La Opinión Popular
                  07:41  |  Viernes 29 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“La pandemia nos demostró que vivimos en un país injusto y que la calidad de vida incide fuertemente en el riesgo de contagio”. Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 13-05-2020 / 10:05
MESA JUDICIAL PRO

Denunciarán en la justicia al macrismo por la cacería de jueces que ejecutó

Denunciarán en la justicia al macrismo por la cacería de jueces que ejecutó
La Justicia estuvo asfixiada durante los cuatro años que gobernó Mauricio Macri. Hubo presiones y operaciones mediáticas contra distintos magistrados. Aquellos que no se alinearon con los intereses de la Casa Rosada sufrieron denuncias penales y en el Consejo de la Magistratura.
La primera que se decidió a hablar fue la jueza de la Cámara Federal de Casación Penal, Ana María Figueroa. Días atrás, entrevistada por un periodista, denunció que durante el gobierno de Mauricio Macri un alto funcionario, "que estaba por debajo del ministro de Justicia", entró a su despacho para presionarla por la causa sobre el memorándum con Irán. Además dijo que no fue esa la única metodología empleada, ya que las presiones también llegaban a través de "títulos de diarios".
 
Horas después la jueza federal de San Martín, Martina Fons, consultada sobre la denuncia de su colega, afirmó que durante el macrismo las presiones formaban parte de "un plan sistemático" y que en su caso las recibía de Esteban Conte Grand y Graciela Ocaña. Además recordó que su marido fue despedido del Ministerio de Justicia acusado de "socialista".
 
Por su parte, el juez de la Cámara del Trabajo, Luis Rafaghelli, sumó su voz para recordar que bajo el gobierno anterior "no se respetaba la independencia judicial" y que los jueces laborales fueron víctimas de infinidad de operaciones del Poder Ejecutivo, especialmente aquellos que fallaban en contra de los despidos masivos que el macrismo producía en el Estado.
 
El último -hasta ahora- en hablar del tema fue el juez de la Cámara de Casación Penal, Alejandro Slokar, quien en una entrevista no dudó en afirmar que "existió persecución ideológica y hubo intento de disciplinamiento de muchos jueces" durante los años del macrismo.
 
Esta seguidilla de declaraciones parece estar indicando que no pocos magistrados del Poder Judicial se han decidido a denunciar el clima opresivo que sufrieron por no allanarse a dictar fallos a gusto del paladar macrista. El gobierno nacional ya se prepara para denunciar las presiones del macrismo a jueces durante el mandato de Mauricio Macri. "Tengo varias denuncias preparadas por actividades. Estoy esperando que vuelva la actividad judicial para presentarlas", confirmó la titular de la AFI, Cristina Caamaño.
 

 
El ejemplo más obsceno fue, sin dudas, el del juez de Avellaneda, Luis Carzoglio, sobre quien el gobierno de Macri ejercía fuertes presiones para que meta preso al sindicalista Pablo Moyano. A ese magistrado lo visitaron dos espías de la AFI para entregarle un escrito con la orden de detención del dirigente gremial. El juez rechazó la ofensiva pero pagó cara su osadía: terminó suspendido por una causa amañada en el Consejo de la Magistratura.
 
Los jueces Jorge Ballestero y Eduardo Farah de la Cámara Federal de Apelaciones tuvieron que abandonar el tribunal apremiados por el Consejo de la Magistratura luego de haber cometido el "pecado" de dejar libres a Cristóbal López y Fabián De Souza. Los empresarios eran objeto de una furiosa persecución, y estuvieron más de dos años detenidos con prisión preventiva, porque se negaron a poner el canal C5N al servicio de la ofensiva macrista.
 
María Romilda Servini, la jueza más antigua del fuero federal porteño, afirmó, con relación a las presiones que llegaban a su juzgado, que "esto yo no le he vivido con ningún gobierno en 42 años de justicia".
 
La Opinión Popular
 
 
MESA JUDICIAL PRO
 
La titular de la AFI adelantó que el Gobierno denunciará las presiones del macrismo a jueces
 
El gobierno nacional ya se prepara para denunciar las presiones del macrismo a jueces durante el mandato de Mauricio Macri. "Tengo varias denuncias preparadas por actividades. Estoy esperando que vuelva la actividad judicial para presentarlas", confirmó la titular de la AFI (Agencia Federal de Inteligencia), Cristina Caamaño.
 
La director a de la Agencia Federal de Inteligencia lo adelantó en medio de una semana donde dos juezas denunciaron públicamente a la mesa judicial de Macri y el ex senador PRO Federico Pinedo reconoció que desde Cambiemos era normal apretar magistrados.
 
Sobre el ya reconocido caso del juez Luis Carzoglio, "visitado" por dos altos cargos de la AFI para presionarlo exigiéndole la detención de Hugo y Pablo Moyano, Caamaño aseguró en diálogo con Página 12: "El doctor Carzoglio es un funcionario público y por lo tanto es quien tiene que denunciar la existencia de un apriete o un delito. Está obligado. Pero si después un juez cita a esos directores de la AFI, ellos están obligados a pedir el levantamiento del secreto que deben guardar. No pueden ir a declarar así como así. Y yo también estoy obligada".
 
La directora de los espías amplió: "Si encuentro documentación sobre un delito, tengo la obligación de hacer la denuncia. De manera que, efectivamente, tengo varias denuncias preparadas por actividades. Estoy esperando que vuelva la actividad judicial para presentarlas".
 
Por otra parte, Caamaño adelantó: "No puedo revelar mucho. Pero es cierto que hemos encontrado documentación que acredita actividades ilegales, como seguimientos ilegales, espionaje ilegal, presiones indebidas que constituirían delitos. Pongamos, por ejemplo, que a usted como periodista lo hayan estado siguiendo y espiando y que hay pruebas de eso acá, en la AFI. Yo tengo la obligación de hacer la denuncia y las voy a hacer. Tengo varias denuncias preparadas, se lo reitero".
 
Esta semana, la jueza de San Martín Martina Forns rompió el silencio luego de que se cumplieran cuatro años de la brutal persecución que sufrió de los medios, el anterior gobierno y el propio Poder Judicial, y reveló los nombres de los principales operadores políticos del macrismo en la Justicia.
 
Se trata de la jueza de San Martín a quien le habían pedido el juicio político en 2016, luego de su fallo a favor de los amparos contra la suba de tarifas eléctricas de Mauricio Macri. Incluso trolls macristas hicieron un escrache violento en las redes sociales y hasta le pusieron una bomba en la puerta de su casa.
 
La jueza dijo que "no le sorprendió" la presentación en su contra porque molestó "demasiados intereses" pero insistió en que cuenta con "fundamentos conforme a derecho". "Había numerosos operadores en la justicia y lo sabíamos muchísimos. El ministro de Justicia, Garavano, tenía su operador. En mi caso fue (el jefe de gabinete del ministerio, Esteban) Conte Grand. Fue el que hizo echar a mi marido", sentenció sobre el final.
 
Además, reveló que Graciela Ocaña fue una de las operadoras del Gobierno de Mauricio Macri y que los pedidos de jury en su contra estuvieron motorizados por la actual diputada nacional opositora junto a "algún trasnochado que necesitaría un favor del Estado".
 
La magistrada rompió el silencio luego de que se cumplieran cuatro años de la brutal persecución que sufrió de los medios, el anterior gobierno y el propio Poder Judicial. En declaraciones a Víctor Hugo Morales, en la AM 750, aseguró que debió enfrentar "los pedidos de jury en el Consejo de la Magistratura, por su puesto en mi caso, con operadores como Graciela Ocaña o algún trasnochado ahí, que necesitaría un favor del Estado".
 
Por su parte, la vicepresidenta Cristina Kirchner apuntó contra el ex presidente Mauricio Macri y el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta luego de que la jueza de la Cámara Federal de Casación Penal Ana María Figueroa denunciara que fue presionada por Juan Bautista Mahíques, exconsejero de la Magistratura por el Ejecutivo en el gobierno de Macri en el marco de la causa memorándum de Irán.
 
"Acabo de escuchar en @AM750  a la jueza Ana María Figueroa de la Cámara Federal de Casación Penal, contando cómo fue presionada por Juan Bautista Mahíques, exconsejero de la Magistratura por el Ejecutivo en el gobierno de Mauricio Macri, en el marco de la causa memorándum de Irán", escribió Cristina Kirchner en su cuenta personal de Twitter.
 
Fuente: El Destape
 

Agreganos como amigo a Facebook
28-05-2020 / 11:05
Hay dos cosas seguras si Mauricio Macri está en el gobierno: la aplicación sin piedad del nefasto modelo neoliberal y las operaciones de espionaje a gran escala. Ahí están sus gestiones como jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y como presidente de la Nación para corroborarlo.
 
Si algún día fuera ungido nuevamente como gobernante -posibilidad que hoy aparece como muy remota pero que no debería descartarse definitivamente si se tiene en cuenta el caudal de votos que obtuvo el año pasado tras cuatro años de gestión calamitosa- podemos estar seguros de que esas dos facetas volverán a brillar en todo su esplendor.
 
Es imposible concebir a Macri, el que mandó a espiar a su hermana y su cuñado, sin tales atributos. La concentración de la riqueza -y su consecuencia directa: la multiplicación de la pobreza- y el espionaje como instrumento de coerción forman parte del ADN macrista por encima de cualquier otro rasgo.
 
"Te escuchaban los teléfonos, te leían los mails, te apretaban con la AFIP. Tenían un aparato del Estado, que pagábamos nosotros, para perseguir a los que pensaban distinto o a los propios que pudieran descarriarse. #SiSePuede", disparó el conductor televisivo Marcelo Tinelli, desde su cuenta en Twitter. No se salvaba nadie.
 
Ayer, la Comisión Bicameral de Inteligencia abrió un sumario para investigar delitos en la Agencia, una trama de espías, arrepentidos y amenazas en la AFI macrista. El plenario de la Comisión acordó investigar el caso revelado por un narco arrepentido, quien contó que actuó como sicario contratado por la Agencia Federal de Inteligencia en 2018. 
 

27-05-2020 / 12:05
27-05-2020 / 11:05
Como se sabe, los ricos no piden permiso. La conductora ultra macrista se encontraba realizando la cuarentena en la Ciudad de Buenos Aires, y según trascendió, el sábado, Susana Giménez violó el aislamiento social preventivo y obligatorio al viajar en un avión privado hacia la ciudad uruguaya de Montevideo. La propia Susana lo confirmó y hasta se quejó por los trámites. "Llené más papeles que si hubiera viajado a Rusia durante el comunismo", lamentó.
 
La decisión de Susana generó fuerte malestar en la gente, algo similar a lo ocurrido con el empresario millonario Nicky Caputo, que se fue con toda su familia a Estados Unidos en medio de la pandemia. Partió en un vuelo privado hacia Fort Lauderdale, en Florida. Para hacerlo, alegó la necesidad de repatriarse en Estados Unidos. Mauricio Macri se quedó sin su "hermano del alma".
 
Después de rajarse a Uruguay, la millonaria conductora se mostró muy preocupada porque sus perros no la reconocieron."Yo me sé cuidar sola, no preciso que me encierren en mi casa con llave, yo me cuido sola y sé muy bien lo que tengo que hacer", exclamó Giménez en declaraciones televisivas, y añadió: "Los presos están en la calle ¿nosotros vamos a estar presos? Es el año más espantoso que estamos viviendo, y el gobierno no sabe bien qué hacer", subestimando el poder legal constituido para intentar justificarse.
 
Luego, Susana 
tiró mierda pa' todos lados con una serie de definiciones insólitas en la que no solo comparó a Argentina con Venezuela, sino que también atacó "al populismo". Además, lanzó todo tipo de fake news, como que "había doctoras que decían que si te inyectás  vitamnias endovenosas te podés curár". Por otro lado, dijo: "Hoy escuché que si mezclas dos antibióticos van muy bien". Todas estas mentiras ante la pasividad de los periodistas que no le repreguntaron nada.



26-05-2020 / 11:05
26-05-2020 / 11:05
La militancia anticuarentena, que lidera el Grupo Clarín con sus diarios, radios y canales de televisión, seguido por La Nación, el Grupo América e Infobae, es tan irresponsable socialmente como mezquina en términos políticos e ignorante de la cuestión económica. Desprecian el destino sanitario de las personas mayores y de los grupos socioeconómicos vulnerables.
 
La controversia con la militancia social y periodística anticuarentena se parece a las discusiones delirantes con grupos terraplanistas y antivacunas. Con fake news y apelando a la angustia personal por la cuarentena, lo que hacen es una provocación abierta a una parte de la sociedad, atrapada por el cansancio, el miedo económico y la confusión.
 
Trabajan para que la mayoría de la sociedad acepte que los adultos mayores y pobres se mueran por coronavirus. Esto es lo que ha sucedido en Suecia, Italia, España, que han dejado morir a las personas mayores contagiadas porque sus respectivos sistemas sanitarios han colapsado; o en Estados Unidos y en Brasil, donde el coronavirus se concentra en pobres e inmigrantes.
 
El resultado sanitario de la opción anticuarentena es un desastre humanitario, fosas comunes, cementerios desbordados y, además, derrumbe económico. La sociedad argentina posee una larga historia de movilizaciones y resistencias social y política que no soportaría cantidades de contagiados y muertes como se anotan diariamente en Brasil, Chile, Perú, Italia, España, Gran Bretaña o Estados Unidos.
 
El objetivo político de los militantes anticuarentena es erosionar la elevada aceptación social y política que hoy tiene el gobierno de Alberto Fernández. La campaña la lideran grupos conservadores porque les irrita que Cristina y el kirchnerismo tengan un papel destacado en la alianza de gobierno.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar