La Opinión Popular
                  16:22  |  Domingo 18 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Los diarios inventan la mitad de lo que dicen. Y si a eso le sumamos que no dicen la mitad de lo que pasa resulta que los diarios no existen". Mafalda
Recomendar Imprimir
Nacionales - 10-05-2019 / 09:05
CENTRADO EN EL MERCADO INTERNO Y EL DESARROLLO INDUSTRIAL

Cristina respondió a los 10 puntos de Macri reclamando un Contrato Social verificable, cuantificable y exigible

Cristina respondió a los 10 puntos de Macri reclamando un Contrato Social verificable, cuantificable y exigible
Cristina presentó su libro ante una multitud reunida dentro y fuera del predio de La Rural. En tono coloquial, dijo que espera “que sirva para el debate” y planteó un “contrato social de ciudadanía responsable” que impulse el crecimiento económico a partir del desarrollo del mercado interno. “Nos quieren presentar la realidad, la historia, como hechos inconexos, como si las cosas no tuviesen que ver, como si fuese una tormenta. Pero lo cierto es que la política y la economía no tiene la imprecisión e improvisación de la meteorología", afirmó. Palo para Mauricio Macri, que en su momento comparó la crisis económica argentina con una "tormenta".
La senadora nacional y ex presidenta de la Nación Cristina Fernández presentó este jueves en la Feria del Libro su libro Sinceramente ante un auditorio colmado y miles de militantes que siguieron su discurso desde afuera el edificio y a través de pantallas.
 
La ex mandataria tuvo pocas definiciones políticas a lo largo de su discurso y se limitó a señalar, en una elíptica respuesta a la convocatoria del presidente Mauricio Macri a suscribir 10 puntos de consenso, que es necesario un "contrato social ciudadano", que estaría centrado en el mercado interno y en el desarrollo industrial.
 
"En épocas de grandes discursos de unidad, de grandes acuerdos entre sectores políticos, sociales, empresariales, sindicales nadie puede estar en desacuerdo con estos enunciados. Pero va a ser necesario algo más que eso, va a ser necesario un contrato social de todos los argentinos con metas verificables, cuantificables y exigibles", advirtió frente a las generalidades incluidas en los 10 puntos de consenso propuestos por el gobierno de Macri, como trampa electoral para dividir la oposición.
 
Y advirtió, sin nombrar de manera directa al gobierno de Macri, que "no hay posibilidades en este mundo tan difícil que hoy tenemos de generar crecimiento económico sin un mercado interno fuerte". En ese sentido la ex mandataria le reclamó a Macri, siempre sin nombrarlo, que mire las políticas de desarrollo interno que está aplicando el gobierno de los Estados Unidos.
 
"Miren lo que está pasando en Estados Unidos, tiene el índice de desempleo más bajo en 50 años (3,6%), la economía vuela y según lo que nos decían a nosotros deberían subir las tasas de interés para enfriar la economía, como nos decían a nosotros. Precisamente hacen lo contrario, las bajan, algunos se dieron cuenta de que tenían que volver a generar trabajo industrial para volver a generar riqueza", afirmó.
 
Y disparó: "Sería bueno que algunos de los viajan tanto para allá, que escuchan tanto lo que les dicen allá, que les gusta elogiar lo que pasa allá, que imiten acá lo que hacen allá", dijo luego de advertir que en ninguna época de la historia los efectos de dos modelos antagónicos -el neoliberal y el nacional y popular- se pudieron contrastar en un plazo de tiempo tan breve.
 
Cristina eligió tres números para su discurso. El primero, la cantidad de planes sociales que existían cuando Néstor Kirchner asumió, el 25 de mayo de 2003: 2.300.000. El segundo, la cantidad que había cuando ella terminó su mandato: 207 mil. El tercero, los de hoy, con Macri: 467 mil. Su conclusión es que los gobiernos K generaron trabajo.
 
Pese a que el masivo contexto incitaba a más, no hubo mención ni indicio sobre su posible candidatura, también dejó afuera los temas de la coyuntura. Con todo, nadie pareció irse decepcionado.

La Opinión Popular
 

Cristina respondió a los 10 puntos de Macri reclamando un Contrato Social verificable, cuantificable y exigible  

"Es necesario un contrato social de todos los argentinos y argentinas"
 
La ex presidenta Cristina Kirchner convocó a los argentinos a suscribir un nuevo contrato social "con metas cuantificables" que contenga a todos los sectores, desde empresarios a sindicalistas, intelectuales, trabajadores y beneficiarios de ayuda social. "Para que una empresa gane plata tienen que ganar todos", ejemplificó.
 
Fue durante la esperada presentación de su libro Sinceramente, un singular éxito de ventas que ya lleva 300 mil ejemplares impresos en cuestión de días.
 
La expectativa se notó en la convocatoria que se dividió por tres: los mil invitados que colmaron la Sala Jorge Luis Borges de la Feria del Libro y en las miles de personas que desafiaron la lluvia -por momentos torrencial- y se quedaron a seguir el mensaje a través de pantallas gigantes tanto dentro como fuera del predio de La Rural, sobre avenida Sarmiento.
 
Y eso que lo del contrato social podría haberlo relacionado con el acuerdo de diez puntos que el Gobierno la invitó a discutir. No hizo mención. El contrato de la ex presidenta pareció algo pensado más sobre cuestiones de fondo y a mayor plazo que el escuálido decálogo macrista.
 
La idea de Cristina Kirchner ya aparece esbozada en el epílogo de Sinceramente. Allí describe "un nuevo y verdadero contrato social con derechos pero también con obligaciones", que debería abarcar no sólo lo social y lo económico sino también lo político y lo institucional. En este punto, Cristina Kirchner se mostró crítica con el sector empresario. "No hay posibilidades de generar crecimiento económico sin mercado interno fuerte", remarcó. Recordó el acuerdo firmado en el '74 por Juan Domingo Perón y José Bel Gelbard -a quien destacó como "el último gran dirigente empresario"- y que si el pueblo llenó la Plaza de Mayo aquel 12 de junio del recordado y final "llevo en mis oídos la más maravillosa música..." fue porque los empresarios no estaban cumpliendo con el pacto social.
 
Además de la amonestación a la clase empresarial, también se refirió a la sociedad en general. Explicó que con su libro, lejos de plantear enfrentamientos y peleas había buscado una "interpelación". "Yo no creo en las sociedades maravillosas y perfectas que dan malos dirigentes. Hay un poco de reflejo", analizó. "Las decisiones y conductas no son sólo dirigenciales", agregó, y deslizó la idea de un sector social que vota en contra de sus propios intereses. Habló, por ejemplo, de la mujer humilde que por ahí se levanta de madrugada y viaja para trabajar como doméstica en alguna casa de la Ciudad y se queja de los que cobran planes y no trabajan. Reiteró el dato del libro acerca del reparto de planes sociales. Que recibieron el gobierno en 2003 con 2.300.000 planes Jefas y Jefes de Hogar distribuidos por la gestión de Eduardo Duhalde para hacer frente a la crisis y que al término de su gestión fueron sólo 207 mil, correspondientes a Ellas Hacen y Argentina Trabaja. Y que hoy, en la gestión Cambiemos, se reparten más del doble que esos planes: 467 mil. "Más que los que tenía el gobierno de los choriplaneros", ironizó.
 
La ex presidenta llegó puntual a un auditorio que había empezado a llenarse dos horas antes. Las primeras filas estuvieron destinadas a los invitados especiales, entre los que se destacaron Estela Carlotto y Taty Alemida entre otras Madres y Abuelas de Plaza de Mayo aplaudidas a su ingreso. Hubo muchos ex integrantes de su gabinete, también legisladores e intendentes. La apertura estuvo a cargo de la presidenta de la Fundación El Libro, María Teresa Carbano, quien reinvindicó la Feria como espacio para todos los debates y "múltiples voces", ante la crítica de los últimos días desde algunos medios porque se permitiera a la ex presidenta realizar un acto. Se ganó aplausos cuando habló de la difícil situación que atraviesa hoy la industria gráfica en contraste con el éxito inmediato del libro de CFK. La senadora la reivindicó como "la primera presidenta" de la Fundación. Por la reacción se dio cuenta que algún sector del público interpretó otra cosa. "No, yo ya fui presidenta. Ella es la presidenta", aclaró.
 
A la explosiva venta de ejemplares se refirió Juan Boido, director de Penguin Random House. "Se vendieron los primeros 60 mil ejemplares en un día", contó. Más allá de la venta, destacó que desde hace 15 días el país esté hablando sobre un libro. Al final del acto tuvo un divertido contrapunto con la ex presidenta. "Juan me dijo que con 30 mil sería un éxito", le dijo ella. "Bueno, estábamos hablando de una escritora novel", respondió él.
 
La ex presidenta nombró al ex jefe de Gabinete Alberto Fernández, ubicado en primera fila, como quien le llevó la idea. Dijo que él se sentía dolido por las cosas que se decían de ella y de Néstor y de sus hijos Máximo y Florencia y que de bía escribir un libro para contar la verdad. CFK relató que empezó con esa idea pero que después el libro fue creciendo. Comenzó la tarea en abril del año pasado y pensaba terminarla en diciembre, pero que se extendió porque también se extendió el libro. Le pareció "muy mezquino" escribir sólo sobre sus asuntos personales y que buscó escribir algo "que nos sirviera a todos". "No creo en los neutrales, para neutrales están los suizos", definió.
 
Lo que la llevó a ir más allá, contó, fue que pocas veces se puede dar el caso de ver un gobierno que cumple tres mandatos y arrojando determinados resultado, al que lo sigue otro de diferente signo con las consecuencias que vemos hoy. De ahí su idea de "interpelar" a un sector la sociedad. "Los argentinos somos difíciles. Las argentinas también", resumió.
 
Adentro de la sala a veces llegaba el sonido de lo que cantaba afuera la militancia. En algún momento el "vamos a volver" de afuera contagió el ambiente de adentro. "Estamos en la Sala Borges y como decía él son incorregibles", bromeó con la famosa frase del escritor sobre los peronistas. En otra ocasión, en una referencia de la ex presidenta al Gobierno, se escucharon silbidos que ella paró. Se mostró preocupada en evitar un clima de confrontación, ni siquiera mencionó a Mauricio Macri. Apenas deslizó alguna ironía como cuando habló del crecimiento de la economía de Estados Unidos basada en el fortalecimiento de su industria y de los mayores índices de empleo. "Sería bueno que algunos que viajan tanto allá y escuchan tanto, imiten lo que hacen allá", dijo.
 
En el final se emocionó al contar que lo que nunca estuvo en duda, pese a que estiró el cierre de la entrega del libro, fue que lo presentaría el 9 de mayo, porque ayer cumplía 44 años de su casamiento con Néstor Kirchner en el registro civil de La Plata. "Néstor no se murió, Néstor vive en el pueblo", cantó la militancia. Contó que se lo había querido dedicar pero no llegó a avisar a tiempo a la editorial, así que lo hizo ayer. "No como ex presidente, ni estadista. Néstor ya está en la historia. Se lo quería dedicar a él como mi compañero, al Néstor hombre, padre de nuestros hijos, porque él se lo merecía", mencionó. Terminó hablando de los límites que creía que se habían sobrepasado en las críticas que les hacían y que eso motivó el origen del libro. "Empezó siendo una reflexión sobre algunas cosas e intentó ser una reflexión sobre nosotros, los argentinos", concluyó.
 
Se fue como llegó, en medio de un mar de celulares enfocados hacia ella, incluso en el caso de dirigentes políticos que querían tener un registro del momento que todos imaginaron como el comienzo de alguna otra cosa.
 
Por Fernando Cibeira
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
Cristina respondió a los 10 puntos de Macri reclamando un Contrato Social verificable, cuantificable y exigible
Cristina logró su objetivo de volver a ubicarse en el centro de la escena política. El acto de presentación de su libro "Sinceramente" en la Feria del Libro fue un hecho político relevante y, además, confirmó el poder de convocatoria de la ex presidenta. Miles de militantes se acercaron hasta el exterior del predio de La Rural, para seguir, en pantallas gigantes y bajo la lluvia, la palabra de su líder.
18-08-2019 / 10:08
En la entrevista con el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, que le realizó el multimedio ultra macrista Clarín, en su departamento en Puerto Madero, este afirmó: "Lo que nosotros necesitamos es que la grieta se termine. No se puede vivir en una sociedad de los unos contra los otros, es imposible", dice el ex jefe de Gabinete de los Kirchner.
 
-¿Usted se ve a sí mismo como un dirigente kirchnerista?
-Si, yo soy un dirigente kirchnerista. Yo fundé el kirchnerismo con Néstor. Pero también fui crítico de otra etapa del kirchnerismo. Nosotros somos algo nuevo, somos mucho más que kirchnerismo. Es el reencuentro de un movimiento que alguna vez estuvo junto y otra vez se separó. Nosotros somos un tiempo de reencuentro, donde el kirchnerismo es una parte muy importante.
 
-O sea que no sería el candidato del kirchnerismo.
-Quiero ser el candidato de los argentinos, eso es lo que quiero. Terminemos de ponernos rótulos.
 
-Usted suele decir que el 80 por ciento de votos que tuvo originalmente son de Cristina Kirchner.
-Son de Cristina, y eso es verdad. Fue la gran base de sostén. Sigue siéndolo. Cristina es muy valorada por un número importante de argentinos. Y el resto es el peronismo, es Sergio Massa, es Vicky Donda, es Claudio Lozano y De Genaro. El resto es Pino Solanas e independientes como Lammens. Y el resto es Alberto Fernández. Parece estar siendo suficiente, porque la verdad es que nos da un número importante para pensar en la victoria.
 
-¿Es más que el peronismo?
-El espacio es más que el peronismo. Yo diría que somos el frente del encuentro, del reencuentro, de los que alguna vez estuvimos juntos y alguna vez nos distanciamos y supimos superar la grieta. Si ustedes quieren buscar un modelo de resolución de la grieta, piensen en Cristina y en Alberto Fernández. Lo que nosotros necesitamos es que la grieta se termine. No se puede vivir en una sociedad de los unos contra los otros, es imposible.

17-08-2019 / 11:08
Si tal como indica la lógica electoral, Mauricio Macri pierde las elecciones de octubre contra Alberto Fernández y deja la presidencia, se descuenta que verá complicado su frente judicial. Desde que llegó a la Casa Rosada, el actual primer mandatario sumó decenas de denuncias en su contra en las que también están involucrados muchos de sus millonarios funcionarios.
 
La gran mayoría de las acusaciones prosperaron y derivaron en causas judiciales. Y, se sabe, muchos de los expedientes comienzan a moverse en los tribunales de Comodoro Py cuando el acusado pierde el poder. Algunas de las causas emblemáticas contra Macri que podrían empezar a moverse tras la dura derrota en las PASO son las siguientes:
 
Deuda del Correo Argentino. El juez federal Ariel Lijo investiga si funcionarios del Gobierno cometieron algún delito en la negociación de la deuda del Correo -propiedad de la familia Macri- con el Ejecutivo. Hay muchos elementos que comprometen al actual Presidente, como la serie de reuniones que mantuvo con abogados de Correo.
 
Aportantes truchos. La causa en que se investiga las campañas electorales de Cambiemos alcanza, en última instancia, a Macri (y salpica a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal).
 
Parques Eólicos. Macri y distintos funcionarios nacionales fueron acusados en 2018 de favorecer de "manera ilegal" al grupo empresario de la famiglia presidencial en negocios vinculados a concesiones de parques eólicos. Según la acusación, el grupo obtuvo ganancias por casi u$s50 millones en pocos meses gracias a una maniobra fraudulenta.
 
Termoeléctricas. Se investiga al Poder Ejecutivo y a las empresas Iecsa (ahora Sacde) e Isolux por un supuesto pago del Gobierno, en carácter de resarcimiento, para que abandonasen la construcción y explotación de las centrales termoeléctricas Ensenada Barragán y Brigadier López.
 
Peajes. Denunciaron penalmente a Macri por los delitos e irregularidades que surgen del proceso de renegociación integral del contrato de concesión concluido en 2018.
 
Blanqueo de capitales. El hermano del Presidente, Gianfranco Macri, blanqueó 35,5 millones de dólares o, en pesos al momento de los hechos, 622 millones. Hubo varios familiares de funcionarios que ingresaron a la moratoria.
 
Otros casos que se suman: Un expediente poco conocido es el de las Energéticas, otro es el D'Alessiogate por espionaje ilegal. Allí se investiga el rol de la AFI, que están al mando del íntimo amigo del Presidente, Gustavo Arribas. La causa por el Soterramiento del Tren Sarmiento podría complicar al primo del Presidente, Angelo Calcaterra, que había sido excluido del procesamiento de forma escandalosa. Ya Presidente, Macri avaló que se pagase  una cifra millonaria para impulsar esa obra, que era objeto de análisis judicial por fuertes sospechas de corrupción en la adjudicación de la misma. Y siguen las causas...

17-08-2019 / 10:08
Carlos Heller fue clarito. El Banco Central estaba vendiendo 800 millones de dólares por día para frenar el dólar hasta el viernes anterior a las PASO y a partir del lunes vendió la mitad de esa cifra y salió tarde al mercado.
 
El ex titular del BC, Martin Redrado, afirmó en declaraciones radiales que "el Presidente dijo el día lunes 'que el dólar se vaya a donde se tenga que ir de manera tal que los argentinos aprendan a quién votaron'".
 
La decisión delincuencial de soltar un dólar que durante los cuatro años de macrismo nunca dejó de subir hasta el infinito y más allá, le robó más del 20 por ciento al salario de los trabajadores. Macri ha sido un gobernante desastroso y peor perdedor.
 
El mago sin trucos ya no tiene nada para mostrar. Empobreció al país, saqueó el bolsillo de los trabajadores, de la clase media, de pequeños y medianos empresarios y a varios de los grandes, como Techint que perdió millones por la caída de sus acciones en Wall Street, o Arcor que se declaró en concurso de acreedores igual que cientos de otras empresas.
 
Pero Arcor y Techint impulsaron desde AEA la demolición del gobierno K para instalar el actual.
 
La historia, con su falta de piedad, ahora se está devorando a Macri y a los empresarios que lo impulsaron por su propia avaricia. Por no dar algo, quisieron todo y casi perdieron hasta los calzones.
 
Salvo las privatizadas, las petroleras y mineras, más los bancos, los grandes exportadores de soja y los amigos de Macri, los demás miraron con la ñata contra el vidrio cómo ese grupo se enriquecía.
 
Varios lo siguen apoyando inmolándose en las mentiras que ayudaron a engendrar. Los más vuelven la mirada hacia el peronismo y tratan reacomodarse antes de retomar una nueva disputa por el poder.
 
Alberto Fernández se ha reunido con el señor Mercado libre, Marcos Galperín, y recibió el respaldo del constructor Alberto Costantini y hasta hubo versiones  sobre una reunión con el mismísimo señor Clarín Magneto.
 
El urnazo del domingo produjo una semana de versiones tormentosas. Se dijo que rodaba la cabeza del responsable de la campaña macrista, el jefe de Gabinete, Marcos Peña y que lo mismo pasaría con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el "che pibe" del FMI.
 
El chimento tenía sentido. Las derrotas tienen un costo. El jefe de campaña derrapó mal y la causa de la derrota fue una crisis en la economía frente a la que el gobierno se mostró incompetente. Sonó fuerte el jueves, pero al otro día ya había sido desmentida.

16-08-2019 / 12:08
La situación política en la Argentina es muy delicada. Como hace mucho tiempo no pasaba. Tras el peligroso ataque de furia del Presidente Mauricio Macri contra los votantes, el mandatario habló con Alberto Fernández para calmar las aguas.
 
El candidato del Frente de Todos siguió con su tono moderado explicando que "los resortes del Estado estaban en manos de Cambiemos" y buscó tranquilizar a la opinión pública. Todo lo contrario a lo que hicieron en las últimas horas: Elisa Carrió, Casero y Etchecopar, la avanzada del macrismo más fanático y psicótico.
 
"¡Cobardes los que se borran, los que se van de viaje! ¡Esta batalla se gana con el alma, con Dios! ¡Vamos a ganar por paliza! ¡Nos van a sacar muertos de Olivos!", escupió más sacada que nunca la diputada nacional Elisa Carrió durante un mitin político de Cambiemos en el Centro Cultural Kirchner que el todopoderoso Hernán Lombardi ofrendó como si se tratara del salón de alguno de sus hoteles.
 
La avanzada psicótica del sector más extremo de Cambiemos / Juntos por el Cambio tiene esta semana un clímax inédito incluso en tiempos del más furioso antiperonismo. Carrió disparó sin filtro y a sus declaraciones incendiarias (mientras el gobierno nacional intenta frenar el desastre que le estalló en las manos tras casi cuatro años de ajuste) se suma la verborragia imparable de otros dos alfiles del macrismo talibán: Baby Etchecopar y Alfredo Casero.
 
El conductor radial y televisivo, visiblemente descolocado, compartió entre sus contactos vía Whatsapp un video en el que dice estar "encerrado" en el muy amplio living de su casa. A lo largo de dos minutos irrisorios, el actor reconoce los "errores" de Mauricio Macri y arremete con una diatriba de presunto pedido de auxilio dirigido "a los que están en Miami, en España o Portugal".
 
"Nos han copado los que se robaron un PBI completo", dice entre otros lugares comunes absurdos de la cantinela del antikirchnerismo. "Vamos en vías de ser la peor Venezuela", expele en su discurso. "Nunca pensé que nos iban a echar de nuestra patria. Les pido por favor", delira también casi al borde del llanto.
 
Por su parte, el inimputable Alfredo Casero hizo lo propio con otro video en el que mostró sus tropiezos dialécticos y sus problemas de discurso cuando se pone nervioso. Desde España, le habló al presidente Macri: "Lo que tiene que hacer como un funcionario al que le pusimos la fuerza para ver lo que podía hacer... por lo menos maneje las cosas coherentemente hasta el final", dijo a través de sus redes sociales. "Tenemos que ser los que recordemos la gente que nos va a gobernar (sic)", apuntó, y agregó: "Todo cagueta que se de por vencido está del otro lado (sic)".
 
La Opinión Popular

16-08-2019 / 11:08
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar