La Opinión Popular
                  01:57  |  Domingo 16 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“El carácter inevitable de la derrota solo desalienta a los cobardes”. Alejandro Dolina
Recomendar Imprimir
Nacionales - 05-04-2019 / 09:04
LA CGT, LAS CTA, EL FRENTE SINDICAL Y LOS MOVIMIENTOS SOCIALES ENCABEZARON LA MOVILIZACIÓN

Contundente marcha en repudio a Macri y en reclamo de un modelo de producción y trabajo

Contundente marcha en repudio a Macri y en reclamo de un modelo de producción y trabajo
Basta de ajuste macrista, plan de lucha y paro general. En ese orden y bajo esa consigna, miles de manifestantes de todo el país se movilizarán este 4 de abril en rechazo a las políticas económicas del Gobierno de Cambiemos. Una multitud recorrió las calles de todo el centro porteño en repudio a la política económica oficial y en reclamo de un modelo basado en la producción, la industria y el trabajo. La CGT, las CTA, el Frente Sindical y los movimientos sociales encabezaron la movilización.
Dentro del Congreso, el Gobierno de Mauricio Macri perdía por goleada. Fuera, miles de trabajadores se convocaban para repudiar la política económica neoliberal. Dos escenarios de fracaso para el macrismo. Una señal o un adelanto ya en pleno proceso de campaña electoral.
 
La Plaza del Congreso, en el acto convocado por las centrales de trabajadores formales e informales contra la política económica, se concentraron allí para entregar un documento para declarar la emergencia alimentaria y de Pymes y después siguieron hasta el Obelisco. Y se repitió en las principales ciudades del país con la misma contundencia.
 
Esa fuerte convocatoria, la masividad de las columnas gremiales y hasta la presencia de muchos trabajadores por la propia, algo inusual en los actos de las centrales obreras, contradijo el argumento de dirigentes de la CGT que se oponen la realización de un paro nacional.
 
El argumento es que no hay clima en las bases. Como si la gravedad de la crisis no tuviera un impacto lo suficientemente fuerte en esas bases que observarían con malestar pero sin bronca la inflación descontrolada, la caída de sus salarios, y el aumento brutal del transporte, los servicios y los alimentos.
 
El acto evitó la Plaza de Mayo, que es el lugar más representativo por su interlocución con la Casa Rosada. No hubo discursos y tampoco se levantó un escenario. Fue más bien una expresión masiva de repudio. Si se quiere, fue un acto moderado en comparación con otras protestas que se realizaron aún en situaciones menos graves.
 
La CTA y el Frente Sindical que agrupa a la Corriente Federal y los gremios más grandes de la industria plantean la realización del paro general para este mes. La mesa de la CGT es más reticente. Pero el acto fue la demostración más indiscutible del clima en las bases. La principal consigna siempre fue contra el presidente Macri. Pero la que le seguía era la del paro nacional.
 
La preocupación de la CGT es que la convocatoria a un paro pueda ser presentada como un acto partidario de la oposición. Es un argumento débil, porque al gobierno de los ricos no le interesó nunca si sus medidas económicas eran tomadas como antiobreras.
 
El gobierno macrista-radical-coalicionista nunca se propuso ser neutral. No hay lugar a confusión. Desde el primer momento definió su concepción darwinista de la economía que resulta letal para los sectores de menos recursos, incluyendo a los trabajadores. En ese contexto, las relaciones laborales están politizadas desde que asumió Macri, en contra de los trabajadores y jubilados.
 
La Opinión Popular

 El gobierno provincial salió al cruce de cada una de las mentiras de Macri

Otro país en marcha
 
La avenida Rivadavia, desde Plaza Once hacia la intersección de avenida de Mayo y la 9 de Julio, se colmó con miles de trabajadores que respondieron a la convocatoria que había lanzado la CGT a través de los gremios de la industria en pos de la Unidad, la Producción y el Trabajo Argentino. Una propuesta que sumó al Frente Sindical para el Modelo Nacional (FSMN), organizaciones sociales y las CTA.
 
La recorrida tuvo el calor y el color (y también la lluvia) de una marcha sindical que en todo el trayecto expresó a viva voz su rechazo al modelo económico del gobierno de Mauricio Macri que provoca la destrucción de la producción industrial con la consecuente y constante pérdida de empleos.
 
Cada columna expresó su repudio a las crisis, los males y la incertidumbre que provoca y acosa a los que todavía mantienen sus puestos de trabajo y por eso el denominador común del universo de reclamos que expresaron los manifestantes fue la urgente convocatoria a un paro nacional por parte de la CGT.
 
Una posibilidad que puede comenzar a definirse la próxima semana si se concreta el plenario de regionales que convocó el FSMN con la intención de lanzar una medida de fuerza con la que aspiran a sumar a la central obrera. 
 
"Esta movilización es más fuerte que diez paros y puede ser el puntapié para otras medidas. Este gobierno logró que a nadie le fuera bien... ¿Quién dijo que no vamos a ir adelante?", dijo el cosecretario general de la central obrera, Héctor Daer, a modo de respuesta al reclamo que se expresó en las columnas sindicales, incluso en aquellas de los gremios de donde provienen la actual conducción de la CGT.
 
No hay duda de la masividad e imponencia de la marcha por la cantidad de gremios que participaron y que dejaron un mensaje político definido pero, si se quiere, careció de un acto y un discurso que le otorgue contención y alcance al reclamo que al finalizar de la marcha no se tradujo, por ejemplo, en una pista de cuál puede ser el siguiente paso de esta protesta.
 
A diferencia de otras movilizaciones, la cabecera se transformó casi en una virtualidad porque las columnas comenzaron a caminar antes de la hora prevista, las 14, mientras otras todavía estaban llegando y algunas esperaban en las calles laterales que de a poco ingresaron a la avenida Rivadavia.
 
Las columnas más numerosas fueron las de Smata, camioneros y la UOM. Esta última llegó al mediodía. Ocupaban varias cuadras y la militancia comenzó a presionar para iniciar el recorrido. Tenían adelante a los de sanidad y de alimentación donde los hermanos Héctor y Rodolfo Daer, junto al textil Hugo Benítez, conformaban la primera línea.
 
Estos pretendían esperar que sean las 14 para movilizarse, pero la presión de los metalúrgicos se incrementó y podría haberse producido algún incidente de no mediar la aparición del jefe de la UOM, Antonio Caló, al lado de los Daer, que tranquilizó los ánimos y los convenció de avanzar.
 
Eso provocó que hasta Once llegaran columnas de gremios y se encontraran con la marcha iniciada. Les pasó a la Uocra y a UPCN que se sumaron, pero dejando varios metros entre ellos y los sindicatos que iban más adelante.
 
Bajo el agua, el metalúrgico Francisco "Barba" Gutiérrez aseguró a este diario que "este modelo económico se debe terminar. Hay que frenar el tarifazo y hay que convocar a un paro general". A unos metros de allí, Luis García Ortiz de la Asociación de Supervisores Mineros, Metalúrgicos y Mecánicos, indicó que "estamos tres veces peor que con Menem. Las importaciones nos están destruyendo, necesitamos más movilizaciones como ésta pero también el paro que la CGT ya tendría que haberlo convocado".
 
En tanto, en el Congreso, sobre la plaza se concentró el Frente Sindical para el Modelo Nacional donde los camioneros llegaron con un camión que usaron de escenario donde anunciaron la estrategia del Frente Sindical. Allí dijeron que el próximo 11 de abril realizarán en la sede del Smata un plenario de regionales de la CGT.
 
La intención es aprovecha ese espacio para la convocatoria a un paro general para los últimos días de abril. Una propuesta que cuenta con el respaldo de las CTA y de las organizaciones sociales con la que pretenden contagiar el deseo y la decisión al consejo directivo de la CGT para realizar el paro general.
 
No será fácil porque no todos consideran que sea una opción para esta coyuntura. Rodeado de sus afiliados y colaboradores más cercanos, José Luis Lingeri de Obras Sanitarias caminó las cuadras prevista por la convocatoria.
 
Poco después de pasar por el Congreso, Lingeri le aseguró a PáginaI12  que ante la recesión y la "timba financiera" es preciso movilizarse para acompañar a los gremios que sufren una situación difícil. Sin embargo, cuando se le pregunta sobre la posibilidad de un paro dice que "no estamos analizando esa opción" porque consideró que "hacer un paro sin cambiar la política económica lo único que se logra es hacerle perder salario al trabajador".
 
No piensa lo mismo Jorge Rojas, el secretario adjunto del Sindicato del Vestido, quien señaló que desde que asumió Macri su sector perdió más de 17 mil puestos de trabajo. "Ojalá convoquen al paro porque el sector industrial se está muriendo", señaló.
 
Frente al edificio del Congreso, la marcha se detuvo y una delegación logró ingresar a Diputados a los que les entregaron un proyecto de defensa de las empresas industriales pymes. Junto a los gremialistas estuvieron los representantes de la Confederación General Económica (Cgera), la Apyme y empresarios textiles.
 
En la plaza quedaron los gremios que integran la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) y de organismos estatales, como los viales (Stvyara), de la seguridad social (Secasfpi) y la Asociación Gremial de Abogados del Estado (Agae). En el recorrido se pudo ver a Omar Maturano de La Fraternidad) y Roberto Coria (Guincheros), Víctor Santa María de Encargados de Edificios, Sergio Palazzo de la Asociación Bancaria, el mercantil Armando Cavalieri y el titular de los colectiveros, Roberto Fernández, entre otros.
 
La inexistencia de un escenario provocó un fenómeno extraño en el final de la marcha porque cada columna que llegaba a la 9 de Julio sufría el desconcierto de no saber qué hacer o hacia dónde ir hasta que la conducción definía por dónde debían desconcentrar.
 
Por Luis Bruschtein
Por Felipe Yapur
 
Fuente: Página 12
 

Agreganos como amigo a Facebook
Contundente marcha en repudio a Macri y en reclamo de un modelo de producción y trabajo
Decenas de sindicatos y organizaciones sociales y políticas se movilizarán al Congreso y luego a la Plaza de Mayo para reclamar un cambio de rumbo económico. Impulsan una ley para aliviar a las pymes. Los Moyano y sus aliados exigirán a la CGT la convocatoria a una nueva huelga general. Habrá protestas y réplicas en todo el país.
Contundente marcha en repudio a Macri y en reclamo de un modelo de producción y trabajo
Diversas columnas de trabajadores de los gremios industriales de la CGT, de ambas CTA, de la Corriente Federal (CFT) y del Frente Sindical para el Modelo Nacional (Fresimona), de los movimientos sociales y de pequeños y medianos empresarios (Apyme) se movilizaron este jueves desde la Plaza Once y otros puntos de la Ciudad hacia el centro porteño “en defensa de la producción, el empleo y la industria nacional”, y “en rechazo del modelo económico”.
15-06-2019 / 09:06
Este domingo 16 se jugará una nueva ronda de elecciones en el país. Formosa, San Luis, Tierra del Fuego y Santa Fe eligen gobernador y diputados y senadores provinciales. En ninguna de ellas Cambiemos tiene chances de figurar.
 
En Formosa, Gildo Insfrán buscará otra reelección como parte del Frente para la Victoria. Ocupa el cargo desde el año 1995 y va por su séptimo mandato. El control del gobernador K sobre la provincia ha sido total y desde hace más de 20 años es reelecto por más del 70% de los votos. Allí se enfrentara a Adrián Bogado del peronismo federal que va en una alianza del PRO, la UCR y sectores justicialistas.
 
En el octavo domingo electoral del año, la disputa en San Luis tendrá carácter histórico. El clan Rodríguez Saá que gobiernan alternando desde el fin de la dictadura se encuentra peleado e irán a las urnas por separados Adolfo y Alberto, este último en busca de la reelección.
 
El senador Adolfo Rodríguez Saá competirá con el Frente Juntos por la Gente y el senador Claudio Poggi, cercano a Cambiemos, lo hará con el frente San Luis Unido.
 
En Tierra del Fuego, la provincia con menor cantidad de habitantes del país, Rosana Bertone, afín al kirchnerismo, buscará la reelección. Le disputan la elección Gustavo Melella, el intendente de Río Grande que se presenta por Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina (Forja) y Juan Rodríguez, por Cambiemos con el frente Ser Fueguino.
 
En Santa Fe estarán puestos todos los ojos ya que es la tercera provincia en padrón electoral de todo el país y la disputa aparece reñida entre Antonio Bonfatti del Partido Socialista y Omar Perotti del PJ.
 
El Frente Progresista Cívico y Social gobierna la provincia desde el año 2007 y aspira a otro mandato. Sin embargo el peronismo logró en las PASO provinciales más votos totales, por lo cual el resultado dependerá de qué hagan los votantes de María Eugenia Bielsa quién quedó afuera de la competición del PJ.
 
En tercer lugar y lejos quedó Cambiemos, con el radical José Corral, por la alianza Vamos Juntos. Otro domingo negro para Mauricio Macri, p
orque el peronismo espera festejar en Tierra del Fuego, San Luis y Formosa. Además, tienen serias expectativas por recuperar Santa Fe.


El laboratorio electoral del PRO observa que está perdiendo en todas la provincias donde hubo elecciones, descuenta que perderá en las PASO y en la primera vuelta, pero que finalmente ganará en el balotaje. Nadie sabe a qué Santo le piden este milagro.


La Opinión Popular

15-06-2019 / 09:06
El nuevo candidato del macrismo, el senador todo terreno Miguel Ángel Pichetto ha estrenado en campaña un discurso que fue utilizado en los 70 para masacrar a la juventud. Las bandas de la Triple A, la Alianza Anticomunista Argentina, se basaron en ese discurso para comenzar una masacre que se continuaría en un baño de sangre durante la dictadura.
 
La Triple A, Alianza Anticomunista Argentina, consideraba que la sola acusación de comunista contra un militante peronista, bastaba para que fuera secuestrado y acribillado a tiros. A veces los cuerpos eran destrozados con explosivos en barrios populares, como sucedió en Lomas de Zamora con varios vecinos.
 
Pichetto, que se acaba de alejar del peronismo, se da el lujo desde el macrismo de denunciar que fue todo el peronismo, y no él, quien ha descarriado. Y su primer aporte para la campaña de la gobernadora María Eugenia Vidal ha sido acusar, como antes lo hacía la Alianza Anticomunista Argentina (Triple A), de comunista al candidato del peronismo, Axel Kicillof.
 
Por la experiencia histórica de los argentinos, las acusaciones de Pichetto lo asimilan junto a la banda de criminales que se anticipó a la dictadura de Jorge Rafael Videla. Muchos de los integrantes de la Triple A, después pasaron a formar parte de los grupos de tareas que desataron el terrorismo de Estado en la Argentina en consonancia con los dictados de Washington en aquella época.
 
Acusar de comunista a un adversario político es una figura que recuerda también a los viejos macartistas de los Estados Unidos, a los fascistas italianos y españoles y a los nazis. Está incrustado en la historia reciente de la humanidad como uno de los rincones más oscuros y siniestros de la política.
 
Si fue un mal paso o algo pensado porque se supone que eso tendría efecto en algún sector del peronismo, es secundario. Pichetto irrumpe en la campaña bonaerense con el uniforme de los intolerantes y los extremistas, el discurso de barricada de las bandas violentas, algo que los argentinos han tratado de superar.
 
Son declaraciones que lo aproximan al estereotipo del peronista fascista con que algunos radicales y algunos socialistas caricaturizan al peronismo. El exabrupto contra Axel Kicillof reafirma esa imagen que deberán votar esos mismos radicales y socialistas.
 
El anticomunismo es un discurso del pasado, ha sido excusa para ensangrentar el país. Esas palabras traen el fantasma terrible de la Triple A.
 
La Opinión Popular

14-06-2019 / 09:06
La inflación de mayo volvió a quedar arriba del 3%, lo mismo que los últimos cuatro meses. Esta vez el alza de precios fue del 3,1% frente a abril, según informó ayer el Indec. En la comparación anual, la suba de precios al consumidor escaló a un record del 57,3%, el nivel más alto desde 1991.
 
Hace 16 meses que la inflación está por arriba del 2% mensual, de los cuales en 10 oportunidades quedó arriba de 3%. En alimentos y bebidas, cuyo impacto es más severo en los sectores más vulnerables, la escalada inflacionaria llegó al 65% anual.
 
El Gobierno de Mauricio Macri y el FMI, pese a ello, celebraron el dato como positivo. Señalaron que el 3,1% de mayo marcó la segunda baja consecutiva, aunque evitaron precisar que lo hizo desde registros más que elevados como el 4,7% de marzo y el 3,4% de abril. 
 
La inflación sigue siendo un grave problema pese a las reiteradas promesas del inepto Macri y su "equipazo" económico sobre un alivio que nunca llega. En cinco meses de 2019, la suba de precios a nivel minorista alcanzó el 19,2%, lo cual ubica a la inflación esperada para el primer semestre en un nivel bastante similar al que el Gobierno proyectó para todo el 2019. Para fines de año, habrá vuelto a errarle al cálculo en unos 20 puntos porcentuales. En los cuatro años de la desastrosa gestión de Cambiemos, los precios estuvieron siempre por arriba del nivel que encontró en 2015.
 
Después de una desaceleración a fines del año pasado frente a los valores record de septiembre y octubre (6,5 y 5,4%, respectivamente), en 2019 la inflación tiene una forma de campana. En enero, los precios se movieron un 2,9%, luego pasaron al 3,8 en febrero y 4,7 en marzo. En abril, la inflación bajó un poco a 3,4% y en mayo, 3,1%.
 
Si bien los datos de los últimos dos meses implican una desaceleración inflacionaria, el nivel de variación de los precios es todavía muy alto en relación al rango del 1,5/2% que tenía antes de la devaluación del año pasado y también sobre el final del gobierno de Cristina, previo a la asunción de Macri.
 
En la recta final antes de las elecciones presidenciales, el Gobierno apuesta a que al menos no se vuelva a acelerar la inflación. Para lograr ese objetivo, Macri cuenta, por un lado, con la posibilidad de dilapidar los dólares que el FMI le prestó para pagar la deuda 2020, mientras que por el lado de las tarifas de servicios públicos pospuso varios aumentos para después de octubre. Luego, habrá que apretarse los cinturones.
 
Que los precios continúen aumentando arriba de 3 % mensual, es más destacable aun considerando la fuerte caída de la economía. También llama la atención la persistencia a pesar que mayo fue un mes de calma en la cotización del dólar, a diferencia de los meses anteriores. El alza de la inflación se debe a decisiones tomadas por el gobierno de Macri que golpean duramente contra el bolsillo del pueblo trabajador.
 
La Opinión Popular

13-06-2019 / 09:06
Alberto Fernández y Sergio Massa confirmaron la coalición electoral con el nombre Frente de Todos, integrada por el PJ, Unidad Ciudadana, el Frente Renovador y otros 16 partidos. En el encuentro, se distribuyó también un comunicado con una declaración de principios del nuevo espacio. "Las opciones son claras. Nuestras prioridades son el trabajo y la producción, los humildes y la clase media, los comerciantes y los emprendedores, los que enseñan y los que aprenden", dicen allí.
 
Quedó pendiente de resolución la cuestión de las candidaturas, para lo que todavía quedan diez días de plazo. Massa pide una PASO para competir por la presidencia, pero desde la fórmula Alberto Fernández-Cristina Fernández prefieren que se presente como primer candidato a diputado en la provincia de Buenos Aires. Resolverlo será motivo de otra larga y extenuante negociación, como la de ayer.
 
Una de las preocupaciones de Massa fue darle un marco programático a la coalición para justificar su pase desde Alternativa Federal, espacio del que fue fundador y participó hasta unas semanas atrás. Ayer, al salir a hablar luego del encuentro, puso como primer ítem del acuerdo los 12 puntos temáticos discutidos el martes con una delegación de dirigentes del PJ encabezados por José Luis Gioja.
 
Lo otro que planteó Massa fue que se trataba de una coalición de partidos en la que cada fuerza mantendrá su individualidad. De hecho, el Frente Renovador sostendrá su bloque de diputados y hará un interbloque con el FpV-PJ. Por último, mencionó que la resolución de las candidaturas se hará por consenso o por primarias abiertas, en caso de ser necesario.
 
"El país necesita volver a ofrecer soluciones concretas a los problemas de la mayoría. Los desafíos que tenemos por delante exigen una mirada amplia, diversa y plural, en la que ningún argentino se quede afuera. La construcción de una coalición electoral y de gobierno y un programa con bases y puntos acordados lo hará posible", plantearon en el comunicado. Evitaron detallar lo acordado y hablar de candidaturas.
 
Por cierto, el PJ de Gioja fue de quienes más bregaron para ir hacia lo que denominó la "unidad posible", en la que sólo quedaran afuera quienes consideraban a los K como adversarios: los gobernadores Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti, y el senador Miguel Ángel Pichetto, que directamente se pasó al macrismo.


El resto de los gobernadores del peronismo se alineó en el armado, algo que hasta hace pocos meses atrás parecía muy difícil. Queda el último paso, la resolución de las candidaturas. Luego, al fin, la campaña y la presentación de propuestas, que de eso se trata.
 
La Opinión Popular

12-06-2019 / 10:06
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar