La Opinión Popular
                  01:53  |  Domingo 16 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“El carácter inevitable de la derrota solo desalienta a los cobardes”. Alejandro Dolina
Recomendar Imprimir
Nacionales - 30-03-2019 / 09:03
PANORAMA ECONÓMICO SEMANAL

Dólar récord e ingenierías de transición: el fantasma de 1989 entusiasma al PJ no K

Dólar récord e ingenierías de transición: el fantasma de 1989 entusiasma al PJ no K
En la puja sorda pero encarnizada que libran las dos tendencias en las que se divide la oposición, un crac como el de 1989 agigantaría el poder del PJ clásico frente al kirchnerismo. Le permitiría incluso soñar con ponerse la banda presidencial a Pichetto, un dirigente a quien los votos no le alcanzan siquiera para conducir los destinos de su provincia.
Como cuando el Plan Primavera empezaba a crujir y Raúl Alfonsín decidió adelantar las elecciones presidenciales para el 14 de mayo aun cuando tenía mandato hasta el 10 diciembre, ya nadie se atreve a arriesgar un valor del dólar para el día siguiente.
 
Lo que no consigue aplacar el Fondo es la sangría de poder político que sufre el Presidente. Previsor, el procurador general del Tesoro ya giró al primer piso de la Casa Rosada una carpeta donde detalla todos los aspectos legales de un eventual adelantamiento de las elecciones presidenciales.
 
En momentos de crisis como éste, donde todo lo que lucía sólido parece evaporarse, los aliados pueden tornarse esquivos y los enemigos comprensivos.
 
El jefe de gabinete de María Eugenia Vidal, Federico Salvai, todavía barrunta bronca porque la gobernadora no obtuvo el permiso para desdoblar sus elecciones de las nacionales. Ahora, con el Presidente como yunque, comentó a una docena de sus habituales interlocutores que ya está resignado a perder. Y hasta precisó que según sus encuestas será por ocho puntos.
 
Axel Kicillof, en cambio, es de los economistas que descartan que vaya a producirse un colapso, una mega devaluación o un default antes de octubre. Con la plata del FMI alcanza para este año, especula, en una sintonía inesperada con bancos como Crédit Suisse.
 
¿Diagnóstico o expresión de deseo? Habrá que ver. En la puja sorda pero encarnizada que libran las dos tendencias en las que se divide la oposición, un crac como el de 1989 agigantaría el poder del PJ clásico frente al kirchnerismo.
 
Le permitiría incluso soñar con ponerse la banda presidencial a Pichetto, un dirigente a quien los votos no le alcanzan siquiera para conducir los destinos de su provincia.

 
La respuesta del banquero descolocó a Guido Sandleris. Fue durante uno de los varios encuentros informales que mantuvo con jerarcas de la City cuando despuntaba el pánico que se volvió corrida esta semana.
 
-O sea que si tenés éxito y el dólar se mantiene a raya vas a terminar el año pagando tasas del 60% en dólares -le espetó el financista, malhumorado.
-Bueno, no, porque cuando se estabilice retomaríamos la senda bajista de las tasas -respondió el jefe del Banco Central.
-¿A cuánto bajarías las tasas? ¿A niveles menores que la inflación?
-No, siempre mantendríamos tasas positivas.
-Entonces tu éxito sería bajarlas al 40% anual. Ahora están en 65%. Terminarías el año habiendo pagado 50% promedio en dólares en el mejor de los casos. ¿Después a cuánto tendría que subir el dólar para compensar?
 
Sandleris eligió esquivar la chicana. Pero el récord posterior de la divisa y el salto por encima de $60 que pegó en los contratos a futuro con fecha de enero expusieron nítido el pesimismo del establishment financiero, acaso la última fracción de los dueños del capital que se mantenía abroquelada en torno a la reelección de Mauricio Macri.
 
"Las fichas las tiene todas el Banco Central. Pero por siete días. Cada siete días vuelve a cero", dijo a BAE Negocios otro banquero que también pasó esta semana por Reconquista 266. Fue antes de la comunicación "A" 6661 difundida ayer por la mañana, que extendió del 65% al 100% la proporción de sus depósitos que los bancos pueden colocar en Letras de Liquidez (Leliq).
 
Haber relajado ese límite fue interpretado en la City como otro gesto de impotencia de la conducción del Central, maniatada por el acuerdo con el Fondo Monetario y su anchísima "zona de no intervención", que le prohíbe vender reservas hasta que la divisa no supere los 50 pesos. El dólar casi no reaccionó.
 
Como suele suceder, la desautorización del árbitro envalentona a quienes desafían sus reglas. A la vice de Sandleris, Verónica Rappoport, también conocida como Verito Rap por el seudónimo que usaba en redes sociales hasta asumir, ayer un ocurrente mesadinerista la rebautizó con sorna Verito Rappi.
 
La alusión a los mensajeros que pedalean arrastrando gigantescas mochilas térmicas anaranjadas prendió rápido en los grupos de whatsapp de las veinte manzanas. Una trasmutación veloz de catedrática prestigiosa a mandadera precarizada del Fondo Monetario.
 
 
Adelantados
 
Lo que parece a punto de llevarse puesto al tercer plan de estabilización pergeñado en solo nueve meses por la craneoteca del Fondo es, por enésima vez, la fuga de capitales.
 
Macri asumió en 2015 convencido de que sin "cepos" -esto es, sin controles cambiarios ni retenciones- el problema sería la lluvia de dólares que apreciaría el peso. Desde entonces, sin embargo, se fugaron más de US$ 65.000 millones. Un promedio anual de US$ 17.000 millones, o más del doble de los US$ 7.750 millones anuales que promediaron los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner con sus cepos.
 
A diferencia de lo que ocurría en 2018, cuando eran los fondos del exterior y los grandes jugadores locales los que se dolarizaban, desde la gran corrida de octubre lo que se reactivó fueron las compras de divisas por parte de los pequeños ahorristas.
 
Según el último balance cambiario del Central, el 70% de la moneda dura que vendieron los bancos en enero fue adquirida por personas físicas que operaron menos de US$ 10.000 cada una. Apenas un 11% se escurrió en operaciones por más de US$ 50.000.
 
La apuesta oficial es a aspirar todo el circulante posible para que a nadie le queden pesos para comprar dólares, pero ¿por qué no habrían de presionar también sobre el mercado los $ 320.000 millones adicionales que se acumularon en plazos fijos desde octubre, como advirtió Marina Dal Poggeto?
 
El riesgo de espiralización es tanto mayor cuanto más difícil le resulta al Central bajar la inflación forzando la aspiradora de pesos. Que Gustavo Lopetegui haya decidido a última hora de anteayer partir en tres cuotas mensuales consecutivas la nueva suba del gas del 29% prueba que, además de más dinero para asignaciones sociales, quizá Lagarde también suelte algunos millones para contener con subsidios el impacto de los tarifazos sobre el costo de vida. Un súbito arranque de heterodoxia sacrílega ante el riesgo de colapso.
 
Lo que tampoco consigue aplacar el Fondo es la sangría de poder político que sufre el Presidente. Previsor, el procurador general del Tesoro ya giró al primer piso de la Casa Rosada una carpeta donde detalla todos los aspectos legales de un eventual adelantamiento de las elecciones presidenciales.
 
No quiere decir que sea el plan A ni el B, pero sí que empezó a estudiarse la alternativa. Hombre de confianza de Macri y antiguo asesor legal del holding familiar, Bernardo Saravia Frías le advirtió a su jefe que no le resultaría tan fácil como a Alfonsín. A fines de los ochenta, la fecha estaba sujeta a una discrecionalidad mucho mayor de la Rosada.
 
Para que las elecciones se realicen antes del tercer domingo de octubre, ahora el oficialismo debería modificar dos leyes: la que establece que las PASO son el segundo domingo de agosto y la ley general incorporada al Código Electoral.
 
El artículo 99 de la Constitución impide alterar la letra de esas leyes por decreto de necesidad y urgencia. Además, por tratarse de leyes electorales, la modificación de cualquiera de ellas exige una mayoría especial de la mitad más uno de todos los miembros de cada cuerpo, independientemente de los presentes. Son 129 diputados y 37 senadores. Cambiemos no cuenta con lo uno ni con lo otro.
 
 
Frenemies
 
Si quisiera adelantar las elecciones para evitar que un espiral de dólar, precios y salarios lo atropelle antes de someterse a las urnas, Macri no tendría otra alternativa que convencer al kirchnerismo o al peronismo no kirchnerista.
 
Descartado lo primero, se disparan las acciones de un interlocutor que nunca dejó de atenderle el teléfono pero que tampoco olfateó nunca tanta sangre ajena como ahora: Miguel Pichetto.
 
El rionegrino ya dio un indicio: se había comprometido ante el oficialismo a acompañar el proyecto de ley de financiamiento de la política que prohijó la Rosada, pero esta semana pareció iniciar una huelga de brazos caídos. Casualidad o no, su súbito desinterés despertó las primeras suspicacias en el Congreso.
 
Otro indicio de que Cambiemos baraja al menos la posibilidad de algún cambio en el calendario de votaciones son sus últimos dos movimientos en la justicia.
 
Por un lado, empezó a apurar la designación del juez federal Sergio Torres como miembro de la Suprema Corte bonaerense, donde hay una vacante abierta.
 
Por otro, aceleró el trámite para nombrar al titular del Tribunal Federal Nº1 electoral de La Plata, con competencia sobre toda la elección de la provincia.
 
En el concurso de antecedentes quedó primero el actual juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, quien acaba de declarar en rebeldía al fiscal Carlos Stornelli por no haberse presentado a sus citaciones por presunta extorsión. Pero el Gobierno decidió anteayer proponer para ese cargo al Senado a Laureano Durán, que quedó tercero.
 
Por Alejandro Bercovich
 
Fuente: BAE Negocios
 

Agreganos como amigo a Facebook
Dólar récord e ingenierías de transición: el fantasma de 1989 entusiasma al PJ no K
La crisis no es para todos: mientras crece la pobreza, los bancos amasan ganancias millonarias.
15-06-2019 / 09:06
Este domingo 16 se jugará una nueva ronda de elecciones en el país. Formosa, San Luis, Tierra del Fuego y Santa Fe eligen gobernador y diputados y senadores provinciales. En ninguna de ellas Cambiemos tiene chances de figurar.
 
En Formosa, Gildo Insfrán buscará otra reelección como parte del Frente para la Victoria. Ocupa el cargo desde el año 1995 y va por su séptimo mandato. El control del gobernador K sobre la provincia ha sido total y desde hace más de 20 años es reelecto por más del 70% de los votos. Allí se enfrentara a Adrián Bogado del peronismo federal que va en una alianza del PRO, la UCR y sectores justicialistas.
 
En el octavo domingo electoral del año, la disputa en San Luis tendrá carácter histórico. El clan Rodríguez Saá que gobiernan alternando desde el fin de la dictadura se encuentra peleado e irán a las urnas por separados Adolfo y Alberto, este último en busca de la reelección.
 
El senador Adolfo Rodríguez Saá competirá con el Frente Juntos por la Gente y el senador Claudio Poggi, cercano a Cambiemos, lo hará con el frente San Luis Unido.
 
En Tierra del Fuego, la provincia con menor cantidad de habitantes del país, Rosana Bertone, afín al kirchnerismo, buscará la reelección. Le disputan la elección Gustavo Melella, el intendente de Río Grande que se presenta por Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina (Forja) y Juan Rodríguez, por Cambiemos con el frente Ser Fueguino.
 
En Santa Fe estarán puestos todos los ojos ya que es la tercera provincia en padrón electoral de todo el país y la disputa aparece reñida entre Antonio Bonfatti del Partido Socialista y Omar Perotti del PJ.
 
El Frente Progresista Cívico y Social gobierna la provincia desde el año 2007 y aspira a otro mandato. Sin embargo el peronismo logró en las PASO provinciales más votos totales, por lo cual el resultado dependerá de qué hagan los votantes de María Eugenia Bielsa quién quedó afuera de la competición del PJ.
 
En tercer lugar y lejos quedó Cambiemos, con el radical José Corral, por la alianza Vamos Juntos. Otro domingo negro para Mauricio Macri, p
orque el peronismo espera festejar en Tierra del Fuego, San Luis y Formosa. Además, tienen serias expectativas por recuperar Santa Fe.


El laboratorio electoral del PRO observa que está perdiendo en todas la provincias donde hubo elecciones, descuenta que perderá en las PASO y en la primera vuelta, pero que finalmente ganará en el balotaje. Nadie sabe a qué Santo le piden este milagro.


La Opinión Popular

15-06-2019 / 09:06
El nuevo candidato del macrismo, el senador todo terreno Miguel Ángel Pichetto ha estrenado en campaña un discurso que fue utilizado en los 70 para masacrar a la juventud. Las bandas de la Triple A, la Alianza Anticomunista Argentina, se basaron en ese discurso para comenzar una masacre que se continuaría en un baño de sangre durante la dictadura.
 
La Triple A, Alianza Anticomunista Argentina, consideraba que la sola acusación de comunista contra un militante peronista, bastaba para que fuera secuestrado y acribillado a tiros. A veces los cuerpos eran destrozados con explosivos en barrios populares, como sucedió en Lomas de Zamora con varios vecinos.
 
Pichetto, que se acaba de alejar del peronismo, se da el lujo desde el macrismo de denunciar que fue todo el peronismo, y no él, quien ha descarriado. Y su primer aporte para la campaña de la gobernadora María Eugenia Vidal ha sido acusar, como antes lo hacía la Alianza Anticomunista Argentina (Triple A), de comunista al candidato del peronismo, Axel Kicillof.
 
Por la experiencia histórica de los argentinos, las acusaciones de Pichetto lo asimilan junto a la banda de criminales que se anticipó a la dictadura de Jorge Rafael Videla. Muchos de los integrantes de la Triple A, después pasaron a formar parte de los grupos de tareas que desataron el terrorismo de Estado en la Argentina en consonancia con los dictados de Washington en aquella época.
 
Acusar de comunista a un adversario político es una figura que recuerda también a los viejos macartistas de los Estados Unidos, a los fascistas italianos y españoles y a los nazis. Está incrustado en la historia reciente de la humanidad como uno de los rincones más oscuros y siniestros de la política.
 
Si fue un mal paso o algo pensado porque se supone que eso tendría efecto en algún sector del peronismo, es secundario. Pichetto irrumpe en la campaña bonaerense con el uniforme de los intolerantes y los extremistas, el discurso de barricada de las bandas violentas, algo que los argentinos han tratado de superar.
 
Son declaraciones que lo aproximan al estereotipo del peronista fascista con que algunos radicales y algunos socialistas caricaturizan al peronismo. El exabrupto contra Axel Kicillof reafirma esa imagen que deberán votar esos mismos radicales y socialistas.
 
El anticomunismo es un discurso del pasado, ha sido excusa para ensangrentar el país. Esas palabras traen el fantasma terrible de la Triple A.
 
La Opinión Popular

14-06-2019 / 09:06
La inflación de mayo volvió a quedar arriba del 3%, lo mismo que los últimos cuatro meses. Esta vez el alza de precios fue del 3,1% frente a abril, según informó ayer el Indec. En la comparación anual, la suba de precios al consumidor escaló a un record del 57,3%, el nivel más alto desde 1991.
 
Hace 16 meses que la inflación está por arriba del 2% mensual, de los cuales en 10 oportunidades quedó arriba de 3%. En alimentos y bebidas, cuyo impacto es más severo en los sectores más vulnerables, la escalada inflacionaria llegó al 65% anual.
 
El Gobierno de Mauricio Macri y el FMI, pese a ello, celebraron el dato como positivo. Señalaron que el 3,1% de mayo marcó la segunda baja consecutiva, aunque evitaron precisar que lo hizo desde registros más que elevados como el 4,7% de marzo y el 3,4% de abril. 
 
La inflación sigue siendo un grave problema pese a las reiteradas promesas del inepto Macri y su "equipazo" económico sobre un alivio que nunca llega. En cinco meses de 2019, la suba de precios a nivel minorista alcanzó el 19,2%, lo cual ubica a la inflación esperada para el primer semestre en un nivel bastante similar al que el Gobierno proyectó para todo el 2019. Para fines de año, habrá vuelto a errarle al cálculo en unos 20 puntos porcentuales. En los cuatro años de la desastrosa gestión de Cambiemos, los precios estuvieron siempre por arriba del nivel que encontró en 2015.
 
Después de una desaceleración a fines del año pasado frente a los valores record de septiembre y octubre (6,5 y 5,4%, respectivamente), en 2019 la inflación tiene una forma de campana. En enero, los precios se movieron un 2,9%, luego pasaron al 3,8 en febrero y 4,7 en marzo. En abril, la inflación bajó un poco a 3,4% y en mayo, 3,1%.
 
Si bien los datos de los últimos dos meses implican una desaceleración inflacionaria, el nivel de variación de los precios es todavía muy alto en relación al rango del 1,5/2% que tenía antes de la devaluación del año pasado y también sobre el final del gobierno de Cristina, previo a la asunción de Macri.
 
En la recta final antes de las elecciones presidenciales, el Gobierno apuesta a que al menos no se vuelva a acelerar la inflación. Para lograr ese objetivo, Macri cuenta, por un lado, con la posibilidad de dilapidar los dólares que el FMI le prestó para pagar la deuda 2020, mientras que por el lado de las tarifas de servicios públicos pospuso varios aumentos para después de octubre. Luego, habrá que apretarse los cinturones.
 
Que los precios continúen aumentando arriba de 3 % mensual, es más destacable aun considerando la fuerte caída de la economía. También llama la atención la persistencia a pesar que mayo fue un mes de calma en la cotización del dólar, a diferencia de los meses anteriores. El alza de la inflación se debe a decisiones tomadas por el gobierno de Macri que golpean duramente contra el bolsillo del pueblo trabajador.
 
La Opinión Popular

13-06-2019 / 09:06
Alberto Fernández y Sergio Massa confirmaron la coalición electoral con el nombre Frente de Todos, integrada por el PJ, Unidad Ciudadana, el Frente Renovador y otros 16 partidos. En el encuentro, se distribuyó también un comunicado con una declaración de principios del nuevo espacio. "Las opciones son claras. Nuestras prioridades son el trabajo y la producción, los humildes y la clase media, los comerciantes y los emprendedores, los que enseñan y los que aprenden", dicen allí.
 
Quedó pendiente de resolución la cuestión de las candidaturas, para lo que todavía quedan diez días de plazo. Massa pide una PASO para competir por la presidencia, pero desde la fórmula Alberto Fernández-Cristina Fernández prefieren que se presente como primer candidato a diputado en la provincia de Buenos Aires. Resolverlo será motivo de otra larga y extenuante negociación, como la de ayer.
 
Una de las preocupaciones de Massa fue darle un marco programático a la coalición para justificar su pase desde Alternativa Federal, espacio del que fue fundador y participó hasta unas semanas atrás. Ayer, al salir a hablar luego del encuentro, puso como primer ítem del acuerdo los 12 puntos temáticos discutidos el martes con una delegación de dirigentes del PJ encabezados por José Luis Gioja.
 
Lo otro que planteó Massa fue que se trataba de una coalición de partidos en la que cada fuerza mantendrá su individualidad. De hecho, el Frente Renovador sostendrá su bloque de diputados y hará un interbloque con el FpV-PJ. Por último, mencionó que la resolución de las candidaturas se hará por consenso o por primarias abiertas, en caso de ser necesario.
 
"El país necesita volver a ofrecer soluciones concretas a los problemas de la mayoría. Los desafíos que tenemos por delante exigen una mirada amplia, diversa y plural, en la que ningún argentino se quede afuera. La construcción de una coalición electoral y de gobierno y un programa con bases y puntos acordados lo hará posible", plantearon en el comunicado. Evitaron detallar lo acordado y hablar de candidaturas.
 
Por cierto, el PJ de Gioja fue de quienes más bregaron para ir hacia lo que denominó la "unidad posible", en la que sólo quedaran afuera quienes consideraban a los K como adversarios: los gobernadores Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti, y el senador Miguel Ángel Pichetto, que directamente se pasó al macrismo.


El resto de los gobernadores del peronismo se alineó en el armado, algo que hasta hace pocos meses atrás parecía muy difícil. Queda el último paso, la resolución de las candidaturas. Luego, al fin, la campaña y la presentación de propuestas, que de eso se trata.
 
La Opinión Popular

12-06-2019 / 10:06
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar