La Opinión Popular
                  23:37  |  Sábado 24 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Los diarios inventan la mitad de lo que dicen. Y si a eso le sumamos que no dicen la mitad de lo que pasa resulta que los diarios no existen". Mafalda
Recomendar Imprimir
Nacionales - 11-08-2019 / 09:08
DEJARÁN ARMADO EL ESCENARIO DE LAS ELECCIONES DE OCTUBRE

Peronismo vs. Macrismo: Se va la primera

Peronismo vs. Macrismo: Se va la primera
Algo más de 32 millones de argentinos están habilitados para votar hoy en las Primarias Abiertas Simultáneas y obligatorias (PASO) nacionales. Más de 12.100.000, el 38 por ciento del total, podrán participar en las de Buenos Aires que se unifica su cronograma con junta su votación con la nacional desde 1995.
Algo más de 32 millones de argentinos están habilitados para votar hoy en las Primarias Abiertas Simultáneas y obligatorias (PASO) nacionales. Más de 12.100.000, el 38 por ciento del total, podrán participar en las de Buenos Aires que se unifica su cronograma con junta su votación con la nacional desde 1995.
 
Los tres distritos gobernados por dirigentes de PRO se sincronizan para potenciarse. Un gesto orgánico ya que tanto la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal como el Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta parecen tener mejor intención de voto que el presidente Mauricio Macri, quien va en fórmula con Miguel Pichetto en la boleta de Juntos por el Cambio (JPC).
 
Su principal competidor es el Frente de Todos (FT), con la fórmula Alberto Fernández- Cristina Fernández. Los presagios, los análisis, las apuestas informales dan por hecho que el vencedor en octubre o noviembre surgirá entre esas alternativas.
 
En las PASO de 2015 Cambiemos libró una interna en la que compitieron Macri, el radical Ernesto Sanz y Elisa Carrió (Coalición Cívica). La movida misma (competencia entre distintos partidos) y la holgada distancia respecto de los aliados fortificaron las chances del hoy presidente.
 
El kirchnerismo, en cambio, padeció las PASO bonaerenses en las que antagonizaron con virulencia Aníbal Fernández y Julián Domínguez. Predomina la impresión de que hubo justicialistas cercanos a Domínguez que no acompañaron a Aníbal contra Vidal. El FT y el macrismo llegan en condiciones distintas a las de entonces. Macri mantiene su alianza originaria pero no sumó a ningún aliado más.
 
Por el contrario, el espacio justicialista se reconcilió, uniéndose en derredor de la fórmula Alberto-Cristina. La mayoría de los gobernadores (en ejercicio, revalidados, o recién electos), casi toda la dirigencia sindical y el sector que conduce Sergio Massa. El despliegue de Frente revela, a cuatro años vista, cuánto más reducida era la coalición de Scioli.
 
Lavagna pretende repetir el fenómeno Massa, le costará lograrlo. Cuantos menos votos obtenga, más arriesga que se le disipen varios en la primera vuelta.
 
Ahora todos los partidos que aspiran a la presidencia presentaron lista única, lo que le resta encanto a las PASO. La flaqueza se agrava porque en la CABA y en Buenos Aires ocurre lo mismo. Los rivales actúan de modo unánime, "consensuan" sin haberlo negociado.
 
La incorporación del escaneo de cómputos confiada por el Gobierno de Macri a la empresa StarMatic enturbió los comicios. Se cometieron muchas irregularidades: simulacros sin control partidario, retaceo de la información... De cualquier modo, millones de personas se pronunciarán, serán autoridades de mesa, fiscales. Los protagonistas de la democracia en el extraño, valioso, trance en que todos valen igual.

 
Lo primero que se debe mirar:
 
Entre la profusión de cifras e interpretaciones, los hechos más relevantes serán:
 
· Quién sale primero en el total nacional.
· Cuál es su porcentaje y su diferencia con el segundo.
· Cuanto suman entre los dos.
· Cuanto cosechan las terceras fuerzas, en especial: Roberto Lavagna- Juan Manuel Urtubey: Nicolás del Caño-Romina Plá (FIT-Unidad) y José Luis Espert- Luis Rosales.
· Los resultados para gobernador en Buenos Aires entre las actuales autoridades Vidal- Daniel Salvador versus Axel Kicillof- Verónica Magario.
· El score en la Ciudad Autónoma entre Rodríguez Larreta y Matías Lammens.
· El nivel de presentismo y la distribución geográfica de los apoyos.
 
**
 
Polarización, presentismo, primera vuelta anticipada:
 
Macri fue mejorando la performance en cada uno de los estadios electorales de 2015: perdió en las PASO, acortó distancias en la primera vuelta, triunfó en la segunda. El tránsito fue acompañado (y explicado en cierta medida) por el aumento de la participación entre las Primarias y la primera vuelta. Se sumaron más de dos millones de votantes, onda un 0,8 por ciento. La mayoría se volcó a favor de Cambiemos.
 
El Gobierno confía en repetir la secuencia incremental. La ambición que transmite su cadena privada de medios es perder hoy por dos o tres puntos reversibles más adelante. En el FT escatiman números pero calculan una diferencia más amplia en el país y en "la Provincia".
 
La alta polarización constituye una de las claves de 2019. Hace cuatro años el candidato Sergio Massa la limitó en primera vuelta ya que mantuvo un caudal alto: 22,4 por ciento. Macri- Daniel Scioli capturaron en esa ocasión el 72 por ciento de los votos.
 
El clima político incita a suponer que los guarismos de las PASO (al sincerar preferencias y polarización) propiciarían a "votar en primera vuelta como si fuera la segunda", cuando solo hay dos en la pista. Voto útil anticipado contra el voto expresivo que, en principio, fomenta el sistema de doble vuelta.
 
El horizonte --impensable hace tres meses y ignorado por la táctica del oficialismo hasta entonces-- habilita la posibilidad de un desenlace en octubre, si Fernández o Macri consiguen 40 puntos con diez de diferencia sobre el antagonista o 45 por ciento. Si alguno araña hoy esa cifra, la perspectiva crece. En igual sentido, se incrementa a medida que el porcentual conjunto supere el 80 por ciento. Con el 85 es bien factible. Con el 90 seguro.
 
Vale recordar que en las PASO los porcentajes se calculan computando los votos en blanco y los positivos ("total de los emitidos", en jerga legal) mientras que en las generales solo se calculan los que se inclinan por alguna lista ("votos válidos emitidos") ignorando al blanco. Lo que significa que el mismo número de boletas aporta un porcentaje algo mayor. Ocioso hacer simulaciones ahora, solo Adrián Paenza podría... Mañana será más accesible y tentador.
 
**
 
Misteriosa Buenos Aires:
 
Vidal motivó un corte de boleta faraónico cuatro años atrás: más de un seis por ciento, una enormidad para un distrito inmenso. El prodigio favoreció a Macri porque le dio un aventón para la segunda vuelta a la que Scioli llegó exhausto y suponiéndose vencido de antemano.
 
Nada es idéntico hoy en día. Kicillof expresa a un peronismo unido, es un candidato capaz de lidiar con la mayor estrella electoral de JPC. Y un corte fastuoso pro-Vidal debilitaría al presidente.
 
Reviven las recurrentes preguntas sobre qué tramo de boleta tracciona a los demás de la sábana. Se exagera o hasta mitifica potencial de los intendentes para hacerlo, entiende uno basado en la experiencia y la mirada costumbrista. Un fundado estudio de los académicos Germán Feierherd y Adrián Lucardi publicado en el blog Foro Económico confirma la lectura, con datos cuantitativos de surtidas elecciones
 
El real enigma, trasladable con menos dramatismo a la CABA, es si Vidal aúpa a Macri o si este la arrastra para abajo.
 
Chocolate por la noticia que viene: el número de bonaerenses (que creció más que el promedio de las provincias) es determinante en el total nacional. Resulta falso concluir que Buenos Aires está sobre representada por ese motivo. Cada votante vale uno, como cuadra. En verdad, el número de Diputados bonaerenses sub representa a sus habitantes porque no se actualiza desde hace décadas. La Ciudad Autónoma, de nimio crecimiento poblacional, en cambio escoge más diputados que Córdoba o Santa Fe, con más habitantes.
 
**
 
Mi Buenos Aires querido y otros pagos: Rodríguez Larreta conserva favoritismo en la Capital, sueña con evitar el ballotage, logro esquivo para el PRO, aunque es hegemónico desde 2007.
 
En torno de Lammens se palpita una elección del 30 por ciento, número superior a los alcanzados por Daniel Filmus o Mariano Recalde.
 
Ya que estamos, el núcleo de las expectativas del FT es mejorar en provincias donde fue goleado Scioli CABA, Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos, Mendoza. También en Buenos Aires donde llegó primero pero ahí nomás.
 
Puesto en números de fantasía solo para ejemplificar: en Córdoba, durante la primera vuelta de 2015 Macri arrolló a Scioli: 53 por ciento a 19. Si el score de octubre fuera 53 a 30 (ilusión expandida en el FT) la brecha se acortaría 11 puntos porcentuales que son algo así como el uno por ciento del padrón nacional.
 
El esquema rige también a la inversa. Para el Gobierno sería un lujo perder en Tucumán por diez puntos o en el Conurbano bonaerense por cinco. Y un bajón quedar debajo de la mitad de los votos en Córdoba o del 45 por ciento en CABA.
 
El mapa general mostrará resultados muy dispares según estratos sociales, edades, territorios.
 
**
 
Terceras vías:
 
Lavagna alega contra la grieta, interpela a un hipotético 40 por ciento de indecisos. Su estructura territorial luce muy dispar y francamente débil en numerosas provincias.
 
En Mendoza pinta mejor: consiguió sumar a la fuerza del diputado José Luis Ramón que terció en las últimas elecciones. En Santa Fe su alianza con el socialismo (un tercio de los votos en la disputa por la gobernación, no es poco) le abre un resquicio de esperanza, aunque la dirigencia del aliado se dividió. Las bases resolverán, son un montón: se trata del partido provincial con más adherentes que no lleva candidatos presidenciales propios.
 
El FIT tiene un recorrido con logros en distintas provincias: Mendoza, Chaco, Salta entre ellas. Su base es fiel y relativamente constante en el número: en el orden del 4 por ciento. La polarización lo acecha y, acaso, limita.
 
Espert se constituyó en rock star gracias a las maniobras del macrismo en su contra. Se desplaza en un espacio ínfimo, el que queda a la derecha del Gobierno. Lo asesora el gurú estadounidense Dick Morris, atrajo a militantes jóvenes de clase alta del target típico de Cambiemos.
 
Los sondeos le sonríen bastante. La estructura de su partido es nimia, puede dudarse acerca de cuan conocido es fuera de ámbitos politizados. Buen momento para señalar que las PASO sirven para eliminar a candidatos que no superen el umbral del 1,5 por ciento de los votos.
 
Unos cuantos tropezarán con esa valla. Espert la sortearía cómodo, pontifican consultores y quinchos VIP. En octubre lo acecharía el mismo peligro que a Lavagna...
 
**
 
Detalles, dudas y augurios:
 
La campaña transcurrió de modo civilizado, sin violencia. Ojalá que este domingo sea igual con alta participación y sin incidentes.
 
La más preocupante es la entrega tardía del software a los opositores, desacatando añeja jurisprudencia de la Cámara Nacional Electoral, ratificada por una Acordada de 2019. El material debía entregarse con un mes de antelación.
 
Los funcionarios Andrés Ibarra, Adrián Pérez y Rogelio Frigerio defendieron una tesis peregrina, ilegal: lo pactado por el Ejecutivo en el pliego licitatorio anula dichos fallos judiciales. Desacato clavado.
 
Choca que no haya causas abiertas contra los responsables en un sistema donde un faso y una denuncia no se le niegan a nadie. La sospecha de manipulación queda picando, los fiscales y dirigentes opositores irán alertados.
 
El engendro macrista enturbia al consagrado sistema electoral argentino fundado en el soporte papel y controles cruzados. Su única virtud, hipotética, es que aceleraría la información del conteo inmediato, provisorio. Hete aquí que en Buenos Aires y la CABA los escrutinios en las mesas serán complejos por las PASO. Será difícil disponer temprano de números certeros... aun si las compus de StarMatic funcionaran seriamente.
 
La presente columna sobrevuela varias cuestiones abordadas con mayor minucia en otras páginas de esta edición. Se han tratado de ahorrar valoraciones para centrar la mira en aspectos prácticos de la disputa.
 
Apenas se agrega que el pueblo soberano afronta una disyuntiva colosal pues decide entre propuestas bien diferenciadas, dos modelos de país.
 
Viene a cuento citar al académico y ensayista Ernesto Semán quien acaba de escribir en el portal Panamá: "Es el formidable poder de las elites modernas para preservarse, y no otra cosa, lo que tiene a la Argentina de hoy al borde del abismo. En la Argentina de hoy, el populismo es una expresión radical y pluralista de mayorías movilizadas y la verdadera opción entre la civilización y la barbarie de un mundo de desigualdad, coerción y violencia creciente". Con otras palabras, Pagina 12 y este cronista lo sostienen desde hace rato.
 
Por Mario Wainfeld
 
Fuente: pagina12.com.ar
 

Agreganos como amigo a Facebook
24-08-2019 / 10:08
El candidato a presidente por el Frente de Todos, Alberto Fernández, criticó al gobierno por haber minimizado la inflación y por creer que ese problema se solucionaba "enfriando" la economía. "Multiplicaron por dos la inflación" y "lo único que produjo Macri son 5 millones de pobres", sentenció.
 
Fernández afirmó que su prioridad será "reconstruir el desastre" que deja el gobierno de Macri y aseguró que recibirá "tierra arrasada". Consultado por cuándo cree que podrá verse una recuperación económica, evitó dar un pronóstico pero señaló: "Los éxitos del primer semestre van a depender de nosotros, no de que alguien haga llover inversiones".
 
El Gobierno "equivocó gravemente el tratamiento del tema de la inflación" porque "pensó que el problema era monetario, y que sacando dinero de la plaza y bajando el consumo la iban a contener", añadió. Sin embargo, "llevamos cuatro años y multiplicaron por dos la inflación".
 
Para el candidato más votado en las PASO, la salida es "cambiar esa lógica que el gobierno repite" y "volver a encender la economía". "Ponerle dinero en el bolsillo a los que consumen y hacer un acuerdo con empresarios y sindicatos para poner en marcha la economía". "No va a ser fácil -aclaró- porque Macri ha diezmado la Argentina".
 
Para Fernández "ha llegado la hora de parar la pelota, levantar la cabeza, ver cómo rearmamos el equipo y empezar a salir de otro modo. Y lo vamos a hacer porque los argentinos la están pasando muy mal, y nadie quiere pasarla mal".
 
Durante la charla con periodistas, el ex jefe de Gabinete durante el gobierno de Néstor Kirchner fue consultado también sobre cómo sería su relación con la Justicia en caso de llegar a la Presidencia. "No voy a ser un cazador de brujas ni perseguidor de nadie", aseguró y recordó que la tarea de juzgar a los jueces y fiscales es del Consejo de la Magistratura y del Ministerio Público, respectivamente.
 
Eso sí, aclaró que su labor "como ciudadano será señalar mi preocupación por la forma en que funcionó" un sector del Poder Judicial durante los últimos años, y destacó que "la mejor Justicia es la que es independiente de la presión mediática y política".
 
"No quiero ser el que está parado en el medio de la grieta", definió Fernández e indicó que su tarea será "dejar de hablar de la grieta y trabajar juntos, porque en el juego de la grieta perdemos mucho tiempo en reconstruir el desastre que han hecho".
 
Finalmente, destacó la importancia de promover las economías regionales, de construir un gobierno "de un presidente con 24 gobernadores" y reiteró que su objetivo será "terminar con los personalismos y construir otro país, porque no nos merecemos el país tan injusto que tenemos".
 
La Opinión Popular

24-08-2019 / 10:08
Las PASO no definían nada porque todas las listas se habían puesto de acuerdo en sus candidatos principales. Pero la diferencia fue tan inesperada e indiscutible que de la nada se convirtieron en el principio del fin para el gobierno de Cambiemos. Y no surgen hasta ahora síntomas de que se pudiera revertir el resultado.
 
Por el contrario, las encuestas post Paso aumentan la diferencia de la dupla de Alberto Fernández y Cristina sobre Mauricio Macri y Miguel Ángel Pichetto. El Frente de Todos ya estaría cerca de los 53 puntos. Y el escrutinio definitivo amplía la ventaja del Frente de Todos en casi un punto, de 15 a 16.
 
Las derrotas electorales tienen efecto centrífugo. Cuando Daniel Scioli perdió por dos puntos en 2015, al toque hubo rupturas en los bloques legislativos y alejamientos de gobernadores que querían libertad para negociar con el nuevo gobierno. Ese fenómeno es síntoma de derrota. Tras las PASO, los radicales pidieron que Marcos Peña no intervenga en sus campañas. No quieren cargar con Macri.
 
En la misma línea, Vidal dijo el jueves a los candidatos a diputados por el distrito bonaerense que es "necesario provincializar la elección". Pero no le será fácil ocultar al Presidente. Macri tiene que hacer campaña. No se resigna. El miércoles reunió a Vidal, los radicales y Horacio Rodríguez Larreta en un almuerzo para la foto.
 
El peso de la crisis detonó en plena campaña. Como en el judo, Macri trató de cambiar el signo negativo de ese peso involucrando a Alberto Fernández con el abrazo del oso. En una semana lo llamó dos veces por teléfono para mostrar hacia la sociedad una actuación de conjunto que no existe.
 
El candidato opositor no quiso romper su imagen de dialoguista, pero al mismo tiempo aclaró que en las PASO lo habían votado para ser opositor y por lo tanto no habría cogobierno. Macri insistió con otra munición de pólvora mojada y quiso darle más protagonismo a Cristina. Ella no recogió el guante envenenado y la estrategia murió antes de empezar. Los trolls de Peña hablan del "Albertítere de la Porota".
 
Como carambola de billar, las cifras de las PASO retiraron el poder al que tiene el gobierno y le dieron poder al que no tiene el gobierno. Es una ecuación de suma cero a la que se agrega la imposibilidad de Macri para frenar la crisis. Las medidas que lanzó van a contrapelo de su pensamiento y del modelo de país que quiso instalar. Fuera del contexto de un modelo de país que sea coherente con ellas, esas medidas no tienen destino.
 
Más que soluciones, para Macri fueron una forma de derivar el peso de la crisis hacia las provincias, porque el IVA es un impuesto coparticipable. Les retira fondos a las provincias. Y además, en medio de una inflación irrefrenable es difícil controlar que esa diferencia no se quede en la cadena de comercialización y llegue a los precios. Los gobernadores plantearon sus críticas.
 
La congelación de las naftas también provocó la protesta de las provincias petroleras así como de las empresas, que pasaron rápidamente el malestar a los sindicatos. Con un modelo de país diferente al de la ley de la selva en la economía, hay salidas de una crisis que el macrismo no atina a resolver y sólo busca desviar su responsabilidad hacía otros.

23-08-2019 / 10:08
Parece que la brutal derrota electoral le cayó pesada.  Elisa Carrió continúa con su gira de stand up político por los medios de comunicación afines al macrismo y también con la verborragia que a cada paso dispara despropósitos sin filtro. En ese marco, la dirigente de Cambiemos eligió criticar a los bonaerenses por haberle dado la espalda de forma masiva a la gobernadora María Eugenia Vidal. También culpó a Alberto Fernández por la disparada del dólar.

"El pueblo de la provincia dejó sola a Vidal", expectoró "Lilita" en (otro) amable diálogo con la señal TN. "Muchas veces el pueblo te deja sola", reiteró la idea y calificó a la estrepitosa derrota de la mandataria como "una injusticia brutal porque el milagro de la provincia es que ganó ella y no Aníbal Fernández".
 
"Mucha gente no sabe cuidar ni los valores que Dios le entrega para salvarlos", aseveró también, mística, rara, como encendida. La diputada nacional por Cambiemos eligió confrontar así con los millones de pobres que dejaron de votar al macrismo y le dieron el 50% de los votos a Axel Kicillof.
 
Además, volvió a agitar el fantasma del fraude (uno que, de haberse concretado, por primera vez en la historia habría sido llevado a cabo por la oposición) e insistió con la idea de que hubo fallas en la fiscalización durante las PASO.
 
En cuanto al dólar, no dudó en culpar a la oposición. "El dólar a 60 pesos es el dólar Alberto Fernández y Techint, lo tengo clarísimo. Lo clavó a 60 que era lo que pedía el establishment a costa de los argentinos", disparó sin reacciones ni repreguntas a la vista.
 
Es evidente que el presidente Mauricio Macri ha decidido poner 'toda la carne en el asador' y a pesar de las críticas que ha tenido la polémica diputada de la Coalición Cívica, le da una segunda oportunidad. Y es que trascendió que será 'Lilita' quien llevará adelante lo que resta de campaña electoral de cara a octubre.
 
Mientras Macri le da 'el ok' a Carrió para que siga adelante con sus discutibles declaraciones, los periodistas difundieron un comunicado donde le advierten a la legisladora que sus afirmaciones son una especie de "intento de censura". Por su parte, el ministro Dietrich acompañará a Carrió en esta nueva misión imposible.
 
Tras describirse como "una porrista, como alguien que enciende" porque "habla desde el alma", Carrió exhortó nuevamente a votar por el presidente Macri, ya que, aseguró, es "el orden" ante "el caos" aunque admitió que "no comparto las posiciones del gobierno que dicen que el triunfo solo depende de una estabilidad de la moneda".
 
Por último manifestó: "cuando hay caos se vota el orden. ¿El orden es La Cámpora? ¿Es Cristina Kirchner? ¿Es (Axel) Kicillof? Jamás. El orden es Mauricio Macri", dijo en el canal ultra macrista 'TN', y reprodujo en 'Twitter'. A preparase  para todo tipo de exabruptos, porque Carrió es muy mala perdedora.
 
La Opinión Popular

23-08-2019 / 09:08
El seminario "Democracia y Desarrollo" del grupo Clarín, donde ayer se cruzaron Mauricio Macri y Alberto Fernández con apenas minutos de diferencia, probó con la misma nitidez que el charter de los banqueros brasileños que visitó al candidato del peronismo, que el poder se escurre como el agua. Y que a veces lo salpica a uno antes de tiempo.
 
¿No es acaso un riesgo para Alberto consumir los cien días de gracia de todo presidente incluso antes de sentarse en el sillón de Rivadavia? ¿No es peligroso el desgaste del cogobierno de facto al que lo forzó una victoria tan apabullante como la del 11?
 
¿Alcanza con decir, como ayer, "yo soy solo un candidato"? ¿Acaso le queda otra que ejercer durante la transición ese cogobierno lo más secretamente posible?
 
La designación de Hernán Lacunza es en sí misma un hito de ese cogobierno tácito. A Macri le permitió avanzar con el populismo de emergencia que decidió desplegar apenas perdió las PASO y que Nicolás Dujovne resistió atrincherado en el déficit cero comprometido ante el FMI.
 
A Fernández le abrió un canal de interlocución privilegiada: Lacunza fue durante muchos años (en la Fundación Capital y en el Banco Central) la mano derecha de Martín Redrado, el mismo que ayer Fernández reconoció ante la plana mayor de Clarín como uno de sus más asiduos consultores.
 
A Fernández también le aparecen insólitos aliados circunstanciales, como las petroleras. Los barones del crudo pusieron el grito en el cielo por el congelamiento preelectoral de combustibles, una puñalada que jamás esperaron del Macri que les dejó elegir al ministro del área apenas asumió.
 
Sus pataleos judiciales contra el congelamiento irán al fondo del cajón y ellos lo saben. Apenas procuran cubrirse con las demandas de eventuales juicios de accionistas o reguladores.
 
Pero sí pueden prosperar las objeciones de las provincias, que entran directamente a la Corte Suprema por la Secretaría de Originarios, llamada así precisamente porque los pleitos originarios que debía resolver el máximo tribunal eran los inter jurisdiccionales. Todo un reordenamiento del mapa de alianzas del poder en la Argentina.

22-08-2019 / 11:08
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar