La Opinión Popular
                  04:23  |  Sábado 25 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“El carácter inevitable de la derrota solo desalienta a los cobardes”. Alejandro Dolina
Recomendar Imprimir
Entre Ríos - 14-05-2019 / 15:05
PANORAMA POLÍTICO PROVINCIAL

Campaña a la entrerriana

Campaña a la entrerriana
La Opinion Popular A cuatro semanas de las elecciones provinciales, se aceleran los tiempos de la campaña. Por el lado del peronismo, todo gira en torno a marcar la continuidad de la gestión del gobernador Gustavo Bordet, especialmente en el esfuerzo puesto al servicio de reducir el impacto, en Entre Ríos, de la grave crisis nacional.
A cuatro semanas de las elecciones provinciales, se aceleran los tiempos de la campaña. Por el lado del peronismo, todo gira en torno a marcar la continuidad de la gestión del gobernador Gustavo Bordet, especialmente en el esfuerzo puesto al servicio de reducir el impacto, en Entre Ríos, de la grave crisis nacional.
 
Esto se hace no solo a través de acciones relacionadas a la política social activa -cada vez más necesaria- y a cubrir el retiro del aporte nacional en áreas como la educación, salud y asistencia social que se juntan con el creciente desempleo, aumento de la pobreza e inflación como consecuencias de las políticas económicas neoliberales del gobierno de Mauricio Macri.
 
A esta altura, conviene repasar las estrategias que llevaron a Bordet a la posibilidad cierta de extender cuatro años más la hegemonía peronista abierta en 2003. Hay factores con raíces profundas, situaciones puramente locales y reflejos de contextos que afectan a todo el país.
 
Bordet eligió no pelearse por razones meramente ideológicas con Mauricio Macri, ni confrontar en público en temas intrascendentes para la provincia. Siempre trabajó en la idea que Entre Ríos tiene un gobierno que defiende el interés provincial antes que fungir como fuerza nacional opositora. A la hora de apoyar su reelección, los entrerrianos independientes privilegiaron esa lógica sin reparar en el contexto partidario.
 
El Gobernador actual construyó su capital político en base a una administración prolija. Esa actitud incidió en los votantes independientes. La eficiencia contrastó con una gestión, críticamente valorada por los ciudadanos, del intendente capitalino Sergio Varisco.
 
El costo de una administración municipal radical, envuelta en escándalos judiciales ligados al narcotráfico, y por debajo de lo esperado en gestión, es una de las causas de un triunfo que no deja dudas, del PJ en las PASO, en un distrito tan adverso como Paraná.
 
Por otra parte, el primer mandatario provincial no es de hablar mucho, elude las polémicas y siempre trata de mostrarse meticuloso y ordenado. Para un electorado que valora la moderación, en medio de la inaguantable grieta nacional, ese estilo le funcionó.
 
Otro factor clave, esencial para facilitar el triunfo del PJ fue la división de Cambiemos antes de las PASO provincial. La torpeza de sus dirigentes para acordar la distribución de las candidaturas y luego la aplicación del "dedo porteño" para resolverla, detonó una división que todavía no está saldada.
 
En silencio, sin debatir ni dar entrevistas altisonantes, Bordet logró canalizar el enojo contra la desastrosa gestión económica de Macri. Y, a los votos peronistas que lo acompañaron en elecciones anteriores, logró sumar a los K. Pero, también, entre cuatro y cinco puntos porcentuales de electores que antes, en los comicios provinciales, habían votado por Cambiemos.
 
Enfocado al 9 de junio, se mantendrán estas tácticas y estrategias que resultaron. Porque no hace falta recurrir a un astrólogo para saber cuál será el corolario de las elecciones en la provincia. La certeza sobre el desenlace electoral se dificulta para explicar qué llevó a la UCR local a suicidarse políticamente detrás del PRO.
 
La Opinión Popular

Campaña a la entrerriana
 
El caos continúa
 
Los datos duros, indisimulables, fríos, se empecinan en desmontar cualquier relato macrista que pretenda relativizar el impacto de la crisis o plantear un escenario de optimismo babieca en el corto plazo. Contrariamente a los pronósticos, repetidos como un mantra por los voceros del Gobierno de Mauricio Macri, los informes técnicos coinciden en que la inflación no está bajando, la desocupación aumenta y no se avizora ninguna reactivación económica.
 
Datos oficiales demostraron que tampoco es cierto que esté aumentando el acceso de la población más humilde a servicios básicos, tal como vienen repitiendo los millonarios funcionarios nacionales en un intento por relativizar el aumento de la pobreza, reflejado en informes de la UCA y del INDEC.
 
Los datos macro se amontonan en el platillo negativo de la balanza. Los más recientes muestran que en los últimos doce meses la actividad de la industria cayó más de 13% y la construcción más de 12%, lo que sí aumentó el último año fueron los precios (51% según el IPC de INDEC); la pobreza, que ya alcanza a la mitad de los niños del país y el dólar que vale más del doble que hace 12 meses.
 
Los próximos aumentos previstos de los combustibles, el gas, la tarifa eléctrica y el transporte público en buena parte del país, garantizan un piso de inflación alta para los próximos meses.
 
Para la gran mayoría de trabajadores y jubilados, la crisis se traduce en un menor poder de compra, lo que repercute en una caída del consumo, que a su vez redunda en menos ventas para las empresas y despidos de empleados. Una espiral de destrucción que, el equipazo económico de Macri, no sabe cómo romper.
 
Un trabajo de la consultora Kantar TNS reveló que durante el primer trimestre del año en curso, 96% de los argentinos redujo o abandonó la compra de algún bien o servicio, lo que muestra que la situación económica obligó a prácticamente todos los argentinos, sin importar nivel socioeconómico, a adoptar alguna estrategia de ahorro.
 
Para las clases medias altas, los recortes pasan por dejar de viajar o de renovar tecnología, pero en la base de la pirámide social, el ajuste adquiere un cariz más dramático ya que se aplica a consumos tan básicos como la leche o la carne.
 

Campaña a la entrerriana
 
Pobreza estructural
 
Habiendo fracasado ostensiblemente en objetivos mayores como combatir la pobreza, hacer crecer a la economía, generar empleo, reducir la inflación o resolver cualquiera de los problemas heredados de la gestión anterior, el discurso de Cambiemos se ampara en un supuesto incremento en el acceso a servicios básicos como cloacas o agua potable para hablar de una mejora estructural en las condiciones de vida de las clases populares que, de alguna manera, compensaría la caída del poder adquisitivo.
 
La última entrega del informe de Indicadores de Condiciones de Vida de los Hogares del INDEC dejó poco margen para repetir ese falso discurso: señala que en los dos años que separan al segundo semestre de 2016 del segundo de 2018, la cantidad de personas que habitan viviendas sin conexión cloacal pasó de 34,7% a 34,5%, las que habitan en hogares sin acceso a redes de agua potable pasó de 12,2% a 11,9% y la inaccesibilidad a redes de gas aumentó de 34,3% a 34,7%.
 
Si se toma en cuenta la proporción de personas que no acceden a al menos uno de esos tres servicios públicos básicos (agua, cloacas, gas), el porcentaje retrocedió apenas del 50,6 al 50,3 por ciento, una mejora ínfima que no alcanza a compensar el shock negativo que está provocando la crisis en la economía de las familias.
 

Campaña a la entrerriana
 
Octava disputa perdida
 
La incapacidad del Gobierno de Macri para contener la crisis, sumada a un deterioro del liderazgo de un presidente que recibe cuestionamientos cada vez más fuertes de los sectores que conforman su base de sustentación política e incluso de sus aliados partidarios, como la UCR, genera un impacto político que repercute en las urnas.
 
En Córdoba, el gobernador peronista Juan Schiaretti fue reelecto con el 55% de los votos. En segundo lugar, muy lejos, quedó Mario Negri con el 17%, el hombre impulsado por Macri y acompañado en la campaña por Elisa Carrió. El justicialismo también ganó la ciudad Capital. El Presidente todavía no tuvo ninguna victoria en las ocho elecciones provinciales que hubo este año.
 
Cambiemos hilvanó así su octava derrota electoral al hilo en una elección provincial y fue en Córdoba, justamente la provincia que llevó a Macri a la Casa Rosada cuando lo benefició con el 70% de los votos. La reelección del peronista federal Schiaretti tiene también que ver con la interna de Cambiemos.
 
El diputado nacional Negri era el preferido del Gobierno nacional, especialmente de Carrió, pero el intendente de la capital provincial, el radical Mestre, entendió que era su momento de candidatearse y que no tenía por qué aceptar una orden emanada desde la Casa Rosada. La posibilidad de ir a unas PASO en las que Negri tenía las de perder no sedujo al círculo macrista y sobrevino la fractura.
 
Tan mal parado dejó la interna a la UCR que hasta perdieron la intendencia capitalina, un bastión radical en cual solo perdió una elección desde 1983 y lo hizo con Germán Kammerath, proveniente de la UCD. Además por primera vez el peronismo se quedó con dos tercios de los diputados provinciales.
 

Campaña a la entrerriana
 
Cristina herbívora
 
Finalmente Cristina Fernández rompió el ostracismo. Primero lo hizo a través de un libro, arcaico medio de comunicación con el que consiguió viralizar su mensaje -vendió más de 300 mil copias en pocos días- en tiempos en los que el resto de los políticos se inclina ante la abrumadora masividad de las redes sociales.
 
Respaldada por semejante éxito editorial presentó su obra titulada "Sinceramente" en la Feria del Libro. Por paradójico que suene, el libro de la líder de la corriente que más adhesiones concita dentro del peronismo se presentó en la sala Jorge Luis Borges, tal vez el antiperonista confeso más famoso de todos.
 
Cristina se guardó la carta que todos esperaban ver: no dijo si iba a ser candidata a presidente, pero para muchos opinólogos que pretenden descifrarla, su discurso sonó a lanzamiento de campaña.
 
A diferencia de sus tiempos de cadenas nacionales combativas, la Cristina escritora mostró un perfil más mesurado, hasta afectuoso y apenas se permitió alguna que otra ironía poco agresiva. En un discurso en el que citó al Perón del retorno, al que se declaraba "león herbívoro", propuso un "contrato social de ciudadanía responsable" que tendría por objetivos la recuperación del consumo interno y de la actividad industrial orientada a ese mercado.
 
En una semana en la que el presidente estadounidense Donald Trump volvía a manifestar apoyo a su par argentino y al plan de ajuste diseñado por el FMI, Cristina pidió alejarse de lo que Estados Unido receta para los demás países y en cambio imitar las políticas que el país del norte está llevando adelante en su propio territorio, marcadas por un sesgo industrialista y mercado internista.
 
El único dato concreto durante la media hora de discurso se refirió a los planes sociales, al respecto remarcó que durante los tres mandatos K la cantidad total de beneficiarios bajó de 2,3 millones a 207 mil y durante los años de gobierno de Macri aumentó a 467 mil.
 
 
Cambiemos acumula derrotas en el interior
 
La gran batalla electoral nacional se dará el 23 de octubre. Y rumbo a esa disputa en las urnas, las elecciones en la mayoría de las provincias, que desdoblaron los comicios, sirven de condimento perfecto para ir observando la perspectiva de cada espacio político.
 
Lo que hace dos años era un tsunami amarillo que amenazaba con inundar todo el país, se convirtió en una bajamar que deja cada vez más terreno libre para el pulular de las corrientes opositoras.
 
Los escenarios electorales de cada provincia son únicos, pero las secuelas se propagan a lo nacional. En el interior federal, el Presidente consigue índices módicos de aceptación. Las sucesivas debacles exasperan, bajonean y dividen a la alianza Cambiemos.
 
Existen diferencias entre los tres comicios para autoridades provinciales ya realizados aunque en todas primó el oficialismo local y le fue muy mal a Cambiemos. En Neuquén y Río Negro la elección de 2015 ayudó a predecir bastante bien las diferencias totales y el acumulado del vencedor. Schiaretti, en cambio, mejoró mucho en ambos aspectos. En 2015 se había alzado con un 40% superando a Oscar Aguad por algo menos de 7 puntos.
 
Este domingo, el caudal atribuido a Schiaretti fue similar al que Bordet (otro peronista clásico) obtuvo en las PASO, donde el peronismo tradicional también recibió votos del kirchnerismo para completar cerca del 60%.
 
En Santa Fe, la reciente PASO dejó en claro que la alianza de radicales y conservadores no tiene ninguna chance de acceder a la Gobernación y el radicalismo da por perdida la intendencia de la ciudad capital, ahora en manos de José Corral, secretario del Comité Nacional.
 
En las provincias patagónicas el Gobierno de Macri alegó prescindencia y se involucró muy poco en la campaña. Pero en Córdoba, tiró toda la carne en el asador: intentó disuadir a Mestre para que resignara su candidatura y envió a importantes protagonistas para bancar a Negri. No resultó, por lo visto. Lo de Negri es penoso y magra su diferencia respecto del rebelde Mestre.
 
La inminencia de la Convención Nacional de la Unión Cívica Radical (UCR) añade un dato problemático. Mestre y Negri llegarán demolidos al cónclave, no encabezarán nada, servirán (como mucho) para ser exhibidos a título de ejemplo negativo ante los correligionarios.
 

Campaña a la entrerriana
 
Cambiemos Entre Ríos
 
En Entre Ríos, las PASO dejaron otra derrota impactante para Cambiemos. El radical Atilio Benedetti quedó 20 puntos por debajo del gobernador Gustavo Bordet que se encamina hacia la reelección el próximo 9 de junio.
 
En la provincia, el gobierno nacional se metió de lleno para impulsar al de la UCR a tal punto que tanto Carrió como el propio Macri desembarcaron en Paraná días antes de los comicios. La caída fue estrepitosa. Por el lado del kirchnerismo, Cristina no presentó candidato y el PJ se presentó unido.
 
En ese marco adverso, Cambiemos Entre Ríos continua machacando con la cantinela de la provincia "atrasada" que dejaría el peronismo tras 16 años de gobiernos consecutivos, y endurece el discurso contra el oficialismo y vinculando a Bordet con los años K.
 
Para el secretario General de la Gobernación, Edgardo Kueider, "Lo único que he visto de Cambiemos como estrategia electoral es salir a hablar de los adversarios: de (Gustavo) Bordet, de (Enrique) Cresto y en cada una de las ciudades de los candidatos a intendentes con golpes bajos, en algunos casos. También la hemos visto a (Elisa) Carrió, quien sale a recorrer provincias y no tengo ninguna duda que el día que venga su discurso va a ser totalmente agresivo para con nosotros", advirtió.
 
"Si esa es la estrategia de Cambiemos creo que se vuelven a equivocar porque la sociedad no solo que no está esperando que los dirigentes vengan a hablar mal de los demás sino que están esperando que le den una respuesta real y efectiva a los problemas cotidianos que está viviendo la ciudadanía. Le siguen errando en la estrategia, lo cual no tendrá ningún otro resultado que una nueva y clara derrota el 9 de junio", opinó.
 
Pero la novedad más destacable en Cambiemos es el armado una agenda de recorrida de la fórmula Benedetti - Hein mucho más intensa que la que se dio para las PASO, donde se descuidaron las ciudades donde había interna para cargos locales.
 
La idea es abarcar la mayor cantidad posible de localidades, sin desatender a las cuatro ciudades más grande -Paraná, Concordia, Gualeguaychú y Concepción del Uruguay- donde la fórmula de Cambiemos proyecta desarrollar actividades en las cuatro semanas de campaña.
 
Con la adversa carga del gobierno nacional, responsable de la fuerte crisis económica, el viento no está a favor y en Paraná, Cambiemos acomoda las velas despegándose de Macri, municipalizando su discurso y enfocando el voto en contra del gobierno provincial.
 
El problema de la estrategia de Cambiemos en esta recta final es que parece ser tardía, y además de tarde viene luego de una terrible derrota.
 
Los candidatos de Macri en la provincia quieren despegar una campaña provincial, pero tienen empantanada la elección en las principales ciudades, lo que le quita tiempo y margen para el despliegue.
 
Las pésimas elecciones en Concordia y Gualeguaychú, sumada a la derrota en Paraná obligan a Cambiemos a tener que optar entre una campaña en los centros urbanos o en las localidades más pequeñas, cuestión compleja en una provincia tan repartida demográficamente como Entre Ríos.
 
Todo esto sin hacer referencia a lo complicado que resulta retomar una campaña 25 puntos abajo. 
 

Campaña a la entrerriana

El PJ forja acuerdos para derrotar al macrismo
 
En el peronismo consideran que la necesidad primordial es la de contener a todos los sectores posibles y sumar opciones que se aglutinen en un mismo espacio. La experiencia les ha demostrado que la división es la principal razón de su salida del poder en Paraná y que amplificar la unidad, es la oportunidad para recuperarlo.
 
Desde el PJ aseguran que la candidatura de Adán Bahl en Paraná actuó como un imán que atrae a dirigentes y militantes de otros espacios políticos, empresarios, jóvenes, mujeres e independientes que se sumaron después de confirmarse esa candidatura.
 
Bahl está convencido de que sus 64.250 votos son inamovibles hacia abajo, y que lo único que le queda es sumar. Para eso, el vice gobernador peronista está tratando de seducir a una parte del voto que fue a Emanuel Gainza. Claramente, quiere meter una cuña entre Varisco y los macristas descontentos con el prontuario del actual intendente y candidato.
 
En el PJ, representantes de todos los sublemas que compitieron en Entre Ríos se reúnen con los candidatos a intendentes en encuentros donde se resalta el compañerismo, la camaradería y se insta a priorizar el proyecto por encima de los personalismos. Acorde a los tiempos que corren, la campaña peronista tiene espacio en las redes sociales, pero ello no implica abandonar el formato tradicional que incluye el contacto directo con la gente.
 
Para los justicialistas, es una buena noticia que se despeje el terreno y todo se concentre en los comicios a gobernador. Política realista es forjar acuerdos para derrotar al macrismo y después llamar al diálogo. En un marco en donde el peronismo acumuló más poder, vive el apogeo de su fortaleza política y en frente sólo tiene una oposición en desbandada.
 
La receta es simple, aunque no siempre está asegurado el resultado. Bordet y sus candidatos a intendentes salen en conjunto y unifican estrategias. El candidato a gobernador necesita que los candidatos a intendentes se conviertan en un puente para traccionar votos que, en las PASO, fueron a ellos o no.
 
Algunos de los colaboradores más directos de Bordet y Bahl, admiten que "no ven la hora" que llegue el 9 de junio, un poco para matar la incertidumbre electoral y otro poco para terminar con el interminable raid de viajes y reuniones en distintos pueblos y barrios de la provincia que llevan adelante junto a los candidatos.
 
Resulta curioso observar cómo lo cotidiano se desentiende de las perspectivas. Las elecciones provinciales se definirán en el mismo plano temporal que el cierre de listas nacionales. El domingo pasado, la alianza Cambiemos perdió su octava elección consecutiva. El que cantó victoria fue Juan Schiaretti. El cordobés tal vez sea el ordenador de una vía alternativa que evite el regreso de un museo de grandes novedades. Se verá.
 
La Opinión Popular
 

Agreganos como amigo a Facebook
Campaña a la entrerriana
La provincia avanza en la restauración de obras del patrimonio cultural entrerriano. El gobernador Gustavo Border visitó junto al vicegobernador Adán Bahl la escuela provincia de Santa Fe, en Paraná, donde se llevan a cabo obras de refacciones de los históricos murales pintados en las paredes del establecimiento.
Campaña a la entrerriana
Lanzamiento de “Acciones y formación para la igualdad y paridad de género”. La convocatoria se realizó desde el Ministerio de Desarrollo Social de Entre Ríos, a través de la Subsecretaría de la Mujer. La iniciativa consiste en avanzar en acuerdos con sindicatos, organizaciones de la sociedad civil y de base a los efectos de instrumentar un programa de capacitación en perspectiva de género, para promover la paridad de género en la participación, representación y accionar de las organizaciones.
24-05-2019 / 11:05
23-05-2019 / 11:05
22-05-2019 / 12:05
22-05-2019 / 09:05
21-05-2019 / 15:05
La relativa situación de normalidad que conserva Entre Ríos, en un contexto nacional en pleno derrumbe, es uno de los factores que reduce la incertidumbre política de cara a las elecciones provinciales del 9 de junio. Ni las peleas internas nacionales entre el PRO y la UCR en Cambiemos, ni las sorpresas que aportó Cristina con Alberto Fernández, ni las marchas y contramarchas dentro del PJ no-K de Alternativa Federal, agitan las aguas de la política provincial.
 
A semanas de las elecciones, hasta los opositores al Gobierno provincial reconocen por lo bajo que no hay condiciones para que la continuidad de Gustavo Bordet, en la conducción de Entre Ríos, se vea amenazada. Desde Cambiemos admiten que su suerte local está atada a los resultados de la gestión de Mauricio Macri a escala nacional, que estuvieron lejos de ser aceptables.
 
A la vista de las consecuencias de la desastrosa gestión presidencial, no es extraño que los números que manejan las encuestadoras anticipen un triunfo del Peronismo por amplio margen. Algunos, dentro del PJ, se animan a pronosticar que se puede mejorar la elección del 14 de abril.
 
Con las elecciones provinciales prácticamente resueltas a favor de la fórmula compuesta por Bordet y Laura Stratta, la incertidumbre electoral se reduce a lo que pueda pasar en algunos municipios en los que Cambiemos hizo buenas elecciones en 2015 y 2017. Los resultados en esos municipios justificaban alguna lectura optimista, sin embargo el deterioro que sufrió la imagen de Macri y Cambiemos, en los dos años que pasaron de aquella elección, sin dudas se hará sentir en las urnas.
 
El espacio que lidera Sergio Varisco apuesta todas sus fichas al municipio de Paraná. En el caso puntual de la capital, la causa penal que tiene el Intendente es un factor que incidirá negativamente, especialmente en el electorado que se identifica con el PRO, que no acepta de buen grado un candidato con semejante prontuario.
 
Más de un dirigente radical piensa qué mal negocio para la UCR está resultando Macri. Perdieron las ciudades capitales de Córdoba y Santa Rosa, y se encaminan a dejar el poder en Santa Fe capital, y en Paraná.
 
Por otra parte, en el PJ ya hay preocupación por la negociación de las candidaturas para las elecciones de octubre, cuando se elegirán legisladores nacionales. Fuera de competencia por la gobernación, la cabeza de la lista de legisladores es el lugar más atractivo al que puede aspirar un candidato como Sergio Urribarri.
 
Ese lugar a repartir es presagio de conflicto. Se especula con que impulsarían la candidatura del ex gobernador Jorge Busti, quien puede acreditar a su favor ser uno de los pocos dirigentes que recorre toda la provincia haya o no haya campaña. Desde sectores del PJ miran de costado al urribarrismo. Temen que "el Pato" se valga de su cercanía con Cristina para hacerse de un lugar en la lista de octubre y que ese lugar sea justamente al que otros aspiran, el primero.
 
No son pocos los que concluyen que si Bordet mantiene o mejora los números de abril tendrá el poder suficiente para negociar las candidaturas con Alternativa Federal y con Alberto y CFK. Se verá.
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar