La Opinión Popular
                  14:21  |  Sábado 08 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Vine a terminar con los odiadores seriales y a abrir los brazos para que todos nos unamos". Alberto Fernández
Recomendar Imprimir
Nacionales - 22-12-2019 / 09:12
UNA LEY PARA EL NUEVO RUMBO

Jubilaciones, derechos y privilegios

Jubilaciones, derechos y privilegios
NO HABRÁ CONGELAMIENTOS DE JUBILACIONES. La suspensión de la fórmula de movilidad será por seis meses, lo que no implica que no habrá aumentos trimestrales, sólo que serán por decreto y orientados a mejorar más a los jubilados que menos cobran. Alberto Fernández garantizó que no habrá congelamiento de las jubilaciones superiores a la mínima sino aumentos trimestrales “preservando que no se sigan deteriorando los ingresos”. De nuevo: la postura es correcta, a condición de que se implemente con coherencia. El aumento trimestral de marzo “deberá reconocer un piso común para todas las prestaciones y, en todo caso, elevar más los ingresos de las escalas”.
La suspensión de la actualización de las jubilaciones imantó críticas severas, algunas pertinentes, otras irrazonables. Entre estas ranqueamos a la del macrismo, deslegitimado para defender a quienes esquilmó y desamparó en su mandato.
 
El "equipazo" del ex presidente Mauricio Macri confiaba en pagar menos porque en 2018 bajaría la inflación. Pifiaron los aprendices de brujo, el índice de precios al consumidor se fue por las nubes. La fórmula devino una bola de nieve, impagable, conforme reconocen hasta los especialistas de la prensa hegemónica.
 
Modificar el método se tornó imprescindible. Mejorar la ecuación relativa de quienes cobran el mínimo, achatando la diferencia con el resto ("la gran Néstor Kirchner") fue el método elegido que exige sintonía fina para instrumentar y destreza para comunicar. El Gobierno dejó bastante que desear en ambos aspectos.
 
Se rectificó en cuestión de horas, buen reflejo si eso se traduce en los bolsillos de los beneficiarios. En criollo: no se trata de definir a priori cuántos pesos son, sino de ver si mejoran o no la capacidad adquisitiva cuando se cobren. El margen para operar es estrecho, condicionado por normas y jurisprudencia previas.
 
El pago de suma fija en la emergencia es una táctica válida. Discernir una "cifra de corte", relegando a muchos que igual cobran poco es antipático y puede pecar de injusto para una masa de jubilados.
 
El nuevo "modo de actualización" prometido en buena hora por Alberto Fernández, entiende este cronista, debería seguir el camino trazado en los gobiernos de CristinaUn coeficiente legal, vinculado a la recaudación y a los sueldos, pensando en la sustentabilidad futura. Dilema global que recorre el mundo del que pueden dar fe los franceses embravecidos y su presidente trémulo, Emmanuel Macron.
 
Fernández garantizó que no habrá congelamiento de las jubilaciones superiores a la mínima sino aumentos trimestrales "preservando que no se sigan deteriorando los ingresos". De nuevo: la postura es correcta, a condición de que se implemente con coherencia.
 
El aumento trimestral de marzo "deberá reconocer un piso común para todas las prestaciones y, en todo caso, elevar más los ingresos de las escalas". Imperativo de equidad que también atiende al frente judicial.
 
La perspectiva de demandas dependerá de esas variables. Los ciudadanos gozan de derecho a preservar sus ingresos, más allá (antes que) del modo de lograrlo. Si no hubiera pérdida, los reclamos serían abstractos. Desde ya, los jueces no acostumbran rehusarle un cigarrillo o un amparo a nadie. Es una fija que la tendencia crecerá a partir de la revisión de las jubilaciones de privilegio, otro tópico de la semana.

 
*El presidente Alberto Fernández envió al Congreso un proyecto de ley ómnibus de notables ambiciones temáticas y políticas. Se le imprimió un tratamiento expeditivo porque el país está en llamas, se acerca fin de año y varios impuestos no podrían percibirse en 2020 si la sanción se retrasara pocos días.
 
*Los diputados de Juntos por el Cambio (JpC) se encabritaron decidiendo no dar quórum. Amagaron con obstruir la jura de colegas, un abuso de derecho. Los disuadieron parcialmente y regañaron a viva voz correligionarios gobernadores: Gustavo Valdés (Corrientes), Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Rodolfo Suárez (Mendoza). Una grieta intra cambiemita, ahí. Se ahondan las querellas y las deserciones de legisladores.
 
*Diputados de bloques menos numerosos (Alternativa Federal, Consenso Federal) eligieron otro camino. Debatir en comisiones, en los pasillos, durante la sesión. Pulsear, negociar. Consiguieron reformas del texto original, contribuyeron a mejorarlo.
 
*Las críticas en el recinto y en los medios a ciertos puntos del proyecto de ley indujeron a la Casa Rosada a formular aclaraciones respecto de cómo se aumentarán las jubilaciones. También a enviar un proyecto urgente para derogar las jubilaciones de privilegio.
 
*Fernández atendió cuestionamientos, reperfiló la redacción, anunció nuevas acciones. De ese modo aunque sin verbalizarlo, reconoció errores o contradicciones en la norma, que los hubo.
 
**
 
Las etapas de Guzmán
 
Si se habla en serio es imposible cifrar en una palabra una ley arbórea con 83 artículos que regula cuestiones bien diversas. Si de colar consignas se trata la oposición puede denunciar "ajuste" y el oficialismo mencionar solo la solidaridad.
 
El nombre es arquetipo de la cosa, la norma se designó como "Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva en el Marco de la Emergencia económica" ("la Ley" en adelante). El rótulo cacofónico le pasa más cerca a la cosa pero lo mejor es analizar con detalle. Mirar el contexto, además.
 
"La Ley" forma parte de un amplio conjunto de medidas. Una de las principales es negociar la deuda externa con inversores privados y con el Fondo Monetario Internacional.
 
De concretarse el propósito, los recursos del PBI asignados al respecto "volverán" al Presupuesto nacional, cuanto menos en los dos próximos años. Servirán para promover reactivación, crecimiento, políticas redistributivas.
 
Aumentar la recaudación es el (progresivo) propósito de las retenciones, el alza de alícuotas de Bienes personales y el impuesto a las compras realizadas en el exterior.
 
Dicho de otro modo: si el conjunto del "programa" se encamina los recursos estatales de 2020 y 2021 no se perderán en la canaleta del pago de deuda externa. Se incrementará la inversión social y productiva. Poco serio llamar ajuste a esa estrategia, que debe afrontar varias pruebas ácidas... y que puede fallar, como decía Tu Sam.
 
¿Uno por ciento del PBI, uno y medio, un poco más? "Vade retro" respondes funcionaries cuando se les pide que estimen la suba de la recaudación merced a las nuevas gabelas. En parte porque en el Congreso hubo retoques, en parte porque el quantum depende del aumento de la actividad.
 
Asimismo, añade el cronista, porque cualquier reforma impositiva transcurre en el espinoso mundo real y no en un laboratorio. La compañera Pandora sale de la caja e interfiere en los cálculos de los actuarios o en la lógica de la ciencia.
 
 
**
 
Corporaciones en estado de alerta
 
Quedaron fuera del congelamiento las jubilaciones de privilegio y regímenes especiales odiosos para la gente de a pie.
 
Las jubilaciones de privilegio, en sentido estricto, dejaron de concederse en 2002 como corolario del "que se vayan todos". A partir de ahí ningún funcionario o legislador pudo sacar un retiro faraónico luego de un mandato corto, de un mes o contados años. Los que los perciben ostentan un derecho adquirido. Difícil que el chancho chifle o que los Tribunales los anulen aunque se promulgue una ley que lo establezca.
 
LEER MÁS
Alberto Fernández: "Queremos que el salario de los jubilados deje de caer" | El presidente defendió los cambios previsionales
Los regímenes especiales benefician a jueces y diplomáticos de carrera. Los magistrados, para colmo, no pagan impuesto a las ganancias, canonjía que defienden con uñas y dientes porque "afectaría la independencia del Poder Judicial". No se ruborizan al decirlo.
 
Ni el macrismo gobernante ni los medios que integran su coalición se interesaron desde 2015 por el tema quizás porque podría perjudicar a prohombres como Claudio Bonadio. Desde el jueves pasado exigen que truene el escarmiento.
 
El oficialismo excluyó esas jubilaciones. Pretendió crear una comisión dándole seis meses para analizar qué hacer... plazos y mecanismos imbancables en la contingencia cuando se piden sacrificios compartidos. Fernández rectificó el criterio; habrá proyecto de ley y ampliación de las sesiones extraordinarias. La derogación viene impuesta por la opinión pública, la viabilidad futura depende de los propios "damnificados". Agarrate, Catalina.
 
**
 
El Congreso, la Rosada y la calle: La Cámara de Diputados albergó gritos, roscas y pluralismo. La sesión del Senado resultó más tranqui, formalista. Lo habitual. La democracia funciona así, da más para celebrar que para enardecerse con falso purismo.
 
El Gobierno impuso su criterio en general, haciendo concesiones. Fue flexible en particular. Alberto Fernández vivió on line las jornadas, supo reacomodarse. Dispone de una caja de herramientas fundamental.
 
Minga de definitiva la victoria: los oficialismos son validados o reemplazados por sus realizaciones, no por los discursos ni por la tapa de los diarios. El veredicto más importante lo dicta la gente común, en las calles siempre, en las urnas cada dos años.
 
En unos meses se verá si los laburantes están mejor, si hay más comida en la mesa de los argentinos, si jubilados acceden a remedios gratis, si los precios respectivos bajaron y quedaron estables para los demás ciudadanos. Si cesa la caída de la economía y comienza la reactivación. Si se detienen el industricidio y la destrucción de empleo.
 
El saldo luego de doce días que parecieron un trimestre es que cambiaron el oficialismo, el estilo político, para bien. Su prioridad son los más necesitados y hay un oído atento a las voces del Agora.
 
Saludables diferencias con la gestión de Macri, hipotético jefe de la oposición que comandó al Frente del rechazo desde Qatar.
 
Por Mario Wainfeld
 
Fuente: pagina12.com.ar
 

Agreganos como amigo a Facebook
08-08-2020 / 11:08
08-08-2020 / 10:08
"La negociación se parece a la cuarentena: es mucho más larga de lo que requería el problema", fue el comentario despectivo de Alfonso Prat Gay sobre el ministro Martín Guzmán que negociaba una deuda imposible de pagar cuya mayor parte fue tomada durante su gestión.
 
El ex ministro de Mauricio Macri rompió todas las marcas al demostrar que su impericia en el manejo de la economía hubiera sido peor como infectólogo. Cosas veredes amigo Sancho, que nunca crederes: un ex ministro que critica al que resolvió el desastre que él creó, más un sector de la oposición que apostó al fracaso de la negociación y al desborde de la pandemia.
 
La chorrada de críticas que recibió Guzmán mientras negociaba la deuda provenía de estos personajes. "Se podría haber logrado un acuerdo mejor", dijo el caradura de Prat Gay en otras declaraciones. Cuando le tocó negociar con los fondos buitres, Prat Gay les pagó más de lo que habían reclamado. Eso sí: en tiempo récord.
 
Si lo que quería Prat Gay era sobreendeudar al país, fue el mejor ministro de Economía de la historia. ¿Y los argentinos? bien gracias. Pero después de esa performance más que desastrosa, la corporación de medios y sectores empresarios y de las finanzas lo siguen tomando como referente de consulta.
 
Se confirma esa visión que apuntó Jorge Alemán sobre un discurso de la política como especie de locura sin anclaje en la realidad. Se contrapone a la realidad. En esa nueva racionalidad de la derecha, el que se guía por la realidad resulta un fanático que se niega al discurso mágico.
 
Los medios y periodistas de derecha le van a preguntar a Prat Gay porque lo escucha un empresario aunque perdió plata, así como lo escuchan comerciantes que se fundieron con sus medidas. Desconfían del muchacho de 38 años que les salvó la vida porque es académico y votarían de nuevo al que los llevó a la ruina.
 

07-08-2020 / 10:08
Aunque hace tiempo que nadie en el poder se lo toma demasiado en serio ni le pide opinión, Guillermo Moreno pudo haber sido la excepción que confirmara la regla. El acuerdo que enhebró Martín Guzmán con los acreedores privados para aplazar y aliviar los pagos de la deuda jamás haría desdecirse al pintoresco exsecretario de Comercio, quien semanas atrás vaticinó que fracasaría porque le faltaba "haber pateado más la calle".
 
En el mundo empresario, entre los apostadores bursátiles y entre los consultores más cotizados de la City, en cambio, no hubo ningún reparo para la pirueta: hasta quienes le pedían el mes pasado a Alberto Fernández que lo eche -en público y en privado- se vistieron de guzmanistas de la primera hora. Todos salieron a gritar el gol que añoraban tanto la hinchada como el técnico, aun cuando está lejos de haber definido el partido.
 
Puertas adentro de la coalición, el primero en cantarlo fue Sergio Massa, quien no solo había convocado varias veces durante abril y mayo a su propio gabinete económico para interconsultas sino quien además entabló diálogos paralelos con Wall Street que obligaron al Presidente a avisar en tres ocasiones que el único interlocutor oficial era Guzmán.
 
Pasado pisado: tanto se apuró el jefe de Diputados en sacar pecho por el entendimiento que incluso primereó a Fernández. Pidió disculpas.
 
El recorrido de Guzmán antes del cierre de las negociaciones reflejó fielmente el equilibrio de fuerzas en el Frente de Todos
 

07-08-2020 / 10:08
En plena recesión y en medio del proceso de flexibilización de las restricciones por la pandemia, el debate sobre cómo sería la recuperación de la economía toma vigencia. ¿Cómo será? ¿Un dibujo en V? ¿Será acaso más apaisada? ¿O la Argentina estará condenada a convivir con una L, en el mejor de los casos, castigada por la crisis permanente?
 
Ese debate se mezcla con la política. María Eugenia Vidal, por caso, levantó el perfil público el jueves por la mañana en un "zoom" en el que planteó -en base a su economista de cabecera, Hernán Lacunza, que la economía caerá este año un 12%, pero que en 2021 no podrá recuperar lo perdido.
 
Más optimista, el economista Emmanuel Álvarez Agis -cercano ideológicamente a la Casa Rosada- cree que la actividad se recuperará pero para asegurarlo reclama una mayor y decisiva participación del Estado, a través del gasto público.
 
"Ahora que arreglamos con los acreedores llegó el momento de gastar. En la pandemia, hay que gastar más. El Estado argentino gasta la mitad que su par de Chile o Perú. Y mucho menos que Brasil", argumenta Agis.
 
Desde Economía se aboga por un ordenamiento fiscal, de cara a las inminentes negociaciones con el Fondo Monetario Internacional. Pero no sólo por eso. Martín Guzmán demostró desde un primer momento que valora la cautela a la hora de programar el gasto público, lo que quedó a la vista cuando se suspendió la actualización automática de las jubilaciones.
 
En el Gobierno creen que esta semana fue la mejor desde que Alberto Fernández se puso la banda presidencial.
En el equipo económico sospechan que la buena onda perdurará. Y no lo avalan por una cuestión de fe religiosa. Los funcionarios comparten algunos de los datos positivos de la actividad, que los sorprendió gratamente a ellos mismos.
 
Juzgan, sin temor a hacerlo con premura, que se trata de los primeros indicios de una recuperación veloz. Incluso destacan la "V corta" de la palabra "veloz".
 

06-08-2020 / 11:08
La valiente fiscal Gabriela Boquin, quien llevó adelante la acusación contra la familia Macri en la causa Correo Argentino, denunció este miércoles ante una comisión bicameral que una empleada de su fiscalía "le entregaba documentación en pleno trámite de la investigación de la causa al diputado (del Pro) Pablo Tonelli" y que al denunciar esa situación ante su superior, el Procurador interino, Eduardo Casal, "no tomó ninguna medida al respecto".
 
Boquin expuso este miércoles ante la comisión bicameral de Seguimiento y Control del Ministerio Público. La semana pasada, Casal, quien asumió como jefe de los fiscales durante la gestión de Cambiemos, le inició un sumario administrativo por supuesto maltrato y mobbing laboral a ex empleados de la fiscalía.
 
La comisión bicameral tiene previsto volver a reunirse en diez días para tratar una serie de denuncias y pedidos de juicio político contra Casal por supuestas arbitrariedades en traslados y medidas disciplinarias contra fiscales que investigaban al macrismo.
 
En su presentación, la fiscal Boquin, que interviene en una de las causas más complicadas para el ex presidente y su familia, dijo: "Es falaz decir que se retiraron de mis dependencias por maltratos o pidieron traslados. Esto no existió. Es más, a una de las testigos el traslado lo pedí yo".
 
Y amplió Boquin que realizó ese pedido "por falta de confianza" de la empleada de su fiscalía tras "descubrir que le entregaba documentación en pleno trámite de la investigación de la causa Correo Argentino al diputado Pablo Tonelli".
 
"Esa documentación que le pasaba y que le iba comunicando los pasos del expediente a Tonelli estaban relacionados con su propia vinculación en la causa porque cuando yo denuncié el vaciamiento, estaban las facturas de Tonelli por millones de pesos retirando dinero de Correo Argentino", agregó la fiscal. 
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar