La Opinión Popular
                  02:08  |  Domingo 16 de Junio de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
“El carácter inevitable de la derrota solo desalienta a los cobardes”. Alejandro Dolina
Recomendar Imprimir
Nacionales - 27-03-2019 / 09:03
EL JUEZ RAMOS PADILLA TOMÓ LA MEDIDA LUEGO DE QUE NO SE PRESENTARA A INDAGATORIA CITADO POR TERCERA VEZ

El fiscal macrista Carlos Stornelli fue declarado en rebeldía

El fiscal macrista Carlos Stornelli fue declarado en rebeldía
El fiscal Carlos Stornelli, vinculado en la causa por el espionaje judicial y político ilegal faltó ayer por cuarta vez a la indagatoria fijada por el magistrado. Ramos Padilla puso en conocimiento de su decisión al procurador Eduardo Casal y le pidió que "arbitre los medios necesarios" para que el Stornelli comparezca en su juzgado.
El fiscal federal Carlos Stornelli eludió ayer por cuarta vez la citación a indagatoria en la causa judicial que se tramita en Dolores por lo cual el juez Alejo Ramos Padilla lo declaró hoy en rebeldía. Se ve que el macrista Stornelli estaba seguro de que el magistrado lo iba a procesar, dada la cantidad de evidencias que hay en el expediente, y entonces se convirtió en una especie de prófugo: prefiere estar en rebeldía, que estar procesado por integrar una asociación ilícita dedicada al espionaje ilegal, la extorsión y la coacción.
 
La citación era este martes a las 12, pero Stornelli no salió de su lujoso departamento en lo más selecto de Palermo Chico. Envió a Dolores a su abogado, Roberto Ribas, quien reiteró que el magistrado es incompetente y que el llamado a indagatoria es nulo. Nada de eso lo eximía de presentarse.
 
No es extraño que imputados presenten cuestionamientos a los jueces, pero concurren como es debido, ya sea a declarar o a abstenerse de declarar. En cambio Stornelli, que es funcionario del servicio de justicia, esquiva la justicia.
 
Sin embargo, más allá de los cuestionamientos a Ramos Padilla, la obligación del fiscal era presentarse a declarar como ocurre con cualquier ciudadano. También correspondía la entrega de su celular para que se le realice la pericia que se hace con los teléfonos de cualquier otro imputado.
 
Para el común de los mortales, la ausencia por cuarta vez a una indagatoria hubiera significado la detención automática e incluso, si se aplicaran las normas del insólito show armado habitualmente por Patricia Bullrich, se hubiera visto a Stornelli con el chaleco, el casco y rodeado de efectivos con los rostros tapados.
 
El juez tenía, frente a Stornelli, dos alternativas: Mandarlo a buscar por la fuerza pública, es decir enviar un patrullero con la orden de llevarlo a Dolores a declarar. El magistrado no tiene la facultad de ordenar una prisión preventiva posterior porque Stornelli tiene inmunidad de arresto.
 
La segunda alternativa era declararlo en rebeldía y notificar al procurador Eduardo Casal que el fiscal no está a derecho. Eso es lo que Stornelli elige como el mal menor ya que significa que las cosas se manejan dentro de su ámbito, más todavía teniendo en cuenta que Casal actúa en sintonía con la Casa Rosada.
 
Sin embargo, el costo político de esa jugada es altísimo: ante la sociedad es un fiscal en rebeldía, que no está a derecho y que pierde toda autoridad en las causas judiciales porque no puede reclamar que alguien se presente si él mismo no lo hace. Este miércoles el juez lo declaró en rebeldía, pero no se puede descartar que también le envíe el patrullero. El dato indiscutible es que la Argentina tiene, desde este martes, un fiscal huyendo de la justicia.
 
La Opinión Popular

 
INCONGRUENCIAS DISCURSIVAS
 
Stornelli, Ramos Padilla y los "republicanos" de Cambiemos
 
La república es una forma de gobierno donde no gobierna un monarca. Por lo tanto, implica naturalmente, una cierta difuminación del poder, que podría ser entre unos pocos -república aristocrática, república oligárquica-, o entre la mayoría -república democrática-.
 
En su versión moderna, la república adopta el sistema de división de poderes -ejecutivo, legislativo y judicial- y la autonomía de cada uno de ellos.
 
Llamativamente en la Argentina, donde nada es lo que parece, el partido popular -el peronismo- que indefectiblemente llegó al poder a través de las urnas, y siempre respetó la división de poderes republicana, ha sido caracterizado por sus adversarios como "autoritario", aunque las fundamentaciones siempre han sido inconsistentes.
 
Consecuentemente, el principal partido de oposición pretendió instalarse en el imaginario colectivo como "garante de las instituciones republicanas", aún cuando respaldó numerosos golpes de estado y se valió de la proscripción del peronismo, entre 1955 y 1973, para aprovechar el espacio vacante y acceder en dos oportunidades al gobierno, sin poder concluir esos mandatos.
 
En la campaña electoral de 2015, la muletilla del pretendido "autoritarismo peronista" y su contracara, el "republicanismo" de Cambiemos, aparecieron nuevamente en la escena. Pero ya desde los inicios mismos de su gestión, Mauricio Macri se encargó de desmentirlo, pretendiendo designar por decreto de necesidad y urgencia a dos miembros de la Corte Suprema de Justicia, pasando por encima de las disposiciones legales.
 
La generosidad con la que el actual presidente recurrió a los decretos para resolver cuestiones que le estaban vedadas por la ley llevó a muchos votantes, incluso de la propia alianza Cambiemos, a creer que el presidente desconocía la constitución nacional o simplemente no la tenía en cuenta.
 
Durante estos tres años y medio de gobierno, también la violación reiterada de la autonomía de los poderes públicos significó un sustantivo deterioro aún mayor de una calidad institucional que nunca fue demasiado alta en la Argentina. Por ejemplo, las sanciones recibidas por jueces y fiscales que se animaron a fallar en contra de las aspiraciones del poder ejecutivo y su entorno no tienen parangón en gobierno democrático anterior alguno.
 
En la última semana, los conceptos vertidos por el presidente sobre el juez Ramos Padilla y su insistencia en la necesidad de sancionarlo, claramente dañan la división de poderes republicana. Hasta el presente, el juez ha sido respaldado por la sociedad y por la Cámara, que incluso lo instó a avanzar en sus investigaciones sobre el caso Stornelli - D'Alessio.
 
Sin embargo, la división de poderes es algo que la naturaleza misma del Pro parece rechazar. Ante las críticas que recibió el presidente Macri por su inadecuada intervención en este tema, una treintena de diputados de Cambiemos, encabezados por Graciela Ocaña -la ex "hormiguita" de Elisa Carrió-, presentarán un escrito en defensa de Stornelli, en el que expresan su preocupación por el procedimiento disciplinario que se le habría iniciado a pedido del juez Ramos Padilla.   
 
Los diputados de Cambiemos -también hay varios radicales que firman la nota- se manifiestan preocupados ya que, a su juicio, "se trataría de un modo de interferir o bloquear indebidamente el excelente trabajo que viene desempeñando en el proceso conocido como 'causa de los cuadernos', que ha puesto en evidencia la trama de corrupción más importante de la historia argentina".
 
Lo que no parece preocuparles en los más mínimo es la interferencia que ellos mismos pretenden ejercer sobre la división de poderes, tratando intervenir en el ámbito de acción correspondiente al poder judicial.
 
La lista completa de los firmantes es la siguiente: Graciela Ocaña, Fernando Iglesias, Waldo Wolff, Karina Banfi, Héctor "Toty" Flores, Eduardo Amadeo, Cornelia Schmidt Liermann, Álvaro González, José Cano, Pablo Torello, Estela Regidor, Jorge Enríquez, Juan Carlos Villalonga, Eduardo Cáceres, Gonzalo Del Cerro, Marcelo Monfort, Marcelo Wechsler, Samanta Acerenza, Gustavo Menna, Javier Campos, Luis Pastori, Alejandro García, Paula Arroz, Hernán Berisso, Sebastián Bragagnolo, Hugo Marcucci, Federico Zamarbide, Juan Aicega, José Luis Ricardo, Alejandro Echegaray y Horacio Goicoechea.
 
La nota colectiva, que parece implicar una clara intromisión sobre las áreas de competencia autónoma de otro poder -en este caso el Judicial-, paradójicamente sostiene: "La posibilidad de que la Justicia actué libremente y sin presiones en este proceso permitirá recuperar para beneficio de todos los ciudadanos de esta república, importantísimas sumas de dinero que han sido desviadas por una matriz de corrupción que históricamente viene afectando la obra pública en nuestro país".
 
Una lectura ingenua llevaría a cualquiera a concluir que, para los diputados de Cambiemos, mientras se recaude y se desprestigie a la oposición, no importaría llevarse puesta a la propia constitución nacional.
 
El escrito concluye denunciando la "persecución a través de citaciones judiciales a los representantes del ministerio Público, (que) formaría parte de la maniobra que intentan sectores involucrados en los delitos investigados, para apartarlos de la causa y anular toda la investigación, buscando impunidad a toda costa". Cuesta reconocer en estos diputados a aquellos que avalaron otras situaciones judiciales que fueron denunciadas oportunamente como "persecuciones". Sin embargo, ahora se muestran muy preocupados por la situación de Stronelli.
 
¿Les preocupará lo que Stornelli pueda decir o los contenidos incriminatorios que se extraigan de las pruebas en análisis, y a qué actores del corazón del poder incriminan?
 
La república y Cambiemos. Una tensión que no debe descuidarse.
 
Por Alberto Lettieri
 
Fuente: www.REALPOLITIK.com.ar
 

Agreganos como amigo a Facebook
15-06-2019 / 09:06
Este domingo 16 se jugará una nueva ronda de elecciones en el país. Formosa, San Luis, Tierra del Fuego y Santa Fe eligen gobernador y diputados y senadores provinciales. En ninguna de ellas Cambiemos tiene chances de figurar.
 
En Formosa, Gildo Insfrán buscará otra reelección como parte del Frente para la Victoria. Ocupa el cargo desde el año 1995 y va por su séptimo mandato. El control del gobernador K sobre la provincia ha sido total y desde hace más de 20 años es reelecto por más del 70% de los votos. Allí se enfrentara a Adrián Bogado del peronismo federal que va en una alianza del PRO, la UCR y sectores justicialistas.
 
En el octavo domingo electoral del año, la disputa en San Luis tendrá carácter histórico. El clan Rodríguez Saá que gobiernan alternando desde el fin de la dictadura se encuentra peleado e irán a las urnas por separados Adolfo y Alberto, este último en busca de la reelección.
 
El senador Adolfo Rodríguez Saá competirá con el Frente Juntos por la Gente y el senador Claudio Poggi, cercano a Cambiemos, lo hará con el frente San Luis Unido.
 
En Tierra del Fuego, la provincia con menor cantidad de habitantes del país, Rosana Bertone, afín al kirchnerismo, buscará la reelección. Le disputan la elección Gustavo Melella, el intendente de Río Grande que se presenta por Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina (Forja) y Juan Rodríguez, por Cambiemos con el frente Ser Fueguino.
 
En Santa Fe estarán puestos todos los ojos ya que es la tercera provincia en padrón electoral de todo el país y la disputa aparece reñida entre Antonio Bonfatti del Partido Socialista y Omar Perotti del PJ.
 
El Frente Progresista Cívico y Social gobierna la provincia desde el año 2007 y aspira a otro mandato. Sin embargo el peronismo logró en las PASO provinciales más votos totales, por lo cual el resultado dependerá de qué hagan los votantes de María Eugenia Bielsa quién quedó afuera de la competición del PJ.
 
En tercer lugar y lejos quedó Cambiemos, con el radical José Corral, por la alianza Vamos Juntos. Otro domingo negro para Mauricio Macri, p
orque el peronismo espera festejar en Tierra del Fuego, San Luis y Formosa. Además, tienen serias expectativas por recuperar Santa Fe.


El laboratorio electoral del PRO observa que está perdiendo en todas la provincias donde hubo elecciones, descuenta que perderá en las PASO y en la primera vuelta, pero que finalmente ganará en el balotaje. Nadie sabe a qué Santo le piden este milagro.


La Opinión Popular

15-06-2019 / 09:06
El nuevo candidato del macrismo, el senador todo terreno Miguel Ángel Pichetto ha estrenado en campaña un discurso que fue utilizado en los 70 para masacrar a la juventud. Las bandas de la Triple A, la Alianza Anticomunista Argentina, se basaron en ese discurso para comenzar una masacre que se continuaría en un baño de sangre durante la dictadura.
 
La Triple A, Alianza Anticomunista Argentina, consideraba que la sola acusación de comunista contra un militante peronista, bastaba para que fuera secuestrado y acribillado a tiros. A veces los cuerpos eran destrozados con explosivos en barrios populares, como sucedió en Lomas de Zamora con varios vecinos.
 
Pichetto, que se acaba de alejar del peronismo, se da el lujo desde el macrismo de denunciar que fue todo el peronismo, y no él, quien ha descarriado. Y su primer aporte para la campaña de la gobernadora María Eugenia Vidal ha sido acusar, como antes lo hacía la Alianza Anticomunista Argentina (Triple A), de comunista al candidato del peronismo, Axel Kicillof.
 
Por la experiencia histórica de los argentinos, las acusaciones de Pichetto lo asimilan junto a la banda de criminales que se anticipó a la dictadura de Jorge Rafael Videla. Muchos de los integrantes de la Triple A, después pasaron a formar parte de los grupos de tareas que desataron el terrorismo de Estado en la Argentina en consonancia con los dictados de Washington en aquella época.
 
Acusar de comunista a un adversario político es una figura que recuerda también a los viejos macartistas de los Estados Unidos, a los fascistas italianos y españoles y a los nazis. Está incrustado en la historia reciente de la humanidad como uno de los rincones más oscuros y siniestros de la política.
 
Si fue un mal paso o algo pensado porque se supone que eso tendría efecto en algún sector del peronismo, es secundario. Pichetto irrumpe en la campaña bonaerense con el uniforme de los intolerantes y los extremistas, el discurso de barricada de las bandas violentas, algo que los argentinos han tratado de superar.
 
Son declaraciones que lo aproximan al estereotipo del peronista fascista con que algunos radicales y algunos socialistas caricaturizan al peronismo. El exabrupto contra Axel Kicillof reafirma esa imagen que deberán votar esos mismos radicales y socialistas.
 
El anticomunismo es un discurso del pasado, ha sido excusa para ensangrentar el país. Esas palabras traen el fantasma terrible de la Triple A.
 
La Opinión Popular

14-06-2019 / 09:06
La inflación de mayo volvió a quedar arriba del 3%, lo mismo que los últimos cuatro meses. Esta vez el alza de precios fue del 3,1% frente a abril, según informó ayer el Indec. En la comparación anual, la suba de precios al consumidor escaló a un record del 57,3%, el nivel más alto desde 1991.
 
Hace 16 meses que la inflación está por arriba del 2% mensual, de los cuales en 10 oportunidades quedó arriba de 3%. En alimentos y bebidas, cuyo impacto es más severo en los sectores más vulnerables, la escalada inflacionaria llegó al 65% anual.
 
El Gobierno de Mauricio Macri y el FMI, pese a ello, celebraron el dato como positivo. Señalaron que el 3,1% de mayo marcó la segunda baja consecutiva, aunque evitaron precisar que lo hizo desde registros más que elevados como el 4,7% de marzo y el 3,4% de abril. 
 
La inflación sigue siendo un grave problema pese a las reiteradas promesas del inepto Macri y su "equipazo" económico sobre un alivio que nunca llega. En cinco meses de 2019, la suba de precios a nivel minorista alcanzó el 19,2%, lo cual ubica a la inflación esperada para el primer semestre en un nivel bastante similar al que el Gobierno proyectó para todo el 2019. Para fines de año, habrá vuelto a errarle al cálculo en unos 20 puntos porcentuales. En los cuatro años de la desastrosa gestión de Cambiemos, los precios estuvieron siempre por arriba del nivel que encontró en 2015.
 
Después de una desaceleración a fines del año pasado frente a los valores record de septiembre y octubre (6,5 y 5,4%, respectivamente), en 2019 la inflación tiene una forma de campana. En enero, los precios se movieron un 2,9%, luego pasaron al 3,8 en febrero y 4,7 en marzo. En abril, la inflación bajó un poco a 3,4% y en mayo, 3,1%.
 
Si bien los datos de los últimos dos meses implican una desaceleración inflacionaria, el nivel de variación de los precios es todavía muy alto en relación al rango del 1,5/2% que tenía antes de la devaluación del año pasado y también sobre el final del gobierno de Cristina, previo a la asunción de Macri.
 
En la recta final antes de las elecciones presidenciales, el Gobierno apuesta a que al menos no se vuelva a acelerar la inflación. Para lograr ese objetivo, Macri cuenta, por un lado, con la posibilidad de dilapidar los dólares que el FMI le prestó para pagar la deuda 2020, mientras que por el lado de las tarifas de servicios públicos pospuso varios aumentos para después de octubre. Luego, habrá que apretarse los cinturones.
 
Que los precios continúen aumentando arriba de 3 % mensual, es más destacable aun considerando la fuerte caída de la economía. También llama la atención la persistencia a pesar que mayo fue un mes de calma en la cotización del dólar, a diferencia de los meses anteriores. El alza de la inflación se debe a decisiones tomadas por el gobierno de Macri que golpean duramente contra el bolsillo del pueblo trabajador.
 
La Opinión Popular

13-06-2019 / 09:06
Alberto Fernández y Sergio Massa confirmaron la coalición electoral con el nombre Frente de Todos, integrada por el PJ, Unidad Ciudadana, el Frente Renovador y otros 16 partidos. En el encuentro, se distribuyó también un comunicado con una declaración de principios del nuevo espacio. "Las opciones son claras. Nuestras prioridades son el trabajo y la producción, los humildes y la clase media, los comerciantes y los emprendedores, los que enseñan y los que aprenden", dicen allí.
 
Quedó pendiente de resolución la cuestión de las candidaturas, para lo que todavía quedan diez días de plazo. Massa pide una PASO para competir por la presidencia, pero desde la fórmula Alberto Fernández-Cristina Fernández prefieren que se presente como primer candidato a diputado en la provincia de Buenos Aires. Resolverlo será motivo de otra larga y extenuante negociación, como la de ayer.
 
Una de las preocupaciones de Massa fue darle un marco programático a la coalición para justificar su pase desde Alternativa Federal, espacio del que fue fundador y participó hasta unas semanas atrás. Ayer, al salir a hablar luego del encuentro, puso como primer ítem del acuerdo los 12 puntos temáticos discutidos el martes con una delegación de dirigentes del PJ encabezados por José Luis Gioja.
 
Lo otro que planteó Massa fue que se trataba de una coalición de partidos en la que cada fuerza mantendrá su individualidad. De hecho, el Frente Renovador sostendrá su bloque de diputados y hará un interbloque con el FpV-PJ. Por último, mencionó que la resolución de las candidaturas se hará por consenso o por primarias abiertas, en caso de ser necesario.
 
"El país necesita volver a ofrecer soluciones concretas a los problemas de la mayoría. Los desafíos que tenemos por delante exigen una mirada amplia, diversa y plural, en la que ningún argentino se quede afuera. La construcción de una coalición electoral y de gobierno y un programa con bases y puntos acordados lo hará posible", plantearon en el comunicado. Evitaron detallar lo acordado y hablar de candidaturas.
 
Por cierto, el PJ de Gioja fue de quienes más bregaron para ir hacia lo que denominó la "unidad posible", en la que sólo quedaran afuera quienes consideraban a los K como adversarios: los gobernadores Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti, y el senador Miguel Ángel Pichetto, que directamente se pasó al macrismo.


El resto de los gobernadores del peronismo se alineó en el armado, algo que hasta hace pocos meses atrás parecía muy difícil. Queda el último paso, la resolución de las candidaturas. Luego, al fin, la campaña y la presentación de propuestas, que de eso se trata.
 
La Opinión Popular

12-06-2019 / 10:06
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar