La Opinión Popular
                  11:44  |  Jueves 14 de Noviembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Gracias a Dios Macri se va, no se aguantaba más su política de hambre". Hugo Moyano
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 31-10-2019 / 12:10

“El PRO hizo más campaña peronista y le ganó la calle al PJ”, analizó Héctor Maya

“El PRO hizo más campaña peronista y le ganó la calle al PJ”, analizó Héctor Maya
El ex senador nacional y ex convencional constituyente, Héctor Maya (PJ), analizó el resultado de las elecciones y trazó un panorama “de esperanza” sobre lo que se espera de la gestión de Alberto Fernández. “Si no tenemos en 100 o 120 días un programa en la calle vamos a tener conflictos sociales”, advirtió. Foto: Blas García para La Opinión Popular
 
El ex senador nacional y ex convencional constituyente, Héctor Maya (PJ), analizó el resultado de las elecciones y trazó un panorama "de esperanza" sobre lo que se espera de la gestión de Alberto Fernández. "Si no tenemos en 100 o 120 días un programa en la calle vamos a tener conflictos sociales", advirtió. "Hay gente que tiene situación extrema de pobreza y hambre y ve a una dirigencia mezquina, que se pelea por sus rencillas políticas y no valora esa pobreza, la situación social se vuelve mucho más irrita. De cualquier manera por ahí se observan algunas mezquindades", analizó.
 
"El PRO hizo más campaña peronista que el PJ y le ganó la calle al peronismo. En la primera vuelta, hizo su campaña de Durán Barba y (Marcos) Peña con los trolls y todo eso, y el resultado fue el fracaso en las PASO; el peronismo quizás se confió demasiado en los resultados y el PRO hizo una campaña peronista, saliendo a la calle -aun cuando las promesas del presidente estaban vinculadas a sus incumplimientos de su acción de gobierno- y el borbollón que generó la actividad intensa de política les dio un cambio en el resultado electoral. Los peronistas nos equivocamos en esta campaña", analizó Maya.
 
 
En declaraciones realizadas al programa A Quien Corresponda (Radio De la Plaza), Maya sostuvo que "se está viviendo una situación muy compleja, la transición es extremadamente larga y por ende difícil sobre todo por el nivel de conflictividad que hay en todos los aspectos".
 
De todos modos, reconoció que ve "con entusiasmo y esperanza que Alberto Fernández está trabajando intensamente, tiene un programa básico con el objetivo de generar fuentes de trabajo y restablecer la paz social y busca la mejor propuesta".
 
En tal sentido, sobre los nombres de los ministros, consideró que "hasta la última semana va a recibir proyectos concretos y en base a eso va a decidir por el mejor proyecto" y "eso le da un perfil que me tranquiliza y me da mucha esperanza".
 
"Creo que Fernández está siendo muy severo en vincular la designación de una persona en el gabinete con la calidad del proyecto que tiene como propuesta, y sobre todo vinculado a la eficiencia de generar fuentes de trabajo. La convicción de que las fuentes de trabajo son el camino de la paz social y de la recuperación económica es una regla sagrada que veo en sus objetivos", afirmó.
 
En cuanto a los resultados, sostuvo que "no hubo campaña; si bien los nuevos mecanismos tecnológicos cambiaron la metodología de hacer campaña, la necesidad de que los candidatos se presenten ante la gente se mostró de otra manera en esta elección".
 
Sobre la falta de militancia en el peronismo, sostuvo que "la soberbia es mala compañía, no hacer nada, quedarse tranquilo, esperanzado y con un exceso de confianza casi lindero a la soberbia es mala compañía no solo en la política sino en todos los órdenes de la vida". Al respecto, dijo que "Gualeguaychú fue la capital de esto" pero aclaró que "hoy con el diario del lunes esto es fácil de detectar, pero vi una gran voluntad y los candidatos tuvieron decisión pero faltó un complemento global".
 
Opinó que "esto será motivo de que el peronismo y el partido se pongan nuevamente en marcha, que haga un análisis de sus errores en todos los ámbitos y esto permita resucitar la vida política -y lo mismo harán los radicales- y que volvamos a la política y no que domine la tecnología lo que debe ser una cuestión comunicacional entre la gente y el candidato".
 
No obstante ello, planteó que "lo que más preocupa hoy es percibir que hay un plan racional, que entendemos todos, donde el objetivo es generar fuentes de trabajo, cómo se van a hacer fuentes de trabajo, cómo se va a potenciar la producción nacional y así disminuir seriamente la desocupación que tanto atormenta".
 
Consultado por los movimientos de Alberto Fernández con vistas a su futura gestión, criticó que "ciertos sectores de la prensa ponen un punto que conduce a no tener esperanza o a tener una credibilidad precaria y fomentan una desinteligencia entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner, pero por la información que tengo la decisión política de la conducción la lleva adelante con firmeza Alberto Fernández, quien sin dudas va a ser el presidente, pero también veo una relación muy positiva de consulta y de trabajo colectivo de Alberto con Cristina porque hay un eje de poder muy fuerte".
 
"No hay las peleas que dicen que existen; por supuesto que el peronismo no son las carmelitas descalzas siempre la disputa de poder trae situaciones irritas, hay enfrentamientos y disputas pero es normal; si esa disputa se traslada a cuestiones perversas de obstrucción y demás el resultado es negativo, si esa disputa transita por el carril de que quien tiene la mejor propuesta es el que tiene el triunfo en la participación en el poder, es positivo", describió.
 
Sobre la injerencia del kirchnerismo duro en el futuro gobierno, el dirigente refirió: "Fui cuatro años compañero de la ex presidenta Kirchner y según conozco no le va a pedir nada a Alberto Fernández por su historia, por su personalidad, por su jerarquía y también por su soberbia. Sin entrar en la crítica, ha sido muy inteligente en el armado político, ha sido una estratega que nos sorprendió a todos y nos condujo al triunfo".
 
"Alberto va a consultar cuando crea conveniente y eso genera una relación muy positiva entre ambos. Hay una muy buena relación porque hay necesidad de que exista, porque hay una gran preocupación por la situación que vive el país. Si no tuvieran ese perfil de estar preocupados por el país, si estuvieran preocupados por las pellejerías políticas estaríamos en una situación grave", definió.
 
"Tengo una gran esperanza y tranquilidad; hay una disputa de trabajo muy fuerte que se centraliza fundamentalmente en las propuesta. El margen para el amiguismo, para la militancia por sí misma, para algunos valores que fueron parte del pasado está siendo superado por la necesidad de tener un programa de quien vaya a un cargo público, porque la necesidad de darle respuestas urgentes a los desocupados es la principal preocupación que tenemos. Si no tenemos en 100 o 120 días un programa en la calle vamos a tener conflictos sociales, porque el nivel de desocupación y pobreza es creciente y grave y salir de esto es el desafío", planteó Maya.
 
Por otra parte, sostuvo: "He pasado la vida en la política y siempre he tenido ambiciones; hoy tengo cero ambiciones y la decisión de no participar en el gobierno porque hay que ayudar a que el mejor proyecto se realice". En tal sentido, apuntó que "en algún momento se vinculó la renovación con el trasvasamiento generacional y en otro momento se le agregó la importancia de que el dirigente tuviera capacidad, estuviera formado y fuera eficiente en la acción de gobierno, y hoy hay que volver a ese equilibrio: no solo la edad es un componente de renovación sino también la formación educativa, de propuestas y de realizaciones".
 
"El país está en un momento tan difícil, tenemos una conflictividad internacional tan grande, tenemos que renovar la deuda externa, estamos transitando por un hilo tan delgado que si el que está en la función es resultado de los aparatos políticos y no resultado de su capacidad, estamos listos. Por eso tenemos que tener responsabilidad y racionalidad y pensar que el cargo público es una oportunidad para devolverle a la sociedad la esperanza que la sociedad nos brindó, de trabajo, progreso y paz social", concluyó.
 
Fuente: Análisis Digital
 
Agreganos como amigo a Facebook
13-11-2019 / 12:11
13-11-2019 / 11:11
12-11-2019 / 13:11
A un mes del 10 de diciembre y a sólo dos semanas del resultado electoral que cambiará totalmente el rumbo nacional, lo que asusta es el desastre que le espera a Alberto Fernández por la herencia que le deja Mauricio Macri. Los primeros escollos para el nuevo presidente serán: la cruda realidad, las necesidades acuciantes de millones de compatriotas, el peso de la deuda. Y reparar cuanto antes los daños causados por un neoliberalismo rapaz y saqueador.
 
Lo que reanima es la capacidad ya demostrada del pragmatismo peronista, que siempre se permite cambiar, para enfrentar una crisis económica brutal, ahora férreamente atada a los eventuales problemas de un default en ciernes y al riesgo de descontrol inflacionario, aun descontando la continuidad del cepo cambiario.
 
Lo que ilusiona es cómo puede articular Alberto, en un peronismo unido, el ejercicio del poder con su vice Cristina y con los gobernadores -entre ellos Gustavo Bordet - en un nuevo orden nacional. Y el principal intríngulis local es cómo y con quien construirá el Gobierno entrerriano los puentes que lo vincule con la Nación.
 
El peronismo entrerriano -que vive su hora de mayor fortaleza a nivel provincial- hoy está frente a una tarea compleja: además de atender el desafío que representa la relación con la Nación, también debe contener a los sectores internistas del PJ. Y también deberá contener la orfandad de opositores a la deriva, por el naufragio de Cambiemos.
 
En ese marco, Bordet define a solas su futuro gabinete. Nadie está seguro de continuar en su puesto, pero nadie espera tampoco cambios sustanciales en el listado de nombres propios que integran el círculo de confianza del gobernador.
 
Se puede deducir que el Gobernador buscará el armado de una estructura que le garantice experiencia en la función sobre la base del ordenamiento del Estado que llevó a cabo en su primera gestión. Pueden aparecer nombres nuevos para cargos ejecutivos, lo que no significa que los posibles colaboradores no hayan tenido a lo largo del tiempo un claro vínculo con el peronismo y sus distintos gobiernos.
 
Por otra parte, la Casa Gris ya asumió como propio el desafío enorme que Adán Bahl tiene en la Capital provincial. Dotar de mayores recursos a la masa coparticipable sería un primer paso, preparando auxilios extraordinarios inmediatos para la futura gestión. A fines de diciembre faltarán muchos millones de pesos para sueldos y aguinaldo. Y faltará también para casi todo lo demás.
 
A Sergio Varisco le esperan semanas muy complicadas en su despedida. Si las finanzas municipales están complicadas, la presión judicial por las causas de narcotráfico eleva la tensión minuto a minuto. Esas causas van dejando la impresión que la Intendencia habría realizado mucho para consolidar un poder narco, alimentado con el presupuesto municipal, para ganar elecciones. Perdió y se va de la peor manera.
 
La Opinión Popular

11-11-2019 / 12:11
11-11-2019 / 11:11
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar