La Opinión Popular
                  15:54  |  Sábado 11 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Vine a terminar con los odiadores seriales y a abrir los brazos para que todos nos unamos". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 05-06-2020 / 11:06
MUCHO MAS QUE ESPIONAJE ILEGAL A OPOSITORES Y OFICIALISTAS

Se destapó la olla podrida del macrismo en la AFI

Se destapó la olla podrida del macrismo en la AFI
Un rio de podredumbre y corrupción corría bajo la Agencia Federal de Inteligencia de Mauricio Macri, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani.
Un rio de podredumbre y corrupción corría bajo la Agencia Federal de Inteligencia de Mauricio Macri, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani. Software por valores millonarios que no aparecen por ningún lado, autos blindados como el de Donald Trump que no están registrados, edificios con goteras que no se pueden arreglar porque no está previsto hacerlo "en blanco", pasajes de avión tres veces más caros y comprados por fuera de las reglas vigentes, espías que desconocen la Ley de Inteligencia.
 
La lista de disparates que aparecieron en la Agencia Federal de Inteligencia durante las primeras semanas de intervención a cargo de la fiscal Cristina Caamaño es larga y sorprendente. Pero lo más preocupante es que está incompleta: a cada rato surgen episodios que ameritan un capítulo de la vieja serie "El Superagente 86". Y van derecho a convertirse en causas judiciales.
 
Caamaño resolvió que una oficina de la Sindicatura General de la Nación (Sigen) se instale en la sede de la AFI para auditar pasado y presente de un organismo históricamente oscuro, al que quiere transparentar. La Sigen encontró de todo. Lo que sigue es una pequeña enumeración de lo hallado:
 

 
Lista escandalosa
 
-La AFI compró un programa informático por casi cuatro millones de pesos. Pagó, además, 115 mil pesos en clases de capacitación, 500 mil en horas extras para que los agentes aprendan a usarlo y 925 mil en una actualización. El programa no está y nadie sabe para qué debió haber servido.
 
-La AFI es depositaria judicial de pruebas recolectadas por la UFI AMIA sobre el atentado. Están en carpetas guardadas en un edificio semiderruido, con riesgo de incendio, goteras y filtraciones. Cuando Caamaño ordenó repararlo le respondieron que no había un procedimiento administrativo para hacerlo porque esos gastos se debitaban de partidas reservadas, sin rendir cuentas.
 
-La AFI cuenta con 210 automóviles de alta gama que no están en los registros patrimoniales. De ellos, cinco son blindados. Y se destaca una camioneta Grand Cherokee que utilizaba personalmente Gustavo Arribas y que costó 120 mil dólares y la llaman "la bestia" porque es similar al vehículo que hizo traer desde Estados Unidos Donald Trump para la Cumbre del G-20 en Buenos Aires en 2018.
 
-Pese a una disposición que obliga a la AFI a cargar combustible YPF, los vehículos se proveían de Shell (la empresa de la que fue accionista el ex ministro de Energía Juan José Aranguren) porque la estación de servicio más cercana a la sede de la central de espías de la calle 25 de Mayo es de la petrolera holandesa.
 
-La AFI está obligada por una normativa de 2012 a comprar los pasajes para sus misiones al interior y exterior a través de la agencia de viajes Optar, de Aerolíneas Argentinas. Sin embargo, durante los últimos años los compró a dos agencias privadas y pagó en promedio el triple del precio de cada pasaje.
 
-Pese a que desde 2012 los trabajadores están obligados a percibir sus salarios mediante el sistema bancarizado, la mayoría de ellos siguen cobrando en efectivo, en sobres de papel que les son entregados en mano en las sedes de la AFI, especialmente en la casa central.
 
-Agentes de la AFI se infiltraron en marchas de reclamos docentes, especialmente las encabezadas por Roberto Baradel. También hay registros de infiltraciones en las marchas del "Ni una menos".
 
-Desde la AFI se vendían armas, escudos antitumultos y máscaras antigás a los empleados. El importe era descontado de los recibos de sueldo. La auditoría encontró registros por 1,7 millones de pesos. Pero el dinero descontado no está en ninguna parte, nadie sabe adónde fue a parar ni para qué se utilizó.
 
-La intervención cesó con la utilización de seis polígrafos, aparatos conocidos vulgarmente como "la máquina de la verdad", similares a los utilizados por el periodista Samuel "Chiche" Gelblung en sus programas de TV.
 
-Los polígrafos eran utilizados en interrogatorios ilegales, incluso en investigaciones internas. Generaban terror entre los empleados, a punto tal que una mujer llegó a contar entre llantos cómo había sufrido abuso sexual cuando era niña, para "demostrar" que decía la verdad.
 
-La AFI no informaba al Estado sobre su nómina de personal. De sus registros internos se desprende que entre 2018 y 2019 pasaron de planta transitoria a planta permanente 905 agentes, gran parte de ellos después de las PASO de 2019.
 
-Muchos de esos agentes fueron sometidos a exámenes de capacitación para asignarles tareas con la llegada de la intervención. Demostraron desconocer la Ley de Inteligencia. En un esquema de pruebas múltiple choice, la nota promedio fue 3,8.
 
-Una de las preguntas del examen era "quién escribió el libro Operación Masacre?". La mayoría lo desconocía, pero hubo quienes dijeron que el autor era Jorge Rafael Videla.
 
Por Néstor Esposito
 
Fuente: Tiempo Argentino
 

Agreganos como amigo a Facebook
Se destapó la olla podrida del macrismo en la AFI
Sede de la AFI en 25 de Mayo 11, CABA.
11-07-2020 / 09:07
El diputado Fernando Iglesias y la ex ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, fueron denunciados por "incitación a la violencia" y "daño agravado" por ser convocantes de las manifestaciones virulentas realizadas el 9 de julio con epicentro en el Obelisco.
 
La denuncia, presentada por el abogado José Luis Ferrari,  acusa a la presidenta del PRO y al diputado de ser responsables de los hechos violentos en la movilización y de fomentar la violación de la cuarentena obligatoria.
 
¿De qué manera se puede definir al sector de la dirigencia macrista más gurka que convocó a la población a desafiar la cuarentena social y salir a las calles a protestar este 9 de julio con un claro sentimiento de oposición al gobierno nacional? ¿No queda claro que fue una incitación a la violencia?
 
Sus consignas, sus gestos, hasta sus actos de violencia contra sus adversarios, son evidentes. Los que salieron a la calle no hicieron más que multiplicar aquellos gestos, volverlo masivo y traducirlo en un acto de barbarie contra un grupo de comunicadores al que identificaron como "oficialistas". Y después, la ausencia de autocrítica seria sobre estos desbordes violentos.
 
El presidente Alberto Fernández, en su discurso por la fecha patria, hizo una clara convocatoria a la unidad nacional: "Vine acá para terminar con los odiadores seriales y para que todos nos unamos. No vengo a instalar un discurso único. Sé que hay diversidad, la celebro y propicio", expresó.
 
Al día siguiente el diario ultra macrista Clarín le dedicó dos títulos en su tapa: "Fernández, duro en el discurso del 9 de julio. 'Voy a terminar con los odiadores'"; y un poco más abajo: "Alberto cae en la trampa de la política extrema".
 
No hace falta demasiada astucia para reconocer la matriz derechista de semejante interpretación -y distorsión- de las palabras del presidente. Es bien sabido que ese diario fue uno de los principales fogoneros de la movilización y que su línea editorial es favorable al macrismo kamikase, que es la fuerza que representa como ninguna otra a la derecha argentina.
 

11-07-2020 / 08:07
Los actos anticuarentena como el del 9 de Julio pasado convocan pelajes de todos los colores, algunos con protestas más legítimas que otros, pero todos con el mismo común denominador de odio y violencia.
 
No se trata de un pequeño sector que no representa a la mayoría de los que asisten porque la violencia es generalizada, está en el tono de las consignas que gritan, en los carteles que llevan y en la actitud de los manifestantes.
 
No puede ser de otra forma porque la convocatoria es en términos violentos y porque sus referentes se expresan en forma violenta. Los manifestantes acatan los términos como fueron convocados y reproducen las actuaciones de sus referentes.
 
Hay una responsabilidad política por este tipo de manifestaciones que llevan a su punto más crítico la posibilidad de convivencia con la mayoría de las personas que piensa de otra forma.
 
Cada golpeador y agresor tiene una responsabilidad, pero la alianza Juntos por el Cambio y el grupo de periodistas afines al macrismo deberían asumir la responsabilidad principal de este fenómeno que atenta contra la posibilidad de vivir en paz y en democracia.
 
No hay un reclamo puntual, como puede ser una marcha por aumento salarial o en defensa de las jubilaciones. Los planteos que se escuchan ni siquiera están en relación con la consigna de la convocatoria, que se convierte en una excusa.
 
El odio está puesto en el otro. Odian al gobierno que no es el que ellos quieren. No conciben que tendrán oportunidad de volver a votar. Si no es el gobierno que ellos quieren, hasta ahí llega el concepto que tienen de democracia.
 
Convertir a la cuarentena por la peste en una dictadura stalinista es de un silogismo tan simplón que no resiste la inteligencia de un mono. 
 

10-07-2020 / 13:07
"En los últimos meses surgió un virus nuevo, no hay motivo para el pánico."
"El miedo y el pánico te hacen tomar decisiones extremas que después resultan estúpidas y muy destructivas."
 
Parece una única frase de un único autor. Pero son dos, con diferentes emisores. La primera pertenece al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. La segunda, a Mauricio Macri.
 
No son lo mismo. En realidad, a favor de Bolsonaro, hay que decir que su frase es del 6 de marzo de este año, cuando no había ningún muerto y apenas 9 contagiados de coronavirus en Brasil. Ese día, en Argentina había 8 contagiados y 1 muerto.
 
La de Macri es de la noche del 8 de julio, cuando los contagiados en Brasil llegaban a 1.716.196 y los muertos a 68.055. En la Argentina, los contagiados sumaban 87.030 y los muertos 1.694.
 
Ya se hizo costumbre preguntarse qué hubiera pasado en Argentina si las elecciones de 2019 las hubiese ganado Macri. Por suerte, nunca lo sabremos. Y las especulaciones contrafácticas no tiene mayor sentido.
 
Pero sí resulta relevante conocer qué opina la principal figura de la oposición sobre la amenaza del coronavirus y cuáles son las políticas que impulsa para enfrentarla. Para ello, las definiciones que dejó en la entrevista que difundió este miércoles resultan reveladoras.
  
Lo primero que hace Macri es destacar la frase que inicia esta nota. Considera que el mundo "tomó decisiones extremas y estúpidas" para enfrentar la pandemia. Y sorprende con la confesión de que hace poco leyó un libro, y "lo volví a releer" asegura orgulloso, donde el médico sueco Hans Rosling sostiene que para tomar estas decisiones no hay que guiarse por "el miedo o la intuición" sino "por los datos".
 
Resulta difícil descubrir a qué datos se refiere Macri, que en el curso de la entrevista acusa a la Organización Mundial de la Salud de haber "confundido" al mundo con sus instrucciones equivocadas, en línea con lo afirmado con Donald Trump.
 
Para hacerlo, elige el ejemplo extraordinario de una clave fundamental que él descubrió, y que se le había pasado por alto a los epidemiólogos de todo el mundo: "en esta globalización no se tuvo en cuenta que mientras hay unos que están en verano hay otros que están en invierno".
 
En realidad, como lo demostró en su gobierno dinamitando a los sistemas: científico y de salud pública, no solo rebajándolos de ministerios a secretarías sino desfinanciando hasta la asfixia a cada una de sus partes, ni Macri ni sus más leales seguidores están pensando en datos científicos.
 
Por eso crearon el término de "Infectadura", para burlarse de que se tome en cuenta la opinión de los infectólogos a la hora de tomar decisiones sobre cómo combatir la pandemia.
 

10-07-2020 / 11:07
Nuevo "banderazo" anti cuarentena con las consignas de siempre. La protesta porteña se concentró en el obelisco, aunque hubo grupos también en Belgrano y frente a la quinta de Olivos. Las demostraciones de a pie no fueron muy importantes, unos cientos de personas terminaron frente a la Casa Rosada, pero algunos miles se manifestaron desde sus lujosos autos en contra el gobierno. Hubo protestas en varias ciudades del interior.
 
En el centro porteño, una turba de manifestantes exaltados se acercaron al móvil de C5N y en medio de insultos y gritos golpearon la camioneta de los trabajadores de prensa que realizaban la cobertura periodística de la manifestación en el lugar. El SiPreBA (sindicato de prensa) repudió la brutal agresión.
 
El ataque ocurrió dentro del contexto de manifestaciones en distintos puntos del país referidas como "anticuarentena" o "por las libertades y la República". Las mismas son supuestamente auto convocadas desde las redes sociales, pero es visible la manipulación y el aliento dado por sectores políticos de la oposición de derecha macrista.

En la concentración en el Obelisco algunos de los manifestantes impidieron realizar el trabajo a periodistas y el equipo de C5N, mediante golpes al móvil, a sus ventanillas, insultos y gritos de amenaza a los trabajadores. El móvil terminó siendo expulsado del lugar a los empujones. Luego, persiguieron y golpearon en patota al periodista Ezequiel Guazzora y los de Crónica TV también tuvieron que soportar amenazas de los manifestantes. Repudiable. 

Indudablemente que no es todo el macrismo, sino grupos minoritarios y violentos, odiadores seriales porque fueron derrotados en las urnas en las últimas elecciones. Un macrismo residual cada vez más agresivo, profundamente anti democrático. Quieren imponer un clima de violencia política porque no conciben una sociedad democrática e igualitaria. Una sociedad que pueda pensar en el bien común de la mayoría de los argentinos.
 

09-07-2020 / 13:07
Los ex jefes de la Agencia Federal de Inteligencia durante el gobierno de Mauricio Macri,  Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, fueron imputados por la venta irregular y a precio irrisorio de armamento a funcionarios y agentes en actividad. La medida fue tomada por el fiscal federal Ramiro González, quien además le solicitó al juez federal Daniel Rafecas una serie de medidas de prueba para iniciar la investigación.
 
La cúpula de la AFI macrista ya está siendo investigada por espionaje ilegal a políticos oficialistas y opositores, dirigentes sociales, periodistas y empresarios, entre otros. En este caso, se trata de una causa iniciada a partir de una denuncia de la actual interventora de la AFI, Cristina Caamaño, quien detectó que la Agencia hizo una venta ilegal de 296 armas propias, de distinto calibre, entre 73 espías y funcionarios a precios que eran un 20 por ciento de su valor real, y con mínimos requisitos.
 
Ahora, el fiscal imputó tanto a Arribas como a Majdalani, y también al ex titular de la Dirección de Seguridad de la AFI, cuyo nombre se mantiene en reserva en virtud de la ley de inteligencia.
 
Entre las primeras medidas, el fiscal González solicitó que se realice una tasación del armamento cuestionado y que se le consulte a la Agencia Nacional de Materiales Controlados si los organismos estatales están facultados a comercializar sus armas entre funcionarios y agentes.
 
De acuerdo con la denuncia, el ilícito se basó en dos resoluciones dictadas por Arribas en 2017 y 2018, que habilitaron esta suerte de mercado de armas en la AFI: primero se declaró al armamento en condiciones de "rezago" "por no resultar económicamente rentable ni factible su recuperación" y, en función de eso, se autorizó su venta "a los agentes pertenecientes a la Agencia que posean credencial de legítimo usuario". El procedimiento de venta que aprobaba consistía en el descuento del valor establecido a través del pago de haberes. 
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar