La Opinión Popular
                  20:37  |  Lunes 19 de Agosto de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"Los diarios inventan la mitad de lo que dicen. Y si a eso le sumamos que no dicen la mitad de lo que pasa resulta que los diarios no existen". Mafalda
Recomendar Imprimir
Nacionales - 28-04-2019 / 10:04

¿Por qué Cristina no habría de ser candidata?

¿Por qué Cristina no habría de ser candidata?
El Gobierno de Macri está dando todos los pasos para que Cristina no pueda eludir la tentación de ser candidata presidencial. Si bien está claro que las chances que Mauricio Macri gane un ballotage aumentan si la candidata es Cristina y no otro adversario, lo cierto es que los recurrentes "pasos en falso" y "errores no forzados" del Gobierno van mejorando la intención de voto de la ex Presidenta.
La inesperada publicación del libro Sinceramente de la ex mandataria, Cristina Fernández, ha reanimado el debate sobre su posible y, para no pocos incierta, candidatura. Su probable presentación en la Feria del Libro podría convertirse en una suerte de prelanzamiento de una campaña cuyo inicio legal es el 12 de julio.
 
Sea cual fuese la decisión de Cristina de, por un lado, presentar el libro que ya es un éxito editorial en los próximos días y, por el otro, si le imprimirá un tono de campaña a dicha presentación, la pregunta que sobrevuela estas líneas es tan simple como clara: ¿por qué Cristina no sería candidata? Las respuestas son más sencillas de lo que a priori puede presuponerse; a saber:
 
-El Gobierno de Macri no está haciendo las cosas bien
 
Uno de los motivos esenciales para echar por tierra la no candidatura de Cristina es el propio accionar del Gobierno de Mauricio Macri. Es más, se podría especular con que, en el Instituto Patria, sede simbólica del bunker de campaña, en estos tiempos esté circulando el clásico axioma de Napoleón Bonaparte: "Si el enemigo se equivoca, no lo distraigas".
 
El Gobierno está dando todos los pasos para que Cristina no pueda eludir la tentación de ser candidata presidencial. Si bien está claro que las chances que Macri gane un ballotage aumentan si la candidata es Cristina y no otro adversario, lo cierto es que los recurrentes "pasos en falso" y "errores no forzados" del Gobierno van mejorando la intención de voto de la ex Presidenta.
 
-La estrategia de Cristina está dando resultados
 
Las grandes derrotas ameritan grandes reflexiones. Entender qué fue lo que pasó, por qué se perdió en 2015, suelen ser los pilares fundamentales para revertir -a corto o largo plazo- la derrota y aspirar nuevamente a ganar.
 
El último año de gobierno de Macri echó por tierra toda certeza de triunfo para Cambiemos. Si hacia octubre de 2017 el clima en Balcarce 50 era de un exultante optimismo de cara a la reelección presidencial, ahora el dólar, la inflación y los datos sobre la pobreza, entre otras variables económicas, cambiaron todo.
 
-La opinión pública da signos de apoyo
 
En los últimos meses las encuestas están inclinando el fiel de la balanza, al menos por el momento. Si bien la polarización está presente y marca tendencialmente todos los estudios, la ex mandataria pareciera estar cosechando mayores adeptos que en el caso de Macri. Un retorno al poder del kirchnerismo, que hasta hace no mucho tiempo parecía una quimera, hoy es un escenario posible.
 
Entonces, volvemos al principio, ¿por qué Cristina no habría de ser candidata?
 

 
La estrategia de Cristina está dando resultados
 
En el siglo XIV, en un pequeño pueblo al sur de Inglaterra, un fraile franciscano dio el puntapié inicial a lo que se conocería como uno de los principios más influyentes, tanto para la filosofía como para la lógica.
 
Guillermo de Ockham, que sirvió de inspiración para la creación de Guillermo de Baskerville, personaje protagonista de El nombre de la rosa de Umberto Eco, sostenía que las respuestas sencillas suelen ser las correctas.
 
Este principio se conoce desde entonces como "la navaja de Ockham" o también como el principio de parsimonia. Lo que procura es ponderar aquellas explicaciones que, por sencillas, pueden acercarnos a conclusiones correctas.
 
Si a veces las respuestas más simples son las certeras, a veces las preguntas más simples son las que más luz arrojan sobre el futuro. Esto, en nuestro contexto electoral presente, nos remite directamente al gran interrogante por las candidaturas. Algo que, recién el próximo 22 de junio, cuando venza el plazo legal para la inscripción de frentes y alianzas, se comenzará a dilucidar.
 
La inesperada publicación del libro Sinceramente de la ex mandataria, Cristina Fernández, ha reanimado el debate sobre su posible y, para no pocos incierta, candidatura. Su probable presentación en la Feria del Libro podría convertirse en una suerte de prelanzamiento de una campaña cuyo inicio legal es el 12 de julio.
 
Sea cual fuese la decisión de Cristina de, por un lado, presentar el libro que ya es un éxito editorial en los próximos días y, por el otro, si le imprimirá un tono de campaña a dicha presentación, la pregunta que sobrevuela estas líneas es tan simple como clara: ¿por qué Cristina no sería candidata?
 
Y como enseña la navaja de Ockham las respuestas son más sencillas de lo que a priori puede presuponerse; a saber:
 
-El Gobierno no está haciendo las cosas bien
 
Uno de los motivos esenciales para echar por tierra la no candidatura de Cristina es el propio accionar del Gobierno. Es más, se podría especular con que, en el Instituto Patria, sede simbólica del bunker de campaña, en estos tiempos esté circulando el clásico axioma de Napoleón Bonaparte: "Si el enemigo se equivoca, no lo distraigas".
 
El Gobierno está dando todos los pasos para que Cristina no pueda eludir la tentación de ser candidata presidencial. Si bien está claro que las chances que Mauricio Macri gane un ballotage aumentan si la candidata es Cristina y no otro adversario, lo cierto es que los recurrentes "pasos en falso" y "errores no forzados" del Gobierno van mejorando la intención de voto de la ex Presidenta.
 
¿Quiénes son estos "nuevos" potenciales votantes? Básicamente los que no estaban seguros de votar por ella, que incluso bien podrían votar por Macri, pero que la endeble situación económica, la incertidumbre y el temor los lleva a inclinarse por un nuevo mandato de Cristina.
 
No hay que olvidar que los votos nunca pertenecen a un candidato exclusivamente. Si algo puede observarse en los últimos 40 años de historia electoral -tanto en el país como en el mundo- es que los electores pueden votar tanto por un candidato como por su antítesis, realizar configuraciones en las boletas electorales aun al borde de la incoherencia y, sobre todo, rechazar emocionalmente a un candidato que hasta no hace mucho habían idealizado amorosamente.
 
Indudablemente el Gobierno necesitaba que Cristina sea candidata, pero lo que no buscaba es que, por una serie de desaciertos y errores propios, ella llegue electoralmente bien posicionada.
 
-La estrategia de Cristina está dando resultados
 
Las grandes derrotas ameritan grandes reflexiones. Entender qué fue lo que pasó, por qué se perdió, suelen ser los pilares fundamentales para revertir -a corto o largo plazo- la derrota y aspirar nuevamente a ganar.
 
Allá por 2015 la derrota de Daniel Scioli llevó a que Cristina tuviera que bajar su perfil luego de 12 años de estar en el cénit de exposición pública. Quizás por idea propia o algún lúcido colaborador, la estrategia que le permitiría transitar los años venideros sería la del silencio.
 
La conclusión a que habían llegado los especialistas en opinión pública por aquellos momentos era que, cuando hablaba, su imagen bajaba y la de Macri, aumentaba. Esta tendencia se mantuvo desde 2015, potenciándose sobre todo tras la nueva derrota electoral que sufrió el kirchnerismo en 2017.
 
Sin embargo, el último año de gobierno echó por tierra toda certeza de triunfo para Cambiemos. Si hacia octubre de 2017 el clima en Balcarce 50 era de un exultante optimismo de cara a la reelección presidencial, el dólar, la inflación y los datos sobre la pobreza, entre otras variables económicas.
 
Este es, con toda seguridad, uno de los aprendizajes más importantes para quienes detentan o pretenden detentar el poder: como diría el sociólogo Zygmunt Bauman, en la "modernidad líquida", las certezas son escasas y lo característico de la época son los cambios constantes. Nada se mantiene de la misma forma por mucho tiempo o, como diría el filósofo de Tréveris: "Todo lo sólido se desvanece en el aire".
 
-La opinión pública da signos de apoyo
 
Desde la Ciencia Política y la Sociología se ha calificado a este momento histórico que vivimos en gran parte de Occidente como la "democracia de encuestas", es decir, una democracia que orienta su devenir, sus actos de gobierno, sus candidatos, sus proyectos políticos a partir de lo que las encuestas -instrumentos científicos de médicos de la opinión pública- supuestamente reflejan.
 
Como señalaba el recordado Manuel Mora y Araujo: "Para entender a la Argentina es preciso comprender a la opinión pública antes que a sus dirigentes". Siguiendo este adagio de la consultoría política, en los últimos meses las encuestas están inclinando el fiel de la balanza, al menos por el momento.
 
Si bien la polarización está presente y marca tendencialmente todos los estudios, la ex mandataria pareciera estar cosechando mayores adeptos que en el caso de Macri. Un retorno al poder del kirchnerismo, que hasta hace no mucho tiempo parecía una quimera, hoy es un escenario posible.
 
Entonces, volvemos al principio, ¿por qué Cristina no habría de ser candidata?
 
Por Gonzalo Arias
 
El autor es sociólogo, consultor político y autor de "Gustar, ganar y gobernar" (Aguilar, 2017).
 
Fuente: Infobae
 

Agreganos como amigo a Facebook
19-08-2019 / 09:08
Aunque el Gobierno de la alianza Cambiemos insiste y tiene fe en que en las venideras elecciones de octubre se puede 'dar vuelta todo', una encuesta reveló que la brecha entre el candidato presidencial Alberto Fernández (Frente de Todos) y Mauricio Macri (Juntos por el Cambio) es cada vez más amplia e irremontable.
 
Y es que según un estudio que realizó el Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP), los 15.57 puntos que sacó Alberto a Macri en las elecciones PASO, se convertirían hoy en, como mínimo, 19 puntos. "Pero si se realiza un reparto de los que aún están indecisos, la diferencia a favor del binomio del Frente de Todos treparía a 20,4 puntos, con FF llegando a más del 53% de los votos", reza el estudio.
 
Los números de la encuesta de CEOP son sobre un total de 1.800 personas entrevistadas por el sistema llamado CATI, Computer-Assisted Telephones Interviewing, que consiste en que una computadora realiza los llamados, pero la encuesta la hace un operador dialogando con el entrevistado. Permite un mejor abordaje y mayor precisión en los datos.
 
La encuesta también reflejó que sólo un 35,2% opina bien o muy bien del presidente Macri, lo que significa una especie de techo a su crecimiento. Es muy difícil que alguien consiga votos de quienes opinan mal o muy mal, que en este caso el número alcanza el 62,8%. Además, sólo el 27,9% de los entrevistados cree que las cosas pueden mejorar de aquí a fin de año, frente a un 64,4% que piensa que va a empeorar.
 
"La imagen positiva de Macri disminuyó algo más de tres puntos; también se fue para abajo la aprobación de su equipo de gobierno; la confianza en lo actuado por el Ejecutivo también bajó un par de puntos. No son indicadores alentadores: le fijan un tope que predice, al menos hasta el momento, problemas de crecimiento (y hasta cierta tendencia a la baja) en el potencial caudal de votos", detalla el informe de la CEOP.
 
La encuesta de CEOP indica también que la esperanza del macrismo referente a los votantes que no se presentaron, y de esta forma, cambiar el resultado para lograr un ballotage, tampoco es factible para el oficialismo, ya que según el estudio, con los 11 millones de sufragios del domingo más los 2 millones que no se presentaron pero se presentarían en octubre, igual la fórmula FF llegaría al 45%.
 
"Macri se impone a los Fernández en una sola categoría, la de los mayores de 60", detalla el estudio. Y es que entre las personas mayores de 60, el peronismo no suma tantos votos como esperaba: el estudio detalla que consigue el 38% sobre 50% de la totalidad de la población de esa edad, que han sido de los que más sufrieron al macrismo.
 
Por su parte, a Fernández lo prefiere la juventud: El Frente de Todos consiguió el 47% de los votos, pero en los jóvenes de 16 a 25 años llega al 61%. Del mismo modo, la CEOP reveló que el mayor respaldo a la fórmula FF proviene de los pobres. "La fórmula del Frente de Todos consigue el 55% de la intención de voto entre los humildes", detallan.
 
La Opinión Popular

18-08-2019 / 10:08
En la entrevista con el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, que le realizó el multimedio ultra macrista Clarín, en su departamento en Puerto Madero, este afirmó: "Lo que nosotros necesitamos es que la grieta se termine. No se puede vivir en una sociedad de los unos contra los otros, es imposible", dice el ex jefe de Gabinete de los Kirchner.
 
-¿Usted se ve a sí mismo como un dirigente kirchnerista?
-Si, yo soy un dirigente kirchnerista. Yo fundé el kirchnerismo con Néstor. Pero también fui crítico de otra etapa del kirchnerismo. Nosotros somos algo nuevo, somos mucho más que kirchnerismo. Es el reencuentro de un movimiento que alguna vez estuvo junto y otra vez se separó. Nosotros somos un tiempo de reencuentro, donde el kirchnerismo es una parte muy importante.
 
-O sea que no sería el candidato del kirchnerismo.
-Quiero ser el candidato de los argentinos, eso es lo que quiero. Terminemos de ponernos rótulos.
 
-Usted suele decir que el 80 por ciento de votos que tuvo originalmente son de Cristina Kirchner.
-Son de Cristina, y eso es verdad. Fue la gran base de sostén. Sigue siéndolo. Cristina es muy valorada por un número importante de argentinos. Y el resto es el peronismo, es Sergio Massa, es Vicky Donda, es Claudio Lozano y De Genaro. El resto es Pino Solanas e independientes como Lammens. Y el resto es Alberto Fernández. Parece estar siendo suficiente, porque la verdad es que nos da un número importante para pensar en la victoria.
 
-¿Es más que el peronismo?
-El espacio es más que el peronismo. Yo diría que somos el frente del encuentro, del reencuentro, de los que alguna vez estuvimos juntos y alguna vez nos distanciamos y supimos superar la grieta. Si ustedes quieren buscar un modelo de resolución de la grieta, piensen en Cristina y en Alberto Fernández. Lo que nosotros necesitamos es que la grieta se termine. No se puede vivir en una sociedad de los unos contra los otros, es imposible.

17-08-2019 / 11:08
Si tal como indica la lógica electoral, Mauricio Macri pierde las elecciones de octubre contra Alberto Fernández y deja la presidencia, se descuenta que verá complicado su frente judicial. Desde que llegó a la Casa Rosada, el actual primer mandatario sumó decenas de denuncias en su contra en las que también están involucrados muchos de sus millonarios funcionarios.
 
La gran mayoría de las acusaciones prosperaron y derivaron en causas judiciales. Y, se sabe, muchos de los expedientes comienzan a moverse en los tribunales de Comodoro Py cuando el acusado pierde el poder. Algunas de las causas emblemáticas contra Macri que podrían empezar a moverse tras la dura derrota en las PASO son las siguientes:
 
Deuda del Correo Argentino. El juez federal Ariel Lijo investiga si funcionarios del Gobierno cometieron algún delito en la negociación de la deuda del Correo -propiedad de la familia Macri- con el Ejecutivo. Hay muchos elementos que comprometen al actual Presidente, como la serie de reuniones que mantuvo con abogados de Correo.
 
Aportantes truchos. La causa en que se investiga las campañas electorales de Cambiemos alcanza, en última instancia, a Macri (y salpica a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal).
 
Parques Eólicos. Macri y distintos funcionarios nacionales fueron acusados en 2018 de favorecer de "manera ilegal" al grupo empresario de la famiglia presidencial en negocios vinculados a concesiones de parques eólicos. Según la acusación, el grupo obtuvo ganancias por casi u$s50 millones en pocos meses gracias a una maniobra fraudulenta.
 
Termoeléctricas. Se investiga al Poder Ejecutivo y a las empresas Iecsa (ahora Sacde) e Isolux por un supuesto pago del Gobierno, en carácter de resarcimiento, para que abandonasen la construcción y explotación de las centrales termoeléctricas Ensenada Barragán y Brigadier López.
 
Peajes. Denunciaron penalmente a Macri por los delitos e irregularidades que surgen del proceso de renegociación integral del contrato de concesión concluido en 2018.
 
Blanqueo de capitales. El hermano del Presidente, Gianfranco Macri, blanqueó 35,5 millones de dólares o, en pesos al momento de los hechos, 622 millones. Hubo varios familiares de funcionarios que ingresaron a la moratoria.
 
Otros casos que se suman: Un expediente poco conocido es el de las Energéticas, otro es el D'Alessiogate por espionaje ilegal. Allí se investiga el rol de la AFI, que están al mando del íntimo amigo del Presidente, Gustavo Arribas. La causa por el Soterramiento del Tren Sarmiento podría complicar al primo del Presidente, Angelo Calcaterra, que había sido excluido del procesamiento de forma escandalosa. Ya Presidente, Macri avaló que se pagase  una cifra millonaria para impulsar esa obra, que era objeto de análisis judicial por fuertes sospechas de corrupción en la adjudicación de la misma. Y siguen las causas...

17-08-2019 / 10:08
Carlos Heller fue clarito. El Banco Central estaba vendiendo 800 millones de dólares por día para frenar el dólar hasta el viernes anterior a las PASO y a partir del lunes vendió la mitad de esa cifra y salió tarde al mercado.
 
El ex titular del BC, Martin Redrado, afirmó en declaraciones radiales que "el Presidente dijo el día lunes 'que el dólar se vaya a donde se tenga que ir de manera tal que los argentinos aprendan a quién votaron'".
 
La decisión delincuencial de soltar un dólar que durante los cuatro años de macrismo nunca dejó de subir hasta el infinito y más allá, le robó más del 20 por ciento al salario de los trabajadores. Macri ha sido un gobernante desastroso y peor perdedor.
 
El mago sin trucos ya no tiene nada para mostrar. Empobreció al país, saqueó el bolsillo de los trabajadores, de la clase media, de pequeños y medianos empresarios y a varios de los grandes, como Techint que perdió millones por la caída de sus acciones en Wall Street, o Arcor que se declaró en concurso de acreedores igual que cientos de otras empresas.
 
Pero Arcor y Techint impulsaron desde AEA la demolición del gobierno K para instalar el actual.
 
La historia, con su falta de piedad, ahora se está devorando a Macri y a los empresarios que lo impulsaron por su propia avaricia. Por no dar algo, quisieron todo y casi perdieron hasta los calzones.
 
Salvo las privatizadas, las petroleras y mineras, más los bancos, los grandes exportadores de soja y los amigos de Macri, los demás miraron con la ñata contra el vidrio cómo ese grupo se enriquecía.
 
Varios lo siguen apoyando inmolándose en las mentiras que ayudaron a engendrar. Los más vuelven la mirada hacia el peronismo y tratan reacomodarse antes de retomar una nueva disputa por el poder.
 
Alberto Fernández se ha reunido con el señor Mercado libre, Marcos Galperín, y recibió el respaldo del constructor Alberto Costantini y hasta hubo versiones  sobre una reunión con el mismísimo señor Clarín Magneto.
 
El urnazo del domingo produjo una semana de versiones tormentosas. Se dijo que rodaba la cabeza del responsable de la campaña macrista, el jefe de Gabinete, Marcos Peña y que lo mismo pasaría con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el "che pibe" del FMI.
 
El chimento tenía sentido. Las derrotas tienen un costo. El jefe de campaña derrapó mal y la causa de la derrota fue una crisis en la economía frente a la que el gobierno se mostró incompetente. Sonó fuerte el jueves, pero al otro día ya había sido desmentida.

16-08-2019 / 12:08
La situación política en la Argentina es muy delicada. Como hace mucho tiempo no pasaba. Tras el peligroso ataque de furia del Presidente Mauricio Macri contra los votantes, el mandatario habló con Alberto Fernández para calmar las aguas.
 
El candidato del Frente de Todos siguió con su tono moderado explicando que "los resortes del Estado estaban en manos de Cambiemos" y buscó tranquilizar a la opinión pública. Todo lo contrario a lo que hicieron en las últimas horas: Elisa Carrió, Casero y Etchecopar, la avanzada del macrismo más fanático y psicótico.
 
"¡Cobardes los que se borran, los que se van de viaje! ¡Esta batalla se gana con el alma, con Dios! ¡Vamos a ganar por paliza! ¡Nos van a sacar muertos de Olivos!", escupió más sacada que nunca la diputada nacional Elisa Carrió durante un mitin político de Cambiemos en el Centro Cultural Kirchner que el todopoderoso Hernán Lombardi ofrendó como si se tratara del salón de alguno de sus hoteles.
 
La avanzada psicótica del sector más extremo de Cambiemos / Juntos por el Cambio tiene esta semana un clímax inédito incluso en tiempos del más furioso antiperonismo. Carrió disparó sin filtro y a sus declaraciones incendiarias (mientras el gobierno nacional intenta frenar el desastre que le estalló en las manos tras casi cuatro años de ajuste) se suma la verborragia imparable de otros dos alfiles del macrismo talibán: Baby Etchecopar y Alfredo Casero.
 
El conductor radial y televisivo, visiblemente descolocado, compartió entre sus contactos vía Whatsapp un video en el que dice estar "encerrado" en el muy amplio living de su casa. A lo largo de dos minutos irrisorios, el actor reconoce los "errores" de Mauricio Macri y arremete con una diatriba de presunto pedido de auxilio dirigido "a los que están en Miami, en España o Portugal".
 
"Nos han copado los que se robaron un PBI completo", dice entre otros lugares comunes absurdos de la cantinela del antikirchnerismo. "Vamos en vías de ser la peor Venezuela", expele en su discurso. "Nunca pensé que nos iban a echar de nuestra patria. Les pido por favor", delira también casi al borde del llanto.
 
Por su parte, el inimputable Alfredo Casero hizo lo propio con otro video en el que mostró sus tropiezos dialécticos y sus problemas de discurso cuando se pone nervioso. Desde España, le habló al presidente Macri: "Lo que tiene que hacer como un funcionario al que le pusimos la fuerza para ver lo que podía hacer... por lo menos maneje las cosas coherentemente hasta el final", dijo a través de sus redes sociales. "Tenemos que ser los que recordemos la gente que nos va a gobernar (sic)", apuntó, y agregó: "Todo cagueta que se de por vencido está del otro lado (sic)".
 
La Opinión Popular

NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar