La Opinión Popular
                  01:51  |  Domingo 16 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“El carácter inevitable de la derrota solo desalienta a los cobardes”. Alejandro Dolina
Recomendar Imprimir
Nacionales - 05-04-2019 / 11:04
PANORAMA ECONÓMICO SEMANAL

El piso tiembla y los empresarios dudan: ¿otra vez el plan "puede fallar"?

El piso tiembla y los empresarios dudan: ¿otra vez el plan
Nicolás Dujovne volvió a la arena pública para transmitir la idea que esta vez sí, al menos en materia cambiaria, lo peor ya pasó. Lo hizo en un reportaje, anteanoche, con tan mala suerte que ayer el dólar pegó otro respingo y volvió a coquetear con el récord de $45. Como decía Tu Sam, “puede fallar”.
Un ex funcionario clave del equipo económico de Cristina Kirchner que ahora se gana la vida como consultor ya memorizó las preguntas que suelen hacerle financistas y empresarios.
 
Si la expresidenta se va a presentar a elecciones para volver al cargo, si en caso de ser electa dejaría de pagar los bonos de la deuda y si rompería relaciones con el Fondo Monetario son las que nunca faltan y a las que jamás responde tajantemente.
 
Lo que lo sorprendió, en una gira que acaba de cerrar por Nueva York durante la cual requirieron su presencia tanto bancos como fondos de inversión, es lo convencidos que parecen los popes de Wall Street de que la crisis todavía no terminó.
 
Y que, gane quien gane, el próximo gobierno deberá renegociar el plazo de pago de los monstruosos vencimientos de deuda que heredará de Mauricio Macri.
 
En medio de un centrifugado político que tensó todos los vínculos en el gabinete y en el núcleo duro de Cambiemos, Nicolás Dujovne volvió a la arena pública para transmitir la idea opuesta: que esta vez sí, al menos en materia cambiaria, lo peor ya pasó.
 
Lo hizo en un reportaje televisivo, anteanoche, con tan mala suerte que ayer el dólar pegó otro respingo y volvió a coquetear con el récord de $45. Como decía Tu Sam, "puede fallar".
 
Aunque siguen divididos y por eso evitan pronunciamientos conjuntos, los empresarios descreen del plan "Tu Sam" y empiezan a observar con cuidado postales de la unidad opositora.

 
Fue una semana atípica, partida por el feriado, durante la cual el humo negro de los servicios de inteligencia infiltrados en los tribunales de Comodoro Py volvió a cubrir el camino a las elecciones de octubre. Un camino al cual ayer se sumó una nueva certeza política: al menos durante las próximas semanas, Florencia Kirchner no volverá al país.
 
El padre de su hija, Camilo Vaca Narvaja, voló a La Habana para dejarla con ella y ponerle fin a la crueldad de mantener a una nena de tres años lejos de su mamá. ¿Responderá eso afirmativamente a la primera pregunta que acostumbra escuchar el consultor?
 
 
Esta vez es en serio
 
"No importa quién gane, acá va a ser muy difícil escuchar a un presidente argentino decir que esta vez va a ser distinto", le comentó al exfuncionario uno de los banqueros que visitó en la Gran Manzana. Para esos hombres que surfean rascacielos y mueven miles de millones con un simple clic en sus pantallas, Argentina defaulteó tres veces en los últimos 20 años.
 
En 2001, cuando efectivamente dejó de pagar su deuda; en 2014, cuando los fondos buitres liderados por Paul Singer obtuvieron la sentencia que Axel Kicillof se negó a abonar en efectivo; y el año pasado, con la megadevaluación del peso y el posterior desembarco del FMI.
 
Ahora los financistas entrevén una reestructuración segura de la deuda argentina: si la hace Macri, especulan, recibirían más dinero pero también deberían esperar más tiempo. Si la hacen Cristina o Lavagna deberían sacrificar capital pero a cambio de un repago más pronto. Es lo que explica que el riesgo país no baje, incluso pese a la irrupción del exministro en la carrera y los gestos amistosos que les dedicó a los mercados.
 
Para cumplir en tiempo y forma con los vencimientos de deuda por u$s150 mil millones que enfrentará la próxima administración, sea de Cambiemos o del signo opositor que sea, deberían darse dos milagros.
 
Por un lado, que el Fondo acepte patear para adelante íntegramente el repago de los u$s57.600 millones que habrá desembolsado para blindar a Macri cuando concluya su mandato.
 
Por otro, que se repita la hazaña de "Toto" Caputo: el ciclo de emisión de deuda más vertiginoso de la historia de todos los mercados emergentes. Una hazaña doblemente irrepetible por el contexto local (la deuda ya compromete el 86% del PBI) y el global (las tasas de interés son mucho más altas que en 2016).
 
Dujovne y Guido Sandleris procurarán disimular todo eso cuando la semana próxima viajen a la Asamblea de Primavera del FMI. Saben que el staff del Fondo, a instancias del estadounidense David Lipton, ató su propia suerte a la del gobierno argentino.
 
Pero también saben que las previsiones del staff también empiezan a entrar en cortocircuito, como lo puso de manifiesto el primer "waiver" (perdón) que debieron pedirle al Directorio para que apruebe el desembolso de u$s11 mil millones que esperan para el martes próximo.
 
 
En seco
 
Más allá de que haya sido un tecnicisimo, como argumentó Hacienda, o que abra el paraguas para un incumplimiento próximo de las metas pactadas menos de seis meses atrás, el "waiver" expuso la velocidad a la que se desenvuelve la crisis en curso.
 
Apenas un año atrás, el 15 de marzo de 2018, Christine Lagarde juraba en el campus Alcorta de la Universidad Di Tella que no estaba "en el negocio de prestarle plata a la Argentina" porque el país no lo necesitaba ni lo había solicitado.
 
En el medio hubo tres corridas cambiarias, un programa precautorio, dos programas standby y el posterior adelantamiento del cronograma de desembolsos.
 
El problema es que por el ajuste y la devaluación, la economía frenó en seco. Y tal como destacó ayer el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), marzo fue el quinto mes en que la recaudación nacional cayó en términos reales: se contrajo un 10,2% interanual.
 
Las finanzas provinciales y municipales, por su parte, ven crecer la mora en los pagos de patentes, impuesto inmobiliario y tasa general de inmuebles o ABL. El círculo vicioso se cerrará si a esas provincias y municipios se les empieza a complicar el pago de sueldos y el salario real vuelve a caer.
 
En ese contexto, cuesta creer que una reedición del plan "Ahora 12" por un lapso de apenas una o dos semanas vaya a reactivar el consumo. El clima es más bien el contrario.
 
La tasa de interés por las nubes impuso un diferimento generalizado en el pago de sueldos que, como las cuasimonedas en 2001, empieza en las provincias más alejadas y se acerca de a poco a Buenos Aires. No hay estadísticas oficiales, pero los banqueros admiten que los sueldos en cuotas ya son una moda entre Pymes y no tan Pymes.
 
 
Espejito rebotín
 
Como informó en este diario Ariel Maciel, Marcos Peña procuró días atrás convencer a un grupo de empresarios de AEA y la UIA de que en las elecciones se dirimen "cosas más importantes" que el rumbo de la economía.
 
El problema de soslayar la crisis para montar el comité de campaña en Comodoro Py, no obstante, son los anticuerpos políticos que el escándalo de Marcelo DAlessio creó para la oposición imputada, procesada y hasta condenada.
 
¿Con cuánta legitimidad podría reprocharle un dirigente oficialista a Alberto Samid o a Florencia Kirchner que no se presenten ante sus respectivos tribunales si a la vez aplaude la rebeldía del fiscal Carlos Stornelli ante el juez Alejo Ramos Padilla?
 
¿Cuán efectiva electoral y mediáticamente será la evocación de los bolsos de José López ante la certeza, a tres años del escándalo de los Panama Papers, de que en Argentina no hubo un solo sentenciado ni un solo renunciado a partir de su aparición?
 
¿Cómo fue que acá no les pasó nada a los familiares y amigos del Presidente involucrados en esa megafiltración de cuentas offshore y sí haya eyectado de sus cargos a funcionarios de Estados Unidos, Italia, Corea del Sur, Brasil, Uruguay, Venezuela y Ecuador?
 
Otro caso amenaza con hacer titilar nuevamente ese doble estándar. ¿A quién puede seguir conmoviendo el caso Ciccone o los alquileres de Los Sauces si el Correo Argentino finalmente confirma en estas horas a la controvertida Smartmatic para llevar adelante el escrutinio de las elecciones de octubre?
 
La compañía de origen venezolano tiene como lobista en jefe a Jorge Born (hijo), a quien Hugo Alconada Mon señaló en su libro "La Raíz" como uno de los aportantes de campaña de Cambiemos en 2015 que esperaban "recuperar con creces su inversión" gracias a contratos con el Estado.
 
Acaba de quedarse con el contrato por u$s3 millones para transmitir electrónicamente los telegramas con el cierre de cada urna y aspira a ganar otro por 23 millones más para manejar el escrutinio. La española Indra, su principal competidora, presentó el lunes pasado 50 páginas de objeciones a su propuesta.
 
Aunque siguen divididos y por eso evitan pronunciamientos conjuntos, los empresarios descreen del plan "Tu Sam" y empiezan a observar con cuidado postales de la unidad opositora como la que ofrecieron ayer en el Congreso Axel Kicillof y José de Mendiguren al recibir a los sindicatos y movimientos sociales que marchaban a Plaza de Mayo.
 
Una postal parecida a la del propio Sergio Massa en Escobar con el intendente K Ariel Sujarchuk. En el almuerzo que compartieron después de esa foto en la quinta de Sujarchuk en Loma Verde, el tigrense habló de "construir la unidad en la provincia de Buenos Aires" y "después ver", en función de si Cristina Kirchner juega o no.
 
Por lo pronto, Massa mantiene sus estructuras donde las tiene pero no alienta listas municipales nuevas ni monta locales propios, como sí hacía a esta altura en 2013 y en 2015. Insiste en que no será candidato a gobernador y en que Roberto Lavagna sigue por debajo suyo en las encuestas para presidente.
 
Y alimenta el misterio cuando le preguntan si se aliaría al kirchnerismo. Pero las últimas veces que dirigentes le hablaron privado de la posibilidad de que dos peronistas disputen un eventual ballotage donde quede afuera Macri, respondió enigmático: "¿Y a vos quién te dijo que va a haber dos peronismos?".
 
Por Alejandro Bercovich
 
Fuente: BAE Negocios
 

Agreganos como amigo a Facebook
15-06-2019 / 09:06
Este domingo 16 se jugará una nueva ronda de elecciones en el país. Formosa, San Luis, Tierra del Fuego y Santa Fe eligen gobernador y diputados y senadores provinciales. En ninguna de ellas Cambiemos tiene chances de figurar.
 
En Formosa, Gildo Insfrán buscará otra reelección como parte del Frente para la Victoria. Ocupa el cargo desde el año 1995 y va por su séptimo mandato. El control del gobernador K sobre la provincia ha sido total y desde hace más de 20 años es reelecto por más del 70% de los votos. Allí se enfrentara a Adrián Bogado del peronismo federal que va en una alianza del PRO, la UCR y sectores justicialistas.
 
En el octavo domingo electoral del año, la disputa en San Luis tendrá carácter histórico. El clan Rodríguez Saá que gobiernan alternando desde el fin de la dictadura se encuentra peleado e irán a las urnas por separados Adolfo y Alberto, este último en busca de la reelección.
 
El senador Adolfo Rodríguez Saá competirá con el Frente Juntos por la Gente y el senador Claudio Poggi, cercano a Cambiemos, lo hará con el frente San Luis Unido.
 
En Tierra del Fuego, la provincia con menor cantidad de habitantes del país, Rosana Bertone, afín al kirchnerismo, buscará la reelección. Le disputan la elección Gustavo Melella, el intendente de Río Grande que se presenta por Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina (Forja) y Juan Rodríguez, por Cambiemos con el frente Ser Fueguino.
 
En Santa Fe estarán puestos todos los ojos ya que es la tercera provincia en padrón electoral de todo el país y la disputa aparece reñida entre Antonio Bonfatti del Partido Socialista y Omar Perotti del PJ.
 
El Frente Progresista Cívico y Social gobierna la provincia desde el año 2007 y aspira a otro mandato. Sin embargo el peronismo logró en las PASO provinciales más votos totales, por lo cual el resultado dependerá de qué hagan los votantes de María Eugenia Bielsa quién quedó afuera de la competición del PJ.
 
En tercer lugar y lejos quedó Cambiemos, con el radical José Corral, por la alianza Vamos Juntos. Otro domingo negro para Mauricio Macri, p
orque el peronismo espera festejar en Tierra del Fuego, San Luis y Formosa. Además, tienen serias expectativas por recuperar Santa Fe.


El laboratorio electoral del PRO observa que está perdiendo en todas la provincias donde hubo elecciones, descuenta que perderá en las PASO y en la primera vuelta, pero que finalmente ganará en el balotaje. Nadie sabe a qué Santo le piden este milagro.


La Opinión Popular

15-06-2019 / 09:06
El nuevo candidato del macrismo, el senador todo terreno Miguel Ángel Pichetto ha estrenado en campaña un discurso que fue utilizado en los 70 para masacrar a la juventud. Las bandas de la Triple A, la Alianza Anticomunista Argentina, se basaron en ese discurso para comenzar una masacre que se continuaría en un baño de sangre durante la dictadura.
 
La Triple A, Alianza Anticomunista Argentina, consideraba que la sola acusación de comunista contra un militante peronista, bastaba para que fuera secuestrado y acribillado a tiros. A veces los cuerpos eran destrozados con explosivos en barrios populares, como sucedió en Lomas de Zamora con varios vecinos.
 
Pichetto, que se acaba de alejar del peronismo, se da el lujo desde el macrismo de denunciar que fue todo el peronismo, y no él, quien ha descarriado. Y su primer aporte para la campaña de la gobernadora María Eugenia Vidal ha sido acusar, como antes lo hacía la Alianza Anticomunista Argentina (Triple A), de comunista al candidato del peronismo, Axel Kicillof.
 
Por la experiencia histórica de los argentinos, las acusaciones de Pichetto lo asimilan junto a la banda de criminales que se anticipó a la dictadura de Jorge Rafael Videla. Muchos de los integrantes de la Triple A, después pasaron a formar parte de los grupos de tareas que desataron el terrorismo de Estado en la Argentina en consonancia con los dictados de Washington en aquella época.
 
Acusar de comunista a un adversario político es una figura que recuerda también a los viejos macartistas de los Estados Unidos, a los fascistas italianos y españoles y a los nazis. Está incrustado en la historia reciente de la humanidad como uno de los rincones más oscuros y siniestros de la política.
 
Si fue un mal paso o algo pensado porque se supone que eso tendría efecto en algún sector del peronismo, es secundario. Pichetto irrumpe en la campaña bonaerense con el uniforme de los intolerantes y los extremistas, el discurso de barricada de las bandas violentas, algo que los argentinos han tratado de superar.
 
Son declaraciones que lo aproximan al estereotipo del peronista fascista con que algunos radicales y algunos socialistas caricaturizan al peronismo. El exabrupto contra Axel Kicillof reafirma esa imagen que deberán votar esos mismos radicales y socialistas.
 
El anticomunismo es un discurso del pasado, ha sido excusa para ensangrentar el país. Esas palabras traen el fantasma terrible de la Triple A.
 
La Opinión Popular

14-06-2019 / 09:06
La inflación de mayo volvió a quedar arriba del 3%, lo mismo que los últimos cuatro meses. Esta vez el alza de precios fue del 3,1% frente a abril, según informó ayer el Indec. En la comparación anual, la suba de precios al consumidor escaló a un record del 57,3%, el nivel más alto desde 1991.
 
Hace 16 meses que la inflación está por arriba del 2% mensual, de los cuales en 10 oportunidades quedó arriba de 3%. En alimentos y bebidas, cuyo impacto es más severo en los sectores más vulnerables, la escalada inflacionaria llegó al 65% anual.
 
El Gobierno de Mauricio Macri y el FMI, pese a ello, celebraron el dato como positivo. Señalaron que el 3,1% de mayo marcó la segunda baja consecutiva, aunque evitaron precisar que lo hizo desde registros más que elevados como el 4,7% de marzo y el 3,4% de abril. 
 
La inflación sigue siendo un grave problema pese a las reiteradas promesas del inepto Macri y su "equipazo" económico sobre un alivio que nunca llega. En cinco meses de 2019, la suba de precios a nivel minorista alcanzó el 19,2%, lo cual ubica a la inflación esperada para el primer semestre en un nivel bastante similar al que el Gobierno proyectó para todo el 2019. Para fines de año, habrá vuelto a errarle al cálculo en unos 20 puntos porcentuales. En los cuatro años de la desastrosa gestión de Cambiemos, los precios estuvieron siempre por arriba del nivel que encontró en 2015.
 
Después de una desaceleración a fines del año pasado frente a los valores record de septiembre y octubre (6,5 y 5,4%, respectivamente), en 2019 la inflación tiene una forma de campana. En enero, los precios se movieron un 2,9%, luego pasaron al 3,8 en febrero y 4,7 en marzo. En abril, la inflación bajó un poco a 3,4% y en mayo, 3,1%.
 
Si bien los datos de los últimos dos meses implican una desaceleración inflacionaria, el nivel de variación de los precios es todavía muy alto en relación al rango del 1,5/2% que tenía antes de la devaluación del año pasado y también sobre el final del gobierno de Cristina, previo a la asunción de Macri.
 
En la recta final antes de las elecciones presidenciales, el Gobierno apuesta a que al menos no se vuelva a acelerar la inflación. Para lograr ese objetivo, Macri cuenta, por un lado, con la posibilidad de dilapidar los dólares que el FMI le prestó para pagar la deuda 2020, mientras que por el lado de las tarifas de servicios públicos pospuso varios aumentos para después de octubre. Luego, habrá que apretarse los cinturones.
 
Que los precios continúen aumentando arriba de 3 % mensual, es más destacable aun considerando la fuerte caída de la economía. También llama la atención la persistencia a pesar que mayo fue un mes de calma en la cotización del dólar, a diferencia de los meses anteriores. El alza de la inflación se debe a decisiones tomadas por el gobierno de Macri que golpean duramente contra el bolsillo del pueblo trabajador.
 
La Opinión Popular

13-06-2019 / 09:06
Alberto Fernández y Sergio Massa confirmaron la coalición electoral con el nombre Frente de Todos, integrada por el PJ, Unidad Ciudadana, el Frente Renovador y otros 16 partidos. En el encuentro, se distribuyó también un comunicado con una declaración de principios del nuevo espacio. "Las opciones son claras. Nuestras prioridades son el trabajo y la producción, los humildes y la clase media, los comerciantes y los emprendedores, los que enseñan y los que aprenden", dicen allí.
 
Quedó pendiente de resolución la cuestión de las candidaturas, para lo que todavía quedan diez días de plazo. Massa pide una PASO para competir por la presidencia, pero desde la fórmula Alberto Fernández-Cristina Fernández prefieren que se presente como primer candidato a diputado en la provincia de Buenos Aires. Resolverlo será motivo de otra larga y extenuante negociación, como la de ayer.
 
Una de las preocupaciones de Massa fue darle un marco programático a la coalición para justificar su pase desde Alternativa Federal, espacio del que fue fundador y participó hasta unas semanas atrás. Ayer, al salir a hablar luego del encuentro, puso como primer ítem del acuerdo los 12 puntos temáticos discutidos el martes con una delegación de dirigentes del PJ encabezados por José Luis Gioja.
 
Lo otro que planteó Massa fue que se trataba de una coalición de partidos en la que cada fuerza mantendrá su individualidad. De hecho, el Frente Renovador sostendrá su bloque de diputados y hará un interbloque con el FpV-PJ. Por último, mencionó que la resolución de las candidaturas se hará por consenso o por primarias abiertas, en caso de ser necesario.
 
"El país necesita volver a ofrecer soluciones concretas a los problemas de la mayoría. Los desafíos que tenemos por delante exigen una mirada amplia, diversa y plural, en la que ningún argentino se quede afuera. La construcción de una coalición electoral y de gobierno y un programa con bases y puntos acordados lo hará posible", plantearon en el comunicado. Evitaron detallar lo acordado y hablar de candidaturas.
 
Por cierto, el PJ de Gioja fue de quienes más bregaron para ir hacia lo que denominó la "unidad posible", en la que sólo quedaran afuera quienes consideraban a los K como adversarios: los gobernadores Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti, y el senador Miguel Ángel Pichetto, que directamente se pasó al macrismo.


El resto de los gobernadores del peronismo se alineó en el armado, algo que hasta hace pocos meses atrás parecía muy difícil. Queda el último paso, la resolución de las candidaturas. Luego, al fin, la campaña y la presentación de propuestas, que de eso se trata.
 
La Opinión Popular

12-06-2019 / 10:06
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar