en honor al santo de Asís. Bergoglio es el primer papa jesuita y el primero proveniente del hemisferio sur. Es el primer pontífice originario de América y el primero no europeo desde el sirio Gregorio III -fallecido en 741-.
 
Conocido por su humildad, su adhesión a la opción preferencial por los pobres -principio que abarca a los marginados y sufrientes de distinta extracción- y su compromiso de diálogo con personas de diferentes orígenes y credos, Francisco mostró una variedad de gestos pastorales indicativos de sencillez, entre los que se incluyen su decisión de residir en la Casa de Santa Marta en lugar de la residencia papal en el Palacio Apostólico Vaticano usada por sus antecesores desde 1903.
 
Un Papa que vino a devolverle a la Iglesia su transparencia y su vigencia, su lugar en el mundo al lado de los más necesitados. Su palabra lo convierte en la voz más potente de la humanidad.
 
Su palabra deslumbró al mundo, lo convirtió en la figura descollante del presente, desde las Naciones Unidas hasta el gran país del norte. Nada de eso conmovió a sus detractores barriales, ateos agresivos dispuestos a terminar con la religiosidad; son para el mundo la contracara del talento del Papa, la imagen patética de nuestra propia limitación.
 
La Opinión Popular
'/> En el Vaticano, el Cónclave de 2013 elige como papa a Jorge Mario Bergoglio / La Opinión Popular
La Opinión Popular
                  05:58  |  Domingo 19 de Mayo de 2013  |  Entre Ríos
El clima en Paraná
"El Gobierno de Macri solo quiere que nos hagamos cargo de su fracaso". Sergio Massa
Recomendar Imprimir
Internacionales - 12-03-2019 / 20:03
EFEMÉRIDES POPULARES. ¿POR QUÉ ALGUNOS ARGENTINOS LO RESISTEN?

En el Vaticano, el Cónclave de 2013 elige como papa a Jorge Mario Bergoglio

En el Vaticano, el Cónclave de 2013 elige como papa a Jorge Mario Bergoglio
El cónclave de 2013 se inició el 12 de marzo y tras la quinta votación, a las 19.05 del 13 de marzo, los miembros del Colegio Cardenalicio eligieron como el papa número 266 de la Iglesia católica a Bergoglio, el primer Papa Argentino, que utilizaría como nombre secular el de Francisco.
Contra todos los pronósticos, seis años atrás la vida nos regalaba un Papa argentino y ubicaba en un lugar preponderante de la humanidad a uno de los nuestros, que pasará a la historia siendo sin duda el más trascendente de los nacidos en estas tierras.
 
El 13 de marzo de 2013, el cónclave que se celebró tras la renuncia de Benedicto XVI eligió como papa a Jorge Mario Bergoglio, quien manifestó su voluntad de ser conocido como 'Francisco' en honor al santo de Asís. Bergoglio es el primer papa jesuita y el primero proveniente del hemisferio sur. Es el primer pontífice originario de América y el primero no europeo desde el sirio Gregorio III -fallecido en 741-.
 
Conocido por su humildad, su adhesión a la opción preferencial por los pobres -principio que abarca a los marginados y sufrientes de distinta extracción- y su compromiso de diálogo con personas de diferentes orígenes y credos, Francisco mostró una variedad de gestos pastorales indicativos de sencillez, entre los que se incluyen su decisión de residir en la Casa de Santa Marta en lugar de la residencia papal en el Palacio Apostólico Vaticano usada por sus antecesores desde 1903.
 
Un Papa que vino a devolverle a la Iglesia su transparencia y su vigencia, su lugar en el mundo al lado de los más necesitados. Su palabra lo convierte en la voz más potente de la humanidad.
 
Su palabra deslumbró al mundo, lo convirtió en la figura descollante del presente, desde las Naciones Unidas hasta el gran país del norte. Nada de eso conmovió a sus detractores barriales, ateos agresivos dispuestos a terminar con la religiosidad; son para el mundo la contracara del talento del Papa, la imagen patética de nuestra propia limitación.
 
La Opinión Popular
 
El Papa deslumbró al mundo
 
Tuve la dicha de estar cercano a su palabra, a su sabiduría, que siempre me asombró. La espiritualidad impone respeto en aquellos hombres que la viven, esa religiosidad de los grandes, de aquellos que se entregan en busca de la perfección.
 
Y la casualidad hizo que el padre Bergoglio, profesor de literatura en Santa Fe, se encontrara con el Maestro Borges, coyunturas de la historia que no dan para ser rebajadas a chimentos. Y el Santo Padre guarda más de un poema del Maestro en su memoria.
 
Siempre me llamó la atención su persona, esa paz que irradia unida a una profundidad de pensamiento difícil de encontrar en este fárrago de alaridos que impone el presente.
 
La modernidad intentó imponer la materia como el único dato de la realidad. La máquina degradando lo humano. El marxismo y el liberalismo imponiendo las figuras del proletario y el consumidor, enriqueciendo a los pequeños grupos a partir de empobrecer multitudes, otorgando libertades que no existen a cambio de atroces carencias.
 
La religiosidad sigue vigente, inherente al humano como toda necesidad de trascender. El egoísmo como virtud de aquellos que impusieron sus leyes, las riquezas enfrentando a las naciones, a las culturas, a las religiones. De nuevo los adoradores del becerro de oro, no es que no crean en nada, es que además necesitan agredir a los creyentes para imponer sus miserias. Fanáticos que se pretenden precursores de libertades que desprecian.
 
Un Papa que logró visitar el Muro de los Lamentos acompañado de un rabino y un líder religioso musulmán. Un mundo donde las religiones pueden incitar a la violencia o convocar al encuentro, donde la fe les enseñó a los pueblos mucho más que el deslumbramiento de la tecnología. El hombre tiene hoy la soberbia del inventor, del que maneja la materia pero también la debilidad del que multiplica la miseria y lastima a la naturaleza.
 
Un Papa que vino a enfrentar al poder, que nada tuvo que ver con los Kirchner cuando gobernaron ni ahora con Mauricio Macri, un Papa que se guarda el derecho de recibir a los réprobos y a los cuestionados sabiendo de sobra que ellos ocupan el mismo lugar que la Iglesia para la raza de "los bien pensantes".
 
El papa Francisco hubiera sido un orgullo y un factor de unidad para cualquiera de los pueblos hermanos, pero en nuestra pequeñez se amontonan para exigirle gestos todos aquellos que ni siquiera asumen que son impotentes de tenerlos.
 
Damos al mundo figuras como Daniel Barenboim, capaz de forjar una orquesta entre palestinos y judíos, gestores de la paz surgidos de un pueblo que no logra superar las miserias de sus divisiones.
 
Frente a su enseñanza son muchos los ateos que encuentran una guía en su propuesta, a veces más que los mismos cristianos que imaginan que hasta el más allá debe ser propiedad de los propietarios de todo. Es llamativo cómo lastima su mera presencia a muchos, demasiados elegantes docentes de egoísmo adocenado. Republicanos de pacotilla, ateos adoradores del horóscopo, gente que se cree superior a los demás. La humildad de Francisco despierta y provoca la agresiva soberbia de los ignorantes.
 
El papa Francisco es la voz de la humildad convertida en sabiduría, el tiempo forjará los cimientos del orgullo que nos merecemos porque ha nacido entre nosotros. El papa Francisco fue el catalizador de nuestras diferencias cuando debiera haber sido el convocante de nuestro encuentro. Algunos preguntan cuándo viene, como si nosotros no tuviéramos nada que ver con su distancia. La pregunta de fondo es: ¿cuándo vendrá el tiempo del encuentro entre nosotros? Esa respuesta alberga todas las variables de la esperanza.
 
Qué oportuno es recordar las palabras "Perdónalos, Padre, porque no saben lo que hacen".
 
Por Julio Bárbaro
Politólogo y Escritor. Fue diputado nacional, secretario de Cultura e interventor del Comfer.
 
Fuente: Infobae
 
Agreganos como amigo a Facebook
17-05-2019 / 18:05
José Gabriel Condorcanqui Noguera, conocido posteriormente como Túpac Amaru II, fue un caudillo indígena líder de la mayor rebelión anticolonial que se dio en América durante el siglo XVIII. Descendía de Túpac Amaru I (último Sapa Inca, ejecutado por los españoles en el siglo XVI).
 
Lideró la denominada "Gran rebelión" que se desarrolló en el Virreinato del Río de la Plata y el Virreinato del Perú, pertenecientes al Reino de España, rebelión iniciada el 4 de noviembre de 1780 con la captura y posterior ejecución del corregidor Antonio de Arriaga.
 
Jefe nativo de Surimana, Tungasuca y Pampamarca, encabezó el mayor movimiento de corte indigenista e independentista en el Virreinato del Perú. Fue el primero en pedir la libertad de toda América de cualquier dependencia, tanto de España como de su monarca, implicando esto no sólo la mera separación política sino la eliminación de diversas formas de explotación indígena (mita minera, reparto de mercancías, obrajes), de los corregimientos, alcabalas y aduanas. Además decretó la abolición de la esclavitud negra por primera vez en América, el 16 de noviembre de 1780.
 
Tras ser capturado el 6 de abril de 1781, fue llevado a Cuzco encadenado. Fue sucesivamente interrogado y torturado con el objetivo de arrancarle información acerca de sus compañeros de rebelión. Torturas que fueron inútiles ya que no dio confesión alguna.
 
El 18 de mayo de 1781, en evento público en la Plaza de Armas de Cuzco, se cumplió la ejecución de Túpac Amaru II, su familia y sus seguidores. Se intentó descuartizarlo vivo, atando cada una de sus extremidades a sendos caballos para que estos tirasen de aquellas y las arrancaran. Al ser la acción infructuosa sus verdugos optaron por decapitarlo y posteriormente despedazarlo.
 
A pesar de la ejecución de Túpac Amaru II y de su familia, el gobierno virreinal no logró sofocar la rebelión, que continuó. Su movimiento separó las aguas debido al cual las autoridades coloniales eliminaron a la ya escasa clase indígena noble y acrecentaron la represión contra lo andino, por el temor de que algo así volviera a repetirse; aumentando el resentimiento indigena-español.
 
En Perú ha sido reconocido como el fundador de la identidad nacional peruana. Fue una figura capital para el régimen velasquista (1968-1975) y desde entonces ha permanecido en el imaginario popular reivindicado.

La Opinión Popular



16-05-2019 / 18:05
15-05-2019 / 20:05
15-05-2019 / 20:05
El 16 de mayo de 1966 se inicia la Revolución Cultural organizada por Mao Tse-Tung, líder del Partido Comunista de China. La Gran Revolución Cultural Proletaria fue una campaña de masas en la República Popular China organizada por el líder del Partido Comunista de China de 1966 a 1976 y dirigida contra altos cargos del partido e intelectuales a los que Mao y sus seguidores acusaron de traicionar los ideales revolucionarios, al ser, según sus propias palabras, partidarios del camino capitalista.
 
Su principal fin, a ojos de sus partidarios, fue el de paliar el llamado divorcio entre las masas y el partido que se estaba produciendo en la República Popular China. Mao, apoyado por un sector dirigente del Partido, utilizó una gigantesca movilización estudiantil (Guardias rojos) para desacreditar al ala derecha, procapitalista (encabezada por Liu Shaoqi, Peng Zhen Deng Xiaoping), dentro del aparato del Partido Comunista Chino.
 
Esta recorrió todo el país, afectando también a las zonas rurales, terminó por extenderse a la clase obrera y, finalmente, a los soldados del Ejército Popular, convirtiéndose en un cuestionamiento generalizado contra las autoridades del Partido, que amenazaba con escapársele de las manos.
 
Desde el punto de vista de sus dirigentes y de sectores de la izquierda, la Revolución Cultural fue un intento sincero de restaurar la ortodoxia comunista frente a la burocratización y desviación "derechista" de la cúpula del Partido, lo que explicaría el entusiasmo con que las masas la acogieron, descontentas con la creciente corrupción y elitismo de los dirigentes de "segunda generación".
 
La Opinión Popular



14-05-2019 / 18:05
NicoSal soluciones web

© Copyright 2009 LA OPINIÓN POPULAR – www.laopinionpopular.com.ar - Todos los derechos reservados.

E-mail: contacto@laopinionpopular.com.ar