La Opinión Popular
                  16:22  |  Domingo 18 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Los diarios inventan la mitad de lo que dicen. Y si a eso le sumamos que no dicen la mitad de lo que pasa resulta que los diarios no existen". Mafalda
Recomendar Imprimir
Nacionales - 10-05-2019 / 10:05
PANORAMA ECONÓMICO SEMANAL

Trump estableció un protectorado sobre Macri

Trump estableció un protectorado sobre Macri
Un protectorado es una soberanía parcial que un Estado ejerce sobre un territorio que no está incorporado a esa nación y que posee autoridades propias. Los protectorados concedían a su imperio protector, a cambio de su compromiso de defenderlo, el derecho a gestionar sus asuntos exteriores e intervenir en su administración.
Un protectorado es una soberanía parcial que un Estado ejerce sobre un territorio que no está incorporado a esa nación y que posee autoridades propias. Los protectorados concedían a su imperio protector, a cambio de su compromiso de defenderlo, el derecho a gestionar sus asuntos exteriores e intervenir en su administración.
 
Aunque las relaciones internacionales se complejizaron mucho desde la segunda descolonización y queda poco de aquellas viejas metrópolis con papeles, el vínculo entre Mauricio Macri y Donald Trump parece haberse estrechado casi hasta ese punto durante los últimos diez días, a un nivel incluso superior al de las "relaciones carnales" de Guido Di Tella.
 
Con ese auspicio clave, el Presidente procura resistir las crecientes presiones de sus socios políticos y del empresariado para que resigne sus aspiraciones reeleccionistas y evite a su espacio lo que entrevén como una derrota segura ante Cristina Fernández.
 
El yanqui ya no solo protege a Macri de extraños sino también de propios. Sus muecas son para el peronismo no K pero también para María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, Enrique Nosiglia y hombres de negocios como Claudio Belocopitt, uno de los pocos que se animó a clamar por radio para que Cambiemos opte por "la alternativa Vidal ampliada a espacios del peronismo".
 
Fueron gestos elocuentes: a su orden para que el Fondo Monetario habilite al Banco Central argentino a vender reservas para evitar una nueva disparada del dólar le siguió el promocionado diálogo telefónico de anteayer, antecedido por un breve intercambio vía chat, que también divulgaron voceros de ambos gobiernos.
 
Otra prueba de la intimidad millenial que también comparten a diario el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, y el encargado del caso argentino en el FMI, Roberto Cardarelli, por estos días de visita en Buenos Aires.
 
Entre la orden de Trump al Fondo y su charla con Macri hubo varios telefonazos entre Nicolás Dujovne y el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin. Eso alentó las versiones que florecieron en la City sobre que el Tesoro evaluaba un nuevo crédito, en este caso bilateral y por otros US$ 10.000 millones, pero fuentes oficiales al tanto de las conversaciones lo desmintieron tajantemente.
 
Es algo que al magnate le costaría horrores enhebrar con su discurso America First. Ni en el blindaje de 2000 para sostener a De la Rúa el Tesoro se atrevió a tanto. El que sí puso plata aquella vez por fuera del FMI fue el gobierno español, que luego exigió su repago bajo el paraguas del Club de París.
 
La pregunta es: ¿qué querrá Trump a cambio?
 

 
El aporte de campaña de Trump para el jefe de Cambiemos ya llegó y fue en tres cuotas, siempre mediante la ventanilla del FMI. La primera, un año atrás, su aval en el directorio para el paquete inicial de 50.000 millones.
 
La segunda, su apoyo en octubre para ampliarlo a 57.600 millones y -mucho más importante- apurar sus desembolsos hasta concentrar un 80% de ellos en la actual gestión.
 
La tercera cuota fue la orden a David Lipton el domingo 28 de abril para que habilite la venta a discreción de esos dólares por parte del Central. Tal como se comentó en esta columna el viernes pasado, eso implicó pisotear el propio estatuto constitutivo del Fondo, que lo prohíbe. Y se hizo sin pasar por el directorio ejecutivo.
 
 
Oye pana
 
La pregunta es qué querrá Trump a cambio. A nivel regional no podría pedir más. El comunicado de la Cancillería argentina que condenó anteayer la detención del vicepresidente de la Asamblea Nacional venezolana, Edgar Zambrano, parecía redactado por el mismísimo secretario de Estado Mike Pompeo.
 
Responsabilizaba al "régimen del tirano Nicolás Maduro por su integridad física y su seguridad" y saludaba a los detenidos como "luchadores por la democracia". Unas horas después, el Grupo de Lima -de países americanos alineados con Washington en el tema Venezuela- condenó la movida de Maduro igual de enérgicamente pero en lenguaje diplomático, como "una afrenta a los principios democráticos y derechos humanos".
 
Jorge Faurie sobreactúa ese alineamiento a cambio de un acceso bastante fluido a quienes susurran al oído de Trump. Antes del nuevo espaldarazo a Macri desde Washington, el canciller habló por teléfono con Pompeo y con el asesor especial en seguridad nacional John Bolton.
 
Dos hombres a quienes Trump mantiene en sus cargos pero que el establishment político estadounidense culpa por el empantanamiento de la situación en Venezuela. Fueron quienes, por caso, convencieron a Juan Guaidó de que los militares acompañarían su último llamado a la rebelión contra Maduro. Volvieron a fallar, como cuando lo animaron a autoproclamarse presidente designado.
 
Lo peligroso para Macri sería que Trump termine de enterrar las negociaciones con China y desate una guerra comercial todavía más intensa.
 
Primero, porque China es el principal destino de las exportaciones de soja. Pero también porque de los U$S 68.760 millones de reservas brutas con los que cuenta el Banco Central, 19.700 millones corresponden al "swap" (canje de monedas) con el gigante asiático.
 
Con China ya hubo cortocircuitos por las demoras en las centrales hidroeléctricas de Santa Cruz y en la cuarta central nuclear. Es un proyecto que -como varios otros heredados- incomoda a Pompeo.
 
 
Vacas y Moros
 
Aunque esta semana se abocó al diálogo político que le sirvió al Gobierno para salir de la discusión circular sobre la crisis, Rogelio Frigerio es otro de los que orbita la relación con el Departamento de Estado.
 
Fue quien jugó el apoyo de Pompeo en la cumbre del Fondo para torcerle el brazo a Lipton y mantiene sus propias terminales en Washington como candidato a presidir el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).
 
Esta semana lo amargó un traspié: haberse referido por radio a "lo que no es prioritario del país" cuando le preguntaron por el financiamiento de la ciencia. Fue a raíz del caso de la bióloga del Conicet que concursó en el programa de Santiago del Moro para solventar el funcionamiento de su laboratorio y pagarles a los becarios a su cargo.
 
¿Habrá dimensionado Jaime Durán Barba el daño político que le infligió Simian ante millones de televidentes en el show que le gana en rating al de Marcelo Tinelli?
 
Por si no lo estaba sintonizando, en otro canal al mismo tiempo el neurocientífico Facundo Manes le asestó otro golpazo al discurso. "Nunca confié en que el Presidente valorara la Ciencia. El kirchnerismo invirtió en ciencia, la valoró. Y el próximo paso era seguir la inversión como prometió el Presidente, pero no lo hizo", dijo. El domingo había presentado en la feria del libro a Martín Lousteau, uno de los adalides del postmacrismo cambiemita.
 
El Ejecutivo no liberó recursos adicionales para la ciencia pese al lamento de Simian, pero fue más receptivo con el de las multinacionales automotrices que pedían equiparar los reintegros a la exportación hacia países del Mercosur con los que se aplican a las ventas a extrazona.
 
Ahora, por cada auto que vendan a Brasil cobrarán un 6,5% de su valor en reintegros del fisco en vez del 2%.
 
Aunque sus enemigos en el gabinete acusaron a Dante Sica de haber atendido un lobby de quienes fueron durante dos décadas los mejores clientes de su consultora Abeceb.com, él se defendió diciendo que apenas llegaba a compensar el zarpazo tributario de su colega Nicolás Dujovne.
 
Unas horas antes, el jefe de Hacienda multiplicó por cinco la tasa de estadística que pagan todos los importadores y exportadores para recaudar unos $30.000 millones más por año y así cumplir con el déficit cero.
 
¿Por qué es más prioritaria la industria que el Conicet, si ambos están en crisis? ¿Por qué específicamente la automotriz, que no es precisamente la que más gente emplea ni la que más piezas nacionales utiliza en el ensamblado que realiza? Dilemas de la frazada corta.
 
Para peor, la que más produce, emplea y exporta (Toyota) salió perdiendo. Justamente porque vende mucho hacia fuera del Mercosur, la suba de la tasa de estadística le costará más que los impuestos que le reintegrarán.
 
Ocurre que en las empresas también hay prioridades. Tecpetrol, el brazo petrolero del grupo Techint, no priorizó la seguridad en el trabajo de los dos operarios de una tercerizada que murieron esta semana en el yacimiento Fortín de Piedra, que opera en el reservorio de Vaca Muerta. El padre de uno de ellos, Feliciano Baeza, también petrolero, denunció que en la pileta a la que cayó no había red protectora ni escalerilla de emergencia.
 
A las demás compañías con pozos sobre Vaca Muerta las preocupa que en la zona haya habido ocho obreros muertos en solo 15 meses, desde la flexibilización de los convenios petroleros. Por eso hubo una cumbre de CEOs el martes en Neuquén.
 
A Tecpetrol, por supuesto, también la preocupa. Pero en términos estrictamente económicos, sus prioridades parecen haber sido las correctas.
 
No invirtió en esa red protectora ni en esa escalerilla pero sí costeó los abogados que litigaron hasta ayer contra la familia de Enrique Ingegnieros, un técnico secuestrado en sus oficinas por un grupo de tareas de la dictadura el 5 de mayo de 1977.
 
Los honorarios pagados por Paolo Rocca a esos letrados rindieron sus frutos: por tres votos contra dos, la Corte Suprema definió ayer que no le corresponde indemnizar a la familia de Ingegnieros.
 
Por Alejandro Bercovich
 
Fuente: BAE Negocios
 

Agreganos como amigo a Facebook
18-08-2019 / 10:08
En la entrevista con el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, que le realizó el multimedio ultra macrista Clarín, en su departamento en Puerto Madero, este afirmó: "Lo que nosotros necesitamos es que la grieta se termine. No se puede vivir en una sociedad de los unos contra los otros, es imposible", dice el ex jefe de Gabinete de los Kirchner.
 
-¿Usted se ve a sí mismo como un dirigente kirchnerista?
-Si, yo soy un dirigente kirchnerista. Yo fundé el kirchnerismo con Néstor. Pero también fui crítico de otra etapa del kirchnerismo. Nosotros somos algo nuevo, somos mucho más que kirchnerismo. Es el reencuentro de un movimiento que alguna vez estuvo junto y otra vez se separó. Nosotros somos un tiempo de reencuentro, donde el kirchnerismo es una parte muy importante.
 
-O sea que no sería el candidato del kirchnerismo.
-Quiero ser el candidato de los argentinos, eso es lo que quiero. Terminemos de ponernos rótulos.
 
-Usted suele decir que el 80 por ciento de votos que tuvo originalmente son de Cristina Kirchner.
-Son de Cristina, y eso es verdad. Fue la gran base de sostén. Sigue siéndolo. Cristina es muy valorada por un número importante de argentinos. Y el resto es el peronismo, es Sergio Massa, es Vicky Donda, es Claudio Lozano y De Genaro. El resto es Pino Solanas e independientes como Lammens. Y el resto es Alberto Fernández. Parece estar siendo suficiente, porque la verdad es que nos da un número importante para pensar en la victoria.
 
-¿Es más que el peronismo?
-El espacio es más que el peronismo. Yo diría que somos el frente del encuentro, del reencuentro, de los que alguna vez estuvimos juntos y alguna vez nos distanciamos y supimos superar la grieta. Si ustedes quieren buscar un modelo de resolución de la grieta, piensen en Cristina y en Alberto Fernández. Lo que nosotros necesitamos es que la grieta se termine. No se puede vivir en una sociedad de los unos contra los otros, es imposible.

17-08-2019 / 11:08
Si tal como indica la lógica electoral, Mauricio Macri pierde las elecciones de octubre contra Alberto Fernández y deja la presidencia, se descuenta que verá complicado su frente judicial. Desde que llegó a la Casa Rosada, el actual primer mandatario sumó decenas de denuncias en su contra en las que también están involucrados muchos de sus millonarios funcionarios.
 
La gran mayoría de las acusaciones prosperaron y derivaron en causas judiciales. Y, se sabe, muchos de los expedientes comienzan a moverse en los tribunales de Comodoro Py cuando el acusado pierde el poder. Algunas de las causas emblemáticas contra Macri que podrían empezar a moverse tras la dura derrota en las PASO son las siguientes:
 
Deuda del Correo Argentino. El juez federal Ariel Lijo investiga si funcionarios del Gobierno cometieron algún delito en la negociación de la deuda del Correo -propiedad de la familia Macri- con el Ejecutivo. Hay muchos elementos que comprometen al actual Presidente, como la serie de reuniones que mantuvo con abogados de Correo.
 
Aportantes truchos. La causa en que se investiga las campañas electorales de Cambiemos alcanza, en última instancia, a Macri (y salpica a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal).
 
Parques Eólicos. Macri y distintos funcionarios nacionales fueron acusados en 2018 de favorecer de "manera ilegal" al grupo empresario de la famiglia presidencial en negocios vinculados a concesiones de parques eólicos. Según la acusación, el grupo obtuvo ganancias por casi u$s50 millones en pocos meses gracias a una maniobra fraudulenta.
 
Termoeléctricas. Se investiga al Poder Ejecutivo y a las empresas Iecsa (ahora Sacde) e Isolux por un supuesto pago del Gobierno, en carácter de resarcimiento, para que abandonasen la construcción y explotación de las centrales termoeléctricas Ensenada Barragán y Brigadier López.
 
Peajes. Denunciaron penalmente a Macri por los delitos e irregularidades que surgen del proceso de renegociación integral del contrato de concesión concluido en 2018.
 
Blanqueo de capitales. El hermano del Presidente, Gianfranco Macri, blanqueó 35,5 millones de dólares o, en pesos al momento de los hechos, 622 millones. Hubo varios familiares de funcionarios que ingresaron a la moratoria.
 
Otros casos que se suman: Un expediente poco conocido es el de las Energéticas, otro es el D'Alessiogate por espionaje ilegal. Allí se investiga el rol de la AFI, que están al mando del íntimo amigo del Presidente, Gustavo Arribas. La causa por el Soterramiento del Tren Sarmiento podría complicar al primo del Presidente, Angelo Calcaterra, que había sido excluido del procesamiento de forma escandalosa. Ya Presidente, Macri avaló que se pagase  una cifra millonaria para impulsar esa obra, que era objeto de análisis judicial por fuertes sospechas de corrupción en la adjudicación de la misma. Y siguen las causas...

17-08-2019 / 10:08
Carlos Heller fue clarito. El Banco Central estaba vendiendo 800 millones de dólares por día para frenar el dólar hasta el viernes anterior a las PASO y a partir del lunes vendió la mitad de esa cifra y salió tarde al mercado.
 
El ex titular del BC, Martin Redrado, afirmó en declaraciones radiales que "el Presidente dijo el día lunes 'que el dólar se vaya a donde se tenga que ir de manera tal que los argentinos aprendan a quién votaron'".
 
La decisión delincuencial de soltar un dólar que durante los cuatro años de macrismo nunca dejó de subir hasta el infinito y más allá, le robó más del 20 por ciento al salario de los trabajadores. Macri ha sido un gobernante desastroso y peor perdedor.
 
El mago sin trucos ya no tiene nada para mostrar. Empobreció al país, saqueó el bolsillo de los trabajadores, de la clase media, de pequeños y medianos empresarios y a varios de los grandes, como Techint que perdió millones por la caída de sus acciones en Wall Street, o Arcor que se declaró en concurso de acreedores igual que cientos de otras empresas.
 
Pero Arcor y Techint impulsaron desde AEA la demolición del gobierno K para instalar el actual.
 
La historia, con su falta de piedad, ahora se está devorando a Macri y a los empresarios que lo impulsaron por su propia avaricia. Por no dar algo, quisieron todo y casi perdieron hasta los calzones.
 
Salvo las privatizadas, las petroleras y mineras, más los bancos, los grandes exportadores de soja y los amigos de Macri, los demás miraron con la ñata contra el vidrio cómo ese grupo se enriquecía.
 
Varios lo siguen apoyando inmolándose en las mentiras que ayudaron a engendrar. Los más vuelven la mirada hacia el peronismo y tratan reacomodarse antes de retomar una nueva disputa por el poder.
 
Alberto Fernández se ha reunido con el señor Mercado libre, Marcos Galperín, y recibió el respaldo del constructor Alberto Costantini y hasta hubo versiones  sobre una reunión con el mismísimo señor Clarín Magneto.
 
El urnazo del domingo produjo una semana de versiones tormentosas. Se dijo que rodaba la cabeza del responsable de la campaña macrista, el jefe de Gabinete, Marcos Peña y que lo mismo pasaría con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el "che pibe" del FMI.
 
El chimento tenía sentido. Las derrotas tienen un costo. El jefe de campaña derrapó mal y la causa de la derrota fue una crisis en la economía frente a la que el gobierno se mostró incompetente. Sonó fuerte el jueves, pero al otro día ya había sido desmentida.

16-08-2019 / 12:08
La situación política en la Argentina es muy delicada. Como hace mucho tiempo no pasaba. Tras el peligroso ataque de furia del Presidente Mauricio Macri contra los votantes, el mandatario habló con Alberto Fernández para calmar las aguas.
 
El candidato del Frente de Todos siguió con su tono moderado explicando que "los resortes del Estado estaban en manos de Cambiemos" y buscó tranquilizar a la opinión pública. Todo lo contrario a lo que hicieron en las últimas horas: Elisa Carrió, Casero y Etchecopar, la avanzada del macrismo más fanático y psicótico.
 
"¡Cobardes los que se borran, los que se van de viaje! ¡Esta batalla se gana con el alma, con Dios! ¡Vamos a ganar por paliza! ¡Nos van a sacar muertos de Olivos!", escupió más sacada que nunca la diputada nacional Elisa Carrió durante un mitin político de Cambiemos en el Centro Cultural Kirchner que el todopoderoso Hernán Lombardi ofrendó como si se tratara del salón de alguno de sus hoteles.
 
La avanzada psicótica del sector más extremo de Cambiemos / Juntos por el Cambio tiene esta semana un clímax inédito incluso en tiempos del más furioso antiperonismo. Carrió disparó sin filtro y a sus declaraciones incendiarias (mientras el gobierno nacional intenta frenar el desastre que le estalló en las manos tras casi cuatro años de ajuste) se suma la verborragia imparable de otros dos alfiles del macrismo talibán: Baby Etchecopar y Alfredo Casero.
 
El conductor radial y televisivo, visiblemente descolocado, compartió entre sus contactos vía Whatsapp un video en el que dice estar "encerrado" en el muy amplio living de su casa. A lo largo de dos minutos irrisorios, el actor reconoce los "errores" de Mauricio Macri y arremete con una diatriba de presunto pedido de auxilio dirigido "a los que están en Miami, en España o Portugal".
 
"Nos han copado los que se robaron un PBI completo", dice entre otros lugares comunes absurdos de la cantinela del antikirchnerismo. "Vamos en vías de ser la peor Venezuela", expele en su discurso. "Nunca pensé que nos iban a echar de nuestra patria. Les pido por favor", delira también casi al borde del llanto.
 
Por su parte, el inimputable Alfredo Casero hizo lo propio con otro video en el que mostró sus tropiezos dialécticos y sus problemas de discurso cuando se pone nervioso. Desde España, le habló al presidente Macri: "Lo que tiene que hacer como un funcionario al que le pusimos la fuerza para ver lo que podía hacer... por lo menos maneje las cosas coherentemente hasta el final", dijo a través de sus redes sociales. "Tenemos que ser los que recordemos la gente que nos va a gobernar (sic)", apuntó, y agregó: "Todo cagueta que se de por vencido está del otro lado (sic)".
 
La Opinión Popular

16-08-2019 / 11:08
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar