La Opinión Popular
                  17:22  |  Lunes 09 de Diciembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Vamos a levantarnos una vez más". Alberto Fernández y Eduardo Duhalde
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 01-10-2019 / 14:10
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

Estrategias diferentes que persiguen a los mismos votantes

Estrategias diferentes que persiguen a los mismos votantes
Cambiemos Entre Ríos intenta evitar que la debacle de la gestión neoliberal nacional influya, una premisa muy bien ejecutada por el radicalismo, que respiró tranquilo cuando se enteró que Macri no visitará Paraná, en el marco de las marchas del “Sí, se puede”. En tanto, en el Frente de Todos se enfocan en denunciar la grave crisis económico-social nacional y su repercusión en el interior. Lo lidera Gustavo Bordet que en junio se adjudicó un nuevo mandato consecutivo de su partido en el distrito con un récord de votos; también conquistó con Adán Bahl el territorio adverso de Paraná, se garantizó la mayoría en la Legislatura, empujó a la crisis a la oposición y su figura emergió con fuerza en el mapa nacional.
El tiempo que queda para las elecciones del 27 de octubre no significa lo mismo para el Frente de Todos que para Juntos por el Cambio. El oficialismo y la oposición, despliegan sus estrategias para conservar o alcanzar el triunfo. Mientras la Alianza trata de aprovechar cada segundo, el Peronismo apuesta a una campaña corta, en la que el tiempo que resta parece transitar demasiado lento.
 
Sin embargo, más allá de esta diferencia, algo los une: la estrategia de la búsqueda de los mismos votantes. Estiman el aporte que tendría, al caudal de sufragios obtenidos en las PASO, la suma de aquellos electores que no asistieron a las primarias, pero sí lo harán a las generales. Serían casi cuatro puntos porcentuales más.
 
Y a esos entrerrianos quieren acercarse, con distintas modalidades, el PJ y el PRO-UCR. En el caso de Cambiemos, con apuesta de recorridas barriales, redes sociales y televisión en el que evitan mencionar a Mauricio Macri, apelando a una identificación ciudadana que trascienda a la partidaria.
 
Soslayan referirse a la elección presidencial y apelan a captar el voto independiente, localizando la campaña en lo provincial, y enfatizando la búsqueda de un costado vulnerable en la sólida estructura del bordetismo, para polarizar con el Gobernador.
 
A pesar de los efectos deplorables de las PASO de agosto, la alianza Cambiemos sigue insistiendo con la campaña del miedo, con el odio al fantasma imaginario que convocan, Cristina. Un discurso por la negativa, exagerando defectos ajenos para no reconocer la carencia de virtudes propias. Aún así, esto sirve para movilizar a los fanáticos, pero está muy lejos de lo que se necesita para ganar.
 
Cambiemos Entre Ríos intenta evitar que la debacle de la gestión neoliberal nacional influya, una premisa muy bien ejecutada por el radicalismo, que respiró tranquilo cuando se enteró que Macri no visitará Paraná, en el marco de las marchas del "Sí, se puede".
 
En tanto, en el Frente de Todos se enfocan en denunciar la grave crisis económico-social nacional y su repercusión en el interior. Lo lidera Gustavo Bordet que en junio se adjudicó un nuevo mandato consecutivo de su partido en el distrito con un récord de votos; también conquistó con Adán Bahl el territorio adverso de Paraná, se garantizó la mayoría en la Legislatura, empujó a la crisis a la oposición y su figura emergió con fuerza en el mapa nacional.
 
Esto coloca a la política entrerriana es un verdadero intríngulis: Macri y sus candidatos a legisladores fueron bastante votados en las PASO, pero el Peronismo ocupa casi todo el espacio político dentro de los límites de la provincia. La retracción de los partidos que constituyen Juntos por el Cambio es muy grande: la UCR se prepara para cruzar el desierto sin liderazgos locales ni acuerdos básicos de cara al futuro, y el PRO camina a convertirse en un recuerdo.
 
La Opinión Popular

Estrategias diferentes que persiguen a los mismos votantes  

El mayor desastre desde el retorno a la democracia
 
La política neoliberal de Cambiemos engendró miles de ricos más ricos y millones de pobres más pobres. Su mentor, Mauricio Macri, ha consumado el mayor desastre desde el retorno de la democracia. Supo generar deuda y miseria desde la soberbia e ignorancia de los que nacieron en "cuna de oro" y nunca sufrieron necesidades, convencido que todavía les quedaba margen para saquear algo más el país.
 
El pueblo está mucho peor que hace cuatro años y, si sigue Macri, hay riesgo de estallido social. Por eso la mayoría popular volvió a votar al peronismo, con el kirchnerismo incluido, porque el amplio Frente de Todos es infinitamente mejor que la Alianza de los ricos que no pueden ni quieren dejar de ser gorilas.
 
Este cuadro de situación es responsabilidad, en su mayor parte, de los graves errores políticos y económicos de la administración Macri. Recesión en tres de los cuatro años de la gestión nacional, disparada de la inflación, aumento de la pobreza y del desempleo, multiplicación de la deuda externa, caída del poder adquisitivo en todos los niveles sociales...
 
En ese oscuro panorama, con Macri escondido abajo de la alfombra, el radicalismo ganó en Mendoza. El partido centenario, luego de la derrota en la elección primaria, decidió hacer campaña por fuera las órdenes de la Casa Rosada, sin fotos del Presidente y ocultando su pertenencia a Juntos por el Cambio. 
 
Rodolfo Suarez, el gobernador electo, reconoció que alejarse de la figura de Macri fue positivo para su campaña. "Esta es una elección provincial. Hubo una elección nacional que fue adversa al gobierno nacional y no queríamos que eso influya en Mendoza", remarcó.
 
Los dirigentes nacionales de Cambiemos intentaron marcar la paternidad del resultado y subirse al carro del triunfo aunque el futuro pinta muy oscuro, casi irremontable. A pesar de ello, derrochan optimismo naif y esperan que la victoria en la provincia radical cuyana sea viento zonda de cola para el intento de alcanzar el milagro de la reelección de Macri el 27 de octubre.
 

Estrategias diferentes que persiguen a los mismos votantes
 
Cambio de roles
 
A menos de un mes de las elecciones generales los candidatos a la presidencia muestran las cartas que jugarán en el último tramo de la campaña. El resultado de las PASO provocó un cambio de roles en el que Mauricio Macri asume el papel de candidato en desventaja obligado a generar un shock que modifique el panorama y el opositor Alberto Fernández juega de virtual presidente electo.
 
Tras el contundente resultado de los comicios, el cierre definitivo del acceso al financiamiento para el Gobierno -materializado en la licitación de letras que quedó desierta- y el rechazo generalizado de los acreedores al posterior "reperfilamiento" de la deuda desencadenaron finalmente la postergación sine die del tramo de 5.400 millones de dólares.
 
La autoridad formal la detenta un presidente al que todos factores de poder del mundo lo ven con el "boleto picado" y con fecha de vencimiento demasiado próxima como para sentarse a negociar con él en serio. Macri y su ministro de Hacienda Hernán Lacunza sintieron ese vacío en su reciente e infructuoso paso el FMI donde intentaron destrabar el último desembolso grande del préstamo acordado.
 
Fueron en búsqueda de una prueba de amor que demuestre que la llama del romance iniciado en tiempos de Christine Lagarde seguía encendida. Como toda novia en retirada el FMI le pidió a Macri "un tiempo". No sirvieron para torcer la decisión del FMI ni el viaje relámpago del Presidente ni las reuniones mendicantes de su equipazo económico.
 
Los vínculos con el organismo de crédito se han quebrado y así lo señalaron sus máximas autoridades, desde luego, con frases pobladas de metáforas amigables para despedir "a un amigo de la casa". Los 5.400 millones de dólares cuya llegada estaba estipulada para mediados del mes en curso no llegarán en el corto plazo, al menos no antes de las elecciones generales y probablemente no antes del traspaso de poder y de entablar negociaciones con el nuevo gobierno.
 
En otras palabras, los poderosos y principales socios del otrora "mejor equipo de los últimos cincuenta años" han decidido a su manera impulsar el recambio de gobierno por una experiencia que ofrezca mayores garantías de sustentabilidad a sus intereses, lo que supone que tenga consistencia electoral.
 
Mientras que Macri es presidente pero ya no lo ven como tal, a Alberto Fernández todos lo tratan como si fuera una autoridad electa pero no tiene poder formal para adoptar ninguna medida. Obligado por las circunstancias, lo suyo se limita al etéreo terreno de lo hipotético, a hablar de lo que haría cuando sea presidente.
 
Tranquiliza a los mercados proponiendo una "salida a la uruguaya" al problema de la deuda externa (básicamente estirar los vencimientos sin aplicar una quita de capital) pero no está en condiciones de ejecutarla. La inmovilidad parece garantizada al menos un mes más.
 

Estrategias diferentes que persiguen a los mismos votantes
 
Marchas del "sí, se puede"
 
En un intento de última hora por recuperar el favor de un sector del electorado que fue defraudado, Macri busca revertir su condición de candidato en desventaja con un shock de proselitismo a la vieja usanza y una renovada batería de medidas de corte "populista" que se conocerían en los próximos días.
 
Realizó el sábado la primera de las 30 marchas que tiene previstas para los próximos 30 días bajo la consigna "sí, se puede". Lo hizo en territorio "cheto" amigo, más concretamente en la plaza Barrancas de Belgrano, en la exclusiva zona Norte de Ciudad de Buenos Aires.
 
Los que apoyan a Macri se movilizaron, como lo hicieron el 24 de agosto, con una consigna voluntarista y de contenidos ignotos: "Se puede". ¿Qué se puede? Mejor no hacer la lista de lo que pudo el gobierno de Cambiemos, porque parecerían los cargos para un enjuiciamiento por el desastre social y económico.
 
En un discurso en el que se lo vio por momentos eufórico y haciendo un análisis muy discutible de la realidad económica del país, Macri aseguró que estamos hoy en una mejor situación que hace cuatro años para comenzar un ciclo de crecimiento. Lo precedieron en el uso de la palabra sus escuderos de campaña: el camaleónico Miguel Ángel Pichetto y la iluminada Elisa Carrió que como siempre dejó frases que rozan lo insólito como: "los pobres no tienen que tener miedo de ser ricos".
 

Estrategias diferentes que persiguen a los mismos votantes
 
Alberto puesta al federalismo
 
Asumido en su rol de implícito presidente electo, Alberto Fernández ya no hace promesas de campaña sino anuncios anticipados de actos de gestión. No habla como candidato sino como líder de un Gobierno virtual cuyo paso al terreno de lo real es solo cuestión de tiempo.
 
En ese plano reunió a una docena de gobernadores en Mendoza donde anunció su programa de "Democracia Federal" orientado a descentralizar la administración pública nacional estableciendo una serie de capitales alternas en las que se reuniría periódicamente con su gabinete. El propio candidato eligió a Concordia como una de esas sedes rotativas de gobierno.
 
Aseguró que la descentralización y el federalismo serán improntas centrales de su presidencia. "Vamos a terminar con la periferia, vamos a ser un país integrado y vamos a empezar porque el gobierno nacional se instale una vez al mes en cada provincia para saber lo que cada una de ellas necesita. Y no lo voy a hacer solo, lo voy a hacer con los que están aquí, que son los que gobiernan cada provincia", dijo.
 
Entre los representantes provinciales que concurrieron a la cita de Mendoza estuvo el gobernador electo de Entre Ríos, Gustavo Bordet, quien valoró positivamente la propuesta de Fernández. El gobernador entrerriano está cobrando cada vez más relevancia en el armado que diseña el candidato del Frente de Todos para mostrarse como un estadista sensato con capacidad para aglutinar el respaldo de administraciones provinciales que son bien valoradas tanto dentro como fuera del país.
 

Estrategias diferentes que persiguen a los mismos votantes
 
Las cosas están cada día peor
 
Por debajo de la cúpula poderosa, de los millonarios amigos y funcionarios de Macri, de cara a la sociedad de a pie, las cosas están cada día peor. Según informa en agosto el Indicador Mensual de Consumo (IMC) se registró una caída de -11,3% anual. En la serie sin estacionalidad se observó una fuerte contracción de -5,8% mensual, la más pronunciada en más de veinte años, y acumula una baja de -15,3% desde el máximo alcanzado en enero de 2018.
 
De mantenerse esta tendencia, el Gobierno finalizará la gestión con una caída en el consumo cercana al 20% respecto de diciembre 2015. Esta catástrofe del consumo explica a su vez la pendiente sin piso de la actividad económica de la que ningún oficialismo sale electoralmente airoso.
 
El desempleo se disparó cruzando la barrera de dos dígitos a nivel general y se encamina a rozar el 15% a fines de este año en los grandes aglomerados urbanos, en especial Gran Buenos Aires, Mar del Plata, Gran Córdoba y Gran Rosario.
 
Este gobierno lleva ya siete trimestres (pueden ser ocho) consecutivos de caída de la actividad económica contra apenas seis de crecimiento. Medido en precios de 2004, el PBI retrocedió al nivel del segundo trimestre de 2012, siete años atrás.
 
La administración Macri dejó la economía en estado calamitoso, con obligaciones de deuda impagables en los plazos establecidos, con riesgo cierto de hiperinflación, destrucción del mercado de trabajo y hasta en emergencia alimentaria. Frente a esta debacle, en materia de compensación del daño, el Gobierno ofrece un bono de $ 5 mil no remunerativo y a cuenta de futuros aumentos, lo que es una verdadera provocación.
 
El gobierno de Cambiemos, el peor desde la recuperación democrática, solo comparable con el breve engendro de la Alianza Frepaso-UCR de Fernando de la Rúa, ya no puede reparar, ni siquiera amortiguar, el enorme daño que infligió sobre la sociedad durante estos desastrosos cuatro años.
 
El principal logro del macrismo fue la reconstrucción de los lazos de la dependencia neocolonial de largo plazo con los EE.UU. de Donald Trump, la destrucción sistemática de las funciones del Estado, la pérdida de grados de independencia de la política económica con el FMI, el recorte global de salarios y jubilaciones...
 
Así las cosas, ya sin sectores de poder económico y financiero que lo sostengan y con los puentes rotos con segmentos mayoritarios de la ciudadanía, vistas la extensión y la profundidad del daño social y económico producido en solo cuatro años, en los comicios de octubre, y tal como lo muestran todas las encuestas, ¿cabe esperar otra cosa que la profundización del rechazo electoral a Cambiemos?  
 

Estrategias diferentes que persiguen a los mismos votantes
 
El interior federal
 
La Argentina ha ingresado en la recta final rumbo a octubre. La Casa Rosada intenta por todos los medios disminuir la brutal diferencia de sufragios que la fórmula del Frente de Todos le sacó en las PASO (15 puntos) y los Fernández (Alberto y Cristina) sólo deben sostener ese margen, apostando a anuncios hacia los gobernadores de provincias.
 
Dos meses de inflación elevada precederán al turno electoral. Tal vez la expansión más alta del Índice de Precios al Consumidor (IPC), estimada en un 10% entre este mes y octubre, según los analistas privados. La crisis cambiaria y las tensiones financieras ampliaron el nivel de incertidumbre respecto a la capacidad de la política económica sobre el control de la inflación.
 
La caída del poder adquisitivo es más que evidente y costará recuperarse, más allá de que el Gobierno nacional propicie el pago de un plus de $ 5.000 entre los trabajadores del sector privado.
 
En Entre Ríos, las entidades más representativas de los empresarios y de los industriales han puesto el grito en el cielo frente a esta nueva obligación. Ubicaron dudas acerca que los establecimientos fabriles abonen esta compensación. El diálogo de ejecutivos con gremios ya se está generando, pero sin resultados a la vista.
 
En el sector público también habría incertidumbre respecto del cumplimiento de las obligaciones salariales. El gobernador Bordet dijo que la Provincia cuenta con lo que se requieren para abonar los salarios a los empleados públicos. Esa será la estrategia hasta el final de la campaña, tratar de llevar tranquilidad de que los salarios estatales seguirán abonándose en tiempo y en forma.
 

Estrategias diferentes que persiguen a los mismos votantes
 
Campaña electoral provincial
 
En el aspecto puramente electoral, el peronismo provincial en campaña realiza reuniones privadas con referentes de las instituciones y coloca mesas para el reparto de boletas, además de visitas de militantes para un contacto "puerta a puerta" en aquellos barrios y pueblos que en la PASO no fueron afines, enfatizando la necesidad de generar políticas de empleo. Mantiene en marcha la maquinaria electoral, pero en piloto automático, creen que el resultado de las PASO, la crisis y el desgaste del gobierno de Macri hacen el resto.
 
En definitiva, el PJ y la alianza PRO-UCR se plantan como dos opciones detrás del mismo voto: el de los independientes, el de los que eligieron otras opciones y el de los que el 11 de agosto no asistieron a las urnas.
 
Realidades bastante diferentes (la de la Nación y la provincia), pero que en el actual contexto electoral le sirven al diputado Sergio Kneeteman (UCR en Cambiemos) para intentar provincializar afirmando que para los entrerrianos "sería una pésima noticia que retorne el kirchnerismo a gobernar el país".
 
La sutileza vinculada a los fondos coparticipables no es alimento electoral de indecisos, menos cuando Macri pretendió desfinanciar las provincias con medidas a las que su propio gobierno calificó como populistas en los manotazos desesperados post Paso.
 
A la inversa, el PJ traza una estrategia basada en la nacionalización de la contienda. "Mientras el gobierno nacional nos hunde a todos en su propio fracaso Knetteman no puede más que construir relatos, porque nada tiene Cambiemos para ofrecerle a los entrerrianos en el futuro. Y nada lo demuestra tan claro como el resultado categórico del 11 de agosto que sin lugar a dudas se repetirá el 27 de octubre", expresó el diputado Juan Navarro al replicar a Kneeteman.
 
"Más allá de tres o cuatro obras puntuales que llevó adelante la Nación en Entre Ríos, y que publicita por demás en tiempos de campaña, hemos visto estos años una constante retirada de la administración nacional en la obra pública, en los fondos para la salud y la educación, y en los programas alimentarios", agregó el presidente del Bloque Justicialista de la Cámara Baja.
 
Recordó, en ese sentido, que "el descarado abandono de la ruta 18 que llevó adelante el gobierno que Knetteman defiende, junto a otros convenios que Vialidad Nacional tenía con provincia; tampoco hicieron los jardines maternales que prometieron, los cuales hará la provincia con el esfuerzo de los entrerrianos; y encima recortaron recursos fundamentales como el Fondo Federal Solidario, mientras la Nación mantiene una abultada deuda que supera los 2.000 millones de pesos", enumeró.
 
"No olvidemos que la Nación le está sacando a todos los entrerrianos otros 1600 millones de pesos, en esta situación tan delicada que estamos atravesando. Es una vergüenza", calificó el dirigente de la gestión provincial, repitiendo al pie el libreto oficial, cuando salió a replicar al de Juntos por el Cambio.
 
Los restantes candidatos a la Gobernación intentan apuntalar otras estrategias de sus respectivos espacios. Lisandro Gamarra, el candidato a Senador Nacional por Entre Ríos de Consenso Federal pretende consolidarse como la tercera opción política de la provincia. Incluso pelear el segundo lugar, una jugada atrevida si se tiene en cuenta que toda elección polarizada suele ser muy dificultosa para las fuerzas menores o que pretenden instalarse, como en este caso.
 
Está claro que la polarización nacional, que repercutió totalmente aquí, terminó perjudicando, de acuerdo con casi todos los sondeos, a las otras opciones menores. Pero como nada está dicho antes de que se abran las urnas, es pertinente respetar los tiempos y esperar resultados para luego seguir evaluando desempeños.
 

Estrategias diferentes que persiguen a los mismos votantes
 
La nueva Legislatura
 
La Legislatura se encamina a sancionar en su momento el proyecto de presupuesto provincial 2020, lo que convertiría a Entre Ríos nuevamente en una de las primeras provincias del país en contar con esa herramienta que garantiza previsibilidad al próximo gobernador.
 
La impronta más notoria es un alto porcentaje destinado a áreas sociales y si bien las condiciones económicas nacionales han cambiado y las perspectivas del año que viene también pero eso no impedirá que el presupuesto provincial apunte a ser un presupuesto equilibrado, sin déficit fiscal.
 
La mayor parte de los ingresos son generados por recursos propios de la Provincia que además buscará cumplir un nuevo periodo sin acudir al endeudamiento, continuando así por la senda del desendeudamiento que inició Bordet.
 
La agenda legislativa para el próximo período, fue asunto tratado por el gobernador Bordet en audiencia que mantuvo con el diputado provincial electo, José Cáceres, quien suena para presidir el bloque de diputados provinciales. Cáceres remarcó que "la futura gestión tiene que pensar en generar empleo y en seguir haciendo obras para la provincia que es lo que necesitan todos los entrerrianos".
 
"Hablamos de algunas ideas que iremos desarrollando con el tiempo, pero básicamente desde acompañar las iniciativas que ya sea que surjan de la Legislatura o que envíe el Ejecutivo que tengan que ver con poner rápidamente en marcha la economía", ponderó Cáceres.
 
Más allá de la Legislatura, en el ambiente político local continúan las especulaciones acerca de qué recambios habrá en la estructura de poder. Bordet no ha comunicado nada todavía acerca de una reformulación de su organigrama de conducción. Hay varios aspirantes para cargos estratégicos en el gabinete. Pero el gobernador no ha dado aún el visto bueno por aquella cábala de que "equipo que funciona bien, no se toca".
 
Uno de los seguros a remplazar es el candidato a senador Nacional por el Frente de Todos, Edgardo Kueider, quien en Concordia advirtió que "los primeros meses de la nueva gestión serán dificultosos. El gobierno actual he mentido mucho y deja un país en llamas. Pero como dice siempre Alberto, sabemos qué camino hay que tomar para salir de este laberinto".
 
Por último, el Gobernador prepara el acto de reasunción para los próximos cuatro años. Su intención es que Alberto Fernández llegue ese día a Paraná, pero en calidad de presidente de la Nación, según habría comentado a uno de sus colaboradores en la Casa Gris.
 
Bordet puso todas sus fichas para que la fórmula del Frente de Todos se imponga en los comicios de octubre. Esa es una suerte de tabla de salvación para que Entre Ríos no comience a transitar aguas turbulentas en sus finanzas de 2020.
 
Para que las limitaciones no le impidan encarar mecanismos que conduzcan a una más prolija fijación de políticas en materia de salud, educación, seguridad y justicia, pilares sobre los que Bordet basó la conducción del Estado.
 
La administración provincial actual sorteó dificultades pero tuvo el mérito de poner en orden las cuentas de la Provincia y garantizar en un elevado nivel el cumplimiento de sus obligaciones.
 
La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
Estrategias diferentes que persiguen a los mismos votantes
"Nos preocupa enormemente la situación de pobreza y para bajar estos indicadores hay que trabajar con políticas a mediano y largo plazo que prioricen a las personas. Se ha desaprovechado en estos años una oportunidad muy grande. El paradigma social tiene que pasar por políticas que generen desarrollo, y oportunidades", expresó el gobernador Gustavo Bordet apenas conocidas las nuevas cifras del Indec que señalan que el número de personas por debajo de la línea de pobreza trepó al 35,4 por ciento de los argentinos.
Estrategias diferentes que persiguen a los mismos votantes
La candidata a diputada nacional de Juntos por el Cambio, Gabriela Lena, y el candidato a senador nacional Alfredo De Angeli, pretenden subirse al carro del triunfo en Mendoza. Deberían saber que el futuro nacional de Cambiemos pinta muy oscuro, casi irremontable. A pesar de ello, derrochan optimismo naif y esperan que la victoria en la provincia radical cuyana sea viento zonda de cola para el intento de alcanzar el milagro de la reelección de Macri el 27 de octubre.
09-12-2019 / 09:12
09-12-2019 / 08:12
08-12-2019 / 11:12
08-12-2019 / 11:12
07-12-2019 / 10:12
 
Ocurrió en la sesión preparatoria que se realizó este viernes en la Cámara de Diputados, donde prestaron juramento los legisladores electos en los últimos comicios. Mientras que el concordiense Giano fue designado presidente, José Cáceres vice primero y Esteban Vitor vice segundo. También eligieron secretario y prosecretario, cada bloque nominó a sus autoridades y se establecieron días y horarios en los que sesionar.
  
El presidente saliente del cuerpo, el polémico Sergio Urribarri, dio inició a la sesión cerca de las 11.30. Tras el izamiento de las banderas de ceremonia, el legislador Juan Navarro propuso a su par Julio Solanas como presidente provisorio, de acuerdo a lo establecido por el reglamento. Posteriormente, Solanas tomó el juramento de ley a los 34 legisladores con mandato hasta 2023.
 
Luego, se procedió a la elección de autoridades del cuerpo. Navarro fue quien nominó a Giano para la presidencia de la Cámara de Diputados. La propuesta fue apoyada por el resto de los legisladores, Giano prestó el juramento de ley para ejercer el cargo y reemplazó a Solanas en el estrado.
 
Navarro nominó posteriormente a Cáceres para vicepresidente primero del cuerpo y Gustavo Cusinato hizo lo propio con Vitor para el cargo de vicepresidente segundo. Tras las votaciones correspondientes, ambos vicepresidentes prestaron el juramento respectivo.
 
A continuación, se designaron secretario y prosecretario de la Cámara de Diputados. Ejercerán esos roles en el próximo período Carlos Saboldelli y Nicolás Pierini. Respecto a los días y horarios de las sesiones, en tanto, se dispuso que se realicen los martes a las 19 y miércoles y jueves a las 11, semana por medio.
 
En lo que refiere a los bloques, Navarro conducirá la bancada del Frente Justicialista Creer Entre Ríos, Cusinato el bloque de la Unión Cívica Radical, Vitor la bancada del PRO y Juan Domingo Zacarías informó que constituirá un bloque unipersonal.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar