La Opinión Popular
                  16:46  |  Jueves 20 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“El carácter inevitable de la derrota solo desalienta a los cobardes”. Alejandro Dolina
Recomendar Imprimir
Sociedad e Interés General - 15-04-2019 / 20:04
EFEMÉRIDES POPULARES. UNA CONSPIRACIÓN QUE TANTEABA EL GOLPE

Primer alzamiento carapintada de Semana Santa de 1987

Primer alzamiento carapintada de Semana Santa de 1987
El 16 de abril de 1987, el ignoto teniente coronel Aldo Rico se sublevó con otros camaradas en el Regimiento de Campo de Mayo y durante cuatro días mantuvieron en vilo al pueblo argentino con una velada amenaza de golpe militar, nunca confesada, pero que siempre estuvo latente. El mote carapintada alude al uso de crema de enmascaramiento facial mimética por parte de los insurrectos, que tomaron bases militares y se batieron contra las fuerzas leales al gobierno en busca de la finalización de los procesos judiciales iniciados contra los represores durante el Terrorismo de Estado.
El 16 de abril de 1987, el ignoto teniente coronel Aldo Rico se sublevó con otros camaradas en el Regimiento de Campo de Mayo y durante cuatro días mantuvieron en vilo al pueblo argentino con una velada amenaza de golpe militar, nunca confesada, pero que siempre estuvo latente.
 
La motivación principal de esos militares que se levantaron a tres años y medio después del retorno de la democracia -mientras gobernaba el radical Raúl Alfonsín- era intentar desactivar los innumerables procesos judiciales que los acosaban por violaciones a los derechos humanos durante la dictadura.
 
La Justicia, que ya había condenado a las cúpulas de las Juntas militares, inició causas contra los oficiales de segunda y tercera línea que tenían denuncias en su contra.
 
La actitud intempestiva de los "carapintadas" -llamados así porque en su rol de comandos se habían pintado la cara de negro- fue rechazada por gran parte de la ciudadanía que salió a las calles en forma espontánea en apoyo al sistema democrático.
 
En ese marco, se desarrollaron marchas diarias a partir del Jueves Santo, que concluyeron con una gran manifestación, el domingo de Pascuas en la Plaza de Mayo. Esa tarde, el entonces presidente Alfonsín viajó hasta Campo de Mayo para hablar con Rico con el fin de intentar superar esta crisis.
 
Culminado el motín, el entonces presidente Alfonsín emitió la célebre frase: "Felices Pascuas, la casa está en orden".
 
Por Carlos Morales para La Opinión Popular

El motín se llamó "Operación Dignidad" y tuvo como génesis la decisión del mayor Ernesto "Nabo" Barreiro de no concurrir a una convocatoria judicial y recluirse en el Batallón de Infantería de Córdoba, que fue el primer cuartel que se sublevó.
 
Inmediatamente, desde Posadas, donde estaba cumpliendo funciones, llegó a Campo de Mayo el entonces teniente coronel Rico, quien con camaradas de promoción como Enrique Venturino, Arturo González y Gustavo Breide Obeid, entre otros, coparon el tradicional regimiento.
 
En este contexto, el ex presidente Alfonsín consultó con el jefe del Estado Mayor, el general Héctor Ríos Ereñú, quien le garantizó al jefe de Estado que "todo estaba en orden" y habilitaba al descanso que se proponía el primer mandatario en la residencia presidencial de Chapadmalal.
 
Nada de eso se pudo hacer y ya en el mediodía del Jueves Santo la situación era compleja, con tres regimientos más que se habían plegado al levantamiento (Neuquén, Monte Caseros en Corrientes y Río Gallegos).
 
Con muy poca información propia, Alfonsín sólo tenía como aliado en las Fuerzas Armadas a la Fuerza Aérea, además de un servicio de inteligencia nulo. Alfonsín le reclamó al titular del Segundo Cuerpo de Ejército con asiento en Rosario, Ernesto Alais, que llegara a Buenos Aires para reprimir la sublevación.
 
El ex presidente creyó en el juramento a la Constitución de Alais, pero no contó con el andar "tortuga" que realizó el militar, quien tardó -adrede- una eternidad en recorrer los 300 kilómetros que separaban a Rosario de Buenos Aires.
 
 
Comité de crisis y "Felices Pascuas"
 
En tanto, en Casa de Gobierno el clima de incertidumbre y sensanción de ataque a las instituciones se hacía cada vez más evidente, y en ese marco un grupo de dirigentes del "Alfonsinismo puro", entre ellos Leopoldo Moreau, Enrique Nosiglia, el secretario general de la presidencia, Carlos Becerra, y el diputado César Jaroslavky, conformaron el "comité de crisis".
 
Estos dirigentes, además, hasta se prepararon para un posible asalto a la Casa Rosada y en la noche del sábado al domingo hasta se armaron ante esa posibilidad que se palpitaba inminente.
 
En ningún momento el gobierno radical intentó poner a los medios de comunicación en cadena nacional, pero en cambio, las radios y los canales desde sus propias programaciones fueron claves a la hora de convocar a la gente a salir a las calles a defender la democracia.
 
En ese escenario, el domingo pasó a ser un día clave y con el correr de las horas se palpitaba que una extensión de la crisis desataría una situación represiva muy grave. Por ese motivo, el ministro de defensa, Horacio Jaunarena, había estado en Campo de Mayo más de cinco horas con Rico llegando a un acuerdo para encauzar las demandas de los "carapintadas".
 
La masiva manifestación en la Plaza de Mayo -se calculó la presencia de cerca de 100 mil personas- más las que se registraban en el interior del país frenaron las apetencias militares de salir a "sangre y fuego" a las calles, a la vez que trabó las negociaciones.
 
Cuando a las 15:30 Alfonsín estaba dispuesto a salir al balcón, acompañdo por dirigentes del PJ y de otros partidos, Jaunarena les informó que el acuerdo "se había caído" a último momento. En esa circunstancias, el ex presidente decidió viajar él mismo a campo de Mayo para hablar con Rico, a pesar de los consejos de sus allegados, que temían que lo tomasen prisionero o inclusive lo mataran.
 
La charla duró casi una hora y media, y en helicóptero Alfonsín volvió al balcón de la Rosada para pronunciar el discurso que registró una de sus frases políticas menos felices, pero que luego se hizo popular y cada vez que se la usa es para morticiar a su autor o para ironizar acerca de algún desorden: "Felices Pascuas, la casa está en orden".
 
Sin ningún tipo de explicaciones sobre lo acordado con los militares sublevados, la muchedumbre sintió desazón y decepción por las acotadas palabras de Alfonsín, una situación que, se comprobó luego, no fue casual.
 
Con una rapidez asombrosa, dos meses después, el Congreso sancionó la Ley de Obediencia Debida, que cerró automáticamente todas las causas contra estos oficiales e hilvanó, junto a la Ley del Punto Final, un pacto de impunidad.
 
Nada desde allí fue igual para el gobierno de Alfonsín: ese quiebre con la sociedad se materializó con la derrota en las elecciones legislativas de ese año, y dos levantamientos más de militares, en enero de 1988, a cargo de Rico en Monte Caseros y en diciembre de 1988, con la toma del cuartel de Villa Martelli por parte de Mohamed Ali Seineldín.
 
Fuente: minutouno.com

Agreganos como amigo a Facebook
20-06-2019 / 08:06
 
El 20 de junio de 1973, regresa a la Argentina el ex presidente constitucional Juan Perón, tras 18 años de injusto exilio. Cerca de 3 millones de personas se dieron cita desde muy temprano. Pero lo que iba a ser una fiesta, esperada durante 18 años, se transformó en una enorme frustración.
 
En cercanías del Aeropuerto Internacional de Ezeiza, durante la bienvenida al líder, cerca de las 14 horas, en la parte posterior del palco se generó un tiroteo entre el grupo de custodia y una gruesa columna de Juventud Peronista identificada con FAR y Montoneros.
 
Suceden así, los graves enfrentamientos de Ezeiza: francotiradores de ultra derecha disparan contra peronistas de izquierda, estos responden el fuego, y se produce la muerte de por lo menos 13 militantes de ambos bandos, y más de 300 peronistas heridos.
 
El enfrentamiento de Ezeiza fue premeditado para desplazar a Héctor Cámpora del poder y la excusa perfecta para comenzar la estrategia de enfrentamiento frontal de la JP con el peronismo y con Perón. Sobrevino luego la reprensión, por organizaciones parapoliciales de la derecha peronista, contra la Juventud Peronista,  la Juventud Trabajadora Peronista, la Juventud Universitaria Peronista, las FAR, Montoneros y otras organizaciones.
 
Las causas de fondo del enfrentamiento se encuentran en la estrategia de Perón, que había alentado al más amplio espectro ideológico de actores, desde la derecha a la izquierda. Ese día, la izquierda peronista y la ultra derecha disputaron, en forma violenta, la cercanía a su máximo líder y la influencia en su reconquista del poder.
 
Los enfrentamientos de Ezeiza fueron el preanuncio de lo que sucedería con la formación de la Alianza Anticomunista Argentina, comandada por José López Rega, y apoyada por los militares, para poner fin al accionar de la izquierda del movimiento nacional. Además, fue el germen del gobierno de Isabel Perón y del genocidio abierto en el país después del golpe de 1976.
 
La Opinión Popular
 

19-06-2019 / 20:06
El 20 de junio de 1867 se juega el primer partido de fútbol en la Argentina. El fútbol se radicó en el país a mediados del siglo XIX, de la mano de inmigrantes británicos que llegaban a establecerse aquí, principalmente por la construcción del ferrocarril.
 
En mayo de 1867, los hermanos Thomas y James Hogg invitaron, a través de un aviso en el diario "The Standard", a una reunión para intentar propulsar la práctica del fútbol. El 9 de mayo se fundó el Buenos Aires Football Club, y se organizó el primer partido, disputado el 20 de junio entre blancos y colorados.
 
El partido fue convocado por el Buenos Aires Cricket Club, de blanco, que enfrentó al Buenos Aires Football Club, que vestía de colorado, el primer club de fútbol del país. El encuentro se jugó en los bosques de Palermo, en el lugar donde hoy se encuentra el Planetario, apenas cuatro años después de que se jugara el primer partido de fútbol moderno en el mundo, según las reglas de 1863. Desde entonces y durante varias décadas el fútbol se practicó en los clubes y escuelas fundados por los inmigrantes británicos. Este primer partido se jugó desde la 12:30 hasta las 14:30, y sólo contó con ocho jugadores por equipo. Los blancos resultaron ganadores, por 4 a 0.
 
Ha corrido mucha agua bajo el puente. Hoy día, la Argentina es una de las potencias fútbolisticas del mundo. 2 de los mejores jugadores de fútbol de la historia son argentinos: Diego Armando Maradona y Lionel Messi. La selección de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) ganó 2 Copas del Mundo (Argentina 1978 y México 1986), y 3 veces fue subcampeón del Mundo (Uruguay 1930, Italia 1990 y Brasil 2014). 

Argentina ocupó por los menos 2 veces la vicepresidencia de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA): Carlos Alberto Lacoste y Julio Humberto Grondona. La Argentina ganó el oro en fútbol en los Juegos Olímpicos 2004 y 2008. Y equipos argentinos ganaron 14 Copas Sudamericanas. Los clubes de fútbol argentinos son los que han logrado mayor cantidad de títulos internacionales en el mundo, sumando 69, con 9 Copas Intercontinentales y 24 Libertadores.
 
La Opinión Popular



19-06-2019 / 20:06
19-06-2019 / 20:06
19-06-2019 / 20:06
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar