La Opinión Popular
                  09:30  |  Sábado 19 de Octubre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“En octubre, a Macri hay que echarlo a la mierda”. Hugo Moyano
Recomendar Imprimir
Nacionales - 08-07-2019 / 09:07

La decisión de los indecisos

La decisión de los indecisos
Conseguir al resto, para el intento de liquidar el pleito en primarias o primera vuelta, requiere de mejores precisiones. Alberto Fernández ya dejó claro lo que no se propone y se asienta como figura con juego propio. Sus reuniones ampliadas de los últimos días, con gobernadores e intendentes del conurbano, no hubieran sido posibles con CFK en papel protagónico. Aquello de que ella divide y Alberto suma, o que con Cristina no alcanza y sin ella no se puede.
Los escándalos de la derecha gobernante, estupideces, ninguneo mediático y falta de muñeca en visión de largo aliento, están lejos de una parte social decisiva. La de los indiferentes, unánimemente citados como "indecisos".  Son clave para el resultado de elecciones en que se juega un dramático futuro de mediano plazo.
 
Estimables focus group, realizados desde proveniencias oficialistas y opositoras, por el momento mantenidos en reserva, muestran que los vacilantes no son atendidos como se debe en los mensajes conocidos hasta acá. Ni por el macrismo, que actúa en base al pasado K despreciable, ni por la unidad o unión que por fin logró el espacio del peronismo globalmente entendido.
 
Los unos y los otros están hablándoles con prioridad a sus núcleos duros, con la diferencia de que el Gobierno se asienta en sus hechos horribles pero sin ambigüedades y la oposición permanece genérica. Difusa respecto de propuestas más concretas, mejor enfocadas hacia un público más amplio.
 
Una de las consultoras, Argumentaria, que trabajó sobre este tema en el conurbano bonaerense, advierte que la apelación a un pasado que era mejor, y a un presente desastroso, no causa efecto en una ciudadanía necesitada de argumentos más específicos. El factor "épica", por sí solo, no suma.
 
Es desde ahí donde, pareciera, la oposición necesita valor agregado, tanto en las declaraciones de sus candidatos como en la campaña propiamente dicha.
 
Acerca de lo segundo, las piezas publicitarias -de todas las fuerzas-  revelan, primero, las mismas deficiencias de continente que se saben hace rato. Con guiones predecibles y cansadores, mal locutadas, hechas a las disparadas, cabe inquirir si a esta altura los comandos de campaña están en verdad interesados en esa artillería que recorre radio y tevé hasta agotar a cualquiera.
 
Ocurre que el oficialismo no tiene más nada que demostrar, ni en sus spots ni en su acción de gobierno, y el Frente de Todos sí. Cristina cubre la sección emocional, lo hace sin imperfecciones, trabaja desde el lugar al que se bajó subiéndose de otra manera y consolida la pasión de los votos asegurados.
 
Conseguir al resto, para el intento de liquidar el pleito en primarias o primera vuelta, requiere de mejores precisiones. Alberto Fernández ya dejó claro lo que no se propone y se asienta como figura con juego propio. Sus reuniones ampliadas de los últimos días, con gobernadores e intendentes del conurbano, no hubieran sido posibles con CFK en papel protagónico. Aquello de que ella divide y Alberto suma, o que con Cristina no alcanza y sin ella no se puede.
 
Lo que no, ya está. Fue la agenda que el aparato del macrismo impuso en los momentos iniciales de lanzada su candidatura, y contestarle era inevitable.

 
Comenzada formalmente la campaña electoral y sin perder de vista algunos componentes estéticos y de contenido, a los que se alude dentro de unas líneas, vale preguntarse si hay mucho más para decir, ver, escuchar, registrar. O si acaso se trata de que la unificación opositora le acierte a unas pocas y precisas propuestas.
 
De adelanto: son (casi) solamente interrogantes porque, según antecedentes de sobra, la efectividad del proselitismo se mide con el resultado puesto y, antes, mediante cómo calza en un clima social predeterminado.
 
Hasta ahora, y como le cabe a toda fuerza oficialista, el macrismo se expresa con sus decisiones, que son inequívocas. Tuvo contramarchas políticas, pero nunca ideológicas. La más ostensible fue designar a Miguel Ángel Pichetto como compañero de fórmula, y en el terreno operativo no le fue muy bien que digamos salvo por la cortina de humo de haberle caído fantástico a la invisible confianza externa.
 
Fuera de eso, Casa Rosada armó sus listas a gusto y piacere, el senador quedó pintado y, al margen de si fue él quien engendró la movida de proscribir a José Luis Espert para evitar fugas por derecha, lo evidenciado a hoy es un boomerang: lo victimizaron, le hicieron una publicidad extraordinaria y todo para nada, porque el humorista quedó firme como candidato con sus votos que, en primera instancia, se restarían de ex Cambiemos.
 
Apuntes como esos podrán ser considerables si se atiende a chicanas e intrigas de palacio, y lo serán mucho más si las primarias acaban en una diferencia grande o indescontable a favor de Fernández y Fernández. Lo cual ocurriría con el diario de un lunes que todavía debe construirse.
 
Mientras tanto, el Gobierno avanza a un paso vaya a saberse si convincente en cuanto a sus chances electorales. Pero es una marcha que no ofrece dudas, ninguna, acerca de su estable decisión.
 
Los cambiemitas ganarán o perderán con las botas puestas, e incluso se dan el lujo de advertir que trasladaron todas sus bombas para después de diciembre.
 
Una deuda externa triplicada en sus intereses desde 2016, no en factura de acreedores privados sino con un organismo financiero internacional. Lo que queda de los tarifazos, cuyas cuotas pasan asimismo a luego de las elecciones. Las reformas laborales y previsionales, que en el primer caso consistía en llamar "flexibilización" a lo ahora denominado "competitividad". En el segundo, lesionar a los futuros jubilados sin siquiera desmentir que intentarán volver al fraude del sistema de capitalización.
 
Todo informado. Todo avisado. Incluye al dólar en descenso y en retraso cambiario, con el propio "mercado" recordando que eso explota inevitablemente. Todo -en principio- para después del diciembre en que, Macri dixit, harán las cosas que hacen pero más rápido todavía.
 
No sólo eso.
 
Es un hecho de no tantos antecedentes, por su dimensión de falsedad técnica, que el Gobierno haya vendido el buzón de un acuerdo Mercosur-Unión Europea, inexistente en letra chica pero también en la mayor y, con suerte, a implementar en unos cuantos años.
 
No hay una sola referencia específica al margen de intenciones macropolíticas que, nada menos, deben atravesar la aprobación de un Congreso que, muy probablemente, estará integrado por una mayoría opositora.
 
Redoblan la apuesta con otra fake absoluta, el convenio de libre comercio con Estados Unidos que en el menemato se titulaba "intercambio recíproco" y que Martín Granovsky resumió en su artículo sobre el desentierro del ALCA (PáginaI12, viernes pasado): es una burla a Washington que, justo a 243 años de la independencia norteamericana, la oferta se produzca justo al rato de haber anunciado la intención de firmar un acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea.
 
"Los historiadores recordarán que cuando Mauricio Macri hizo el anuncio estaba en plena campaña por su reelección, y que un asesor ecuatoriano le recomendaba sacar de la galera un conejo por día para compensar noticias como la caída de la producción automotriz (y la industrial, o los índices de la construcción), o los cinco muertos de frío en condiciones de indigencia".
 
No a la venganza, ni a que el gobierno de la unidad cometerá la chiquilinada de anunciar el no pago de la deuda con el Fondo, ni a que será Cristina quien le armará el gabinete, ni a cualquier ruta en esas direcciones.
 
Para lo que sí, sin tampoco caer en la inocencia suicida de anunciar cada medida a disponer, sería imprescindible que la oposición trazara ciertos ejes mucho más definidos que los vistos al presente.
 
El centro global es claro y pasa por palabras o disparadores como recuperación, reconquista, volver al trabajo y al mercado interno, acabar con la timba financiera, edificar sobre los escombros que deja Macri. Y formular esa "poesía" válida con creatividad propagandística, desde ya.
 
Pero aquella parte sustantiva de "la gente" demanda unas formulaciones más concretas, del tipo de cómo será un plan de emergencia para asistir a los pobres e indigentes que la brutalidad gobernante multiplicó, a cuáles ganancias se afectará para sacar los fondos que la reparación compele, de qué modo que no sean oraciones fáciles volverá el crédito productivo.
 
En otras palabras, se supone que hay dos pecados en que una oposición auténtica no debería incurrir.
 
Uno es cometer sincericidios.
 
El otro, no señalar a cuales minorías se afectará.
 
La plata para la reconstrucción de algún lado hay que sacarla y tarde o temprano deberá decirse de dónde, so pena de mostrar un programa aguachento o melancólico. Cuidado, porque el macrismo no duda.
 
Por Eduardo Aliverti
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
19-10-2019 / 09:10
La única duda es la preposición. Imposible saber si Mauricio Macri quiere llenar el acto que realizará hoy en Corrientes de policías o con policías. Pero que habrá muchos policías, habrá: la repartición ordenó a los efectivos de todas las áreas que se presenten a sus lugares de trabajo vestidos de civil.
 
El Memorándum J.P. número 573/19 de la Jefatura de Policía de Corrientes, está dirigido a los directores generales de Personal y Formación Policial, de Asuntos Judiciales y Represión del Delito, de Administración Financiera, de Seguridad Vial, de Coordinación e Interior. También a los directores, jefes de departamentos y jefes de divisiones.
 
El memo tiene fecha 17 de octubre y dice textualmente, con respeto de su sintaxis original, sus comas y sus mayúsculas: "Raíz implementación de la Orden Operacional J.P. N° 05/19, suscripta por el Sr. Jefe de Policía, por la visita del Sr. Presidente de la Nación, Ing. MAURICIO MACRI, el día 18 del corriente, en nuestra ciudad capital, más precisamente en la explanada del puente 'Gral. Manuel Belgrano'. Deben disponer que el 100% del personal bajo su mando, se encuentre en apresto en esta Jefatura de Policía, el día 18/10/19, 15.00 horas, de civil, aguardando directivas al respecto".
 
Firma Edgardo Acevedo, comisario general, subjefe de Policía de Corrientes.
 
Si bien la utilización de recursos del Estado para la campaña no es una novedad en el gobierno de Macri y la coacción a empleados públicos para que se apersonen como extras en actos políticos (o actúen como fiscales en las elecciones) fue denunciada en otros distritos donde manda Cambiemos, más notoriamente la ciudad de Buenos Aires, resulta inédita una orden de este tenor dirigida a todos los miembros de las fuerzas de seguridad locales para que dejen de lado sus tareas y hagan bulto en las presentación de campaña de Macri.
 
Macri estuvo ayer en Chaco dentro de su gira de despedida por 30 ciudades de todo el país. "Que escuche todo Corrientes", dijo en la ciudad de Roque Sáenz Peña, que en realidad es chaqueña. Anoche durmió en Corrientes y hoy se dispone a protagonizar un nuevo acto. La policía local, como se desprende del facsímil con la orden, será parte de la fiesta de despedida macrista.
 
La Opinión Popular

19-10-2019 / 08:10
"La alianza entre Italia y Estados Unidos se remonta al imperio romano", mandó Donald Trump, mientras en la Argentina, su amigo Mauricio Macri, en campaña, arengaba: "¡Que se escuche en todo Corrientes!", pero estaba en la provincia de Chaco. Están hermanados por un rasero cultural de cuarta. Y bien clasista en cuanto importa más el poder del dinero que el conocimiento. Los dos coinciden en sus dificultades con historia y geografía y en cuestiones como Venezuela.
 
Macri se desvive por halagar a Trump. Diez días antes de los comicios en los que todo el mundo da por descontado que no tendrá reelección, que será rechazado por la absoluta mayoría de los argentinos, sin siquiera segunda vuelta, tomó decisiones estratégicas para beneficiar los intereses de EE.UU. en la región pero que compromete el planteo más democrático y pacífico del futuro gobierno.
 
Ante el inminente derrumbe de su presidencia, Macri hizo renunciar a Paula Bertol como representante del país en la Organización de Estados Americanos (OEA) y ordenó al canciller Jorge Faurie que la reemplace por un funcionario de carrera allegado al PRO a través del secretario de Asuntos Estratégicos de la cancillería, Fulvio Pompeo.
 
Bertol es un cuadro destacado del PRO. Ha sido legisladora por la ciudad y diputada nacional. Su designación se correspondió con la decisión de Washington de convertir a la OEA en la herramienta principal de su ofensiva para recuperar el petróleo de Venezuela, una prioridad de la política yanqui para la región.
 
Felipe Solá, posible futuro canciller de Alberto Fernández si gana las elecciones, denunció estos cambios en la cancillería como "escandalosos y de mala fe". Y explicó en declaraciones periodísticas que "Bertol no cumplió su mandato como embajadora, renunció para la campaña y nombraron a un embajador de carrera que piensa parecido en la OEA, donde se discuten cosas donde nuestro pensamiento es distinto al del Gobierno".
 
Como la de Bertol fue una designación política, hubiera tenido que renunciar al cambiar el gobierno, ahora el nuevo representante tendrá que ser removido por decreto. Macri hizo renunciar antes de tiempo a Bertol con la excusa inverosímil de que la necesita en una campaña que ya está en su tramo final.
 
Antes de renunciar, Bertol aprobó una convocatoria al TIAR impulsada por Estados Unidos para estudiar un plan conjunto de agresión a Venezuela. Durante la guerra de Malvinas, Argentina convocó al TIAR, pero Estados Unidos ignoró el compromiso de auxilio al que obliga el Tratado ante una agresión externa y, en cambio, actuó como aliado de Gran Bretaña en la OTAN, el enemigo de Argentina, que ahora se junta con Estados Unidos para agredir a Venezuela.
 
Pero Macri ha sido el gran derrotado y el único objetivo de estas decisiones ha sido poner obstáculos a su sucesor, sobre todo en la relación con Trump, quien tendrá que ser necesariamente un interlocutor importante en la negociación de la deuda. De esta manera, Macri le hace el trabajo sucio a Washington.

18-10-2019 / 09:10
En una jornada de ribetes épicos para el peronismo, el Frente de Todos conmemoró en La Pampa el Día de la Lealtad con un acto del que participó el candidato Alberto Fernández, quien denunció a Mauricio Macri "porque se cansó de decir mentiras", llamó a construir una "Argentina que a todos nos incluya" y destacó que el país se volverá a levantar porque está formado por "un pueblo maravilloso".
 
El candidato opositor señaló que el peronismo volvió "a estar unidos", a juntar fuerzas "para darle al pueblo una opción después de 4 años de sumisión y de derrota" que es a lo que el gobierno neoliberal de Cambiemos condenó "a los sectores más humildes".
 
"Necesitamos de una vez por todas que la Argentina deje de caerse, que es lo que pasa cada vez que estos llegan al poder", dijo en alusión a los neoliberales, se mostró esperanzado en que "esta vez hayamos aprendido que la política no es prepararse haciendo coaching para mostrarse frente a una cámara diciendo lo que la gente quiere oír", sino que "la política, entiéndalo presidente, exige no mentirle a la gente y exige comprometerse".
 
En otro tramo, Fernández llamó a construir "una Argentina que nos incluya a todos, no una Argentina para unos pocos" y advirtió que para el Gobierno de Macri "donde hay una necesidad hay un negocio, y así estamos, todos ellos haciendo negocios para sus amigos".
 
"Estamos muy cerca pero aún no hemos llegado y necesitamos que el 27 de octubre le digamos adiós a estos malos momentos que nos han hecho vivir", y que el pueblo demuestre que "lo que deseamos es que la pequeña y mediana empresa levante sus persianas, vuelva a producir y a darle trabajo al que hoy no lo tiene".
 
Finalmente, señaló que "cuando Macri termine su mandato la pobreza alcanzará al 40% de los argentinos, y así se irán, como siempre lo han hecho, dejando un pueblo sumido en la miseria, pero eso no tiene que preocuparnos, porque nosotros sabemos que podemos trabajar juntos".
 
Previamente, Cristina había señalado respecto a Cambiemos que "parecía que venían a quedarse por 100 años, sin embargo pudimos de poco ir reconstruyendo la unidad del campo popular". En un mensaje directo a Macri, dijo que "vamos a tener que saber en qué se fue la plata del endeudamiento que se han robado en estos años".
 
En el recordatorio estuvieron los gobernadores Carlos Verna, Juan Manzur, Sergio Uñac, Roxana Bertone, Lucía Corpacci, Gildo Insfrán, Mariano Arcioni, Gustavo Bordet, Alicia Kirchner, Gerardo Zamora, Domingo Peppo, el postulante, Axel Kicillof y los electos Sergio Ziliotto y Jorge Capitanich; entre otros.
 
La Opinión Popular

17-10-2019 / 10:10
17-10-2019 / 09:10
Por impericia y castigo a los votantes, el Gobierno de Mauricio Macri generó en septiembre una inflación del 5,9%, la más alta del año y la segunda mayor de la era Cambiemos. La devaluación del peso, que permitió el Presidente para aleccionar a quienes le dieron la espalda en las PASO, tuvo en septiembre su mayor impacto en materia de precios, y continuará derramando en los meses siguientes.
 
En lo que va del año, el nivel general de precios acumuló un alza del 37,7% y en los últimos de doce meses el aumento fue del 53,5%. Las subas se concentraron en servicios regulados, donde la aprobación de los ajustes debe ser convalidado por el gobierno, como Salud, Transporte, Energía y Comunicación.
 
El precio de los alimentos fue el otro gran rubro que subió por encima de la media, lo que impacta en mayor medida a los hogares de menores recursos.  "El Presidente está preocupado porque levanto mi índice al hablar. Pero hay índices que le arruinan la vida a la gente y condenan a millones a la pobreza", reprochó desde Twitter el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández.
 
Pese a la contundencia de los números oficiales, los funcionarios del gobierno de Macri se desentienden de la escalada inflacionaria que provocó la dolarización de la energía y el combustible, la administración errante del tipo de cambio y el desmantelamiento de cualquier política que controle precios y regule la rentabilidad empresarial.
 
El pico inflacionario de septiembre generó mayores niveles de pobreza e indigencia, dado que los hogares de menores ingresos, cuyo gasto se compone de los capítulos más inelásticos como servicios, transporte y alimentos, sufrieron incrementos mayores a los de la inflación general.
 
La altísima inflación no sorprende pero sepulta al Presidente de cara al debate del domingo y a la elección. Macri está cada vez más complicado en su sueño del milagro de la reelección presidencial ya que una inflación del 5,9% es un baldazo agua fría de cara a las elecciones del 27 de octubre.
 
Las políticas neoliberales implementadas y algunas de "alivio" aplicadas a destiempo, mal diagnóstico, incapacidad y falta de experiencia, son algunos de los problemas que tuvo la era Macri y que hizo explotar la economía Argentina a lo largo de estos 4 años. El macrismo, tras la derrota de las PASO, llevó adelante algunas medidas económicas parciales que no resuelven el problema de fondo.
 
La subordinación neocolonial a Donald Trump, que aceptó Macri, no pueden más que agravar las tensiones sociales en una economía condicionada por las exigencias del FMI. Esto hace que Juntos por el Cambio se acerque a la inevitable despedida.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar