Macri. Una política macroeconómica que aumenta las tarifas y valida devaluaciones sin intentar contener el traslado a los precios, también es política social y el gobierno la está implementando en contra de la gente.
 
La medición del Indec permite estimar que cerca de 2,9 millones de personas en todo el país empeoraron su posición económica y pasaron a ser pobres en términos de su ingreso monetario. Pero el sostenido aumento en los niveles de pobreza es acompañado por un deterioro en las dimensiones estructurales vinculadas a la alimentación y el endeudamiento.
 
La pobreza deja de ser una propiedad exclusiva de los desocupados o de quienes tienen trabajo precarizados y comienza a extenderse hacia segmentos de clase media baja que pasan a quedar debajo del umbral mínimo de ingresos utilizado por el Indec para dimensionar el fenómeno. A contramano del discurso macrista, en las mismas estadísticas oficiales no se verifica la existencia de una mejora estructural en aspectos vinculados, por ejemplo, al acceso al servicio de agua y saneamiento.
 
Debemos rebatir la mentira que estamos con el mismo nivel de pobreza que cuando comenzó el gobierno de Macri. Eso es una falacia. Es incorrecto comparar el 32% para el segundo semestre de 2018 informado ayer con el valor del segundo trimestre de 2016, cuando arrojó 32,2%. 
 
En primer lugar la pobreza se mide de forma semestral y no trimestral. No es cierto decir que el gobierno de Macri arrancó con 32% de pobreza sino con el 26%. Además, los datos de los segundos trimestres suelen ser más elevados por cuestiones estacionales ya que, en ese momento del año, tiende a observarse un piso en los ingresos.
 
Y un tercer elemento es que Macri no asumió en junio de 2016 sino en diciembre de 2015. En esos meses de 2016 se observaron elevados niveles de inflación que explican hasta 6 puntos de aumento en la pobreza por la devaluación y los feroces tarifazos. Macri y el FMI son los responsables del derrumbe social en la Argentina.
 
La Opinión Popular
'/> La pobreza es récord, pero Macri ratificó el rumbo neolliberal / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  01:51  |  Domingo 16 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“El carácter inevitable de la derrota solo desalienta a los cobardes”. Alejandro Dolina
Recomendar Imprimir
Nacionales - 29-03-2019 / 08:03
NO ES DAÑO COLATERAL, ES EL OBJETIVO BUSCADO

La pobreza es récord, pero Macri ratificó el rumbo neolliberal

La pobreza es récord, pero Macri ratificó el rumbo neolliberal
El año pasado la cantidad de pobres creció en 6,3 puntos porcentuales para pasar a representar al cierre del segundo semestre el 32% de la población, según confirman los números que difundió ayer el Indec. Este dato es el promedio de esos seis meses. El Instituto elabora un informe interno con la evolución de la pobreza por trimestre, y en el último del año pasado ese indicador fue de 36%.
La única causa que el gobierno de Mauricio Macri encontró ayer para explicar el brutal incremento de la pobreza, que pasó de 25,7% al 32%, fue el aumento de la inflación. Con esos números en la mano, el Gobierno ratificó el "rumbo económico" neoliberal, aún cuando no sólo quedó muy lejos de alcanzar la falaz promesa de la "Pobreza Cero", sino que además en tan sólo un año llevó ese índice a más de seis puntos porcentuales arriba.
 
Cuando la estrategia para arreglar los problemas que presenta la economía no es ni regular el mercado ni un plan de crecimiento y desarrollo, sino simplemente redistribuir peor para enfriar la economía, el aumento de la pobreza no es un 'daño colateral', es el objetivo buscado por el gobierno de Macri. Una política macroeconómica que aumenta las tarifas y valida devaluaciones sin intentar contener el traslado a los precios, también es política social y el gobierno la está implementando en contra de la gente.
 
La medición del Indec permite estimar que cerca de 2,9 millones de personas en todo el país empeoraron su posición económica y pasaron a ser pobres en términos de su ingreso monetario. Pero el sostenido aumento en los niveles de pobreza es acompañado por un deterioro en las dimensiones estructurales vinculadas a la alimentación y el endeudamiento.
 
La pobreza deja de ser una propiedad exclusiva de los desocupados o de quienes tienen trabajo precarizados y comienza a extenderse hacia segmentos de clase media baja que pasan a quedar debajo del umbral mínimo de ingresos utilizado por el Indec para dimensionar el fenómeno. A contramano del discurso macrista, en las mismas estadísticas oficiales no se verifica la existencia de una mejora estructural en aspectos vinculados, por ejemplo, al acceso al servicio de agua y saneamiento.
 
Debemos rebatir la mentira que estamos con el mismo nivel de pobreza que cuando comenzó el gobierno de Macri. Eso es una falacia. Es incorrecto comparar el 32% para el segundo semestre de 2018 informado ayer con el valor del segundo trimestre de 2016, cuando arrojó 32,2%. 
 
En primer lugar la pobreza se mide de forma semestral y no trimestral. No es cierto decir que el gobierno de Macri arrancó con 32% de pobreza sino con el 26%. Además, los datos de los segundos trimestres suelen ser más elevados por cuestiones estacionales ya que, en ese momento del año, tiende a observarse un piso en los ingresos.
 
Y un tercer elemento es que Macri no asumió en junio de 2016 sino en diciembre de 2015. En esos meses de 2016 se observaron elevados niveles de inflación que explican hasta 6 puntos de aumento en la pobreza por la devaluación y los feroces tarifazos. Macri y el FMI son los responsables del derrumbe social en la Argentina.
 
La Opinión Popular

 
La pobreza saltó al 32%. Se sumaron 2.700.000 de personas en un año
 
"Quiero ser evaluado como presidente por si fui capaz, o no, de reducir la pobreza". Mauricio Macri, 12 de marzo de 2017
 
El año pasado la cantidad de pobres creció en 6,3 puntos porcentuales para pasar a representar al cierre del segundo semestre el 32% de la población, según confirman los números que difundió ayer el Indec. Este dato es el promedio de esos seis meses. El Instituto elabora un informe interno con la evolución de la pobreza por trimestre, y en el último del año pasado ese indicador fue de 36%.
 
Como la tendencia fue al alza, los últimos tres meses del año registró una cifra más elevada que la media. En un año se sumaron 2,9 millones de pobres. En tanto, la indigencia en la segunda parte del año se ubicó en el 6,7%, 1,9 puntos por encima de igual período del año pasado.
 
Si se compara estos resultados con la primera mitad del año pasado, cuando todavía no había impactado la escapada del dólar, que se desató entre fines de abril y mediados de junio, en los precios internos, el aumento en la cantidad de pobres creció en 4,7 puntos porcentuales y el número de indigentes 1,8 puntos porcentuales, de acuerdo con la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) que publica el órgano estadístico oficial.
 
"Durante el segundo semestre de 2018 se encuentran por debajo de la línea de pobreza 2.142.945 hogares, los cuales incluyen 8.926.592 personas. En ese conjunto, 442.859 hogares se encuentran, a su vez, bajo la línea de indigencia, e incluyen a 1.865.867 personas", comunicó el Indec. Con la proyección al total de la población de los centros urbanos, el total de pobres suma 12,9 millones de personas.
 
 
Ajuste
  
A la pérdida de poder adquisitivo provocada por la inflación, que el año pasado fue de 47,6% -con paritarias bastante por debajo de esa cifra- se suma la pérdida de unos 200 mil empleos registrados en el sector formal. Tras la difusión de la medición pasada, del primer semestre del año (27,3% de pobres y 4,9% de indigentes), el presidente Mauricio Macri había asegurado que la suba en las cifras de pobreza, sobre las cuales pidió que se juzgue a su gobierno, era resultado de turbulencias que en la segunda parte del año se revertirían. Sin embargo, el programa de mega ajuste que obliga el Fondo Monetario Internacional derivó en una parálisis de la actividad económica, que repercutió en la destrucción de puestos de trabajo registrado y un  mayor traspaso del empleo a la informalidad.
 
El programa ultra ortodoxo del Fondo se refuerza con un programa de quita de subsidios a la electricidad, el gas, el agua y el servicio de transporte público, el cual se combina con la dolarización del precio del combustible. El resultado es un crecimiento muy importante en la participación de esos servicios sobre el ingreso de los hogares, en particular en los de menores ingresos.
 
El propio Indec dio cuenta de que el año pasado, los alimentos y servicios esenciales vinculados al hogar y la salud subieron en su mayoría por encima de la inflación del período (47,6%). El alza en alimentos en 2018 fue de 51,2%, en tanto que el promedio de agua, luz y gas en hogares aumentó 41,4%. El transporte se encareció 67,7% y los servicios de Salud crecieron en un 49,8%.
 
 
Peor
  
"Con el impacto de la inflación y medidas económicas, puede ser que el índice de pobreza sea peor", adelantaba semanas atrás la ministra de Desarrollo, Carolina Stanley. El pronóstico fue acertado y el impacto de la inflación hizo crecer la pobreza y la indigencia en los hogares, muchos de los cuales cuentan cada con vez menos red de contención para afrontar el vendaval macrista. "Hoy es un día triste", aseguró ayer Stanley, quien junto al ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, estuvieron a cargo del anuncio, evitándoles esa responsabilidad al Presidente. "El gobierno nacional trabaja el tema de la pobreza desde cada ministerio y considera la pobreza en todas sus dimensiones. Pobreza cero, más allá de haberlo mencionado en la campaña, tiene que ver con un objetivo, un horizonte, una forma trabajar", dijo la funcionaria que suena como compañera de fórmula de Macri en las próximas elecciones.
 
La situación es realmente muy preocupante, ya que el 46,8% de los chicos menores de 14 años son pobres y uno de cada 10 (10,9%) no tiene siquiera cómo alimentarse y son indigentes. Entre los jóvenes de 15 a 29 años, la pobreza alcanza a 38,6% y la indigencia al 8,4%. Los mayores de 30 en edad activa (hasta los 64 años, la pobreza los alcanza en el 27,6% y la indigencia en 5,4%. Entre los mayores de 65 años, la pobreza cubre al 9%, donde el alza de los medicamentos hace la diferencia.
 
El 32% de personas pobres se traduce en un 23,4% de los hogares en esa condición, con un aumento de 5,5 puntos con respecto de un año antes. Los hogares indigentes representaron un 4,8% del total, con un aumento de 1,3 puntos. Medido en personas, la mayor pobreza se registró en el Noreste, con el 40,4%, seguida por el Noroeste (34,5%), región Pampeana (32,1%), Cuyo (31,5%), el Gran Buenos Aires (31,3%) y Patagonia (29,4%), según el informe del Indec.
 
 
Medición
  
Las cifras coinciden con la medición de pobreza del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica (UCA), que, en un análisis que considera una evaluación multidimensional, registró un 31,3% de pobreza para el cierre de 2018. "En 2018 tuvo lugar un importante incremento de la pobreza en un contexto inflacionario y de estancamiento económico. Tras el descenso observado en 2017, el año pasado asume el valor más alto de la serie, afectando la pobreza al 23% de los hogares y al 31,3% de la población", sostiene el documento de los investigadores Agustín Salvia y Juan Bonfiglio.
 
Por Cristian Carrillo
 
Fuente: Página12
 

Agreganos como amigo a Facebook
La pobreza es récord, pero Macri ratificó el rumbo neolliberal
Fue evidente el fastidio en el anuncio que al final encabezaron este jueves por la tarde los ministros Carolina Stanley y Dante Sica. El equipo de comunicación del Gobierno, encabezado por Marcos Peña, decidió no solo preservarlo a Macri del anuncio con su ausencia, en el inicio de la campaña electoral en la que buscará su reelección. También cambiaron el escenario: la conferencia de prensa se realizó por primera vez fuera de Olivos y de Casa Rosada, en el Ministerio de Salud y Desarrollo Social, sobre la avenida 9 de Julio.
La pobreza es récord, pero Macri ratificó el rumbo neolliberal
El Gobierno anunció que la pobreza alcanzó el 32% pero ratificó que no cambiará el rumbo neoliberal.
15-06-2019 / 09:06
Este domingo 16 se jugará una nueva ronda de elecciones en el país. Formosa, San Luis, Tierra del Fuego y Santa Fe eligen gobernador y diputados y senadores provinciales. En ninguna de ellas Cambiemos tiene chances de figurar.
 
En Formosa, Gildo Insfrán buscará otra reelección como parte del Frente para la Victoria. Ocupa el cargo desde el año 1995 y va por su séptimo mandato. El control del gobernador K sobre la provincia ha sido total y desde hace más de 20 años es reelecto por más del 70% de los votos. Allí se enfrentara a Adrián Bogado del peronismo federal que va en una alianza del PRO, la UCR y sectores justicialistas.
 
En el octavo domingo electoral del año, la disputa en San Luis tendrá carácter histórico. El clan Rodríguez Saá que gobiernan alternando desde el fin de la dictadura se encuentra peleado e irán a las urnas por separados Adolfo y Alberto, este último en busca de la reelección.
 
El senador Adolfo Rodríguez Saá competirá con el Frente Juntos por la Gente y el senador Claudio Poggi, cercano a Cambiemos, lo hará con el frente San Luis Unido.
 
En Tierra del Fuego, la provincia con menor cantidad de habitantes del país, Rosana Bertone, afín al kirchnerismo, buscará la reelección. Le disputan la elección Gustavo Melella, el intendente de Río Grande que se presenta por Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina (Forja) y Juan Rodríguez, por Cambiemos con el frente Ser Fueguino.
 
En Santa Fe estarán puestos todos los ojos ya que es la tercera provincia en padrón electoral de todo el país y la disputa aparece reñida entre Antonio Bonfatti del Partido Socialista y Omar Perotti del PJ.
 
El Frente Progresista Cívico y Social gobierna la provincia desde el año 2007 y aspira a otro mandato. Sin embargo el peronismo logró en las PASO provinciales más votos totales, por lo cual el resultado dependerá de qué hagan los votantes de María Eugenia Bielsa quién quedó afuera de la competición del PJ.
 
En tercer lugar y lejos quedó Cambiemos, con el radical José Corral, por la alianza Vamos Juntos. Otro domingo negro para Mauricio Macri, p
orque el peronismo espera festejar en Tierra del Fuego, San Luis y Formosa. Además, tienen serias expectativas por recuperar Santa Fe.


El laboratorio electoral del PRO observa que está perdiendo en todas la provincias donde hubo elecciones, descuenta que perderá en las PASO y en la primera vuelta, pero que finalmente ganará en el balotaje. Nadie sabe a qué Santo le piden este milagro.


La Opinión Popular

15-06-2019 / 09:06
El nuevo candidato del macrismo, el senador todo terreno Miguel Ángel Pichetto ha estrenado en campaña un discurso que fue utilizado en los 70 para masacrar a la juventud. Las bandas de la Triple A, la Alianza Anticomunista Argentina, se basaron en ese discurso para comenzar una masacre que se continuaría en un baño de sangre durante la dictadura.
 
La Triple A, Alianza Anticomunista Argentina, consideraba que la sola acusación de comunista contra un militante peronista, bastaba para que fuera secuestrado y acribillado a tiros. A veces los cuerpos eran destrozados con explosivos en barrios populares, como sucedió en Lomas de Zamora con varios vecinos.
 
Pichetto, que se acaba de alejar del peronismo, se da el lujo desde el macrismo de denunciar que fue todo el peronismo, y no él, quien ha descarriado. Y su primer aporte para la campaña de la gobernadora María Eugenia Vidal ha sido acusar, como antes lo hacía la Alianza Anticomunista Argentina (Triple A), de comunista al candidato del peronismo, Axel Kicillof.
 
Por la experiencia histórica de los argentinos, las acusaciones de Pichetto lo asimilan junto a la banda de criminales que se anticipó a la dictadura de Jorge Rafael Videla. Muchos de los integrantes de la Triple A, después pasaron a formar parte de los grupos de tareas que desataron el terrorismo de Estado en la Argentina en consonancia con los dictados de Washington en aquella época.
 
Acusar de comunista a un adversario político es una figura que recuerda también a los viejos macartistas de los Estados Unidos, a los fascistas italianos y españoles y a los nazis. Está incrustado en la historia reciente de la humanidad como uno de los rincones más oscuros y siniestros de la política.
 
Si fue un mal paso o algo pensado porque se supone que eso tendría efecto en algún sector del peronismo, es secundario. Pichetto irrumpe en la campaña bonaerense con el uniforme de los intolerantes y los extremistas, el discurso de barricada de las bandas violentas, algo que los argentinos han tratado de superar.
 
Son declaraciones que lo aproximan al estereotipo del peronista fascista con que algunos radicales y algunos socialistas caricaturizan al peronismo. El exabrupto contra Axel Kicillof reafirma esa imagen que deberán votar esos mismos radicales y socialistas.
 
El anticomunismo es un discurso del pasado, ha sido excusa para ensangrentar el país. Esas palabras traen el fantasma terrible de la Triple A.
 
La Opinión Popular

14-06-2019 / 09:06
La inflación de mayo volvió a quedar arriba del 3%, lo mismo que los últimos cuatro meses. Esta vez el alza de precios fue del 3,1% frente a abril, según informó ayer el Indec. En la comparación anual, la suba de precios al consumidor escaló a un record del 57,3%, el nivel más alto desde 1991.
 
Hace 16 meses que la inflación está por arriba del 2% mensual, de los cuales en 10 oportunidades quedó arriba de 3%. En alimentos y bebidas, cuyo impacto es más severo en los sectores más vulnerables, la escalada inflacionaria llegó al 65% anual.
 
El Gobierno de Mauricio Macri y el FMI, pese a ello, celebraron el dato como positivo. Señalaron que el 3,1% de mayo marcó la segunda baja consecutiva, aunque evitaron precisar que lo hizo desde registros más que elevados como el 4,7% de marzo y el 3,4% de abril. 
 
La inflación sigue siendo un grave problema pese a las reiteradas promesas del inepto Macri y su "equipazo" económico sobre un alivio que nunca llega. En cinco meses de 2019, la suba de precios a nivel minorista alcanzó el 19,2%, lo cual ubica a la inflación esperada para el primer semestre en un nivel bastante similar al que el Gobierno proyectó para todo el 2019. Para fines de año, habrá vuelto a errarle al cálculo en unos 20 puntos porcentuales. En los cuatro años de la desastrosa gestión de Cambiemos, los precios estuvieron siempre por arriba del nivel que encontró en 2015.
 
Después de una desaceleración a fines del año pasado frente a los valores record de septiembre y octubre (6,5 y 5,4%, respectivamente), en 2019 la inflación tiene una forma de campana. En enero, los precios se movieron un 2,9%, luego pasaron al 3,8 en febrero y 4,7 en marzo. En abril, la inflación bajó un poco a 3,4% y en mayo, 3,1%.
 
Si bien los datos de los últimos dos meses implican una desaceleración inflacionaria, el nivel de variación de los precios es todavía muy alto en relación al rango del 1,5/2% que tenía antes de la devaluación del año pasado y también sobre el final del gobierno de Cristina, previo a la asunción de Macri.
 
En la recta final antes de las elecciones presidenciales, el Gobierno apuesta a que al menos no se vuelva a acelerar la inflación. Para lograr ese objetivo, Macri cuenta, por un lado, con la posibilidad de dilapidar los dólares que el FMI le prestó para pagar la deuda 2020, mientras que por el lado de las tarifas de servicios públicos pospuso varios aumentos para después de octubre. Luego, habrá que apretarse los cinturones.
 
Que los precios continúen aumentando arriba de 3 % mensual, es más destacable aun considerando la fuerte caída de la economía. También llama la atención la persistencia a pesar que mayo fue un mes de calma en la cotización del dólar, a diferencia de los meses anteriores. El alza de la inflación se debe a decisiones tomadas por el gobierno de Macri que golpean duramente contra el bolsillo del pueblo trabajador.
 
La Opinión Popular

13-06-2019 / 09:06
Alberto Fernández y Sergio Massa confirmaron la coalición electoral con el nombre Frente de Todos, integrada por el PJ, Unidad Ciudadana, el Frente Renovador y otros 16 partidos. En el encuentro, se distribuyó también un comunicado con una declaración de principios del nuevo espacio. "Las opciones son claras. Nuestras prioridades son el trabajo y la producción, los humildes y la clase media, los comerciantes y los emprendedores, los que enseñan y los que aprenden", dicen allí.
 
Quedó pendiente de resolución la cuestión de las candidaturas, para lo que todavía quedan diez días de plazo. Massa pide una PASO para competir por la presidencia, pero desde la fórmula Alberto Fernández-Cristina Fernández prefieren que se presente como primer candidato a diputado en la provincia de Buenos Aires. Resolverlo será motivo de otra larga y extenuante negociación, como la de ayer.
 
Una de las preocupaciones de Massa fue darle un marco programático a la coalición para justificar su pase desde Alternativa Federal, espacio del que fue fundador y participó hasta unas semanas atrás. Ayer, al salir a hablar luego del encuentro, puso como primer ítem del acuerdo los 12 puntos temáticos discutidos el martes con una delegación de dirigentes del PJ encabezados por José Luis Gioja.
 
Lo otro que planteó Massa fue que se trataba de una coalición de partidos en la que cada fuerza mantendrá su individualidad. De hecho, el Frente Renovador sostendrá su bloque de diputados y hará un interbloque con el FpV-PJ. Por último, mencionó que la resolución de las candidaturas se hará por consenso o por primarias abiertas, en caso de ser necesario.
 
"El país necesita volver a ofrecer soluciones concretas a los problemas de la mayoría. Los desafíos que tenemos por delante exigen una mirada amplia, diversa y plural, en la que ningún argentino se quede afuera. La construcción de una coalición electoral y de gobierno y un programa con bases y puntos acordados lo hará posible", plantearon en el comunicado. Evitaron detallar lo acordado y hablar de candidaturas.
 
Por cierto, el PJ de Gioja fue de quienes más bregaron para ir hacia lo que denominó la "unidad posible", en la que sólo quedaran afuera quienes consideraban a los K como adversarios: los gobernadores Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti, y el senador Miguel Ángel Pichetto, que directamente se pasó al macrismo.


El resto de los gobernadores del peronismo se alineó en el armado, algo que hasta hace pocos meses atrás parecía muy difícil. Queda el último paso, la resolución de las candidaturas. Luego, al fin, la campaña y la presentación de propuestas, que de eso se trata.
 
La Opinión Popular

12-06-2019 / 10:06
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar