La Opinión Popular
                  04:09  |  Sábado 06 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“La pandemia nos demostró que vivimos en un país injusto y que la calidad de vida incide fuertemente en el riesgo de contagio”. Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 21-05-2020 / 11:05
AUNQUE PATALEEN LOS MÁS RICOS ENTRE LOS RICOS

Alberto Fernández dio el aval para avanzar con el impuesto a la riqueza

Alberto Fernández dio el aval para avanzar con el impuesto a la riqueza
Los trolls liberales y macristas saldrán en manada a enfrentar con retórica de escritorio la intención. Con argumentos vacíos de realidad, se olvidarán de la excepcionalidad del momento que atraviesa el mundo e intentarán desacreditar a la política y al accionar de un Estado que debe asignar los recursos de una manera mucho más eficaz y que, para eso, recurre a medidas fiscales. En las imágenes: Rocca, Bulgheroni, Pérez Companc, Roemmers y Pérez, los cinco más ricos de la Argentina.
El impacto de la pandemia del Covid-19 se expendió a nivel mundial, con efectos sanitarios y económicos que son espantosos. Ante esta situación, la necesidad de los Estados para contar con fondos para hacer frente a los gastos derivados de la contención del coronavirus y la asistencia a las personas y empresas afectadas, hace que en muchos países surjan iniciativas para cobrar un impuesto a las grandes fortunas, similar al que impulsa en la Argentina el Frente de Todos.
 
El diputado y titular de la comisión de Presupuesto, Carlos Heller, aseguró que el presidente Alberto Fernández le comunicó su respaldo al proyecto de ley que busca crear un aporte por única vez de las grandes fortunas para atender la emergencia sanitaria y dijo que el jefe de Estado espera que lo traten "pronto". La iniciativa abarca a universo de unas 12 mil personas y se recaudará unos 3.000 millones de dólares para reforzar la recaudación, que tuvo una fuerte caída como consecuencia de la crisis económica.
 
"Yo diría que tenemos el total apoyo al proyecto, que lo ve como un buen proyecto y una buena contribución, en un momento en que el país necesita esos recursos para afrontar los gastos generado por la crisis de una manera notable", dijo Heller después de una reunión en la Residencia de Olivos, donde también estuvo el jefe del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner
 

 
Heller relató que le dieron detalles al Presidente sobre el proyecto que permitirá afrontar los gastos de la emergencia sanitaria y económica que generó la pandemia de coronavirus. Según Heller, el apoyo del Presidente se sustenta en que se trata de "una contribución importante en un momento que el país necesita generar recursos en función de las políticas públicas".
 
El bloque del Frente de Todos buscará presentar en los próximos días el proyecto para crear un aporte que será por "única vez" a las grandes fortunas. Heller aclaró que "no hay ningún impedimento político" para tratar el proyecto. La intención del bloque que conduce Máximo Kirchner es poder comenzar el tratamiento en la comisión en forma inmediata a la presentación del proyecto y allí empezar a enhebrar los acuerdos con el resto de las bancadas.
 
Los trolls liberales y macristas saldrán en manada a enfrentar con retórica de escritorio la intención. Con argumentos vacíos de realidad, se olvidarán de la excepcionalidad del momento que atraviesa el mundo e intentarán desacreditar a la política y al accionar de un Estado que debe asignar los recursos de una manera mucho más eficaz y que, para eso, recurre a medidas fiscales.
 
La Opinión Popular
 
 
AUNQUE PATALEEN LOS MAS RICOS ENTRE LOS RICOS
 
Por qué es necesario un impuesto a la riqueza en Argentina
 
Un trabajo de la Cepal sostiene que en América Latina la imposición a los patrimonios es mínima en gran parte de las naciones con mayor concentración de la renta.
 
El mundo entero se encuentra atónito ante la pandemia del Covid-19. Sin experiencia histórica, los países van respondiendo teniendo en cuenta sus particularidades, costumbres e idiosincrasia. Pero lo que avanza tan rápido como el coronavirus es el entendimiento de un Estado que asigne los recursos de una manera mucho más eficaz y que, para eso, recurre a medidas fiscales.
 
El gobierno nacional afronta una compleja situación. A la profunda crisis heredada se le suma el intempestivo Covid-19. Con recursos más escasos que lo normal, se piensa en un impuesto a la riqueza para poder financiar la protección a los más humildes y al empleo.
 
Si bien es cierto que nuestro país tiene un sistema tributario grande y desordenado, en donde ya hay un impuesto al patrimonio, finalmente parece que se tomará la decisión de ir, por lo menos de manera momentánea, en la urgencia, por una contribución extraordinaria de aquellas personas cuya riqueza supere un determinado umbral.
 
 
Palabra de Pickety
 
El economista francés especializado en distribución de la renta y desigualdad económica Thomas Piketty, dice que "como no logramos regular el capitalismo, hacer pagar impuestos a los más ricos y tener una economía más justa, nos desatamos golpeando a los pobres".
 
Piketty propone cobrar un impuesto global a la riqueza para poder redistribuirlo a toda la población, que eso asegura un piso de igualdad, que, a su vez, fortalece al propio capitalismo al aumentar el consumo, el ahorro y la inversión. En ese sentido, sostiene que "en Estados Unidos, entre 1930 y 1980, es decir, durante la mitad del siglo, de media, la presión fiscal fue del 82 por ciento. Aparentemente, esto no destruyó el capitalismo americano".
 
La excandidata a presidente y una de las dirigentes demócratas más relevantes de Estados Unidos, Elizabeth Warren, propuso "un impuesto a los ultramillonarios". Según publicó, "el resultado (de las decisiones económicas norteamericanas) es una concentración de riqueza extrema que no se ve en ninguna otra economía líder en el mundo.
 
Los 400 estadounidenses más ricos tienen actualmente más riqueza acumulada que todas las familias afroamericanas y un cuarto de las familias latinas combinadas. Según un análisis de los economistas Emmanuel Sáez y Gabriel Zucman, de la Universidad de California-Berkeley, los estadounidenses más ricos, el 0,1% de la población, han casi triplicado sus riquezas de un 7% a un 20% desde finales de los '70 hasta 2016, mientras la porción de riqueza que comparte el otro 90% de la población ha disminuido del 35% al 25% durante ese mismo período.
 
Es decir, las 130,000 familias más ricas de los Estados Unidos ahora tienen casi la misma cantidad de riqueza que más de 110 millones de familias.
 
Warren sentencia que esto es "un pequeño impuesto sobre las grandes fortunas puede generar el dinero suficiente para reconstruir la clase media de los Estados Unidos".
 
 
Creciente desigualdad
  
Si miramos en casa, Rubén Lo Vuolo, economista especialista en estos temas, habla de que "políticas de este tenor deberían formar parte ineludible de cualquier programa de gobierno que pretenda revertir la crisis fiscal y la creciente desigualdad distributiva en Argentina".
 
Se percibe, relata un trabajo de la Cepal, que en América Latina la imposición a los patrimonios es mínima en gran parte de las naciones con mayor concentración de la renta. Tal así que en Argentina, según estudios privados, un impuesto extraordinario de este tipo podría recaudar el 1 por ciento del PBI, que en casos como los de hoy, podrían usarse para enfrentar la emergencia.
 
Con raras excepciones, la tributación al patrimonio es una tarea compleja desde la perspectiva administrativa, ya que la determinación del impuesto involucra tareas técnicas y costosas de identificación y valuación del patrimonio. A pesar de esto, los estudios sugieren que hay un amplio margen para aumentar los ingresos fiscales provenientes de la imposición patrimonial que contribuirían a mejorar la equidad y progresividad de los sistemas tributarios. Situación que podría generar un nuevo panorama en nuestro país para avanzar hacia una Argentina más justa.
 
 
"El mundo" lo hace
  
Alemania, España, Francia, Noruega o Uruguay cobran, en diferentes versiones, un impuesto sobre el patrimonio. La evidencia empírica demuestra que un impuesto al patrimonio o a la riqueza no solo se vuelve, en el caso de cobrarlo de manera correcta, un importante ingreso para las finanzas públicas de un país, sino que es el arma recomendada por los organismos internacionales para combatir la pobreza y mejorar la redistribución de la riqueza.
 
Todos estos datos se refieren a un mundo sin coronavirus, donde la hiperglobalización maximizaba la cantidad de servicios financieros y la especulación. Ahora, con una crisis sin precedente, el impuesto a la riqueza tomó una relevancia absoluta.
 
En un planeta que está cambiando, la justicia social toma un papel preponderante. Los países que financian a los ángeles guardianes del liberalismo empezaron a tomar decisiones en este sentido y el impuesto a la riqueza se vuelve imprescindible para tener recursos que se destinen a cuidar a las poblaciones más vulnerables, para generar estímulos que preserven el empleo e ir hacia una Argentina un poco más justa.
 
Por Leonardo Anzalone
 
Fuente: Tiempo Argentino
 

Agreganos como amigo a Facebook
05-06-2020 / 12:06
Miguel Acevedo le sonrió todo lo que pudo a la camarita de su laptop. Estaba en su casa pero de saco y corbata, igual que el resto de los directivos de la Unión Industrial. -El milagro de la pandemia es que la AFIP sea la buena de la película. ¡Hay que agradecer!
 
Fue el martes a la tarde y Mercedes Marcó del Pont le acababa de dar dos buenas noticias en medio de la caída libre que atraviesa la economía: que la recaudación cayó un poco menos en mayo que en abril, tal como se oficializó al día siguiente, y que la semana que viene se deposita la parte de los sueldos que paga el Estado a los empleados cuyos patrones solicitaron la Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP).
 
Con el malo de la película le tocó hablar anoche. El presidente del Banco Central, Miguel Pesce, le prometió -también por videoconferencia- que no complicará el acceso a dólares de las industrias que quieran importar.
 
La inquietud de todo el empresariado apareció el viernes pasado, cuando Pesce estableció que las empresas que posean dólares declarados en el exterior deberán usarlos para pagar las importaciones que quieran hacer. Y que recién cuando los hayan gastado podrán acceder a más en el mercado oficial.
 
Acevedo ya había protestado diplomáticamente contra esa resolución anteayer, cuando Alberto Fernández lo recibió en Olivos junto a una docena de CEOs de grandes empresas, como Javier Madanes (Aluar), Luis Pagani (Arcor), Sergio Kaufman (Accenture), Luis Perez Companc (Molinos) y Daniel Herrero (Toyota).
 
El Presidente lo miró a Matías Kulfas. "Es algo temporario", aclaró el ministro de Producción. "Y además, con los insumos para la industria no deberían tener problema", agregó.
 

05-06-2020 / 11:06
04-06-2020 / 11:06
"Expresamos nuestra condena a los graves hechos de violencia institucional que se han suscitado en los últimos días en nuestro país y que son de conocimiento público", indicó el partido de la derecha en un comunicado que firmó el ex secretario de Derechos Humanos Claudio Avruj, pero no la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, quien -como ministra de Seguridad- justificó el asesinato por la espalda de personas a manos de policías y prefectos.
 
Se entiende por qué la omisión: como ministra de Seguridad, Bullrich justificó cuanto acto de violencia institucional ocurrió durante su paso por el gobierno de Mauricio Macri. El mandatario, dicho sea de paso, recibió en Casa Rosada y felicitó al policía Luis Chocobar, mientras estaba siendo investigando penalmente por matar por la espalda al sospechoso de un delito.
 
Bullrich también justificó el asesinato del joven mapuche Rafael Nahuel por la espalda por parte de integrantes de la Prefectura. Antes de que siquiera comenzara la investigación penal, la ministra emitió un comunicado en el cual aseguró que los prefectos habían sido atacados por poco menos que un comando guerrillero.
 
Nunca se encontraron evidencias de esto, pero la entonces ministra jamás se retractó. De hecho, dijo que en casos de violencia institucional como ese "no necesitamos pruebas: le otorgamos el carácter de verdad a la versión de Prefectura". Lo mismo hizo a lo largo de las semanas y semanas que estuvo desaparecido Santiago Maldonado: defendió sin pruebas a los gendarmes y se negó a hablar de desaparición forzada (un término que, por suerte, ahora el PRO aprendió a usar en su comunicado).
 
La nueva posición del PRO despertó ironías y críticas en las redes, donde no dudaron de tildarlos de farsantes. 

04-06-2020 / 10:06
Comienza un proceso alentador en nuestro país, quizás oscurecido hoy por la contundente irrupción del Covid-19. La rescisión de los polémicos contratos de obras públicas realizados durante el macrismo bajo el sistema de Participación Público Privada (PPP), un modelo de contratación muy perjudicial para el Estado pero que no prosperó por la crisis financiera.
 
El gobierno de Alberto Fernández puso en marcha el proceso para la rescisión de los seis contratos de obras de corredores viales que habían sido adjudicados por Mauricio Macri bajo la cuestionada modalidad PPP en julio de 2018. Ya en plena crisis externa y con el país con el crédito externo cortado, salvo el acuerdo con el FMI, el gobierno de Mauricio Macri firmó contratos bajo una modalidad que sólo había provocado fracasos y sospechas en el mundo.
 
El programa PPP, participación público-privada, es un modelo por el cual las mismas concesionarias debían obtener el financiamiento y realizar las obras, a cambio de la explotación comercial de las rutas y autopistas licitadas. Es decir, las concesionarias contrataban una deuda que después debía pagar el Estado, mientras que aquéllas se quedaban con el negocio del peaje y de la renta de los espacios comerciales que se desarrollaran a lo largo de las rutas (estaciones de servicio, por ejemplo).
 
La marcha atrás con el modelo PPP es una buena noticia. Ese engendro ya había fracasado en Europa dejando un tendal de deudas siderales que debieron ser afrontadas por los Estados. Se trata de un sistema que, como todo producto "made in neoliberalismo", privilegia las finanzas por sobre la producción.
 
En este caso las grandes empresas constructoras -multinacionales muchas de ellas- se hacían cargo de las obras viales licitadas, de su financiamiento y, como frutilla del postre, de la futura explotación de las autopistas. Todo cotizado en dólares, con tasas de interés altísimas y, por supuesto, con el Estado como garante del negocio de los privados. 
 

03-06-2020 / 12:06
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar