Hay una relación criminal de la derecha argentina con el golpismo boliviano. El esfuerzo de la cúpula radical por sintonizar con el PRO le ganó un lugar en esa lista. Gran parte del esfuerzo de la propaganda golpista fue evitar que el mundo calificara al golpe como golpe.
 
En Argentina circuló en Twitter el hashtag "EnBolivianohaygolpe". Una investigación de las cuentas que dieron origen a esta campaña demostró que 3612 de esas cuentas tenían sólo un seguidor o no tenían ninguno y que más de 4500 habían sido creadas ese día o el día anterior. Una campaña de ese tipo cuesta alrededor de medio millón de dólares, según el especialista en redes Luciano Galup.
 
Evo Morales recibió el respaldo de tres millones de votos. La señora Jeanine se convirtió en senadora sólo con el aval de 50 mil votos. Como presidenta de facto, Jeannine designó un gabinete a su imagen y semejanza, todas personas sin representatividad y que expresan la ideología extremista de su partido Unidad Democrática.
'/> Las relaciones de la derecha argentina con el golpismo boliviano / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  10:27  |  Viernes 03 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Hacer es la mejor manera de decir”. José Martí
Recomendar Imprimir
Nacionales - 16-11-2019 / 10:11
PANORAMA POLÍTICO NACIONAL

Las relaciones de la derecha argentina con el golpismo boliviano

Las relaciones de la derecha argentina con el golpismo boliviano
En Argentina, la renuencia de los falsos republicanos del gobierno saliente a denunciar el golpismo en Bolivia genera inquietud sobre el tipo de oposición que harán al gobierno entrante de Alberto y Cristina. Si aceptan como “mal necesario” el golpismo contra el “populismo”, el país habrá retrocedido a los años ‘70. Hay una responsabilidad muy fuerte del partido radical si acepta mansamente este retroceso o si se planta frente a los ultras del PRO y da batalla al gorilismo como argumento político, que ya se ha comprobado que desemboca indefectiblemente en violencia.
La declaración de compromiso que inventaron los radicales en el Congreso para no denunciar el golpe de Estado en Bolivia fue un engendro de supuesto centrismo que en realidad es de derecha conservadora, pero con vergüenza de serlo.
 
La alianza con el PRO hunde cada vez más al partido centenario en un pantano ideológico que tergiversa sus orígenes. El esfuerzo que, con honrosas excepciones, realizaron para justificar el golpe racista contra Evo Morales trastoca la relación con el golpismo latinoamericano que Raúl Alfonsín instaló en el radicalismo.
 
Antes del golpe, la autoproclamada presidenta de Bolivia, Jeanine Añez, y el jefe de los fascistas cívicos santacruceños, Luis "el Macho" Camacho, eran dos personajes ignotos, ultra minoritarios y supuestamente ubicados en las antípodas ideológicas de cualquier radical. Y ahora pareciera que tienen que ser vistos como dos luchadores republicanos.
 
Carlos Mesa, el candidato que salió segundo, más de diez puntos detrás de Evo Morales en las elecciones suspendidas, tiene un parentesco ideológico con el radicalismo argentino. Se autoproclama socialdemócrata, aunque más no fuera de la boca para fuera porque ahora avala el golpe de los ultraderechistas Jeanine y Camacho.
 
Siempre hubo una relación estrecha entre los procesos políticos de Bolivia y Argentina. No por nada el presidente derrocado se llama Juan Evo, por Perón y Evita.
 
Otros antecedentes no son buenos: el general Hugo Banzer (1971-1978) estudió en el Colegio Militar argentino, el golpe del narcodictador Luis García Meza fue respaldado por el batallón de inteligencia 601 del ejército argentino durante la dictadura y el ex presidente popular Juan José Torres, exiliado en Argentina, fue acribillado a balazos aquí por bandas paramilitares después del golpe del '76.
 
Hay una relación criminal de la derecha argentina con el golpismo boliviano. El esfuerzo de la cúpula radical por sintonizar con el PRO le ganó un lugar en esa lista. Gran parte del esfuerzo de la propaganda golpista fue evitar que el mundo calificara al golpe como golpe.
 
En Argentina circuló en Twitter el hashtag "EnBolivianohaygolpe". Una investigación de las cuentas que dieron origen a esta campaña demostró que 3612 de esas cuentas tenían sólo un seguidor o no tenían ninguno y que más de 4500 habían sido creadas ese día o el día anterior. Una campaña de ese tipo cuesta alrededor de medio millón de dólares, según el especialista en redes Luciano Galup.
 
Evo Morales recibió el respaldo de tres millones de votos. La señora Jeanine se convirtió en senadora sólo con el aval de 50 mil votos. Como presidenta de facto, Jeannine designó un gabinete a su imagen y semejanza, todas personas sin representatividad y que expresan la ideología extremista de su partido Unidad Democrática.

 
En sus primeras declaraciones el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, anunció que lanzará "una cacería" contra el hermano del vicepresidente Álvaro García Linera. En la Cancillería, que durante el gobierno de Evo Morales fue conducida por indígenas, nombró a Karen Longaric, quien lo primero que hizo fue romper relaciones con Venezuela y retirar a Bolivia del ALBA por lo que se ganó las felicitaciones de la OEA y de Washington.
 
Y el ministerio de Comunicación está a cargo de la periodista Roxana Lizcárraga que amenazó a los periodistas argentinos con acusarlos de sedición por cubrir los actos de protesta en respaldo de Evo Morales. Jeanine termina sus alocuciones con una Biblia y desparramando bendiciones al mismo tiempo que repite una y otra vez que no hubo golpe. Los periodistas de TN, Telefe, Crónica y América TV amenazados tuvieron que ser evacuados a pesar de las bendiciones de Jeanine.
 
La técnica de las bandas cívicas a las que se sumaron policías de civil ha sido incendiar las casas de dirigentes del MAS y en algunos casos tomar a sus familiares de rehenes para exigirles la renuncia a sus cargos. Bandas de decenas de motoqueros armados recorrían la ciudad y atacaban a los grupos de manifestantes que respaldaban a Evo Morales. En el caso de los periodistas eran permanentemente hostigados por personas de civil que los insultaban y provocaban.
 
Ha habido movilizaciones populares masivas en El Alto y en el centro de La Paz para repudiar el golpe y no fueron cubiertas por ninguno de los medios locales. La sola presencia de los medios extranjeros puso nerviosos a los golpistas que enviaron provocadores a hostigarlos.
 
La posición de los radicales argentinos es insólita. Lo que empezó como lenta deriva hacia la derecha conservadora se aceleró con la alianza con el PRO y ahora con la nueva derrota electoral. La base electoral del radicalismo se había movido antes que la cúpula, pero ésta no supo disputar ese corrimiento estimulado por una narrativa mediática que inyectó el odio de su electorado desempolvando el viejo gorilismo.
 
Fue evidente que un amplio sector del radicalismo quedó muy disconforme con la voz cantante de Mario Negri en Diputados y Luis Naidenoff en el Senado, ambos respaldados en la interna por el gobernador jujeño, Gerardo Morales, que se ha cansado de denostar al gobierno de Evo Morales.
 
En la liturgia del gobernador radical, la tupaquera Milagro Sala es el equivalente del presidente derrocado. Y los mecanismos que usó Gerardo Morales para perseguir y encarcelar a Milagro Sala no tienen nada que envidiarles a los métodos de los golpistas cívicos bolivianos.
 
Los países del Mercosur, incluyendo a Bolivia, firmaron en 1998 una cláusula democrática, por la cual se suspendería la participación del país donde se produjera un golpe de Estado o una alteración del proceso democrático. Un protocolo similar tiene la OEA. Si el golpe cívico-militar de Bolivia era catalogado como lo que fue, la OEA y el Mercosur estaban obligados a tomar medidas que hubieran aislado al gobierno de Jeannine.
 
La OEA y su secretario general, el uruguayo expulsado del Frente Amplio Luis Almagro, actúan en todas estas situaciones según el interés de Estados Unidos. El organismo fue invitado por Evo Morales como veedor de las elecciones. Pero participó en la gestación del golpe.
 
De más de 34 mil mesas, se encontraron irregularidades sólo en 280. Lo cual es una cifra que responde a estándares generales en otras elecciones que no fueron declaradas fraudulentas. Por esa razón, la OEA no pudo denunciar fraude y el comunicado se limitó a referirse a esas irregularidades.
 
No hubo fraude en las elecciones. Y aún cuando se anularan esas mesas, Evo hubiera ganado en primera vuelta. A pesar de comprobar que no se había producido fraude, se unió a la agitación de la derecha para anular el comicio.
 
Una vez que se había aceptado la realización de las elecciones, los alegatos sobre la inconveniencia ética de la tercera candidatura del presidente Evo resultan irrelevantes y oportunistas. También constituyen una forma vergonzante de maquillar el golpismo.
 
Hasta podría afirmarse que el golpe confirmó más que nunca la necesidad de una tercera presidencia de Evo Morales para no regresar al apartheid histórico representado por figuras grotescas como Jeanine y el Macho que encarnan el estereotipo bananero que tienen en los Estados Unidos de los latinoamericanos.
 
El MAS decidió mantener movilizados a los movimientos sociales, pero abrir el diálogo con los golpistas con el objetivo de lograr una convocatoria a elecciones sin proscripciones. Jeannine ha dicho que "ni sueñen que podrán participar Evo Morales ni García Linera".
 
Aunque el gobierno de facto cuenta sobre todo con el respaldo de la policía, y con la anuencia de las Fuerzas Armadas, Bolivia se ha convertido en un escenario de gran inestabilidad. Jeannine también necesita negociar.
 
En Argentina, la renuencia de los falsos republicanos del gobierno saliente a denunciar el golpismo en Bolivia genera inquietud sobre el tipo de oposición que harán al gobierno entrante de Alberto Fernández y Cristina Fernández. Si aceptan como "mal necesario" el golpismo contra el "populismo", el país habrá retrocedido a los años '70.
 
Hay una responsabilidad muy fuerte del partido radical si acepta mansamente este retroceso o si se planta frente a los ultras del PRO y da batalla al gorilismo como argumento político, que ya se ha comprobado que desemboca indefectiblemente en violencia. No se puede retroceder frente a lo que ha ido quedando atrás gracias al impulso inicial de Raúl Alfonsín.
 
Por Luis Bruschtein
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
02-07-2020 / 10:07
Aunque mantiene un espeso silencio ante las novedades judiciales, Mauricio Macri está cada vez más preocupado por la causa por espionaje ilegal. O al menos eso denota las voces que lo rodean. "Vienen por él", "es un ataque a Macri", son algunas de las frases que se escuchan en su entorno con respecto a las detenciones y al allanamiento a su ex secretario Darío Nieto, al que le negaron la eximición de prisión.
 
Es que, como "organización criminal" calificó el juez de Lomas de Zamora al grupo de 22 personas que detuvo el martes, entre ellas la ex secretaria de Documentación de la Presidencia de la Nación en tiempos de Macri. El inusual operativo puso de manifiesto la enorme estructura de espionaje ilegal que prosperó durante la gestión macrista, sus frondosas ramificaciones y sus estrechos vínculos con lo más alto del poder político.
 
Entre los apresados figuran el exjefe de Contrainteligencia de la AFI, el ex director de Operaciones Especiales de ese organismo (detenido días antes), ex altos oficiales de la Policía Metropolitana, integrantes actuales y retirados de la Policía Federal, integrantes actuales y retirados de la AFI, integrantes actuales y retirados del Servicio Penitenciario Federal, funcionarios del gobierno porteño, un chef contratado por el ex titular de la AFI, y la citada ex secretaria de la Presidencia.
 
No hay precedentes de una organización criminal de semejante magnitud enquistada en el seno del Estado y amparada por las máximas instancias políticas bajo un gobierno constitucional, lo cual revela que su armado y funcionamiento obedeció a una política deliberada y no al accionar anárquico de "kioscos" de espías. 
 

02-07-2020 / 10:07
Es cada vez más evidente que el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, es un francotirador contra la administración provincial que integra y el gobierno nacional. Sus ambiciones de ser candidato presidencial en 2023, por los sectores sociales de la derecha, desilusionados con Mauricio Macri, lo lleva a buscar un alto protagonismo en los medios.
 
El primer día de cuarentena reforzada en el Área Metropolitana de Buenos Aires amaneció con un nuevo cortocircuito entre el gobierno nacional y el de la Provincia de Buenos Aires en materia de Seguridad. El miércoles a la mañana, en Puente La Noria, Berni, irrumpió enojado en unos de los retenes de control vehicular que realizaba la Policía Federal para exigir que se alivianara el paso.
 
"Los controles son para facilitarle la vida a la gente, no para generarle más quilombo en esta situación especial", exclamó, irritado, en despliegue frente a los canales de televisión. Evidentemente está en campaña. Desde Seguridad de Nación manifestaron su enojo directa e indirectamente.
 
"Se extralimitó en sus responsabilidades y de una manera muy irresponsable. No sé lo que está esgrimiendo porque el ministro tiene mi teléfono, entonces, si tuviera buenas intenciones me hubiera llamado y no estaría apareciendo frente a las cámaras de televisión", declaró el secretario de Seguridad de la Nación, Eduardo Villalba, criticando públicamente la actitud de Berni durante el operativo vehicular en Puente La Noria.
 
Según trascendió, el ministro de Seguridad irrumpió en el retén y se puso a discutir con uniformados de la Policía Federal --que no son sus subordinados-- y el jefe del operativo, que responde al Ministerio de Seguridad de la Nación, es decir, a Sabina Frederic
 

01-07-2020 / 11:07
El presidente de la UCR y actual diputado nacional mendocino, Alberto Cornejo, propuso "independizar" su provincia del resto del país. Afirmó que Mendoza tiene las características para ser "un país independiente", ante lo cual el peronismo tildó esa manifestación de "ridícula", una "cortina de humo" y parte de un "juego divisivo" del referente radical y de la oposición más gurka en momentos en que se necesita "unidad" para afrontar la pandemia de coronavirus.

Adjudican la ridícula actitud, que bordea el patetismo, del ex gobernador, por la decisión del Coirco sobre la represa Portezuelo del Viento, a cuestiones relacionadas con las intenciones electorales del radical, que quiere ser candidato a presidente por la alianza antiperonista en 2023. 
¿De Argentina o de la "República de Mendoza"?


Más cerca del berrinche de un niño caprichoso que de la actitud que cabría aguardar de un dirigente político experimentado, la amenaza separatista proferida en público ante medios de comunicación porteños es una muestra de cómo plantea la dirigencia radical mendocina su relación con el resto del país.

Lo que provocó semejante reacción fue la actuación institucional del Consejo de Gobierno del comité de cuenca del río Colorado, que es su máximo órgano de conducción. A ese cuerpo lo integran los gobernadores de las cinco provincias condóminas más el ministro del Interior en representación del presidente de la Nación. Mayor representatividad política, imposible. De ahí lo inexplicable de la pataleta radical mendocina.

La decisión de suspender la obra y realizar una evaluación exhaustiva del impacto ambiental en toda la superficie de la cuenca, fue adoptada por una mayoría abrumadora de cuatro votos contra uno: La Pampa, Buenos Aires, Río Negro y Neuquén contra la solitaria postura de Mendoza. 

01-07-2020 / 10:07
Crece el escándalo. Tras ordenar este martes el arresto de una ex funcionaria cercana al ex presidente Mauricio Macri y varios ex miembros de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), el juez federal de Lomas de Zamora, Federico Villena, comienza a indagar a los espías macristas detenidos.
 
Según el cronograma, a partir de las 9.30 fueron convocados María Andrea Fermani, Mariano Ignacio Flores, Andrés Patricio Rodríguez, Juan Carlos Rodríguez, Daiana Romina Baldassarre, Denise Aya Tenorio, María Belén Sáez, Jorge Guillermo Ochoa y Gustavo Ciccarelli.
 
Para el jueves, también desde las 9.30, están citados Susana Martinengo (ex jefa de Documentación Presidencial), Diego Dalmau Pereyra (ex jefe de Contrainteligencia de la AFI), Jorge Horacio "Turco" Sáez, Leandro César Araque, Facundo Melo, Emiliano Matta y Mercedes Funes Silva, informaron fuentes judiciales.
 
En tanto, para el lunes, a la misma hora, se dispuso la indagatoria para Alan Ruiz, quien ya está detenido en la causa por supuesto espionaje ilegal contra el Instituto Patria y la vicepresidenta Cristina Fernández. Ese expediente lo lleva adelante el juez de Lomas de Zamora, Juan Pablo Augé.
 
Este martes el juez Villena ordenó detener a un total de 22 personas en el marco de la investigación por supuesto espionaje ilegal a funcionarios, políticos y empresarios durante el gobierno de Cambiemos. Estas detenciones no son prisiones preventivas, porque no se puede dictar la preventiva sin haber indagado antes al acusado.
 

30-06-2020 / 11:06
La figura del ex presidente Mauricio Macri se convirtió en una verdadera piedra en el zapato para la unidad de la coalición opositora de Juntos por el Cambio. El comunicado que publicó el espacio político el domingo por la tarde, tuvo entretelones antes de ser publicado, además, que tuvo la ausencia de adhesiones como de la ex gobernadora María Eugenia Vidal.
 
Por el lado opositor dialogan entre ellos en búsqueda de respuestas tras lo que fue el 2019. En ese año, se hablaba de que muchos querían mantener a Macri dentro del espacio para que vuelva a ser candidato. Actualmente, ya nadie habla de esa opción. Las elecciones del 2023, parecen lejanas, pero que los dirigentes de Juntos por el Cambio están pensando en ello, no quepa duda.
 
Desde Horacio Rodríguez Larreta hasta Alfredo Cornejo, pasando por María Eugenia Vidal, Rogelio Frigerio, Emilio Monzó, piensan en un macrismo sin Macri o, más precisamente, en un rol de líder político retirado, un posicionamiento que suelen tener los ex presidentes yanquis después de los dos mandatos constitucionales.
 
Sucede, en este caso, que Macri no reeligió. Pensaba retirarse y dejar paso a los más jóvenes de la coalición en el 2023. ¿Querrá una nueva oportunidad? La verdad es que nadie sabe, y seguramente tampoco él mismo.
 
"No hay ninguna razón para tirarlo a Macri por la ventana, no me parece justo con él ni con la posibilidad que le dio a la Argentina de encarar un camino distinto, aunque haya quedado trunco", dijo Ángel Pichetto, que encabezo la oposición a Macri en el Senado durante 4 años y después se dio vuelta.
 
Algo similar piensa la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, que gasta horas de Zoom con heridos que dejó el partido en todo el país. Es cada vez más claro que a Macri solamente lo quieren la Embajada yanqui, Pichetto, la Bulrich y Clarín.
 
La Opinión Popular
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar