La Opinión Popular
                  13:42  |  Martes 23 de Julio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Los diarios inventan la mitad de lo que dicen. Y si a eso le sumamos que no dicen la mitad de lo que pasa resulta que los diarios no existen". Mafalda
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 01-07-2019 / 21:07
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

El desafío para el peronismo entrerriano será repetir y superar lo logrado el 9 de junio

El desafío para el peronismo entrerriano será repetir y superar lo logrado el 9 de junio
Frente al triunfo electoral de hace tres semanas, que consolida y ratifica al peronismo como principal fuerza política en la provincia, y al hecho de que tienen cuatro años de mandato por delante -y que comenzará dentro de cuatro meses-, los dirigentes peronistas apuestan a que todo siga como hasta ahora. Uno de ellos deslizó, casi a manera de ruego, un “espero que se apueste a la gobernabilidad”. Para Gustavo Bordet, la gobernabilidad, además de las consideraciones locales, está muy ligada a que Alberto Fernández le gane a Mauricio Macri.
Los movimientos del gobernador Gustavo Bordet como uno de los gestores de la unificación del peronismo para los comicios nacionales y su poder para sentarse en la mesa chica de las decisiones del PJ, permiten considerar distintas hipótesis. Ahora que es gobernador, y reelecto con el 58% de los votos, hasta podría tener a un lugar importante en el futuro Gabinete de Alberto Fernández.
 
Todas son especulaciones, claro, pero que -vale reiterarlo- circulan en los ámbitos palaciegos. Allí nada se descarta. Y si no es Bordet en persona, también se especula con la posibilidad cierta de que hombres y mujeres de su equipo de confianza puedan integrar, en lugares relevantes, el gabinete nacional del próximo gobierno peronista.
 
El Gobernador ya demostró que le agrada jugar en las grandes ligas. En ese marco no descuida la relación con el resto de los mandatarios peronistas. En ese plano se mueve con habilidad, a gusto. En ese sentido, nada más previsor, en cuanto a estrategia, que ir acomodándose a un futuro posible.
 
De hecho, el mandatario despierta simpatías entre sus pares, quienes lo consideran un "tiempista", cuando en realidad su virtud pasa por no impacientarse y reaccionar inmediatamente frente a las dificultades como lo hacen los políticos pasionales. Su estoicismo excede los límites normales ante situaciones conflictivas.
 
En las próximas semanas, el Gobernador sorteará una prueba de fuego a los fines de fortalecer su escenario nacional en proyección: la elección de legisladores nacionales. Es que la lista del oficialismo provincial lleva su impronta y ciertamente la venia de Alberto F. Este fue un armado de dos, por un lado Alberto F. y Cristina; y por el otro lado Bordet, y no hubo lugar para consultas fuera de ellos, por falta de tiempo y por falta de poder de otros interlocutores.
 
Rápido de reflejos, Bordet impulsó a las K: Estefanía Cora y Blanca Osuna, antes de que le llegara alguna sorpresiva "sugerencia" por Sergio Urribarri. La mano nacional nunca se ausenta para estas épocas electorales, aunque el kirchnerismo hoy está más focalizado en Buenos Aires que en el interior.
 
Igualmente los "primereó". Presentó la lista allá tal como la pergeñó aquí y se la aceptaron -tampoco le iban a hacer mala cara a un gobernador contundentemente reelecto-, aunque haya habido un pedido de último momento por la incorporación de uno de los legisladores salientes.
 
El reto para el peronismo con esta boleta será repetir y superar la cifra de votos logrados el 9 de junio. Todos apuestan a jugar para garantizar una gobernabilidad que viene atada a la continuidad de la buena gestión de Bordet. Sin fisuras, sin desconfianzas y sin poner en riesgo la calma política, justamente después de haber atravesado con éxito el desplazamiento del urribarrismo.
 
La Opinión Popular

El desafío para el peronismo entrerriano será repetir y superar lo logrado el 9 de junio  

Tratado de Libre Comercio Mercosur-Europa
 
Dos gobiernos desesperados por mostrar algún resultado como son la Argentina de Cambiemos y el Brasil de Jair Bolsonaro apuraron un arreglo cediendo en todos los términos para poder cerrar el acuerdo entre la UE y el Mercosur sin ningún tipo de visión estratégica, sino poniendo la ideología neoliberal por delante de los intereses nacionales.
 
En el gobierno de Mauricio Maci todos estos son diagnósticos súper optimistas que, sin embargo, chocan con la visión que tiene un amplio sector del aparato productivo y que es compartida por analistas, sindicatos, cámaras sectoriales y figuras de la oposición.
 

El desafío para el peronismo entrerriano será repetir y superar lo logrado el 9 de junio
 
Un tratado que profundizará la dependencia
 
El acuerdo con la Unión Europea es la vieja división internacional del trabajo que proponía Adam Smith en la base del capitalismo industrial. "Siempre será buena política de un padre de familia no comprar en casa lo que puede conseguir más barato afuera". "Casa" es la UE, el "afuera" somos nosotros.
 
Se trata de un mero relanzamiento -con las características propias de la época- del nefasto tratado Roca-Runciman, que puso en 1933 la economía nacional en manos de los ingleses y los ganaderos terratenientes. Nosotros suministramos los productos primarios, ellos nos venden productos con valor agregado. Ahora se abrirá la importación indiscriminada de mercancías europeas y se condenará a nuestra agonizante industria a desaparecer.
 
Lo que observan no es tanto la oportunidad que se abran nuestras  exportaciones sino los riesgos de sufrir una avalancha importadora, al tiempo que también se podría generar una mayor competencia en el mercado brasileño, el destino natural para los productos de Pymes nacionales.
 
Macri, que desde antes de ganar en 2015 había hecho de "volver al mundo" una bandera, la política exterior apuntó en todo momento a alcanzar un acuerdo a como dé lugar. Creen que con esto y la quietud del dólar va a ganar las elecciones, pero Alberto Fernández fue uno de los primeros en criticar el pacto, al considerar que traerá "perjuicios a nuestra industria y el trabajo argentino".
 
En la Argentina, la recepción de la Unión Industrial Argentina fue muy cautelosa, guardando las definiciones hasta tener más detalles sobre la letra chica, aunque ya antes su actual titular Miguel Acevedo se había pronunciado contra la apertura comercial indiscriminada impulsada por Macri.
 
En el comercio entre los países, tal como ocurre dentro de cada país, lo que domina son las ventajas absolutas: el capital más productivo (el que tiene menos costos) desplaza al que lo es menos.
 
Los países del Mercosur tienen, tomados de conjunto, menos de un tercio de la productividad que tiene la economía yanqui. En la UE hay países que igualan o superan la productividad de EE.UU. (como Alemania o Francia en algunos sectores), y otros que están más atrás pero sobrepasan con creces la de los países del Cono Sur.
 
Por eso, si bien el acuerdo produce ganadores y perdedores entre ambos bloque, en la sumatoria global el balance se inclina mucho a favor del capital europeo, donde están las abrumadoras ventajas de productividad.
 
Esta amenaza se puede traducir en cientos de miles (o millones) de empleos que se perderán. Los efectos del 'libre comercio' son, en todos los escenarios, perjudiciales no solo para el conjunto de las clases trabajadoras sino incluso para muchos de los sectores empresariales del Mercosur.        
 
La conclusión es que el objetivo primordial de las potencias europeas fue el de asegurar la apertura del Mercosur para sus productos industriales, mientras que el TLC genera que la Argentina se convierta en un mero proveedor de materias primas. Un acuerdo que beneficia las grandes multinacionales europeas y los grandes propietarios rurales argentinos.
 
Sin "lluvia de inversiones", ni ordenamiento macreconómico (sino todo lo contrario) y con la hipoteca de la deuda pesando como en las peores épocas, será este uno de los pocos saldos positivos que Macri intentará mostrar.
 
Mientras se palpa aquí y ahora una pérdida del salario promedio que alcanza el 20 % desde que asumió, a lo que se agrega la destrucción de empleos que prometió potenciar y el aumento de la pobreza que apuntó reducir. Pero es un paso más hacia la Argentina "competitiva" en la que solo entran 20 millones de personas con la que siempre soñó el gobierno de los CEO.
 
No obstante, el acuerdo firmado tiene que pasar por el tamiz del Congreso argentino y el parlamento europeo. La contracara del festejo macrista es la preocupación de cámaras empresarias y sindicatos, que temen ser la "variable de ajuste" y sucumbir a la competencia desigual. Los peligros de alcanzar el libre comercio con las potencias europeas es que entran en zona de riesgo 186.000 puestos de trabajo en el sector industrial por la baja de aranceles. Este es el esquema neoliberal para volver al mundo.
 
¿Por qué ganó Gustavo Bordet?  


La migración de peronistas al macrismo no se produjo ni se producirá
 
Los grandes medios corporativos que sostienen al macrismo no pueden evitar el atractivo mediático que produjo Alberto Fernández con un discurso conciliador que los desconcierta. Ya dijo que no avanzará con la ley de medios y que evitará los temas más confrontativos. Se mostró amigable con los gobernadores, los sindicalistas, con los hijos pródigos que retornaron al PJ y con los aliados no peronistas.
 
Como contrapartida de la intensa actividad que desplegó el candidato del Frente de Todos, el macrismo quedó constreñido a la designación de Miguel Ángel Pichetto como el candidato a vice de Macri. Lo presentaron como la palanca milagrosa que iba a inclinar las simpatías de gran cantidad de punteros peronistas del conurbano, entre heridos de la interna, duhaldistas y menemistas residuales.
 
Pero el tema estratégico para incorporar a esos punteros, que no son tantos ni mueven tantos votos, era la integración en las listas de candidatos. Y en esa tarea, a Pichetto lo dejaron fuera, con lo que la lluvia de peronistas corrió la misma suerte que la lluvia de inversiones: nunca se produjo ni se producirá.
 

Serenidad polÃÆ'Æ'Æ'ÃÆ'‚­tica entrerriana

Los Fernández se reunieron en ese tiempo y en términos muy cordiales con los ganadores de Chubut y Santa Fe, Mariano Arcione y Omar Perotti, supuestamente alejados, así como dirigentes del PJ cordobés que en su provincia están alineados con el gobernador Juan Schiaretti. Alberto Fernández viajó a Tucumán y a Misiones y tiene previsto hacerlo a  Catamarca y La Rioja.
 
La conformación de las listas hizo ruido con la incorporación de Sergio Massa y aliados extrapartidarios, pero finalmente privó la lógica más rasante de la política, las listas encajaron aunque quedaron muchos heridos, pero nadie se fue.
 
Las expectativas de los intendentes del conurbano se redujeron al compromiso para que no haya listas internas de oposición en los distritos donde algunos de ellos reeligen. Se bajaron las otras listas y quedaron heridos, pero nadie se fue.
 
Frente a esa intensa actividad, el macrismo no tiene demasiado para ofrecer, más que esperar una leve mejora en la economía. Pero esa mejora está en la cabeza de los técnicos. Aunque se frene la caída, la mayoría ya está muy abajo, agarrado con las uñas para no seguir cayendo y lo que quiere es ascender, sacar la cabeza para respirar, no solamente que se frene allá en el fondo.
 
Las estrategias electorales de cada competidor están a la vista. Falta algo más de un mes para las elecciones PASO, habiendo fracasado el tardío e insólito intento de suspenderlas. Y a veces es importante que hable la aritmética pura, sin interpretaciones. Son datos que deberían considerar los dos grandes apoyos para la reelección de Mauricio Macri: Christine Lagarde y Donald Trump.
 
La experiencia recogida en las votaciones en Neuquén, Río Negro, La Pampa, Entre Ríos, Córdoba, Santa Fe, Tierra del Fuego, Chubut, San Juan, Misiones, Tucumán, Formosa y San Luis es muy importante. Es cierto que los oficialismos se impusieron en todos los casos (incluso en Jujuy y Corrientes), salvo en Tierra del Fuego y Santa Fe, pero sumando el total de votaciones, los candidatos al ahora Junto Somos el Cambio sacaron 675.000 votos menos.
 
A pesar de eso, las principales encuestadoras del Gobierno estarían  registrando una recuperación de la intención de voto de Macri y algunas, como Synopsis, ya hablan de un empate técnico en el ballotage, contra la boleta que encabeza Alberto Fernández. Pero incluso ese trabajo señala que en las primarias el presidente está perdiendo por cuatro puntos contra la fórmula que integran Alberto y Cristina, que supera por algunas décimas el 40%.
 
Este segundo dato es importante porque es muy probable que el resultado de las primarias impacte en el proceso político que se abre desde ese momento hasta la segunda vuelta. Y en la cotización del dólar. "La moneda está en el aire y define Sandleris", afirma un analista de Wall Street, que está convencido que la estabilidad del dólar es clave para que Macri se mantenga competitivo.
 
El principal y único sostén de Macri es el miedo a Cristina, pero las últimas elecciones provinciales señalan un fuerte declive del voto de Cambiemos: en los territorios donde perdió en el 2015, ahora el peronismo amplió la diferencia. Y en varios de los que ganó en el 2017, este año perdió.
 
Con un agravante, ese deterioro electoral llegó a los grandes centros urbanos que es el corazón del voto macrista. Esta caída se vincula con el castigo que sufrió la clase media en sus ingresos. Y estamos hablando de votos, no de encuestas.
 
Pero la Casa Rosada mantiene su relato. Son dos elecciones separadas. Y muchos de esos gobernadores peronistas que arrasaron en sus provincias, estarían más cerca de Macri que de Alberto y Cristina. Si esto es así, hasta ahora no se ve en la realidad. Las fotos de los gobernadores peronistas con la fórmula que encabeza Alberto Fernández se multiplican y hasta el santafesino Omar Perotti dijo de manera explícita que la apoya. Y es apenas uno de varios ejemplos. No hubo lista corta, no hubo guiño a Macri.
 
El gobierno de Macri se hace más daño político del necesario cuando se intoxica con "lecturas" forzadas, que luego la realidad convierte en derrotas anticipadas. ¿Con los resultados que va a dejar este proceso electoral, que incluye un peronismo revigorizado, Macri va a tener el poder de hacer lo que no pudo en su primer mandato? ¿Y si no lo tiene, que tan viable vuelve eso la recuperación económica mediante el fuerte ajuste y las reformas laborales y jubilatorias prometidas al FMI?
 

Cierre de listas: Sergio Urribarri quedó afuera
 
Hay lugar para todos, con alguna excepción
 
En estas PASO, camino a las presidenciales, el esquema de las internas del peronismo entrerriano es: hay lugar para todos, con alguna excepción, por ejemplo Sergio Urribarri. La discusión por su exclusión fue un párrafo aparte, que las versiones cruzadas no aclaran, pero es un secreto a voces que Bordet convenció al Instituto Patria que electoralmente era mejor de que el ex gobernador no figuré en las listas.
 
Sostiene el periodista Daniel Enz que el desplazamiento de Urribarri y la ruptura con Bordet fue una puja de varios días, en la que terminó de convencer a la fórmula Fernández-Fernández de la imagen negativa del ex gobernador y cómo iba a conspirar con las pretensiones electorales del peronismo.
 
Urribarri tuvo que resignarse a una derrota política y rompió relaciones con su sucesor. Mientras no recupere poder, no podrá embestir al mandatario y, además, se le viene una seguidilla de instancias judiciales, que lo encontrarán sin fueros a mediados de diciembre.
 
Bordet piensa que cuántos más votos lleguen al Frente de Todos, mejor. La etapa de esta coalición es la búsqueda de poder objetivo y personal. Por eso, el gobernador Bordet se manifestó en contra de eliminar las PASO. "Todo lo que sea en favor de garantizar que el voto del ciudadano represente de manera cabal la voluntad del momento de sufragar siempre es bueno", aseguró.
 
Sin embargo, algunas ansiedades se van insinuado tempranamente, como las de: Adán Bahl, Enrique Creto y Martin Piaggio. Ahora se trata de evitar disputas prematuras desgastantes por el poder o bien para marcar el territorio propio, pensando en 2023.
 
Pero con el 58% aun caliente y con la creciente sintonía entre Alberto F. y Bordet nadie se anima a jugar sin la bendición del gobernador, por el momento. Igual, para 2023, falta un milenio en términos políticos.
 

El desafío para el peronismo entrerriano será repetir y superar lo logrado el 9 de junio
 
Sólo hay lugar para los fieles
 
El esquema de Juntos por el Cambio en Entre Ríos es la novedad disruptiva de las PASO locales. Es que sólo hay lugar para los fieles. Entonces ahora, como el 9 de junio, la lista es para los más leales. La etapa de ese partido es, claramente, personal.
 
El diagrama planteado hasta ahora es que hay lugar para pocos. Por eso, el intendente de la capital, Sergio Varisco, se anotó para participar en las PASO, pero el Ministerio del Interior de la Nación le pidió que desistiera.
 
La fórmula presidencial de Juntos por el Cambio que componen Macri y Pichetto pegará boleta sólo con los candidatos a senadores y diputados nacionales de la lista "oficial" de la interna de Entre Ríos. La Casa Rosada, en estas internas, no quiere internas.
 
Estos son los candidatos a senadores: 1) Alfredo De Angeli. Senador nacional que busca la reelección. Ex dirigente agropecuario. 2) Stella Olalla. Dirigente radical de la Corriente Illía, sector cuyo referente es Atilio Benedetti.
 
Para Diputados: 1) Gabriela Lena. Dirigente radical oriunda de Chajarí y diputada provincial. 2) Gustavo Hein. Presidente del PRO provincial. Intendente de Basavilbaso y ex candidato a vicegobernador en fórmula con Benedetti.
 
 
Pero otros se anotaron igual...
 
El sector interno de la UCR "Futuro Entrerriano" definió la lista de candidatos a senadores y diputados nacionales, de cara a las próximas elecciones. Para el Senado: 1) Raymundo Kisser. Dirigente radical y senador provincial por el departamento Paraná. 2) Adriana De La Cruz. Ex convencional constituyente de la provincia. Dirigente de la Coalición Cívica.
 
Para Diputados: 1) Leandro Arribalzaga. Intendente radical de Villa Elisa y actual presidente de la Unión Cívica Radical de Entre Ríos. 2) Mariana Lamboglia. Dirigente radical de La Paz.
 
Luego se sumo la lista "Defensores del Cambio Entre Ríos" (sólo para la categoría a Diputados). Con 1) Emanuel Gainza. Concejal de Paraná por el PRO y exprecandidato a intendente. 2) María Alejandra Viola. Dirigente radical y presidenta del bloque de diputados provinciales de Cambiemos.
 
 
Y las cosas empeoraron
 
Los porteños del PRO apretaron para que desistan de las listas rebeldes. Argumentaron que nunca creyeron que en Entre Ríos no habría acuerdo. Y afirmaron que como el senador que termina el mandato es Alfredo De Angelis, "el lugar es del PRO". ¿La UCR qué es en Cambiemos: socio o sirviente?
 
Finalmente, aconteció el ultimátum: no autorizarán que la lista del rebelde lleve el binomio presidencial. La amenaza, además de anti democrática, es contraria a la naturaleza de las PASO. A las primarias no van partidos diferentes apoyando una fórmula de otra fuerza, sino que compiten líneas internas en una misma agrupación. El binomio es de todo el espacio Cambiemos, no de una lista PRO.
 
Existe un reglamento de conformación del frente Unidos por el Cambio que en su artículo 26 plantea que una lista necesita de la autorización del apoderado para anexar a su nómina la del binomio presidencial.
 
Pero también está la resolución del 27 de mayo pasado de la Convención Nacional de la UCR, que ratifica su permanencia en Cambiemos. En su artículo 4 planteó que, para preservar los intereses de los afiliados, todas las listas de precandidatos a diputados podrán adherirse a la de presidente y vice. La UCR santafesina acudió a la Justicia para hacer valer esos derechos frente a las presiones de los apoderados del PRO nacional.
 
Igualmente, la ley que crea las PASO (26.571) es infinitamente más que reglamentos internos de partidos. Es una ley nacional de orden público. Se llama, para más datos, "Ley de democratización de la representación política, la transparencia y la equidad electoral".
 

El desafío para el peronismo entrerriano será repetir y superar lo logrado el 9 de junio
 
Arrancar de cero
 
El esquema de internas de Consenso Federal consiste en arrancar de cero. El frente que lleva como candidatos a Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey, fue uno de los primeros en oficializar sus listas de candidatos a senadores y diputados nacionales en la provincia. Pero casi al cierre se presenta otra lista que llevará a una interna en Entre Ríos.
 
Los candidatos a senadores nacionales son: 1) Ismael Etcheverry, 2) Silvia Feltes. Los candidatos a diputados nacionales: 1) Luís Eduardo Díaz (actual Concejal Frente Renovador Paraná), 2) Ilda Rita Bianqui (UCR), 3) Juan Carlos Meillard y 4) Claudia Martínez.
 
También se presentó otra lista. Candidatos a Diputados Nacionales: Juan Manuel Rossi (Paraná Socialista) y Vanesa Chávez (Vecinalista). Candidato a Senador Nacional: Lisandro Gamarra (Gualeguaychú, Partido SER).
 
De Consenso Federal, de cara a agosto, interesan dos cuestiones: a) cuantos votos podrían sacar; y b) a quien le saca más votos, si al PJ o a Cambiemos. Lo primero es más complejo de saber, pero respecto a lo segundo en encuestas que ya manejan en Casa Gris se especula con que la mayoría de los potenciales votantes de Alternativa Federal en la provincia serian votantes desencantados de Cambiemos. Otro motivo para alegrarse en el PJ.
 
La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
El desafío para el peronismo entrerriano será repetir y superar lo logrado el 9 de junio
En el marco del trabajo institucional de la provincia con municipios de todas las expresiones políticas, el gobernador Gustavo Bordet reunió este lunes a los intendentes electos del Frente Creer Entre Ríos. Los convocó a trabajar en equipo y anunció un programa de capacitaciones para intendencias.
El desafío para el peronismo entrerriano será repetir y superar lo logrado el 9 de junio
El juez Federal Leandro Ríos habilitó la posibilidad de participación de la lista Consenso Federal en las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (Paso), confirmó a AIM la abogada María Emma Bargagna, quien destacó que la medida “reivindica el derecho de las minorías a participar dentro de los partidos postulando candidatos, reforzando la democracia”.
23-07-2019 / 13:07
23-07-2019 / 07:07
Gustavo Bordet debe trepidar de sólo pensar en otro mandato de Mauricio Macri coincidiendo con su segunda gestión como gobernador. Al reelecto gobierno federal entrerriano le altera la posible reelección del Presidente, con el ajuste del FMI incluido.
 
Aunque alude a la escasa sensibilidad popular del mandatario nacional para justificar su inquietud, el Gobernador alimenta sus temores por el lado de las diferencias ideológicas y por la tensa relación institucional durante la campaña electoral que se mantienen a la hora de pensar en futuros acuerdos, por ejemplo, en materia de obras públicas.
 
En ese marco son las acciones que desarrolla el Gobernador en el plano nacional del peronismo y su prédica en favor del binomio de los Fernández para las presidenciales. El mandatario no se guarda nada a la hora de apostar por Alberto y Cristina. Usa toda su capacidad de intermediario entre gobernadores y dirigentes para provocar acercamientos entre los que antes deambulaban en veredas distintas.
 
Él mismo llegó a decir que Cristina ya fue cuando pensaba en una tercera alternativa peronista -disidente, federal, republicana, perdonable o moderada- para enfrentar al Gobierno de los CEOs. Esa mirada política, también, ya fue. Aquella opción no se pudo consolidar y, ahora, a la mayoría de los compañeros los une el espanto a Macri: prefirieron taparse las narices y perdonarse antiguos distanciamientos políticos para darle batalla y derrotar al inepto Presidente.
 
Por una cuestión de supervivencia institucional y ecuanimidad de gestión, Bordet necesita que cambie de camiseta el Poder Central, para aspirar a que la identidad peronista común le permita obtener más beneficios para la provincia que los conseguidos en la era macrista.
 
Como consecuencia de la desastrosa política económica nacional, el Gobierno local comenzó a tener problemas y agudiza la imaginación para afrontar los gastos que se le vienen. De ahí que no vean bien un triunfo de Macri. En ese marco, que sea reelecto, será la peor noticia para el Ejecutivo provincial, porque intuyen lo que pueden esperar: escasos beneficios futuros para la provincia.


Si gana Macri, los gobernadores del PJ saben que verán cómo, en las pocas obras que permita el FMI, no aparecerán en el cuadro ni siquiera como invitados. Además, el posible intento de llevar adelante las reformas laboral, previsional y tributaria garantiza las diferencias, la distancia, las peleas y los desencuentros. 
Cuatro años más de Macri serían devastadores.


Pero, durante esta semana hubo un dato que provocó sonrisas peronistas: en la Casa Gris se comentó que, según encuestas, los Fernández estaba a unas cuantas décimas de ganar en primera vuelta. Sea o no cierto, el rumor alienta esperanza de afinidad política y comunidad de intereses. Pero antes hay que ganar las PASO.

La Opinión Popular

22-07-2019 / 10:07
22-07-2019 / 10:07
21-07-2019 / 16:07
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar