La Opinión Popular
                  15:44  |  Miércoles 18 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Estamos convencidos de que la elección no sucedió”. Mauricio Macri
Recomendar Imprimir
Nacionales - 07-06-2019 / 09:06
ESTÁ POR VERSE CUÁNTO LO AYUDARÁ EL APOYO

Bolsonaro llamó a que “Dios ilumine a los argentinos” para que voten a Macri

Bolsonaro llamó a que “Dios ilumine a los argentinos” para que voten a Macri
El Presidente Macri recibió a Bolsonaro, que llamó a que “Dios ilumine a los argentinos” para que voten a Macri en las elecciones. Está por verse cuánto lo ayudará el apoyo. Al grito de “Tu odio no es bienvenido”, una multitud repudió en Plaza de Mayo la visita. La imagen "me hace acordar a una película", escribió el conductor Jorge Rial en clara alusión al filme "Tonto y re tonto" que protagonizaron Jim Carrey y Jeff Daniels en 1995.
El paso del racista, homofóbico y ultra liberal Jair Bolsonaro por la Casa Rosada no pasó inadvertido. Todo lo contrario: sus declaraciones hicieron un fuerte ruido político y fueron festejadas por el Gobierno de Mauricio Macri. Y no es para menos, porque el presidente de Brasil sacó a relucir su insolencia para meterse de lleno en la campaña electoral argentina. Y lo hizo sin medias tintas.
 
"Al pueblo argentino le pido que tenga responsabilidad, mucha razón y menos emoción, para decidir el futuro del país", sostuvo Bolsonaro. Con la campaña electoral argentina ya en marcha, ambos presidentes hicieron esfuerzos por mostrar buenas noticias en medio de sus respectivas crisis económicas. El encuentro entre los mandatarios se produce en un momento en que ambos están muy debilitados políticamente, el primero a seis meses de asumir, el segundo a seis meses de terminar su mandato.
 
El estilo de Bolsonaro, provocador, prepotente y confrontativo, no es el que históricamente cultivó Itamaraty, la emblemática Cancillería brasileña, para cuya línea profesional no es conveniente intervenir en la política interna de otros países. Bolsonaro pasó por encima de esos preceptos diplomáticos e hizo un pedido directo al "pueblo argentino" para que el sentido de su voto -en las elecciones que se avecinan- sea en la dirección de que "haya menos Venezuelas en la región".
 
Leales y cipayos a la posición trazada por el gobierno yanqui de Donald Trump, ambos se refirieron al conflicto venezolano. Bolsonaro exhibió a pleno su impronta política ultra derechista y afirmó que "más importante que la corrupción, contra la cual se debe pelear, es combatir el tema ideológico". Y antes de levantar su copa para el brindis, advirtió: "Dios está por encima de todos". Todavía no había probado los vinos D.V. Catena Malbec y Chardonnay elegidos para la ocasión.
 
Bolsonaro no lo dijo, pero resultó evidente que emparenta al régimen chavista de Nicolás Maduro con el peronismo en la Argentina. En la misma línea, el presidente de Brasil sostuvo que los votantes deben "optar por la libertad" y ratificar el "rumbo correcto" que a su juicio sigue la alianza antiperonista Cambiemos.
 
"Le pido a Dios que ilumine al pueblo argentino y que las experiencias del pasado nos sirvan para no repetir aquello que no salió bien", afirmó Bolsonaro y agregó en tono apocalíptico: "Hay que apartarse del precipicio". En el discurso del líder brasileño contrastaron en forma evidente los conceptos de "ideología" y "libertad".
 
Macri recibió de buen grado el respaldo explícito de Bolsonaro, ya que el núcleo duro del electorado gorila de Cambiemos comulga totalmente con las ideas derechistas del presidente brasileño.
 
La Opinión Popular

 
Con la gorra puesta
 
"No queremos nuevas Venezuelas en la región". Con esa frase bajo el brazo, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, llegó a la Argentina para hacer campaña por la reelección de Mauricio Macri.
 
Muy lejos de la máxima de la diplomacia internacional que llama a los jefes de Estado a no inmiscuirse en asuntos de política interna de otros países, el mandatario brasileño hizo un enfático y curioso pedido para las elecciones nacionales: "Dios ilumine al pueblo argentino en las próximas elecciones para que voten con la razón y no con la emoción". Aunque no lo especificó, para él esto implicaría no acompañar las propuestas opositoras y sí el proyecto de Cambiemos financiado por el Fondo Monetario Internacional. En paralelo, por la tarde organismos de derechos humanos lo repudiaron con una movilización frente a la Plaza de Mayo.
 
Luego de visitar Estados Unidos, Israel y Chile, entre otros países, finalmente Bolsonaro realizó una visita oficial a la Argentina. Acompañado por una extensa comitiva -que incluyó a su esposa Michelle y su hijo, Eduardo- y con una agenda sumamente apretada (estará menos de 24 horas en la Argentina) Bolsonaro llegó al país después de las 10 de la mañana.
 
En la explanada de la Casa Rosada lo esperaron con la Fanfarria Alto Perú, del Regimiento de Granaderos a Caballo "General San Martín", que le rindió los honores correspondientes. Previamente Bolsonaro había depositado una ofrenda floral ante el Monumento al Libertador San Martín, ubicado en el barrio de Retiro.
 
Antes de dar su primera declaración conjunta en el Salón Blanco de la Casa Rosada, ambos mantuvieron una reunión bilateral, en la que, según informó oficialmente la cancillería, "reafirmaron los vínculos de amistad y cooperación que unen a ambos países y abordaron temas de agenda bilateral, regional e internacional".
 
Hubo elogiosas palabras del mandatario brasileño hacia Macri por sus negociaciones para lograr un acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea. En rigor, se trata de gestiones que el líder de Cambiemos viene intentando sin éxito desde prácticamente el inicio de su gobierno. El problema central es la posición de Francia, que adoptó una actitud proteccionista y de cuidado a su mercado interno.
 
"Estamos en la inminencia de firmar un acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea. Felicitaciones a vuestra excelencia por este trabajo, por la forma cómo trabajo en eso", aseguró Bolsonaro.
 
En la misma línea, Macri pidió reconfigurar a la unidad de la región: "Hay que girarla no sólo de una integración y aprovechamiento en la integración de nuestros mercados, sino de que esta integración tiene que estar focalizada también en cómo nos incluimos, en cómo nos insertamos en el desarrollo global que es fundamental para el futuro de nuestros países".
 
Minutos más tarde, durante el brindis y almuerzo en honor al jefe de Estado brasileño, Macri hizo la misma promesa que su par: "Estamos muy cerca de un acuerdo con la Unión Europea, y también con el EFTA (siglas en inglés para Asociación Europea de Libre Comercio), con Canadá y con Corea. Eso nos va a permitir darle un dinamismo distinto a nuestro sector industrial y a la agricultura, donde creemos que tenemos un gran desarrollo a futuro", resaltó.
 
Leales a la posición trazada por el gobierno de Estados Unidos, ambos se refirieron al conflicto venezolano y criticaron al presidente Nicolás Maduro. Macri eligió abordar el tema haciendo alusión al compromiso con la "defensa de los derechos humanos" y la democracia que llevan adelante tanto Argentina como Brasil. No fueron los mismos términos que utilizó Bolsonaro, fuertemente criticado por los retrocesos en materia de derechos humanos en su país.
 
Sin embargo, eso no impidió que compartieran la crítica de fondo al gobierno de Maduro. "Seguiremos haciendo todo lo posible, desde acá, para ayudar a que se reestablezca la democracia en Venezuela", prometió Macri, uno de los primeros en reconocer a Juan Guaidó como autoproclamado "presidente designado" del país caribeño.
 
Durante el mensaje protocolar emitido en el Salón Blanco no hubo espacio para preguntas de los periodistas, ni para los típicos chascarrillos futbolísticos del Presidente. De hecho, Macri buscó en varias oportunidades, y sin éxito, la mirada cómplice de Bolsonaro cuando le dedicaba algún guiño de su discurso.
 
El momento más distendido llegó después, durante el almuerzo en el Museo del Bicentenario, ubicado a pocos metros de la Casa Rosada. Allí, además del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y los ministros Jorge Faurie, Dante Sica, Patricia Bullrich, Oscar Aguad, estuvo presente el resto de los miembros del gabinete como Rogelio Frigerio, Andrés Ibarra y Sergio Bergman, entre otros. Los únicos opositores fueron el diputado Marco Lavagna y el senador Miguel Angel Pichetto.
 
Dos asistencias que llamaron la atención fueron las del titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Gustavo Arribas, quien se saludó afectuosamente con funcionarios y legisladores nacionales. Además de ser un íntimo amigo de Macri, Arribas desarrolló buena parte de su actividad profesional en Brasil como empresario y representante de jugadores de fútbol hasta que fue nombrado como jefe de los espías.
 
La segunda fue la presencia fue la del "hermano de la vida" de Macri, el empresario Nicolás Caputo. Nicky charló entre risas con Peña y buena parte de los funcionarios. Ambos estuvieron sentados en una de las mesas más importantes junto con Eduardo Bolsonaro, la ministra Carolina Stanley, el secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis y el secretario de Medios, Jorge Greco.
 
Con un mensaje en su cuenta de Twitter, el diputado e hijo de Bolsonaro dejó en claro el motivo de la visita de su padre: "En algunos meses de los gobiernos de Bolsonaro y Macri, las relaciones Brasil-Argentina produjeron más frutos que en décadas de gobiernos anteriores, notoriamente de izquierda. Esperamos que esta próspera amistad no termine en 2019", aseguró sin mencionar un sólo dato que la primera afirmación.
 
Ya en el cierre del brindis, antes de sentarse a comer el menú de centolla fueguina, bife de lomo y tarta de chocolate, Bolsonaro se despidió con una frase propia de su fervor ultrareligioso que no se condice con la diatriba anticorrupción del macrismo: "Siempre les digo: 'nosotros combatimos la corrupción', sí. Pero algo mucho, mucho más importante para combatir es el tema ideológico. Eso no puede volver a ningún país de América del Sur. Así como le debo mi vida a Dios, también debemos a Dios esta libertad maravillosa que tenemos. Si la corrupción se lleva algo concreto, la ideología se lleva algo a lo que sólo se le da valor después que se pierde, que es la libertad que tenemos en este momento".
 
Por Sebastián Abrevaya
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
Bolsonaro llamó a que “Dios ilumine a los argentinos” para que voten a Macri
Partidos políticos y agrupaciones sociales se concentraron para rechazar la visita del presidente brasileño bajo el lema "Tu odio no es bienvenido acá".
18-09-2019 / 09:09
El viernes 9 de agosto, dos días antes de las PASO, se produjo una manipulación del mercado con motivo electoral, la cual fue generada por el propio Mauricio Macri. La misma consistió en alzar artificialmente el precio de papeles y acciones que cotizan en bolsa, lo que la Comisión Nacional de Valores (CNV) debería haber investigado.
 
Días después de las PASO, esos valores se derrumbaron y Martín Redrado, ex titular del Banco Central, manifestó: "El Presidente dijo que el dólar se vaya a dónde se tenga que ir y que los argentinos aprendan a votar" y que, según él, habría ordenado a la autoridad monetaria no intervenir para contener el valor de la divisa.
 
Ahora, el juez federal Rodolfo Canicoba Corral ordenó que, el Banco Central y el Ministerio de Hacienda, entreguen las agendas y registro de viajes de sus funcionarios para determinar si el Gobierno dejó que el dólar subiera un 30% después de la aplastante derrota de Macri en las PASO, por casi 17 puntos, ante Alberto Fernández.
 
Producto de la mega devaluación provocada por Macri tras las PASO, la inflación mayorista de agosto se disparó por encima del 11%, lo cual generará un impacto directo en el segmento minorista en las próximas semanas. En términos interanuales, el aumento superó el 60%.
 
Esta devaluación provocó un aumento de la inflación. De acuerdo al último informe del INDEC, el índice de precios internos al por mayor (IPIM) registró una suba de 11,2% respecto del mes anterior. Este aumento se explicó como consecuencia de la suba de 9,9% en los "Productos nacionales" y de 28,2% en los "Productos importados". En la retrospectiva con agosto de 2018, la suba de precios alcanzó el 62,9%. 

Según el documento oficial, el nivel general del índice de precios básicos del productor (IPP) registró un incremento de 11,3% en el mismo período, como consecuencia del aumento de 7,1% en los "Productos primarios" y de 13,2% en los "Productos manufacturados y energía eléctrica".
 
La semana pasada, la inflación minorista fue del 4% en agosto, y se espera que septiembre muestre aumentos mayores. Justamente, el pronunciado ascenso en el rubro mayorista deberá traspolarse a las góndolas en el mediano plazo.
 
La estampida preanuncia que la inflación minorista en septiembre marcará un nuevo record de la desastrosa gestión de la alianza Cambiemos. La consecuencia será que más argentinos quedaran sumergidos en la pobreza y que a todos se deterioraran los ingresos.
 
La Opinión Popular

17-09-2019 / 09:09
El Gobierno de Mauricio Macri prevé que en el 2020 la totalidad del sector público nacional logre ahorrar $405.252 millones, de la mano de una fuerte caída en el gasto de obra pública, en las transferencias a las provincias y en los subsidios a la energía.
 
Como contrapartida, el 82,6% de ese ahorro será destinado al pago de deuda externa. Los datos surgen del proyecto de Ley de Presupuesto 2020 presentado ayer por el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza. El documento realizó algunas proyecciones macro extraordinarias.
 
Algunos de los datos más llamativos surgieron del cálculo publicado en el cuadro Ingresos y gastos de la administración nacional. Ahí se observó en primer lugar que el resultado primario estimado por Hacienda para el 2019 es un déficit de apenas 0,5% del PBI, tal como el que permitía el acuerdo con el FMI y sus ajustadores.
 
Desde los privados hay discrepancias: la consultora Elypsis prevé un rojo primario de 1% este año. El grueso de los analistas, de hecho, proyecta que habrá incumplimiento de un acuerdo con el Fondo que, de todas formas, está en renegociación.
 
En segundo lugar se vio que para el 2020 Hacienda proyecta un superávit de $250.939 millones. Es decir un ahorro de $374.414 millones, si se lo compara con el rojo de $123.475 millones previsto por el Gobierno para el 2019, muy discutido por las consultoras privadas.
 
Lo extraordinario en este caso es que de esos $374.414 millones que se ahorran, el 82,6% será destinado al pago de intereses generados por la deuda externa contraída.
 
Y eso porque en 2020, a la par de ese recorte esperado de los gastos primarios, el pago de intereses crecerá 42,5%. Es decir: el año que viene se gastará un extra de $309.320 millones en partidas generadas por la política de endeudamiento externo.
 

17-09-2019 / 09:09
Si hubiera una metáfora deportiva para comparar el eventual resultado electoral de la elección de octubre, según la nueva encuesta que se conoció por estas horas -al igual que otras publicadas la semana pasada-, sería goleada...
 
No hay muchas incertidumbres de cara a octubre: Alberto Fernández se consolida como el candidato más votado y hasta superaría el 50% de los votos. Mauricio Macri, por su parte, perdería algunos puntos desde las PASO (un 5,9% cambiaría su voto a su favor, pero un 8,2% dice que lo votó y no lo va a volver a votar).
 
En efecto, la consultora Gustavo Córdoba & Asociados realizó un relevamiento nacional en el que Fernández obtiene el 54,5 por ciento de la intención de voto, mientras que Macri queda lejos, muy lejos con el 31,8 por ciento.
 
El trabajo sostiene que se manifiesta una consolidación de la diferencia entre el candidato del Frente de Todos y el Presidente de la Nación, entrando "en una inercia en la que ya casi no quedan incertidumbres sobre el posible resultado de las elecciones de octubre".
 
Casi 23 puntos de ventaja que muestran una fuerte polarización entre las dos principales fórmulas y, es casi ocioso recordar, deja a la dupla de Juntos por el Cambio lejos, muy lejos de un eventual balotaje.
 
El sondeo realizado sobre 1.200 casos pone al resto de los candidatos presidenciales con porcentajes casi marginales: Roberto Lavagna con el 6,1 por ciento; Nicolás Del Caño con el 2,2; José Luis Espert con el 1,4, y Juan José Gómez Centurión con el 0,7 por ciento.
 
Además, la mitad de los encuestados sostuvo que las medidas económicas tomadas por el gobierno después de las PASO fueron "tardías e inoportunas". Casi el 30%, por otro lado, considera que "ayudan a pasar el mal momento". Solo un 9% cree que pueden solucionar la crisis económica.
 
La Opinión Popular

16-09-2019 / 10:09
El sermón en la misa de cuerpo presente es la que se dice estando el cadáver del difunto expuesto y preparado para llevarlo después al entierro. Es lo que escuchó el Presidente en la fiesta del Señor y la Virgen del Milagro en Salta.
 
Fue al finalizar la ceremonia, que se hizo en el atrio de la céntrica Catedral Basílica de Salta, de cara a una multitud ubicada en la plaza 9 de Julio, cuando el arzobispo de Salta, Mario Cargnello, tomó el micrófono y se dirigió a Macri.
 
"Usted dijo que se había sentido golpeado y en el clima de ese golpe quiso venir aquí. Ha venido a un buen lugar, ha venido a encontrarse con el señor", dijo monseñor mirando al presidente. Y citó su promesa de terminar con la pobreza: "Usted dijo que iba a luchar por la pobreza cero. ¿Qué puede decir Salta de la pobreza?, le da rostro a la pobreza".
 
Al respecto, utilizó el ejemplo de los peregrinos de La Puna que trabajan en las minas y que caminan durante una semana más de 200 kilómetros para llegar a la Catedral. "Son gente humilde que trabaja en condiciones de inclemencias climáticas para darle riqueza a la República", los definió Cargnello.
 
"Los pobres no son una molestia, son una oportunidad, son maestros", agregó el sacerdote, que luego retomó el ejemplo de los mineros: bajan desde La Puna en peregrinación "el dueño de la mina, el gerente y el último minero, todos juntos, y provocan una nueva sociedad en Salta", dijo.
 
"¿No es posible venir juntos caminando por la historia? ¿Por qué debe hacerse la historia desde la pelea?", preguntó Cargnello y rescató que eso es lo que enseñan los pobres, en este caso los mineros. "Por eso Mauricio, hablaste de la pobreza, llévate el rostro de los pobres, son dignos, son argentinos, son respetuosos y merecen nos pongamos de rodillas ante ellos", concluyó el religioso.
 
Pero hubo más críticas desde la Iglesia. Luego de que el sacerdote Raúl Méndez, uno de los hombres fuertes de la Iglesia salteña, calificara de inoportuna la visita de Macri, se refirió al tema monseñor Dante Bernacki, otro de los referentes de la institución.
 
"Me da la impresión que no le dio resultado la Pachamama y viene a ver si el Señor del Milagro le tira un voto más", manifestó en declaraciones a FM Aries. Igualmente aclaró que por protocolo siempre se invita al presidente, aunque esta es la primera vez en muchos años que un mandatario nacional aceptó venir.
 
La Opinión Popular

15-09-2019 / 10:09
La narrativa macrista niega la existencia de la lucha de clases; sin embargo su praxis la radicalizó. El macrismo desechó el gradualismo en sus primeros cien días. Cimentó en ellos la redistribución regresiva de los ingresos, el poder y las oportunidades.
 
Sentó las bases para que prosperaran la Banca, los especuladores, el capital financiero, los exportadores agropecuarios, los fondos buitres, las concesionarias de servicios públicos. Favoreció a los medios concentrados. Definió a los ganadores (por goleada) y a los perdedores del modelo. Implantó la persecución judicial a opositores, mediante la doctrina Gerardo Morales- Irurzun.
 
El gobierno de clase se propuso bajar los salarios y presionar a los trabajadores con el cruel dilema: aceptar sueldos de hambre o quedar en la calle. Dicho objetivo se concretó en buena medida, limitado en parte por la movilización social, por la cultura resistente de los argentinos y por la red de protección social creada o consolidada por el peronismo.
 
Otra ambición animaba al macrismo: instalar una hegemonía político-cultural que le garantizara poner fin al populismo y perpetuarse en el poder. Fracasó ese designio, tan ajeno a la historia nacional.
 
Si, como todo lo indica, se ratifica su derrota en el todavía lejano 27 de octubre dejará un país asolado, endeudado hasta el tuétano.
 
La herencia del macrismo moviliza a los cuerpos de sus candidatos y líderes territoriales. Todos se alejan de Mauricio Macri, reniegan de su existencia y de su legado que incluye legislación regresiva, doctrina Chocobar y otras lindezas.
 
Todas maquilladas bajo el seudónimo "republicano", adoptado por la derecha nativa que ni siquiera tiene la franqueza de reconocer su propia identidad.
 

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar