Lo hacía cuando la Santa Alianza, de Austria, Rusia y Prusia, promovía en Europa la restauración monárquica y combatía los movimientos liberales y democráticos.

Se realizó en Tucumán por el creciente malestar de los pueblos del interior contra Buenos Aires. Desde la supresión de la Junta Grande por el Primer Triunvirato en 1811 y hasta el Directorio de Carlos María de Alvear, la elite porteña había impuesto sus criterios centralistas, desconociendo el sentimiento federal de la mayoría del interior.

Las masas populares, con sus lanzas y su fuerte sentimiento libertario, construyeron la Patria independiente con José de San Martín, las montoneras bravías del interior que nos legaron el federalismo, los ciudadanos revolucionarios de don Hipólito Irigoyen que cimentaron la democracia del Pueblo y las multitudes obreras movilizadas por Juan Perón que combatieron por la Justicia Social.

Invariablemente, la alternativa histórica fue siempre: independencia económica o subdesarrollo y miseria, e implica optar entre aceptar resignadamente la dependencia del país al FMI o luchar por la Liberación, por una Nación Justa, Libre y Soberana.

Tomamos el valiente ejemplo de San Martín que, para la Declaración de la Independencia, se impuso militarmente a los españoles y políticamente a aquellos sectores vinculados a la elite porteña que ya estaban negociando, tanto con el Imperio español como con el Reino Unido de Gran Bretaña, una nueva dependencia.

La nuestra es una historia de caudillos y masas populares. Los líderes pesaron mucho en los procesos. En 1816, San Martín, Belgrano, Güemes, Pueyrredón, Artigas, Juana Azurduy... Y la participación de las masas populares es una herencia del período independentista revolucionario, por la importancia que tempranamente tuvo la movilización popular, política y militar, en nuestra historia, desde la formación de las milicias urbanas para derrotar a los invasores británicos, y la voluntad del Pueblo que jugó un papel sin precedentes en la destitución de un virrey y el nombramiento de su sucesor.

Como decía don Arturo Jauretche"La historia es la política del pasado y la política es la historia del presente". Hoy, como siempre, peleamos por nuestra única, verdadera e irrenunciable independencia, denunciando el aparato de colonización mental montada por los países centrales y sus operadores internos, como el macrismo, para perpetuar la dependencia.


Gustavo Rearte, fundador y líder de la JP, héroe de la Resistencia Peronista
Escribe: Blas García


07-07-2020 / 19:07
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar