La Opinión Popular
                  16:32  |  Domingo 05 de Abril de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“El contagio va a ocurrir, pero si nos quedamos en casa va a ser más lento”. Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 25-03-2020 / 09:03
LA PANDEMIA NO BORRA LA MEMORIA

Este 24 de marzo se marchó desde las casas

Este 24 de marzo se marchó desde las casas
Se suspendieron los actos principales del 24 de marzo. Las Madres, las Abuelas, dejaron sin su presencia las Plazas de la Argentina. Un sabio temor, un cuidado colectivo, consiguió lo que no pudo el terrorismo de Estado. Dieron ejemplo frente a la represión. Otro tanto ahora durante la pandemia. Con el Estado como enemigo entonces. Ayer, codo a codo con el aislamiento ordenado-encarecido por las autoridades democráticas.
Se suspendieron los actos principales del 24 de marzo. Las Madres, las Abuelas, dejaron sin su presencia las Plazas de la Argentina. Un sabio temor, un cuidado colectivo, consiguió lo que no pudo el terrorismo de Estado. Dieron ejemplo frente a la represión. Otro tanto ahora durante la pandemia. Con el Estado como enemigo entonces. Ayer, codo a codo con el aislamiento ordenado-encarecido por las autoridades democráticas.
 
Faltaron muchedumbres, abrazos, vítores, cánticos, minutos de silencio. Se extrañó la confluencia de cuatro generaciones ocupando el espacio público. Pero se sostuvo el reclamo de Memoria, Verdad y Justicia. Sin el coronavirus, este martes las muchedumbres hubieran desafiado el calor que predominó en el vasto territorio nacional.
 
Se marchó en casa. Esa fue la consigna de los organismos de DDHH, quienes crearon diversas maneras de romper el aislamiento sin incumplir la medida de seguridad sanitaria correctamente decretada por el presidente Alberto Fernández.
 
A través de las redes sociales se compartieron fotos, flyers, videos, historias, testimonios, etcétera, y en miles de frentes, ventanas y rejas de hogares argentinos se colgaron pañuelos blancos, carteles y rostros de las víctimas del terrorismo de Estado.
 
Las principales referentes de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo también hicieron declaraciones en los medios de comunicación y se difundieron los documentos que habitualmente se leen en los palcos de las multitudinarias marchas de cada año, todos los 24 de marzo.
 
La Memoria sobre aquel período nefasto de nuestra historia reciente es muy fuerte, a despecho de las teorías negacionistas que se intentaron imponer durante el gobierno neoliberalde Mauricio Macri. Se intentó también poner en duda el número de los desaparecidos, y por ello los organismos de DDHH insisten con la consigna "fueron 30.000".
 
La dictadura fue militar pero también cívica, porque la Junta Militar contó con la complicidad de muchos empresarios, que colaboraban estrechamente incluso prestando instalaciones y transporte para los operativos. Sin embargo, a la hora de las condenas, estos sectores no fueron casi tocados por la Justicia.
 
Quien fuera ministro de Economía de la dictadura, José Alfredo Martínez de Hoz, responsable del desastre económico, del endeudamiento y también del desapoderamiento de los bienes y el secuestro y desaparición de empresarios acusados de haber colaborado con las organizaciones revolucionarias, murió impune en 2013.
 
Por eso, en este 24 de marzo es necesario reafirmar la política de Juicio y Castigo a todos los responsables de los crímenes de lesa humanidad, sean militares o civiles.
 
La Opinión Popular

 
EL EJEMPLO DE LAS MADRES, AYER Y HOY
 
Pandemia y Dictadura: las grandes diferencias del 24 de marzo
 
A partir del 24 de marzo de 1976 rigió el terror. No el estado de sitio, no un Código penal muy severo. Para la dictadura resultaba fundante paralizar, infundir pavor. Que no se supiera qué pena correspondía a cada supuesto delito, según el Régimen. Más aún, tampoco debía saberse qué era delito. Ciertas conductas o prácticas militantes, seguro. Otras, tal vez.
 
Determinados libros o discos podían configurar un crimen aunque sin un Índex riguroso como tenía la Santa Inquisición. Llevar barba, pollera corta, amucharse, cantar en la calle o comer un helado caminando... quién sabe. La incertidumbre coadyuvaba al proyecto político militar, dejaba sin referencias. Una suerte de anomia controlada desde el poder político, si se admite la comparación.
 
La desaparición de personas redondeaba el círculo infernal. La ignorancia constituía a la vez una herramienta y un objetivo. Cuanto menos supiera el pueblo soberano mejor: desde los contenidos educativos, hasta la tele, hasta la suerte de las personas secuestradas por las Fuerzas de Seguridad.
 
Aliados de fierro; los medios de difusión y un aparato publicitario mucho más sofisticado que las Juntas Militares. Escuchar ahora jingles, consignas, spots publicitarios corrobora que craneaban muchos talentos civiles por ahí. Como en el equipo económico, haciendo juego.
 
**
 
Nuestras viejas, "las viejas" (que no lo eran tanto) les hicieron frente. Dando ejemplo, ocupando la Plaza de Mayo, comenzando un periplo de resistencia pacifista que perdura hasta hoy.
 
A partir de la recuperación democrática, en cada aniversario, las marchas sumaron adhesiones. Hasta 1996, el vigésimo aniversario, la conformaban Organismos de Derechos Humanos, familiares o amigos de las víctimas, personas politizadas. Desde entonces, in crescendo, se transformó en un hecho de masas, una cita, una comunión laica, un despliegue de ciudadanía.
 
**
 
Sin el coronavirus, este martes las muchedumbres hubieran desafiado el calor que predominó en el vasto territorio nacional. Pancartas, redoblantes, grupos musicales. Decenas de organizaciones sociales, políticas, barriales, se hubieran dado cita. Un sinfín de demandas agregan contenido a la jornada de Memoria que sabe ser también de resistencia y afirmación.
 
En los años recientes el movimiento de mujeres cobró un protagonismo formidable. Participan entroncando con la tradición de Madres y Abuelas, con lenguaje nuevo, desafiantes, creativas. Meten ruido, claman contra injusticias que llevan siglos, en formatos jamás vistos.
 
Los 24 de marzo, progresivamente, devinieron la contracara del proyecto dictatorial. La escenificación de demandas democráticas, yuxtapuestas, no siempre coordinadas.
 
**
 
El discurso de los genocidas prodigó metáforas orgánicas o médicas, consustanciales a la peor derecha. Mutilar, extirpar, producir anticuerpos. La oposición o hasta la enemistad transformadas en sinónimo de patología. Un recurso más para privar de derechos al "otro", para negarle condición humana.
 
Hoy en día la amenaza de la enfermedad dista de ser una metáfora perversa. El Covid-19 existe, pone en riesgo la salud de millones de personas. Combatirlo, en el plano sanitario, obliga a restringir libertades constitucionales. Así lo recomiendan la Organización Mundial de la Salud, médicos y científicos de variadas líneas de pensamiento.
 
El Estado, el Gobierno legítimo que lo comanda, afrontan un desafío arduo. Construir un orden democrático de emergencia y transitorio. En algunas facetas más restrictivo que el sobrellevado por otras comunidades en épocas de guerra. Desalentar que la gente camine por su propio barrio, vaya a tomar solcito a las plazas, se ponga en malla en solárium improvisados en la mera calle. De nuevo, la dictadura tipificaba esas costumbres como delitos, imponiéndoles sanciones arbitrarias, terribles.
 
Ahora hay normas que regulan la cuarentena. Al Estado le concierne el deber de sancionar a quienes incumplen dolosamente las reglas del aislamiento sin violar otros derechos.
 
**
 
La cordura popular impuso el criterio, los pañuelos blancos --confeccionados a mano, caseritos y familiares en su mayoría-- flamearon en todo el territorio patrio. La resistencia y las manifestaciones populares se amoldan a las circunstancias históricas. Las Madres y las Abuelas --que ahora sí tienen muchos años- lo captaron y se colocaron a la vanguardia de la sensatez.
 
"Con vida los queremos" coreaban solas o casi solas frente al orden genocida. Con vida nos queremos comunicaron en otro contexto este martes, invictas en la reivindicación de los Derechos Humanos.
 
El recuerdo de los 30.000 se tramó de un modo extraño, único. De cualquier modo, siguen presentes. Ahora y siempre. Ahora y siempre. Ahora y siempre.
 
Por Mario Wainfeld
 
Fuente: pagina12.com.ar
 

Agreganos como amigo a Facebook
05-04-2020 / 09:04
04-04-2020 / 10:04
04-04-2020 / 10:04
03-04-2020 / 09:04
03-04-2020 / 08:04
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar