La Opinión Popular
                  09:11  |  Lunes 24 de Febrero de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"No se puede pretender que las deudas sean pagadas con sacrificios insoportables para los pueblos". Papa Francisco
Recomendar Imprimir
Internacionales - 06-02-2020 / 06:02
EFEMÉRIDES POPULARES. COMENZÓ EL 05 DE FEBRERO DE 1919 EN BARCELONA

La Canadiense: La gran huelga que conquistó la jornada laboral de 8 horas

La Canadiense: La gran huelga que conquistó la jornada laboral de 8 horas
Entre el 05 de febrero y el 21 de marzo de 1919, la Barcelona fabril se quedaba sin electricidad. Se estaba desarrollando la gran Huelga de La Canadiense, cuyo paro detenía las industrias y arrancó una huelga general. Después de 44 días, los trabajadores y las trabajadoras vencían conquistando la jornada laboral de 8 horas.
 
La huelga de La Canadiense fue un movimiento de reivindicación laboral dirigido en 1919 por la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) que incluyó huelgas, boicots e insurrección civil iniciada en la empresa eléctrica Riegos y Fuerza del Ebro, perteneciente a Barcelona Traction, Light and Power Company, limited, más conocida como La Canadiense.​
 
Comenzó el 05 de febrero de 1919 en Barcelona y a lo largo de los cuarenta y cuatro días que duró paralizó la ciudad y el 70 % de toda la industria catalana en una de las huelgas más importantes de la historia de España.
 
Constituyó un gran éxito del movimiento obrero español y de la CNT en particular pues se consiguieron: mejoras salariales, la readmisión de obreros despedidos, la liberación de miles de detenidos durante la huelga y la jornada laboral de ocho horas con la sanción del Decreto de la jornada de ocho horas de trabajo,​ convirtiendo a España en el primer país que promulgaba por ley esta reivindicación obrera.
 
Tras ella la CNT se situó como una de las fuerzas sociales más importantes de Cataluña y de España.
 
La Opinión Popular
 

 
La Canadiense: 101 años de la huelga que hizo historia
 
Hace 101 años comenzaba una huelga histórica, que hoy forma parte de la tradición de la clase obrera del Estado español: La Canadiense. Entre una historia tan larga de luchas y huelgas, ¿por qué es tan recordada?
 
La huelga empezó con el despido de ocho trabajadores, al descubrirse su afiliación a la CNT, sindicato que había nacido en Barcelona en 1910 y que alcanzará los casi 750.000 afiliados en 1919. Tras el despido, el resto de la plantilla se declara en huelga por la readmisión, recibiendo como respuesta de la patronal el despido de 140 de ellos.
 
Esta gran gesta es recordada no sólo por las duras escenas de represión o importantes lecciones de combatividad y solidaridad, sino especialmente por servir para conquistar la jornada laboral de ocho horas que... ¿no seguiría siendo una mejora para una gran parte de la clase trabajadora 101 años después?
 
Pero la huelga de La Canadiense fue la chispa de una situación profundamente revulsiva, un hito de la "Rosa de foc", de esa Barcelona rebelde cuyas calles se teñían de barricadas y luchas obreras. Y convirtió al año 1919 en el de mayor número de conflictos sociales hasta entonces: de 463 huelgas y 109.168 huelguistas, se pasó a 895 huelgas y 178.000 huelguistas. El número de jornadas perdidas se duplicó: de 1.819.295 en 1918, a 4.001.278 en 1919.
 
1919 fue un año caliente en prácticamente todo el mundo: el triunfo reciente de la clase obrera rusa en la Revolución de Octubre, oleadas de agitación política y sindical por toda Europa, América y Asia o jornadas revolucionarias en Hungría, Alemania o Finlandia sacudían un mundo convulsionado por la lucha de clases tras la Primera Guerra Mundial.
 
En un contexto de mayores ajustes de las patronales, crisis y subidas de precios, esta huelga fue la punta de lanza de un proceso de huelgas y luchas de una clase obrera que ya se había despertado, pero que ahora no hacía más que aumentar en cantidad y duración. Cien años después, los ecos de La Canadiense aún tienen mucho que decir.
 
Por Cynthia Lub
Por Roberto Jara
 
Fuente: La Izquierda Diario
 

Agreganos como amigo a Facebook
24-02-2020 / 05:02
22-02-2020 / 17:02
22-02-2020 / 17:02
22-02-2020 / 17:02
El 23 de febrero de 1958, en Cuba, los revolucionarios liderados por Fidel Castro secuestran uno de los más destacados pilotos profesionales del automovilismo mundial de todos los tiempos, el argentino Juan Manuel Fangio, cinco veces campeón del mundo.
 
En febrero de 1958, Fangio se hallaba en La Habana para competir en el Gran Premio de Cuba. Fidel Castro, que por entonces comandaba la guerrilla Movimiento 26 de Julio en Sierra Maestra, consideró que el secuestro del automovilista sería un buen golpe publicitario y una manera de ridiculizar al gobierno de Fulgencio Batista.
 
Cuando Fangio se hallaba en el hall del Hotel Lincoln donde se hospedaba, un integrante del comando guerrillero se le acercó con un revólver y le dijo: "Disculpe, Juan, pero me va a tener que acompañar". Fue subido a un automóvil en el que se hallaban otros dos hombres y permanecieron transitando la ciudad durante una hora.
 
Finalmente fue trasladado a un departamento donde miembros del movimiento de Fidel le manifestaron que el motivo del secuestro era difundir los ideales y lucha del mismo. La misión estuvo a cargo de Arnol Rodríguez y Faustino Pérez, luego ministros del gobierno revolucionario.
 
Existía la posibilidad de que el régimen de Batista decidiera matar al piloto y culpar al movimiento encabezado por Castro. Para evitar eso, Fangio les propuso comunicarse con el embajador argentino Raúl Guevara Lynch, primo de Ernesto «Che» Guevara. Lo liberarán 28 horas más tarde.
 
La Opinión Popular


20-02-2020 / 18:02
El 21 de febrero de 1965, en Nueva York, fue asesinado antes de dar un discurso Malcolm X, nacido como Malcolm Little, y cuyo nombre oficial completo era El-Hajj Malik El-Shabazz. Fue un orador, ministro religioso y activista estadounidense, defensor de los derechos de los afroamericanos, un hombre que acusó duramente a los estadounidenses blancos de sus crímenes contra sus compatriotas negros.
 
A los seis años su padre fue asesinado por su labor en defensa de los derechos de los trabajadores y su madre ingresó en un hospital psiquiátrico a causa de la locura que le produjo el hecho de que le quitaran la custodia de sus hijos. Después de vivir en una serie de casas de acogida, Malcolm X se involucró en el hampa de Boston y Nueva York, y en 1945 fue condenado a entre ocho y diez años de prisión.
 
En la cárcel, Malcolm X se convirtió en miembro de la Nación del Islam y tras su libertad condicional en 1952, se convirtió en ministro de la organización. Durante casi una docena de años fue la cara pública de la Nación del Islam, pero las tensiones entre él y Muhammad llevaron a su salida de la organización en marzo de 1964.
 
Tras abandonar la Nación del Islam, Malcolm X hizo la peregrinación a La Meca y se convirtió al sunismo. Viajó extensamente por toda África, Oriente Medio e incluso visitó la Unión Soviética. Esos viajes le cambiaron la visión que tenía del mundo y de la lucha por las libertades civiles. Fundó la Muslim Mosque, Inc., una organización islámica, y la secular Organización de la Unidad Afroamericana.
 
La Opinión Popular



NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar