La Opinión Popular
                  22:41  |  Martes 17 de Septiembre de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“Estamos convencidos de que la elección no sucedió”. Mauricio Macri
Recomendar Imprimir
Nacionales - 20-05-2019 / 09:05
NUEVE DERROTAS AL HILO DEL PRO Y LA UCR

Elecciones en La Pampa: el Peronismo unido arrasó a Cambiemos

Elecciones en La Pampa: el Peronismo unido arrasó a Cambiemos
La victoria del FREJUPA en La Pampa fue contundente y representa un mensaje nacional. El modelo de “unidad”, fruto de la estrategia vernista y de las debilidades del macrismo, va en el mismo sendero que las nuevas alianzas que teje el justicialismo en el país. Es un triunfo de impacto nacional, en un contexto en el que las fuerzas asociadas al macrismo aparecen debilitadas y al borde de la dispersión.
Sergio Ziliotto ratificó el invicto del peronismo pampeano en elecciones para gobernador desde 1983 con cómoda diferencia sobre el radical Daniel Kroneberger. Ziliotto expresa al sector del gobernador Carlos Verna, uno de los "hombres fuertes" de la provincia, como antes fueron Rubén Marín u Oscar Jorge. Verna se había excluido de la competencia por razones de salud.
 
La capital, Santa Rosa, sabe ser fiel al peronismo pero en 2015 venció el radical Leandro Altolaguirre con Cambiemos. Ayer, la intendencia fue recobrada por el peronismo, representado por el joven K Luciano Di Nápoli, quien será el primer dirigente de La Cámpora que gobierne una capital de provincia. No se concretó el temor a una eventual fuga de votos de quienes perdieron la interna.
 
Los radicales se habían dado el gusto de superar con amplitud al macrista Carlos Mac Allister en la interna. En campaña, habrán agradecido la ausencia de dirigentes nacionales de Cambiemos. Llevaron el nombre en las boletas pero usaron el slogan "Venceremos".
 
Prescindieron, asimismo, del color amarillo para disimular. No les bastó, por lo visto. Ayer se le fue de las manos a los correligionarios la intendencia de una capital de provincia, la segunda en dos semanas. La primera, de mucho mayor población y peso económico, fue Córdoba.
 
Si vencen oficialismos territoriales de distintos colores, en comarcas bien diferentes las claves son locales pero los resultados impactan en el escenario nacional. Más allá de las peculiaridades se reitera la tendencia: van cuatro gobernadores que revalidan, con score holgado. Van cuatro territorios con desastroso desempeño de Cambiemos.
 
Hace dos años, pareció que el oficialismo nacional coparía muchos distritos, como un Pacman jugando al TEG. Los radicales se restregaban las manos. Pasaron cosas, las provincias conservan sus ejecutivos y la espuma de Cambiemos bajó, mucho.
 
Tras los comicios, Verna vinculó el resultado con el escenario nacional. Aludió al enfrentamiento entre dos modelos: el peronista y el neoliberal del Gobierno nacional. Lo "bajó a tierra" con datos duros: en tiempos K se construían en La Pampa mil viviendas por año, cifra que bajó a cero durante el mandato del presidente Mauricio Macri.
 
Ensalzó cómo se conformaron las listas en su distrito. Un Frente provincial (FREJUPA) liderado por el peronismo y sumando al Frente Renovador, Nuevo Encuentro y el Partido Comunista entre otros. "La sabiduría" de todos los sectores al confluir en lista única.
 
Todas las votaciones que vienen serán con resultados desoladores para las huestes de Macri y sus aliados radicales. Habrá que esperar, de todas maneras: los partidos solo terminan con la pitada final.
 
La Opinión Popular

 
ELECCIONES EN LA PAMPA
 
Nueve al hilo
 
El Frente Justicialista Pampeano obtuvo una contundente victoria muy por encima de las previsiones más optimistas. La fórmula encabezada por el actual diputado Sergio Ziliotto se impuso con el 52,66 por ciento de los votos, muy por encima del radical Daniel Kroneberger, que se quedó a más de 20 puntos de diferencia, con el 31,83 por ciento.
 
La otra gran sorpresa de la jornada la dio el camporista Luciano Di Napoli, un joven dirigente kirchnerista de 39 años, que le arrebató a Cambiemos la intendencia de la capital, Santa Rosa, obteniendo el 52 por ciento de los votos, contra el 26 por ciento obtenido por Leandro Altolaguirre, de la UCR.
 
Hay que remontarse a 1999, cuando Rubén Hugo Marín obtuvo el 56 por ciento de los votos, para encontrar una victoria tan importante del peronismo a nivel provincial.
 
La marea del Frente logró arrasar también con intendencias históricas que estaban en manos del radicalismo en La Pampa húmeda, la zona más rica, como Realicó e Intendente Alvear, lo que implica una derrota arrasadora para Cambiemos que confiaba en retener la capital provincial y sus bastiones históricos. La única alegría para el radicalismo provino de General Acha, la cuarta ciudad de la provincia, donde logró imponerse a la alianza vecinalista que gobernaba la ciudad.
 
El derechista Juan Carlos Tierno, que encabezó la fórmula de un partido escindido del peronismo llamado Comunidad Organizada, fue la tercera fuerza, muy por detrás de los principales contendientes: obtuvo el 7,7 por ciento y lograría colocar al menos un diputado provincial en el Cámara pampeana.
 
Estrepitoso fue también el fracaso de los evangelistas que llevaban al pastor Daniel Robledo como candidato de los "pañuelos celestes" y que obtuvieron el 4,2 por ciento de los votos, una cifra que los dejaba muy lejos de sus expectativas, ya que no les alcanza para entrar al parlamento local, ni para colocar un número significativo de concejales en las grandes ciudades, como era su objetivo.
 
Con una participación alta, que rondó el 79 por ciento, también por encima de la media de los últimos años, las elecciones pampeanas se desarrollaron en medio del terremoto político que generó el anuncio de la fórmula presidencial de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, hecha pública el sábado.
 
De hecho, cuando fueron a votar, tanto Sergio Ziliotto, candidato del Frejupa, como el actual gobernador Carlos Verna aprovecharon la presencia de los medios para sumarse a los dirigentes peronistas a nivel nacional que se han mostrado dispuestos a acompañar la propuesta.
 
"Queremos un país donde haya más consumo interno, donde los trabajadores ganen mejor y donde se mire menos al FMI y más a la gente" afirmó Verna, quien se mostró confiado en un triunfo nacional del peronismo en octubre. Sergio Ziliotto, por su parte, afirmó que a nivel nacional "se ha dado un gran paso hacia la unidad del peronismo y el único límite debe ser ahora Mauricio Macri".
 
En General Pico, la segunda ciudad de la provincia, la peronista Fernanda Alonso se convirtió en la primera mujer en llegar al poder ejecutivo local, con una victoria contundente sobre el candidato de Cambiemos, el actual diputado nacional por el PRO, Martín Maquieyra. El Frejupa obtuvo el 50 por ciento de los votos, contra el 30 de Cambiemos.
 
Tanto desde la UCR como desde el PRO salieron rápidamente a reconocer la derrota y a tratar de desligar al gobierno nacional de la suerte que ellos habían corrido a nivel local. Mientras, en el peronismo se hacía más hincapié en que la aplastante victoria tiene un gran componente de rechazo a la gestión de Mauricio Macri al frente de la Casa Rosada.
 
En el Frejupa también señalaron la importancia de haber sido uno de los primeros distritos en los que se selló la unidad entre el peronismo tradicional y el kirchnerismo, a los que se sumaron el Frente Renovador, de Sergio Massa, el Partido Humanista, Nuevo Encuentro, el Frente Patria Grande, de Juan Grabois, y el Partido Comunista.
 
Con esta victoria, el peronismo confirmó una vez más su hegemonía en una provincia que viene gobernando desde 1983, aunque hacía al menos dos décadas que no obtenía un triunfo tan amplio como el registrado ayer.
 
"Mi gobierno será una continuidad y una profundización de 36 años de gobiernos justicialistas, que la gente ha internalizado", afirmó Sergio Ziliotto apenas se supo que era el nuevo gobernador electo, y resaltó que "la gente nos vota porque defendemos a los pampeanos y queremos un Estado presente y eficiente".
 
La victoria del peronismo resalta más aún si se la contrasta con el ajustado resultado que había obtenido el Partido Justicialista en las elecciones de medio término, cuando se impuso a Cambiemos por sólo 50 votos en toda la provincia, luego de revertir la derrota que le había propinado el oficialismo nacional en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias.
 
En menos de dos años, la fuerza de Mauricio Macri perdió prácticamente la mitad de su electorado en una provincia que le había dado el triunfo por un margen ajustado también en 2015, cuando se impuso con el 51 por ciento ante la fórmula encabezada por Daniel Scioli.
 
Por Oscar Guisoni
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
Elecciones en La Pampa: el Peronismo unido arrasó a Cambiemos
Otro triunfo rotundo del PJ, esta vez en La Pampa, que dejó muy lejos a Cambiemos. En la imagen: Verna, Ziliotto, Marín y Di Nápoli.
17-09-2019 / 09:09
El Gobierno de Mauricio Macri prevé que en el 2020 la totalidad del sector público nacional logre ahorrar $405.252 millones, de la mano de una fuerte caída en el gasto de obra pública, en las transferencias a las provincias y en los subsidios a la energía.
 
Como contrapartida, el 82,6% de ese ahorro será destinado al pago de deuda externa. Los datos surgen del proyecto de Ley de Presupuesto 2020 presentado ayer por el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza. El documento realizó algunas proyecciones macro extraordinarias.
 
Algunos de los datos más llamativos surgieron del cálculo publicado en el cuadro Ingresos y gastos de la administración nacional. Ahí se observó en primer lugar que el resultado primario estimado por Hacienda para el 2019 es un déficit de apenas 0,5% del PBI, tal como el que permitía el acuerdo con el FMI y sus ajustadores.
 
Desde los privados hay discrepancias: la consultora Elypsis prevé un rojo primario de 1% este año. El grueso de los analistas, de hecho, proyecta que habrá incumplimiento de un acuerdo con el Fondo que, de todas formas, está en renegociación.
 
En segundo lugar se vio que para el 2020 Hacienda proyecta un superávit de $250.939 millones. Es decir un ahorro de $374.414 millones, si se lo compara con el rojo de $123.475 millones previsto por el Gobierno para el 2019, muy discutido por las consultoras privadas.
 
Lo extraordinario en este caso es que de esos $374.414 millones que se ahorran, el 82,6% será destinado al pago de intereses generados por la deuda externa contraída.
 
Y eso porque en 2020, a la par de ese recorte esperado de los gastos primarios, el pago de intereses crecerá 42,5%. Es decir: el año que viene se gastará un extra de $309.320 millones en partidas generadas por la política de endeudamiento externo.
 

17-09-2019 / 09:09
Si hubiera una metáfora deportiva para comparar el eventual resultado electoral de la elección de octubre, según la nueva encuesta que se conoció por estas horas -al igual que otras publicadas la semana pasada-, sería goleada...
 
No hay muchas incertidumbres de cara a octubre: Alberto Fernández se consolida como el candidato más votado y hasta superaría el 50% de los votos. Mauricio Macri, por su parte, perdería algunos puntos desde las PASO (un 5,9% cambiaría su voto a su favor, pero un 8,2% dice que lo votó y no lo va a volver a votar).
 
En efecto, la consultora Gustavo Córdoba & Asociados realizó un relevamiento nacional en el que Fernández obtiene el 54,5 por ciento de la intención de voto, mientras que Macri queda lejos, muy lejos con el 31,8 por ciento.
 
El trabajo sostiene que se manifiesta una consolidación de la diferencia entre el candidato del Frente de Todos y el Presidente de la Nación, entrando "en una inercia en la que ya casi no quedan incertidumbres sobre el posible resultado de las elecciones de octubre".
 
Casi 23 puntos de ventaja que muestran una fuerte polarización entre las dos principales fórmulas y, es casi ocioso recordar, deja a la dupla de Juntos por el Cambio lejos, muy lejos de un eventual balotaje.
 
El sondeo realizado sobre 1.200 casos pone al resto de los candidatos presidenciales con porcentajes casi marginales: Roberto Lavagna con el 6,1 por ciento; Nicolás Del Caño con el 2,2; José Luis Espert con el 1,4, y Juan José Gómez Centurión con el 0,7 por ciento.
 
Además, la mitad de los encuestados sostuvo que las medidas económicas tomadas por el gobierno después de las PASO fueron "tardías e inoportunas". Casi el 30%, por otro lado, considera que "ayudan a pasar el mal momento". Solo un 9% cree que pueden solucionar la crisis económica.
 
La Opinión Popular

16-09-2019 / 10:09
El sermón en la misa de cuerpo presente es la que se dice estando el cadáver del difunto expuesto y preparado para llevarlo después al entierro. Es lo que escuchó el Presidente en la fiesta del Señor y la Virgen del Milagro en Salta.
 
Fue al finalizar la ceremonia, que se hizo en el atrio de la céntrica Catedral Basílica de Salta, de cara a una multitud ubicada en la plaza 9 de Julio, cuando el arzobispo de Salta, Mario Cargnello, tomó el micrófono y se dirigió a Macri.
 
"Usted dijo que se había sentido golpeado y en el clima de ese golpe quiso venir aquí. Ha venido a un buen lugar, ha venido a encontrarse con el señor", dijo monseñor mirando al presidente. Y citó su promesa de terminar con la pobreza: "Usted dijo que iba a luchar por la pobreza cero. ¿Qué puede decir Salta de la pobreza?, le da rostro a la pobreza".
 
Al respecto, utilizó el ejemplo de los peregrinos de La Puna que trabajan en las minas y que caminan durante una semana más de 200 kilómetros para llegar a la Catedral. "Son gente humilde que trabaja en condiciones de inclemencias climáticas para darle riqueza a la República", los definió Cargnello.
 
"Los pobres no son una molestia, son una oportunidad, son maestros", agregó el sacerdote, que luego retomó el ejemplo de los mineros: bajan desde La Puna en peregrinación "el dueño de la mina, el gerente y el último minero, todos juntos, y provocan una nueva sociedad en Salta", dijo.
 
"¿No es posible venir juntos caminando por la historia? ¿Por qué debe hacerse la historia desde la pelea?", preguntó Cargnello y rescató que eso es lo que enseñan los pobres, en este caso los mineros. "Por eso Mauricio, hablaste de la pobreza, llévate el rostro de los pobres, son dignos, son argentinos, son respetuosos y merecen nos pongamos de rodillas ante ellos", concluyó el religioso.
 
Pero hubo más críticas desde la Iglesia. Luego de que el sacerdote Raúl Méndez, uno de los hombres fuertes de la Iglesia salteña, calificara de inoportuna la visita de Macri, se refirió al tema monseñor Dante Bernacki, otro de los referentes de la institución.
 
"Me da la impresión que no le dio resultado la Pachamama y viene a ver si el Señor del Milagro le tira un voto más", manifestó en declaraciones a FM Aries. Igualmente aclaró que por protocolo siempre se invita al presidente, aunque esta es la primera vez en muchos años que un mandatario nacional aceptó venir.
 
La Opinión Popular

15-09-2019 / 10:09
La narrativa macrista niega la existencia de la lucha de clases; sin embargo su praxis la radicalizó. El macrismo desechó el gradualismo en sus primeros cien días. Cimentó en ellos la redistribución regresiva de los ingresos, el poder y las oportunidades.
 
Sentó las bases para que prosperaran la Banca, los especuladores, el capital financiero, los exportadores agropecuarios, los fondos buitres, las concesionarias de servicios públicos. Favoreció a los medios concentrados. Definió a los ganadores (por goleada) y a los perdedores del modelo. Implantó la persecución judicial a opositores, mediante la doctrina Gerardo Morales- Irurzun.
 
El gobierno de clase se propuso bajar los salarios y presionar a los trabajadores con el cruel dilema: aceptar sueldos de hambre o quedar en la calle. Dicho objetivo se concretó en buena medida, limitado en parte por la movilización social, por la cultura resistente de los argentinos y por la red de protección social creada o consolidada por el peronismo.
 
Otra ambición animaba al macrismo: instalar una hegemonía político-cultural que le garantizara poner fin al populismo y perpetuarse en el poder. Fracasó ese designio, tan ajeno a la historia nacional.
 
Si, como todo lo indica, se ratifica su derrota en el todavía lejano 27 de octubre dejará un país asolado, endeudado hasta el tuétano.
 
La herencia del macrismo moviliza a los cuerpos de sus candidatos y líderes territoriales. Todos se alejan de Mauricio Macri, reniegan de su existencia y de su legado que incluye legislación regresiva, doctrina Chocobar y otras lindezas.
 
Todas maquilladas bajo el seudónimo "republicano", adoptado por la derecha nativa que ni siquiera tiene la franqueza de reconocer su propia identidad.
 

14-09-2019 / 09:09
Para Mauricio Macri, el resultado de las PASO explica la disparada del dólar y el vacío de poder. No es novedad que los procesos se dan al revés de como los cuenta el presidente. Porque las PASO evitaron el estallido social al que irremisiblemente se dirigía el país empujado por una crisis de inflación y vacío de poder causada por el gobierno.
 
A diferencia de otras situaciones explosivas, esta vez surgió de las PASO la confirmación de una alternativa política, lo que generó esperanza de una salida pacífica y alivió la tensión. El mismo Alberto Fernández sugirió a las organizaciones que lo mejor era no estar en las calles hasta diciembre, lo cual, tanto lo exprese el candidato como los dirigentes de los movimientos sociales, no deja de ser más que una expresión de deseos ante el descalabro acelerado.
 
En estos escenarios, puestos entre la espada y la pared, los más golpeados reaccionan en forma espontánea o eligen la vía más expeditiva para encontrar alimento. En la sugerencia de Alberto Fernández subyace la desconfianza que se ha ganado el macrismo por su desprecio a las reglas de juego y su mínimo apego republicano, pese a sus permanentes declaraciones públicas en sentido contrario.
 
Un temor difundido es que una movilización popular en este momento podría convertirse en la excusa del macrismo para desatar una fuerte represión, como ha sido su rutina, y provocar hechos de violencia. El cuadro podría justificar así una maniobra de postergación de unas elecciones que la mayoría en el gobierno da por perdidas.
 
Es una especulación que se basa en antecedentes concretos de este gobierno que difamó y persiguió a la oposición más firme, se encarnizó con sus dirigentes y con los medios críticos, al mismo tiempo que hablaba de "diálogo", "pluralismo" y "tolerancia".
 
Pero esa línea de suposiciones no puede explicar qué haría Mauricio Macri si lograra posponer las elecciones. No tiene más recursos, no tiene credibilidad ni respaldo. Los operadores económicos y las centrales de trabajadores no lo escuchan y hasta el Fondo Monetario prefiere hablar con Fernández.
 
El dispositivo perfecto de inflación y fuga de capitales fue puesto en marcha la misma semana que asumió Macri cuando subieron diez puntos las tasas de las Lebacs y se quitó el "cepo". Con el levantamiento inmediato de las retenciones y la dolarización de las tarifas, de la nafta y del transporte, nunca más pudo frenar la inflación que duplicó a la que había recibido, igual que la especulación y la fuga de capitales.
 
El gobierno de Cambiemos estaba terminado a mediados del año pasado y hubiera explotado en ese momento si no recibía el auxilio del Fondo Monetario. Es una máquina de inflación y fuga que se alimenta con la deuda como combustible.
 
Lo que está pasando ahora, hubiera pasado antes de las internas obligatorias y abiertas. Por el contrario, las PASO aportaron un factor de esperanza y alivio ante el desconcierto y la ineptitud del macrismo desbordado por la crisis.

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar