La Opinión Popular
                  13:02  |  Martes 23 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Los diarios inventan la mitad de lo que dicen. Y si a eso le sumamos que no dicen la mitad de lo que pasa resulta que los diarios no existen". Mafalda
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 09-07-2019 / 17:07
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

Elecciones PASO: prueba a fondo de convicción peronista

Elecciones PASO: prueba a fondo de convicción peronista
Gustavo Bordet decidió jugar a pleno con los Fernández. Endureció el discurso contra el Gobierno nacional porque decidió disputar su partido en las grandes ligas de la política Argentina y las reglas de juego marcan un a todo o nada, sin medias tintas. La jugada actual del Gobernador es a fondo, el resultado electoral provincial constituye una vara alta para las elecciones nacionales que se vienen. Será la prueba de fe de uno de los principales distritos peronistas de la Argentina.
La reunión de Alberto Fernández con los gobernadores peronistas fue un apoyo contundente. Pero también constituye un mensaje: la nueva liga de gobernadores del Partido Justicialista (PJ) puso los pies en el plato de Alberto y Cristina. ¿Cómo es eso? Hasta ahora, el movimiento interno en busca de la unidad partidaria era con gestos individuales.
 
En ese contexto se inscribió la visita del precandidato presidencial Alberto F. a Paraná. Esa primera movida fue un toque de atención. En el mismo sentido se expresó Bordet cuando envió un mensaje puertas adentro del PJ: "la fórmula del peronismo en esta elección es Alberto Fernández-Cristina Fernández". Ahora el escenario interno está cambiando a favor de los gobernadores.
 
¿Por qué Bordet es protagonista de la campaña? Los 436.452 sufragios obtenidos durante la elección del 9 de junio pasado (con el 58,28% contra el 33,63% de Benedetti, una diferencia de 25 puntos respecto de la fórmula macrista) le sirven como carta de presentación. Así se ha subido a la campaña nacional del Frente de Todos.
 
El resultado demostró que no sólo tiene cuatro años más como gobernador, sino también que puede exponer su liderazgo político a nivel nacional. Alberto Fernández lo llama con frecuencia y el mismo Bordet se encarga de organizar al peronismo que ha dejado de lado la tercera posición de Alternativa Federal.
 
Bordet decidió jugar a pleno con los Fernández. Endureció el discurso contra el Gobierno nacional porque decidió disputar su partido en las grandes ligas de la política Argentina y las reglas de juego marcan un a todo o nada, sin medias tintas.
 
¿A qué viene la reflexión? A que el mandatario reelecto ya no tiene como rival ni Atilio Benedetti, ni Alfredo De Ángeli, ni Sergio Urribarri. Su pelea es -y será- con Mauricio Macri. Así lo decidió al ser uno de los abanderados del interior del país en la candidatura nacional del peronismo.
 
Si los Fernández se imponen en los comicios nacionales, Bordet podría gozar del apoyo de un Gobierno nacional que lo premie con un cargo privilegiado en el Poder Ejecutivo, para él o alguno de sus delfines, y de la tranquilidad de mantener una relación fluida con la Nación, que debería garantizar recursos y obras para Entre Ríos.
 
Con una victoria en las elecciones nacionales, sumado a su 58% propio, Bordet podría, además, controlar mejor a su propia dirigencia, que ya se restriega las manos pensando en la sucesión ante la imposibilidad de reelección. No es lo mismo un gobernador con apoyo de la Casa Rosada, que otro solo rodeado de intendentes expectantes como: Martín Piaggio, Enrique Cresto y Adán Bahl.
 
Todo es posible y todo es especulación. Lo cierto es que la jugada actual del Gobernador es a fondo, el resultado provincial constituye una vara alta para las elecciones que se vienen. Será la prueba de fe de uno de los principales distritos peronistas de la Argentina.
 
La Opinión Popular

 
Escenario con indicios de inestabilidad
 
A poco de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 11 de agosto, el escenario vuelve a dar indicios de inestabilidad. ¿Puede ganar la fórmula Alberto Fernández-Cristina Fernández? Puede. ¿Tienen chances el binomio Mauricio Macri-Miguel Pichetto? Algunas tienen.
 
La campaña electoral comienza desafinada. El macrismo incurre en un exceso de anuncio de negociaciones con los mercados extranjeros, alentado por el preacuerdo entre el Mercosur y Unión Europea, mientras que la oposición no logra articular un discurso y descansa en el rédito que le da la brutal crisis económica. Unos y otro parecen depender más del error ajeno que de los méritos propios para conseguir el apoyo mayoritario del electorado.
 

Elecciones PASO: prueba a fondo de convicción peronista
 
Preacuerdo con la Unión Europea
 
Jaqueado por la recesión con inflación, el gobierno de Macri apuesta a generar expectativas mostrando un eventual futuro venturoso. Todos los problemas se resolverían, simplemente, con acuerdos de libre comercio. Uno con la Unión Europea. Otro con los Estados Unidos. Y con Corea. Y con Singapur...
 
Cada reunión con las potencias imperialistas en el G20 es una especie de 17 de Octubre neoliberal para Macri. Desde allí recobra energías como para ponerse en carrera y modificar ese escenario sombrío de imagen negativa que se posa permanentemente sobre él.
 
El convenio de libre comercio con Estados Unidos es otra mentira. Macri hace estos anuncios estando en plena campaña por su reelección, ya que su asesor ecuatoriano le recomienda sacar de la galera un conejo por día para tapar malas noticias como la caída de la producción automotriz (y la industrial, o los índices de la construcción), o los cinco muertos por el frío en condiciones de indigencia.
 
Con acuerdos semiclandestinos que ni siquiera firmó, el Gobierno de la alianza Cambiemos pretende ilusionar a la gente. No dan mayores detalles, lo celebran como un progreso inevitable y luego cancelan el debate del mismo hasta el año próximo, sin siquiera mostrar la letra chica del acuerdo.
 
"Día negro", dijo Fernando "Pino" Solanas, candidato a diputado nacional. "Tragedia", rotuló Axel Kicillof, exministro de Economía y candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires. "Nada para festejar", concluyó el candidato presidencial Alberto Fernández, quien además lo denunció como un tratado que condena al país "a un modelo exportador de productos primarios" y como un nuevo "privilegio" que Macri les otorga "a las potencias extranjeras".
 
Tampoco fue recibido con fuegos artificiales por el empresariado nacional vinculado al mercado interno. Al que, en un arranque de sinceridad sorprendente, Gustavo Grobocopatel, un ganador de este modelo, prescribió: "hay que permitir que algunos sectores desaparezcan y aparezcan otros". El problema es que las empresas no desaparecen solas: su caída arrastra a millones de trabajadores al desempleo y la pobreza.
 
Con estos antecedentes, parece que la sociedad evaluará a la dirigencia política en términos de "economía neoliberal macrista versus economía nacional y popular". Pero, la esperanza es lo último que se pierde, según Jaime Durán Barba que, en campaña electoral, debe convencer al candidato Macri que está ganando.
 
No se iba a hablar de economía pero se habla todo el tiempo de economía. Se marchaba a hacer campaña con la 'causa Cuadernos' en juicio oral y público, con Cristina en el banquillo, pero apareció la 'causa D'Alessio' contra los espías del macrismo, que será elevada antes a juicio.
 
Se pretendía realizar campaña con el 'rebote' de la economía luego de la ayuda del FMI, pero sólo queda la inestable 'pax cambiaria' gracias al dinero del Fondo y la esperanza que el milagro del triunfo macrista aún puede suceder. A Durán Barba le queda solamente la 'polarización' extrema para quitarle todos los sufragios posibles a José Luis Espert, Roberto Lavagna, Juan José Gómez Centurión, etc.
 
 
Marketing electoral vs estructura política territorial
 
Marketing electoral contra estructura política territorial y "relato", así puede diferenciarse cómo encara la campaña electoral macrismo y peronismo. Son dos modelos ideológicos, políticos, de estilos, de praxis.
 
** Uno, se asienta en el laboratorio electoral, el Excel y las RRSS (redes sociales).
** El otro, en los gobernadores, los intendentes, los gremios, los militantes y, sobre todo, en Cristina Fernández, quien sigue siendo central para el votante opositor.
 

Elecciones PASO: prueba a fondo de convicción peronista
 
The economy, stupid
 
Es la economía, estúpido. Ya no es una elección entre "menos malos", tal como quiso plantear Durán Barba. Cada vez más se enfrentan dos modelos ideológicos, cada uno con su utopía económica a cuestas. El macrismo, repitiendo "vamos bien"; el peronismo diciendo "vamos cada vez peor". Y ante los dos relatos, el ciudadano se toca el bolsillo, analiza su economía personal y comienza a decidir su voto.
 
Marcos Peña había planificado que en la campaña electoral no tenía que hablar de economía. Sin embargo, casi no se habla de otra cosa. Puede ser por un paro de los gremios aeronáuticos, o por el Acuerdo de Libre Comercio entre el Mercosur y la Unión Europea, o cada vez que el Indec da a conocer sus informe o cuando se producen muertes de personas en situación de calles, por el frío.
 
Todo pasa por la economía. Por eso vemos al macrismo a la defensiva y al peronismo (y toda la oposición) atacando. Así, podemos hablar de fracaso de estrategia electoral peñista de evitar la economía como tema de campaña.
 
Hoy, el gobierno de Macri recurre a la "alquimia electoral" para explicar cómo pueden ganar la elección. Especulaciones sobre cortes de boleta, arrastre de votos de las PASO a las Generales y de las Generales al balotaje (si se da) se mezclan con teorías sobre boletas "cortas", gobernadores e intendentes "traidores" y 'aparatos' que quedaron fuera de las boletas del PJ, ocupan horas de discusión dentro del equipo electoral del macrismo.
 

Elecciones PASO: prueba a fondo de convicción peronista
 
Nadie percibe ganador a Macri
 
De acuerdo a una encuesta de Gustavo Córdoba y Asociados, en las PASO se impondría la fórmula del Frente de Todos, con algo más del 40% de los votos sobre la fórmula Macri-Pichetto que obtendría el 32,9% y Lavagna - Urtubey con 12,2%. Mientras que en un posible balotaje entre Macri y Fernández, este último resultaría ganador por el 46,5% de los votos. El macrismo obtendría el 42,1%. 
 
El Gobierno de Macri se prepara para una derrota electoral en las PASO. Durán Barba prefiere que así sea. Es más, su equipo considera que cuanto mayor sea la diferencia a favor del peronismo, más votos saldrán de otras fuerzas para el macrismo en la elección general. Sin embargo, puede ser una estrategia errada, como lo fue polarizar, al extremo, con los K.
 
El repunte, que muestra en las encuestas Macri, suele ser atribuido a la tranquilidad del dólar, un mensaje de marketing electoral que quiere significar que el "modelo" de tasas ultra altas y peso devaluado es sumamente exitoso. Sin embargo, la raíz de este comportamiento comenzó con la definición de las candidaturas y se mantiene en la creencia de Wall Street que Macri tiene chances de ganar.
 
Sin embargo, el "veranito" en algunas variables puede no sostenerse una vez que se realicen las PASO. ¿Qué pensará Wall Street si la diferencia el peronismo sobre el macrismo es muy amplia? Es cierto que hay reservas de sobra, pero la estabilidad cambiaria, que hoy puede ser calificada como "endeble", puede quebrarse.
 
Alberto F. ya fue claro que, en caso de ganar, renegociará los vencimientos de deuda 2020 y 2021 con el Fondo Monetario Internacional; y Axel Kicillof reflota la idea del cepo y el freno a los capitales financieros.
 
A pesar de la implacable censura de quienes exigen corrección política, la campaña electoral habilita para denuncia a Macri como "lacayo de Trump", un recurso redituable. También, en las últimas horas se ha robustecido la línea de apoyo a expresiones de corte populista, el rechazo in límine al tratado Mercosur-Unión Europea, sostenida en las visitas de Alberto F. a Mujica en Montevideo y a Lula en la cárcel de San Pablo.
 

Elecciones PASO: prueba a fondo de convicción peronista
 
El peronismo del interior
 
En los últimos días, las alarmas empezaron a sonar en el búnker del Frente de Todos. Los gobernadores del PJ mostraron ante el precandidato presidencial cierta preocupación porque está comenzando a cambiar ligeramente el humor social -ya no es tan negativo para la Casa Rosada como algunas semanas atrás- y el peronismo continúa guiado por una lógica idéntica a la de 2017, cuando Cristina perdió las elecciones en la Provincia de Buenos Aires.
 
Alberto consiguió una foto contundente con la liga de gobernadores peronistas y sus representantes en el Senado de la Nación. Es su mérito como armador. Pero sigue hablándole del peronismo al peronismo, sin indicarle un rumbo al conjunto de la sociedad.
 
El peronismo sigue apostando solo a visibilizar los efectos del nefasto programa económico neoliberal vigente. En la ciudad de Buenos Aires, eso se materializó con las denuncias sobre el aumento de la cantidad de personas en situación de calle, un flagelo que se agravó con la llegada del crudo inverno. Pero la coalición peronista aún no encuentra la manera de generar otras expectativas en la sociedad.
 
El extravío de la estrategia opositora -que hicieron notar los gobernadores y que, en voz baja, también critican algunos intendentes del Conurbano- consiste en que la designación de Alberto Fernández buscó bajar los niveles de kirchnerismo en la campaña electoral del Frente de Todos. En la misma línea, fue pensada la incorporación de Sergio Massa y la estudiada ausencia de Cristina, que no aparece en público más que en las presentaciones de su libro Sinceramente.
 
Por su parte, el peronismo aparece con una estrategia un tanto desarticulada. Alberto Fernández es el principal vocero de campaña y actúa de "armador", alineando la tropa K y peronista en todo el país. Y casi no tiene que hablar de economía ni criticar al macrismo, la crisis económica y social le hacen la campaña mucho más sencilla.
 
Otro tema que preocupa y mucho en el peronismo es el funcionamiento del equipo que armó Alberto F. para trabajar las redes sociales. Los ven muy lejos del nivel de despliegue y penetración de los equipos de trolls de Marcos Peña.
 
Nadie está en condiciones de relajarse: varios dirigentes peronistas de peso, del interior del país, empezaron a cuestionar la campaña y reclaman un discurso para sumar votos en la Región Centro, la zona más fértil para Macri en 2015.
 
Alberto recorrerá Córdoba y Santa Fe con visitas a empresarios y sin Cristina. El lunes y martes caminará el campo bonaerense sin su compañera de fórmula. Pero, puso condiciones: pidió un discurso destinado al "votante del centro del país", pequeños industriales y empresarios golpeados por la crisis financiera pero sin buenos recuerdos de los últimos años de Cristina.
 
En el equipo de campaña de Alberto reconocen que Cristina suma muchísimo en el conurbano, norte y sur del país, pero en el centro productivo su presencia no siempre ayuda. "No lo dicen expresamente, pero quieren que vaya solo y así será", admiten.
 
Atentos a los consejos, incluyeron visitas a empresarios locales en Misiones, Tucumán y este viernes en Mendoza, donde Alberto cerró la jornada junto a la senadora y candidata a gobernadora Anabel Fernández Sagasti.
 
No es tan sencillo poner fin al macrismo y los ciudadanos de la Región Centro también votan. Cristina ha tenido una actitud generosa e hizo posible una apertura para que muchos peronistas de las provincias se sumen a la fórmula. Pero el presidente va a ser Alberto.
 

Elecciones entrerrianas en la recta final
 
Hay detalles que preocupan al peronismo provincial
 
Falta aceitar pinceladas de la campaña nacional, no están claros los roles de Alberto y de CFK. Falta un discurso particularizado para las realidades locales, hablar de economías regionales, de intereses concretos de cada provincia como a las expectativas colectivas de cada lugar que son en matices siempre diferentes una de otras.
 
Esperan definiciones prontas de la campaña nacional al respecto. La falta de un mensaje claro al sector agropecuario, los posicionamientos en materia de política internacional y la incorporación de una mirada más institucionalistas de la política son demandas de la sociedad, especialmente en la región centro del país, a la cual nuestra provincia no escapa.
 
Hay otro dato real, más allá de la altísima imagen de Bordet hoy, con una elección del 58% en las espaldas hace un mes, lo concreto es que la que viene es una elección nacional, en donde lo local, lease las candidaturas a diputados y senadores nacionales, si bien son relevantes no son definitorias.
 
La elección en la provincia será entre Alberto-CFK y Macri. Por eso la idea de ensamblar la campana provincial a las singularidades provinciales es una clave para obtener los mejores resultados, en el marco de una elección a la que a nadie le sobre un voto, sea para perder por poco en el caso de Macri o ganar en primera vuelta para los peronistas.
 
Como toda lista chica, con pocos lugares, los cierres de una legislativa siempre dejan descontentos. Será tarea de los candidatos también salir a recorrer y juntar a los enojados. El hecho de tener a Bordet como principal apoyo electoral minimiza el margen para descontentos y dirigentes que jueguen en contra. Edgardo Kueider ya entendió el contexto y fue el primero en comenzar a recorrer la provincia haciendo campaña con Bordet como estandarte.
 
Seguramente desde una mejor diagramación de la campaña nacional venga un ensamblaje natural en la provincia, en donde los sectores afines a Cristina ocupen un rol en la campaña, el massismo otro, siendo el PJ hoy conducido por Bordet el centro que marca el rumbo.
 
Lo real es que estamos a casi un mes de las primarias nacionales y la política parece pasar solo por los canales de la TV porteña. Hay muchas dudas, pero existe en el oficialismo una certeza: Bordet quiere ganar la provincia.
 

En Entre Ríos, los precandidatos de Cambiemos los impuso Macri y los del Peronismo los acordó Bordet
 
¿Y en Juntos por el Cambio?
 
Sostiene el columnista Carlos Matteoda que el histórico alineamiento del voto entrerriano con la media nacional no permite al PJ ilusionarse con otro urnazo; que la interna de Cambiemos no conmueve la fibra radical; y que la definición depende del arrastre de los presidenciables. Es evidente que Alberto-Cristina no sacarán, ni cerca, la cantidad de votos que sacó Bordet-Stratta.
 
Independientemente del claro acompañamiento del gobernador a la fórmula presidencial del PJ, lo cierto es que el nivel de aprobación de Bordet está muy por encima de los números que muestra la fórmula presidencial.
 
 Del 58% que sacó Bordet al 40% que puede medir la lista nacional hay una distancia enorme, cuyo resultado final seguramente estará entre medio de esos números. Lo lógico en contextos como estos es que los candidatos locales se apoyen la figura de Bordet.
 
Aunque, la elección de los legisladores nacionales por Entre Ríos quedará en un segundo plano respecto de la presidencial y la interna de Cambiemos no amenaza con ser determinante tras las PASO. Una vez que Macri sea candidato a presidente, y Alfredo De Ángeli se postule para renovar su banca en el Senado, solo le quedará alinearse a todos los radicales entrerrianos, como lo vienen haciendo desde 2015.
 
La lista radical rebelde lleva a Raymundo Kisser, quien de no ser favorecido por una inusitada oleada de lealtad radical, tiene muy pocas chances de lograr su cometido. Tal vez la lista corta de precandidatos a diputados nacionales del concejal macrista Emanuel Gainza genere alguna expectativa mayor, y hasta reciba una ayuda del macrismo nacional.
 
La única que le queda a la Alianza, de conservadores y radicales "galeritas" entrerrianos, es que gane Mauricio. Ahora, ¿qué pasaría si Macri es reelecto? La situación sería distinta. El enemigo político que eligió el gobernador Bordet cobraría un valor mucho más relevante que el actual, devaluado por la desastrosa gestión, la crisis interminable y las encuestas desfavorables.
 
Además, según los macristas entrerrianos, Bordet debería enfrentar a un Presidente cuyo segundo mandato se espera sea menos "amigable" que el primero, aquel que en sus comienzos convocó a los gobernadores peronistas que luego le dieron la espalda. Ya no habrá posibilidad para que uno y otro muestren sus rostros amables, como en aquellas fotos de Olivos, se esperanzan.
 
Otro detalle no menor: piensan que es muy probable que accedan al Gabinete nacional, en un eventual segundo mandato, algún dirigente provincial, y junto a él, aparezcan otros radicales y algunos "peronistas" que son bastante menos conciliadores y con mucho mejor memoria para cobrar a quienes jugaron fuerte en contra de ellos. No serán los "señoritos" del PRO puro, advierten.
 
Esa, admiten los opositores a Bordet en Entre Ríos, es la única apuesta que pueden hacer quienes aspiran a poder recuperar algo de poder en la provincia: a que gane Macri. Si eso sucede, podrían pensar en un contrapeso nacional que aplaque en alguna medida el apabullante poderío del peronismo, que domina casi todas las instituciones de la Provincia.
 

La segunda parte de la campaÃÆ'±a ha comenzado
 
La transición municipal en Paraná está en marcha
 
Se sabía que ese proceso sería largo; ya va quedando claro que también será problemático. La señal de largada fue una advertencia de Adán Bahl. El intendente electo avisó que se prepara para asumir en situación de emergencia económica y con una deuda de tales dimensiones que será necesario verificar acreencias y reprogramar los pagos.
 
Los contratistas municipales vienen con plazos de pago dilatados y ahora ya hacen fila para cobrar: desde varios rubros afirman que ya les dijeron que no hay recursos para mucho más que sueldos y algunas obras de mantenimiento.
 
El equipo de Sergio Varisco minimiza el problema. El equipo de Bahl, por el contrario, exhibe cada vez con mayor crudeza la caída crítica de ingresos. Bahl no habla mucho, pero el bloque actual de concejales peronistas lo interpreta (y algunos radicales también).
 
Concejales peronistas realizaron una conferencia de prensa para analizar la situación económico-financiera del Municipio de Paraná, tras conocerse un informe de la Secretaría de Hacienda que ingresó a la legislatura capitalina. El presidente del bloque opositor, David Cáceres, estuvo acompañado por sus pares Stefanía Cora, Sebastián Bértoli, Enrique Ríos y Cristina Sosa.
 
"Esto es producto de una degradación política e institucional que venimos padeciendo hace 3 años y medio, que tiene su desencadenante en una terrible situación financiera de las arcas municipales. Nuestro rol como concejales es de contralor del Ejecutivo. Hoy tenemos un intendente doblemente procesado por Peculado y malversación de fondos públicos", analizó Cáceres.
 
La oposición local explicó tres ejes fundamentales en la conferencia de prensa: el personal contratado, la ejecución de obras por fuera de presupuesto y la caída en la recaudación prevista por la propia ordenanza del Presupuesto 2019. Es decir, se incrementó la planta de trabajadores, se gastó más de lo previsto y se recaudó menos. Es el repertorio de objeciones iniciales, cuando todavía falta tiempo para que se forme la comisión que expresamente tramitará la transición.
 
El informe señaló que al mes de abril el Municipio ya había ejecutado un 86,32% del Presupuesto 2019. Esta situación reviste una profunda gravedad institucional que surge del interrogante respecto a cómo va a financiar la gestión de Varisco lo que resta del año.
 
Los números aportados por la cartera de Hacienda, a cargo de Cristina Ruberto, brindaron claridad respecto a la incertidumbre que había respecto a las finanzas municipales. Ahora bien, también pusieron en evidencia la utilización de las arcas de todos los paranaenses con fines electorales que realizó la gestión Varisco con el objetivo de obtener la reelección que frustró el pueblo paranaense en las urnas. A esta historia, sin embargo, le faltan varios episodios.
 
La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
23-07-2019 / 07:07
Gustavo Bordet debe trepidar de sólo pensar en otro mandato de Mauricio Macri coincidiendo con su segunda gestión como gobernador. Al reelecto gobierno federal entrerriano le altera la posible reelección del Presidente, con el ajuste del FMI incluido.
 
Aunque alude a la escasa sensibilidad popular del mandatario nacional para justificar su inquietud, el Gobernador alimenta sus temores por el lado de las diferencias ideológicas y por la tensa relación institucional durante la campaña electoral que se mantienen a la hora de pensar en futuros acuerdos, por ejemplo, en materia de obras públicas.
 
En ese marco son las acciones que desarrolla el Gobernador en el plano nacional del peronismo y su prédica en favor del binomio de los Fernández para las presidenciales. El mandatario no se guarda nada a la hora de apostar por Alberto y Cristina. Usa toda su capacidad de intermediario entre gobernadores y dirigentes para provocar acercamientos entre los que antes deambulaban en veredas distintas.
 
Él mismo llegó a decir que Cristina ya fue cuando pensaba en una tercera alternativa peronista -disidente, federal, republicana, perdonable o moderada- para enfrentar al Gobierno de los CEOs. Esa mirada política, también, ya fue. Aquella opción no se pudo consolidar y, ahora, a la mayoría de los compañeros los une el espanto a Macri: prefirieron taparse las narices y perdonarse antiguos distanciamientos políticos para darle batalla y derrotar al inepto Presidente.
 
Por una cuestión de supervivencia institucional y ecuanimidad de gestión, Bordet necesita que cambie de camiseta el Poder Central, para aspirar a que la identidad peronista común le permita obtener más beneficios para la provincia que los conseguidos en la era macrista.
 
Como consecuencia de la desastrosa política económica nacional, el Gobierno local comenzó a tener problemas y agudiza la imaginación para afrontar los gastos que se le vienen. De ahí que no vean bien un triunfo de Macri. En ese marco, que sea reelecto, será la peor noticia para el Ejecutivo provincial, porque intuyen lo que pueden esperar: escasos beneficios futuros para la provincia.


Si gana Macri, los gobernadores del PJ saben que verán cómo, en las pocas obras que permita el FMI, no aparecerán en el cuadro ni siquiera como invitados. Además, el posible intento de llevar adelante las reformas laboral, previsional y tributaria garantiza las diferencias, la distancia, las peleas y los desencuentros. 
Cuatro años más de Macri serían devastadores.


Pero, durante esta semana hubo un dato que provocó sonrisas peronistas: en la Casa Gris se comentó que, según encuestas, los Fernández estaba a unas cuantas décimas de ganar en primera vuelta. Sea o no cierto, el rumor alienta esperanza de afinidad política y comunidad de intereses. Pero antes hay que ganar las PASO.

La Opinión Popular

22-07-2019 / 10:07
22-07-2019 / 10:07
21-07-2019 / 16:07
21-07-2019 / 10:07
 El gobernador Gustavo Bordet y la ministra de Desarrollo Social, Laura Stratta, analizaron las políticas públicas que se llevan adelante en materia de Economía Social. En esta gestión, se invirtieron 260 millones en diferentes programas y estrategias para fortalecer a los emprendedores. Además, se dio acompañamiento a alrededor de 23.000 emprendimientos.
 
Al respecto, la titular de la cartera social expresó: "Es una definición de nuestro gobernador Bordet construir un Estado presente, con el oído atento a las necesidades y que pueda dar impulso a quienes deciden emprender en nuestra provincia. Para eso puso al desarrollo social como una prioridad, lo que hizo posible desplegar una multiplicidad de políticas públicas a través de acciones concretas en todo el territorio".
 
En ese sentido, explicó: "Estamos cerca de los entrerrianos y entrerrianas cuando nace una idea, cuando comienza a tomar forma, pero también para aportar a que esos proyectos crezcan. Para eso promovemos espacios de acompañamiento y capacitación, financiamiento e incorporación de tecnología", dijo y añadió: "También hay un Estado presente que fomenta la conformación de redes, fortalece los espacios de comercialización y expande fronteras, a través de herramientas como las misiones comerciales".
 
Asimismo, señaló: "Todo el camino hecho alimenta un círculo virtuoso en la provincia. Creemos en la economía social como motor de desarrollo, de organización solidaria, de comercio justo y consumo responsable. Desde esa convicción es que llevamos adelante un trabajo sostenido desde el Ministerio de Desarrollo Social y es nuestro compromiso diseñar y sostener políticas públicas que posibiliten el crecimiento de este sector y la inclusión de diversos actores de la Economía Social".
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar